Issuu on Google+

This is not the end, this is not the beginning […] So I'm picking up the pieces, now where to begin The hardest part of ending is starting again -LINKIN PARK-

Parece que volvemos una vez más para demostrar que, aunque se acabe el mundo, las letras va a seguir ahí. Nos hemos ido lejos, pero no hay distancia si se quiere expresar lo que se piensa y se siente. Gracias, una vez más, a nuevos y viejos lectores; a nuevos y viejos colaboradores. Sincerely yours, the editor-in-chief

Colaboradoras  de Art for Art's Shake nº4

∙ Florita......................... portada ∙ Cagnetta: texto................... 2 y 3 ∙ Blondy: texto......................... 4 ∙ Nuyë: ilustración..................... 5 ∙ Jane R.: texto.................... 5 y 6 ∙ Blondy: texto......................... 7 ∙ Poe Tina: texto................... 8 y 9 ∙ Nuyë: texto................. 10, 11 y 12 ∙ Blondy: ilustración.................. 13 ∙ Poe Tina: texto...................... 13 ∙ Blondy/Nuyë............... contraportada

Para colaboraciones, comentarios y críticas: forartsshake@gmail.com

Nostalgic princesses -Cagnetta-

Nostalgia is quite an extraordinary thing. You can have nostalgia of a very beautiful or a very sad memory from your past, something that is stored in your mind and pops up some times, when least expected, so you can think about it. But you can also create nostalgia, and shape it the way you want, modify it, distort it and of course, you can have nostalgia of something that has never happened.

You can imagine a beautiful moment in your life -or in someone else’s life-, you can make a whole scene appear in your brain, choosing the people you want to be on it, the place, the day, the weather and even pick the clothes you want them to wear. You can imagine, for instance, how amazing it would be to live in another country: the sun, the new smells around you, the amazing people you would meet and be friends with, the job you would have and the things you would do. Or how wonderful your day would be with the person you love the most: you would have a perfect date somewhere unbelievable and you

would both express how much you love each other. You can create feelings and let your body be part of them: happiness, anxiety, sadness, excitement, exhaustion‌ And those thoughts would be oh so beautiful, they would be the most beautiful thoughts ever. And after, when you woke up from your day dreaming, when you opened your eyes and realised that those were just thoughts‌ then you would feel so sad that they actually never happened, you would feel the biggest nostalgia ever. Like the princesses, that if they go too far away from their kingdoms they start getting weaker and weaker, so ill that they could actually die from nostalgia.

Ashes - Blondy Hmmm… Qué olor tan curioso, huele como… como cuando llega el otoño y las castañeras ya están asando castañas por las calles… o como… como una chimenea con su fuego crepitante… ¡Qué raro! Yo no tengo chimenea… Abro los ojos mientas olfateo. Mierda, no era dentro del sueño, ¡huele de verdad! Salto de la cama y corro buscando el origen de todos mis miedos. Igual viene de casa de algún vecino. O no. Abro puerta tras puerta cual policía de serie americana. Nada. Corro por las escaleras mientras derrapo e intento no partirme la crisma porque con el humo no veo dónde piso. Parece una escena de una comedia mala de esas que echan los domingos por la tarde y por un momento pienso que sólo es otra vez la misma pesadilla. Registro la cocina: está bien; el salón también, o sea que… ¡NO! No, no, no, no, ¡no! Abro la última puerta a sabiendas de lo que me voy a encontrar. Mi preciada biblioteca en llamas. Mis álbumes de fotos ardiendo. Mi mundo reduciéndose a cenizas. Intento salvar alguno de mis libros favoritos mientras veo con desesperación cómo el Zorro ya no le volverá a hablar de amistad al Principito, ni habrá un mañana en el que releer Macbeth, ni un momento en el que ojear esas fotos viejas que siempre te sacan una sonrisa. Y ahí, de rodillas, entre humo, llamas y lágrimas, quiero creer que estoy en mi pesadilla y cierro los ojos muy fuerte. Tan fuerte que no sé si podré volverlos a abrir.

FRÍO- Jane R.

Sigue corriendo sigue corriendo sigue corriendo. No mires atrás. No te preocupes por los que caen. No escuches sus voces gritando, llorando. No sientas. No mires. No escuches. No te detengas. Sólo preocúpate de mantenerte en movimiento. “Esto no puede ser verdad”, piensas. Sus caras desfilan por tu mente. Sus voces suplican. Amigos. Familia. ELLA. NO.

Pero ya es tarde. Tropiezas y el calor te abandona. No puedes llorar porque las lágrimas se congelan antes de asomar por el conducto lacrimógeno. Tus ojos se van congelando poco a poco. Dejas de ver en cinco segundos. Escuchas una voz sollozando. Eres tú. Crees que será rápido, pero no lo es.

Creías que morir así no sería tan terrible pero entonces los cuchillos de la Muerte atacan tus pies. Trepan por tus piernas. Un dolor lacerante se instala en tus manos.

