Page 1

La M a r c a de Huito una fรกbula selvรกtica

por NIWEN BEA

1


2


L a M arca de Huito una fábula selvática

por NIWEN BEA

3

2012 ASA Artes Somáticas Aplicadas® Lima - Perú


Copyright© 2012 por Tomás Rouzer. Todos los derechos reservados. Publicado en Perú. Partes de este libro pueden ser usadas o reproducidas como citas con la debida mención explícita de los derechos de autor. Artes Somáticas Aplicadas® ASA the dream artesomaticasaplicadas.com Publicado en Perú PRIMERA EDICIÓN 2012

4

Editado por Lidia Elías Milke Sinuiri Diagramación María Luisa Mori Fotografías de tapa, contratapa e interiores: Diseños Rao Nete© por Niwen Bea Rouzer, Tomás La Marca de Huito: una fábula selvática / por Tomás Rouzer ≈ Niwen Bea. 1. Dieta de Plantas Medicina. 2. Ayahuasca. 3. Jardín Botánico. 4. Comunidad Shipibo. 5. Curanderismo. 6. Cambios Culturales. 7. Merayas. 8. Naturaleza. 9. Creatividad. 10. Espiritualidad. 11. Proceso de Transformación. 12. Artes Somáticas Aplicadas.


Prefacio

índice

Introducción

1 7

Capítulo 1 LOS RÍOS CONFLUYENTES

11

Capítulo 2 LA PREPARACIÓN PARA LA DIETA

17

Capítulo 3 LA DIETA (PRIMERA FASE)

23

Capítulo 4 LA DIETA: UN DESCANSO

67

Capítulo 5 NUEVOS COMIENZOS - SEGUNDA VUELTA

87

Capítulo 6 APARECE EL CURANDERO

111

Capítulo 7 ALERTAS CULTURALES

141

Capítulo 8 VIVIMOS ACÁ

165

Capítulo 9 PROFUNDOS CAMBIOS CANTAN

175

Capítulo 10 INTEGRANDO MUNDOS

201

Capítulo 11 CAMBIOS DE CLIMA

245

Capítulo 12 DESDE LA CIUDAD

271

Capítulo 13 DE VUELTA A LA SELVA

287

5


6


7

prefacio


2


h

e conocido de cerca a un huito-“nane”, de entre 25 y 30 años de vida, que se levanta majestuoso y solitario en medio de una loma en una clara rodeada por otros árboles medicinales. Entro en un mundo de diseños, colores, detalles, configuraciones y belleza mientras exploro los recovecos que puedo alcanzar, siempre con una grata sensación de asombro y sorpresa. La energía de ese árbol crea un óvalo de poder natural. Es como un corazón con sus tentáculos abriéndose hacia afuera a las personas y los caminos de la comunidad, lugar poderoso y poblado de los espíritus de

las personas que le han pasado, visto, sentido y tocado durante estos años de su vida. Dietarlo es una travesía de aprender a aquietar el condicionamiento cultural, abrir los sentidos, soltar el control, escuchar de forma profunda, aprender de todo y todos como maestros curanderos, guardar silencio, esperar, aprender a pasar de ser observador a participante cuando invitado a hacerlo, aprender a tener el coraje de lanzarse a lo desconocido, confiar en el proceso con fe en la creatividad y el universo cultural.

3


el huito y la dieta

p

repárate para entrar en esta dieta que lleva la marca de huito. Imagina los cambios que vas a experimentar. Quita las paredes de cemento y los pisos de losa o madera pulida. Reemplázalas con paredes de madera natural, pisos de madera teñidas con petróleo para preservarlas. Quita las ventanas con lunas y reemplázalas con armazón de madera con o sin tela metálica.

4

Quita las alfombras y los adornos elegantes, los muebles rellenos y reemplázalos con una tela o colchoneta en el piso para sentarse y dormir, y unas bancas y mesas sencillas de madera. Quita el baño con inodoro, lavadero y ducha y reemplázalos con una letrina con aserrín y una bañera con un tazón y balde de agua fría del pozo o del río.

Quita tu ropa pesada y tus zapatos elegantes y reemplázalos con pantalón corto, polo y sandalias. Quita todo lo que tiene que ver con la electricidad como la refrigeradora, la televisión, etc. En este lugar no hay electricidad ni agua corriente. La ropa sucia se lava a mano y muchas veces la comida es cocida sobre leña en el piso. Quita el celular inteligente, el discman, el radio, el MP3, la computadora y reemplázalos con un cuaderno, colores, instrumentos musicales y trabajos manuales. Quita el auto y reemplázalo con la caminata, el motocar o la canoa. Reduce tus posesiones a su mínima expresión y algo que puedas cargar sin lastimarte. En este lugar de la dieta el trabajo es diario y constante. La comunidad mueve en sus actividades cotidianas de vivencia. Prepárate para pasar mucho tiempo a solas en silencio.


Prepárate para vivir sin reloj, sin horarios fijos, sin presiones estresantes. Prepárate para dormir en un colchón en el piso con un mosquitero porque zancudos hay en todas partes de la selva. Quita todos los adornos, títulos, roles y reemplázalos con tu ser esencial, los sentidos abiertos y la experiencia de vivir tu vida con más consciencia y reflexión. Quita tu manía de impaciencia y apuro, de tener que hacer una cosa tras otra sin descansar.

Meterte en la experiencia es simplemente estar presente y dejarte llevar, con los ojos bien abiertos, las orejas bien destapadas, y las ganas de comprometerte a hacer el proceso. El aprendizaje es lento, esporádico y sutil. Mucho tiene que ver con la limpieza, el fortalecimiento y el florecimiento del mundo del corazón y la relación con la Naturaleza interior y exterior. Es una caminata rigorosa.

la familia curandera

v

ivir con una familia curandera es aprender a ser curandero por ósmosis. Su escucha y su sentido de humor agrietan a las duras corazas, su música derrite defensas, su arte inquieta y sorprende, sus rituales cambian lo ordinario en extraordinario. Su presencia es curativa. Las curaciones son naturales y brotan desde el amor y la salud. Cuando hay la necesidad

de curarse entre sí, lo hacen con plantas y ceremonias. El amor a las plantas, las ceremonias, las historias en circunstancias no tan modernizadas les permite florecer y evolucionar sin distracciones electrónicas. Son parte de ese eslabón de esa cadena mundial que se va creando: el ser humano posible.

5


6


introducci贸n 7


8


una breve introducción

h

ola! Por fin hacemos conexión de nuevo. Han pasado tiempo y dietas desde la última vez que te compartí mis notas de campo. Esta dieta ha sido casi un análisis emocional de nuestras complejas relaciones acá en la selva con nosotros mismos y el entorno, como espejos. Lo que te voy a contar no lo vas a encontrar en los libros científicos ni en las opiniones de los expertos en estas artes. Simplemente te voy a hablar de mi experiencia particular de bajar a las raíces de una comunidad de la cual ya formo parte. De nuevo te voy a

llevar por los días de una dieta de un año y contarte la historia que hemos creado juntos. Quizás al leer acerca de nuestro proceso con sus lecciones, te animarás a descubrir de nuevo la asombrosa abundancia que te rodea y te apoya para tu propia evolución hacia el ser humano posible en armonía con su comunidad y su medio ambiente. Bueno, bienvenido y bienvenida, vamos de viaje! Un abrazo, Águila

9


10


los ríos

confluyentes

capítulo 1 11


12


la nueva instalación

c

omo por un tubo, yo, Águila, llego a la selva de nuevo, rebosante, energético y positivo, c on un aire fuerte que me precede y que, según mis amigos, puede absorber el aire menos energético de quienes me reciben y hacerles enfermar. Viene la madre curandera en la primera luminosa noche de luna llena y se echa en la banca, relajándose conmigo ya. Me cuenta de la muerte de su tía que ha sido como su mamá. Es una historia macabra de unas noches de fantasmas que rodeaban a esa tía y que querían llevarle a la sobrina, mi amiga, consigo. Soñó cosas bonitas pero su cuerpo protestaba y casi muere con las sacudidas, el frío, los vómitos. Se quedó sin habla y sombras negras le atravesaron. Se desfalleció.

En la mañana vino una hija para comenzar a teñir mi pelo con huito, piñón, y piripiri. Me dice que cuando penetra rápido en el cuero cabelludo es buena señal de que el pelo crecerá. “El huito te lo va a suavizar y fortalecer,” dice. “Hay que hacerlo una vez al mes y el aguardiente va a quitar el calor de la cabeza.” Unos días más tarde rumbo a la ciudad en motocar, cerré los ojos, abrí los oídos y me entregué a la deliciosa sensación de estar corriendo velozmente por la vida en un tipo de montaña rusa con el sonido de la bulla que pasaba vertiginosamente todo alrededor, con el viento cálido en el rostro. Me sentí niño y libre a la vez.

13


Inventé una historia de la marca de huito. Las personas que lo usan tienen las manos manchadas de negro. Así se reconocen en la calle. Un día deciden bañarse totalmente con huito y salen negritos. Estudian la reacción de la gente hacia ellos. Poco a poco surge una nueva moda-hacer tatuaje en todo el cuerpo pero con alfiler y sangre. Los miembros de la marca de huito se ríen porque saben que eventualmente el huito desaparecerá pero aquellos que han hecho tatuaje de cuerpo entero, los copiones, tendrán que vivir con el cambio todas sus vidas.

Con Jaguar, el jefe de la comunidad, comenzamos una sesión de música al volver a casa usando la shacapa, el tambor y la maraca. Son sonidos parecidos y diferentes. La shacapa es más susurrante como el viento y hojas secas. La maraca es más de semillas, piedras, y como la cola del cascabel. Es lindo porque al hacer música juntos y conectarnos, nos escuchamos y nos sentimos con una elevación especial.

armando estantes y estancias

14

v

ino Jaguar para ayudarme a armar un estante. Me habla de su viaje con el grupo de música que ha formado. Han viajado al territorio Ashánika con su bajista ausente, el sistema eléctrico fallido y una lluvia torrencial pero la gente seguía, mojados y todo. El camión que hace un recorrido una vez a la semana se malogró. Querían irse al día siguiente después del concierto pero la esposa del alcalde había matado ganado para darles de comer durante una semana. Se quedaron y el bajista contratado se relajó también.

Aquí todos hablan su propio idioma y algo que nos conecta es el arte, la música y la curación de cuidarnos bien. Todo tiene que ver con la antigua historia que nos cuenta de lo que vemos es lo que tenemos. Un forastero pasó a un campesino en las afueras de un pueblo y le preguntó, “Cómo es la gente de acá. Quiero ver si me mudo acá o no.” El campesino le pregunta, “Cómo era la gente del sitio que dejó?” El forastero responde,” Terrible, bulliciosa, poco ambiciosa y muy envidiosa.” El campesino le respondió,


“Creo que es probable que encuentres el mismo tipo de gente acá también.” Más tarde pasó otro forastero e hizo la misma pregunta. “Cómo es la gente de acá porque estoy pensando levantar una casa por el pueblo.” “Cómo era la gente en el lugar que

dejaste?” preguntó el campesino. “Era gente maravillosa, generosa, abierta y considerada, personas muy finas,” respondió. Entonces, le respondió el campesino, “supongo que encontrarás lo mismo acá!”

el vuelo del cóndor

v

iene la hija de la madre curandera para echarme huito otra vez y casi me desmayo en el sol brillante-un momento de iluminación. Les veo a ellos como transparentes y yo en medio de una visión de luz y amor. Ella trata de traerme de regreso y lo hace con mucha preocupación y no poco miedo de que yo pudiera estar muriendo. Entramos en la casita y hablamos

de este incidente donde yo no quería arrojar ni tenía dolor de cabeza ni de estómago. Tuve un vuelo luminoso. Hablamos de su susto. Traté de afirmarle el poder de sus manos y del huito. También es curandera y le voy diciendo lo que había sido mi experiencia. “No vueles tanto,” me dice Jaguar. “La estás asustando.”

15


16


la preparaci贸n para la dieta cap铆tulo 2

17


18


abriendo la dieta

v

ino el jefe con un balde de agua en carretilla para mi ducha. Fuimos a la casita de arte para abrirla para la dieta. Yo soplé el perfume kananga, shacapeé y prendí palo santo. Él viene vestido de camisa y pantalón largo, blancos con diseños bordados en los tobillos y puños, pecho y espalda-elegante y colorido. Nos preparamos hablando de los sueños de anoche y si nos decían algo sobre la dieta. Lo suyo le tenía en la escuela cantando con sus compañeros y aprendiendo; yo preguntándome sobre las rabias de otros y la mía propia. Buenas señales: estamos en la escuela de merayas aprendiendo, cantando y fortaleciéndonos contra la rabia de otros y la propia. Fumamos la pipa de la paz. Y él sopló con agua florida y oraciones. Me pidió sentarme en el asiento en el centro. Me dice que ahora subo a otro nivel que es del “yosishoco” o abuelo ancestro. Comencé a cantar para ver si la

palabra “yosishoco” entra así. Quedamos en aprender una palabra al día. Me sopla mientras tomo poco a poco el chuchuwasi, planta acuática que surge hacia arriba y da fuerza. Clavowaska ayuda a la sangre, el corazón y los pulmones. Macerados juntos en aguardiente, saboreo poco a poco para percibir la planta y la medicina que ingiero. Ya hemos comenzado esta dieta de merayas. Hoy y mañana aguantamos hasta las 3 de la tarde sin comer nada y después de dos días de este tipo de ayunas, comeremos normal por 7 días con poca sal, poco azúcar y poco aceite. Se toma agua o hierba luisa sin azúcar y se puede comer un solo tipo de fruta por día. Suenan como reglas fijas pero no son. Más que nada son caminos por investigar a partir de otras historias contadas por los abuelos.

19


magia

m

20

agia es la posibilidad de abrirnos sin miedo a los mundos creativos de nuestra imaginación y soñar con la posibilidad de hacerlos realidad. Lo que sale de nosotros nos regresa en el reflejo de otros. Somos como niños curiosos y sorprendidos con la vida y las respuestas de la Naturaleza. Jaguar me explica que hay niveles de aprendizaje en esos mundos. Al principio todo es bello, lleno de música y color. Luego comienzan a aparecer aquellos que te bloquean el proceso. Puedes pelear con ellos con tu caballo adornado, tu ejército de acero y tú totalmente cubierto de acero para protegerte y tus arqueros a tu costado. Y así, lleno de luz, amor y valor, entras en esos mundos de la oscuridad. En algún momento tendrás que detenerte y dejarte llevar dentro de ese mundo oscuro y aprender cómo es para poder aceptar esa parte sombra dentro de ti. Hay muchas formas de batallar. Yo pienso, por contraste, que quiero entrar abierto, con amor y curiosidad, y no dejar que nada me dé temor. El lunes y el martes de la próxima semana tomaremos el jugo de chuchuwasi con

agua de la vida para laxarnos, vomitar y limpiar el cuerpo- dos días. La planta seca todo adentro. Después tomaremos y nos bañaremos con la planta para fortalecernos para la operación después. Me quedo con la incógnita de saber cuál será la operación. La tarde está tranquila, calurosa y la luz ilumina este rincón entre los cantos de los pájaros y los sonidos de la comunidad. Todo es paz y calor en estos días. Todo brilla. Es la hora del atardecer con sus colores profundos y dorados. Es una hora del recogimiento de cosas, las últimas visitas, unas tareas que se puede hacer con una luz que se va disminuyendo. Mi espíritu vuela a estas horas y la belleza alrededor es asombrosa en sus detalles y texturas. Al día siguiente está lloviendo fuerte después de cargarse el cielo todo el día. El ozono da un olor de frescura. La lluvia corre en riachuelos por los caminos y en hilos del techo de palmeras. Crea un tipo de sonido blanco, música para los oídos y con un poco de truenos de vez en cuando.


21


22


la dieta primera fase capĂ­tulo 3

23


24


ceremonia sin ayahuasca

l

a hija de la madre curandera me está poniendo huito en el cabello. La fruta cuando verde y joven sirve para teñir con su jugo y cuando está madura sirve como vomitivo. Se come su fruta, es dulce como limón dulce, y su jugo sirve para reuma y los bronquios. Son tres aplicaciones hoy. Para entrar en la dieta con chawa que es una planta fuerte que nos engordará con fuerzas espirituales, tenemos que limpiarnos. En la casa de la hija, su compañero prepara 3 vasos de hierba luisa tibia con azúcar. Jaguar demora en llegar y hacer el procesosu tiempo es más lento. Comenzamos a tomar tazones de agua tibia después de tomar el vaso de hierba luisa. La idea es llenar el estómago tanto que prácticamente con poco esfuerzo uno comienza a vomitar. El cuñado va primero y es campeón.

A mí no me pasa nada hasta tomar el cuarto tazón de agua. Vomito y después tiro un concierto de pedos que les hace reír a todos quienes nos miran. También produce diarreas, así que fui a atenderlas. Al rato vino Jaguar, descansado, con buen ánimo y un sueño largo. Me habla de un calor circular en su espalda baja y un cansancio de sentarse por mucho rato. Se levanta y comienza a contarme este sueño largo. “Tenemos un hospital grande donde viene mucha gente para ser atendida. Es todo un éxito. Pero otros nos buscan por envidia y tenemos que escapar. Vamos por el río en canoa y nos persiguen. Se encuentra con un tío que está en canoa recogiendo troncos. Jaguar escoge uno para hacerse una canoa. Tienen que atravesar unos rápidos con

25


26

otros que venden troncos. Logran escapar y entrar en una quebrada. Allí les buscan unos tipos que quieren que el tío transporte un kilo de droga por 6 mil soles y que lo entregue en una dirección. Acepta pero de repente tiene que escaparse porque hay luces y allí están aquellos que les persiguen con la policía. Logran escaparse pero se separan. Jaguar toma una lancha que cuesta 10 soles. No tiene. Cuando le viene a cobrar reconoce a un primo suyo y por ser famoso con su grupo musical le dejan pasar sin pagar. Se reúnen después para ir a ver a la mamá y conocerla. Pero en el camino entran en el hospital y todo está en descanso y abandonado. Todos se han ido. Primero habrá que hacer limpieza. Su primo ofrece ayudar y después le bendecirá con una oración porque es fundamentalista. Jaguar le invita a una ceremonia de ayahuasca y después de explicar cómo es

la ceremonia, el primo acepta. Viene otro primo para reparar las casas del hospital y así la gente aparece de nuevo para abrir el hospital de nuevo. Le llamo por teléfono y le digo que estaré allí en 10 minutos. Él me espera con la ceremonia y está quemando hojas de eucalipto cuando se despierta.” Es una síntesis de nuestro proceso y el suyo. Se sienta en el colchón de mi mesa y es para mí una señal de trabajar con curación corporal. Le invito a investigar su postura y ponerse cómodo. Le llevo por un proceso de prestarse atención sin juicio y con curiosidad. Descubre que está apretado. Se aprieta más y desde la comodidad de estar allí, presta atención al espacio que le llama y lo explora. Al hablar sobre su experiencia, me cuenta que el mensaje básico es: ” practicar a diario” y muchas cosas más.

los sueños propios y ajenos

h

ablamos de su decisión de no querer ir a Francia en julio por dos meses. Quiere estar acá con su familia, la dieta y su propio sueño. Su mamá le recrimina que pierde una oportunidad. Él no se siente listo para aceptar la presión de los franceses de

reducir todo el trabajo pedido a este año cuando el proyecto original era de dos años. El maestro artista Amaringo le aconseja de la misma forma. “No te apures. Eres joven todavía. Te llegarán muchas oportunidades cuando estés listo. Decir no a los franceses


es grande y requiere fuerza.” Seguir su propia vida y no la vida que otros quieren para él es un gran reto y posibilidad. Su mujer no quiere que se vaya todavía y que mejor siga dietando. Hablamos largo rato sobre estos temas y la necesidad o reto de meternos más en la ayahuasca que tiene las etapas de escalones o escaleras. Estamos en otro nivel de consciencia ya y esta es nuestra plataforma de lanzamiento como el hospital del sueño y aprender a vivir el sueño propio a pesar de las presiones de otros y con una vista de larga distancia. Es un entrenamiento de líderes para poder andar a solas y bien acompañados. Los franceses comisionan obras de arte. Llevan estatuas y cuadros exóticos de la selva. Tienen exposición-venta y si se vende algo, el artista recibe la mitad. Lo que no se vende se queda en manos de los franceses. Ellos auspician el papeleo y el pasaje de ida y vuelta y estadía en Francia. Los “selváticos” trabajan con pintar, curaciones, discursos, etc. Esto da a los franceses poder económico y cultural sobre algo que entienden poco. Es otra forma de explotación y cambio de valores-oportunidad, venta, dinero, reconocimiento, fama. Pero el curanderismo tiene otra forma de ver las cosas. La dieta es nuestra vitamina, refugio,

refuerzo. La ayahuasca es nuestra guía y maestra. Las cosas ocurren cómo y cuándo tienen que ocurrir. Vamos aprendiendo acerca de nuestra forma de responder. Podemos decidir que sí o no por el sentido del momento y nuestra preparación. No se apuran, los aprendizajes toman tiempo de vivir y digerir. A veces puede tomar un año o más para por fin comprender el efecto de la decisión tomada. Para eso hay tiempo de cosecha. Hay tiempo de espera. Hay tiempo de sembrío. El tiempo de la Naturaleza es diferente de los tiempos de la ciudad apurada. Qué respuesta se puede dar a las personas que lamentan que estás perdiendo una oportunidad cuando no haces lo que ellos creen que debes hacer? No es verdad. Lo que te piden a ti ellos mismos deben hacer. Es otro día de lluvia. Me encantan los días lluviosos así, no sólo por lo que hace a la tierra y las plantas sino también porque es un respiro, un recogimiento, un día sin tiempo de reloj. Los árboles y las plantas altas que se pueden ver desde estas ventanas son reales y abundantes sin los adornos que pone la luz del sol. Sus formas, espacios en blanco y túneles vegetales que bailan en su densidad son reconfortantes en estas épocas de un presidente que supuestamente quiere privatizar la selva. Su gobierno

27


apoya dejarla desarrollar hacia el mundo moderno de dinero y avaricia con la tala de los bosques y la contaminación de los ríos y tierra por las minas, los petroleros, los madereros y los narcotraficantes. Es tan bella la vista panorámica que tenemos a través del arco de dos shibones que forman un tipo de cuadro ambiental con una casa en la colina cerca de la maloca con cielo azul y los colores del atardecer. Lo llamo “La Puerta de Nuestro Tesoro”. A las personas que nos visitan les muestro esa puerta y les invito a ponerle título. Mi reclamo es: “No dejemos que nos lo quiten!”

28

Uno de los aprendizajes de ayer era que las plantas nos guían, nos muestran su mundo cuando estamos en relación con ellas. No controlamos su forma de tocarnos pero si estamos abiertos, nos muestran cosas

fascinantes. Ayahuasca como la madre planta nos enseña aun más y siempre nos sorprende. Es el séptimo día de la dieta. Hoy agregamos chawa que tomaremos una vez y con la cual nos bañaremos, combinada con huayusa para entrar en el camino de los merayas. Así continúa la dieta de comida de estar de ayuno hasta mediodía y comer con poca sal, azúcar y aceite. En la tarde se puede comer fruta y tomar agua. No sé adónde nos llevará todo esto pero según uno de nuestros maestros, la dieta es nuestra ancla, aliado y fuerza y por eso hay que dietar siempre. Unos meses de descanso y de nuevo, como una forma de autodisciplina, limpieza y preparación para las curaciones. Acá es más fácil porque todos los curanderos lo hacen a cada rato. En otros lugares es más difícil porque no hay el estímulo de otros acompañantes.

una amenaza

j

aguar me pregunta si tengo mis papeles acá. “No,” le digo, “por qué?” “Porque me han fregado de nuevo. Dentro de una hora llega la policía para revisar acá porque han dicho que yo soy pelacaras. Agarraron a un cuñado ayer en el puerto por

ser pariente mío y han dicho que ha matado a un niño de 9 años que encontraron por su comunidad, sin cara y órganos.” “Qué? Absurdo!” Un francés que visita dice que es por plata para que los curanderos paguen impuestos, especialmente aquellos que traen


turistas y ganan bien. Jaguar comienza a preocuparse y le tratamos de calmar y animar. Primero es un rumor, luego es una suposición falsa. Es envidia. Podemos elegir meternos en esta densidad o elevarnos encima de acusaciones así. Quien tira mierda tiene bastante adentro. Y así vamos hablando sin miedo, con convicción y solidez. Hablamos bastante de la dieta de un año, del camino de los merayas, de las personas que vienen para hacer turismo, su comprensión desde lo racional versus la experiencia vivida desde el corazón. Me cuenta de cómo Amaringo, el artista famoso de acá, le dijo sobre un café en Francia, “Mira, Jaguar, dónde estamos. Esto no es nuestra vida. Pinta, pinta, pinta. Cuando viajas dejas tu proyecto y cuando regresas todo ha cambiado y sale chueco con lo nuevo. No te preocupes de la fama o el dinero. Ya te llegará.” Me dice Jaguar que le habían invitado al viejo Pablo a Sudáfrica para ganar harto dinero y él se rió, dijo que no y que ahorren su dinero. Es realmente interesante toda esta conversación porque señala uno de los dilemas generales de los grupos étnicos acá. El gobierno quiere privatizar la selva y va a haber paro nacional el 15 de junio para protestarlo. Quieren traer a turistas para ganar dinero. Otros querrán

hacerlo pero nosotros no. Hablo de lo que el turismo hizo con la comunidad hawaiana que ya trabaja para servir a los turistas y paga caro para vivir en su propia tierra. Utilizamos a los nativos para entretenernos y les tiramos migajas creyendo que les estamos ayudando. Será verdad que el turismo y los proyectos financieros desde afuera levantan al pueblo o más bien crean dependencias? Jaguar llega a las 9 cuando ya había salido yo afuera de la casita para tomar un poco de aire. Me dijo que había encontrado amigos y parientes que habían escuchado que estuvo en la cárcel por ser pelacara. Es un rumor del pueblo muy dañino, como una difamación. Su cuñado tiene un trabajo en una comunidad y va a averiguar quién ha sido la persona que comenzó el rumor que ya se ha anunciado por todo el Río Ucayali. Es increíble que permitan noticias así en la radio. A la gente le encanta pensar mal del otro, especialmente si tiene éxito. Decidimos tomar la dieta como norte, hacer las averiguaciones pero elevarnos encima de esa densidad nociva y seguir adelante. Si tenemos que confrontar autoridades, lo haremos en su debido momento. Hoy tomamos chawa. Está preparado con un poco de agua y huaringa, el perfume.

29


Atamos un ramillete de achiote a mi casa para ahuyentar a los malos espíritus y los lobos. Vamos a proceder así. Es chawa y huayusa. Baños con chawa y huayusa esta semana por 7 días. Vamos a ir bajando paulatinamente la comida hasta poder dietar pescado y plátano por dos días y luego 3, luego 4. Esto nos fortalece y mantiene. Cuando viene un paciente y nos pide dieta, les decimos a los más enfermos que coman y si no quieren comer, que coman fruta. Los que están mejor les bajamos un poco

la sal, el azúcar y el aceite y ayunan hasta mediodía. Los que están parados ayunan hasta las tres, comen y están así por dos o tres días. Jaguar ya no cree en las dietas que le van cerrando, que no puede comer sal, azúcar o aceite por 15 días. Él ayuna todo un día y de allí come lo que quiera y funciona. Si está panzón, baja comida, no come o suprime papas y arroz. La dieta de un año es amplia y se sigue tomando y bañando con plantas.

chawa

m

30

i primera reacción es sentir frío en todo el cuerpo. Recuerdo lo que me dijo el cuñado de elevarme encima del frío. Me imagino haciéndolo y queda alguito pero disipa. Luego siento hincones en mi pie derecho lisiado y mi estómago. Tengo hartos sueños que me toca contarle a Jaguar como parte del ritual. Es una planta fuerte. Estamos buscando a nuestro propio meraya interior. Regreso a la casita y comienza a llover suavemente. Por mientras el parlante del asentamiento humano escupe veneno, quejas, amenazas políticas y lo usual en los discursos de personas encantadas de escuchar sus

propias voces. Es de los apristas, es decir del gobierno. Bulla! Todas las interrupciones, todos los obstáculos que aparecen en estos días son pruebas para la dieta y nos entrenan a estar preparados para todo. Y mantener nuestro norte. Me intriga y me encanta la compleja danza de la vida acá. Tantas cosas ocurren en un día y a veces en las ciudades con sus distracciones no me doy cuenta de las sutilezas. Acá en esta “escuela” sí porque todo tiene el significado que le ponemos. Está bien que yo esté acá. Mantener una dieta de esta naturaleza requiere de una enorme cantidad de autodisciplina y comprensión. No es para


bajar de peso. Es para tener fuerza para las curaciones y para poder dar dietas a otros. Uno junta la cabeza con el corazón y lo que habla desde la boca tiene la fuerza de la dieta de la curación. Si sale que alguien debe dietar manzana o uva, la manzana y las uvas contienen la fuerza de la dieta del curandero. En la distancia la hijita de Jaguar canta a todo pulmón. Ah, la libertad de los niños para expresarse! Esa niña me eleva el espíritu con su sonrisa y gracia. Es una pequeña curandera ya.

Al rato llegó el cuñado con el susto de ser acusado de ser pelacara. Va a viajar hoy y quiere saber quién le había denunciado con tal calumnia. El jefe de la policía de acá dice que no pueden hacer nada hasta tener algo concreto que investigar y hasta ahora no hay nada concreto. Tiene razón. Es una psicosis colectiva que produce miedo y desde allí una caza de brujos. Los turistas están en peligro. Están vistos por muchos como pelacaras y traficantes de órganos.

refinando la purga

h

emos venido a una clara en la vegetación donde está un piso de cemento de una casa anterior antes de comprar el terreno. Barrimos la plataforma y pusimos una banca mirando a la vegetación y el fuego. Construimos el fuego en una pequeña colina. Vino la mujer del jefe para prender el fuego porque lo hace bien. El hijo mayor y un músico vacían las botellas de ayahuasca en la olla. Jaguar me pide soplar al bosquecito de ayahuasca que crece por allí y del cual va a cortar unas ramas. Lo hacemos. El hijo va por el martillo mientras Jaguar corta la soga de ayahuasca y la chanca con el martillo. Ponemos la

ayahuasca machucada en la olla. Eran 16 pedazos de la planta y echó 18 hojas de coca a la mezcla. Agregamos chacruna y algo más. Yo me senté después y el músico tocó guitarra y le acompañé con la shacapa. Luego Jaguar se organizó para crear una nueva canción para su grupo musical basada en un poema de niños de las comunidades del Río Ucayali. “El río está triste porque está lleno de basura. El árbol está triste porque están cortando bosques de sus hermanos.” Pone un contenido ecológico y político en idioma y no en español. Si alguien quiere saber qué significa le dirá pero sólo si tiene interés verdadero. Yo escribo y miro los

31


cambios de luz. Estoy encargado de vigilar la olla cada 5 minutos. Por fin la purga está refinada, la tapamos, dejamos morir el fuego

y luego enfriar la mezcla cocida antes de ponerla en botella.

la noche: baños y cantos

p

ido permiso para ir a bañarme. El agua con huayusa y chawa está fría pero después del primer choque, lo aguanto. El cuñado acompañante de la dieta me ha dicho que desde hoy él va a ikarar los baños. Hay ayunos hasta mediodía. Sin embargo, no pierdo peso. Será diferente de la compañera de Jaguar que dice que cuando come poco gana peso y cuando come mucho pierde peso. Ella entonces está en control de su peso.

32

Voy a la casita para cerrarla. Viene el cuñado con los chicos para decirme que él me ha visto en su sueño ayer dónde él chequeaba cómo me va con la dieta y dice que todo está bien. Seguimos así por 12 días más. Yo voy a preparar el baño chapeándolo con rezos y pedidos. Él lo va a ikarar con huaringa que ya compró. Se van y cierro la casita.

El niño mayor se queda y me acompaña a mi casa. Nos instalamos en mi hamaca y tomamos mi hierba luisa y hablamos. En un momento me comienza a cantar una canción completa con toda su letra. Esto se convierte en una melodía de unas diez canciones con sus letras y todas diferentes, incluyendo el himno nacional completo que es larguísimo. Me quedé estupefacto con su memoria auditiva. Contamos los días hasta que complete los 10 años. Decidimos practicar un canto con instrumento y danza para su santo-una sorpresa. 15 minutos al día después del almuerzo. Le acompaño a su casa con linterna. Tiene miedo de los pelacaras. “Buenas noches. Hasta mañana. Cabanon. Kawé.” Me recojo en el mosquitero bajo la frazada para calentar los huesos y me quedo dormido.


este clima es de monos gordos

l

lovió toda la noche. Me desperté al canto de los pájaros y después de barrer fui a la casita donde habían amanecido Jaguar y el músico. Nos saludamos y nos instalamos con música improvisada de flauta, tambor, guitarra entre ellos. Hablamos de cómo acá no tenemos planes de horarios fijos. No sabemos cómo va a ser el día. Tenemos tareas y las hacemos en su debido momento. Pero el día fluye libre sin horarios fijos. Este clima antiguamente era el tiempo cuando los monos comían a reventar. Su grito les partiría por la fragilidad de su piel por estar tan llenos. Hacen un sonido como puchero. Cómo sabían los abuelos que este mes era así? Probablemente con aguda observación. Dicen que vamos a seguir con este clima unos 7 a 8 días más. Viene la hija para aplicarme huito cuatro veces. Tiene que secarse entre aplicaciones. Si me baño todos los días, no dura el pintado de negro en el cuerpo ni una semana. En el pelo dura más o menos cuatro meses. Es un buen vomitivo cuando la fruta es tierna, como para pintar el pelo.

Viene el compañero de ella, el cuñado acompañante, y me dice que si yo sueño acerca del pelo o la cabeza, no debo mencionarlo a nadie porque el crecimiento del pelo se quedará estancado allí donde está. Regresamos a mi casa y allí llena el balde a la mitad y yo chapeo las hojas. Las rompo en pedazos y las froto hasta volverse verde y olorosa el agua. Pongo agua florida en cruz, timolina en cruz, perfume de ruda y huaringa en el centro y en círculo alrededor del interior del balde. Tengo que lavar la cabeza con agua, frotar las hojas en mi cara, mi pecho y corazón, mi abdomen y mis axilas y luego bañarme con el agua. Es refrescante y oloroso este baño con plantas. Me dice que hay que limpiar la maloca, la casita, la casa grande, la casa de la madre para estar todos conectados. A partir de mañana nos bañamos con chawa hasta terminar esta etapa de la dieta. La mitad del balde será para limpiar mi casa adentro y alrededor y con la otra mitad me baño. En su debido momento limpiaremos las otras casas.

33


34

Por fin una noche estrellada, clara y fresca. Vino el cuñado para charlar y esperar a Jaguar. Llevamos la olla de ayahuasca con nosotros a la casita. Nos instalamos. Sopló la purga, nos humea a cada uno y vacía dos tacitas en el pote más grande y es la porción tomada. Luego bebimos una pequeña porción de perfume de Kananga y esperamos. Yo nada, con sueño y diálogo interno. Todo tranquilo. El compañero está mareado y dice que ha visto nuestros cuerpos, que son fuertes las plantas que vamos dietando y van entrando bien. Jaguar comienza a cantar muy suavemente como para acompañar a la noche y pienso que soy afortunado de estar en una choza en medio de una chacra en la selva amazónica en una noche estrellada tomando ayahuasca en una ceremonia antigua con mis amigos shipibos. Otro mundo yace afuera. En la tarde cuando la hija me aplicaba huito mencionamos cuán diferente es vivir acá que en la ciudad. Después de cantar Jaguar, sugiere tomar más y aceptamos. Tomamos una segunda copa y aunque el proceso fuese muy lento, sí nos mareamos esta vez. Él y yo tocamos guitarra y zampoña para entrar. Yo pasé mucho tiempo visionando mi cuerpo y soltando los nudos y tensiones y luego vinieron las imágenes. Era una visión suave y todos nos quedamos en silencio,

nada de íkaros y amanecimos en la casita. Me desperté a la madrugada con la salida del sol. Parece que va a ser un día soleado en parte. Los días y las noches mueven en un enredo enmarañado de eventos, personas y procesos creativos, al ritmo de la selva y su naturaleza. El sol ha aparecido y quedado hoy. Hay nubes de algodón, una leve brisa y el siempre agradable canto de los pájaros. Todo está tranquilo. Vamos a investigar por qué la mareación fue tan lenta. Agregaremos más chacruna en un nuevo refinamiento hoy día. Si no funciona, probamos otras cosas hasta lograrlo. El aire de otras medicinas puede estar afectándola. La dieta en sí, quizás. Es parte de la prueba de ser merayas. Yo le explico que en mi caso en esta ceremonia estuve muy conectado con sentir mi cuerpo, postura y la soltura de músculos profundos cercanos al eje. Al final de esta experiencia sabremos si nos ha servido o no. Vamos a vivir la experiencia primero y dejarnos guiar por las plantas y nuestra creatividad. De qué sirve hacer una dieta de un año en el camino de los merayas sin bañarse con jabón y champú y sólo plantas por 15 días? Qué pasa con el cuerpo al ayunar hasta mediodía, comer un


almuerzo abundante de arroz, papas, pollo o pescado, menestras, ensalada y refresco de fruta y fruta en la tarde y de vez en cuando una jarra de chapo y/o hierba luisa? Qué ocurre si nos bañamos con estas plantas

poderosas e ikaradas por 15 días? Cómo nos abren y dan fuerza vital? Cómo es pertinente el proceso de no visionar y cuál es el camino hacia el visionar?

la marca de huito

l

a hija de la madre curandera me llama para cerrar con el huito. En silencio en el calor cómodo de la tarde procede a mojar mi pelo con el huito y masajear el cuero cabelludo por más o menos 15 minutos. Le dije que con estas manos podría dedicarse a esto y cobrar plata. Se rió. En el descanso mientras se secaba fui a ver La Puerta de Nuestro Tesoro. Bonita. El segundo y último baño con huito era igual. Me sentí con 5 kilos menos de peso después. El compañero de ella me cuenta que el meraya tiene que dominar el agua, el aire, el fuego, la tierra, las estrellas, las nubes y el cielo. Puede transformarse en ellos cuando necesita

hacerlo. Según él estas plantas son muy poderosas y tienen a sus duendes merayas que nos han recibido, nos acompañan y nuestros cuerpos brillan con luz y el aliento con estrellas. Tenemos dientes dorados que brillan y llevo tres cushmas para terminar en una que es blanco. Él observa nuestro proceso pero no se ha bañado con estas plantas todavía. Sopla el agua para el baño varias veces, me pide soplarla tres veces y mientras él sopla yo debo soplar su corona 6 veces y luego yo al balde tres veces. Ya está listo el baño y debemos bañarnos con los mismos procedimientos de ayer.

