Issuu on Google+

¿Innovación sin investigación? No hay comentarios

¿Se  puede  innovar  científicamente  o  tecnológicamente  sin  base  científica?  Valiendo  la  redundancia,  la  ciencia  básica  proporciona  la  base  científica.  ¿Aún  perdura  la  dicotomía  ciencia  básica/ciencia  aplicada?  ¿Existe  esta  distinción?  Cualquier persona con un mínimo de cultura científica estará  de  acuerdo  con  la  frase  de  Louis  Pasteur  (1822‐1895):  “No  existe una categoría de ciencia a la que podamos dar el nombre  de ciencia aplicada. Hay ciencia y las aplicaciones de la ciencia,  unidas como el fruto a su árbol”.  Por eso resulta sorprendente que el Sr. Rodríguez‐Ibarra, una  persona  a  la  que  se  le  supone  formada  e  informada  por  su  experiencia,  pueda  escribir  de  manera  tan  ignorante  sobre  ciencia  básica  e  innovación.  En  un  artículo  del  pasado  26  de  octubre  en  el  diario  EL  PAIS,  el  Sr.  Rodríguez‐Ibarra  aplaude  la decisión de la Ministra de Ciencia e Innovación de reducir la  financiación  básica  y  aumentar  la  de  la  aplicada.  En  dicho  artículo  el  Sr.  Rodríguez‐Ibarra  indica  que  “la  investigación  universitaria  tiene  un  componente  de  básica  que  no  puede  seguir  subvencionándose  en  tiempos  de  crisis”,  desprecia  el  investigar  “algunos  fenómenos  cuyo  conocimiento  nos  puede  hacer  más  cultos,  pero  que  si  no  se  investigan  hoy  se  podrán  demostrar  mañana…..”  ,  y  propone  “invertir  en  innovación,  es  decir,  en  gente  que  arriesgue  y  se  proponga  hacer  cosas  distintas  que  puedan  ser  convertidas  en  un  proyecto  empresarial”. 


Cuando  mi  hijo  (17  años)  leyó  el  artículo  comentó  con  su  ironía  habitual:  “Qué  inteligente  es  este  señor,  sólo  se  quiere  centrar  en  el  producto  final  sin  gastar  dinero  ni  energía  en  el  camino”. Es decir, el Sr. Rodríguez‐Ibarra propone una especie  de  teletransporte  (por  cierto,  un  fenómeno  cuántico  actualmente  solo  ciencia  básica,  pero  que  dará  sus  frutos  en  innovación)  pasando  del  casi  cero  (la  situación  actual  de  la  ciencia  española)  a  las  aplicaciones  tecnológicas.  Puesto  que  la  finalidad  de  este  blog  es  hablar  de  química,  pondré  dos  ejemplos  de  lo  que  propone  en  Sr.  Rodríguez‐Ibarra  en  innovación química.  Una  de  ellas  podría  ser  fabricar  un  medicamento  que  cure  alguna  enfermedad  sin  tratamiento  actual  (por  ejemplo  Chagas,  Alzheimer,  malaria,  entre  otras)  sin  conocer  las  causas  que  la  provocan,  sin  diseñar  moléculas  para  el  tratamiento,  sin  sintetizar  las  moléculas,  sin  hacer  ensayos  biológicos  in  vitro,  sin  determinar  las  propiedades  farmacológicas, sin hacer ensayos clínicos.  Otro  ejemplo.  Es  conocido  que  el  tamaño  y  la  eficacia  de  los  microprocesadores  de  ordenadores  (que  el  Sr.  Rodríguez‐ Ibarra  habrá  usado  al  escribir  su  artículo  y  que  su  construcción  se  basa  en  mucha  investigación  fundamental)  está cercano a su límite basado en la tecnología del silicio. El  futuro  (aún  no  cercano)  está  en  la  computación  molecular  y  cuántica. Estos últimos aún están en su desarrollo teórico por  parte  de  los  físicos  (Ignacio  Cirac  es  uno  de  los  líderes  en  el  campo)  y  se  prevé  que  puedan  fabricarse  en  30‐50  años.  En  los ordenadores moleculares, las expectativas están algo más  cercana, pero no mucho. Bueno, pues el Sr. Rodríguez Ibarra,  en  su  artículo  sobre  innovación  sin  investigación,  propone  construir  ordenadores  moleculares  sin  pensar  en  las 


