Page 1

Por : Profesor Arturo Quispe.

Sound Field Recording: lo que no debe faltar Normalmente, cuando vamos a realizar la posproducción de un producto audiovisual, nos encontramos con la disyuntiva de, o bien usar efectos de sonido y ambientes de librería, o bien grabar nosotros mismos todo lo que necesitamos. Evidentemente existe una limitación de tipo logística y técnica y principalmente económica, en cuanto a la categoría de efecto que queremos grabar o recrear. Por ejemplo, es poco práctico plantearse la situación de grabar bombas incendiarias, tanques rusos de la segunda guerra mundial, una avalancha o el despliegue en guerra de una tropa moderna etc. La mejor alternativa en estos casos es utilizar efectos de sonido de librerías. Existen muchos “fabricantes” de librerías de sonido, incluso productores independientes que crean material de muy buena calidad a precios razonables. Ahora, son los ambientes sonoros los que nos plantean situaciones de grabación bastante realizables y prácticas. Si el material audiovisual en el que vamos a trabajar exige que el diseño de sonido tenga ambientes propios de Lima o provincias, es imprescindible recopilar ambientes sonoros. Avenidas, calles, mercados, supermercados, parques, colegios, universidades, centros de estudios, zonas costeras, la sierra, la selva etc. Son lugares perfectos para explorar e investigar, y por supuesto grabar. Es a la hora de enfrentar la grabación de estos elementos que debemos tener en cuenta ciertas cosas. La grabación en directo es un arte, y como tal, no hay recetas fijas a seguir. Solo ciertas reglas. Todo va a depender en mayor medida de nuestra experiencia y creatividad. A continuación algunos consejos a tener en cuenta, por supuesto, antes de la grabación.


1- Escoger la grabadora: Esta debe ser portátil, a pilas. En la actualidad existen muchas opciones, fabricantes como Sony, Zoom, Tascam, Marantz, M-Audio, etc. tienen en sus catálogos muy buenas opciones para tomar en cuenta. Eso si, hay que evitar la incómoda opción de utilizar una laptop-con-pro-tools puesto que no ofrece la practicidad que necesitamos en este tipo de situación, especialmente con el clima que siempre es poco amigable con la electrónica portátil.

2- Boom Pole, parante de micrófono o empuñadura: La grabación de ambientes sonoros requiere tener los micrófonos inmóviles apuntando nuestro objetivo por largo rato. Y no conozco a nadie con un brazo de acero capaz de soportar peso largo rato, así que es importante tener un parante de micrófono para posicionar el micro. Cualquier parante sirve. En el caso que no podamos usar el parante o el boom pole, (porque el lugar no es adecuado para usar uno), podemos utilizar una empuñadura de micrófono, que no es más que una pieza de plástico o madera que incluso podemos construir nosotros mismos, para ayudarnos a sostener el micrófono con la mano.

3- Cinta aislante, gaffer, duct-tape, cualquier cinta adhesiva. De vital importancia en locación, nuestro seguro de vida por 5 soles. Algo que no debe faltar en nuestra mochila o canguro. La cinta adhesiva. Importante para parchar, sujetar o ajustar cualquier cosa durante la grabación. Yo llevo siempre la cinta de enmascarar, popularmente conocida como la maskingtape. Y también la cinta “tape” la de color plomo con tela en el interior. La


consiguen en cualquier ferretería. La primera la uso para etiquetar y la segunda para sujetar cualquier cosa. Tengan en mente que en el campo siempre hay cosas inesperadas. No olvidar también un par de plumones indelebles para poder escribir sobre la cinta.

4- Pilas extras: Nunca pensar que las pilas van a alcanzar es cosa de sabios. Si nos planteamos la posibilidad de estar todo un dia grabando exteriores, nuestra dotacion de pilas y baterias debe ser jugosa. Hay que calcular cuanto es lo que consume nuestro equipo, leyendo el manual y probando en la práctica cuando dura un juego de pilas. Llevar siempre recambio por triplicado. Desde hace muchos años vengo usando pilas recargables, puesto que comprar pilas para cada sesión de grabación puede llevarnos a la bancarota. Esta opción tiene su lado oscuro, hay que llevar la cuenta de cuantas cargas y descargas tienen nuestras pilas para preveer cuando fallarán. No olvidar también los cargadores. A veces estamos cerca de un Starbucks y es ahí donde podemos aprovechar para hacer una pausa para recargarnos con un café y recargar pilas.

5- Cables extras: Misma situación que la anterior. Los cables fallan. Y peor aún, un cable que en el estudio funcionaba bien, puede en el campo torcerse o romperse y en la peor de las situaciones, perderse. Yo llevo un repuesto por cada cable que llevo. El consejo vale tanto para los cables de micrófono como para las extensiones de audífonos y cables de alimentación, cargadores etc.

6- Cámara de fotos o videocámara: Documentar todo lo que grabamos es de vital importancia para nuestro archivo personal, especialmente si salimos a la sierra o a la selva. Hay paisajes imperdibles e imprescindibles de capturar durante el viaje y durante la grabación. Además sirve como apunte visual para una posterior catalogación de nuestros audios, que es tan importante como la grabación de estos.

7- No olvidar los audífonos!: A más de uno le ha pasado. Los audífonos deben ser como nuestras llaves, jamás olvidar al salir de casa con la grabadora. Así sean del tipo botón de walkman, nos servirán para monitorear lo que estamos grabando. Sin ellos estaremos perdidos. Nunca sabremos a ciencia cierta lo que estamos registrando.


8- Los Accesorios: Lo de siempre, un buen sonidista de campo nunca olvida bolsas ziplock, bolsas negras, soguilla, elásticos, bolitas para el pelo, bolsas con cremallera, cajitas de accesorios plásticas, adaptadores a mil, (adaptadores de plug grande a pequeño, divisores de audífonos, y un largo etcétera.

Y por último, esas pequeñas cosas, libreta de apuntes, o para los modernos, iPhone o iPad, porque durante la grabación se toman y se deben tomar muchos apuntes. Y como siempre, como todo en la vida, hay gradaciones de cero a cien, si vamos a grabar en algún lugar complicado como el centro de Lima, o algunas zonas peligrosas de la ciudad donde los amigos de lo ajeno están a la orden del día, bastará con llevar un pequeña grabadora con micrófonos incorporados y unos pequeños audífonos, para no levantar muchas sospechas. Incluso dentro de lugares donde hay seguridad como el Jockey Plaza o los supermercados, no podemos hacer mucho despliegue y gala de nuestros equipos. Inmediatamente los agentes de seguridad nos invitaran amablemente y en otros casos no muy amablemente a salir del lugar en mención. Así que mucho criterio con esto.

Recomendaciones para un día de grabación de campo