Page 23

SignoyGracia

Vestirse para la vida

La vestidura en la antigüedad tenía una especial relevancia social, cultural, religiosa y cultual. Representaba el rango social y la posición del personaje que la llevaba. Muchos detalles del Nuevo Testamento, y también del mundo grecoromano, lo testifican. En el contexto histórico del Nuevo Testamento, la indumentaria definía la identidad de su portador. Hablaba un lenguaje muy evidente para sus contemporáneos. Así, revestir o desvestir a una persona de un ropaje concreto suponía un modo tanto de humillación como de glorificación. Suetonio narra cómo el emperador Calígula humillaba a los senadores que habían ejercido las más altas magistraturas a permanecer junto a él con un delantal ceñido a la cintura, mientras él comía. Apuleyo, al relatar la iniciación de Lucio a los misterios de Osiris, menciona la entrega de las 12 vestiduras que habían de ponerse una tras otra: así se simbolizaba el acceso místico a través de las 12 zonas cósmicas. Además, la Oda a Salomón hace un uso metafórico del revestimiento en relación con la ascensión del alma.

El lenguaje de las vestiduras en tiempos del Nuevo Testamento El pueblo judío también articula una estrecha relación entre la indumentaria, el culto y los ritos, especialmente en relación con la vestidura sacerdotal. Para Flavio Josefo, llevar ropa del sumo sacerdote significa apropiarse de atributos divinos, y tiene significaciones cosmológicas, como el lino que simboliza la tierra, o las telas azules, imagen el cielo, mientras que la desnudez se identifica con la destrucción de Jerusalén. En la monarquía, llevar vestiduras reales era la expresión oficial de la realeza. También el profeta Isaías asocia el hecho de tener manto a ostentar el puesto de jefe del pueblo. El libro de los Macabeos expresa el honor que se hace a Jonathán al entregarle una vestidura de color púrpura. Por el contrario, Saúl rompe el manto del profeta Samuel al intentar retenerlo y éste lo asocia al anuncio de que será despojado de su reino. Mientras que Ajías rompe su manto en 12 trozos para significar el reino de Salomón. Por otra parte, Jesús alertaba contra los escribas y fariseos, que gustaban de pasear con largas vestiduras como un modo de ostentar su elevada posición.

23

Fiesta 1029  
Fiesta 1029  

Revista diocesana Fiesta digital, Semanario de las Iglesias de Granada y de Guadix.