35


toma fallida

d

ejo mi mesa destapada por si acaso hay toma de la purga en la noche. Vuelvo a mi casa y me baño con estos ricos olores de plantas. Me meto en el mosquitero porque no quiero pelear con los zancudos. Más tarde me levanto y el cielo está claro, despejado, lleno de estrellas-una noche esplenderosa. Pasa la madre y pregunta si hay ceremonia y le digo que creo que sí pero depende de la purga que había que refinar más. “No,” me dice. “Ha venido el primo de Jaguar y ha traído ayahuasca.” Viene el

36

cuñado y vamos a la casita. Llamamos al primo y su mujer que estaban en la maloca. Nos instalamos. Se sopla a la ayahuasca, abriendo la ceremonia. Nos sirve 3 copitas a los participantes. Se apaga la vela y esperamos. Me produjo cansancio. Todos echados y roncando, ni señal de íkaros y yo sentado esperando visiones. Nada o muy poco. Por fin me echo también y me quedo dormido en el piso sin colchón. Pero duermo y me despierto a un amanecer lleno de sol y pájaros.


37


cada día somos nuevos

e

38

l escenario está puesto. Es una casita rectangular. El sol entra por el este y baña el lugar con diseños de luces y sombras en el piso de madera y alumbra la parte baja de la cortina curativa de macramé que cuelga en el centro del espacio. La mesa de trabajo de Jaguar está pegada a la pared del este y contiene sus pinturas y herramientas de escultura y el cuadro que pinta en el momento. La escultura que pinta está apoyada contra una pared lateral. La guitarra descansa a su lado, parada. En este lado, el oeste, hay dos mesas particulares y una en el centro que es la común y de los merayas cuyo espíritu nos acompaña en estos días de dieta. Los pájaros cantan y el resto es silencio. Conversamos sobre cómo todos habían dormido anoche sin visión y sin canto. Será que la purga está mal o nosotros. Si se toma ayahuasca no se debe mezclar con otras cosas hasta después de 3 horas cuando la ayahuasca está en la sangre. Shacapeo mientras hablamos de medicinas y las dietas. El primo dice que las primeras pruebas vienen a los tres meses y la gran prueba a los 8. Justo el tiempo que estoy

acá. Jaguar comienza a contar historias acerca del abuelo. Le imita y el primo se ríe, reconociéndolo. El abuelo en sus ceremonias toma y se echa. Luego voltea a un costado encogido, agarra su pipa y comienza a arcanear y traer a todo y juntarlo. De allí Jaguar cuenta historias entretenidas con detalles y pausas que nos meten más y más en sus narraciones. Cuenta de la primera vez que vio a su abuelo bajo ataque y como en un momento cuando su abuelo estuvo abatido le pidió cantar y Jaguar se sintió como aprendiz. Pero el aire de su abuelo entró en él y comenzó a cantar. Luego pudo sentir cuando el aire del abuelo salió de él y cuando trató de cantar así de nuevo, no pudo. El abuelo le habla de la dieta sin dieta. Si dietas “Niwe Rao” que es el padre de las plantas, entonces no tienes que dietar palos. No me permite grabar estas historias. “Si prendes la máquina, no hablo,” me advierte, riendo. Agarro la idea. A la vez es una forma de entrenar la memoria y la escucha. El abuelo saca su canto de las personas que no siguen la dieta. Se puede hacer tres veces pero la cuarta es fatal o te puede enloquecer. Vamos a refinar la ayahuasca y seguir con nuestro plan de siete noches hasta marearnos bien. Podemos estar sin


visiones porque generalmente no se toma durante la dieta sino después. Al hablar

sobre el tema recordaron momentos cuando se habían enloquecido y no sabían a dónde les llevaría la planta.

cocinando la purga

v

oy a la cocina para cocinar la purga. El ambiente cambia. Estamos en la oscuridad de la cocina, yo en una banca frente al lugar del fuego, los chicos se sientan en una madera en el piso mirando el fuego. Jaguar corta leña con el hacha en la oscuridad y los chicos y yo jugamos. Jaguar hace el ritual de comenzar el fuego y lo miramos, absorbidos en su luz y calor y movimiento. Cuando ya hay un fuego pone una olla con agua y mete las hojas de la chacruna que da visiones. Él se sienta contra la pared al lado del fuego. El hijo mayor de Jaguar se sienta en la tabla contra un

mueble, en la sombra. Jaguar comienza a cantar muy suavemente a la chacruna sobre el fuego, ya hirviendo. De vez en cuando chequea el color y espesura del agua. El hijo se entristece con el canto de su papá y llora con él. Está callado y retraído. No habla con su palabra-solo mueve los ojos y la cabeza. Jaguar sopla a todas partes para sacar la negatividad. Es una escena para recordar. Cuando la chacruna estuvo refinada, primero metió el jugo de ayahuasca, luego las hojas. Como falta leña, comenzamos a refinar la olla grande hasta donde da, y compraremos leña para terminar mañana.

qué ocurre? es la purga o nostros?

v

amos a la casita y nos instalamos. Jaguar, el primo con su mujer, y yo. El primo había traído otra botella de ayahuasca y había refinado más. “Hoy, sí, vamos a visionar.” “A la tercera, vencidos.” “Seguimos hasta no poder.” “Es una prueba.” El primo oficia. Nos sirve tres copitas en un recipiente más grande. Me acomodo en el colchón

frente a mi mesa y espero. Tengo todas las sensaciones de visionar, imágenes veloces pasan por mi vista, me mareo y tengo dolor de estómago. El primo comienza a sisear y luego cantar clara y lentamente. Me gustaron mucho sus íkaros. Tomamos una segunda vez 2 vasitos-5 en total-y esperamos. El canto está bajo. Prendimos vela y fui a mi casa

39


a buscar tabaco. Fumamos y comentamos lo que ocurre. Jaguar va a la mesa de los merayas y me llama a sentarme frente a él. Se apaga la vela y después de un largo silencio, él comienza a cantar suavemente una serie de íkaros que siento entrar en mi cuerpo y calmar el estómago y la mente. Después me sopla. Pone la vela detrás de la cerámica de la mesa en el centro para dar luz indirecta y un efecto de sonido. Viene y toca la guitarra como un arrullo en la noche. Termina y vamos todos a casa. Continuaremos mañana en la noche.

40

Me habré acostado a las 4 a.m. pero cuando me llamaron temprano, me levanté enérgico a una mañana soleada y fresca. Había venido un tío y conversamos en mi casa. Hay un grupo de trece tejanos de los Estados Unidos en su comunidad y quiere asegurar que el jefe allí tome en cuenta cosas que necesitan hacer para cuidar bien al grupo. El grupo llegó a través de una referencia y contactos de personas. Por eso no es un programa formal. Van a ayudar a cavar un pozo. Él ha venido a charlar conmigo y construir mi jardín frente a mi casa. Le tomará tres días y si no termina vuelve al grupo en la comunidad y luego regresa. Hay que tener flores y plantas medicinales porque su fuerza me protegerá a mí y la casa. Comienza mañana.

Sembramos yuca con los chicos. Se corta una planta viva y al sacarla de la tierra tiene yuca como sus raíces. Trozamos el palo delgado más o menos el largo de un pie. Se cava una trinchera poca profunda en la tierra. Yacen dos trozos echados en la trinchera con una parte saliente al aire y se cubre el resto con tierra. Se afirma la tierra y ya está. Dicen que en tres semanas tendremos plantas tiernas. Voy a la casita para estar a solas y en quietud durante la tarde. Tiempo para asimilar y procesar estos días de dieta. En todo momento he sentido esta vez que estamos en esta dieta juntos con los mismos elementos básicos. Todavía tenemos que refinar la ayahuasca para la cuarta toma esta noche. Los niños juegan por la cocina, los perros ladran con el movimiento, una lejana orquesta entra y sale de nuestro campo auditivo y el sol brilla fuerte. Jaguar me dice que está recordando todo lo que le había dicho su abuelo acerca de cómo entrar y salir de una dieta, qué hacer cuando hay trancas y cómo hacerlo. El músico comienza a entrar con guitarra y Jaguar agarra el ritmo con los tambores. Los chicos habían llegado y jugaban calladamente con sus tapas. Los músicos me invitan a acompañarles y llevo la maraca. Sale algo bonito. Improvisamos una segunda vuelta,


yo con shacapa esta vez. Salió bonito y me quedo sorprendido de poder improvisar con estos músicos y conectarme a través del ritmo. Hay que escuchar al conjunto y a uno mismo e ir jugando con esto. Me encantó. Me indican que hay que barrer la maloca, que vamos a tomar allí hoy. Primero hay que prender la pipa y soplarme y todo el local. Barrer luego, y para cerrar y limpiarme, debo bañarme con piñón, ayahuasca, bimpish y el palo cerca de mi casa. Describe que debemos usar una de las medicinas sólo en la mañana para no chocar con la ayahuasca en la noche. Y ya venceremos el cansancio hasta querer tomar todas las noches. La próxima semana no vamos a mezclar nuestro baño de chawa y marusa. Con la marusa no se juega. Se va y me quedo columpiando en la hamaca, gozando de todo. Después, en la casita, en un momento miramos a nuestras mesas, las sentimos y nos preguntamos qué falta acá. Él dice que ordenar su mesa. El local estuvo invadido por la fuerza del mundo de la ciudad. Al recuperar una sensación de espacio esta mañana, comenzamos a abrirnos y

explayarnos más. La energía de la casita es positiva. Tantas cosas pasan en ella. No puedo explicar en palabras toda la riqueza de este momento en mi vida y para todos, en realidad. Viviré la experiencia día a día, y a finales quizás entenderé un poco más de lo que ocurrió. Por mientras, registro el proceso. Acá en frente está mi guardián, el pájaro rojo. Es el único rojo que he visto acá y es una anomalía. Las nubes son de algodón contra un cielo de parches azules. El canto de los pájaros son íkaros y monólogos. Hay una leve brisa, así que no hace tanto calor. La hora del almuerzo se acerca y mi estómago en ayunas gruñe con apetito. La dieta es nuestra fortaleza y ancla. Mantener la dieta a pesar de las interrupciones y distracciones es el reto. La costumbre después de una buena mareación es descansar en la mañana o todo el día siguiente. Va a ser un día así. Faltan dos noches más para completar las 7 ceremonias! La dieta de plantas cambia hoy a chawa y marusa.

41


la ayahuasca

l

42

a ayahuasca es medicina fuerte. Toma control del cuerpo que deja laxado y sin ganas de moverse. Controla las visiones que son siempre diferentes, como parte del Soñando. Si estás trancado o cerrado, es, según esta creencia, porque alguien está haciéndote daño por alguna razón, para que no puedas salir. Puedes pelearte para salir y ser víctima acosada. O puedes sentarte en medio de lo que hay y abrirte al momento. Pero la planta también parece tener sus etapas de desarrollo. Al principio todo es bonito y asombroso. Luego entran las sombras y las dudas como pruebas. Las relaciones mueven entre la fluidez y cercanía al distanciamiento con penas y rabias. Hay etapas de muchos cierres y trancas para aprender cómo salir de ellos y reubicar nuestro norte en medio de la incertidumbre. A veces necesitamos ayuda de otros para que nos “vean” o “curen” o ayuden a salir de la tranca. Hay momentos, especialmente en medio de las mareaciones grandes, cuando la purga toma asiento en la boca y la boca del estómago produciendo ganas de vomitar. Son momentos de no moverse. Hay un largo periodo de silencio al comienzo cuando en la oscuridad cada participante deja que entre la purga y su visión en su cuerpo.

Cuando hay un chequeo para saber si todos estamos mareados, uno de los curanderos comienza a cantar después de sisear. La visión continúa y vacila hasta estar tomada por el íkaro. El timbre de la voz y los sonidos de los íkaros van entrando en el cuerpo y con sensibilidad, se pueden sentir. Los íkaros son canales multicoloridos que trasmiten la medicina del canto al otro. Cuando varios cantan juntos, estos canales bailan y se interactúan en el espacio. Hermoso. La ayahuasca nos hace pasar muchas pruebas hasta poder vivir con ella. Es una relación de las etnias con el poder curativo de las plantas en plena Naturaleza. El ritual de soplar la purga, ikarar a un mapacho, tomar un poco de agua florida después de tomar la copita son elementos especiales. Hay un momento antes de tomarla que es de petición de oraciones. Todavía después de 5 años, cuando ya tengo la copa en mis manos, el olor y el recuerdo me sacuden con un reflejo de vómito. La tomo y así, persona por persona en la ronda, hasta haber tomado todos. Después de un rato se apaga la luz de la vela y estamos con la noche y nosotros mismos. Una ceremonia puede comenzar por acá a las 9 ó 10 de


la noche y durar hasta las 3 ó 4 a.m., según la purga y la energía del grupo. A veces podemos aburrirnos, desanimarnos, criticarnos, cerrarnos. Pero seguimos hasta no poder. Es decir que el aprendizaje de este camino es más fuerte como norte que las distracciones en el camino. Es el viaje del héroe otra vez y todas estas pruebas pueden enseñar lecciones importantes. Yo tengo una actitud más bien de decir “Vamos a ver qué pasa. Será cómo es y lo acepto así.” Me da mucha paz poder en ocasiones aceptar lo que hay como regalo del universo y no tener que cambiar nada. Jaguar, como el joven guerrero que es, necesita hacer algo, buscar formas y métodos, y saber cómo los otros le han trancado y yo agregaría, también investigar cómo se ha trancado a una parte suya. El adentro y el afuera al mismo tiempo. Por eso nuestras conversaciones son tan interesantes. Hay veces cuando la persona y los grupos son desagradables por toda la negatividad y sufrimiento que traen consigo, como si llevaran su propia tormenta consigo por todos lados. La realidad es lo que nos toca. Si la rechazamos, sufrimos. Si aprendemos a decir que la vida es luz y sombra y todo es aceptable, vivimos contentos. Como plantas, crecemos en épocas de lluvia y nos marchitamos en épocas de sequedad.

Hay tiempo para todo. Somos hologramas del universo interior y exterior. Lo que decimos a otro le afecta a nivel vibracional y emocional. Cuál es, entonces, el propósito de tomar ayahuasca además de todas las connotaciones familiares y gremiales? Para aprender juntos sobre estos universos paralelos y porque nos cura y nos fortalece a su propia manera según la vida que habita el cuerpo que la recibe. A veces ocurre lo opuesto y hay uno que otro grupo que se cohesiona bien. Hay confianza y apertura. Cada uno en su lugar es parte de un círculo humano contento. Los íkaros y las visiones vuelan a espacios luminosos llenos de diseños que nos elevan, nos expanden y nos abren a una alegría de estar vivos en la abundancia de este mundo. En la vida moderna nos compartamentalizamos, nos encerramos con obligaciones y horarios, y nos esclavizamos por el dinero para poder vivir porque creemos que sin dinero, no vivimos bien. Es un pensamiento que guía la vida moderna. La ayahuasca nos recuerda que nuestra visión de la vida y cómo la vivimos es mucho más compleja, multinivelada y de más universos paralelos de los que podríamos imaginar. Despierta al sabio interior que sabe hablar y narrar desde lo ancestral. Ayuda a esclarecer el camino por tomar. Al dejar de cantar tu

43


44

canto, puedes soplarte a ti mismo y al espacio o a cada uno o a quien quieres regalar tu canción para su banco interior. En una cultura auditiva la memoria auditiva está mucho más desarrollada y se puede escuchar una vez, captar la idea o la canción, y recordarla meses después! Aunque todos quisiéramos siempre lo bello, y lo luminoso, rechazamos visceralmente cuando viene la oscuridad. Pero voy redescubriendo las maravillas de la oscuridad. Hay sombras y se despierta la imaginación. Salen los bichos, y los sonidos en las casas son de arañas que comen zancudos, hormigas de todo tamaño, cucarachas y quizás un pericote de vez en cuando. Las estrellas, las nubes y la luna son siempre fascinantes. La vegetación se yergue alta, densa y oscura. Mejor caminar los caminos trazados por otros. El cansancio relaja y la mente y la consciencia se expanden libremente volando en los niveles de recuerdos y sueños. Las ceremonias son espacios libres y puede pasar de todo. Enseñan flexibilidad y apertura con un buen sentido de humor. Estamos para elevarnos y no quedarnos sólo con la densidad de lo cotidiano. Al limpiar y elevar el espíritu, lo hacemos por nosotros y todos los que están participando y lo que llevarán a sus relaciones. La presencia es importante acá. Para la casa o el trabajo, ropa cómoda y hasta manchada. Pero para salir a la calle

hay que vestirse bien como presentación. Sin embargo, para las ceremonias de ayahuasca todos vienen cómodos con frazadas, agua florida y mapachos porque saben que van a pasar la noche acá, durmiendo en el piso. Es parte de la vida cotidiana de esta etnia. Quien tiene ayahuasca invita. Siempre se forma un grupo, y muchas veces los visitantes y la familia son el grupo. “Pero es una droga, un alucígeno!” dirán algunos. Acá es considerada medicina, la madre de todas las plantas con una actitud de reverencia y respeto por las plantas y sus poderes que el anterior contexto no toma en cuenta. Es un pre-juicio. Las personas que acceden sólo para tener visiones bonitas las tendrán o no. Aprenderán algo pero es probable que se alejen porque la ayahuasca sólo te premia si decides entrar en su mundo y aprender de ella. La ceremonia con ella es un ancla para la comunidad. Las hay con enfermos, visitas, o porque nos llaman y acuden para escucharla cantar y así, curar. Como la vida ha sido justa y generosa conmigo, me ofrece la experiencia más compleja que jamás he vivido, en el otoño de mi vida. Voy despojando partes y posesiones como tronco pelado. Y después de un tiempo de espera, como por milagro, con la correcta combinación de lluvia, sol y niveles de calor, brota nueva vida en


los troncos y comienzan a florecer hasta convertirse en nuevas hojas o ramas. Esta experiencia es la corona luminosa de mis dietas y con los pies bien plantados en la tierra.

estuvo en forma y contó chistes en idioma y todos nos reímos con su histrionismo y juego de voces. Hay mucha risa, buen humor y anticipación. Después de un largo rato así, otro tío ikaró la purga y Jaguar la sirvió.

Estoy solo. El tío ha ido a comprar plantas para mi jardín. Ya regresó. Encontró a una señora cerca de acá que vendía, así que no tuvo que ir hasta la ciudad. Le dije que use toda su creatividad y libertad para hacer el diseño que le parezca. Va a ser bonito e incluirá rosacisa, plantas de la vida, una enredadera que produce flores amarillas y dejaré la parcela cerca de la bañera para los chicos, quizás. Sugiere plantar una hilera de árboles hacia la otra casa ya que los guavas caen cuando viejos.

Demoró la llegada. Por la primera vez sentí que la ayahuasca me habló y se me acercaba. De repente mi estómago se removió, sentía unas ganas de vomitar pero sin hacerlo- hay como una electricidad que me ronda en el cuerpo. La visión se abre y me enseña su palacio. Entro en un cuarto que se va abriendo en estructuras imposibles llenas de bóvedas y paredes que brillan con joyas y luces. Vamos a los vastos campos del jardín y luego cuarto por cuarto visiono diferentes cosas. Me mareé bien. Comenzó a llover muy suavemente con ráfagas de brisa para acompañarnos. Todos cantamos y en un momento de suprema excitación es como si estuviéramos cabalgando juntos, cada uno con su canto propio y fuerte. La mezcla de voces, íkaros y la interpenetración de los canos es de una belleza increíble. Eventualmente le sigo a Jaguar que está en su mesa y yo en el trono en medio. Hay conversación pero yo sigo visionando. La madre planta se acerca sigilosamente y me alegro poder sentir cuando se acerca. Nunca he tenido la claridad de esta presencia así. Bacán- descansé un rato, y el tío cerró con

El día pasó volando y me preparé para la ceremonia de la noche desde la hamaca, ya que el mosquitero era demasiado caluroso. Jaguar vino tarde y fuimos a la casita. Había estado evitando al francés y amigo que vinieron en la tarde para sacar, embalar y llevar a las estatuas. Comentaron y lamentaron que no estuvieran terminadas. Quería gritarles que ha sido por su apuro y que son ellos que redujeron el tiempo de dos años a un año. No todos los escultores producen así. Pero me callé y se fueron. En la casita nos instalamos un grupo. Un tío

45


un canto suave y susurrante. La tierra del Soñando, con paz, alegría, y satisfacción.

Ha sido una ceremonia estupenda. Fuimos a nuestras respectivas casas muy tarde.

un balance

l

46

a mañana está gris y oscura. En la casita restauré el trono, barrí y ordené un poco. Todos han salido. Uno de los muchachos canta a voz en cuello a los cuatro vientos conjuntamente con los pájaros. Todavía me sigue la mareación. El tiempo fluye como melaza. Estoy contento con lo que voy logrando. Mi actividad física consiste en barrer, regar las plantas de mi jardín, sacar y llevar agua del pozo para el baño y caminar entre casas y hacer mis ejercicios. Toda visita a mi mesa es de alguna forma una curación. En la mañana temprano y en la tarde alrededor de las 5 me recojo en mi casa y vivo allí. La relación con los chicos es fabulosa por el momento y les voy interesando en el jardín y su cuidado. Hay baños con plantas y sin jabón o champú por tres semanas pero la verdad es que las plantas y su perfume se meten en la piel y es una sensación fresca de limpieza después. Las comidas son abundantes como para compartir el plato con los niños y el gato. Hay cosas por hacer y se harán cuando estemos listos sin esfuerzo. Y me siento parte de la comunidad. Es bueno vivir

acá en familia. Es la mejor manera de vivir en esta cultura que abrazo cada vez más. Y es un regalo a mí mismo estar en una posición de servicio. Es una forma potente de liderazgo y a la vez es sutil. Sublime. Las aves cantan. Todo cambia. Le explico a la madre curandera acerca de los gusanos en el agua de la ducha. No deben tomar agua cruda del pozo porque esa agua puede contener los gusanos. Ha echado lejía y echará más. Se queja de su cabeza que le hace marearse y quiere caer. Le digo que puede ser que el cerebro no se irrigue bien por la falta de circulación por la tensión que tiene en los hombros y el cuello. Le pido permiso y toco la cabeza y la levanto un poco. Le apoyo en los hombros y se relaja un poquito y puede sentir la diferencia. Se va y yo reposo en la casita. Viene Jaguar con un periodista. Hablan de Juaneco y Su Combo y luego le hace una entrevista sobre su grupo musical. Jaguar está en su salsa contando de los comienzos en una comunidad con sus tíos y padre.


Canta, explica, narra historias. La entrevista salió excelente y nos sirvió a todos. El periodista captó el mensaje al final de la conversación. Nos va a dejar una copia de la grabación, dice. Nos reunimos Jaguar y yo para repasar la entrevista. Hablamos de cómo los periodistas salen con un montón de información que tienen que reducir a un espacio limitado. Por eso, tener una copia de la grabación nos puede servir mucho. “Cuando ya no recuerdas tanto de los comienzos, tendrás una grabación de tu juventud y podrás ver cuánto has caminado en tu vida!” No se

ha refinado nuestra purga todavía para darle tiempo a la chacruna y la ayahuasca a casarse bien. Puede tomar hasta una semana pero después será una buena purga! Me confundo un poco con todo lo que hacemos. El baño de chawa con huayusa termina hoy. Mañana en la noche comenzamos con chawa y marusa por 4 días. Seguimos con la otra medicina hasta fines de semana y cuando la dejamos, estaremos libres para ver qué pasa. Dicen que la mezcla de esta medicina con marusa es peligrosa. Vamos a investigar para ver si es cierto. Hoy terminamos la toma número 7. Más adelante 15 días seguidos será la meta.

no hay distancias

q

ué es una distancia? En verdad no lo sé. Es una forma matemática de mantenernos separados corporalmente, quizás, pero si miramos de cerca a nuestro enredo enmarañado de relaciones, no hay distancias. Pero hay que verlo desde el corazón y no sólo la cabeza!

fines del año cuando regrese Jaguar con el nombre de su grupo, los integrantes que quieren continuar se quedan y los que no, se van con el otro grupo. Parece sensato. Habrá que probarlo y evaluar. Le dará tiempo a él para pensar y crear temas nuevos y sueños nuevos.

Jaguar y yo hablamos de la orquesta. Quiere descansar un año y dietar. Los muchachos de la orquesta tocarían solos sin él y con otro nombre. Serían los mismos integrantes y con Jaguar tocarían de vez en cuando. A

No hay distancias, sólo separación de cuerpos. Somos un enredo enmarañado enseñándonos lecciones importantes en la vida. Cantan los grillos por la cocha y los pájaros en un concierto de la tarde. Debe

47


ser las cuatro. No he descansado hoy y no estoy cansado. Me estoy acostumbrando a estas ceremonias nocturnas aunque será un placer volver a dormir en la noche hasta la madrugada. Llovió un minuto, una nube pasajera y ahora nada. Parece que tendré que regar mi jardín de todas maneras. En la tarde al regresar a mi casa regué las plantas una por una y me tomó tres

48

baldes de agua! Vino el tío para ayudarme y él usó su mano y salpicaba. Ah ya! Nos despedimos con un acuerdo de unos días de trabajo cuando regrese y que me traiga unas flores. El aire de las flores y las plantas energizarán y protegerán a mi casa. Me bañé con lo último de chawa y huayusamuy refrescante.


49


el canto de la noche

v

ino Jaguar a eso de las 8. Está contento. La orquesta aceptó la propuesta y harán presentaciones en tres conciertos este mes. Me dice que un tío está en Betania y regresa el sábado y que él irá por unos días en nuestra semana libre. Vamos a la casita. Nos jala el lugar. Se echa en el colchón frente a mi mesa y yo en mi rincón. Escucha el discman con cuerdas de guitarra porque quiere aprender. Escucha, tararea, toca y ya está grabado en su mente! La capacidad de retención auditiva está muy desarrollada en él. Luego se pone a tocar suavemente juntando los sonidos nuevos en una melodía que acaricia la noche.

50

Después hay silencio y la luz tenue de la vela, él escuchando el CD y yo con la noche. Escucho el silencio lleno de grillos, ranas, aves nocturnas, perros y gallos distantes. La brisa suave refresca. La luna brilla. De repente me encuentro en medio de un coro rítmico de las ranas que están por todos lados. Su sonido va dando vueltas con efectos estereofónicos. Le digo a Jaguar y él también escucha. Las ranas están creando una canción y usando la imaginación, nos hablan con su peculiar lenguaje. Es absolutamente fascinante. Noto

una línea de percusión un poco más arriba de las ranas y es una cortina de grillos todo alrededor. Al escucharlos detecto un sutil ritmo acelerado que contrabalancea el lento canto de las ranas. Justo encima de este multinivelado muro de sonidos escuchamos el canto de ópera de las aves nocturnas que interrumpen como sables en la quietud de la noche. Subiendo más, como escuchar desde el lejano límite de mis oídos, entran los sonidos de los humanos con motocarros, radios, gritos. Después llegó el momento de escuchar todo a la vez. Era un canto a la noche. Nunca lo había escuchado así con tanta consciencia. Le mostré a Jaguar y lo practicamos después, el canto de sonidos a las chakras. Es un ritual que he incorporado a mi vida cotidiana. Me dice, “Es increíble esta experiencia. Me di cuenta que tú eres águila y yo soy jaguar. El águila levanta vuelo y puede ver lejos. El jaguar que está en la tierra mira arriba y sigue al águila por donde vaya. Hay una conexión entre el cielo y la tierra acá. El jaguar desde la densidad de la selva y su hábitat puede mirar hacia arriba al espacio abierto del cielo. El águila puede mirar abajo a la tierra y regresar de vez en cuando.”


Es una metáfora basada en la realidad. Se podría crear todo un cuento sobre esto. Seguimos escuchando a los sonidos de la noche en silencio. A las 10 me invita a ikarar la ayahuasca con mapacho y lo hago. Me pide cantarle una canción. Lo hago con palabras improvisadas, algo que no he hecho en un año y medio. Otra puerta que se reabre! Toco la zampoña con la noche como un susurro. Tomamos y yo me instalo en la colchoneta en frente. Y espero. No, no es como ayer. Las visiones son más cotidianas acerca de mis relaciones interpersonales. Y hay luz y calor. Siento la llegada de la madre con agitación y cómo se va subiendo a mi cerebro. Descubro un tic interesante. Rasco la cabeza y sube la mareación a otro nivel

más surrealista de estar en el Soñando. Hay sacudidas, presiones y dolores pasajeros, sensaciones de ser examinado y curado por manos invisibles. Es una sensación rara e interesante para investigar más. No duré mucho tiempo sentado y me eché. La experiencia es otra. Miro hacia arriba a las imágenes y no de frente como cuando sentado. Los ojos se relajan en el fondo de sus órbitas y el campo visual se expande. Claro, todo está en la oscuridad y con los ojos cerrados. Hay mucha luz y vibración en las visiones. Me quedo dormido. En algún momento de la madrugada escucho el sonido fuerte de la lluvia. Llueve a cántaros. Vuelvo al sueño. Hemos cumplido con 7 noches y los aprendizajes han sido múltiples, intuyo.

todavía mareado

m

e despierto. La mañana está gris y fresca. Recojo mis cosas, todavía mareado. Esta purga es fuerte. Y tomamos sólo un vasito, no 1 ½ como en noches anteriores. Los caminos están mojados con barro. Hay que caminar con cuidado para evitar resbalosas caídas. El jardín está regado. Viene la hija de la madre curandera y admira el jardín- dice que le falta Niwe Rao, el palo volador. Me enseña algunas palabras en shipibo que pronuncio mal e inmediatamente olvido. Va a buscar las

plantas para el baño. Veo a un tío que parece inquieto. Está acá pero va a la ciudad en una semana, está acá por un día y vuelve a Betania por una semana y de allí a la ciudad. Sin embargo, en una cultura nómada, es normal viajar para ver a la comunidad dispersa y no aburrirse. Es recoger información y ofrecer sus servicios por donde vaya. No están quietos en un solo lugar por mucho tiempo. Siempre están en movimiento-pueblo vital.

51


mundos actuales

a

quí estoy, muy metido en el mundo interno personal y de este lugar. En la ciudad estoy muy metido en el mundo externo y la calle. Es como que vengo acá para participar activamente en la vida acá y a la vez hay mucho tiempo de recogimiento y estar a solas para soñar, imaginar, probar proyectos en mente, y llenarme de experiencias nutricias en la Naturaleza para volver con las baterías y el corazón recargados para diseminar esto por donde vaya. El Espíritu de la Naturaleza nos reconecta con nuestra fuente de sustento. Hay comida silvestre y agua cristalina de manantiales que nuestras células reconocen como vida y mantenimiento. Cuando perdemos el espíritu de todo lo que nos rodea, nos sometemos a

52

una enfermedad colectiva- sentirnos dueños de en vez de partícipes de la Naturaleza. El aprendizaje de elevarnos al nivel de los merayas implica apartarnos, dietar, tener un espacio de reflexión y creatividad y realizar ceremonias. La prueba es curar la densidad que nos llega dentro de la casita con las visitas, hacer limpieza constante a nivel personal y de la casita. Los problemas que surgen los solucionamos al toque para poder poner la energía y la atención en estas esferas más luminosas dentro de la vida cotidiana. Por eso la ciudad es la prueba más grande para mí. Pero me siento fuerte y capaz de manejarla cuando vaya allí. Por mientras estamos en el primer mes de ocho acá en la selva!

un día de descanso

a

las 9 de la noche vino la madre curandera con la dormilona, la hija mayor de Jaguar. Voy a hacer un baño de vapor para mis brazos y manos para aprender a sobar lesiones. Los ingredientes son sueldo con sueldo y bobinsana que se hierven, tres hojas de cada una. Sobre la ollita nueva se pone una toalla y mantengo

las manos y brazos allí hasta comenzar a sudar. Todo mi cuerpo suda. “Está bien,” me dice la madre. Hago esto varios días en la tarde. Cuando el agua está tibia, me baño los brazos y mis manos desde arriba hacia abajo con el agua y las plantas. No debo bañar los brazos con jabón durante varios días. “Las plantas enseñan,” dice. Me cuenta


que el huito produce frutas una vez al año. Al principio cuando sale la fruta, es tierna y toma unos tres meses para madurar. La fruta tierna se usa para pintar el cabello para que no haya caspa, que no caiga el cabello. Se usa como champú chapeado una vez cada 4 meses. Si hay canas, después el pelo se vuelve medio rubio cuando desaparece el huito. El mío se ha vuelto rojo cobrizo. La fruta madura exprimida da un jugo dulce que es bueno para la tos que se toma tres veces al día en cucharada. Deja un sabor de menta. Comen la fruta madura que es

buena para los bronquios y el hígado. Usan la fruta cocida con tres otras plantas y bien refinadas y la mujer que ya no quiere tener menstruación ni más bebés toma la mezcla tres días seguidos en vaso. Se van y yo me quedo afuera un rato más para bañar los brazos. La noche está luminosa con media luna encima y estrellas. Todo está quieto excepto por un alto parlante cercano con un evento barrial. Están celebrando un aniversario y Juaneco y Su Combo van a estar allí el sábado! Por fin duermo toda una noche en mi cama.

abriendo el día

l

a vibración del canto de los pájaros calma y abre el corazón. Tenerlos todo alrededor abre los sentidos y el campo de consciencia se expande. Una que otra voz humana flota lejos. Estar rodeado por plantas y árboles relaja algo muy profundo hacia adentro con una sensación de natural bienestar. Es un momento libre de distracciones y de poder estar inmerso en medio del momento desdoblándose, abriéndose a los eventos del día. En este momento el escenario de esta casita está abierto y libre. Se abrió con un ritual de limpieza, todo está ordenado, me siento en este rincón, abierto y listo para lo que ocurra …

Voy a recoger agua del pozo. Al subir el agua del pozo, “ompash”, para el jardín, la soga sale de la rueda. No logro ubicarla de nuevo con el palo de escoba. Así que jalé el agua hacia arriba a fuerza del brazo y fui para dejar los baldes en mi casa. Recogí un balde y otra vez se me escapó la soga y al caer el balde al vacío se salió la soga de la rueda de nuevo. Es un mensaje? Mirar a la rueda hacia arriba y no al balde hacia abajo hasta subirlo arriba. Mirar al mecanismo de fluidez y no al peso que mueve. Saber que de las dos formas de subir la cubeta, una es más fácil energéticamente.

53


una tarde de historias

a

lmuerzo y comemos “piti” (pescado) y arroz. Vienen los chicos, cansados. Han estado marchando toda la mañana con paso de ganso-terrible para el cuerpo y la columna. Mientras comen de nuestros platos muestran pasos de kung fu y taichí y cómo pelear-así que es un almuerzo de agresión al comer. Entre todos, terminamos todo.

54

Me quedo echado en la hamaca después hasta llamarme Jaguar. Vamos a la casita. Dice que ha tomado una copa de cabeza de serpiente mezclado con caña y otras plantas para quitar el frío del cuerpo y es para que los pescadores sean resbalosos al desatar las redes subacuáticas y no ahogarse enredados en ellas. Me cuenta que cuando su mujer ya había parido, a la semana le dio un café helado con un baño helado, todo ikarado. Explicó que su abuelo le había dado un entrenamiento fuerte y que había puesto un mono en el espíritu de su hijo mayor.

betania

j

aguar dice que prefiere que me quede acá y que no le acompañe a Betania para protegerme hasta que pase la psicosis colectiva de pelacaras. Están atacando a los

Me habla de mundos submarinos donde hay un torbellino de agua del cual surge un oso que vive en el frío y le pone el pellejo de ese oso polar a su mujer y en su interior y así no sentirá incomodidad con el frío. El mono agarra el cuello de su mamá y va por todas partes en su espalda. No tiene miedo de caer porque el espíritu de la madre le protege. El otorongo o pantera sigue a su mamá por todas partes y no tiene miedo de lugares nuevos. El motelo puede caer y no le hace daño. Ponen estos espíritus en sus hijos, según sus necesidades y les sacan estos espíritus a los 10 años y ponen a otros. Las niñas se juntan en el jardín con una prima. En el colegio no tienen amigas, sólo hablan shipibo entre sí y la profesora que sólo habla español trata de aprender algo del idioma de ellas porque aunque entienden no saben decir las palabras en castellano todavía.

gringos así. Y que me quede a cuidar la casa y la familia. Irá sólo por unos días para pintar el mundo de los chicos y estas historias que me ha contado en la escuelita allí. Entiendo.


