Page 1

ARZOBISPADO DE LIMA | AGOSTO 2013

SUBSIDIO PASTORAL DEL ARZOBISPADO DE LIMA | AÑO DE LA FE

VIVIENDO NUESTRA FE

# 11

¿Cómo vivir la fe en la familia? «El primer ámbito que la fe ilumina en la ciudad de los hombres es la familia»1. En este Año de la Fe nos toca reflexionar sobre la responsabilidad que tienen los padres en el cultivo de la fe de la propia familia, puesto que el hogar es un lugar privilegiado para el crecimiento en una fe sólida e integral: en la mente, en el corazón y en la acción. El Papa Benedicto XVI decía, en el Encuentro Mundial de las Familias en Valencia, que «transmitir la fe a los hijos, con la ayuda de otras personas e instituciones como la parroquia, la escuela o las asociaciones católicas, es una responsabilidad que los padres no pueden olvidar, descuidar o delegar totalmente»2. Es decir, los padres tienen el deber insustituible de formar en la fe a sus hijos. Los hijos conforme crecen asumen su propia vida de fe; y pueden, a su vez, ayudar y motivar a sus padres y hermanos a ser perseverantes en la fe y a vivir coherentemente sus compromisos bautismales. Veamos, pues, de qué forma la familia puede ir creciendo en la fe. Orar y celebrar la fe en familia En primer lugar, la fe en la familia crece en la oración, que es como el aire que el cristiano respira. La familia cristiana nace en el sacramento del matrimonio. Llena de la gracia de la fe, la familia descubre en la oración que está llamada a la santidad, viviendo la caridad al interior del hogar y proyectándose en un servicio evangelizador y solidario hacia fuera. Es conocido aquél dicho: “Familia que reza unida, permanece unida”. Crecer en la vida de oración es tarea de todos: los padres, que van madurando interiormente; los hijos, que van entrando poco a poco en el diálogo con Dios. La participación del niño en la oración comienza ya desde el vientre materno, puesto que la madre es capaz de trans-

mitir a su hijo los más tiernos sentimientos de piedad. Es muy recomendable que los niños se familiaricen con la vida de oración desde muy pequeños (sobre todo a partir de los 3 años), pues si bien muchos adultos no se percatan, en esa etapa los niños son especialmente sensibles para las cosas de Dios. Han de aprender algunas oraciones vocales, como la Señal de la Cruz, el Padre Nuestro, el Ave María, el Ángel de mi Guarda, etc.; y además, han de aprender a comunicarse con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo de manera libre y espontánea, en una oración de acción de gracias, petición, alabanza e intercesión. Del mismo modo, deben ser educados a pedir la intercesión maternal de María, cultivando una tierna piedad filial a nuestra Madre, así como la veneración a algunos santos. ¿Qué pueden hacer los papás? Pueden, por ejemplo, levantar a sus hijos con una jaculatoria, orar por un breve momento antes de salir a la escuela o al trabajo, elevar plegarias espontáneas a lo largo del día, agradecer a Dios por las cosas buenas y sencillas que ocurren (el nacimiento de un hermano o primo, la superación de una enfermedad, la aprobación en un examen, el empleo logrado, etc.). Un momento privilegiado para orar en familia es cuando están juntos en la mesa y se agradece a Dios por el alimento recibido. También por la noche, antes de acostarse, es un excelente momento para bendecir a los hijos, pedir perdón por las posibles faltas, suplicar a Dios su ayuda para los más necesitados y renovar los buenos propósitos. Así, la familia va descubriendo que toda la jornada adquiere su sentido último y es iluminada por la presencia de Dios. Participar en familia en la Liturgia de la Iglesia

También en la celebración de todos los Sacramentos la familia experimenta un especial crecimiento de la fe. De modo especial, en la participación de la familia en la Misa dominical: la familia descubre la belleza del Día del Señor, la importancia de la escucha de la Pa-

Encuentra más información en www.arzobispadodelima.org/annusfidei


VIVIENDO NUESTRA FE

#11

labra, y participa activamente en los ritos sagrados, con la comunidad y el sacerdote. No es sólo una tradición que hay que conservar, sino un momento privilegiado para que los adultos enseñen a sus hijos a participar en la liturgia, explicándoles el sentido de cada una de las partes de la misa y educándolos en la reverencia ante los sagrados misterios de la fe.

¿CÓMO VIVIR LA FE EN LA FAMILIA?

La lectura de la Biblia no debe ser sólo informativa, sino que se debe dar en un ambiente de oración, a través de la Lectio Divina. Es muy importante educar a los hijos a contrastar la propia vida con la Palabra de Dios, preguntándose en forma de oración: ¿qué quiere decirme el Señor con ese texto? ¿Cómo ilumina mi vida?4. La Palabra de Dios debe ser la luz que ilumine los diversos acontecimientos en la vida de la familia, de modo que todos sus miembros busquen siempre cumplir el Plan de Dios.

