Issuu on Google+

1


EDITORIAL

EDITORIAL

1 INTERNET

14

TELEVISION

6 VIDEO JUEGOS

18

MOVIL

10

2


EDITORIAL Introducción al primer volumen

Q

uerido lector, el documento que estás apunto de leer, es una recopilación de diversos trabajos que tratan el tema de algunos de los medios de comunicación más populares en la actualidad, sus ventajas, desventajas, además de ofrecerte algunos tips o consejos para sacarle un mejor provecho a dichos medios. Este texto ha sido preparado pensando específicamente en los padres ya que son estos los que necesitan conocer los mecanismos que existen para que sus hijos no salgan dañados a la hora de utilizar los medios de comunicación, y que en cambio, puedan obtener todo lo positivo que un medio o herramienta de comunicación puede ofrecerle. Sin embargo, está abierto a todo interesado en el tema antes mencionado. Para este primer volumen de esta revista, hemos elegido los medios como el internet, la televisión, los móviles y los videojuegos, para poner de manifiesto sus ventajas y desventajas como herramientas, y que usted querido lector, haga su propia valoración sobre el particular. Además, tenemos la nota editorial titulada Padres 2.0, en donde reflexionamos sobre la importancia de que los padres tengan un rol más activo en los nuevos cambios tecnológicos, para que puedan ayudar de forma más efectiva a sus hijos. Esperamos que este humilde trabajo que hemos preparado con mucho ahínco sea de su agrado, y que este volumen sea el primero de muchos de este proyecto que a penas comienza.

3


Padres 2.0

“E

Si usted quiere que sus hijos tengan los pies sobre la tierra, colóqueles alguna responsabilidad sobre los hombros.

stamos en la era de la información, la era en donde todo ya se encuentra a un toque de nuestro dedo, la era que ha sido calificada como la 2.0, porque se ha alcanzado un avance en menos de diez años, superior al que se había alcanzado en los últimos cien años. Todo cambio en el mundo, se rige por las sencillas leyes de causa y consecuencia, y los cambios tecnológicos no son la excepción. Las principales causas de estos cambios, son los grandes avances tecnológicos y científicos de los últimos años, que aumentan exponencialmente a cada año que pasa, pero las consecuencias en cambio, son más difíciles de controlar debido a la constancia en el cambio

tecnológico al cual nos referimos. Es entonces, donde surge una gran preocupación sobre el efecto que estos cambios tecnológicos pueden tener tanto a corto como a largo plazo en las personas, sobre todo en los menores de edad, los cuales aún no saben discernir de forma correcta entre aquello que es bueno para su salud mental y aquello que puede ser nocivo. A su vez, esta preocupación trae una lucha por atribuir la responsabilidad de las consecuencias que el uso de las nuevas tecnologías trae consigo. En un bando, tenemos a los que creen y defienden la idea de que son los mismos creadores de estas tecnologías y de las informaciones que mediante ellas pueden encontrarse los responsables de controlar como y quien accede a

sus productos. Por el otro lado, están los que creen que son los consumidores finales los que tienen la responsabilidad de elegir aquello que más le conviene y satisface, y desechar lo que crea puede causarle daños. La intención de lo que exponemos en estos párrafos no es la de entrar en la polémica de cual de estas dos vías de pensamientos tiene la razón, si no, es la de resaltar la importancia de una de ellas. Si nos inclinamos hacia la vía de pensamiento que sugiere sobre lo que ve y escucha es del consumidor final, entonces debemos volver a la preocupación ya señalada, ¿cómo linear con las consecuencias que puede tener el uso de las tecnologías en los menores de edad?