Mandaré los regalos a mi nombre a los tíos y los primos. Un primo que vino ayer viajó 2 horas para llegar acá porque escuchó por radio que la madre, Jaguar, y toda la orquesta estuvieron en la cárcel por ser pelacaras! Los rumores basados en miedo se propagan y asustan. Preferimos pensar mal y creer los rumores, pensamientos al fin

y al cabo, que creemos reales. Parece que preferimos creer la historia que hemos creado sin reconocer su veracidad o no, porque no cuestionamos nuestros pensamientos. Si los revisáramos no por miedo sino con apertura y razonamiento la vida sería mucho más fácil y llevadera.

la dieta despierta a los sentidos

c

omenzó a llover fuerte. Me puse a escuchar la lluvia que es un canto cuando cae sobre el techo de hojas secas y gotea el agua que se resbala a los bordes formando pequeñas cataratas que bullen en pequeños charcos alrededor de la casa. Los sapos se callan y los grillos disminuyen su canto. Viene Jaguar con nuestro balde del

baño. La lluvia se paró y, por separado, nos bañamos afuera. Era refrescante y oloroso de flores y plantas. Jaguar se puso a dibujar el croquis del nuevo baño, iluminándose con su pequeña linterna en la boca. Es mucho más elegante que el actual y lo vamos a hacer. Pasó una tormenta con más lluvia mientras conversamos sobre planes y proyectos.

55

la última lluvia?

n

o sé qué hora es. Debe ser más tarde de lo usual. Me despierto y me mudo de ropa y arreglo un poco. Los caminos están con charcos y son resbalosos. Hay que caminar con cuidado. Regreso y escucho a los obreros del gasoducto de Camisea que pasa por la propiedad. Están con sus cascos cultivando un espacio a cada lado del tubo que es mayormente subterráneo acá. El día

está nublado como para seguir lloviendo y hay una brisa sonora en los shibones. No tengo que regar hoy-la tierra está saturada. Dicen que es la última lluvia antes de venir el calor. Veremos. De nuevo en la casita nos instalamos. Conversamos sobre los viejitos. Me cuenta la historia de un tío anciano que contó


cómo sus hermanos mataron al gallo y lo acusaron a él . La mamá le castigó a él al poner la cabeza del gallo en su boca del

niño, golpeándolo. El chico se escapó al ejército, y acá está, vivo y anciano. El poder de la vida! Mientras habla, llueve.

el tiempo y el testigo

a 56

l vivir sin reloj y calendario en un tiempo más fluido, abierto, atemporal, noto cómo el día está lleno de muchas escenas e interacciones que puedo observar o en las cuales participar. La posición de “testigo” de la película de la cual soy parte ayuda a no confundirme con los dilemas de otros y a la vez estar presente. En vez de tratar de solucionar el dilema del otro como antes hacía, ahora le pregunto, “Qué vas a hacer? Cómo te puedo acompañar en esto?” Señalo cosas más globales, universales para ver lo afirmativo de la realidad que vive pero sin hacer el trabajo por él o ella. El simple hecho de llegar a la mesa y al escenario, con mis cosas del momento y estar allí creando, conversando, tocando música, escuchándolo, crea un clima de intercambio abierto y curación por el encuentro mismo. Pero no es una lección aprendida de libros sino de la experiencia. Es como no interferir,

no tratar de “hacer algo” para solucionar el problema de otro sino dejar que las fuerzas invisibles actúen más allá de las palabras y los pensamientos. Para eso, tenemos que salir de nuestro ego, entrar en la posición del “testigo” y ver todo lo que ocurre como perfecto y parte de un conjunto para poder focalizar la atención en temas evitados u olvidados. La evaluación y las posibles soluciones surgen más naturalmente. Nos quitamos de nuestro propio camino y nos convertimos en canales para que otras energías actúen a través de nosotros, sin la intención de cambiar al otro sino aprender a reconocerlo, aceptarlo tal como es, y ver los aspectos positivos de ser así. Más que curación o terapia, inclusive, es como una actitud de estar abierto para aprender del momento actual y real, tal como sea. Es conocerse a sí mismo.


conversaciones

m

e metí en la cama temprano por cansancio. Me llamó la madre curandera al rato. Eran tres y no dos noches de vapor para las manos. Después de 15 días de descanso comienzo a sobar y las plantas me mostrarán cómo. Curioso fenómeno. Nada de clases, nada de asesoría. Sobar y aprender desde las plantas! Tengo curiosidad de saber qué pasará. Me dice que bobinsana está usada para muchas curaciones. Me dijo también que hay una planta que permite un parto fácil y rápido. Se toma y unas horas más tarde comienzan las contracciones y el dolor y ya está. Explica cómo las mujeres no pueden tocar ni cocinar comida para los que están de dieta durante su menstruación y que ella como partera, no puede atender a su hija porque está de dieta y podría afectar la sangre de la criatura. De allí me cuenta historias de una francesa que vino para dietar y rompió todas las reglas, salía y venía a toda hora y muy tarde, no seguía la dieta de comida y llegaba tarde a las ceremonias y a veces borracha. Jaguar dijo dos cosas ayer que eran certeras. Mientras alguien está en nuestra propiedad,

somos responsables por su cuidado. En la calle la persona es responsable por sí sola y de la persona que le acompaña. Cuando la familia de Jaguar se queja acerca de sus salidas sin rumbo ni destino, que es su espacio privado, y reclama qué se dice a la gente que le busca, él responde: “Si es para mí, volverán. Si no es para mí, se olvidarán y no volverán.” Y es cierto! Si vivimos nuestras vidas en función de otros y siempre esperamos a otros, les estamos dando control sobre nuestras vidas. Somos nosotros que ponemos los horarios y somos nosotros que organizamos nuestro uso del tiempo. Si otros realmente quieren vernos y tienen una razón fuerte de hacerlo, regresarán. Si no tienen un propósito y simplemente quieren visitar o pasar tiempo juntos, a lo mejor no regresan y buscan a otros. Es un dilema fino y me hace reflexionar sobre el poder personal, tiempos compartidos y a solas, y cómo estar libre en medio de todas estas sutiles transacciones. Para una persona pública como Jaguar, es importante darse tiempo a solas y no poder ser tan fácilmente encontrado también.

57


rituales

c

orté palo santo con el machete y lo prendí, puse incienso en la puerta, soplé perfume y humo a las 4 direcciones, apagué el palo santo y abaniqué su humo por toda la casita con la shacapa. El lugar está listo para la creatividad y la curación de hoy.

58

Cuál es el significado de todos estos rituales? Me arraigan en este mundo. El palo santo tiene un rico olor y se quema con facilidad. Lo asociamos con ceremonias, limpieza de negatividad, elevación y protección. La vela con su llama simboliza el fuego que es el corazón del niño e invita a la apertura, inocencia e intimidad. El incienso ahuyenta a los zancudos y a la vez su humo perfuma el lugar y puede ser foco de meditación. El mapacho es medicina, fuerza, protección y el perfume llama a las fuerzas de la

Naturaleza y abre los sentidos. Parar en las 4 direcciones y soplar a cada una con humo, perfume y el brazo elevado abre el día libre a recibir y dar a todo. No mirar sólo adelante sino también estar atento y consciente que vivo en mundos paralelos simultáneos y agradecer la abundancia. Da peso y significado a un suceso cotidiano y ese momento se convierte en el punto de transición entre un mundo y otro. Si en este lugar ocurren curaciones, conversaciones, improvisaciones y creamos nuestra arte y nuestra música a solas y con otros, entonces es un clima, un espacio, un edificio especial. Abrirla y cerrarla a la casita tiene significado. Tomar el tiempo deseado para hacerlo sin apuro es un privilegio buscado e integrado ya. Es como el ritual de limpiar y regar el jardín en esta fase inicial.

la dieta

“c

ómo es una dieta de un año?” le pregunté a Jaguar. “Al principio hay limpieza. Tomamos chawa y nos bañamos con chawa y huayusa y otras plantas por 12 baños. Estamos en ayunas

hasta mediodía. Hemos hecho 7 noches seguidas de ceremonias con ayahuasca. Hemos bajado la sal, el azúcar y el aceite en la preparación de las comidas. Ahora tenemos 3 días de baños sólo con agua,


luego tres días con jabón y champú y luego volvemos a 12 baños de marusa y chawa, ayunamos hasta mediodía y la comida igual. Hacemos dos semanas de dieta y una libre donde no ayunamos y agregamos un poco de condimento. Se sigue sin licor, sin sexo, sin cosas heladas, sin chancho.” “Y después?” “A fines de tres meses, cerramos.

Y descansamos un mes. Luego comenzamos de nuevo con todo por tres meses más. Lo que se hace por el mes de descanso es arcanearnos y la comida para que no nos ocurra nada. Esta es la primera vez que hago una dieta de un año. He hecho dietas largas antes pero nunca de un año,” me replica.

una cavilación

i

magina el gusto y la oportunidad de sentarte en un lugar cómodo y bello. Has llegado a este lugar que te llama y te has instalado. No hay nada más que tienes que hacer excepto estar acá y no hay horario ni presión de ninguna índole. Si quieres dormir, lo puedes hacer. Si quieres moverte, lo puedes hacer con lentitud y atención sin metas. Puedes bajar tus defensas y abrir tus sentidos. Escuchas por un largo tiempo. Miras lo que hay alrededor de ti. Notas lo que coquetea contigo. Lo atiendes más cercana y conscientemente. Hueles el aire y te conviertes en receptáculo lleno de vida con todo alrededor. Hueles los perfumes en el lugar. Sientes tu postura y la superficie sobre la cual apoyas tu cuerpo y te das cuenta de cómo afecta tu estado de ánimo. Sigues abriéndote y expandiéndote hasta sentirte todo esto y simplemente presente en

medio de tu vida y tus acompañantes son los seres sintientes que te rodean. Se sientan juntos en silencio y comienzas a sentir su presencia energética en ti y cómo te afecta. Bebes de todo esto. Espiras y ellos inspiran, tú inspiras y ellos espiran en un gran círculo interconectado y complementario. Imagina que algunas plantas y árboles te enseñan a relacionarte con ellos y de ellos aprender de su medicina. Es tan real como todo lo demás-sólo requiere de nuestra atención y perseverante paciencia! La lluvia está encima, encerrada en las nubes. Me pica la curiosidad de saber en qué momento las nubes abrirán sus portales para soltarla o si seguirán viajando y nos pasarán. En la selva es difícil saberlo. Caen las primeras gotas. Mi parte ociosa espera que la lluvia riegue mi jardín. Es mejor agua para nueva vida que el agua del pozo. Me siento y escucho el tamboreo

59


y el ritmo de la lluvia. Es reconfortante. Sin embargo, llovió suavemente por 5 minutos y pasó. Comienza el trueno y la tempestad se acerca. Nos instalamos en las colchonetas. Comienza a soplar fuerte de nuevo y viene la lluvia moderadamente fuerte y continua. Era el sonido de fondo de la tarde-el sonido de agua afuera y tamboreo en el techo. Hablamos de los viajes del primo que nos visita entre las

comunidades, siguiendo a varios maestros curanderos. Se ha juntado con su esposa e hijo y van a ser padres de nuevo. Su base es Vista Alegre. Todo el pueblo que yo conocí ha desaparecido. La barranca del río se lo llevó. Ya tienen un pueblo nuevo seis kilómetros hacia adentro. Qué trabajo! Hablaron y comenzaron a contarse chistes en idioma. La tarde avanzó y por fin después de una hora así le mostramos el plano del baño a construir.

el baño

l 60

e explicamos nuestro sueño y diseño. Nunca ha trabajado así porque siempre hace con silo en las comunidades. Pero se interesa. Saca la wincha y comienza a medir y recordar las medidas del tamaño. Lo vamos conversando y visualizando en el piso. Nos ayuda con sus ideas. Nos atascamos en una o dos escaleras y la dirección en que se abrirán las puertas. Enfatizamos que sea sencillo, sólido, bien hecho para durar y no tan fino para una revista. Y medir los costos porque el presupuesto está limitado. Le mostramos los futuros proyectos si éste sale bien. Se interesa. Se compromete a buscar los precios básicos de los materiales y con esto hacer un estimado. Vamos a trabajar con contrato y precios más o menos

fijos. Y calcular con algo que sobra y no algo que falta. Siempre podremos usar las sobras. La lluvia continúa y se oscurece. Yo había tocado la maraca justo cuando comenzaban los truenos, relámpagos y lluvia. Hice contra-ritmo y me paré en las 4 direcciones al hacerlo. Ellos seguían hablando. Ahora en esta segunda ronda de conversación en idioma, me arrincono y toco la zampoña y luego la shacapa como para acompañarles y a la vez agregar mi voz y presencia. En un momento le jalé a Jaguar a sentarse a mi lado para mirar por los pequeños cuadros de las ventanas al lado de la puerta para ver las pinturas naturales en cada uno con colores, texturas y profundidades. Bellezas. El otro primo


intentó levantarse para salir. La lluvia seguía fuerte. Volvió a su sitio a relajarse. Este es nuestro mundo ahora, nuestra realidad. Qué regalo poder escuchar todas las músicas de la Naturaleza. Qué gusto poder ver los cuadros de las ventanas llenos de colores y diseños. Qué sugerente poder respirar el olor de la lluvia y ozono y los perfumes de la noche! Sentarse en el piso, elevado encima de la tierra mojada, y bajo un techo de hojas secas en una noche lluviosa es un privilegio para los sentidos. Prendemos la vela mientras se oscurece. Jaguar toca la guitarra y yo me muevo, ajustando huesos y soltando músculos tensos. Los otros dos se echan en el colchón al lado, haciendo bromas, escuchando. Saca la flauta nueva mientras toco zampoña suavemente y es

todo un fenómeno por su acabado fino de madera tallada. Por fin salimos juntos a la oscuridad sin linternas y la lluvia ha bajado a garua. Seguimos a Jaguar y nos mojamos en un charco. Yo menciono que a los niños les encanta mojarse los pies y buscan los charcos a propósito muchas veces. Jaguar me pide guiar al grupo y termino pasando por muchos charcos y me río. A mojarse pues! Ellos están atrás y a los costados buscando su propio camino y nos reímos. Unos se mojan y otros levantan los pies como bailarines para no mojarse los zapatos! Belleza y abundancia sólo pueden conducir a un profundo agradecimiento por esa generosidad compartida. Y el jardín está super- regado. Dormí seco toda la noche bajo mi mosquitero.

ya vuelvo. qué hora será?

s

on dos frases comunes acá que ya he incorporado a mi léxico. El no saber qué hora es y soltar el control sobre mi vida es fascinante. Todo fluye y los eventos cotidianos se preñan de significado y aprendizaje. Al final del día, mirando su flujo, me quedo sorprendido que haya pasado tan rápidamente con tantos eventos.

Hablamos acerca de cómo los viejos que han tenido su experiencia sienten resistencia o miedo cuando los jóvenes exploran caminos nuevos que no conocen. Como ley de vida, los jóvenes tienen que probar su propia forma, vivir su propio proceso de aprendizaje. Su experiencia puede ser similar o diferente de la de otros. Pero será SU experiencia y no

61


aquella de otros. Los viejos tratan de cuidar a los jóvenes para no tener que pasar lo que ellos pasaron, quizás, pero los jóvenes tienen que probar. A comienzos descubren cosas que nos hacen cuestionar lo que creíamos cierto. Para mí en esta integración en esta casita en esta visita, yo creo que los líderes que sigan a los jóvenes y les acompañen de cerca en su búsqueda van a poder intervenir en momentos estratégicos como parte del proceso y no como “jefe” o ”autoridad”. Es un liderazgo compartido bajo la tutela del joven principiante. Es un aprendizaje tan contundente y duradero que el salón de clase no puede reemplazar.

62

Perdemos amigos? Nos quedamos solos? Sí y no. Perdemos a algunos por el camino porque nuestros procesos son diferentes. Otras nuevas amistades aparecen por estar más de acuerdo con la época actual que vivimos. Nos quedamos solos porque la única forma de aprender y practicar este curanderismo es tener mucho tiempo y espacio privado para practicarlo y pulir habilidades. Nada es permanente. Todo cambia. Pero no tiene que ser de peor a mejor o mejor a peor solamente. Puede ser de peor en peor y esto exige aguda atención. O puede ser de mejor en mejor en un proceso de esclarecimiento y expansión. En la ciudad es más difícil por todas las interrupciones y distracciones del mundo cotidiano fuera de este contexto.


63


sin esfuerzo

e

64

s la tarde ya. Almorcé con el gato y el sol. Hoy sí regaré el jardín. Regresé a la casita y Jaguar seguía con la escultura de su pipa. Se fue para almorzar y luego regresó para dormir. Después yo siseaba íkaros mientras pintaba. Qué bueno es poder ver el sol y su luz reflejada en las plantas y el cielo azul. Hay concierto esta noche y todas las responsabilidades están repartidas. Hay auto sabotaje en la orquesta- muchos tomaron ayer y hoy están medio atolondrados. Pero Jaguar está firme que les está ofreciendo una oportunidad de hacer su propia experiencia sin su liderazgo. Están tambaleando y él está tranquilo. Dice que es la primera vez que él se siente tranquilo cuando hay concierto y sin la loca tensión de correr y arreglar todo. Y que el día está perfecto como está y todo sale como por un tubo. Sin esfuerzo. Qué bueno tener esta experiencia también. Duerme toda la tarde porque va a estar en el escenario toda la noche. Regresé a la casa y Jaguar ya está en movimiento. Dice que no viaja a Betania porque el carpintero no ha levantado aún la pared que le toca pintar. Mejor. La dieta le está poniendo en sitio. Él agarra la maraca.

Vuelve a centrarse en el trono, me pide mi pipa para ikararla, ya que no hay mapacho. Le sigo. La luna afuera alumbra todo. En la penumbra de la casita está prendida una vela cerca de mi mesa. Jaguar en su cushma está en el centro. Agarra la pipa y la sisea y canta varios íkaros en una voz muy suave y para adentro. Pican los zancudos y hay orquestas todo alrededor con sonidos a veces más fuertes que los grillos. Al terminar, prende la pipa y me sopla a la cabeza después de haberme ubicado en el trono y él en frente. Me pide soplarle la cabeza. Toma los instrumentos tocados y los lleva a la puerta para soplarlos con perfume hacia afuera. Sopla con agua florida parado frente a la cortina curativa y a las 4 direcciones. Me dice tragar el humo a mi estómago 4 veces. Y se despide para ir a su concierto. Poco después salgo y todo está iluminado. No hay necesidad de linterna. Camino a mi casa y me instalo en la hamaca para gozar de mi jardín iluminado y la noche clara. Viene la madre con la olla de plantas para el baño de vapor de mis brazos y manos. Exclama, ”Qué bonito!” acerca del jardín y “las luces alumbran bien esta noche!” Se va y me acomodo para el ritual. Debajo de una toalla que cubre la olla, quito la tapa un


poquito y el calor sube. Tengo mis manos juntas debajo de la toalla sobre el vapor a una distancia que puedo tolerar. Mis manos sudan y se suavizan hasta sentir calor en todo mi cuerpo a punto de sudar. En el cuarto día de este procedimiento recién descubro que el vapor de las plantas con su medicina masajea mis manos y las hace más flexibles, como jebe. Los vapores lamen las manos arriba y abajo, a los costados sin mover las manos. Hay una danza de diferentes grados de calor alrededor de las manos y visualizo colores y texturas. Imagino que el genio de las plantas me está instruyendo más allá de

las palabras. Tengo imágenes de huesos y junturas en el cuerpo. Me quedé absorbido por este diálogo por largo rato hasta tener mis manos casi apegadas al agua. Luego las saqué y a esperar que el agua se entibie para bañar mis brazos y manos desde los codos hacia abajo con las plantas y sus resinas. Cantando suavemente hacia el camino de la maloca que va a la casita, equilibré mis chakras con sonido. Bañé los brazos, guardé la hamaca, apagué la vela y di una vuelta afuera antes de dormir. Hermosa la noche.

65


66


la dieta un descanso capĂ­tulo 4

67


68


semana libre

m

e desperté en la madrugada con el sonido de lluvia. Pero la noche estuvo tan clara! Está lloviendo de nuevo. Cuando me levanté temprano y bien descansado, ya había pasado. Fui a la casita para ver si algo se había mojado. Los caminos están llenos de charcos y barro de nuevo. Estoy a solas en un día gris. El canto de los pájaros es dulce esta mañana. La tierra está saturada y no se necesita regar hasta que todo se seque de nuevo. El día se abre. El escenario está disponible. Hoy es el primer día de nuestra semana libre. Podemos comer en la mañana y no estar en ayunas. A partir de mañana podremos bañarnos con jabón y champú hasta la próxima semana. Todo el resto de la dieta sigue.

No ha venido el primo con los precios de los materiales todavía. Supongo que será por el concierto donde canta y que hay sitios cerrados el domingo. A ver si lo hace en estos días para hacer el cálculo de costos y construir el baño de una vez. En la noche de nuestro previo encuentro me dijo que la mezcla de aserrín con excremento humano quita el olor del excremento y que lo usan como abono en muchos sitios y que lo venden así. Me provocó un comentario sarcástico como: “Imagínate. Vendemos nuestra caca para fertilizar las plantas de otros! Nada se pierde. Jajajaja!” Si no, se saca el aserrín de la letrina en una caja de latón y se quema. Suena más eficiente que el pozo de agua que hay actualmente. Veremos.

69


el frío de san juan

e

70

s temprano en la mañana. La brisa es fresca con tendencia a frío y el sol brilla en el primer amanecer claro en días. Ayer a la hora del atardecer Jaguar en el trono de los merayas y yo volteado en mi mesa para hablar con él charlamos del libro. Dice que quiere escucharlo en la oscuridad porque le abre y su imaginación fluye con la lectura que le mete más y de a pocos en el mundo del curanderismo. Como en un sueño voy saltando entre tiempos y espacios. Elevo y arraigo. Es una retroalimentación reflexiva y valiosa que me hace. Él siente que capto y expreso lo que él ve como mi vivencia en el proceso. Es como un sueño o película. Agarra la flauta y toca improvisadamente. En la luz de la vela comienza a sacar una serie de fotos mías que son una belleza. Y me pide posar entre 5 y 6 de la tarde en mi rincón para él pintarme en un cuadro. Viene su mujer para avisarme que la madre ha dejado la olla caliente para mis manos en la casa. Voy como sapo, saltando de charco en charco para llegar a mi casa en la oscuridad con la ayuda de mi linterna. Me siento en el piso con la espalda contra la pared y caliento las manos. Todo está mojado alrededor. Decido regresar a la casita con

la olla y hacer el ritual allí. El reto no es fácil-me mojo los pies porque no distingo entre las franjas secas y mojadas por la poca luz. Me esperan y mientras humeo a mis manos bromeamos. Me contó su mujer una historia larga y graciosa de cómo Jaguar se bañó una noche con tabaco fermentado y cómo apestaba por días con el olor podrido en su cabello. Él lo hizo por las propiedades medicinales de la planta. Al mismo tiempo que ella contaba él sacaba fotos al preguntarme sobre el mapacho, la pipa y la vincha roja. Nos acercamos a la lectura. Sopla un viento que hace vacilar la vela en juegos de sombras. Leo mi texto en un escenario teatral. Hay algo de luz tenue por la luna llena encima de las nubes. Más tarde en mi casa combato con unas hormigas grandes al entrar en el mosquitero para dormir con visiones toda la noche. Según la señora ésta es la época del frío de San Juan antes de la ola de calor a partir de julio. Jaguar me dijo sentirse más libre ya y le pregunté hasta cuándo, pensando en su próximo concierto. “No lo sé,” dijo sonriendo. “Quizás dentro de 10, 15 años! Todo está bien.” Y ésta es la actitud que reina en estos días. Todo está bien, todo tiene su razón de ser, todo nos enseña qué camino elegir,


el serpentino que atraviesa la densidad o el elevado que lleva a mundos enrarecidos. Pero son parte de un conjunto donde se complementan. A veces hay que probar todos los caminos que se nos presentan y tener nuestra propia experiencia y no medir sólo por aquellas de otros. Eventualmente tenemos suficiente experiencia y criterio para discernir cuál camino nos hace sentir bien y “en rieles” cuando confrontamos sus retos. Aprendemos que podemos elegir y practicar nuestra respuesta en vivo y directo.

Podemos elegir una actitud. “Todo está bien,” como frase básica, es abrirnos, aceptando la realidad cómo es, como regalo. Jugamos para investigar y descubrir lo que está escondido allí y cuáles son las lecciones por aprender si algo nos perturba o sacude. Esta dieta nos está permitiendo abrir puertas y probar cambios antes insospechados. Crispante brisa / Curva corporalmente/ Hacia adentro y/ Despierta el olfato./ El sapito salta!

caña

a

yer observé cómo los chicos iban a una planta de caña enfrente y con un cuchillo usado como machete, cortaron el tallo y pelaron las hojas. Luego con el palo largo vertical, con el cuchillo a hachazos precisos pelaban la corteza todo alrededor, partían el palo en partes y comían la caña por su líquido dulce. Su destreza con el cuchillo usado de forma tan natural a los 8, 10 y 13 años atestigua de los aprendizajes de su entorno. Los siento bien sanos por eso. El aire está en movimiento hoy y nos mueve a nosotros para mantenernos cómodos. Es

preferible esto a tener que sacar chompas en la selva! Miro alrededor y veo que tenemos todo acá en la casita. Hay materiales de arte, de escritura, hay instrumentos musicales, CD´s y cintas. Hay colchones, cojines y mantas. Hay agua y a veces fruta o semillas. Hay palo santo y purga y los perfumes. Hay velas y fósforos y hay un conjunto estético. Hay lugar para ejercicio, hay cosas para el teatro. La puerta está abierta para las visitas y los que se quedan un rato se curan de algo. Salen diferentes. Hay ventanas a los cuatro costados. Y el techo sólo filtra agua en dos partes que tenemos que reparar con urgencia.

71


la letrina

v

72

ino Jaguar pelado de frío. Se mete debajo del colchón en frente de su mesa y revisa las fotos que ha tomado ayer. Yo estoy metido en mi dibujo. Ve el plano del baño y lo arregla según nuestro planteamiento. Vamos afuera en el sol. Todo brilla luminoso y en movimiento. Casi me marea. Con la wincha comenzamos a medir las dimensiones del baño en la tierra viendo las dimensiones de la casita de shibón y el pórtico también. Paso a paso medimos y las estacas que dejamos nos permiten tener un referente visual. Ahora a recordar las cifras. No ha venido el primo. Quizás no le haya interesado por tener obras incompletas por el río pero en vez de decir no, simplemente no regresó. Buscaremos a quién podría hacerlo. Es todo un proyecto. Hay que pulir

las medidas, tener un cálculo de lo que vamos a usar, tenemos que ver cantidades, precios y hacer cálculo de presupuesto, ver quienes lo podrían construir bien, buscar los materiales y supervisar la construcción. Terminamos bromeando sobre los planos del baño nuevo cómo vender el excremento seco como abono a los gringos y siguiendo con el juego, que cuando ya no hay bosques por la tala de los mismos, los ríos ya están contaminados por los relaves de las minas, los madereros y los petroleros y ya no queda nada en la selva por la privatización y modernización del gobierno, sí quedará nuestro excremento para la exportación. Una muestra al gobierno sería un preámbulo. Jaja! Y así procede la mañana.

los baños de las plantas

l

legó el cuñado acompañante. Aclaramos el cambio en los baños. A partir de hoy jabón y champú el resto de la semana. A partir de lunes el baño de chawa con marusa, ayuno y la dieta siempre sin culantro ni cebolla. Entonces tiene que arcanearme para poder bañarme con jabón.

De esta forma el jabón será como medicina y la planta se penetrará más en el cuerpo. Cuando curamos traemos la fuerza del baño para hacer bañar a otro después de sacarle negatividad con nuestra ayuda. Pero primeras cosas primero.


Ikara un mapacho al cantar varios íkaros con siseo sentido. Al final lo sopla y prende. Me sopla a la cabeza y las manos. En las cenizas paradas me muestra que todo está bien y que hay tres tesoros y uno es plata. Pone este pedazo de ceniza en mi mano y me indica poner mi mano en mi bolsillo para sentir que “tengo plata en el bolsillo.” Me pide tragar tres bocanadas de humo como arcanear para mi protección. Después puedo fumar normal. “Si voy a curar a alguien, primero me humeo, me arcaneo, me lleno de luz y amor, pongo mi escudo de acero todo alrededor para no ser herido por los brujos y recién comienzo a curar,” me dice. “Cuando curas, sacas tu espada y limpias todo el mal de su cuerpo y luego lo traes a tu baño de dieta y le bañas y limpias. Las plantas le abren y le cuidan y ayudan en la curación. La otra noche abrí mi corazón a las raíces de las plantas. Estamos en esto juntos ya y todos estamos bien,” me afirma.

Comento sobre lo poco acostumbrados que estamos a que todos estén bien y que todo vaya bien. Es algo que podemos construir más. Me comenta que ha estado investigando las plantas desde hace 10 años y también la ayahuasca cuando recién llegué a Este lugar hace años. Ahora está dedicado tiempo completo a ellas desde hace tres años. Ha enseñado a su mujer también que tiene dones en estos campos de curanderismo. Hablamos de las vivencias de los independientes que tienen un sueño, un norte. Me confiesa que ya sabe a lo que quiere llegar, su sueño. “Ahora que estás claro, la vida te premiará con las personas y los eventos que necesitas para acompañarte en esta parte de la construcción,” le digo. Es la época del parto de su mujer pero ella es fuerte y como él está con las plantas, no puede estar cerca de ella para no dañar a su sangre.

73


74


una noche caótica

h

ay un nacimiento de la luna como una gran bola anaranjada que domina todo el horizonte hacia el sudeste. Es espectacular y su reflejo en las plantas crea un mundo de misterio. Me siento frente al trono donde está Jaguar con su guitarra y mi discman. Me habla de la necesidad de protegernos. Le había pedido información acerca de la necesidad de protegernos si somos seres de luz y amor. Contra qué? Me mira con una sonrisa y dice, “AiiAii, mi buen hombre. Quiero que mires al cuerpo de los belgas para saber por qué no pueden ver. Hay que ir a la imaginación y limpiar el camino para que vean y después preguntarles cómo se sentían. Usamos el poder de la mente. Hay que llevar consigo una bolsa roja que es sangre y convertirte en sangre. La sangre de la menstruación perturba la dieta hasta estar acostumbrado a ella. Hay plantas que tienen que cantar a la vagina y al comienzo de nueva vida. Protegemos a la dieta de la mala sangre y otras intrusiones como saladera y daños. Miramos de lejos, no nos metemos todavía para curar hasta estar protegidos con cushma, corona, medallón, nuestros adornos, para llevar con

nosotros todas las plantas y las dietas que llevamos.” Mi punto de referencia es urbano y psicológico. Meterme en esta cosmovisión es escuchar y abrirme a la experiencia y aprender desde allí y no de libros leídos. Estamos aprendiendo el uno del otro. Me está enseñando el mundo de las plantas. Su manejo lógico y ordenado de los carpinteros en la mañana era magistral y me dijo que lo había aprendido de mí. Me sentí halagado. Todavía tiene una relación pésima con presupuestos pero es un mago con medidas y maderas. Nos emociona tener un proyecto en común, su idea adornada de la madre se convirtió en dibujo, medidas, materiales, planes y un claro plan de acción. Primera vez para nosotros. Nos encanta contarnos historias y creer que son reales cuando no son otra cosa que una narrativa de pensamientos que crean una película que imaginamos verídica porque participamos en ella. Al compartir mi experiencia acá, mi intención es abrir nuestra visión y llevarnos poco a poco por el mundo enredado y enmarañado de los curanderos shipibos en la selva peruana.

75


el cambio resistido

v

76

iene el administrador de la agrupación musical, desganado con su propuesta. Jaguar no entiende por qué rechaza una oportunidad de hacer realidad un sueño. Lo analizamos. El paso de la dependencia hacia la independencia no tiene otra escuela excepto la vida misma. Da miedo e incertidumbre. Pero si nosotros tenemos un norte en la dieta que es nuestra aliada y ancla, entonces el resto puede esperar. Tomar un año de descanso no es ni descanso ni un desvío en la construcción de un sueño. El administrador no tiene claro su sueño todavía y resiste el cambio propuesto. Si mueves un eslabón de la cadena, toda la cadena se mueve. Hablamos del reto de crecimiento para el grupo, el liderazgo compartido y el surgimiento de nuevos líderes. Será interesante ver qué hacen sin su líder acostumbrado. Y el líder se da un tiempo para meterse más a fondo en el mundo de las plantas, invitándome a acompañarlo. Decidimos meternos en la planta esta noche con una ceremonia entre los tres. Jaguar siente que la medicina que usamos despierta la purga en vez de apagarla. Depende de la purga, digo yo. “Sí, pero lo que los otros me dicen no es TAN cierto,” me responde. “Seguimos buscando

nuestro propio camino hacia los niveles de la tierra de los meraya.” La madre me dijo en la mañana no tocar jabón ni champú hasta el fin de semana por la dieta de las manos. Felizmente estoy recordando. Una abeja grande circula alrededor de mi cabeza buscando una salida de la casita. No hay. Toco los instrumentos para salir de mi cabeza a mi corazón y expresarlo a través de la música que el instrumento me revela. Hace calor esta tarde, la hija de la madre curandera golpea por su casa, preparando plantas y el letargo de la tarde se impregna en mi piel. La brisa da una lamida fresca de vez en cuando. Hay tiempo para todo sin esfuerzo ni apuro y todo está bien. La dieta comienza a atraer a personas en la misma búsqueda. Jaguar siente que mi filosofía es cada vez más penetrante, “como miel,” dice. La madre se quejó del pariente vecino que tanto daño ha hecho a la tierra, las plantas y las relaciones, de nunca tener dinero, de gastarlo en exceso cuando lo tiene, y de tener una soberbia y flojera debido a un ojo y una espalda que le incomodan. Antes venía acá a investigar a cada rato. Me contó de un tío suyo que una vez ganó bastante dinero y lo mostraba como el forro de un


dólar en que fumaba un mapacho. Con los bolsillos llenos buscó a tres mujeres y las llevó a un hotel. Mismas pirañas le limpiaron y lo dejaron en el sueño de un borracho. Después pasó mal tiempo pidiendo ayuda a otros porque le habían “robado”. Y como la gente tiene miedo que los brujos les puedan hacer algún daño, le pagan. Extorsión de chamanes, parece. Y es real y por todas partes. Hay que ir a la esencia y no la forma, sacar las cosas buenas y dejarle con las cosas malas. Aprendemos las herramientas que necesitamos para este viaje y los maestros que llegan por el camino vienen con todo el paquete. Podemos aprender de

ellos pero no tenemos que ser como ellos. Nuestro trabajo es ser nosotros mismos con autenticidad y eso incluye a la sombra también. Ayuda mucho estudiar y analizar el pensamiento “yo soy mejor que él o ella” o “yo no me bajaré a ese nivel.” Nos damos cuenta que somos todo incluso aquello que rechazamos en otros. Es casi seguro que lo hacemos a una parte nuestra que hemos marginado y tapado por inaceptable. Sin embargo, el otro siempre nos enseña acerca de nosotros mismos. Si hablamos con aquellos que realmente están interesados sobre esta aventura, eventualmente se formará un círculo de apoyadores.

mareadazo

a

yer en la tarde fui a mi casa para ver si se acercaron los niños o no. Ni señales. Vino la hija de la madre curandera con un tazón de malva y hoja de camote chapeados. Era como una gelatina que usé en mi cabello como champú. Me echó mi preparado después pero no levantó tanto calor como la primera vez. El cuñado y su hermano habían pasado antes en la tarde sólo para visitar. “Jacontani.” Hablamos de las plantas. El cuñado está contento porque su mujer dio a luz y le avisaron que todo

está bien. Los hombres de las plantas se separan de las mujeres parturientas para proteger a su sangre. Es asunto de mujeres. Hace comentarios sobre mi jardín, cómo mezclar la tierra con abono que la hará ser tierra oscura y enriquecida. El único problema es que a las gallinas les gusta comer las hojas de la planta en los bordes. Veré qué hago. Regresé a la casita. La luna todavía no aparece. Después de un largo rato llega Jaguar con el hijo del curandero. Se instalan.

77


Tal vez logre extender puentes. He construido muchos puentes en mi vida y éste es una obra maestra en el otoño de esta vida mía. Es un aprendizaje constante, un campo de prácticas cotidianas y relaciones interpersonales afectuosas en la intimidad de las plantas. Acá rezan a las plantas, hablan con ellas y piden su ayuda. Coleccionan hojas de diferentes plantas y no todas de una misma planta. Abren espacio alrededor de las plantas, cultivan la hierba alta y la queman y usan las cenizas como abono. Cuando las hojas están bien chapeadas y el agua se ha vuelto olorosa y verde, soplan, humean, echan perfume, cantan al baño para llenarlo de fuerza y medicina.