No podemos mencionar aquí cada uno de los sacramentos y la gran huella de fe que ellos pueden dejar en cada familia. Pero sí conviene mencionar la importancia del Sacramento de la Reconciliación Los jóvenes hoy tienen acceso a la información a tra(confesión). Los niños descubren la riqueza de ese vés de muchos medios, como el Internet, las redes sacramento de modo especial cuando ven a sus prosociales, la televisión, etc. La tecnología comporta pios padres arrodillados en el confemuchas posibilidades y ventajas para el sionario, pidiendo perdón a Dios por conocimiento y la formación cristiana, sus faltas. Así, van descubriendo la La Palabra de Dios pero también implica muchos riesgos. importancia de la humildad, del perLos padres deben acompañar a sus debe ser la luz dón y de la gracia de Dios que purihijos, enseñándoles a tener una visión que ilumine fica y fortalece al cristiano penitente. crítica de lo que leen, ven y escuchan en el Internet y en las redes sociales. los diversos También es importante cultivar las importante acudir a las fuentes más acontecimientos Es devociones en las familias. ¡Qué seguras de información, y saber “filtrar” en la vida de la importante es que el hogar tenga lo malo que pueda haber en los prograsignos claros de la presencia de mas o páginas que presentan valores familia. Dios, como las imágenes de los trastocados, o que calumnian a persosantos, un oratorio, el agua bendita, nas o instituciones de la Iglesia, promoel crucifijo o una Biblia abierta, en un lugar privileviendo actitudes claramente en contra del Evangelio. giado! Estos signos visibles invitan a la fe, suscitando la confianza en Dios en todos los miembros de La lectura y el estudio del Catecismo de la Iglesia la familia. Católica es un excelente medio para crecer en la fe. A veces los padres piensan que la etapa de “cateFinalmente, la oración de la familia puede acompaquización” es sólo la infancia. En realidad, la “cateñar el tiempo litúrgico, cuando juntos se preparan quesis” es el esfuerzo continuo de la Madre Iglesia para la Navidad por medio de la celebración de la por enseñar a todos sus hijos a conocer, celebrar y Novena. En oración, pueden ir encendiendo poco vivir las enseñanzas de Cristo5. Por lo tanto, hemos a poco la Corona del Adviento, y armar el Belén en de entendernos siempre en ese camino de formalos días previos de la gran fiesta. También crece la ción en la fe, sin importar la edad. fe en la Cuaresma, cuando la familia vive los medios propuestos por la Iglesia para la celebración Además, el hecho de conocer las enseñanzas del adecuada del Triduo Pascual, momento central de Catecismo permite a los adultos entender cómo la celebración cristiana de la fe, que debe ser vivida conciliar la fe y la cultura, el trabajo y la familia, la intensamente por toda la familia. De esa forma es oración y la acción, y también corregir los errores o como ella se va haciendo «Iglesia doméstica»3. aclarar las dudas de sus hijos en las cuestiones de fe y moral que suelen plantear. Conocer y profesar la fe en familia Testimoniar y anunciar la fe en familia La familia es un ámbito especialmente propicio para crecer en nuestra comprensión de la fe y para Una fe sin obras es una fe estéril, “muerta”, como aprender a vivirla. Tanto los padres como los hijos nos recuerda el apóstol Santiago6. Es sobre todo deben conocer las verdades de fe y moral que Dios por la fe actuada, con gestos de caridad en la vernos ha manifestado en Jesucristo. Un medio impordad, como la familia va descubriendo y madurando tante es comenzar por leer la Biblia, especialmente en el Amor de Dios. En la familia, el amor natural y los Evangelios. humano —que en sí mismo es frágil— tiene la oportunidad, cuando se vive desde la fe, de transformarEn ese sentido, los padres pueden recibir una buese en amor cristiano, duradero, capaz de soportar na formación bíblica en las parroquias y movimientoda prueba. No cabe duda de que la fe vivida destos eclesiales. Hoy también es fácil acceder a curde el seno de la familia es una cantera de buenos sos dictados “on-line” en diversas páginas católicas cristianos, de vocaciones consagradas y sacerdotade Internet. les, y de futuros santos.


VIVIENDO NUESTRA FE

#11

¿Cómo vivir la fe? La Palabra de Dios nos invita a cumplir con los Mandamientos, que se resumen en el doble mandamiento del Amor7: A Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo. Un camino concreto para vivir la fe y los mandamientos es practicar las 14 Obras de Misericordia (7 corporales y 7 espirituales)8, llevando el cumplimiento de la ley de Dios a su plenitud por medio de la caridad. Un cristiano auténtico vive la caridad de forma concreta. Comienza a hacerlo desde casa, por la forma como se tratan mutuamente los esposos, los padres e hijos, los hermanos, así como todos los parientes e incluso entre los vecinos. Se vive a través del servicio —especialmente para con las personas más necesitadas—, el perdón (incluso a los enemigos), la escucha, la acogida, la compañía, la renuncia al egoísmo, la abnegación, la templanza, la humildad, el pudor, la paciencia… es decir, de muchas formas. Cuando los niños ven a los adultos viviendo la caridad, son capaces de ver el Evangelio hecho vida en ellos, y descubrir que el Amor de Cristo no es una utopía, sino que es real, salvador y reconciliador. Finalmente, es importante vivir en familia el camino de la conversión. Cuando los padres toman la valiente decisión de no educar a sus hijos en el facilismo de hacer siempre lo que les provoca, lo que les gusta “porque todos lo hacen”; y les enseñan el valor del sacrificio, de la honestidad, de atreverse a ir “contra la corriente”, entonces los hijos descubren el valor pedagógico del esfuerzo y la lucha contra el egoísmo, como un hábito