“Qué curioso”, te dices, al sentir frío sólo en tus extremidades. Entonces todo se vuelve más blanco, más irreal. Cierras la boca, y entonces la Muerte se cuela por tu nariz. Estás respirando hielo y, “qué demonios, está muy frío”. Todo te hace gracia y sabes que vas a morir y que es terrible y en tu mente no puedes dejar de reír.

Te duele la cabeza, sabes que tu cerebro se está congelando también. Pero bueno. Ya todo da igual. Lo único que haces es tararear esa estúpida canción y enfadarte con el mundo por haber decidido acabar sin saber quién es la mujer de Ted.

Vein - Blondy - ¿Tienes miedo? - Claro. - ¿Confías en mí? - Siempre. - ¡Salta! Y salté con él. Al vacío. Al todo y a la nada. Total, no teníamos nada que perder. Puede que tampoco tuviésemos nada que ganar. Valía la pena intentarlo. Teníamos que luchar, hacer un último intento a la desesperada. Nos quedaba un resquicio de esperanza. Podía haber funcionado. Si sólo hubiésemos hecho caso a aquel lunático que trató advertirnos meses atrás... Pero, ¿quién se iba a imaginar que un borracho que da su speech en el Speaker’s Corner a las 2 de la mañana de un miércoles iba a tener razón? En cualquier caso, ya era tarde para empezar a no fiarse de las apariencias, tarde para intentar poner algún remedio, tarde para darnos cuenta de que saltar no iba a ser nuestra solución. Tarde. Tarde, porque habíamos perdido lo último que teníamos. Porque el último aliento de esperanza lo exhalamos en el momento en el que nuestros pies dejaron de tocar el suelo.

V You're like a freaking voice in my mind, whispering and mumbling what I should have  done. But I don't care anymore because I'm not the one I was before. I'm gonna kill you with my imaginary gun and left your damn turning­mute voice behind.

VIII Tear everything apart, your shit is worthless. Tomorrow, everything. Tomorrow, anything. Tomorrow, nothing. Tomorrow, the end.

IX “Follow me”  she said  “Listen ̶ ̶ to my beating, like a lullaby. Close your eyes, don’t ask questions.” She grabbed my hand, sliding into the Fog, and I lost myself in a white darkness. I could not focus. “Don’t bother, it’s useless, you’re not there anymore. What you remember is gone. It’sDoomsday, as they called.”  Poe Tina

EL FIN DEL MUNDO ­Nuyë­

Se asomó por la ventana y dejó que el frío invierno  envolviera su cuerpo. Sonrió. Los recuerdos inundaron su  mente y con tan solo un pestañeo visualizó su niñez, esas  tardes perdidas corriendo alrededor de la casa, jugando a  esconderse y a que era una mujer adulta.

“Ahora ya lo soy”, se dijo regresando al presente. Suspiró y  decidió tomarse las cosas con más calma.

Empezó a llover y cerró la ventana, cerrando su mente a sus  recuerdos. Su sonrisa se fue con ellos.

Había pasado mucho tiempo y ya nada quedaba de lo que  había sido su vida. La casa era un amasijo de escombros en  los que sobrevivía junto a su hermana.

Todo el mundo había hablado del Fin, pero nadie se había  imaginado que sería aquello. Ni apocalipsis, ni zombies, ni  plagas ni desastres naturales.

Se hizo la oscuridad y cuando volvió a salir el sol nada  funcionaba. Tan simple como eso.

Al principio no cundió la alarma, se dijo que el ser humano  era capaz de adaptarse a todo, pero se equivocaron.  Probablemente sí lo era, pero no de lo contrario. En seguida  quedó demostrado que el hombre es un animal de  costumbres incapaz de vivir sin comodidades.

Se escucharon gritos y volvió a asomarse por la ventana. Un  grupo de adolescentes estaba jugando con un balón.

Risas. Unas mujeres hablando en el otro extremo de la calle.

Alguien vendiendo pan y otros muchos haciendo cola para  conseguir un trozo recién hecho.

Finalmente salió a la calle. El olor de las hogueras era tan  fuerte que le resultaba difícil respirar. Enterró su cara en la  bufanda y caminó, buscando algún sitio que no hubiera sido  saqueado. Como si eso fuera posible. Pronto su hermana se  reunió con ella y buscaron en silencio, pero en ninguna  parte quedaba chocolate.

Se abrazó a su hermana, tratando de mantener las  lágrimas a raya.

­ Seguiremos buscando.

­ Sé que no vamos a encontrarlo­sollozó. No pudo evitarlo y  comenzó a llorar en silencio.

­ No es el fin del mundo­

Sin mediar palabra, abofeteó a su hermana y siguió  adelante.

“El fin del mundo, el fin del mundo. ¿Qué sabrá ella?”

X

I look again And she’s still there living the life that’s mine. Hate the way she behaves, Looking at me like waiting for a sign. What does she want? Always wearing that fake smile, Mimicking me and telling everything’s a lie. Sometimes I want to destroy her. Sometimes she wants to destroy me. She fills me with terror, That girl in the mirror. Poe Tina


Art for Art's Shake #4 (especial fin del mundo)