78

Comenzó la ceremonia. La purga es la segunda que compré y está muy potente. Visiono toda la noche y siento guerra

en mis entrañas que suenan como una carcocha lista para explotar. Ya sé que tengo la tendencia de desarrollar diarrea y no vomitar. Me quedé quieto porque si me movía, vomitaba, pero no. El hijo del curandero cantó muy bonito y con fuerza. Era sublime y yo estaba en una ciudad muy moderna llena de luces y colores-la tierra de los merayas. Y era así toda la noche. Jaguar me pidió cantar mi íkaro a finales de la noche, pero no tenía ni energía para hablar. La purga estaba por todas partes en mi organismo y las visiones seguían fuertes. Jaguar cantó un íkaro, solo esta vez, y era complejo y bello. Sentado en el trono, me eché un rato, hablaron en shipibo y el cantante le daba recomendaciones a Jaguar quien escuchó atento. Yo me quedé como trapo contra el piso y escuché a la hermosa noche.

ciclos

h

ay un tiempo para todo. En este flujo por los días en Este lugar, estoy consciente de la repetitividad de partes pero está hecho a propósito. Da un ancla de continuidad y a la vez comienza a remarcar el proceso de vivir un día a la vez, gozosamente, y aceptar lo que hay como perfecto porque lo que está frente a nosotros es nuestra realidad por el

momento y nos ofrece oportunidades de aprender lecciones importantes para nuestra propia evolución como seres de luz y amor. Si nos aferramos a la situación que surge nos hemos apegado a un planeta lleno de enredos enmarañados. Si no aceptamos lo que hay, sufrimos. Si sufrimos y la situación no se siente bien, podemos cambiarlo. Cuando decimos de alguien lo que debe


hacer para resolver su situación, estamos proyectando y si asumimos la proyección, entonces estamos de nuevo con nuestro propio trabajo de ser quienes somos, de momento a momento, y siempre cambiando. Y dejamos a la otra persona SU trabajo y dejamos al Gran Espíritu SU trabajo. Si no cuestionamos nuestro propio pensamiento comenzamos a creerlo la realidad cuando no lo es. Acá estamos regidos por las épocas del año, la lluvia, el barro, el agua, la cultivación, la comida, la cantidad de ropa por llevar, el cuidado comunitario de los niños. Hay épocas de buena salud y de salud precaria. Esto significa que las cosas se resuelven por si solas y de formas insospechadas. Participamos en los eventos pero no tenemos que controlar para creer que estamos en control. No es cierto. No estamos en control del universo del Gran Tú. Si seguimos, día a día, con la asombrosa plenitud y abundancia en cada día, lo vivimos con los sentidos abiertos y

participamos activamente, con el paso del tiempo se acumularán las experiencias y todos creceremos. Y si seguimos nuestros propios ciclos, sabremos que nuestra actitud colorea los eventos. Si jugamos en el teatro de la vida, será una aventura suculenta. Si preferimos sufrir, lucharemos contra lo que hay y nos ahogaremos en la densidad de nuestras quejas y lamentos. Podemos escoger vivir agradecidos o vivir desesperados y amargos en cualquier situación. Lo vemos a diario. Hay personas felices y productivas sin aparente esfuerzo en todas las esferas de la vida. Y a su costado hay otras personas que todo lo ven con negatividad. Podemos jugar con la idea de voltear el mundo exterior al interior y darnos cuenta que nuestros juicios del mundo y su gente tiene algo que ver con nosotros mismos. Quizás haya guerra entre partes internas nuestras. Quizás maltratemos a unas partes nuestras. Tal vez contaminemos la sangre, el aire y cortamos la vida de partes nuestras.

79


80


las plantas

l

a ciencia va descubriendo a paso lento lo que los curanderos siempre han sabido. Las plantas son seres muy complejos, sensibles y con sistemas de comunicación con la frecuencia humana. Que las plantas vinieron antes de los seres humanos y siempre los han cuidado. Jaguar me habla de sus descubrimientos por la ayahuasca anoche. Me habla bastante de religión y cómo a través de sus dogmas y creencias producen una estructura masificada para enfatizar la parte negativa que produce miedo-de ser pecadores, víctimas y les enseñan cómo ser “buenitos”. Pero la religión étnica original no llegaba a Dios por una estructura de iglesias. Más bien llegaban a Dios a través de las plantas y la Naturaleza- él cree que la iglesia por el miedo y la ignorancia acusa a los curanderos de ser diablos que van a ir al infierno. Propagan que los curanderos trabajan para los pishtacos y comienzan a buscar nombres para poder acusarlos. Pero nosotros ya estamos saliendo de todo esto y no nos pueden agarrar tan fácilmente porque estamos en el camino de los merayas. Esto llevó a una conversación sobre la diferencia en una ceremonia cuando hay un maestro que ha dietado o un alumno suyo con dieta. Hace algunas observaciones propias como

sugerencias. Jaguar tiene la capacidad de escuchar y recibir pero luego decir “Eso es SU experiencia. Vamos con la nuestra. Si descubrimos lo que ha dicho, cambiaremos. Si no, seguiremos para ver qué descubrimos.” Haz lo que tu corazón, tu cabeza y tu espíritu quieran cada día. Me pierdo en las nubes de algodón que se ven en los pequeños cuadros de la ventana como escenas surrealistas. Hay una constante brisa y las hojas cantan. Hay sol. Me voy abriendo al cada vez más complejo campo de las plantas y ayahuasca. La ayahuasca es cocinada sobre leña por 8 horas. El fuego entra en el potaje que se reduce a una quinta parte de lo que era a comienzos. Tú tomas la ayahuasca y dejas ese fuego dentro de ti y eventualmente se forma una capa protectora. La planta es íntima, personal y libre. Te lleva directamente a una relación con Dios que es TODO lo que hay. Nada es superior a nada, nadie es superior a nadie sino que desempeñamos roles y funciones en este gran tapiz humano. Para aprender de la planta tenemos que abrirnos y recibirla encima de la piel y tomarla o comerla. La Tierra es más grande que la Biblia como libro. Hablamos de cómo

81


las creencias de las religiones se basan en los ancestros de otras épocas, otra realidad, el desierto y se creería que no hemos avanzado como personas y culturas. Sin embargo, las religiones de la plata, la psicología, la ciencia, el fundamentalismo no permiten demasiadas veces la coexistencia

con quienes no piensan iguales que ellos. De allí me dice que lo que nos acompaña en la dieta son las plantas y una dirección como norte. Hay mapas de otros. Creo que estamos más libres, abriéndonos al territorio para hacer nuestro propio mapa.

el caso de cusco

l 82

a chica me cuenta que su esposo fue a Cusco a vender ayahuasca a un señor amable que había conocido. Le había entregado todo menos 8 botellas y se las entregó en este viaje. Cuando fue a cobrar donde el señor lo apresó la policía, no cobró y el señor había desaparecido. No le dicen por qué le han apresado, no le dan comida ni agua, no conoce a nadie en Cusco. Han tenido que pagarles a los policías para soltarlo y a pesar de haberles pagado, todavía no le sueltan. Quieren dinero para traerlo de regreso en ómnibus. Qué? Suena muy turbia esta situación. Según la ley peruana, no es turbia o el esposo está mintiendo. Tratamos de ver qué lecciones hay en esto que les hará más fuertes y provocará cambios. Cusco es inhóspito para él. Que el abogado investigue y averigüe lo que ha pasado. Ella dejó la pesadez y la

tristeza de la situación. Tuve que limpiar la casita después. Uno de los chicos me relataba el accidente de su tío que está acá recuperándose. Están en el río en la noche, las pilas de las linternas están bajas, no tienen salvavidas, no saben dónde están, no pueden ver la barranca. De repente chocan fuerte contra la orilla y salta el barco al revés en el agua y chocan con otro barco que se hunde y su barco se voltea por la succión del otro. Hubo muchos muertos. Y así continuó la conversación durante todo el almuerzo. Comienza a llover. Es “chirapa” que es cuando sale el sol y llueve al mismo tiempo y produce arco. Mejor no salir pero lo hicimos. Me echo un rato en la hamaca en mi casa pero la lluvia no dura mucho.


una noche reflexiva

v

inieron una hermana y su esposo con una nueva hija que no había conocido antes. Hablamos afuera de los pishtacos y ellos dicen que en su comunidad un viejo fue encontrado boca abajo, sin grasa en el cuerpo y con dos sitios de inyección en la espalda. Y que toda una población vio un globo con luces con una mujer adentro y tres pobladores la violaron pero era un robot. Están siendo espiados. No sé de dónde salen estas historias. Que haya personas que trafiquen con partes corporales, seguro que hay. Pero que todos los extraños sean pelacaras es una psicosis colectiva basada en el miedo y la imaginación fértil. Que les estén espiando puede ser cierto en el mundo tecnológico de hoy en día y que la mujer en un globo era robot-qué imaginativos! Pero ellos piensan lo que piensan y quieren creer. Piensan que es verdad. Jaguar se echó en la tierra afuera hasta sentir las picaduras de las hormigas y esto nos llevó dentro de la casita. Seguro que en un universo lleno de millones y millones de galaxias llenas de miles de millones de sistemas solares, habrá otros planetas con vida diferente de la nuestra, pero vida, al fin y al cabo. Hablamos de la relación entre el sol y la luna y día y noche

y la rotación de la tierra. La ayahuasca me sedujo desde el primer momento con su canto de las plantas a través de las voces de Jaguar y su madre. Luego me atrajeron las visiones coloridas y los diseños siempre cambiantes. Comencé a dibujar de nuevo, cantar y tocar instrumentos. Pero lo que me mantiene es el tremendo reto de permitirme entrar en su mundo y comenzar a valorar este proceso como una investigación y exploración d e mundos paralelos. Mi vida ha cambiado. El mundo del curanderismo es espiritual y material. La comunicación con las plantas con sensibilidad emocional y visión es algo natural que nos hemos olvidado y reemplazado con la carrera para ganar dinero. Hay que sentarse con ellas para entrar en relación con ellas. La ayahuasca invita a algunas personas a meterse más pero ya no para tener visiones bonitas sino como medicina y sabia representante de divinidad. Las plantas nos cuidan, nos protegen, dan generosamente de sí y curan. Lo sabemos pero nos hemos olvidado de cómo tener acceso a su mundo. Suena loco pero es tan real como los dedos en la mano. Para entrar en el mundo espiritual de la ayahuasca hay iniciaciones, pruebas, demandas, cambios importantes. Las

83


relaciones cambian, a veces se pierden. Las dietas son periodos de entrenamiento y rigurosa autodisciplina. Para entrar en el mundo espiritual, primero hay que abrir al corazón y suavizar el estómago y dietar. Hay que abrir la mente y entrenarse a aceptar que todo está bien, perfecto como es con sus luces y sombras y que hay lecciones para aprender como parte de la dieta. Hay que soltar el control y dejarse llevar por lo que el universo quiere mostrarnos. Una vez adentro hay que practicar elevarse por los niveles de aprendizaje. Y al haber subido por

un peldaño a otro, nuevos mundos paralelos se abren y es un gigantesco fractal. La vida se abre frente a nosotros con focos de luz y áreas de sombras. Los focos de luz atrás se van apagando porque ya hemos vivido estos días y hemos incorporado sus aprendizajes que cargamos como memorias y pensamientos. En el mundo de los merayas que están superados en muchos niveles y han alcanzado un nivel más alto, viven y actúan desde la óptica de intervenir en el mundo consensual mientras viven en el mundo no consensual.

dietas

84

e

n el atardecer y con un silencio compartido en la cambiante luz, Jaguar me sugiere poner algo más sobre lo que se come en las dietas. En el principio se come sin sal, sin azúcar, sin aceite, sin verduras, sin helados, sin condimento por 8 días. Luego se aumenta a 15 días. Nosotros lo hacemos por 3 días o un día de vez en cuando. Hay que ayunar hasta mediodía. Y después, si es de largo aliento, como nuestra dieta de un año, permitimos un poco de sal, un poco de azúcar y un poco de aceite, fruta y verduras excepto culantro, cebolla y ajo. Pollo asado

sobre leña es como cuero si no lo comes caliente. Boquichico contiene muchas espinas y carne blanca. Pasé la mitad de mi tiempo comiendo y la otra mitad sacando huesos de mi boca. Tuve que aprender cómo sacar la carne del hueso y en qué dirección abrir el pescado entero asado. No como la cabeza pero me dicen que está en la mazamorra que me gusta bastante. Jaguar se ríe y dice que su nueva tarea es hacer que coma la cabeza como ellos y de verdad dejan sólo el esqueleto. El pollo o el pescado vienen acompañados de arroz simple y unos plátanos verdes sancochados y un refresco de limón, maracuyá o naranja. Comemos


una vez al día. A veces sientes hambre en la noche o la mañana pero te concentras en la comida que tienes. La miras, hueles y saboreas como manjar. Y como yapa,

quizás, tu cuerpo usa todos los nutrientes de la comida y puedes pasar días sin mover el estómago y sin sentir incomodidad.

vaiyuca o washush

d

ormí bien toda la noche. Me desperté cuando me llamaron los chicos para su honda porque van a matar a pájaros. Usan bimpish tierno como balas. Me levanto y aparece el chico mayor llorando con la cara roja y dice con desesperación, “Cúrame. Me ha picado una abeja grande y me dueleee.” Qué hacer? Le echo alcohol. Nada. No se le puede ni tocar. Pruebo barro. Nada. Retuerce y chilla de dolor. Le llevo en mis brazos. Vamos donde la abuela. Le echa mentholatum. Va y examina el árbol donde sacaban balas de bimpish. Allí descubrió un gusano chico con pelos largos que es venenoso y se llama vaiyuca o washush. Su

pelito como dardo se mete adentro y no se le ve para sacar. Manda su veneno hacia el corazón y duele mucho. Inmediatamente busca y chanca maní y lo pone en su mano. El niño sigue llorando, temblando, gritando y retorciendo. La madre curandera le frota el brazo desde el hombro hacia la mano. Los chicos miran preocupados y después salen a jugar y vienen para chequear de vez en cuando. Ella dice que el más grande de estos gusanos puede llegar a matar como casi lo hizo con su papá. El día se ha puesto gris y oscuro. Sopla una brisa fresca. Llueve quedamente y es un día perfecto para escribir, dibujar, conversar.

85


86


nuevos comienzos segunda vuelta capĂ­tulo 5

87


88


san juan

d

espués de dormir con sueños, toda la noche, me desperté a las 7, más o menos, a otro día gris con la incertidumbre selvática si iba a llover o no. Barrí y saludé a la madre que me dijo que los dolores de su hija han disminuido porque la bebé estaba ligeramente fuera de sitio y ya la colocó y los dolores se han calmado. Vine a la casita para instalarme para el día. Vienen los trabajadores a las 8. Llega el primo con quien conversamos a comienzos del proyecto sobre la construcción del nuevo baño. Tarde, ya el contrato está hecho con otros. Pero se queda para apoyar y conversar con ellos. Van macheteando un lote al lado del baño actual. Cortan la hierba con machete y recogen la maleza con un palo hacia un lado. Jaguar me informa que

voy a preparar mi propio vomitivo. Recojo 20 hojas de piñón colorado. Es una planta sensible. Cuando le arrancan una rama para la flagelación, la planta se resiente y muere. Hay que pedir permiso a la planta para recoger su hoja para la curación. Se sacan hojas de varias plantas y no todas las hojas de una sola planta. Me muestra la planta de marusa y saco 7 hojas. Me dice que calladito una mañana debo ir para sacar unas plantas tiernas para mi jardín, hablo solo con la marusa y no con otros hasta transplantarla. Voy a la casita y machuco hoja por hoja con una piedra contra una tabla en el asiento de la banca. Luego junto todas las hojas y las machuco de nuevo soltando las resinas. Mezclo con tabaco de un mapacho y lo pongo en un vaso con un poco de agua, lo remuevo y exprimo la

89


masa de hojas hasta teñir al agua el color de verde oscuro. Agrego 2 gotas de agua florida y huaringa, Jaguar lo ikara, lo tomo y espero. Recuerdo que hace años la mezcla me mareó y descansé todo el día y fui al baño 5 veces. Hace 6 años. Vamos a ver la reacción esta vez. Vamos a bañarnos con una hoja que nos enseñará a cazar animales y nos fortalecerá. La mezcla me marea un poco.

90

Ahora estoy afuera en la zona de la cocinada de la ayahuasca. Hemos hecho un fuego y estoy vigilando la olla. Jaguar dice que tiene que cocinarse 2 a 3 horas sobre fuego lento todavía. El líquido tiene que ser pegajoso en los dedos. Los chicos juegan con la cometa entre la construcción y la casa grande. Es feriado. Estoy cerca del bosquecillo de ayahuasca, caña y otros árboles alrededor. La brisa refresca la mañana. Estamos trabajando hoy después del descanso de los últimos días. Me siento bien participando en todo esto. Es ser parte del aprendizaje en vivo y directo y asumir responsabilidad para la comunidad. Los obreros van a almorzar y de paso Jaguar chequea la purga y mide cuánto más debe bajar el líquido, agrega caña de azúcar para hacerla dulce. Va a ser una purga muy especial! Preparo mi baño-

20 hojas de la planta cazadora, 3 marusa y 20 piñón colorado. Un tío me contó que la forma en que se dieta con toé es machucar hojas y exprimir el jugo en pequeña cantidad y agregarlo a la copa de ayahuasca cuando se toma y hacer baño de vapor con 4 hojas de toé para la cabeza. Así se abrirán los sueños y la visión. Ayer era drama y hoy es comedia. La mañana sigue casi fría y nublada. Los obreros están alrededor de la obra. Me comentaban mi dibujo al hacerlo y lo que vieron. Qué bueno que se metieron. Es el teatro de los merayas. Mis cuadros son como la ayahuasca, cada visión es diferente. Algo mueve en mí y se expresa de esta forma. Mientras dibujo se van revelando figuras, caras, símbolos y puertas fantasiosas. Lo que otros verán en mis dibujos dependerá de cómo los ven. Si los miran de paso descubrirán diseños coloridos. Si se detienen un rato y se permiten abrir la imaginación el dibujo les jalará hacia adentro como ha hecho conmigo al expresarlo. Cada cuadro contiene mundos paralelos fractales. El año pasado había mucho negro y este año es bastante luminoso. El escenario está vacío ya. Seguimos con la dieta.


procesando la ayahuasca

p

onemos la olla de ayahuasca cocida con chacruna y caña de azúcar con la anteriormente refinada. Buscamos botellas de vidrio en que guardarla y vamos a usar aquellas de sangría que usaron para el día de San Juan. Primero sacamos los trozos de caña para la tarde. La ayahuasca parece potente. Por tazones vamos cerniendo con una tela de organza para llenar una olla chica. Parece chocolate. Luego de la olla chica la metemos en una jarra con la organza encima. La purga, dos veces cernida, llena dos botellas grandes y una botella de la mesa nuestra. Después sacamos las hojas

y las frotamos en las manos y los brazos para darles un color medio amarillento. Llevé las botellas a mi casa y la olla a la casita. Bañarnos con las hojas ayuda con la visión, la pintura y la salud dicen. Tenemos harta ayahuasca ya. A usarla. Almorcé en la misma mesa con la ayahuasca. Su olor me acompañó todo el almuerzo. La caña rota no la incluimos, sólo la caña entera y la más fuerte, saturada pero no rajada y está en el fondo de la olla. Ésa sí será una nueva puerta para abrir para todos-todos somos aventureros en esto.

construyendo vida nueva

v

ino la madre y ha estado cultivando desde las 5 a.m. Está nublado, no hay sol y es bueno para cultivar porque con el sol ya no puede porque afecta su cabeza. Comenta que el jardín está lindo y que lo planificamos justo a tiempo. “Con la buena mano del tío y la lluvia,” dije. Me informó que un primo problemático que nos visitaba ya se había ido a Betania en la madrugada. “Mejor porque allí su tío conoce plantas y le puede tratar y primero debe hacer el vomitivo para

limpiar su estómago.” Yo estoy sorprendido. Es una respuesta. Las acciones hablan más fuerte que las palabras. Va adónde quiere ir. Acá hemos sido fuertes y claros con él en cuanto a la dieta ofrecida. No quiso meterse. Creo que se asustó y se manifestó como aburrimiento. Pero tomó un día en silencio para decidir. Quiere construir una vida nueva, dice, y conocerse. El rigor de nuestra dieta le habrá detenido. Por un lado me ha hecho sentir que estuve demasiado fuerte para él,

91


una pared espejo. Por otro lado creo que es bueno para él darse cuenta y un alivio para nosotros porque vino cargando mucha densidad y turbulencia.

92

Fui al pozo para llenar los baldes, saludar a los niños con sus lentes de sol y vestimenta alegre. Van al colegio. Les pregunté si iban a la playa de vacaciones. Síiii, cantaron. Nos reímos. Vino Jaguar y dijo que le había hablado al primo también sobre cómo es acá por la dieta. No hay internet, celular, horario, vivimos al día y no sabemos cuándo vamos a la ciudad. “Seguro que quería ver a su primo en la comunidad también,” dice. Yo menciono que estamos creando un lugar de merayas acá y hay como la necesidad de ser fuertes para entrar y quedarse por un tiempo largo. Quienes vienen acá se curan de algo. Los trabajadores comienzan a hablar de los pishtacos y el miedo colectivo. Ven que acá no hay nada de eso y que todo está bien con relajamiento y risa. Hay entidades del Estado que tienen que levantar un cadáver si hubiera y si está con la cara pelada la prensa tiene que estar presente. No hay nada de esto. Es puro miedo. Los obreros lo comentan entre sí y se les quita un peso. Hablarán con sus familias cuando

surge el tema y poco a poco eso ayudará a despertar la consciencia de la gente. Los obreros se dieron cuenta ayer que los horcones estaban mal alineados. Tuvieron que desarmar todo y reubicarlos. No pudieron seguir la línea de la propiedad que es angular. Así tuvieron que medir con más precisión para poner los horcones. Una vez que los cuatro están puestos como postes verticales, tienen que juntarlos, clavar y encima levantan el techo. En el diseño no lo extendimos por un lado y ellos tuvieron que parchar para poder hacerlo igual por ambos lados. Serrucho, martillo, clavos y wincha son sus herramientas, un dibujo y medidas son sus papeles. Es fascinante el proceso de ver cómo se va construyendo una casita de madera sin planos de arquitectos. Ayer al posar para el cuadro de Jaguar comencé a prestar atención a la pared a mi lado y me di cuenta por primera vez que las maderas de las ventanas están teñidas verde por la pintura verde de la tela metálica y es un tipo de pintura de la lluvia porque los diseños que deja el agua en la madera pintada son alucinantes.


93


conversaciones

a

l regresar a la casita llegaron unos tíos de paso. Al salir, uno cuenta la historia antigua de cuando los shetebos y conibos existían en la región, a veces la gente no sabía quiénes eran quiénes. Una tribu sin nombre que no sabía quiénes eran pintaban los labios con huito y los hombres tenían la costumbre de tomar masato hasta borrarse el huito. Podría tomar días. Los otros les llamaban shipis que son monos de la selva. El nombre shipibo viene de allí y se queda. Los shipibos no son conibos.

94

Se van y Jaguar me habla con preocupación acerca de haber mostrado mis dibujos así no más. Le escucho con atención mientras me explica que la dieta nos hace vulnerables, puede producir envidias y trancas y que debemos cuidarla con seguros. Una forma es no hablar de merayas, ayahuasca o mis pinturas con otros hasta saber que van a apoyar o distraer. Investigar, escribir, educación, y psicología -bien, pero el resto mejor con reserva. En esta población es aconsejable ser abierto con todos y reservado acerca de su propio proceso de dieta y ceremonias. Lo tomaré en cuenta.

Seguimos con nuestra conversación sobre la busca de dinero. Los maestros ya sólo buscan plata y no otra cosa. Hablamos largo sobre esto. Si el dinero es tu dios en tu viaje espiritual, vas a estar envuelto en el mundo del dinero. Si el universo y las plantas son tu norte entonces tendrás más de esto y el dinero llegará. El dinero es energía. Si haces lo que amas hacer, el dinero seguirá en su propio tiempo y forma. Si tuvieras que trabajar para ganar dinero como profesor de primaria en primer grado por 5 días a la semana por 600 soles mensuales, quizás te quejarías, tendrías ganas de estar con adultos más que con los niños. Estos son los objetivos para ganar dinero para muchos profesores. Comparamos esto con la maestra que ama ir a su escuela y su clase, quiere a cada niño y cuida su desarrollo y aprendizaje con afecto. La maestra vibra con vitalidad. Cuando le pagan está sorprendida que le pagan por sentirse bien. El curandero dice que sólo da la mitad de la información ofrecida a los que quieren aprender. Es para sentirse más? Si todo el grupo que le rodea depende de él para su funcionamiento entonces cuando él muere, todo se desvanecerá. Pero el maestro que


comparte sus conocimientos y quiere que sus alumnos aprendan y que le superen para que algún día pueda sentarse a los pies de sus alumnos, ya maestros, y ser el alumno de nuevo para escuchar lo que ha enseñado a sus alumnos y qué nuevas cosas puede aprender de las épocas actuales, es un verdadero maestro afortunado. El maestro que quiere mantenerse en su pedestal teme que si les enseña todo lo que sabe a otros, el otro le va a superar y quitar clientes. Se olvida de que por la gran necesidad del mundo y la abundancia de la vida, siempre va a tener clientes y alumnos de una forma u otra.

Me dice que el sonido líquido en la pipa es señal de que está acostumbrándose al tabaco de acá y está ganando fuerza. Esta brea es la fuerza de la pipa y si tragas algo tómalo adentro porque es medicina. Cuando un niño tiene mucha flema en su pecho y estómago que no logra botar, ponen un poco de esta mezcla de la pipa en su boca y eso hace que el niño quiera vomitar y cuando lo hace expulsa la flema. Fascinante. Ha salido el sol. Posó un gavilán en el techo hasta ahuyentarlo Jaguar. Malagüero? Sopló agua florida y me pidió quemar palo santo. El cielo está azul de nuevo y el brillo de la tarde anima.

cerrando el día

a

l regresar a la casita posé para el cuadro de Jaguar y en la cambiante luz del atardecer, en una sola posición, aquieté a mi mente y la observaba saltar de un tema a otro hasta estar presente. Nos fuimos para encontrarnos más tarde. Luego, más tarde, creamos un programa radial para los muchachos que trabajan en el baño y quieren saber qué hora es. Nos

divertimos con esto con noticieros, horas falsas, reflexiones, concursos y saludos. Al salir afuera, la noche es oscura y el cielo es un camino de estrellas. Eleva la vista, eleva el espíritu. Y por un momento pierdo consciencia del cuerpo al perderme en las estrellas, sabiendo que somos esto tambiénllenos de luz del polvo de las estrellas!

95


sábado ya?

m

e despierto descansado. La mañana está soleada con neblina, fresca y húmeda. Al irme a la casita y regresar a mi casa, la luz del sol que amanece brilla y produce una contraluz en la hierba alta revelando un mundo lleno de telarañas, gotas cristalinas de rocío de la neblina y estoy en medio de un mundo mágico lleno de joyas y tejidos transparentes. Es uno de estos momentos que te detiene en seco y dices, ”Qué maravilla es esto? Cuánta belleza!”

96

Ha pasado, creo, la pesadez de los últimos días con la capa de nubes y la agitación de llegadas y salidas. Hoy en este momento reina una profunda sensación palpable de tranquilidad y paz en este lugar. Y es esto lo que queremos mantener y proteger. Entonces aquellos que vienen sienten la energía del lugar y se relajan, se abren y el proceso de curación ocurre con la ayuda de las plantas. Me doy cuenta que para los curanderos, Dios y las plantas son primero. El discurso siempre es que si respetamos las plantas y la Naturaleza, nos van a cuidar y sanar. Es una cuestión de fe. Hay que consultar a las plantas, no sólo ayahuasca, al bañarnos con ellas, tomarlas adentro, frotarnos con ellas, soñar con ellas. Y si hay conexión, abren sus mundos y dan remedios y respuestas.

Estas personas han logrado a nivel cultural preservar intacta una habilidad que tenemos todos y que hemos perdido. Es la capacidad de poder comunicarnos íntimamente con la Naturaleza que nos da vida y aprender de una forma no verbal cómo vivir en armonía con su esencia. Es tan natural que no lo ven como un talento gigantesco. La mayoría de las personas que vienen acá vienen cargados del mundo cotidiano, correteos por aquí y allá, y llenos de cosas no examinadas. Viven en burbujas que no les permiten recordar dónde están. Los sentidos están opacados. Acá en un sitio sin tiempo de reloj y con los días abiertos como teatro de la vida, conversamos, tocamos música, pintamos, hacemos ejercicios, cantamos, leemos y abrimos los sentidos. El nuevo “programa de radio” que vamos a hacer me provoca hablar de la educación. Para qué futuro educamos? Qué futuro estamos creando ahora para nuestros niños? Nosotros tratamos de educarlos en colegios sin escuchar lo que tienen que enseñarnos. La educación necesita escuchar a aquellos que están educándose. Cómo enseñamos a los educandos a pensar por su propia cuenta y expresarlo de forma creativa? Cómo enseñamos a los adultos a escuchar a los jóvenes y los niños con apertura y curiosidad? Qué es lo


que realmente es importante para ti en cuanto a la educación de los niños? Conseguir un título para ganar dinero o practicar valores básicos en la vida? Qué enseñas hoy en día

a los niños a tu alrededor con tu presencia y estilo de vivir y comunicarte? Son reflexiones que podríamos compartir.

mi pintura

e

s interesante para mí el juego casi matemático y geométrico en mis dibujos y el juego con la combinación de colores. Después de muchos años de frustrarme con la posibilidad de ser realista en mi dibujo, he optado por dejar salir lo que sale que son diseños llenos de mundos. Poco a poco toman forma como visiones en el mundo de las plantas y lo que sale de la imaginación. No me importa si a otros les gustan o no. Son una expresión de mi vivencia, hay una

secuencia no verbal y gráfica de este proceso y como conjunto llevan un mensaje cuando se juntan los títulos de las visiones como un cuento. Están cargados de la dieta, de cosas pertinentes a esta etapa de relación con las plantas. Hay unos que son curativos sólo por su luminosidad y otros por su combinación de colores. Yo lo sé y aquellos que se detienen y se meten también podrán sentirlo. Son como mi medicina y les saco sólo si es pertinente para una curación.

que agradable es la mañana!

m

e despierto con letargo a las 6 a.m., más o menos. Riego el jardín, planta por planta, a la luz del inminente amanecer hacia el este. Todo está creciendo, hasta los palos que pusimos para demarcar los perímetros. Poco después viene la madre. Me dice que es ella que cocina porque la mujer de Jaguar no puede por sus menstruaciones y la huayusa pelea con la menstruación y es peligroso para la dieta. Me habla largo rato de la chica francesa que estuvo acá y la mala impresión que dejó. Además llevó artesanía de cinco

mujeres y la madre es la garante para ellas. La chica se fue y nunca le dio dinero ni le ha mandado todavía. Ahora parece que está acá, escondiéndose en la casa de su novio y no quiere saber nada con nadie. Vaya! La madre va a comprar árboles el jueves y se está recuperando de sus dolencias. Es su cabeza que tiene que cuidar. Se va con mi termo y yo vengo a la casita. La luz de la mañana temprano es luminosa y fría. Al pie de mi mesa está el nuevo dibujo del genio del piñón colorado y los juguetes de barro que los obreros han

97


98

hecho para el hijo mayor. Él ha dejado acá sus tesoros. Los pájaros cantan soñolientos. Los grillos todavía hacen su percusión. El viento aún descansa y desciende lentamente una capa invisible de paz atemporal. Uno de los deleites de estas semanas es poder mirarnos y sonreírnos y recordar que todo está bien. Ésta es la realidad y es perfecta tal como está. Somos nosotros que decidimos dónde vivir. Somos nosotros que escogemos nuestro entorno. Descubrimos poco a poco cómo nos afecta el territorio y nuestra presencia allí. La libertad que tenemos es poder elegir cómo vivir nuestras experiencias, con qué actitud. Un aprendizaje básico es saber cómo elevarnos a nosotros mismos y saber cómo entrar y salir de la densidad de lo cotidiano a nuestro refugio espiritual y nuestro centro interior. Todo está bien afuera porque todo está bien adentro o al inverso. Somos seres espirituales no locales y atemporales. Y vivimos vidas humanas en esta realidad. En esencia somos luz y amor y estamos acá para traer esto y aprender cómo impregnar la vida que construimos con ellos. La historia que vivimos se hace más compleja y entretenida cuando tenemos más consciencia de la abundancia de los mundos paralelos que la nutren. Me pregunto por qué los sueños para el mundo y el futuro son tan negativos, catastróficos, defensivos y temorosos. Los seres humanos lentamente estamos dándonos cuenta que

hemos llegado a una nueva frontera. No podemos seguir abusando de la Naturaleza sin erradicarnos. Vamos descubriendo lo que hacemos para dañarla y la voz de PARE se escucha con más frecuencia. El sistema económico mundial tambalea por sueños demasiado costosos y guerras que sangran los tesoros de las naciones involucradas. Se pelea por el control del petróleo como los ancestros peleaban por el fuego. Es un enredo enmarañado de lecciones y aprendizajes. Pero no es eso lo que hacemos a nosotros mismos internamente??? Lo que está afuera en nuestro mundo consensual es lo que está dentro de nosotros a nivel espiritual y emocional. Peleamos en vez de agradecer a lo que es nuestra realidad donde podemos practicar ser luz y amor en medio de los eventos de nuestros días. Qué huella dejamos en nuestras transacciones? Qué aura llevamos y cómo afecta al entorno? La risa es un postre cotidiano? Y me pregunto qué sueño tenemos para el futuro? Qué mundo queremos heredar a nuestros hijos y siguientes generaciones? No será nuestro sino de ellos. Cómo estamos construyendo este sueño ahora? Son cavilaciones de la mañana en medio de una burbuja de paz. Y creo que estos son temas que la mayoría de nosotros podríamos usar para soñar juntos para abrir nuestras mentes en un nivel más elevado y de paso aprendemos a escucharnos y aceptar matices diferentes.


99


el escenario abierto

l

100

lega Jaguar y me dice que ha tenido muchos sueños que le indican que la medicina le va dejando y puede sentirlo en su cuerpo. Cuando un meraya sale de su retiro a solas en el monte por la dieta, se celebra con una fiesta fuerte que es para todos aquellos en dieta, por su apertura y fragilidad. En la fiesta todo es un tipo de canto en un registro más alto de voz. No duermen y preparan en equipos diferentes aspectos de la fiesta desde el masato, las tinajas, las vestimentas, las herramientas. Cada atardecer es un ensayo con el meraya para saber lo que van a danzar y cantar. Esto se convierte en íkaros. Día y noche trabajan así para por fin realizar la fiesta de cantos. Fuerte debe ser!

Yo estoy en el calor de la tarde en la casita con el escenario vacío por el momento. La tarde está quieta y calurosa. La brisa sopla y refresca. Las nubes de algodón juegan en el cielo. Mañana entramos en la cuenta regresiva de nuestra dieta de tabaco y hierbas. Ha venido Jaguar. Probamos dos cañas impregnadas con ayahuasca. Sabor de chancaca y nada de ayahuasca amarga. Hasta ahora no hay grandes efectos todavía. El cielo azul comparte la luz cálida que se amarillenta poco a poco. Cantan los grillos. Los chicos juegan por la casa grande, me he bañado y espero la llegada de la noche. Otro día ha volado y ha sido un día meditativo.

mapacho

l

a ceremonia de ayahuasca requiere de tabaco porque con él se sopla, se protege, se fortalece, se oculta de los brujos que quieren ver los puntos débiles y por donde hacer su daño. Resistí por dos años porque no quería volver a fumar. Lo había dejado hace 20 años. Pero es una parte

intrínsica de la cultura y comencé a sentir que rechazaba por cuestiones personales e insensibilidad cultural. Estaba juzgando algo importante para toda una cultura como algo malo. Hice el acuerdo conmigo mismo de participar en las ceremonias con mapacho y cuando estoy en otros lugares no fumo. El


mapacho es un tabaco natural sin aditivos. No me gusta lo que ellos llaman cigarro fino con filtro-pura química y se siente más en el cuerpo que el mapacho. Soplan al aire para ahuyentar tempestades, soplan a su comida, a los bebes y niños cuando están enfermos y asustados. Soplan en la noche alrededor y dentro de las casas. Soplan a los adultos por las razones antes explicadas. El tabaco, como en muchas culturas indígenas, está considerado medicina poderosa y una planta más que nos cuida y nos protege. La pipa con su cachimbo, tabaco suelto, es un constante acompañante de hombres y mujeres desde una joven edad y se enorgullecen de las pipas hechas por ellos mismos. En la sociedad

consensual estamos rodeados de muchos fundamentalismos y el tabaco es enemigo número uno y acá en esta cultura es una de las plantas medicinales más usadas en la vida cotidiana. Al dejar de fumar mapacho y cachimbo, estamos retándonos a seguir una autodisciplina contracorriente acá para investigar qué ocurre con nosotros y nuestro entorno con este cambio que nos proponemos. Y lo hacemos juntos para poder apoyarnos. Nuestro reemplazo es otra planta maestra-la ayahuasca. Son decisiones y la acción resultante nos dirá si ha sido una determinación visceral, de corazón o de cabeza.

el baño nuevo

e

l peruano es creativo pero malogra bastante,” dice uno de los constructores, riéndose. Han tenido que hacer varios ajustes ya en el diseño del nuevo baño. Recién están haciendo la base de cemento después de haber construido la plataforma del baño. Pero un problema es que la altura entre el piso y el techo está demasiado baja. Van a cortar y poner columnas para permitir un libre paso sin tener

que agachar la cabeza para poder entrar. Todo se arregla. Pero tienen que desarmar, desclavar y comenzar de nuevo en algunas partes. Casita con techo, plataforma, base, paredes es su orden de construcción. La madre dijo, “Qué bonita casita!” “Para venir a dormir,” bromeo. “Mi idea!,” dice ella. Me siento contento que estamos contentos con este proyecto en común.