4


EDITORIAL Anteriormente, los padres poseían una gran ventaja a la hora de educar a sus hijos, y es que antes, todo aquello a lo que sus hijos tenían acceso como educación, juegos, y otros modos de vida, habían sido experimentado con anterioridad por sus progenitores, lo cual les permitía un mayor control de las distintas situaciones que se podían presentar, así como tener las respuestas correctas a las distintas inquietudes que sus hijos manifestaban. Pero los tiempos han cambiado, los modos de educarse y entretenerse son totalmente distintos a los de ayer, y ahora presentan la variante de que la cantidad de información a la que se tiene acceso, es mucho mayor, es decir, ellos tienen todo el mundo en la palma de su mano. Conociendo estos hechos, los padres tienen dos caminos de donde elegir, el primero, es el de dejar que la polémica de la responsabilidad se resuelva por sí sola, y esperar a que los creadores de tecnologías e información tomen conciencia sobre lo influyente que son en los demás, o tomar un papel más

5

activo en la interacción que sus hijos tienen en la evolución actual de la tecnología. Aquellos padres que se inclinen por tomar un papel importante en la interacción de sus hijos frente a las nuevas tecnologías, tienen el gran reto de evolucionar de su generación a la generación de hoy. Esta evolución, es comparable con el cambio que realiza el usuario de una computadora que siente que la tecnología de su equipo ha caducado, y necesita uno más nuevo y acorde con los nuevos tiempos. De este mismo modo, los padres deben cambiar su mentalidad para hacer frente a las nuevas tecnologías, ponerse a la par con la evolución de los equipos, perder el miedo que les impida aprender a manejarlos, en fin, evolucionar de la clase de padres que eran anteriormente, a la clase de padre que estos tiempos requieren. Para nadie es un secreto que actualmente los jóvenes tienen un mayor conocimiento sobre el uso de las distintas tecnologías de la información,

y que los padres, muchas veces no entienden ni siquiera la función básica de los equipos más utilizados por sus hijos como pueden ser las computadoras, los videojuegos, y los teléfonos móviles. En esa diferencia en el conocimiento, radica la gran importancia sobre el problema planteado, pues no se trata de culpar a los medios tecnológicos y a sus creadores de los problemas que pueden surgir. Estos tiempos requieren que los padres evolucionen a una nueva generación de padres, padres adaptados a los cambios y nuevas tecnologías, padres que podríamos llamar versión 2.0, pues ya no tendrían los conocimientos de las versiones antiguas de lo que son las viejas formas de entretenimiento y educación, sino que conocerían las nuevas propuestas que van de la mano con la evolución de sus hijos, lo que permitirá que puedan enseñarles el uso responsable de las nuevas tecnologías, conservando solo aquello que le puede ser de provecho, y desechando lo que no le aporta nada a su bienestar.


6


7


8


9


10


11


12


13


14


15


16


17


VIDEOJUEGOS

Los Videojuegos

L

os videojuegos se han convertido en uno de los productos más demandados por menores y adolescentes, quienes conforman la mayor parte de los consumidores del llamado ocio digital. El empleo de diversos videojuegos puede resultar muy gratificante y potenciador de habilidades y conocimientos. No obstante un mal uso, un uso abusivo o el consumo de productos no adecuados a la edad del jugador, pueden dar lugar a consecuencias negativas para el menor.

videojuegos a los que sus hijos dedican horas de su ocio semanal. Por si fuera poco, en muchas ocasiones, son los propios padres los que adquieren estos productos para sus hijos como regalo en distintas celebraciones. En el caso de los menores de edad los géneros preferidos son los de aventura, deportes o lucha, mostrando menos interés en los de estrategia, simulación, plataformas o rol.

Muchos videojuegos, aunque pudieran parecerlo, no han sido concebidos para niños ni adolescentes menores de 18 años, y la utilización de estos por parte de los niños no está exenta de contraindicaciones.

Sin embargo, los menores en ocasiones participan como mayores de edad, aprovechando la falta de controles de verificación de edad. Este hecho es importante ya que acceden a otro tipo de contenidos menos apropiados para su edad o ilícitos.

A esta situación se añade una circunstancia que es necesario poner de manifiesto y cuantificar: los padres desconocen, en un porcentaje importante de los casos, el contenido real de los

En este sentido, las estadísticas advierten que los géneros a los que se les dedica mayor tiempo por los usuarios en general son los de disparos, rol, eróticos y coches.

18


Ventajas : Tienen un importante potencial educativo ya que estimulan la capacidad lógica, el desarrollo de estrategias encaminadas a la resolución de problemas, la perseverancia en aras a conseguir una meta y la tolerancia ante el fracaso. Permiten desarrollar la coordinación visual-manual, la capacidad de concentrarse en una tarea y de mantener la atención sobre ella. Favorecen el contacto social con el grupo de iguales y la participación en actividades comunes. Además de entretener, son una introducción a la informática y a las Nuevas Tecnologías.