características  moleculares  del  material  a  usar,  sin  preparar  los  compuestos  químicos,  sin  estudiar  interacciones  no‐ covalentes  y  reconocimiento  molecular,  y  sin  hacer  los  experimentos que prueben los conceptos.  Me  gustaría  contar  una  anécdota  del  gran  Michael  Faraday  (1791‐1867), que aunque no sea cierta parece adecuada para  el asunto de este artículo (se non è vero, è ben trovato). Estaba  enseñando  sus  experimentos  sobre  inducción  electromagnética  a  un  ministro,  y  éste  le  preguntó  qué  para  que servía “eso”; a lo que Faraday contestó: “Aún no lo sé, pero  seguro  que  en  poco  tiempo,  estaremos  pagando  impuestos  por  ello”.  Ni  que  decir  tiene,  que  estos  experimentos  de  ciencia  básica  fueron  el  origen  de  la  producción  industrial  de  electricidad.  Con  el  planteamiento  del  Sr.  Rodríguez‐Ibarra  aún estaríamos iluminándonos con lámparas de gas.  En ciencia y sus aplicaciones no hay atajos. A menos que el Sr.  Rodríguez‐Ibarra  se  refiera  a  “innovación”  a  copiar  patentes  extranjeras  y  esperar  que  no  nos  pillen,  o  construir  ladrillos  dodecahédricos,  o  bandejas  de  camarero  con  formas  trapezoidales;  que  serán  muy  útiles  para  los  dos  pilares  de  nuestra  “economía  de  pies  de  barro”:  la  construcción  y  el  turismo.  La  trilogía  I+D+i  se  lee  de  izquierda  a  derecha.  No  hay  desarrollo sin investigación y no hay innovación sin I+D. Sólo  los  países  con  ciencia  básica  fuerte  y  con  tradición  (medible  por  el  número  de  sus  Premios  Nobel  en  ciencias)  generan  beneficios a través de la innovación. Por eso en los países más  avanzados, el presupuesto en ciencia básica para el año 2010  ha  aumentado  respecto  a  2009.  Como  ejemplo  sirve  el  presupuesto  de  Estados  Unidos,  dónde  las  dos  principales  agencias  de  financiación  de  la  investigación  básica  (NIH  y 


NSF)  han  aumentado  sus  presupuestos;  lo  que  está  de  acuerdo  con  las  palabras  pronunciadas  por  el  Presidente  Obama en un discurso en la USA Nacional Academy of Science:  “Hay  quien  considera  que  en  estos  duros  momentos  de  crisis  económica  invertir  en  ciencia  es  un  lujo.  Discrepo  totalmente.  La  ciencia  es  ahora  más  esencial  para  nuestra  prosperidad,  seguridad,  salud,  medioambiente  y  calidad  de  vida,  de  lo  que  nunca antes ha sido”.  La  frase  sobre  “hacernos  más  cultos”  es  especialmente  frustrante para personas como el autor de este artículo (y de  muchos compañeros de este Weblog) que estamos dedicando  esfuerzos y tiempo a la Cultura Científica (véase mi artículo en  este blog o esta página web). Creo que una de las principales  obligaciones  de  un  dirigente  político  es  la  de  aumentar  la  cultura  de  sus  conciudadanos;  como  la  cultura  científica  española  es  muy  baja,  esta  tarea  es  especialmente  necesaria  en España.  Con propuestas como las que el Sr. Rodríguez‐Ibarra hace en  su  artículo,  ya  entiendo  por  qué  mi  querida  Extremadura  no  está  a  la  cabeza  de  la  Ciencia  e  Innovación  mundial  (ni  española).  Quizás  la  clave  esté  en  el  párrafo  final  del  artículo:  “Ahora,  cuando  el  proyecto  y  el  líder  pasan  por  dificultades,  es  el  momento de decir que los de la última fila sabemos y queremos  arrimar  el  hombro  a  cambio  de  nada”.  ¿Se  está  postulando  el  Sr.  Rodríguez‐Ibarra  como  ministro  o  asesor?  Por  el  bien  de  España  espero  que  su  oferta  sea  desestimada  por  trasnochada.  Publicado el 1 de Noviembre de 2009  


¿Innovación sin Investigación?