101


historias de la noche

d

102

espués de bañarme y tomar una taza de hierba luisa al atardecer en mi hamaca, decido regresar a la casita. El cielo está con un color naranja espectacular. En mi rincón canto mi íkaro, alineo las chakras, hago mis ejercicios y escucho a la ya oscura noche. Como no viene nadie voy a mi mosquitero en la casa hasta que me llame Jaguar. Se siente triste pero no sabe por qué. Pero es una tristeza con ternura. Cuenta que su tío abuelo le dijo, “Cuando quieres hacer una canoa alguien ofrecerá ayudarte. Acéptalo sabiendo que tú algún día ayudarás al dar y recibir.” Me cuenta que su cuñado le contó algo que le ha impactado mucho y dejado con tristeza. En su entorno los maestros shamanes reúnen a los chicos desde muy niños para una ceremonia de ayahuasca. Como profesor, él pidió participar en una ceremonia. Los niños le invitaron alegres, trajo tabaco al maestro y participó. Al día siguiente le pregunta a un niño que tenía problemas académicos pero era experto en conseguir plantas, peces, y animales, si se había visionado. El niño respondió que sí pero con tristeza. “Por qué estás triste?” le preguntó. “Los árboles grandes se van, ya no hay tigres, se van lejos.” El cuñado pregunta

al maestro curandero que le reafirma que con la tala de los bosques, los tigres y otros animales se van más adentro porque ya no hay árboles grandes para ellos y los niños ya no crecerán en hermandad con los animales. Sí, es una tristeza. Hablamos de cómo hay muchos futuros posibles. Este cuento también le da más material para sus cantos a la selva y la ecología. Puede usar su música para dejar un mensaje no sólo de protesta sino de responsabilidades compartidas. Si no queremos más de esta imagen bastante densa y negativa para el futuro, quizás necesitamos pensar de otra forma. Entre nuestros niños viven genios todavía no descubiertos que con una motivación adecuada crearán otro tipo de respuestas para un futuro más agradable. Por qué no podemos cuidar nosotros al bosque y plantar árboles y plantas, cuidar el agua y los peces, buscar petróleo y minerales de otra forma que no contamina la tierra, el agua y el aire? Quizás podríamos dejar de lado el factor guerra y pensar en cómo la paz comienza con nosotros mismos y nuestras formas de tratarnos y a otros. Por qué no soñar con poder vivir en


armonía y creatividad, que todos tienen de que comer y vestir y que haya un aprecio generalizado de ser parte de la Naturaleza y no sus dueños? Cuando nos olvidamos de eso y maltratamos a la Naturaleza con fines económicos, tarde o temprano la Naturaleza va a rebelarse. En vez de hacer del dinero nuestro norte y dios, qué pasaría si comenzáramos a pensar en las plantas y los árboles como una relación simbiótica en que nos damos vida con nuestra respiración circular interconectada. Si hacemos de las plantas nuestro norte y guía de orientación, grandes cambios pueden ocurrir de forma nutritiva y constructiva. Él me dice que ha visto que mi punto más fuerte en este proceso no son los dibujos ni fotos sino los escritos del libro. Me repite que cree que el libro es importante y que lo van a leer muchas personas. Espero que sí. Dice que ha visto a un tío y le ha dicho agradecido que ha aprendido mucho de él pero ya le toca apartarse un rato y abrir su propio camino. Y cuando esté listo, no puede decir la fecha, volverá a participar en ceremonias con él. Me

parece una respuesta clara y madura. Tanto estamos aprendiendo con todas estas voces de la comunidad. Vivimos la experiencia de la dieta desde nuestra propia investigación que otros pueden ver como rara, peligrosa, no tradicional, cuestionable, o podemos someternos a la posición de “aquellos que saben” y vivir la vida y la experiencia que ellos quisieran para nosotros. Quienes hemos caminado podemos compartir nuestros conocimientos sabiendo que son parte de nuestra experiencia. Podemos invitar a la gente joven a explorar y determinar de su propia experiencia, mostrarles nuestro interés y curiosidad con lo descubierto. Hay que sacar el ego del camino. Cada uno tiene el trabajo de ser auténtico pero no asumir el trabajo del otro. Los curanderos y los terapeutas en realidad no tienen el derecho ni la autoridad para decir a otro cómo debe vivir su vida. Podemos crear las condiciones, sin embargo, en que la otra persona comience a asumir responsabilidad por su propia vida conscientemente.

103


la puerta está abierta

j

104

aguar me dice que quiere esperar hasta que su hija sea un poco más grande, asegurar que ha salido de las trancas y la dieta, que se sienta fuerte con sus íkaros y allí se reunirá con los chicos para una ceremonia de ayahuasca. Habrá que asegurar que vean cosas y no duermen. La planta les guiará en sus vidas. Cuando los niños aprenden así de sus costumbres ancestrales, florecen y recuerdan este comienzo con las plantas. Sí, creo que tenemos que ser conscientes del futuro que creamos ahoramás de lo mismo u otro camino diferente? Cómo sería si pudiéramos interesar a los niños pensar y soñar con un mundo que van a habitar como adultos? En qué tipo de mundo te gustaría vivir? El proceso está dentro de ti. Entonces podrás vivir ese mundo soñado en tu realidad cotidiana. Es cuestión de actitud y espíritu. El propósito de tu vida es ganar dinero y acumular

cosas o dejar una huella más elevada con tu vida como una pequeña manifestación de la grandeza y la complejidad del universo? Para definirlo más claramente con lucidez, necesitamos despertarnos de nuestro trance colectivo, observar cómo pensamos y cómo creemos en las historias que nos contamos y vivimos, como si fueran reales y no sólo pensamientos. Es aprender a aceptar la realidad como es, perfecta, tierna y generosa, saberla perfecta por las lecciones que nos ofrece para aprender y poder evolucionar como seres humanos posibles. Requiere de esfuerzo y paciencia hasta que la destreza sea natural e incorporada. Puede tomar años pero convierte una vida ordinaria en una aventura extraordinaria. Vives con asombro y agradecimiento, dos pilares que atraen más de lo mismo. Enseñamos más por nuestras acciones y cómo vivimos nuestras vidas que por las palabras que usamos.


los meraya

j

aguar se puso elocuente y comenzó a hablar de los meraya y sus destrezas. Increíble lo que me contó. Con la dieta pueden visitar a otra persona, traerlas, sentarse frente a frente y dialogar y luego soltarles de vuelta. Mientras hablaba, de repente se paró y me llamó para observar a un “muyuwayra”, un remolino usado por los brujos para tapar o trancar, roban las almas de los habitantes y las esconden en el lugar más lejano posible. Este remolino paró por la casa de la madre y se calmó en el bosque de ayahuasca- tuvieron un encuentro. Tenemos que tomar ayahuasca hoy en la noche para ver si es maligno o benigno. Si es maligno, tenemos que sacarlo afuera. Los merayas podían sacar todos sus dietas y medicinas y crear un remolino a su alrededor y mandarlo a pasar por la casa de un paciente que al día siguiente se sentiría mejor-el remolino llevó lo malo consigo y dejó lo benigno. Me contó de un caballo volador que es empujado por la anaconda invisible en el aire y la experiencia que tuvo de soltar la resistencia y dejarse llevar. En

un momento de ese encuentro estuvo en una pequeña plataforma encima de un palo gigantesco del cual miraba abajo al mundo y al vacío. Y así pasó la mañana. Su tío abuelo le dijo que además de ayahuasca hay muchos otros caminos. Que explore y se abra a todo y cuando ya sabe bastante, habrá vivido todas estas experiencias y volverá a la ayahuasca que se le abrirá y le elevará más. Ya estará listo. Me resulta fascinante su relato. Tiene un conocimiento amplio de costumbres antiguas. Decide irse a Betania mañana hasta el sábado y el domingo haremos la fogata del pescado con pei. Dice que va con una sábana y cushma pero sin mosquitero y va a probar cómo los meraya andaban con su kushma, arco y flecha y navaja y nada más. Ojalá que resista. Los zancudos allí son pequeños, feroces y abundantes. “Los merayas,” dice, “son siempre vigilantes. Saben lo que va a pasar y están preparados. Su herramienta primordial es la sonrisa-no se preocupan por nada. Saben que todo está bien. Tienen recursos.”

105


un cambio

t

106

omo un momento para sentir este lugar. Está poblado de vida y creatividad. La Naturaleza nos envuelve por todos lados. Al sentarse en el piso, la pared da apoyo y privacidad. Al pararse, las ventanas abiertas con tela metálica por todos lados dan una visión panorámica y en cada dirección la escena es diferente. El espacio está abierto en el centro para rituales, ejercicios o el proyecto del momento. Hacia el este está la mesa de pintura y hacia el oeste están nuestras mesas en el piso. La cortina curativa cuelga en el centro. Quien viene a visitar, consultar, “conversar” puede echarse, sentarse, estar totalmente cómodo. Ocurre algo invisible y la persona sale más clara, más relajada, más optimista, más abierta. Hay pintura, instrumentos musicales, perfumes, CD´s, agua, etc. Hablamos de cosas esenciales acá. El lugar me jala. Es lo que pensábamos a comienzos cuando la construimos-una casa de descanso para después de las ceremonias de ayahuasca. Sólo que hemos expandido la idea y es un santuario rústico. Los rituales y las ceremonias me conmueven y las noches abren al Soñando y la conversación. Nuestro entorno nos afecta. En este mundo de medicinas y médicos curanderos la relación

con las plantas es primordial. Nuestras células mismas responden positivamente al color verde y a las vibraciones de las plantas. Al tomar su medicina adentro como baño o jugo con perfume y tabaco esperamos que, como médica, la planta nos sane con su medicina y a la vez que nos enseñe cómo usarla bien. Encontrarse brevemente con alguien, con la tierra como pizarra por en medio, agachados en cuclillas, es para los encuentros breves. Me es difícil mantener esa postura sin dolor. Él me dice que lo hacen, con naturalidad por 10-15 minutos. Sobre telas, hojas de plátano, shibón trenzado o maderas, los grupos se sientan en círculos en el piso. Despertarme con el canto de los pájaros y acostarme con el coro de sapos y grillos alimenta el espíritu, el corazón. El cuerpo se abre más a su natural fluidez. Tener el día abierto para interactuar con aquellos que cruzan por nuestro camino de una forma natural y relajada sin relojes crea un clima de lograr mucho con poco esfuerzo. Definitivamente estoy viviendo el sueño de cómo quiero vivir. Mi parte “hermitaño” necesita esto para llenar el pozo creativo y escuchar hacia adentro. Mi parte “maestro” necesita lo urbano para compartir y enseñar.


107


transiciones

m

e gusta la idea de que el mundo está viviendo una transformación, una sanación, y que todos los escenarios catastróficos del futuro son como una gran nivelación, un aprendizaje global de escucharnos para encontrar nuestros lazos. Surge un gran cuestionamiento mundial de los caminos masculinos que tratan a la Naturaleza como algo separado que hay

108

que dominar y usar para fines económicos. Entra poco a poco la liberación de la voz femenina que se hace escuchar y su camino nos pone más en contacto con el rol nutritivo de cooperación con la Naturaleza de la cual somos parte. La vida es sagrada y de servicio. Creo encontrar algo de esa esencia acá en este lugar.


109


110


aparece el curandero capĂ­tulo 6

111


112


cambios de vida

e

n retrospecto Águila está sorprendido con los eventos vividos este año. Vino a la selva y se metió en una batalla con sus demonios, sombras e identidades. Como parte de su formación en el mundo de los curanderos pasó de su cabeza a su corazón, abrió sus sentidos, y se enfermó con heridas en la piel. Enflaqueció hasta poder ver su esqueleto con más claridad al curarse con las plantas. Se sanó lentamente y meses después, cuando salió, regresó a su nido en la ciudad. Desarmó todo, cerró su lugar permanente allí y se abrió al mundo como errante y curandero. Dejó atrás una historia, un lugar y voló a una isla en medio del océano donde descansaba, leía, tomaba sol, y escribió sobre su experiencia de muda de piel en la selva. Después de varios meses,

fuerte, sano y enderezado en su nuevo nido, levanta vuelo, pasa por la ciudad que antes era casa, en medio de calles rotas, eventos internacionales que tienen que ver con el dinero y caos vehicular. Regresa a su lugar en la selva donde participa plena y cómodamente en la comunidad sin reloj ni calendario al ritmo de la Naturaleza. Y siente por la primera vez en los últimos años que está en el lugar donde quiere estar, haciendo lo que quiere hacer en la forma en que se está haciendo. Está contento, libre y “en familia”. Esta convivencia y práctica diaria le están entrenando y preparando para eventuales viajes curativos del futuro. La vida sigue abriéndose entre mundos paralelos en el teatro improvisado acá, día a día, como un gran lienzo sobre el cual van pintando

113


sus visiones y sus cantos. Vive la experiencia y quizás más tarde la entenderá mejor. No busca conclusiones ni resultados- se darán de forma natural en su propio tiempo. Por el momento, Águila está caminando por esta parte de la selva con Jaguar que le está enseñando los caminos intricados de este

mundo y cómo vivir en el curanderismo con las plantas como referente y fuente de sabiduría y poder. Y Águila le cuenta a Jaguar sobre lo que ha visto desde el aire. Están entrando en el camino de los merayaslos sabios de la comunidad shipiba.

el cuñado acompañante

v 114

iene y se instala en la banca. Le felicito el nacimiento de su hija. Me dice que no ha venido porque como está a dieta teme malograrla y perder sus poderes por la sangre del nacimiento. Allí entra en todo un proceso de explicarme que están todos juntos relacionados por sangre de madre y de padre. Cualquier cosa que hacen que sea violento de alguna forma, hay que ikararla para que no haga daño a la niña en los primeros tres meses. La segunda noche, después de su nacimiento, hubo harto zancudo. Le fastidiaban a él y a ella le salieron ronchas y no podía dormir. Él la ikaró contra los zancudos y al día siguiente durmió plácidamente. Los chicos pateaban una pelota por la casa grande y el abdomen de ella se hinchó. Tomaron la pelota y la lavaron en agua cálida con piñón y luego empujó la pelota contra el abdomen de la niña y se le ikaró con la pelota. Si el estómago suena

mucho como si tuviera diarreas, es porque le ha cutipado el perro, así que ponen las patas del perro en el estómago de la bebé y se calma. Si no duerme bien, se busca al pez más perezoso que duerme día y noche y al pelarlo hay un hueso que parece peine. Se le pone en la cabeza del bebé y duerme plácidamente. Si la bebé tiene fiebre, el padre saca su camisa sudada que tiene su aire y dietas y ayahuasca y frota a la bebé con esto como protección. Todo lo que pasa con la hijita tiene algo que ver con los miembros de la familia y todos están atentos. Vaya responsabilidad. Él tenía miedo con el parto y su dieta. Una amiga lo ikaró desde lejos y estuvo bien. Durmió afuera hasta que la luna y el viento lo llevaron adentro. No pasó nada. Hablamos de la dieta. Piensa que marusa y chawa no deben ir juntos. Primero comenzaremos con marusa por 5 días, chawa


por 5 días y una mezcla por dos días. Luego hay que entrar en ayunas cada dos días durante los 12 baños. Él sale de su dieta mañana. Podemos comenzar el lunes. Habla de otra complicada serie de baños, ayunos y descansos. Terminaremos con un baño de todas las plantas usadas en la dieta además de hoja de ayahuasca en una ceremonia

con la purga. Y de allí descansamos un mes. Decidimos hacer un cuadro porque se me complica demasiado para retener en mi memoria con claridad. El hombre vive su vida con plantas y en función de ellas. Su certeza y su fuerza vienen de ellas y el uso cotidiano de la Naturaleza en sus vidas manifiesta un amplio conocimiento práctico y ancestral.

cuatro de julio

e

sta dieta de los merayas es compleja. Primero es el asunto clásico que hemos variado. Sin sal, sin azúcar, sin aceite, sin helados, sin ajo, sin cebolla, culantro, sin licor, sin sexo, sin chancho. Hemos dicho que está bien excepto que podemos usar un poco de sal, azúcar y aceite. Las semanas de la dieta siguen con los baños y ayunos hasta mediodía. Comemos una vez al día y el resto es fruta y agua. Los baños con plantas son esenciales. Unas plantas son más fuertes que otras. Su combinación, entonces, tiene que ser cuidadosamente pensada. No hay reloj, no hay horarios, las 24 horas son disponibles. Hay ceremonias de ayahuasca para abrir y cerrar las dietas y periódicamente chequeamos para ver cómo van entrando las plantas en el cuerpo. La comunidad es el escenario de práctica y todos, de una forma u otra, están involucrados y cuidan

la dieta. No salimos mucho y este retiro del mundo consensual nos abre hacia adentro. Estamos más vulnerables y frágiles. Nuestro arte y nuestra música están completamente tomados por la dieta. Recreamos rituales antiguos para acompañarnos, hablamos de nuestras vidas y sus aprendizajes, definimos nuestros sueños. Estamos construyendo un nuevo baño, protegiéndonos contra el fuego, cuidando las plantas. Tenemos proyectos de construcción y el pozo está reparado. Jaguar deja su orquesta de lado por un año y se dedica a crear nuevos cantos, pintar e investigar más a la ayahuasca y el tabaco. Retomamos ayahuasca y dejamos el tabaco hasta poder controlarlo conscientemente. Hemos visto y conversado con muchas personas y ha habido una curación desde la casita misma. Hemos limpiado alrededor de la casita, la maloca, la Puerta de Nuestro

115


Tesoro y hemos abierto trocha hacia la cocha. Pero es el proceso interior de aprendizaje que es fascinante. Todos son nuestros maestros y espejos. La paz, la tranquilidad, el bienestar y el optimismo son nuestros constantes acompañantes en estos días y nos abrimos a “Sí, vamos a ver qué ocurre.” Estamos engordándonos espiritualmente. Dijeron que eso pasaría y ya entiendo.

116

Nadie habla de estas cosas pero son lo que dan textura a los días. Por ejemplo, cómo se hace un baño acá y la diferencia de una bañera. Una bañera es una estructura de madera como una ducha sobre una plataforma de tablas, alzada sobre la tierra. Se recoge el agua en balde del pozo y con un tazón grande se echa encima el agua. La mayoría acá se bañan en la noche cuando está oscuro o en el día varias veces si

pueden cuando hace mucho calor. El baño también está elevado del piso. La base de su estructura es una caja grande llena de aserrín. Sobre esta base está construida la letrina de madera. Hay que subir unas escaleras para llegar a la plataforma y los dos cubículos. Las paredes son más altas que las personas. Y todo hacia arriba está abierto. La estructura y los baños están protegidos por una casita con techo de palmeras. Dentro de cada cubículo hay lugar para un saco de aserrín, un tubo de escape de gases, asientos de madera sobre el pozo y un lugar para un tacho para los papeles. Y este sistema es mejor para el campo que un pozo séptico. La eliminación de basura y excremento humano sigue siendo un grave problema en la selva y en el mundo en general, creo.

todo llega!

v

an llegando árboles y plantas. El cuñado tiene plantas para el jardín también. Creo con cada vez más certeza que las cosas ocurren por alguna razón y muchas veces es para mirar adentro y ver qué ocurre, qué rol asumimos, qué actitud tenemos, qué estamos resistiendo. Los problemas no son problemas sino

oportunidades y respuestas de la vida. En este contexto percibo que cuando estoy claro en mi sueño y pienso en las repercusiones en mi vida y la vida de quienes encuentro en el viaje, la vida o el universo me da respuestas inmediatas de afirmación a través de pequeñas señales. Las cosas llegan por su propia volición. Todo ocurre como tiene


que ocurrir. El crecimiento viene al vivir este proceso conscientemente y con apertura. Me dije y les dije a Jaguar y mi familia que regresaba porque quería profundizar en esta experiencia, ofrecer mi propio estilo, y practicar ser curandero en la vida cotidiana. Hasta ahora este relato está basado en este proceso que es la parte luminosa después de la sombra del año pasado. El trabajo entonces es esclarecer el sueño, definir el rol y la actitud por asumir, saber qué necesidades personales hay, definirlas con claridad y saber que desde este momento de aclare el universo comienza a responder afirmativamente y abrirnos a las experiencias que se presentan como aprendizajes. Si es un proyecto compartido en servicio a la comunidad, el proceso es más rico y creativo aún. El trabajo es convertir las ideas en acciones, tanteando, siguiendo los caminos que se van abriendo, sabiendo cuándo se ha desviado del camino, cómo soltarlo y a la vez aprender la lección del desvío con gratitud. Cuando ya estás en el flujo del movimiento de la realización de tu sueño lúcido, sabes que todos los eventos son ladrillos para la construcción, son lecciones espirituales y emocionales. Sueltas el control y te abres al fascinante viaje de vivir tu vida, día a día, con los sentidos abiertos y el corazón y el abdomen suaves. Si algo te complica o te frustra es una oportunidad de

conocer no sólo los puntos de vista propias sino también vivir y conocer las partes de quien complica y frustra. Quizás logres reírte de tu proyección y aceptarla. Entonces no es gran asunto. Tú eres así también. En vez de ahogarte en auto-conmiseración como víctima y resistir la realidad de lo que hay, abrochas el cinturón y te preparas para buscar salidas de tu dilema. Al soltar control sobre cómo va a llegar tu sueño y en qué forma, sabes que la realidad siempre será más abundante y generosa que lo imaginado si te permites vivirla plenamente. Con un norte y sin horario o tiempo restringido, en la libertad del mundo creativo, tu sueño se construye a diario. Pero la memoria es frágil. Por eso escribir, dibujar, leer, hacer música son buenos aliados para registrar un proceso sutil, complejo y con su propio orden interno. Creo que esto ha sido la lección más grande que he tenido que aprender y que sigo aprendiendo en mi vida. Desde joven una frase que me ha acompañado como reto siempre ha sido, “Suelta el control.” Al hacerlo, la vida ordinaria se explota en mundos paralelos extraordinarios! El trabajo es seguir tu estrella del norte, mirar al horizonte y seguir paso a paso construyendo tu camino a través de tu interacción con la vida en el teatro improvisado de cada día. Si lo haces desde tu corazón, tu cabeza y tu talento, y tienes fe en el universo benéfico,

117


creando desde el amor y la luz, entonces la paz y el paraíso existen en ti y sólo hay que compartirlos a través de tu forma de ser. El calor es fuerte sin brisa, el cielo azul con una ocasional nube. Ya estamos en la

época de la luna ascendente. Dicen que lluvias cuando aparecen en esta época año ocurren durante la luna ascendente. siento trapo. Raspé el palo oloroso que trajo el tío para mi baño. Huele rico.

las del Me me

llega jaguar

h 118

a llegado Jaguar en lancha chica con su primo. Todos están bien. Se aburría, quería ver a sus hijos y pintar un poco. Tiene que regresar a la escuela para terminar de pintar porque el carpintero no ha terminado todavía. Pero ve que hace buen trabajo y piensa traerlo por acá. Hablamos de una mareación que tuvo donde se dio cuenta que un curandero todavía le friega porque está saliendo al mundo de los merayas y no le puede agarrar. Jaguar le confrontó en su visión con que ya no le da miedo y que se vaya. Cerró la puerta, mandó mucha luz y amor hasta llenarse y se siente bien. En el viaje de regreso acá encontraron una canoa dando vueltas en el río y creyeron que era un muerto. Allí surgió el miedo de los pelacaras. Jaguar dijo que quería ver si era cierto o no y regresaron. Era un viejo colapsado y muerto en su canoa, seguro un ataque al corazón. El tipo murió en su canoa dando vueltas en el río-en medio de

su vida cotidiana. Jaguar les confrontó con cada punto que hablaban de los pelacaras y que no querían ver. La realidad asusta más que el miedo, parece. Llegó al puerto con ansias de venir acá y se olvidó el paquete de pescado que traía. Hablamos de cómo en la ayahuasca el siseo es para buscar y abrir el canto. Él siseaba por una hora pero no cantaba. Hablamos de cómo esto va creando dos experiencias diferentes. El siseo despierta la parte derecha del cerebro y la imaginación fluida y el íkaro usa más el cerebro izquierdo con las letras de las canciones. Él me recuerda que un curandero canta a su paciente frente a sí y a la vez está atento a sus costados y atrás como protección contra ataques. Hay pantallas que surgen todo alrededor pero canta a su paciente mientras observa a su cuerpo y hace ajustes.


Hablamos de la dificultad de ver entre mundos. Hay una frontera entre objetos que se vuelve transparente, vibratoria y contiene a los objetos. Estar en esta zona en medio y poder escuchar y ver a la vez en el trance de ayahuasca suena fácil pero no lo es. Visiono libre y luego alguien comienza a cantar. Aunque no entienda nada, las palabras y los sonidos me distraen y dejo de visionar como antes. Descubro con alerta atención que puedo visionar y escuchar al mismo tiempo en una franja céntrica. Sigo practicando. Es fácil escribir las palabras pero el aprendizaje y la práctica no terminan nunca porque es la experiencia que enseña

y pule. Ve mis dibujos y se queda impactado. Como dice su tío abuelo, “Somos canales en esta tierra para trasmitir amor, salud y bienestar y señalar a la gente lo que es posible construir. No es para terminar siendo adorados sino darnos cuenta de que somos canales.” Vamos para almorzar y ponernos al día con todo lo que pasa acá. Regresa mañana a Betania si el carpintero ha terminado. Si no, esperará. La tarde es soporífica y produce sueño. El sueño es fuente de inspiración e información para los curanderos. No es una pérdida de tiempo.

119


120


una mañana regular

h

ay un paro en estos días contra la privatización del territorio selvático que ya está devastado por la minería, los madereros, los petroleros y el narcotráfico. Pero un paro de tres días crea tensión en la misma población que vive día a día de sus ingresos y cuando hay paro, no hay ingresos y la familia sufre. Como forma de probar si lo que me dicen acá es cierto con las plantas y las curaciones, la única forma de aprendizaje viable y útil para mí es vivir la experiencia y confiar en sus conocimientos para introducirme a su complejo mundo. No leo ni investigo racionalmente a las plantas. Su magia me ha bañado adentro y afuera en estos años y me han elevado a un nivel superior que llevaba conmigo antes pero que maltrataba. No sé si lo que me cuentan es mito, leyenda, fantasía o invento de su imaginación. Es una parte fascinante de su cultura. Yo supongo que me están hablando en vivo y directo desde la voz de la imaginación y la creatividad entremezclada a la vez con la voz de historias ancestrales. Cuando bajan la guardia y hablan desde el corazón sobre lo que les apasiona e interesa y lo que han aprendido, en verdad es una mareación y una lección.

Y su parte animal de sobrevivencia está más desarrollada por la situación económica de pobreza que viven. Pero no son pobres. Nuestro sistema económico les hace pobres y su nobleza es seguir desarrollando sus conocimientos a pesar de seguir maltratados por la sociedad. Sus conocimientos son sobre mundos olvidados por las grandes poblaciones urbanas para quienes les resulta extraños, pasados de moda, o para los evangélicos, poblaciones de almas que necesitan ser salvadas. No será cierto que aquellos que sienten ansias de salvar las almas de otros en realidad necesitan salvar sus propias almas pero lo proyectan afuera? Para salvar su alma y el alma de la tierra quizás debemos comenzar a escuchar lo que estas etnias nos están diciendo acerca de nuestro uso de los recursos naturales y sus efectos. Yo me acuerdo que al principio, con toda mi buena intención de “entender” lo que pasaba acá, siempre comparaba con mi experiencia en la ciudad. Jaguar me dijo, “Deja la ciudad. Baja acá a las raíces. Escucha y observa y aprende como los niños con curiosidad y juego. Aunque no entiendas nada, sigue adelante, limpiándote, probando, investigando. Las cosas irás entendiendo en su propio tiempo. Esto es cómo hacemos las

121


cosas en una familia de curanderos shipibos. Si quieres meterte en este mundo, es por largo rato. El aprendizaje es ancestral y muy

complejo. Si te metes, nos acompañaremos.” Y así ha sido.

la cerámica

j

122

aguar me habla de su tío abuelo y los merayas. Había una madera que se usaba antiguamente que con un hachazo se partía en pedazos para el fuego. Hoy en día casi no se le encuentra. Me habla de cómo sus cenizas se mezclaban con barro para hacer cerámica. Tiene un sueño de devolver la cerámica a las manos de su mamá que es ceramista aunque no la haya practicado en años. Hablamos de lo que significa ser artistas desde lo shamánico donde los curanderos son seres vivos llenos de mundos y energías. Hay una necesidad de soñar para abrir esos mundos en nuestro arte.

La tarde es melaza y recién comienza julio. Va a hacer calor fuerte este año. Jaguar lee en las nubes que va a haber muchas playas por el río y muchos peces van a morir. Ya aparecen bancos de arena en el río y los barcos toman más tiempo en sus viajes porque el agua ha bajado su nivel. Si se retira más el río y las orillas se convierten en propiedad privada, adónde irán los animales y las personas? Como la visión del chico Bora, “los tigres se van.”

buenos días

d

esde el silencio del primer día del paro que es para muchos, un descanso, explota la voz estridente de “la dirigente política” que nos va a organizar el día. A las 6 a.m. por parlante desde Tushmo a tres kilómetros de acá, nos despierta y

pontifica hasta las 7 cuando “el político” toma control del micro. “Todo está mal” es su voz quejosa que cansa e irrita. Es el mismo discurso y lamento del año pasadono ha cambiado nada, parece. Creo que es un abuso, una intromisión violatoria


permitirles comenzar nuestro día así con su mensaje tóxico. Así, me levanté para estar en movimiento para sacar esta irritación de mi cuerpo. Pasó un tío que quedó varado acá por no haberle pagado uno que le había contratado y va a trabajar con machete para nosotros. El escenario está abierto. Ha venido un motocar con los carpinteros para el nuevo baño. Los chicos buscan bimpish tierno como balas para sus hondas. Son cazadores esta mañana.

Viene la mamá con chapo caliente y fumando un puro que contiene hoja de plátano. Antiguamente hacían esto cuando en la mañana temprano o la tarde la hoja está suave. La cortaban en tiritas que se secaban y se envolvía como puro. Bromeamos con ella de ser jefa e ir donde los obreros fumando su puro y ver qué reacción tienen!

segundo día de paro

a

yer después de regar el jardín y bañarme, me quedé echado en la hamaca. Me llamó Jaguar desde la casita con la corneta de barro. Fui y me presentó con la primera pipa para los dos-una cabeza de pantera hombre con orejas que son alas y águilas, con hueso y plumas. Bella. La probamos mientras cultivaba un tío alrededor de nosotros. Luego al atardecer, Jaguar canta dos íkaros antiguos que va aprendiendo de su tío abuelo y que ha transcrito. Cuánto gusto de estudiar e investigar cuando es algo que te fascina! En la noche tuvimos ceremonia pero la purga nos dejó dormidos. Comencé a preguntarme por qué esta purga no nos da visiones. Luego al conversar

nos dimos cuenta que siempre estamos visionando. No tuvimos mapacho que es el bastón de ayahuasca como el camote es lo que fermenta la yuca del masato. El cambio de mesa, una pipa nueva, los cambios propuestos-todo esto es visión. Y Jaguar me bromea diciendo, “Cómo no vas a sentirte cansado con esta computadora que tienes en tu cabeza?” Ja! En la tarde vinieron el administrador y dos miembros del grupo musical y después de un rato Jaguar salió con ellos. Almorcé paiche hoy. La madre compró un kilo a 20 soles. Si no lo venden, se pudre y lo botan. Ella les pide vender más barato pero se ríen y botan. Qué desperdicio! Hace un calor sofocante y todo está quieto. Jaguar se

123


encargó de recordarme hoy que todo está bien, que descanse la computadora. Cuando nos mareamos, todo está bien. Cuando no, es aún mejor para poder investigar por qué no nos mareamos unas veces sí y unas veces no. La purga está bien. Quizás sea por las otras medicinas. Marearnos es como entrar en el desequilibrio, soltar el control, abrir los sentidos y volar encima de un unicornio impulsado por el viento en el mundo visionario que se nos va revelando sin entender ni clasificar ni interferir en el proceso y agradecer la aventura del día. La madre curandera trajo chapo de yuca que es bueno para los riñones y el estomago.

124

Lo que olvidamos y practicamos recordar es que la vida misma con sus mundos paralelos es la visión, es el sueño, la manifestación del Soñando. Lo cotidiano se vuelve extraordinario con un tinte de

brillo y magia cuando decimos sí a lo que es, lo sentimos, no tratamos de cambiar la realidad, y más bien recordamos que cada día podemos practicar el amor y la creatividad en sus múltiples formas . La generosa abundancia de la Naturaleza nos marea y nos abre a las visiones vistas y no vistas en lo que ocurre antes, durante y después de una ceremonia. Es también importante no marearnos y hasta aburrirnos porque desde el contraste aprendemos a ser nuestros propios motores y vivir cada experiencia tan plenamente como nos permitimos vivirla. Jaguar me informa que la casita al fondo, frente a la mía, está llena de las pinturas enfermizas de un sobrino y su espíritu malsano. Hay que refaccionarla y pintarla antes de habitarla. De acuerdo.

la noche confusa

p

or fin Jaguar me llamó y despertó acompañado con su tío. Vamos a la casita y nos instalamos. Al caminar hacia la casita huelo el fuerte olor de ayahuasca en el aire. Al llegar me muestran que habían refinado las dos botellas grandes a media botella en la olla chica de la madre

curandera. Tomamos la purga-era lenta y fuerte. Visioné, me mareé pero no era muy brillante ni colorida. Vi diseños y puertas abiertas y cuartos nuevos. Ellos estaban elevados, rebosantes de energía y buen humor. Cantaron sublimemente. Yo más bien estuve agotado e inquieto. Todo me resultó muy confuso.


Como niño inquieto, voy corriendo por los pasadizos donde hay un montón de puertas abiertas. Quiero explorarlas todas y a la vez no me meto al fondo en ninguno de los cuartos. Es como tocar todos los instrumentos a la vez, uno tras otro, o tocar uno. Hay que soplar uno y de allí tocarlo largo tiempo y pasar la frontera de comodidad y ver qué surge-jugando. Viene Jaguar y hablamos de todo esto. Me dice que usa mucho al olfato en las mareaciones. Su estómago está lleno de cosas antiguas. Se vio desdoblarse desde su cuello, salir, entrar por la boca dentro de sí mismo, volteándose adentro para afuera para ver todos los órganos. Limpia su estómago con las manos y huito y arroja. Me dice que es una etapa que todavía no alcanzo. Está lloviendo a cántaros desde hace más de una hora con fuertes brisas. Ya ha hecho ríos y charcos por acá. Aunque nos moja algunas partes del piso, el techo nos protege

bien. Me eché para leer y escuchar. Cuando ya se calmó, fui a mi casa y al rato me llamó la madre curandera para almorzar. Un montón! Luego fui a descansar debajo de la frazada un rato. Viene Jaguar, llama a su tío y vamos a la casita. Él canta sus antiguos íkaros, el tío escucha e investiga las cosas en la mesa de Jaguar. Antes de comer o tomar algo que puede ser perjudicial para la dieta, mentalmente se combinan las palabras y cambian lo potencialmente tóxico en medicina. Ikarar es sisear para darle el canto al cigarro, a la ayahuasca, etc. Después vas a una ceremonia y arcaneas como protección contra los daños. Nuestra gran lección es abrirnos con vulnerabilidad y finitud a la infinita serie de los aquí y ahora que se nos abren, seguir el proceso, día a día, y dejar que la vida, Dios, el universo, el Gran Espíritu actúe a través de nosotros para conocerse mejor. Y que estemos lúcidos, agradecidos y asombrados con el proceso.

la partida

e

s tan fascinante lo que nos ocurre como comunidad cuando alguien elemental como Jaguar se va de viaje a Betania. Todos se ponen en movimiento. Yo me levanté temprano, saqué todo y barrí,

cambié la cama, recogí ropa sucia y me dediqué a ordenar mi casa excepto por el rincón “niños”. Llegó el tío para poner plantas en mi jardín. Como todavía está mojada la tierra no trabaja en el perímetro. Tiene que

125


126

secarse más. Estamos considerando toda la zona entre las dos casas como parque jardín. Uno frente al otro con el espacio en medio como jardín como las mesas en la casita. Ayer en la casita encontramos a un pajarito con los ojos todavía cerrados con poco plumaje que se había caído al piso y estaba vivo. Lo pusimos en una cajita y tratamos de decidir qué darle de comer. Mientras, lo pusimos arriba en la plataforma de triplay que Jaguar había puesto encima de su mesa de pintura para proteger su rincón contra la caída de polvo. Escuchamos los gritos y diálogo entre la madre y la cría. Pero murió la criatura. Jaguar me dice que se sorprendió ver a su madre tomar las crías así y arrojarlas contra el piso- pajarito que cae al piso de su nido y no muere es malagüero. Pero me lo dice así: “Quieres saber cómo mi madre que cuida a los niños, los perros, los gatos y las plantas cuida a los pajaritos caídos? PUM!” Al ir a la casita nos encontramos con Jaguar cargando las cosas que va a llevar y dice, “Nos vemos el lunes. Ya me voy.” “Que te vaya bien y buen viaje.” Nico, el perrito acompañante de la madre, está jugando con mi sandalia y pantalón. Y así se va. Estoy mucho más metido en la vida familiar cotidiana que antes. Cuando viaja Jaguar juega un poco más con los chicos, se pone inquieto

y deja cosas inconclusas para retomarlas a su retorno. Y en esa ausencia suya, no llenamos el vacío sino lo dejamos abierto porque allí está la presencia, la esencia que nos conecta. Las separaciones siempre han sido teñidas de tensión y evasiones. Pero esta vez es diferente. Yo me quedo y él se va sin preocupación como antes porque sabe que no está solo por ningún lugar a menos que quiera. Cuando se aparta, como ha hecho en Betania, su comunidad le rodea y trata de incorporarlo de nuevo. Si logra decir a la gente, “Estoy bien y me siento reflexivo con todos los estímulos que me rodean y me dan ideas. Quiero tener un poco de tiempo aparte por unas horas para apuntar y aclarar mis ideas como artista”, sospecho que lo respetarían y lo dejarían en paz. Va a un campo de práctica para terminar un trabajo prometido para recibir un pago. Es crecimiento en todo nivel. Me fascina poder vivenciarlo y observar cómo vamos transformándonos en esta dieta. Para cada uno, de diferentes culturas, edades, habilidades, idiomas, vamos encontrando un espacio y un camino armónicos. Estamos enseñándonos, guiando y dejándonos guiar, por el laberinto de esta dieta y entrada en el mundo de los merayas. En estos viajes, aquellos que se quedan atienden a los niños, las plantas y sus propios quehaceres.