CITAS PARA LA ORACIÓN

¿CÓMO VIVIR LA FE EN LA FAMILIA?

fundamental que deben adquirir para toda la vida. Los miembros de la familia pueden ayudarse en la vigilancia personal, en la ascética de los momentos difíciles y de renuncia al excesivo confort y bienestar. Pueden apoyarse mutuamente en la resolución de los buenos propósitos, hacia una conversión cada vez más profunda. De esa forma, en oración y en amistad, la familia puede ser un signo patente de la fuerza del Espíritu Santo en el mundo, que renueva todas las cosas, y se vuelve “misionera”, comunicando con alegría su fe viva en el Señor Jesús. Por último, la familia está llamada a ser misionera, a evangelizar a otras familias con el testimonio de vida y con la palabra. Unida en el Señor, la familia es capaz de hacer presentes los valores del Evangelio en su medio social, laboral, en sus centros de estudio o de trabajo. REFERENCIAS 1. Francisco, Lumen fidei, n. 52. 2. Benedicto XVI, Discurso en el V Encuentro Mundial de las familias, 8 de julio de 2006. 3. Juan Pablo II, Familiaris consortio, n. 21. 4. Ver Benedicto XVI, Verbum Domini, n. 87. 5. Ver Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 4-5. 6. Stgo 2, 20. 7. Ver Mt 22, 37-39. 8. Ver Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2447.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

• La fe como fundamento de la familia: Sal 126, 1-5

1. ¿Cómo asumo mi responsabilidad por vivir y transmitir la fe en mi familia?

• El amor mutuo en la familia: Ef 5, 21-33; 6, 1-4

2. ¿Promuevo momentos de oración en mi familia? ¿Participo en la Liturgia de la Iglesia con mi familia?

• Orar y celebrar la fe en familia: Lc 2, 41-42 • Formarse y profesar la fe en familia: Dt 11, 19; Is 38, 19 • Vivir y testimoniar la fe en familia: Mt 18, 6; 2Tim 1, 5

COMPROMISO PRÁCTICO 1. Este mes procuraremos participar puntualmente en familia en todas las misas dominicales. 2. Procuraremos bendecir los alimentos cada vez que nos reunamos en familia a compartir los alimentos.

3. ¿De qué forma puedo promover la formación en la fe en mi familia? ¿Conocemos el Catecismo de la Iglesia Católica en mi familia? 4. ¿Qué obras de caridad realizamos en mi familia? ¿Mi familia da testimonio del Evangelio con sus actos y formas de actuar? ¿Qué puedo hacer para ayudar a que mi familia viva aún más la fe?


VIVIENDO NUESTRA FE

#11

¿CÓMO VIVIR LA FE EN LA FAMILIA?

Trabajo de meditación 1. Lee y medita en Mt 7, 24-27. La “roca” de la parábola es la fe en Jesucristo. Pregúntate: ¿Está mi casa “construida sobre la roca” de la fe en el Señor Jesús? ¿O acaso está “construida sobre la arena” de las falsas promesas, de las ilusiones, de la fragilidad y limitación de las cosas del mundo? ¿Cómo hacer para que mi familia esté fundada sobre la fe?

3. “Creyó él, y toda su familia” (Jn 4, 53) ¿Puedes decir lo mismo acerca de ti y tu familia?

2. Lee este texto de la Carta Encíclica Lumen fidei del Papa Francisco, n. 53: «En la familia, la fe está presente en todas las etapas de la vida, comenzando por la infancia: los niños aprenden a fiarse del amor de sus padres. Por eso, es importante que los padres cultiven prácticas comunes de fe en la familia, que acompañen el crecimiento en la fe de los hijos. Sobre todo los jóvenes, que atraviesan una edad tan compleja, rica e importante para la fe, deben sentir la cercanía y la atención de la familia y de la comunidad eclesial en su camino de crecimiento en la fe». ¿Eres consciente de que la fe puede estar presente en todas las etapas de tu vida, y de la vida de tus familiares? Piensa en cada miembro de tu familia, y en cómo puedes ayudarlos a que vivan más intensamente su fe.

ARZOBISPADO DE LIMA

Oficina de Pastoral Jirón Chancay 282. Cercado de Lima Teléfono: (511) 203-7718 Fax: (511) 333-0015

* Agradecemos al Movimiento de Vida Cristiana que ha colaborado en la elaboración de este subsidio. Puede ser reproducido para usos pastorales.

Envíanos información de tu comunidad parroquial a: secpast.arzobispadolima@gmail.com www.arzobispadodelima.org/annusfidei Síguenos en


Viviendo Nuestra Fe Nº11  

Subsidio mensual de agosto de 2013 por el Año de la Fe, elaborado por el Arzobispado de Lima.

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you