Desventajas Producen aislamiento y adicción. Fomentan conductas violentas y sexistas. Promueven una visión simplificada del mundo, dividiéndolo en buenos y malos, proponiendo de manera habitual soluciones entre dos únicas alternativas, sin términos medios. Limitan la imaginación y afectan de manera negativa al rendimiento académico. Tienen efectos nocivos sobre la salud ya que pueden desencadenar ataques epilépticos, atrofia del cerebro, pérdida de visión o dolores de cabeza, espalda y extremidades superiores.

19


VIDEOJUEGOS Tips para un mejor uso de los videojuegos Idea primera: control del tiempo y del momento

E

s recomendable que jueguen los niños con estos dispositivos? No puede hablarse de un tiempo óptimo porque este viene determinado por factores tales como: la madurez del niño, el tipo de juego, si juega sólo o acompañado, la edad del jugador y otras circunstancias variables como la climatología, si hay exámenes o si se han realizado los deberes escolares, si es fin de semana o estamos en un periodo vacacional. Tan importante como el tiempo de juego es el momento en que se juega, los videojuegos nunca deben ocupar el espacio destinado a otras actividades como el estudio, el trabajo, la relación familiar y social u otras actividades de ocio deporte, lectura, cine. Es una buena práctica pactar con los hijos el tiempo y el momento de juego mediante la firma de un contrato consensuado y firmado por ambas partes. En él constará claramente lo que debe hacerse y las consecuencias que acarrearía su incumplimiento.

20


Idea segunda: control del tipo de videojuego utilizado

Idea tercera: fomentar otras actividades de ocio

S

E

eguro que la mayoría de los padres están preocupados por muchas actividades que realizan sus hijos y que pueden afectar a su desarrollo físico y psíquico, por ejemplo: con quién salen, qué beben, si fuman o no, qué tipo de películas ven, los libros que leen, etcétera. Por tanto, es de sentido común que también les preocupen los contenidos o la temática de los videojuegos que utiliza la prole. Para conocer de qué van los videojuegos de moda en el hogar, lo ideal es que los propios padres jueguen alguna vez, mucho mejor si es con sus hijos, apesar del riesgo evidente de sufrir la más humillante de las derrotas. O, por lo menos, que estén presentes alguna de las veces que juegan los hijos. También se puede recurrir a la información que sobre el juego en cuestión hallaremos en las revistas especializadas o en muchos sitios de Internet. Por supuesto, se consultará la valoración que hacen los propios fabricantes en virtud del código PEGI, de aplicación en muchos países de la Unión Europea. Incluso puede compararse con la que realiza su equivalente estadounidense. Con toda la información en la mano y habiendo experimentado este entretenimiento digital, tomar partido, con voz y voto, en la compra de videojuegos.

21

n cierta ocasión escuchamos comentar que un padre de familia numerosa decía que a los hijos no había que prohibirles hacer cosas, lo que había que hacer era darles oportunidades de hacer muchas y muy variadas. Nos pareció un “modus operandi” realmente genial, eso sí, muy sacrificado para los progenitores que deberán negarse a sí mismos en muchas ocasiones. Lo cierto es que muchos autores indican que el abuso de los videojuegos puede ser consecuencia de un inadecuado clima familiar, que obliga a los hijos a llenar muchos vacíos existenciales con esta modalidad de entretenimiento. Un entorno familiar que ofrezca diversidad de actividades de ocio favorecerá que el uso de estos juegos se sitúe en su adecuado contexto. Ahora bien, esto será más difícil cuanto mayor sea el retoño, por lo que no hay tiempo que perder, cuanto antes empecemos, mejor. Ante una sospecha con cierto fundamento de que nuestro pequeño esta callendo en una adiccion compulsiva a los videojuegos y el ambiente tampoco es muy sano para la crianza, debemos acudir a quién pueda ayudarnos: profesor, orientador, psicólogo, etcétera.



Informatech