Comienzo a sentir las conexiones a larga distancia, como más presentes, y que puedo entender más su idea de poder chequear, conectarnos con el otro en su sueño. Si lo que vivimos es la manifestación de nuestro sueño, entonces si regresamos al sueño como medio de intervención y trabajo,

podemos pasar tiempo ayudando a cuidar y curar al mundo a través de nuestras relaciones. La energía vibratoria que entra en resonancia con otros viene por todos los sentidos además de la intuición que es más del corazón abierto que de la computadora de la cabeza. Es una práctica constante.

palabras en shipibo Kírika-cuaderno

racota-frazada para taparte

Nocon kírika-mi cuaderno

kakati-frazada para extender

Tepiti –cojín

bachi-mosquitero

westiora tepiti-un cojín

atapa bachi-huevo

rabe tepiti-dos cojines

koton-camisa

chitonti-tela bordada falda

mayti-corona

una visita del cuñado

v

iene para hablar conmigo. Es un banco de información y me cuenta cosas que me dejan con la boca abierta y luego tengo que apuntar lo que me dice. La madre curandera ha estado mal y él ha estado curándola. Ni idea tenía. La enfermedad básica de ella es pulsaría que es como una bola de miedo y preocupación en el

estómago. Le ha dado para 6 baños de limpieza y para tomar una pequeña porción, una copita con los mismos ingredientes. Alcanfor para fuego y visión, naftalina para la visión, timolina limpia el cuerpo por la orina, agua florida para la visión, agua de ruda cocida como medicina para florecer y piñón colorado como medicina y Kananga

127


para florecer y abrir la visión. Después de 6 días de baños de florecimiento y copa chica de Kananga para tomar, ella decide tomar una en la mañana y una en la noche. Se siente mejor y está energética con proyectos para realizarse. La dieta de comida normal sin ají, limón, cerveza y sin usar jabón en el baño. Y es por un mes y ella va a tomar Kananga todo el mes para ver cuán fuerte puede llegar a ser.

128

Me aconseja el cuñado que cuando voy a abrir un espacio para las medicinas de las plantas en el día, primero me visto con la camisa shamánica y la corona. En el trono de los merayas con un imán frente a mí, jalo a todas las plantas que he dietado, sus dueños, los merayas, mis cantos. Protejo mi cuerpo con acero y llevo mi palo de buenas medicinas en la mano. Me baño con las plantas chapeadas e ikaradas. Me dice que yo debo encargarme de preparar mi propia dieta y plantas en Agosto

en el tiempo libre. Decido qué quiero usarpura planta o mezcladas, cuánta cantidad y solas o con agua florida o Kananga. Ikaro el baño a mi manera después de recoger y chapear las hojas en la tarde a eso de las 4. Imagino que el baño me endereza, limpia y que recibo fuerza y poder de las plantas. Al hacerlo pienso en la propiedad y las cosas y al limpiarme y enderezarme lo hago para toda la comunidad. Puedo soplar con mapacho las casas y la propiedad también. Decido si quiero pipa o shacapa y mapacho. Abro las visiones. El primer paso es seguir la dieta. El segundo paso es preparar mis propias dietas con todas las plantas de Este lugar. Y el tercer paso es dirigir mi propia ceremonia. Les invito y ellos vienen bañados e ikarados. Y mi primera paciente será su hijita para que no le entre mal aire, que esté sana y alegre, y que todo salga bien. Es su plan. Me siento listo para asumir esto a mi manera.


nawa shian o rinabi

f

ui a mi casa para la hora del almuerzo. Justo en el campo en frente vi a lo que creía ser un gavilán parado-voy a investigar. No vuela y sólo da vueltas. Está enfermo o está muriendo, pienso. La mujer de Jaguar viene para investigar y va para llamar al tío. Él lo ve y exclama, “Es un rinabi o en idioma, nawa shian. No es gavilán que tiene garras. Se ve bastante de estas aves grandes en el monte. Es buen cazador. Éste es viejo y parece que muere porque de parado se ha caído, trata de levantarse y se cae.” Viene otro tío con el otro trabajador para agarrarlo y llevarlo al lote abandonado de atrás para que el viento lleve su olor al otro lado. No puede tocarlo quién está con plantas o dieta. Es malagüero. Anda con su pareja, y los dos hombres lo llaman, imitando su canto con sus voces. Cuando salgo de almorzar ya no está pero hay otro volando sobre donde estuvo. No creo que sea el mismo. Debe ser su pareja que circula buscándolo y luego vuela alto. La tarde es

calurosa y húmeda sin brisa. Por un largo rato se escucha el grito-lamento de la pareja del rinabi que vuela en círculos sobre la otra propiedad. Un pajarito cae de su nido y muere. Un shoto viejo aterriza, se desploma y lo llevan a morir. Serán señales de algo? Hay algo viejo en mí que se ha desplomado para morir? El tiempo dirá. Atendemos a los dos eventos como parte de la realidad de la Naturaleza en estos días. Tengo un montón de material para mi curso y voy revisándolo con gusto. Todas las historias que nos contamos en la presencia de otros tienen que ver con el amor-la busca de, el encuentro de, la pérdida de, la transgresión contra, la lucha para recuperarlo, el reencuentro, el amor compartido, etc. Todo está frente a los ojos si queremos ver. La abundancia y la generosidad de aquellos que nos rodea, los eventos de los días, y las luces y las sombras son todos los disfraces que lleva el amor.

129


130


un conflicto

e

n la tarde cuando yo salía, llegaron los chicos y se metieron en la casita al cerrar yo la puerta. Creo que son muchas cosas chiquitas y de valor acá que son una tentación para manos chicas y bolsillos vacíos. En todo caso salimos y les pedí no jugar por el baño nuevo porque no se ha terminado la construcción y hay cosas sueltas por allí. Fui a mi casa para revisar documentos y cosas guardadas. Escuché bulla desde el baño nuevo y fui para ver. Los menores jugaban atrás cerca del borde de la propiedad con tablitas que habían convertido en una ciudad. Era bien compleja su construcción. Pero el mayor estaba subiendo paredes al techo de la casita, mismo mono, moviendo cosas e ignorando por completo mi pedido. Le pregunté con voz severa lo que hacía. Me miró y no dijo nada. Entramos en un juego infantil de mirarnos, él no hacía nada o se reía. Probablemente creía que estaba bromeando. Era él que antes subía las paredes de mi casa para llevar o “guardar” cosas. Eran él y su hermano que habían roto el baño actual, ramas de árboles, etc. y por alguna razón, por la confianza y apertura que les habíamos dado algunos adultos, creen que

somos pares y así nos faltan respeto a veces, y contestan retadoramente. Cuando le pregunto si no cree que un niño de 10 años pueda cuidar mejor y no malograr tanto porque piensa, contesta, “No tengo 10, tengo 9!” Probablemente en nuestro intercambio, tenía razón pero yo me sentí impotente. No lograba alcanzarlo. Se había puesto una barrera invisible y energéticamente empujaba contra mí. Yo decidí ser honesto y transparente. Me molestó sobremanera que estoy invirtiendo una cantidad considerable de mi dinero en construir un baño, tercer intento en tres años, para mí y nosotros, y este chico que quiero mucho y que es talentoso saca su parte delincuente- ratero y retadora en las últimas semanas y no sé de dónde viene tanta agresión. Por un lado empuja contra mí y le respondo. Pero aunque estuviera estudiando cómo se había construido la casa allí arriba, no tenía permiso para estar allí, especialmente después de pedirles no hacerlo. Es un reto a la autoridad. Pero de quién? Mi trabajo es ser yo. Yo soy el protector de la propiedad y la gente en este momento, junto con su padre. El trabajo de

131


él será aprender lecciones de todo esto. Bueno, decido hablar con su papá. Es él la autoridad que debe responsabilizarse por la orientación de su hijo.

132

Voy para hablar con él. Le doy el encuentro en su casa. Le pido perdón por meterme pero ya no tengo autoridad sobre su hijo que es muy contestón y altanero conmigo en las últimas semanas. Le explico mi versión de lo que encontré y le pido ayudarme a cuidar la construcción. Que tome cartas en el asunto y converse con su hijo. Parece estar necesitando atención. Admito que no le estoy dando tiempo para conversar y jugar porque yo he puesto una barrera para no ser invadido y para cuidar los elementos de mi aprendizaje. Me llama “mishico” y me pregunto de dónde viene eso. Llama a la madre curandera igual. Es como que no les hemos dado ni apoyado en nada. Es verdad? NO. Regreso a la casita. Escucho al papá llamar al hijo con fuerza. “Soy el sargento hoy” les digo a la madre curandera, el tío y el otro obrero. Se ríen. “Así es,” dice la madre curandera. “Son ellos dos que suben las paredes y roban y rompen cosas.” Lamento que sea cierto y que no me escuchan a mí. “Quién tiene que hacer esto es el padre.” “Sí, ya hablé con él.” Nos despedimos y paso al hijo

cargando un balde de agua en su hombro y me mira con cara de rabia y susto. Al acercarme a la casita, escucho tres golpes y gritos y mi corazón se congela. Me siento culpable de haber desatado una violencia física. Pero no puedo asumir el trabajo del padre e hijo por ellos. Reflexiono acerca de la situación que acaba de ocurrir y mi malestar por los golpes. A la vez reconozco mi propia violencia de palabras y el golpe energético. Dentro de mi delirio lúcido de este momento después, en el teatro que hemos construido, creo que por no tener muchos niños en mi vida, me aferré a estos chicos como mis maestros para enseñarme cómo comunicarme con ellos. Y descubrí un mundo nuevo que me fascina a través de ellos. Pero no me ven entonces como adulto o se confunden en cómo tratarme. Al decirle que no era juego, que hablaba en serio, me puso unos ojos que decían, “Haré lo que quiero.” “Bueno,” dice la mujer de Jaguar, “a mí me faltó el respeto también pensando que yo era su igual. No lo soy y le llamé la atención. No me gustó su actitud.” Pero por qué será? Es una reacción frente al nacimiento de su hermanita? Es algo que le pasa en el colegio? Es el comienzo de cambios hacia la pubertad? De dónde viene la agresión? He producido un terremoto en un día calmado. La señora de Jaguar aparte de esto me enseña los nombres de animales.


Gallo – atapa bene Chuncho - pollito Atapa awin - gallina Ochiti - perro Ino - tigre Waca - vaca Rono - serpiente Isá – pájaro Cuchi – chancho Sebe – mosquito Nambon – mosca Bi – zancudo Ichabi - muchos zancudos Regresamos a mi casa y riego el jardín mientras ella y su hijo menor me observan. Va a traer unas rosas de la casa de su mamá para acá. Se va, me baño y me meto en el mosquitero. Me llama el papá del niño castigado que quiere comprarme mapacho porque no ha salido y me agarra justo cuando yo salía para la casita. Me acompaña, prendo una vela y nos instalamos. Me explica que él ha dado a su mujer un remedio casero que es

antibiótico natural posparto contra infección y hemorragia. En el hospital toma hasta un mes en sanarse. Con la cáscara de coco, un pedazo hervido, se toma una pequeña dosis varias veces y actúa en una semana. “Ella está bien y fuera del peligro,” dice. La luz de la vela permite mayor intimidad reflexiva. Él está en el colchón frente a mi mesa y yo me siento en mi lugar de curandero. Me acerco al tema de su hijo y yo con mi perplejidad. Él lo asemeja al tema que tiene con Jaguar. Él es mayor que Jaguar, lo ha conocido desde los 13 años y ha observado cómo ha evolucionado y cómo se ha convertido en alguien muy diferente de lo que esperaba. Jaguar juega con los chicos y usa lisuras y golpes, etc. y cree que ellos han aprendido esta conducta de él. Él como padre no juega así con sus hijos y no le gusta usar lisuras alrededor de los niños. Tratamos de ver juntos qué hacer y pensar juntos sobre lo que les estamos enseñando a los niños por nuestra forma de ser. Le digo que me siento parte de la familia, de la comunidad y que tengo autoridad para ayudar a cuidar la propiedad y las personas en ella. Chequeo para ver si él está de acuerdo y me confirma que sí. Reflexiono en voz alta. “Quizás tu hijo necesite algo más participativo en la construcción de algo que requiere actividad física focalizada en crear y no sólo destruir y así sacará algo de la agresión también.

133


Es un niño dulce, sensible e inteligente que va poniendo una caparazón de retador y soberbia.” Pasamos al tema de su relación con Jaguar y buscamos diamantes en los conflictos y heridas. Afirmo el crecimiento y distanciamiento para cada uno poder definir su propio camino. Lo que tenemos en común ahora como norte y lo que nos une en un momento de bienestar es la dieta. Hemos crecido pero nadie es como queremos que

sea. Cada uno es como es y nos señala nuestras partes propias no resueltas si nos afectan sus conductas. Y mejor poner los fantasmas en evidencia y hablar de ellos y serlos en vez de ignorarnos y sentirnos limitados. Pasamos al tema de la orquesta y su descanso. Le digo la información que tengo y que es su oportunidad. No es un problema para asustarse sino una oportunidad para retarse a crecer.

conversaciones

e 134

n la tarde vino la mujer de Jaguar con su menor hijo medio dormido y me dio mi lección del día- los nombres de las partes del cuerpo. Es la pronunciación que es compleja y la hago mejor con lapicero transversal en la boca porque muchos sonidos son con la boca medio abierta y el viento de la respiración. Cabeza - mapo(oo) Oreja – paviki Ojos – beru Nariz – rekin Brazo – puñan Manos – meken

Muslos – kishi Pantorilla – witash Pies - tae(u) Estómago - poko (oo.oo) potoiki(lleno) Pecho - shochi(shoo) Cuello - tesho(tushoo) Barba - keni(u) Fuimos caminando a mi casa y se sentó en una banca mientras yo regaba el jardín. Cuando vino el tío en la tarde para despedirse me dijo que sólo necesitaba regar el tronco y las nuevas plantas. Él me había pedido ser padrino de su hijo que se gradúa del


colegio este año. Le aclaré mis finanzas acá y le dije, “Gracias por pedirme, pero no.” “Está bien,” me respondió. Le dije que mi

ser está comprometido con este proyecto y tengo más prioridad acá que afuera.

movimiento

l

a noche es intranquila. Hay una fiesta a todo volumen en Tushmo, cerquita, y algo me pica corporalmente. Me quedé con la trauma de las pulgas por la enfermedad del año pasado, el hecho de que la mujer de Jaguar encontró una pulga en la casita y un perro negro sube a mi casa en la madrugada, raspa y rasca dejando sus pulgas por allá, quizás. En altas horas de la noche prendo la linterna para ver si hay algo que puedo ver-zancudo, hormiga, cucaracha o pulga. Nada. Pero tengo picaduras en el cuerpo. Me visto y voy afuera. La noche está nublada y estrellada con una luna ascendente. Me echo en la hamaca escuchando la bulla y los sonidos alrededor, pensando dormir en la hamaca. Pero los zancudos me convencen regresar al mosquitero y duermo un rato. Me levanto algo descansado antes del amanecer y me echo en la hamaca mirando hacia el Este a las luces en el horizonte al salir el sol. Se pierde detrás de las nubes, dejando una bruma que cubre todo en una neblina oriental. Saco hojas secas caídas del jardín, barro y voy a la casita. Me instalo. Llega

el cuñado para informarme que estoy de descanso de los baños por dos días. Se había olvidado decírmelo. Puedo usar jabón y champú hoy después de tres semanas. Bravo. Es lo que necesita mi cuerpo. Le pedí más detalle sobre el antibiótico natural posparto. Un trozo de cáscara de coco con un pedazo de kión en un litro de agua y se hierve por 5 minutos. Todavía caliente, la mujer lo sopla para enfriarlo y toma un vaso lleno en la noche, la mañana y al mediodía por tres días hasta terminar el litro. Es como agua de mesa y puede tomar todo el litro en un solo día si le provoca. En ese caso lo hace por tres días y ya está. Se puede preparar la misma mezcla, dejarla enfriar y sirve para infecciones y los riñones. Si tiene cólico fuerte, también sirve y tomas hasta calmar el dolor. Hablamos de sus clientes que vienen y tienen la información pero no entienden ayahuasca ni tienen visiones. Hablamos de la forma de aprender a partir de la información que otro te da desde su experiencia y usar su experiencia como tu modelo o vivir tu propia experiencia y poco a poco ir recogiendo

135


136

información que te ayude a entenderlo mejor. Pero tienes que meterte más y realmente querer aprender en la segunda forma. Es de corazón, cuerpo, mente y espíritu. Yo le dije que a mí no me afectaba la menstruación, el aborto, el embarazo y el parto y la sangre de la mujer como les afecta a ellos por diferentes creencias de diferentes culturas. Me explica que la fuerza de las plantas no entrarían en mí si no estuvieran arcaneadas e ikaradas, para que me abran y enseñen y me protejan. Y yo también tengo que protegerme. De qué? Del daño que otros podrían hacerme. Es como que debo entrar en la ceremonia con mi cushma, corona y medallón, un palo de dietas, mi espada y armadura arcaneadas, rodeado de mis soldados y allí entro en la ceremonia listo para curar. La imagen es una de hacer batalla contra los enemigos y erradicar a lo que enferma o interfiere en un nivel espiritual que afecta al cuerpo y mente. Yo me pregunto qué pasaría si entráramos abiertos y transparentes, llenos de luz y amor, con aceptación de todo lo que aparece como espejos de nuestros propios procesos y subpersonalidades internas? Qué pasaría si simplemente nos elevamos encima de la densidad para ver cómo la realidad de lo que es nos ofrece las lecciones que tenemos que aprender para evolucionar más? Un cambio consciente de actitud puede convertir las visiones? Las visiones se expresan en nuestra vida cotidiana que es un teatro, un

sueño desdoblándose. Me dice el cuñado que después de bañarme con jabón y champú hoy, debo venir y prender un mapacho, traer toda la fuerza de marusa y ponérmela como cushma. Va a preparar el baño de la planta chawa mañana en su casa hasta llegar su hermano menor con las plantas y hojas de Paoyan. Se va y comienzo a escribir cuando me llaman por teléfono de la ciudad. La noticia más importante es que el Instituto Nacional de Cultura ha declarado a la ayahuasca patrimonio cultural nacional porque es una planta sagrada, usada en ceremonias sagradas de curación con orígenes ancestrales. No sólo da un respaldo grande a los curanderos y la planta, es un arma para no ser víctimas de ataque porque un patrimonio cultural nacional es intocable. Por fin alguien ha usado su inteligencia. Más tarde cuando viene la madre curandera, le comento sobre ayahuasca como patrimonio cultural. Está contenta. “Ayahuasca es medicina, ve adentro como radiografía y cura,” dice con énfasis. “Todas las plantas son medicina si las conocemos.” Hablamos de cómo uno de los trabajadores que limpia al terreno con machete es un gran trabajador que necesita trabajar. Limpiará el sueldo con sueldo que es una enredadera que succiona la vida del árbol que ataca y lo mata. Crece desde el excremento que deposita el pájaro en una rama.


137


abierto

l

a mañana está preciosa. El cielo está despejado, el rocío brilla por todas partes. Anoche en la luz de la luna, las luces y las sombras de algunas plantas frente a mí se convirtieron en caras que me miraban al mirar yo a las plantas con la vista fija y suave. El día se vuelve luminoso con la vista suave y flotante. Estoy practicando mirar al punto fronterizo entre dos partes como cielo y horizonte, entre la tierra y el cielo. Es una zona que tiembla, mueve, con chispas de luz y es una zona de entrada al Soñando.

138

Al llegar a la casita después de saludar a la madre curandera, abrí la casa y la mesa. La madre curandera me dijo que dos tíos llegaron después de haber tomado ayahuasca en la noche, cantaron y se rieron por su casa ayer y luego se fueron-curanderos ambulantes los dos! Los hombres guerreros y cazadores aprenden a guardar silencio para sorprender y conseguir su meta. Las mujeres que recogen semillas y nutren conversan entre sí y forman alianzas para poder sostenerse y abastecerse. Siempre me sorprende toda la información que tienen las mujeres de un día para otro acerca de lo que ocurre en la familia extendida, las

comunidades y el entorno. Nos informan al resto. Claro lo inconveniente de esto es que a veces nos nutrimos de rumores, exageraciones y chismes ajenos y saltos de especulación en especulación hasta enterarnos de la realidad. Cuando estamos en guerra con nuestras entrañas, todo es hostil y en conflicto. Cuando estamos en paz con nuestras entrañas, todo está bien, nuestra realidad está llena de paz y crecimiento. Y si realmente estamos en contacto con la Naturaleza alrededor de nosotros, nos sana, abre y limpia todo a la vez y es interno y externo. Sin embargo requiere trabajo interno y externo también, esto toma tiempo. El aprendizaje de la Naturaleza requiere otro nivel de consciencia y sensibilidad con el que tenemos que responder. Fui a mi casa para descansar y regar el jardín. Vinieron Jaguar y familia. Su viaje bien, ya terminó allí, logró lo que quería y este viaje fue mejor que el anterior aunque sus tíos se cerraron un poco porque no pasó tiempo con ellos. Me perforó huecos en una botella de plástico que uso para regar el jardín y de verdad, mejoró el trabajo. Me enseña que los merayas cuando cantaban


juntos, agarrados de las manos, creaban un gran espíritu que les permitió elevarse y a la vez crear una fuerza curativa colectiva. El niwerao o padre de las plantas, si lo llevamos adentro, nos protege en el aire. En el agua

hay una serpiente de múltiples colores que si la llamamos antes y durante viajes y faenas en agua va adelante y nos protege el camino de ida y vuelta. Se va oscureciendo mientras hablamos y nos ponemos al día.

139


140


alertas culturales capĂ­tulo 7

141


142


un cambio conflictivo

j

aguar viene en la mañana temprano y me habla de un cambio conflictivo que ocurre en la comunidad shipiba que tiene que ver con una organización escandinava que “ayuda” con el apoyo del gobierno y los Ministerios de Salud y Educación. Su proyecto tiene que ver con la ecología pero lo que es conflictivo es que han cambiado la escritura shipiba sin la aprobación de la comunidad. X reemplaza shr y la pronunciación de x es ajena a lo usual en su idioma. Los ancestros no hablaban así y los modernos hablan una forma del idioma que no es pura. Y ahora los señores con plata vienen para ayudar y se meten en la cultura lingüística. X es un signo de anulación, de tachar. Para muchos acá esa intromisión foránea en una cultura

milenaria sin la aprobación de la cultura misma es una contradicción enorme. Ayudar significa imponer? Si el Instituto Nacional de Cultura ha declarado como patrimonio Nacional Cultural a la ayahuasca como planta sagrada administrada por curanderos en ceremonias sagradas, “patrimonio cultural nacional!”, los shipibos son los doctores en la medicina de ayahuasca y son parte del patrimonio. Luchan para reconquistar los valores culturales ancestrales y a la vez incorporar el mundo moderno. Quien cuestiona a este atropello u organiza a la gente a pensar, opinar y protestar está en peligro de ser matado como casi ocurre a un pariente cercano. Una decisión de esta naturaleza es como un tipo de genocidio

143


de una cultura-intervenir y controlar su lenguaje desde la imposición económica con un mensaje de “ayuda.” No es tan fácil. Cuando hay “accidentes” involucrados hay plata por en medio. Con razón los shipibos llaman a los extranjeros con pelo rubio y ojos azules “pelacaras”. Quien pela una cara lleva la identidad de alguien. Usar pelacara para significar identidad robada por medio

del idioma no es tan incorrecto en su léxico. Por qué los forasteros quieren entrometerse en la vida de los grupos étnicos en la selva peruana e inmiscuirse en su idioma? Vamos a conseguir más información porque voy a escuchar sobre esto desde las conversaciones que tengo con los shipibos. Por un lado patrimonio cultural y por otro lado salvajes que deben ser “salvados” y “modernizados”!?

recocinando

v 144

uelvo a pensar en lo que dicen los shipibos que quieren profundizar en sus raíces acerca de sustituir un X por sh. Imaginémonos que ya no hablamos shipibo antiguo pero que vamos rescatando lo que casi se perdió. Ahora quieren imponernos una forma fonética que no es nuestra. No vamos a dejar de hablar como siempre hemos hablado porque desde afuera alguien decide cambiar lo nuestro por un x! Bien dicho. Escuchen Uds. que quieren ayudar. A veces su mejor ayuda es llegar, estar presente y acompañante, y cuando haya confianza, hablar de estas cosas con mucho

respeto y sinceridad pero, y es un pero grande, un salto de fe, no presionar sobre lo que otros necesitan porque crees que tu forma es mejor. La madre curandera va a tejer un cuento en una tela. Un sapo quiere un plátano. Hay un tipo de rata que construye y guarda su nido y crías en el punto justo donde crecen los plátanos. Es su reino. El sapo y la rata pelean por el plátano. No me dijo quién ganó. Sólo se rió diciendo que la dieta le hace visionar a cada rato.


el concierto

d

ecidimos improvisar juntos. Cada uno agarró un instrumento y comenzamos. Media hora después terminamos, sorprendidos. Habíamos logrado conectarnos y hacer música juntos. Me encanta cuando logramos hacer esto. No sabemos qué saldrá, no sabemos qué vamos a tocar, sólo

nos abrimos a los sonidos y escuchamos a nuestro propio sonido a la vez que buscamos acoplarnos de una forma armónica con los otros sonidos. No hay juicio ni censura. Simplemente jugamos. Es excelente como metáfora para la vida y esta dieta.

la vida y la muerte

c

omenzamos a hablar de la medicina moderna y el proceso de envejecimiento. Jaguar explica cómo las plantas pueden hacer las mismas cosas que las pastillas para aliviar el dolor y agregar años a la vida. Si tomamos la resina de quinilla en aguardiente, mezclado para que la planta sea más fuerte que el licor, y lo tomamos, nos hace fuertes como la madera que sólo se puede cortar con dos hachas. Hablamos de la muerte natural, y la muerte de máquinas, de morir cuando nos toca y no antes, de morir y resucitar. Habló de una señora que velaban por tres horas y ella resucitó y dijo, “Dios me dijo que no es mi tiempo de morir todavía.” Y vivió alegre después. Ha sido una conversación muy pertinente.

Vino un tío y hablamos largo sobre la situación del idioma. La gente de la comunidad no está de acuerdo con la resolución. Pero hay cinco shipibos bien remunerados vinculados con los escandinavos y los Ministerios. Y por qué quieren hacer los cambios? Porque no se puede escribir el sh con dos puntos sobre la s en la computadora y las palabras en shipibo son muy largas. Qué? Cualquier idioma puede ser programado en la computadora si quieren y hay textos ya con el sh escrito así con sus dos puntos. Xobo no es shobo. Pero este grupo ha reunido a los profesores en cada comunidad desde Iquitos hasta Alto Ucayali y ha elegido a los profesores más activos y locuaces como aliados y promotores “para convencer a la población acerca del cambio.” Ahora los cinco shipibos tienen

145


146

miedo de que el pueblo shipibo se levante y quieren aprobar este cambio como sea lo más pronto posible. Una delegación va hoy a Betania para ver cómo van las cosas bajo el pretexto de inspeccionar e inaugurar el colegio donde Jaguar ha pintado. Lo veo en términos grandes. El gobierno promulga una ley haciendo de la ayahuasca patrimonio cultural nacional y por ende, intocable. Los sacerdotes y médicos de las ceremonias que saben cómo administrarlo son los curanderos que en muchos casos son shipibos y por ende ellos y su idioma no deben ser tocados como patrimonio cultural nacional. Entran dos fuerzas y estilos de vida en el escenario. Por un lado la imposición y la pérdida de algo ancestral por el dinero y poca visión hacia el futuro. Por otro lado un grupo étnico ancestral que vive en la Naturaleza como parte de ella y para quienes ayahuasca es sagrada. Este grupo trabaja con el espírituel dinero versus el espíritu, una idea versus una esencia. Si por equis razón perdieron la batalla, ( y está perdida porque ya está implantado este cambio como ley), la guerra no resultaría por las repercusiones después. No puedes imponer un cambio en el idioma que hace que los adultos no pueden leer su propio idioma. Separa a los hijos de los padres porque este cambio ya lo están

implementando en comunidades desde la primaria. Es un privilegio estar vivo en medio de este dilema y haber tomado una posición. Y reconocer que este dilema permitirá al pueblo shipibo levantarse más, recordar sus orígenes y hacerse escuchar-sacar sus guerreros de nuevo en otro tipo de pelea- la lucha por la esencia de su pueblo. Y vuelvo a repetir-dar algo para “ayudar” a otros supone que necesitan algo que tú puedes dar porque tú crees que lo necesitan. Se puede convertir en una forma de relacionarse. Si tú das y tratas de controlar el uso de lo que das, asumes el trabajo del otro. Una vez que das, terminó. Por eso es importante investigar más adentro. Qué damos, cómo y qué consecuencias trae? A la vez podemos pensar en los resultados a largo alcance a nivel de calidad de vida, espíritu y esencia de lo apoyado y quiénes serán los beneficiarios de esta ayuda. En el mundo actual es la economía que parece ser el motor. Pero cómo afecta esto a poblaciones que tradicionalmente vivían compartiendo todo, usaban trueque y lograban prosperar? Estamos viviendo una lenta transformación en el mundo y esta situación conflictiva puede ser un punto caliente que nos ayuda a pensar y elegir internamente dónde poner nuestra energía y atención.


147


fuego

a

148

penas salió el tío y Jaguar se instaló en su casa. El resto de nosotros se congregó alrededor del nuevo baño donde nos amenazaron las llamas de un campo colindante. El fuego comenzó desde lejos y con el viento se expandía rápidamente hacia nuestra propiedad. Fuimos corriendo hacia la cocha y el pozo por agua. Recogí el balde grande y avisé a Jaguar. La madre curandera tiraba agua frente al baño para que el fuego no se acercara. Hay una brisa fuerte en nuestra dirección. Felizmente cortamos la franja alrededor de la propiedad pero tuvimos que tener cuidado con el aire para que no llevara al fuego a cruzar el camino hacia la maleza. Mismas hormigas, corrimos para llenar y vaciar baldes. Las llamas son impresionantes y vienen con rapidez. Pero mojando el pasto y la tierra se mueren pronto. La madre curandera me había dicho, “La próxima vez, no mires, trae agua.” Le hice una reverencia y dije, “Acepto tus órdenes porque tú sabes mejor que yo cómo es la selva.” Nos reímos. Y ganamos la batalla sin mayores daños. Me voy a mi casa para preparar el baño bajo la tutela del cuñado. Me muestra el

tronco de chawa y 15 hojas medio secas que tenían la forma de pescado. Raspa la corteza y partes verdes hasta llegar a la madera. Es de un sabor amargo. Pone toda la parte de la corteza en el agua y muestra unos hilos que salen del tronco que en la ceremonia son alambres coloridas llenas de íkaros. Son pequeños canos de protección alrededor y a los costados. Cuando me baño debo pararme sobre unos de estos hilos y echarme dos tazones de agua mirando hacia donde sale el sol y la luna y dos tazones mirando hacia donde se pone el sol y hacerlo con los ojos y la boca cerrados porque es bien amargo. Al contarme todo esto va mirando el mapacho que va fumando y ve que la chawa está en mi cuerpo y que tengo que colocarme en su tronco en medio y recibirla para ayudarme a tener su fuerza y poder dentro de mi. Es excelente para los ociosos. Chawa es medicina potente para toda enfermedad y su poder me acompañará en las curaciones. Buscamos dónde plantarla por mi casa pero no hay árbol suficientemente fuerte para resistir su peso como enredadera, como ayahuasca. Pero tenemos lugares cercanos en la chacra. Me da información sobre cómo llamarla y sentirla.


reflexiones matutinas

m

e instalo en la casita y viene Jaguar. Hablamos del turismo y los efectos en ellos y nosotros. Un tipo de turismo es hacer música con lo que haya, cantar y mostrar su arte pero no el mundo de ayahuasca. Si se hace una ceremonia, es con un poco de ceremonia pero no toda. Es vicepresidente de un proyecto con sus tíos. Se siente aliviado. Hablamos de lo que es tener un norte, lo que delimita y contiene en términos de dirección y el camino a seguir. A veces hay vueltas en U para conseguir algo rápido pero de una forma nos quita la sensación de sentirnos en “los rieles de nuestra vida.” Es una forma de anunciar a la comunidad nuevos límites o condiciones para encontrarnos. El norte no es el territorio, es el faro que nos ilumina los tributarios y el río que estamos surcando hacia la realización de nuestro sueño. Nos limpia de antiguas formas de hacer las cosas y nos ofrece un nuevo camino libre para integrar lo viejo con lo nuevo. La limpieza no es sólo física, emocional y espiritual. Literalmente cambian las relaciones, y vaciamos lo que ya hemos experimentado y vivido, lo que ya no nos ayuda o sirve, y quedamos con lo esencial. Y con mente de principiante, abierta, libre y curiosa. Podemos asociarnos de muchas

formas creativas con otros proyectos pero tenemos nuestro propio camino que se va abriendo y los hilos que nos jalan con los compromisos con otros a veces pueden ser distracciones que nos quitan tiempo y energía para nuestro propio proyecto. A veces tenemos que decir no y aislarnos, no estar disponibles, para volver a centrarnos en nuestro norte y nuestra vida. Dónde estamos en el movimiento de nuestras vidas actualmente y cómo la estamos viviendo? Jaguar me escucha largo rato mientras reflexiono sobre todo esto y luego me repite tres palabras en shipibo que quieren decir: “Todo eso que has hablado eres tú.” Contundente. Vivimos en el mundo de la mareación y constante visión. La vida cotidiana es un sueño lúcido. La cortina entre lo consensual y lo no consensual es borrosa y brilla. La integración y la conexión entre los mundos paralelos que vibran son luminosas y borrosas. Vivimos en este mundo que marea con su abundancia y escasez al mismo tiempo. La naturaleza nos responde de inmediato a nuestras preguntas difíciles. La vida nos lleva adelante y siempre acompañándonos, aún cuando solos. Nos empuja, carga, jala,

149


acompaña y enseña. Y nos cuida. Los íkaros abundan en este jardín botánico, cada palo con su mundo.

150

En la mañana examinamos la tela que me dio su mujer como pago de su deuda. Es una belleza y con un diseño de una anciana viuda, en que todo va para afuera. Me hace pensar sobre el proceso de envejecimiento. Podemos preocuparnos sobre lo mismo o simplemente vivir nuestro propio proceso. Podemos pensar todo tipo de escenario acerca de cómo morir pero la verdad del asunto es que algún día tendremos que tomar un último aliento y agradecidos, espero. Me acerco a la “edad dorada” con curiosidad y gratitud. Hay una nueva libertad para explorar en la vida y abrir puertas nuevas y cerrar otras. El camino se vuelve más reflexivo y espiritual, más universal. Y se van creando nuevos sueños con otros, compartiendo el liderazgo. Nos volvemos más lúcidos por un lado y quizás menos tolerantes de las distracciones que nos

quitan del camino que trazamos. Pero a la vez nos sometemos con más facilidad a los designios de la vida, soltando el control, confiando en el proceso. Escuchamos más profundamente y sintetizamos con más facilidad. No necesariamente ponderamos día tras día sobre la muerte. Más bien vivimos al día y con sueños realizándose aún. Tal vez en el fondo sea una actitud de que la muerte nos sorprenda en medio de la vida en vez de esperar a la muerte en la antesala de la funeraria. Jaguar me contó que los motelos o tortugas son muy orgullosos y si los tratas mal, nunca más los podrás encontrar. Antiguamente los merayas podían hablar con los animales y los pájaros. Un día un meraya escuchó un sonido extraño y una réplica del otro lado de la clara. Qué será? Esperó. Llegó un motelo y conversaron y recogieron a su pareja y él los llevó a comer, conversando. Ellos le dijeron tratarlos bien y encontraría más en el futuro. Si no, no.

metáforas naturales

e

l árbol es un palo con hojas. Cada palo tiene sus ramas y hojas y aunque parecidas, las hojas son diferentes entre sí. De la misma agrupación, cada palo tiene

hojas parecidas pero todas son diferentes. Y las hojas de este palo difieren de las hojas del palo de otro grupo. Todas diferentes y a la vez todas iguales y su madera crece. Si


miramos de cerca, todo tiene un diseño que revela mundos interiores en la naturaleza y si somos parte de ella, también tenemos diseños-mira las huellas digitales, la cara, los pies y las manos. Como no estar fascinados con ellos? Revelan inteligencia, creatividad y belleza en infinitas variedades. Mirando hacia atrás, nuestras vidas parecen tener un diseño y un movimiento como de los bichos nocturnos con la llama de la vela, una danza con la luz y el amor. Un gran aprendizaje para mí para poder salir de la carrera de los frenéticos ha sido soltar el control y confiar en el proceso, reconociendo que somos luz y amor en esencia y que somos un gran enredo enmarañado, que la Naturaleza nos cuida, y podemos seguir el camino desdoblándose como escenario de práctica en servicio a la comunidad. El proceso de vivir esto ha sido el aprendizaje y el resto de la vida es para practicarlo en las miles de oportunidades ofrecidas cada día. Sin embargo, cómo pensamos afecta la forma de vivir nuestras vidas. Si aprendemos a cuestionar nuestros pensamientos, nos liberamos de su tiranía de creerlas, como si fueran la realidad. La realidad es lo que está frente a nosotros con toda su majestuosa complejidad donde todo es mucho más de lo que aparenta

ser. Nuestros pensamientos se congregan alrededor de nuestra forma de organizar esa realidad y cómo nos colocamos en los momentos de aquí y ahora que se extienden infinitamente hacia adelante. Estamos lúcidos. Somos nosotros el mundo que vemos y sentimos. Somos nosotros nuestras relaciones en la vida. Somos nosotros canales por los cuales las energías del universo se expresan y se conocen entre sí. Somos el amor en vivo y directo o la falta de amor con sus heridas que nos llevan a buscarlo afuera cuando está adentro, debajo de nuestras narices. En mi conversación con el cuñado me confirmó que la chawa es guerrera y contiene a muchas shitanas y después de bañarse o tomar chawa puede tenerse que enfrentar a muchos brujos o magiosos. Si me la da como medicina, eso no pasará. Vamos a ver. Jaguar me mencionó que con esta dieta con plantas es aconsejable no tomar vitaminas ni otros suplementos para no intoxicarnos, ya que como ensalada y fruta y una comida sana todos los días. Este aprendizaje es total. Las plantas están en el corazón de este mundo de curanderos shipibos. Ellas son padre y madre. Todo es medicina si la sabes mirar y usar.

151


Con las plantas hay que tener paciencia. Tienen que penetrar por los poros en pequeñas cantidades para hacer su trabajo. Hay una absoluta confianza en las plantas como respuesta para muchas cosas acá. La construcción de un sueño realizándose sería un buen título para esta dieta. Huito es una fruta. Con su jugo se pintan la cara, las manos, los pies, el pelo y el jugo

es transparente. A los 5 minutos, mezclado con el aire y la piel, se vuelve negro y sólo desaparece después de varios días de usar jabón y champú. La fruta deja su marca en nosotros, primero invisible y luego visible. Nosotros ponemos el diseño. El tío abuelo le dice a Jaguar, “Dios nos ha puesto en la tierra. Nos ha dado ayahuasca para cuidar y proteger. Vivimos y morimos. No necesitamos dinero.” Tiene razón?!

tareas

m 152

e despierto con un sueño acerca de pájaros tejiendo el comienzo de una mesa energética muy compleja. Según Jaguar son los íkaros que van entrando en mí. Ya casi casi estoy al punto de asimilarlos. En todo caso era un sueño que sentí como muy positivo y otra vez construyendo algo. Me contó que la mamá de un amigo fue empujada por un viejo desde el segundo piso del mercado, cayó por las escaleras y está en el hospital con todo el cuerpo lisiado. Qué? Pero por qué? Esta mujer ha sufrido bastante en la vida y otro golpe más. Su hijo debe estar fuera de sí. Jaguar me contó de un chiquillo del cual se hizo amigo en Betania y relata cómo han

pescado. Hay lugares donde hay escuelas de peces. La madre anaconda espira y suelta a los peces en algunos lugares y luego en otro sitio los absorbe de nuevo. Me cuenta de cómo su tío abuelo le enseñó acerca de la canoa y el río, dónde sentarse para no perder cosas como el pescado y el machete en el oleaje, de cómo preparar el pescado para salarlo y de cómo sacar la grasa del boquichico con el hígado y freírlos con plátano. Menciona como ese mismo tío abuelo, padre sustituto para él después de la muerte de su padre, le enseñó que era bueno escuchar a otra persona para aprender, almacenarlo y en la noche revisarlo para su banco interior. Muchas veces guarda silencio y no contesta. Y si le haces una pregunta


como, Va a llover? “Quizás sí, quizás no.” Aprende del otro y tiene que pensar sobre lo dicho para entender su propia posición. Casi siempre es relativa y con una actitud

de “No sé qué va a pasar, estoy listo y abierto, para recibirlo cuando quiere venir. Sabré mi posición cuando la tomo.”

confrontaciones y encuentros

a

l rato viene Jaguar y me cuenta de un sueño que resume estos días y las decisiones que va tomando. Termina en la comunidad. Comienza a contarme cosas de su vivencia y niñez en la comunidad. Su tío abuelo le abría la mañana con “Vamos a pescar. De allí no sabemos qué pasará.” Allí aprendió a ser libre con el tiempo y las cosas que aparecen. Yo aprendí desde niño hacer muchas cosas con horarios, tareas, etc. y el tiempo no era libre y desestructurado. A él le ha costado y servido aprender a organizarse en la ciudad y a mí me ha servido sobremanera soltar el control y vivir más libre y abiertamente y no ser tan disponible como antes. Me contó como él quería pescar cierto tipo de pez y su tío abuelo le llevaba a un sitio donde había una semilla que caía de los árboles y que los peces comían. Ponía una semilla en el anzuelo y zas! Tuvo el pescado literalmente en sus manos. En las comunidades, antiguamente, los hombres se reunían en una casa temprano, esperando que se levante el sol,

conversaban y fumaban si había tabaco, y tomaban chapo pero básicamente hablaban de sus faenas y planes como lo hacemos nosotros. Y de allí iba cada uno a su labor. Le enseñaron a cortar árboles. Si había un árbol que quería cortar, lo estudiaba, su forma, el lado pesado, por donde caería, si chocaría o no con otro árbol que no querían cortar. Usaba hacha y machete. Primero había que cortar por donde iba a caer y luego por el otro lado. Cada ángulo del golpe de hacha contra la madera tiene un sonido diferente. Su tío abuelo hacía remos y cucharas de madera y Jaguar se fascinó con la madera y la construcción desde allí. Esto llevó a esculturas, pipas y ahora construcción. Los merayas vivían en un mundo espiritual donde todo es amor. Todo está bien. Hicieron cantos para los muertos que eran lentos y melancólicos donde decían en la letra que todo está bien, que volveremos al futuro y que los merayas nos visitarán y ayudarán a recordar. La vida es circular y el universo es expansivo hasta

153


donde entendemos. Hablamos de lo que vamos aprendiendo y hay otro momento de éstos que él me ayuda a ponerme en contacto con mis hábitos comunicacionales. Él está contento que por fin le estoy comprendiendo y puede contar más de esta cultura milenaria. Hablamos de cómo la iglesia, la escuela, la política y la psicología tienden a enseñarnos usar términos como bueno o malo, sano o enfermo, correcto o incorrecto, ser víctimas, sentirnos mal, restringiendo nuestras acciones para vivir de acuerdo con las normas sociales pero como en el nivel espiritual de los merayas todo está bien, todo es amor en mil disfraces. Todas las plantas son sagradas, no sólo ayahuasca. Todas nuestras acciones tienen

154

consecuencias y aprendemos las lecciones si somos conscientes que tenemos que aprender para volver a conectarnos con ese amor que somos nosotros por naturaleza. Hasta las “malas” acciones son buenas en un nivel por lo que enseñan a otros y a uno mismo acerca de los caminos que nutren o no. Es muy reconfortante para mí escuchar estas historias y saber que hay personas que todavía viven con esta estrecha conexión con la tierra, el agua, el fuego y el aire. Mi punto de ensamblaje, como diría don Juan a través de Castañeda, ha cambiado de sitio y desaparece el mundo ordinario para convertirse, poco a poco, en un universo lleno de mundos paralelos.

existen los espíritus?

r

ealmente es una pregunta vaporosa. Lo que existe es la realidad. Si nos detenemos a observar y sentir, tenemos recuerdos, sensaciones, monólogos, y creencias diferentes frente a lo que nos rodea como representación simbólica de nuestras vidas interiores. Basta perder algo por olvido, accidente o robo y sabemos acerca del vínculo emocional, el espíritu de lo que nos apega y acompaña. Con qué espíritu queremos entrar o no entrar en

algunos lugares y el aura que emiten? Con qué espíritu entramos en un bosque? Con qué espíritu atravesamos una puerta o entramos en un túnel? Si proyectamos nuestro espíritu en estas cosas, se reflejará como amable u hostil. Los objetos y todo lo que nos rodea también proyectan en nosotros su aura y nos abrimos para recibirla o nos cerramos en un supuesto “no interés.” Algunos pueden ver espíritus y otros pueden sentirlos.


el siseo de la mañana

a

l entrar en una ceremonia después de tomar la ayahuasca, agarras el tabaco y lo ikaras siseando. Al sisear estás mirando alrededor y por todas partes, cuidando y protegiendo, en alerta, y también arcaneas a los participantes, el lugar y a ti mismo. Y luego fumas, siseando, hasta llegar la mareación. El siseo tiene su proceso de evolución. Ayuda a encontrar al canto. Una vez que comienzas, llegarás a cierto nivel de siseo o canto y de allí no avanzas más. Allí se queda. Eso es el aprendizaje. Sigues practicando y en otro momento llegará el cano, lo agarras y pruebas de nuevo y avanzas algo más. Según Jaguar, eventualmente llegas a distinguir niveles y tonos del siseo del otro y logras saber qué hace y dónde. Pero todo esto puede producir miedo porque pierdes tu tierra, tu piso. Si aprendes a seguir el proceso y dejarte llevar sin resistencias, se te abren mundos paralelos inmensos. Y fascinantes, que te llevan más allá de tu ego. Me describe en su lenguaje y con gestos cómo a veces le cierran fuerzas negativas pero que estamos fuera de esa densidad ya. Para la persona que está renaciendo en la planta, va a tener toda una gama de reacciones. En el grupo que le acompaña, uno comienza el canto y el resto le sigue y no canta cada uno aparte. Busca ser una sola voz y fuerza para el parto espiritual. El nacido sube en el canto y comienza a cantar y jugar libremente y de

muchas formas- en su mente, su creatividad, sus relaciones, su vida. Cuando el iniciado ya se ha abierto a su cano, y agarra el canto, llega un momento cuando las plantas aparecen y enseñan su canto. Llega una mareación tan fuerte que cantarás y hablarás en idioma sin recordar al día siguiente y sólo preguntándote, qué pasó, que no eras tú que cantabas, entonces quién era y cómo, etc. Ya llegará. Hablamos de los escandinavos y su organización amarrada con el Ministerio de Educación. La delegación que fue a Betania se molestó porque ellos no habían pintado shobo como Xobo. La dueña de la escuela, una tía, contesta que nunca han pedido la opinión del pueblo shipibo y que van a levantarse si imponen algo que no quieren. Bueno, la gente va a hacer lo que quiera y el Ministerio y esa organización gastarán mucho dinero en algo que no sirve para la población. Hablamos de las diferencias de fuerzas. Me cuenta que los merayas probaban la fuerza de su dieta al golpear un árbol joven y si su fuerza era buena, dejaban una rajadura en el tronco. Si podían sacar esa rajadura con cada puño, su dieta era buena. Si yo empujo contra ti con fuerza vas a sentir tu propia fuerza y lo que haces con ella. Y yo también.

155


156


el huito

e

l huito es una fruta anual. Las mujeres son las expertas en su uso para teñir el pelo negro. Toda la comunidad lo hace. Ayuda a hacer crecer el pelo, mantenerlo fuerte y de color negro. Y es marca de este pueblo en sus diseños visionarios que pintan en tela y que pintaban en el cuerpo. A finales de este proceso salgo con la marca de huito en mi persona y espíritu. Vino la madre curandera para saber si estaba bien y chequear un poco. Me informa que unas amistades de su vida juvenil cuando ayudaba en un jardín botánico como cocinera han venido de visita y hay mucha alegría. La lechuza le informó de su llegada y luego el paucar. Y mira, acá llegaron. Muchos recuerdos, muchas historias, muchos cambios. Es el año de reencuentros y la buena fortuna. En la tarde fui a ayudar a Jaguar con las manijas en el baño y barrer. Falta poner los tubos, la manecilla y tapa del inodoro,

el aserrín y listo. Tiene ideas de jalar una soga y el aserrín va dentro del tubo. Vamos a ver qué cranea. Le recordé que el aserrín se endurece con la humedad. No se vence, dice, y está captando la idea. Va a salir con su mujer y los chicos. Su hija menor está mal con tos seca, fiebre y dolor de oído. Le vi a su madre resondrarla el otro día. Está mimada donde la madre curandera y su madre no le tiene la paciencia por ser una mamá ocupada. Yo le digo que le han gritado y está procesando su molestia y dolor así. Él está preocupado, dice. Se van y yo riego el jardín y postergo el resto. Regreso a la casita y él me acompaña porque su mujer no quiere salir todavía. Toca zampoña y hablamos del día. Se van y me quedo un rato más, en silencio con la noche hasta irme a casa a dormir. De pie varias veces en la noche y la madre curandera me dijo que ella también se ha levantado para cultivar a las 4!

157


de nuevo, el día florece

l

158

as hormigas están enfilando por mi jardín y debajo de mi casa. A poner el aldrin en las columnas hoy día. La luz acaricia esta mañana. La quietud baña a todo con esta paz que le da significado a este escenario. Jaguar me comenta que su mamá está contenta con la llegada de amistades y que un músico viene en Septiembre, que es un viejo músico encantador que hace sus propios instrumentos, muchos de bambú y madera. Viene la señora para llevar el mentholatum para el pecho de su hija. Hablamos con Jaguar sobre lo que la niña estará diciendo. Bronca? Seguimos hablando y se abrió todo un dique en mí alrededor del tema: aprendizaje del idioma. El tema es vasto, enredado y lleno de relaciones y afectos. Es una gran frustración para mí no poder hablar shipibo todavía. Si estoy para aprender el idioma, que es un cano según Jaguar, vendrá y lo agarraré. Voy a seguir viviendo la experiencia y ver qué pasa. Quizás el mensaje sea dejar de tratar de dominar el shipibo a mi manera y dejar que me llegue de su propia forma. Es la parte más íntima de una cultura antes de llegar al silencio compartido.

Me cuenta una historia sobre la construcción de una canoa. Los merayas enseñaban a los Shipibos que en los comienzos no sabían nada. Antes hacían sopa de paiche, recogiendo el agua para la sopa del lugar donde vivían los paiches pero sin matarlos. Al aprender cómo cazarlos, tuvieron un ritual donde jugaban con el paiche para que no sintiera demasiado dolor y soledad a la hora de morir. Le clavaban una flecha y en el hilo pasaban el machete que con su vibración le tranquilizaba al pez que les jalaba hasta quedarse en un lugar y morir. Él creció con esta cultura milenaria y sus historias como sus puntos de referencia. Hay truenos. El cielo se ha nublado. Los muchachos han desaparecido después de limpiar el pozo a la hora del almuerzo. Jaguar trabaja en el baño y yo estoy en la casita con mis cosas y la tarde. Sopló pero nunca llovió. Jaguar anuncia que ha terminado con el nuevo baño excepto por detalles. Excelente. Tocamos algo de música y vino el cuñado. No hablamos mucho. Él avisa que va a haber ceremonia mañana. Por mientras él y Jaguar hablan de la nueva orquesta en shipibo y yo toco la maraca. Fuimos saliendo en la cola del atardecer.


historia de dietas

j

aguar me contó que una vez rompió su dieta y entró en confusión. Su abuelo le invitó a una ceremonia, lo vio y se rió. Le cantó un íkaro que enumeraba todos sus pasos y se quedó sorprendido. Tomó ayahuasca y vio cómo se le acercaban las mareaciones como remolinos de diferentes fuerzas. Si hubiera tenido su dieta adentro, no le habrían afectado. Pero no, así que tuvo que aguantar el choque con su cuerpo. Las plantas pelean por el cuerpo y sus medicinas. Quitan esto si rompes la dieta. No tienes fuerzas para combatirlas. Tan pronto como entre este remolino, mueven muchas imágenes a una velocidad rápida. Salen y entran otra vez. Tuvo que resistir un poco más y lo logró. Su abuelo no estaba seguro si lo lograría. “Ahora sabes cómo es cuando rompes una dieta.” Tiene que tomar otra planta y comenzar de nuevo. Su abuelo le pide ayuda con un paciente y él, Jaguar, ve a una rodilla lisiada y no rota. El abuelo cambió el tratamiento y el paciente sanó. Se entusiasma con la ceremonia de hoy y quiere invitar a toda la familia. Quiere que

yo le siga después del siseo e íkaros para ir debajo del agua y la tierra para desatar los amarres que van en contra de esta dieta. “Te seguiré hasta donde pueda,” le digo. Me acuerdo después que tenemos que plantar renacuajo hoy. Voy a la casita para avisarle y espero afuera. Es agradable la tarde, nublada como para llover. Vamos a los lugares escogidos y tiene un tipo de doble lampa que hace huecos para postes. Hay tierra negra mezclada con la roja y las plantas. Es una gran satisfacción. Son los primeros árboles que planto en esta tierra después de los cuatro toé que me regaló un curandero, amigo del cuñado. Viene el cuñado compungido. Ha recibido noticias de Paoyán que su hermana está grave, sangrando por la boca, y él parte mañana y la embarca de vuelta para llevarla al hospital. Qué dilema para los pobres de la selva-dos días en lancha para llegar al hospital!

159


una conversación con ayahuasca

a

l contrario de la norma, la ayahuasca se me presentó en la ceremonia como hombre exigente. Cuando estuvo hablándome, mi cuerpo movía y gesticulaba. Yo sólo escuché. Tapaba mi cabeza con uñas largas para agarrar mi atención, como si fuera un ave picoteando por larva. A veces me tocaba con movimientos bruscos que agarraron mi atención y de allí puso mi mano izquierda encima, suavizaba el contacto más lento. Me muestra páginas de mi vida. Me dice que el libro va bien y habrá que pulir después. Por ahora, escríbelo. La música va bien-no dejar de practicar. Muy clara y enfáticamente me dice que hay pasos y parámetros en este mundo suyo. Demarca

160

los límites, lo cual revela un camino, pero dentro de estos confines, todo es libre. La dieta va bien pero hay que pulirla más. Y así va mostrando las partes del rompecabezas en el mundo de ayahuasca. Las plantas nos hablan y nos enseñan en nuestros sueños. El sueño es lucidez y la lucidez es sueño. Nada de lo que digo es verdad. Es una historia de una memoria. Me desdoblo y hablan los dos lados de mi cuerpo. No hay una sola forma de ver esta experiencia y cada vertiente la enriquece más. Este relato es un grano de arena en su playa.


161


grogui

e

162

stoy nuevamente fascinado con lo que ocurre en la mente. Nosotros estamos siendo vividos por lo que ingerimos. Cada uno maneja la baraja que le toca en la vida. El cuerpo, la mente y el espíritu son uno en el universo interior. Son mundos paralelos entremezclados y cualquiera es puerta de entrada a ese universo. No es muy consensual en su forma de aparecer pero lo cotidiano es el sueño, tan fluido, cargado de estímulos y símbolos pero para poder apreciarlos, hay que detenerse y alinearse de nuevo y hacer un balance. Acción-reflexión-nueva acción es casi un lema ya. El mundo verde aparece bastante opacado y suavizado. Los pájaros cantan alegremente. Un trabajador cultiva cerca de acá. Por estar más consciente en esta dieta ya, veo que tiene muchos niveles de complejidad. Esto es lo que veo por el momento. Los baños con plantas fuertes para el camino de los merayas son un intricado arreglo de baños, direcciones hacia el sol o la luna, días de ayuno hasta mediodía, días de baños sólo con agua y luego jabón y champú. Hay diferencias entre los baños de limpieza y florecimiento.

Las ceremonias con ayahuasca van de 7 días seguidos a una vez cada dos meses por la dieta. Nos deja frágiles y abiertos. En las ceremonias hay que cuidar las espaldas porque otros te pueden ver y quitarte lo que sabes. Vemos la dieta y otras cosas más. Creo que Jaguar y compañía están más lúcidos en sus visiones que yo, Águila. Soy pasivo y receptivo a lo que la medicina me ofrece. Pero no me manejo en las visiones como para ver a personas, chequear a la distancia, compartir la misma mareación, batallar, etc. La presencia de ayahuasca es perenne acá. La comida es abundante y bien preparada, mejor de lo que yo podría hacer. Pero en la mañana no hay nada por el hábito de los ayunos. El almuerzo satisface y en la noche hay fruta. He perdido peso pero nos mantenemos con un poco de sal, azúcar y aceite en la dieta. Estoy cubierto de picaduras de zancudos pero ya me acostumbré a echarme mentholatum encima y olvidarme. No es tortura como a comienzos de la época de lluvias. Tener compañía lo hace mucho más llevadero como proceso. La disciplina de registrar este proceso me acompaña desde mis primeros años en el Perú. Agregar lo gráfico de los dibujos y las fotos capta otros


aspectos de la experiencia. Hacer ceremonias e improvisar con la música nos mantiene sanos y conectados más allá de palabras. Las palabras de nuestras conversaciones son contundentes y contrastantes. A veces siento que Jaguar está resumiendo su experiencia infantil formativa en las comunidades del Río Ucayali y yo estoy resumiendo la experiencia de mi vida. Pero el gran reto es estar acá, día tras día, lejos de las distracciones y tener tiempo abierto y libre sin estructuras impuestas por compromisos. Cada uno hace lo que hace en su propio tiempo. Tarde o temprano tenemos que mirar hacia adentro a lo que hemos dejado o no dejado, a lo que pensamos, sentimos, hacemos y no hacemos. Nos enfrentamos cara a cara con nuestros reflejos en lo que nos rodea y no podemos escaparnos. Estos hacen grietas en varias caparazones y comienzan a filtrar y soltarse estas burbujas de experiencias retenidas que nos sacuden emocionalmente. Si podemos ver la vida como una caminata, nos permitirá ver más claramente el proceso de desarrollo que hemos vivido. La apariencia se desvanece y surgen la honestidad, la autenticidad y aprendemos a escucharnos y aceptarnos con más apertura de ser quienes somos. Rosacisa, naranja, limón, achiote, piñón y mandarina fueron las plantas que usó

Jaguar para un baño para cerrar la dieta. Guardan contra el mal aire sucio, protegen contra la sangre en la dieta, cortan lo tóxico y enderezan en la mareación. Preparan al cuerpo, ánima, espíritu y sabiduría para llevar el cano de los merayas. El caimán es animal malagüero que mete palos en los ojos y orejas para sacar todo tu aire y matarte. Se toma la tostada semilla de algodón sobre brasas no demasiado calientes y se mete una gota de su líquido en el oído para infecciones. Jaguar está sentado en mi mesa y yo en el colchón en frente. Me cuenta de cómo le fascinaba escuchar los íkaros y las historias de los viejos en las ceremonias. Le molestó que sus padres le dejaran durmiendo cuando ellos fueron a la ceremonia. Habló con su padre que le dijo que no porque su madre había dicho que no. Trató de entrar calladamente y tropezó con un animalito y sus crías y hubo alboroto. Pero su padre le hablaba de cosas y Jaguar recordaba. Logró que su padre lo llevara consigo y que les explicara a los otros que “el niño no quiere dormir.” Estuvo allí en la ceremonia. Un tío lo ikaró y predijo que sería un buen muchacho. Los otros comenzaron a visionar y compartir. Desde allí él aprendió a dormir solo y dejar que la planta le enseñe y guíe.

163


164


vivimos acĂĄ capĂ­tulo 8 165


166


vivo

a

hora en la casita estoy sentado afuera en la banca con el sol en la espalda, comiendo una naranja e imaginando las historias y cuentos que se podrían crear. Hay un túnel que se vislumbra por las raíces del piñón colorado y la maleza circundante. Por la puerta a ese mundo de tinieblas y rayos de luz viven duendes allí, serpientes y zorros, y otros pequeños seres de nuestras fantasías. Me siento en mi rincón con la puerta abierta viendo los parches de sol y sombra que bailan en la brisa. Todo parece estar en su sitio hoy día, enchufado y centrado. Leyendo y reflexionando sobre lo leído, se me pegó esta idea de que si no aceptas

la realidad que es perfecta y quieres que sea de otra forma, sufres. Por qué? Porque creas en tu mente una imagen idealizada de lo que quieres y tratas de amoldar la realidad que es como es a tu imagen. Luego peleas con el otro o la realidad y en el fondo sabes que no estás en control y te da miedo. Enfrentas a tus sombras y proyecciones, asumiéndolas, buscando lo positivo en lo que parece ser negativo o inaceptable. Haces tu propio trabajo con tu vida y dejas de hacer el trabajo de otros en sus vidas. Aprendes a aceptar lo que hay con alegría y curiosidad desde la posición interior de testigo. Bueno, me fascina estar aprendiendo o reaprendiendo todo esto en este contexto.

167


168

Yo juzgaba a Jaguar por su forma de soñar, proyectar, gastar y no hacer o hacer a medias. Pero poco a poco al llegar a conocernos más y saber de sus orígenes en la comunidad donde el día se abría con “vamos a pescar”, donde todo se presentaba fluidamente sin horarios o compromisos, me doy cuenta que todo toma tiempo. La vida está más abocada al río y la chacra en la comunidad que al banco y el dinero de las zonas urbanas. Pero así era y yo no entendía. Me di cuenta que yo también había hecho o hago cosas similares en mis mundos. Luego me di cuenta que todo este aprendizaje me servía para simplificar mi vida y cambiar de dirección. Al aceptarlo y anticipar situaciones parecidas en el futuro, voy aprendiendo a practicar más desde esta óptica ahora que la anterior. En este reino de las plantas se abren la imaginación, la creatividad, el sueño y el universo cuántico y holográfico. A pesar de estar bien arraigados en la tierra, estamos más livianos y libres como el viento. El aire nos respira. Nosotros respiramos el aire. Nosotros vivimos la vida. La vida nos habita y se expresa por los caminos tomados. Somos cuerpos separados. No tengo que sentir tu dolor para poder acompañarte bien. Cuando me toca, sentiré mi propio dolor. Mentalmente sufrimos porque hay un pensamiento de un recuerdo o un futuro que

creemos que es verdad y hasta indagar en el presente, rige la forma en que pensamos sobre lo vivido. Pero el espíritu que nos une, nos hace sentir agradecidos y asombrados por la generosidad y la abundancia de la vida. Es el amor en sus miles de millones de expresiones y este amor se puede ver en el baile entre las luces y las sombras, en los diseños que nos rodean y protegen. En la actualidad del mundo consensual, el mensaje básico parece ser, “Queremos más de todo.” Me pregunto cómo podemos querer más de lo que tenemos que es vida y mil apoyos para vivirla gozósamente? A veces siento que esta experiencia es bajar a las raíces a una vida más natural y rústica para mí, internamente a un nivel muy profundo que da una sensación a mi alma de “estar en casa”. Me permite vibrar más auténticamente. Es eso la jubilación o el renacimiento de una vida que ha sido exitosa y poca sana en el contexto urbano exigente y productivo? Es un renacimiento a una vida más exuberante y libre con esta familia de curanderos shipibos en la selva amazónica que desde el criterio urbano son personas pobres que “deben modernizarse.” Sí, y así ocurre. Pero, y es un pero importante, debemos preguntarnos si realmente son pobres con la cultura, los conocimientos, la convivencia con la selva y el río que tienen además de ser una comunidad que canta? En realidad, qué


es el progreso? Cómo lo definimos desde la óptica de un niño que se siente triste porque los tigres van más hacia adentro del monte y lo dejan, los peces desaparecen y los árboles van cayendo? Cómo lo definimos para una niña que quiere el último MP3 y teléfono con películas? Qué pasaría si nuestros líderes comenzaran a indagar sus propios pensamientos y supuestos básicos acerca de los conflictos del mundo dividido y conquistado por el miedo y la avaricia? Sabemos lo que no queremos, parece, y algunos también saben lo que quieren en lo inmediato pero sabemos cómo género humano lo que realmente queremos y lo que sería progreso para nosotros y nuestros bisnietos? Hummm. Cuando alguien te critica son dos voces en una. Una es un reflejo de la historia que tiene de ti la persona que critica y la otra es el eco de tu propio crítico interior. Si puedes escuchar y sentir, es probable que la crítica tiene algo de cierto y puedes aceptar que eres así ahora o has sido así en tu vida. Al aceptar esta sombra, pierde su poder y podrás ver más de cerca tus cualidades positivas y cuándo usar esta energía de forma beneficiosa. Reintegras lo proyectado y tu consciencia y tu vida se expanden con su amor y luz de esta nueva realidad.

Qué estamos gerenciando socialmente nosotros, cómo lideramos, y qué resultados da? Creo que tenemos que dejar de lado todas las teorías y técnicas de desarrollo por un tiempo relativamente largo para sentarnos juntos y conversar sobre lo que realmente es importante para nosotros y desde este aprendizaje escucharnos en nuestra diversidad, darnos cuenta que estamos construyendo comunidad. Hablar desde el corazón y la intuición ayudará que esta creación colectiva se manifieste como algo ofrecido por y para la comunidad. Si comenzáramos a quitar los roles, las máscaras y las pretensiones para simplemente encontrarnos como seres humanos sentados en círculo para aprender los unos de los otros, habría tantas puertas que se podrían abrir así. Cada vez más percibo que enseñamos formas y estructuras, sistemas y métodos pero no llegamos a la esencia, el vacío creativo desde el cual brotan todos estos posibles caminos. El cielo es un gigantesco cuadro de texturas y mezclas de blanco, azul y gris en niveles y vórtices iluminados desde el este por el sol. Los pájaros cantan lejos y los obreros cultivan por el camino cerca de acá. Todo está tranquilo y musical esta mañana.

169


rumianando

c

170

osas pasan, reaccionamos fuertemente frente a la realidad que choca con nuestras ilusiones a veces, sufrimos, luchamos, tratamos de cambiar lo que es. Salimos de la batalla con heridas y menos fuerzas, a veces confundidos, a veces más claros. Poco a poco vamos aprendiendo a ver los mensajes ocultos y las lecciones por aprender en los dilemas de nuestras vidas. Cada persona tiene la oportunidad y el reto de pasar por su propio proceso de crecimiento. Aprendemos que quizás el propósito de la vida es vivirla plena y gozósamente, luces y sombras, y darnos cuenta que somos hologramas del universo y todas las manifestaciones de la vida. Somos la esencia de luz y amor y la energía del Soñando. Todo esto se manifiesta a través de nuestros talentos en la comunidad.

En una comunidad lejana un locutor tiene a Jaguar en los Estados Unidos, escapado de la justicia acá. Nos reímos. Esa gente debe estar tan aburrida que tienen que inventar estas radionovelas basadas en las vidas de otros. Hablamos acerca de la abuelita de su mujer que está viejita, bien parada sin quejas porque siempre ha dietado con plantas y trabajado en sus tejidos y de otra abuelita fuerte de unos tíos pero que quiere morir y no muere. No sabe cantar porque sus padres desde que era niña le metieron en una iglesia evangélica y nunca aprendió los cantos de su propia cultura.


171


el pueblo shipibo desafiado

e

l pueblo shipibo valoriza más su vida y estilo como cuidadores del patrimonio cultural nacional en comunidad en la selva. Ancestralmente han podido convivir con el río y la naturaleza sin dañarlos. Está en su sangre. Pero la explotación de la selva con fines lucrativos usa métodos de invasión y arrasamiento sin cuidar los resultados que dejan en el medio ambiente.

172

El pueblo shipibo es rico en historia, cultura y conocimientos de cómo pescar, cómo cazar, cómo cortar árboles, cómo usar el río y las plantas. Viven en comunidades que cantan, curan y se cuidan. La invasión de la modernidad, la productividad y la tecnología nos ha afectado a todos. Los productos básicos son más caros. El aire se ha contaminado con el exceso de motocarros y fábricas. El lugar es cada vez más bullicioso e invasor con los altoparlantes por todas partes compitiendo por la atención de alguien. El agua del río está más contaminada por el transporte, los residuos tóxicos que botan las minas, los petroleros, los madereros y los narcotraficantes. La tierra se contamina, los peces mueren, los animales se van más hacia adentro y las comunidades se ven forzadas a adaptarse. Pero les saca de su

estilo de vida en armonía con la naturaleza, les estirpa su historia porque nadie les escucha. Su gran reto ahora es hacerse escuchar como un solo grupo étnico en representación de todas las etnias. Pueden enseñarnos cómo no destruir lo que nos nutre y da vida y a la vez, sí, usarlo con respeto y sensibilidad. Para mí el simple hecho de tener una cultura viva así, que valoriza su historia y sus ancestros a través de su arte, cantos y trabajo, que viven en armonía con la naturaleza que les sostiene porque saben comunicarse con las plantas, los animales, y las aves es una hazaña y algo que el mundo moderno necesita tomar en cuenta. Hay algo tan primordial en esto y doblemente valioso cuando se dan cuenta que son los cuidadores de ayahuasca que es una planta sagrada, ya reconocida nacionalmente como patrimonio cultural nacional. Tenemos que repensar nuestra imagen de estas culturas y acercarnos a ellas con respeto y apertura para aprender de ellos porque saben algo que nosotros no manejamos. Una violación es una violencia por cualquier ángulo que la ves, sientes y piensas. Parece que nos olvidamos que la naturaleza es más adaptativa y fuerte


que nosotros y que nuestra relación es de interdependencia. No somos dueños. Somos cuidadores de aquello que nos cuida y está interconectado con nosotros. Las plantas estuvieron acá en la tierra antes de nosotros. Hay animales, peces y aves que existían antes del ser humano. Meternos en las historias y los mitos de estos pueblos siempre muestra una íntima relación con la naturaleza y que los elementos se entienden y se comunican a los sueños, por lo menos. Hay una incipiente y creciente sequía en la zona selvática. El incremento de violencia cotidiana se expande desde la ciudad a otras partes del entorno y la pobreza aumenta la frustración de promesas no cumplidas y economías inestables. La comunidad vende su artesanía, plátano y pescado, hace trabajo de campo, cura y se ingenia para poder vivir. Pero su alma colectiva les lleva a retener su cultura y costumbres y seguir cantando

sus íkaros en ceremonias de ayahuasca. Los jóvenes en las comunidades terminan trabajando en el ejército, los barcos del río, en la chacra o se pierden en la ciudad y la cultura que comienza a “actualizarlos” y distanciarlos de sus orígenes. La educación en la ciudad está diseñada para dar lo que se considera pertinente para los jóvenes en el Perú, quizás adaptada a la zona, en algunos casos. Pero no hay una educación basada en el mutuo aprendizaje, donde los estudiantes son los maestros de su cultura y los profesores los aprendices y viceversa. Seguimos tratando de imponer una cultura sobre otra para casi anularla en vez de convivir como muchas culturas, todas iguales de importantes, dialogando de nuestras similitudes y diferencias, respetándolas como válidas respuestas también. Es un sueño posible.

173


174


profundos cambios cantan capĂ­tulo 9

175


176


día de lluvia

s

e fue Jaguar para seguir trabajando alrededor de la maloca. Vino la madre curandera y le hice mi pedido y aceptó darme desayuno como agregado a mi menú. Mencionó que vio un motocar con cuatro tipos en la maleza anoche y otro tipo paseando por acá a las 3 a.m. otra vez. Hablamos del tema de los robos internos que hemos sufrido, me escucha y entiende. Dice que el ladrón, un nieto, se va. Ojalá. Para mayor tranquilidad de todos. Hace calor otra vez. Todo está quieto como para llover. Ha venido el viento fuerte y la frescura. Jaguar cultiva y yo guardo cosas en la casita. Va a ser una lluvia torrencial. Fui corriendo a mi casa con las primeras gotas. Comenzó a llover y soplar fuerte. Tuve que amarrar la hamaca a la casa. Rono, el jefe de mantenimiento, estuvo quemando

desmonte detrás de su casa y lo único que yo vi eran las llamas altas. Llamé a Jaguar y fui corriendo pensando que alguien había prendido fuego. Era el jefe cuidando pero las llamas altas parecían estar fuera de control. Regresé calmándome cuando comenzó la lluvia fuerte. Vino la mujer de Jaguar y con mi poncho plástico fui a almorzar. Después de volver a casa y rumbo a la casita me encuentro con Jaguar que va a seguir trabajando. Termina viniendo a la casita, los dos ponemos kushmas, colocamos trapos y ollas en los lugares donde gotea el aguapeor en mi rincón. Rono no colocó hojas en el techo en este rincón creo. Si lo hizo tendrá que acomodarlas. La lluvia tiene toda una ceremonia de entrada y salida con vientos y truenos, luego la lluvia seguida por el ojo calmado, y de nuevo la salida.

177


ambiente cargado

h

178

ay una melancolía, añoranza, dulce tristeza y algo de rabia contenida en el ambiente. Jaguar estuvo muy callado y ensimismado con esta aura desde ayer en la noche. Hoy en la mañana vino a la casita con algo parecido. Yo también en parte. Habla mucho de los ronín, las serpientes, que son madre y padre, muy inteligentes con diseños y en la forma en que mueven. Son una tradición ancestral con su sabiduría. Uno le siguió en su sueño. Está matando a partes suyas internamente y quiere saber cómo se siente él que mata. Se siente confundido y su cabeza le da vueltas. Siente que carga una cruz. Cuestionamos el pensamiento de tener que cargar una cruz o no. Era una conversación densa y enredada. Parte del proceso. Yo creo que también comenzamos a despedirnos sutilmente. Ayer una rana saltó a mi pecho y la boté pero era otro gran salto en mi corazón con el mensaje “haz el salto.” Pero no sé si significa algo concreto o algo más interno. Voy a hacer el salto pronto a la ciudad con mi curso. Internamente el gran salto es qué? No lo sé. La vida me presentará con la respuesta. Yo todavía soy una mezcla y puedo sentir la diferencia. Jaguar va a comenzar con la grasa de víbora negra para mi pie y otra vez

examinamos la escisión entre las dos piernas en mi vida-dos caminos ya integrados pero vividos con fuerzas muy diferentes. El asunto es que nos abrimos al autoconocimiento con curiosidad y lucidez o nos asustamos y nos cerramos en la densidad de ser bueno o malo, positivos o negativos. Hay que superar esto para crecer, no ser tan severos con nosotros mismos. Si estamos vivos, es para vivir. Cómo vivimos nuestras vidas depende de nuestro espíritu. Y tenemos el regalo de vivir en la generosa abundancia de este mundo hasta estar muertos. Por qué nos quejamos y nos enredamos tanto cuando es mucho más sencillo? Lo que tenemos es lo tenemos. Siempre queremos más sin apreciar lo que tenemos. Cuando llegamos al punto de querer tener lo que nos llega, aceptamos, nos abrimos a lo que hay, y practicamos vivir plenamente con las destrezas que vamos desarrollando. Otra vez es una actitud básica frente la vida y a nosotros mismos. En verdad, la única cosa que yo puedo hacer acá es estar acá y abrirme al proceso y compartir lo que voy aprendiendo, sintiendo y pensando, hacer mis cosas, estar presente. Los resultados se verán después en cada uno cuando no estamos juntos.


este lugar - un balance

l

a mañana está soleada, calurosa y despejada desde temprano. Mi espalda me dolió, así que al piso y a atenderme para pasar el día piolo. Todo está tranquilo después de una buena noche de sueños de grupos. Estoy sentado en la luz directa del sol que sube e ilumina este rincón. Siento que me llena las baterías. Por unos meses he pasado casi todo el día en este sitio, primero como receptor y luego poco a poco la gente se fue a la casa de música y nos quedamos aislados y protegidos para dedicarnos a nuestras clases y conversaciones sin interrupciones. La gente que antes recibíamos ya se ha ido-especialmente el grupo de tíos. Hemos enfrentado muchas situaciones en estos meses y acá las hemos pensado, analizado y resuelto a poquitos. Ha sido el sitio de reajustes, de hablar de lo que nos perturba, de meternos en las culturas y las raíces de nuestras vidas y poco a poco la casita se ha convertido en un tipo de templo de los merayas y la creatividad. El lema es que “Todo Está Bien.” Y cada uno ya hace su dieta a su manera y algunas cosas las hacemos juntos. Desde este rincón como ancla, corazón y asiento de onanya, han salido muchas páginas de reflexión, cuadros lúdicos, fotos cada vez más cercanas a la

comunidad, y clases para mi curso y otras cosas después para los dos. Desde aquí me conecto con las otras mesas-nidos- y se establece una red espiritual que fluye con cada vez menos obstrucciones. A veces creo que debí haberme sentido asfixiado por toda la atención que recibí como primogénito porque no quiero volver a sentir que no puedo respirar y moverme libremente con otros. Será la razón de no querer estar en masas de gente. Acá estoy feliz en este sentido- viviendo cerca de la tierra, más afuera que adentro y con casas abiertas a los elementos. La contradicción es que he pasado casi toda mi vida adulta en ciudades como lobo solitario. Y acá he aprendido, tardíamente, a dejarme invadir por la comunidad con fluidez y flexibilidad. Todo lo que hacemos, pensamos, sentimos, imaginamos tiene significado para el universo interno y externo. Vino Jaguar y hablamos de la comida. Le acostumbraron a comer una vez al día y no puede desayunar sin embotarse. Yo me despierto con hambre y tengo la tradición, el hábito de desayunar bien. Recién me doy el gusto de nuevo. Esto lo lleva a recordar asuntos de la comunidad cuando como niño trabajaba con un tío en un barco de

179


pescadores y comían a las 3 de la mañana. Reconocemos tener hábitos y a la vez que es importante nutrir al cuerpo. Se fue para llevar a sus hijos al colegio.

180

Todos hemos cambiado en estos meses. Jaguar que es de agua ya incluye la tierra y ha asumido su liderazgo acá. El cuñado ha decidido caminar solo y va aprendiendo cómo es mantener a una familia y ser empresario con una orquesta. Viven en la constante ambigüedad de quedarse y quejarse o irse y estar solos. La madre curandera está más en la calle que acá. Rono se va instalando como pieza importante en la comunidad de quienes vivimos acá. El viento sopla y entran las nubes oscuras. Estará cargándose para llover de nuevo. Todos han desaparecido y estoy solo en la casita, rumiando sobre mi curso. Sigue nublado pero ya siento que no va a llover. En los últimos días Jaguar es más picaflor acá y más constante en la casa de la música. Ya comienza la turbulencia de la separación. Vino Jaguar, me preguntó cómo estoy y le dije todo esto. Me escuchó sin comentario. Veo que él se está metiendo más en la tierra aunque el agua del río y las comunidades le jalan. Quiere estar acá y hacer su trabajo acá, y asumirlo. Yo soy como el loro subiendo al copo del árbol para lanzarse y volar cantando. Él se mete más en las

raíces y yo me meto más hacia arriba y afuera ya. Pero puedo venir a las raíces con gusto y mayor facilidad que antes y subir y bajar con más liviandad que antes. Él me siente listo y yo también. Él tiene planes y proyectos, está más centrado, más reflexivo, más lúcido de sus puntos flacos y fuertes. Pasamos a la clase. Me pide cantar la nueva estrofa mirando la pizarra. Agarra una melodía rítmica con la guitarra que me gusta y me permite cantar en frases. Luego hago todo desde el comienzo, la primera parte de memoria y la segunda parte está algo floja todavía. Busco las notas, me sugiere soltar mi voz porque puedo cantar lindo. Todavía me cuesta creerlo. Pero los dos estamos contentos con la clase, como que por fin hemos llegado al ritmo y la melodía y ahora a practicar y jugar. Esperé a Jaguar en la casita. Hablamos del homenaje que le van a dar en un instituto como pionero de los grupos musicales étnicos en un festival que a él le tomaría dos años para organizar y ellos lo han hecho en tres semanas. Lo han convertido en una competencia para ver cuál es el mejor grupo para recibir plata como premio. Él quiere saber su intención, su visión y por qué se hace así. Va a asistir a las reuniones de planificación, escuchar y aparecer sin su grupo porque está de retiro, un respiro.


181


un día abierto

v

182

ino Jaguar listo par tallar la prensa de caña. Hay minga el domingo para la huerta y el otro domingo cortarán y prensarán la caña. Me dice que le interesa sobremanera el tema del alcoholismo que es un problema social en su cultura y entre los jóvenes que tratan de vivir en la ciudad y superarse. Fracasan y se ahogan en el alcohol y la actividad externa para evitar sentir su depresión. Y por fin cuando surge, no saben qué hacer y beben más. Él ya está acompañando a tres y a él mismo para salir de esto y quiere escribir una canción en que les alienta a seguir adelante. Los fracasos a veces nos llevan por otros caminos insospechados que después descubrimos ser los caminos que necesitábamos caminar para poder crecer. Acá viene una tormenta de lluvia y viento. He ido corriendo a mi casa para poner todo en su sitio y ver qué pasa. La lluvia demoró y cuando fui a la casita de nuevo para cubrir todo en mi rincón se desató la tormenta y sí goteó y sí puse las cosas bien. Se calmó y en un ataque de inquietud me moví entre las dos casas varias veces antes de calmarme con chapo, música y la tarde. Jaguar viene para consultarme dónde poner

la prensa de caña y decidimos detrás de la ramada, un poco lejos de la ayahuasca ya que deja bastante basura y con la cara de la estatua mirando al amanecer. Me doy cuenta de que cuando esperé a otros y organicé mi tiempo alrededor de un acuerdo no cumplido o fuera del tiempo designado, yo tenía la tendencia de impacientarme y molestarme antes. Ahora me doy cuenta que me había organizado alrededor del otro y le di poder sobre mi tiempo. Y lo que hago ahora es atender a mis cosas y si llega, bien y si no llega, bien. No espero ya a la gente. Estoy disponible y a la vez no sujeto a su llegada o no. Ha sido la única forma de mantenerme ecuánime con el uso fluido del tiempo acá. En esta segunda parte de la dieta he estado mucho más solo que en la primera parte y Jaguar lo ha arreglado así con la entrada de Rono y los muchachos que ha sido bueno para él. A la vez he ganado mucho al estar a solas y reflexionando, lo cual no había hecho así en años. Es oscura la noche, hay sonidos por la casa grande, alguien levanta el balde del pozo muy lentamente con un chirrido y algo cae


en la casa de Jaguar y ellos no están. Linda ladra. Voy para investigar. Nada. Extraño. Los vecinos? Los muchachos? Los ladrones? No sé pero no me gusta cuando me dejan solo

en una noche oscura y no me han avisado nada. Dormí y soñé que tenía que limpiar un camino alto porque otros lo ensuciaban o lo abandonaban sin darle importancia.

una mañana nublada

e

sta dieta me permite tener mayor conciencia de cómo vivo la vida adentro y hacer modificaciones. Pronto lo voy a vivir afuera en la comunidad de la ciudad. Acá yo simbolizo la parte que se ancla y entra en el universo interior desde un lugar estable. Jaguar representa la parte conectada activamente con la comunidad y que básicamente vive para afuera lo que es apropiado para sus 25 años. Yo, mayor ya, estoy de retirada y reflexión y él es el guerrero buscando dónde dejar su marca y poder defender su territorio. Mi error quizás es tratar de enseñarle el valor agregado de tener tiempo y espacio a solas. Lo tolera poco. Las clases parecen poner el continente que necesita y allí se permite tres horas guiadas en su mundo interior. Yo sólo puedo ser fiel a mí mismo y hacer lo que hago como lo hago y quizás ser modelo para algo y a la vez aprovechar las condiciones para aprender y enseñar. Nos encontramos de vez en cuando y comparamos notas. Pero ya no me siento cómodo a solas en la casita.

Jaguar es un buen líder aquí con los jóvenes que se van congregando alrededor de él. Por fin ha asumido su liderazgo de forma lúcida y hace planes. Lo importante será terminar lo que comienza y no esperar que otros le empujen para terminar. Yo siento que me he bañado con vida, amor y creatividad acá en un mundo joven y étnico. Mi presencia ha dejado una huella y obviamente me ha tocado a mí. Me he metido en su cosmovisión y he sentido deleite y fascinación con su lógica desde la vivencia de la selva y sus visiones y explicaciones tan imaginativas y concretas. Acá hemos aprendido que una idea es sólo una idea hasta ser llevada a la acción y allí es donde comienza el aprendizaje. Para mí es importante haber aprendido lo que requiero para sentirme cómodo cuando a solas y con otros. La relación con los hijos de Jaguar y su mujer se ha estrechado, en especial con su hijo mayor. Los otros se han distanciado y yo de ellos. No confío. Me han robado pequeñas cosas demasiadas veces y ya echo candado a todo y los vigilo con ojo

183


de águila. Lo sienten y se apartan. De dónde han aprendido a hacer esto? Siento que he sacado mucho más de la experiencia de lo que imaginaba. Y estoy satisfecho. De una forma el aprendizaje de la cultura shipiba en sus manifestaciones externas ha llegado a un límite porque Jaguar me ha contado todo lo que sabe, me dice. Internamente, la parte que tiene que ver con relaciones, y actitudes está en su punto álgido y las diferencias de formación de diferentes medio ambientes son marcadas y son las fronteras que chocan, se despedazan y se integran con apertura o se cierran en guerras silenciosas. Constantemente mi aprendizaje es tener que cambiar yo,

flexibilizarme yo, abrir mi mente y darme cuenta de cuántos patrones culturales son limitantes y basados en el miedo. Estoy haciendo pequeños avances. Este proceso de cuestionar mis pensamientos y creencias básicas al encontrar otras formas culturales que tocan mi corazón es mi forma de aprender. Otros tendrán sus propias formas. Al escribir todo esto tan abiertamente, estoy compartiendo mi experiencia como algo no sólo personal, sino también universal. He vivido encapsulado acá entre las raíces. Ya comienzo a sentir que las paredes me aprietan y estoy alistándome para salir al mundo más grande y vivir esto allí.

ya pasó

184

h

emos tenido muchos logros en estos 7 meses. Hemos construido dos baños, reparado el pozo, la casa de Rono, puesto combas en tres casas, cultivado, abierto caminos, comenzado una limpieza del terreno, tenemos un jardín de flores y otro de hortalizas, hemos reparado la cancha y hemos comenzado a arreglar alrededor de la maloca. Hemos pintado el interior de la casa de música y la casita. Hemos ido de viaje a Betania, sobrevivido unos robos internos y una separación de pareja. Ha habido nacimiento, muerte y cambios en

nuestras actividades. Ahora tenemos que ver qué pasa con nosotros. Comenzamos a hablar del proceso desde los comienzos hasta ahora, y los sabotajes, el aislamiento y la necesidad que tenemos los dos de aprender a estar a solas y con otros en un buen equilibrio. Le dije que no podía sostener la casita a solas si era de los dos y el templo de la dieta. Me trató de calmar tocando mi cabeza y hombros, diciendo, “Cálmate, cálmate. Despacio, despacio. Estamos. Un poco a la vez.”


Habla de sentirse contento con todos los cambios y su crecimiento. Habla de un compañero suyo de la escuela que murió joven de cáncer, de cómo él lo visitaba y no podía hablar y no fue al entierro. Tiene un cuadro de ese amigo difunto y quiere devolverlo mejorado a la madre pero ella se ha mudado. Él siente su espíritu rondando mientras escuchamos el canto de un tonche

que da vueltas y una avioneta que da vueltas - tres mundos dando vueltas alrededor de nosotros. Yo digo que necesito, además de las clases, que me avisen si van a salir y no regresar o si dejan a alguien encargado, de hacer acto de presencia en la casita por lo menos una hora al día además de las clases para estar juntos en este espacio y cargarlo con nuestra energía.

sábado

l

a mañana está nublada y calurosa. Vino Jaguar y hablamos de nuestros sueños. Asocia quena con ayahuasca donde tú puedes sacar tus instrumentos en tu visión y tocarlos mientras cantas. Los universos aparecen en su sueño y siente la fuerza de tres maestros viejos que no se escuchan y compiten entre sí por turismo mientras sus casas caen en ruinas. Hablamos de competencia versus cooperación, servicio a la humanidad versus ganar dinero y nada más. Me dijo que ayer me vio como un maestro en su hilo sacudido por el viento de una tormenta y tuvo el discernimiento que una parte suya estaba hablando y en vez de cortar el hilo, seguirlo. Yo le dije de sentirme como niño con pataleta y nos reímos. Él me dice que se vio reflejado en mí porque había acabado de desatar su

rabia con su grupo y con el sabelotodo del grupo que no piensa en su pueblo de origen y funciona sólo con el ego. Les asustó pero no podía ver su cara de rabia y en mi cara la veía y sentía. Es tan curioso este proceso entre nosotros, joven y viejo. De alguna forma él representa el joven dentro de mí y yo al mayor dentro de él y la toma y daca a veces ayuda a una mayor integración en cada uno. Y sale desatado el nudo que se convierte en hilo del tejido, y a la vez liberamos la carga emocional del corazón. Espiritualmente crecemos. Hay algo que Jaguar siempre dice que me intriga. Cuando demoramos en hablar de algo o la claridad todavía no está, dice: ”Es la ayahuasca”. Toma tiempo, a veces, entender su mensaje y sentirlo. Por eso seguimos rumiando sobre las ceremonias y qué pasa después. Otra

185


186

vez su punto de referencia son las plantas y el mío es el psique y las emociones. Para él mi viaje es un regalo para él porque a través de mí va a viajar, conocer a gente, y de una forma nos acompañaremos como hermanos. Es reconfortante que está consciente y determinado de hacer de esta separación algo positivo para los dos. Yo también. Hablamos de dietar la hierba luisa especial con baños por 12 días y un encierro de 7 cuando recién llego en mayo por 12 a 15 días. Vamos a conversar más sobre el tiempo que tendremos a solas. Él cree que para la ciudad, la mañana es el mejor momento para la calle y la tarde para conectarse con acá. Vamos a ver. Me contaba los pormenores de su reunión grupal de ayer. Escucho detrás de todo lo que habla. Es un resumen de lo que pasó ayer en dos lugares con dos roles diferenciados que poco a poco se integran. De allí nacen ideas para los próximos pasos. Si yo como profesor de un curso tengo mis manos llenas de conmociones internas con lo que se va revelando en nosotros dos, cómo será con 12 o más? Qué reto! Y me fascina cómo me responde desde el lado derecho del cerebro con metáforas, historias, dramatizaciones que están relacionadas con el tema discutido. Yo tomo todo como una danza en un movimiento más grande-a veces conectamos con ideas y visiones maravillosas.

El mes se va acabando con rapidez. Nos falta poco antes de mi partida. Quiero que aprovechemos para llenar algunos de los baches en esta visión del pueblo shipibo y el cierre de esta parte de la dieta y el cierre final. Y que nos divertamos esta vez con lo que ocurre y lo que promovemos. Todo está quieto. Cantan los sapos. Apenas hay una brisa. El cielo es de tonalidades de gris. El trueno está cerca. Estamos esperando la lluvia. Ahora sí llueve suavemente y huele a ozono. Refresca inmediatamente. El viento sopla fuerte y el cielo se oscurece y viene una lluvia más torrencial. Ha sido sólo por un minuto aunque siga el trueno. Jaguar me entregó un dibujo que hizo para yo rellenarlo con un solo color-“el siseo” y ha rellenado el dibujo que le di con peces! En la noche vinimos a la casita y Jaguar me informó que su próximo proyecto para diciembre es cambiar la dirección de la puerta de la maloca hacia donde sale el sol para iluminar nuestra mesa. Quiere cambiar toda la madera y reemplazar el techo. Hay un grupo de 30 que viene y él quiere aprovechar. Hablamos y lo ponemos en perspectiva. Él piensa pagarlo con lo que la gente le paga para la ceremonia como una donación a la infraestructura de Este lugar. Así cada uno tiene un proyecto por realizar en los cinco meses de separación. Tiene que sostenerlo y mantenerlo. Es un reto grande para él pero dice sentirse listo.


qué pasó?

m

e levanté a las 5:30, limpié mi jardín, puse cosas afuera para el jardín colectivo. Nadie aparece. Me llaman para desayunar. Allí están todos y nadie dice nada del jardín. La minga es de la casa grande. Voy a la casita y hago limpieza de fondo en mi rincón y mesa. Si me necesitan, me llamarán. Los muchachos de la minga tampoco aparecen. Me gustaría entender por qué no cumplen con lo acordado. Le pedimos a la hija de la señora cerrar el hueco en la cerca 4 ó 5 veces y cada vez decía “hoy día” y nunca hizo nada hasta tener que cerrarlo nosotros. Dijeron sí a mi ceremonia y llegaron cada vez más tarde. La cancelé cuando era evidente que cumplían por cortesía y no por interés, desde mi óptica. El jardín comenzó hace tres semanas y bien y hoy, plop! A estas alturas ya no voy a insistir. Compré las semillas, el abono, la urea y participé en las últimas dos jornadas. A la tercera y vencidos? No lo sé. Acá el ritmo y el tiempo son diferentes. Me acoplé pero sé que no es mi estilo. Esta dejadez, decirme lo que creen que quiero escuchar, decir con palabras y no con acciones a mí me raya. Lo que sí hago esta vez es asumir mi parte y seguir a la comunidad. Si necesitan presión no voy a ser yo quien la ejercite.

Pasó Jaguar y sólo atinó a decirme “Ya estamos trabajando.” Yo les esperé, no aparecían, iban a comenzar a las 7 con la minga, ahora son las 9:30 y recién aparecen los muchachos. Creo que comienzo a acelerarme un poco más como caballo en la puerta de salida para comenzar la carrera y esta vez con gusto. Estoy haciendo tiempo, atiendo a cabos sueltos y trato de mantenerme a flote en estos días turbulentos de transición. Viene la madre curandera con su palo y quiere tener una clase de macramé ahora para avanzar. “No,” le digo, “la clase es a las 4:30.” “Ah ya,” me replica. Hablamos un poco y viene Jaguar con picaduras de avispa en sus brazos, mentón, nariz, tercer ojo y cabeza. Al cortar la maleza perturbó a un nido y le atacaron. “Las personas que hacen cirugía plástica se sentirán así, todo hinchado y adolorido. Y más,” le digo, “porque dura días con moretones y todo para la apariencia! Ja!” “Yo estoy bien como estoy,” dice. “Picaduras y todo,” agrego cuando sale a cultivar más. Cosas del campo.

187


animales

e

l ser más bullicioso y más peligroso y más violento de la selva peruana es el ser humano envidioso, avaro y competitivo que no vive en armonía con su parte animal y reacciona frente a todo con respuestas defensivas de víctima y actitudes de soberbia. Hasta el mismo alcalde de la ciudad ha sido uno de los capos del narcoterrorismo y tala ilegal de los bosques! Por fin lo agarraron y cae su reino poco a poco. Ahora la gran pregunta-el Estado usará sus recursos para recuperar lo perdido y mejorar lo destruido o se meterá para industrializar y modernizar

la selva a su manera y llevar las ganancias? Digo esto después de haber vivido en diferentes etapas acá durante 7 años. Qué es una jornada de trabajo para los muchachos? Llegaron algunos a la hora del almuerzo para trabajar 15-30 minutos, tomar masato y comer. Todos han salido después y se limpió una sexta parte del campo quemado de la cancha. Si hubieran comenzado a las 7 como yo entendí que era el plan, para la 1 habrían casi terminado. Pero no. Ya verán cómo hacerlo y cuándo.

el tigre y la oveja

188

u

na vez un campesino tenía sembrado un campo de sandías que iban desapareciendo porque a la oveja le encantaban. El campesino puso una figura de hombre, hecho de brea, en medio del campo. La oveja vio al hombre de brea en un día soleado en medio de SUS sandías. Se acercó y le llamó y nada. “Quién eres y qué haces acá?” Ninguna respuesta. “Así que no contestas!” Y le golpeó con una pata y se quedó allí sin poder moverla. Le dio con la otra y zas! Lo mismo. Intentó golpearlo con las otras dos patas y se quedó

allí, colgada del hombre de brea en medio del campo en un día soleado. El campesino la vio y dijo, ”Así que eras tú! Bueno, vas a ser mi almuerzo!” Se fue para buscar su escopeta y mientras esperaba allí, pasó un tigre. “Oye, chayconei, ven acá,” dijo la oveja. “Qué haces allí?,” dijo el tigre. “Ayúdame, quieres?” y allí comienzan una serie de incidentes en que la oveja, al punto de ser comida del tigre, usa su inteligencia, distrae al tigre al pedirle ayuda, y cuando ya está ocupado el tigre ayudando, la oveja se escapa. Me encanta cuando Jaguar


cuenta una historia. Es gráfico, histriónico, pausado y gracioso y crea una imagen viva de lo que cuenta. Y le están llegando a la memoria una cantidad enorme de historias en los últimos tiempos. Terminamos y a dormir. La noche está oscura con relámpagos anunciando lluvia. Vino la madre curandera con cantidades de fruta y hablamos de la clase de macramé de ayer. Me mostró en la cortina los nudos que quiere aprender. Le indiqué que es precisamente lo que vamos a hacer en las clases. La mujer de Jaguar también me dijo que practicó y que le salió bien. Jaguar y Rono han salido y todo está bien, alegre. Es tan interesante este proceso de crecimiento en los chicos. El hijo menor pesa mucho y le duele a la señora cargarlo. No camina porque lo cargan. No tiene deformación de piernas, sólo hábito de pereza.

Algo ha hecho un cambio de canal en mí. Hoy estoy bien con estar a solas hasta no estar a solas y es un espacio enorme que se abre hacia adentro porque me suelto a la vida sin tener que controlar tanto este aspecto. Me hace sentir más libre y parte del flujo que se va armando. Yo le digo a la madre curandera que el año termina rápido para mí y ella me mira con sorpresa y dice, “Ah sí?” “Para mí en el comienzo del año los meses pasan más lentos que a finales cuando me parece que vuelan.” El cielo está algo despejado ya y la brisa sopla refrescando. La mañana ha fluido sin quiebre o costura. Vino Jaguar un ratito para dejar nuestro combustible. Estoy enrollando lana en bolas para las clases del domingo y tengo ideas para los anillos grandes que me dio Jaguar. Son para hacer dos móviles de macramé.

189

espíricos

m

e levanté al alba, antes del amanecer, a una fuerte neblina que abrigaba la zona con su vaporoso encaje. Belleza. Voy a la casita, la abro y armo tres palos chicos con hilos de lana para mostrar el domingo-las posibilidades de nudos. Comienzo a atar un palo y viene Jaguar chequeando para ver si todo está tranquilo y si hubo algo de los sueños. Me comenta que la

ayahuasca le llama y que tomaremos de este domingo al otro. Bien. Será nuestra toma de diciembre. Sale y al ir a desayunar lo encuentro limpiando el camino entre la maloca y la ramada. Nos avisa: “Ojo, hombre trabajando.” “Hay que pagar peaje?” pregunto, riendo. “Este Jaguar es un loco!” bromea su mujer, dándole un suave puñetazo en el hombro al pasar.


escuchándonos

c

omienzo a sentir una ligera aceleración adentro como que el vórtice de la ciudad comienza a jalar suavemente al vórtice de este lugar y estoy en aguas mezcladas, acabando tareas concretas. Cuando escucho a la gente hablar en shipibo, su misma habla es un canto. Y a veces hablan tan bajito que parece un susurro pero se entienden con una escucha aguda, aún a cierta distancia. Comienzo a discernir más claramente en las conversaciones otros niveles de escucha. Realmente poder escucharnos es un reto complicado.

190

Mi parte que es psicólogo y profesor a veces quiere hacer preguntas de clarificación. Pero acá, eso es descortés e interrumpe. Así que voy aprendiendo a estar callado, acompañar, y recibir la historia del otro. Al escucharle así, una parte mía se libera de tener que controlar, entender y saber más. Al meterme en la historia del otro y vivir mi propio proceso interior con consciencia a la vez que escucho me permite conocer a partes mías y vivir otras cosas a través de la historia del otro. Es la escucha de monólogos y no el diálogo a menos que la persona que habla pida la opinión de otros. Al escuchar así, quién habla es voz para todos y expresa algo que nos conecta con nuestras relaciones enmarañadas y enredadas y que es parte de la condición humana. Es increíble el momento que

soltamos los roles y actitudes de salvadores y rescatadores y solamente acompañamos porque no es nuestro trabajo arreglar la vida del otro a nuestro gusto sino la nuestra propia. Intuyo que es escuchar desde el cerebro del corazón. El diálogo aparece y es un entretenido toma y daca de opiniones, historias, aclares y energía consensual. Pero me doy cuenta que también los diálogos pueden ser muy competitivos y egocéntricos. Muchas personas abren la boca y hablan sin tener una idea clara de lo que quieren decir. Les escuchamos organizarse, aclararse y mostrarnos cómo piensan y cómo se comunican. Y toda la verborrea muchas veces es como una cortina de humo para no involucrarse. La Fuerza del Silencio por otro lado es contundente. Allí tenemos que escucharnos adentro y afuera, y darnos cuenta de lo que decimos. La escucha no sólo es con el otro sino también con nosotros mismos, una puerta que está abierta por el encuentro con el otro. Escuchar sin expectativas, sin apuros, sin juicio y sin interferir es un reto constante. Lo que descubro acá en los largos silencios acompañados es que el silencio calma, abre, sensibiliza, refleja como espejo y abre la consciencia a niveles más sutiles de comunicación. Aprendo a pensar un poco más si alguien pide mi opinión. Una pregunta de fondo es saber si estamos contentos con nuestras vidas, y si no, tener una


visión de lo que queremos y saber qué pasos vamos a tomar. Es interno el proceso y lo vivimos hacia afuera en el teatro que armamos con otros. Si nos gusta, y estamos contentos con nuestras vidas, podemos escuchar al otro con apertura y energía positiva constructiva. Si no, al escuchar al otro estamos comparándonos y sintiendo envidia quizás, y con la necesidad de defendernos de un posible ataque o confrontación. Desde acá es más global-estás abierto o cerrado. Vives desde el miedo o la apertura del amor y fe. Puede ser que haya una relación en particular donde te abres o te cierras y todo el resto está bien. Entonces vamos al grano al miedo y control y los investigamos, los sacamos a la luz del día y exploramos cómo abrirnos más a lo que hay y así dejamos entrar un poco más de luz, energía, y vida. Acá lo hacemos con el dibujo, el instrumento musical, la voz, el trabajo físico, las ceremonias, el tiempo sin reloj, y el espacio natural abierto con la comunidad. Para mí una curación es más un proceso de aprendizaje y práctica en pequeños pasos. Una sanación es buscar a nivel global un cambio abrupto hacia un estado de salud total y muchas veces buscan a “los sanadores que sanan con imposición de manos y oraciones.” Yo creo que la persona misma que busca ayuda tiene que responsabilizarse por su vida y las respuestas que da. Si alguien me busca para que le ayude, no voy a decirle lo que tiene que hacer ni cómo. Es su trabajo. Le acompaño, trato de

aclarar con él o ella la situación en el contexto de su vida y enseñarle herramientas que a mí me han servido y que creo útiles. Es más bien el proceso de liberar al pájaro cantante de su encierro de una jaula que se ha creado para protegerlo pero que al mismo tiempo le aprisiona en un mundo chico y oscuro, a veces. El amor es el pegamento del universo y nos liberamos espiritualmente y mentalmente y corporalmente cuando nos abrimos a la Fuerza del Silencio, el Gran Espíritu, La Mente Universal, El Yo Enaltecido que están dentro de nosotros mismos. Somos hologramas del universo, somos los ojos, las manos, los hologramas de la Fuerza del Silencio y así el Universo y su Creador van conociéndose en la constante evolución y expansión de la vida que aparece no sólo en los humanos sino en toda la vida. Nos olvidamos que somos seres espirituales viviendo vidas humanas. Nos olvidamos que vivir plenamente incluye todas las experiencias que nos tocan como parte de nuestra evolución. Muchas veces no entendemos por qué nos toca algo cuando nos toca y sólo después de mucho tiempo reconocemos que ha sido un eslabón esencial en nuestro crecimiento. Reconociendo esto, seguimos con más fe o nos cerramos con miedo, llegamos a un techo, nos acomodamos y tratamos de no mecer el barco. Realmente vale la pena investigar lo que es el miedo, cuál es real y cuál es aprendido, qué poder le damos y cómo el miedo encierra grandes porciones de

191


nuestra vitalidad, nos achata y hace más densa la vida cotidiana. Es como acá, si alguien te ofrece algo y lo rechazas automáticamente, no lo vuelven a ofrecer otra vez porque ya saben que no quieres. Si aceptas, los dos se sienten bien y verás qué hacer con lo ofrecido. Si la vida nos ofrece una nueva realidad cada vez que nos despertamos, y la rechazamos, nos quejamos, o resistimos, entonces creamos una barrera contra la cual chocamos. La vida no es como yo quiero que sea, esta persona no es como yo quiero que sea, etc. No, la realidad se nos presenta cada día de nuestras vidas y es mucho más rica, abundante, multi-nivelada y generosa que nuestra

idea de cómo deben ser las cosas. Terminamos eliminándonos y matándonos de mil formas. El mundo de afuera está dentro de nosotros también. La Fuerza del Silencio nos abre la puerta. Qué hacemos con ella? Nuestra respuesta colorea el trasfondo de nuestras vidas- nos abrimos con “sí” y adelante, todo está bien o nos cerramos con “no”, y detente, todo no es como yo quiero que esté. No estamos en control de la vida y sus direcciones. Sí, podemos controlar un poco cómo respondemos a las situaciones que la vida nos presenta. El contraste entre culturas va esclareciéndome más y más.

rumiando

192

h

a venido Jaguar. Él y su hijo han estado abriendo y limpiando los caminos. Habla de su sueño y después anuncia que va a ir al turismo de la municipalidad y pedir que quiten a este lugar de su mapa. Su madrina puede hacer el papeleo si es necesario y no quiere entrar en las garras de sus tíos. Siente que tiene un norte ya y que los encuentros no le distraen tanto ni le alejan del eje como antes. Veremos

cómo va. La mañana ya es calurosa con brisa y el cielo nublado. Todo tranquilo. Jaguar me dice que puedo volver a la casita, que ahora la va a mantener abierta y ordenada, con gusto, y estaremos en un proceso de reconstrucción de este lugar desde su liderazgo y ejemplo. Va viendo cómo financiarlo con sus trabajos pero no a través de ayahuasca para turistas sino por sus propias habilidades.

cosas de acá

e

s temprano en la mañana, nublado con neblina pero esclareciéndose. El día está abierto y libre. Ayer el tema era el turismo y

quitarnos del circuito. En la noche era extrañar a la música comercial. Tuve mi clase en la tarde. Canté y salí fuera de tono y era porque


Jaguar con su guitarra estuvo en otra nota y yo me descuadré. Canté sin guitarra, salió bien y se dio cuenta de su error y lo corrigió. En vez de cantar fuerte, canté de forma más suave e íntima como si estuviera cantando a una paciente-estrofas 1, 2, 2, 1. Salió bonito. Ya que el canto está cuadrado, lo vamos a limpiar. Qué será? Contentos con los avances, salimos, Jaguar a regar el jardín y yo a mi casa. Demasiado frío para bañarme hoy. Vino la hija de la madre curandera para hablar. Los pollos han comido las zanahorias

y betarragas. Cómo vamos a controlarlos? “Matarlos,” dice riendo. Verdad. No hay control excepto encierro para los pollos. Hablamos de cómo ella llevaba borrador y lápiz alrededor del cuello al colegio y cómo su mamá le chequeaba cuando regresaba. El castigo era ishanga y le amenazaba con ishanga en las manos para aprender. Le hacía reaccionar y aprendió. Ishanga es una planta con pequeñas espinas que no deja heridas pero sí pican. Es la vieja escuela de que la educación entra por el castigo y el miedo. “Así aprendí,” me dice. Se fue al entrar la noche y me dejó pensando.

comenzando el salto

v

inieron unos amigos un rato, Jaguar cultivaba y después de irse, se metió para descansar. Está pensativo hoy. Bien. Va a hablar con la municipalidad hoy y es un paso grande y contracorriente con los curanderos hambrientos de dinero. Terminé un dibujo y la madre curandera me dijo que cuando se fuma una pipa, si al soplar el cuerpo con humo no se riega por el piso, el cuerpo está mal. El humo se pegará al cuerpo y bajará en línea pero no se regará al suelo. Hay que observar bien. Soy un holograma del universo. Soy una manifestación del amor. Soy un ser lleno de

luz y creatividad. Mi Yo Enaltecido me ayuda y me acompaña en todo. La vida cotidiana es el dojo de práctica. En el escenario libre improvisamos cada día de nuestra vida. Todo es un proceso con su propio ritmo y tiempo. El sueño lúcido de 24 horas nos abre a mundos paralelos. Todo es música. Todo es teatro. En este momento en el fondo del ser todo siempre está bien. Al sentirme mal o incómodo, un pensamiento interfiere. Puedo cuestionarlo. El Testigo es imparcial y observa receptiva y abiertamente. Nos encanta contarnos historias y creerlas verdad.

193


194


plantas

l

os primeros seres humanos aprendían del agudo uso de sus sentidos de observación y experiencia. Atacaban o corrían o se paralizaban frente a animales más grandes y poderosos que ellos. Observaron a los animales y las plantas y aprendieron de ellos. Quiénes se metieron más en las plantas, el sembrío, la cosecha y su uso tuvieron que observar y aprender más de las plantas mismas que estuvieron allí antes de ellos. Acá en esta cultura las plantas tienen sus genios y dueños que controlan su medicina como médicos si están bien tratadas y usadas con cuidado. Acá ofrecemos tabaco al árbol si vamos a cortarle una rama o sacarle una raíz. Le hablamos y pedimos su ayuda con la medicina que extraemos y que su médico nos enseñe. Su medicina viene de sus raíces, su corteza, sus hojas, su fruta y cada árbol tiene sus particularidades. Se mezclan plantas para diferentes remedios. Saber qué plantas y en qué medida es un arte y un conocimiento complejo. El uso de tabaco como medicina, como diagnosticador y como remedio va contra la medicina moderna pero para ellos acá funciona. Hay pocas muertes de cáncer del pulmón en los shipibos. La reverencia y endiosamiento de la ayahuasca y las plantas medicinales es una lección de humildad en

la Naturaleza. Nos sentimos responsables por ellas y su buen uso porque la vida y la Naturaleza nos las dio para aprender y cuidar, no para lucrar. He aprendido a mirar con mucho amor y atención a estas plantas alrededor de nosotros y de verdad después de un tiempo se vuelven familiares y conocidas y seguimos de cerca su proceso de crecimiento. Cuando una se cae o se quema en un incendio nos sentimos mal. El tiempo de las plantas nos permite bajar de velocidad y bajar a la tierra . No nos hablan no con palabras sino con sus colores, diseños, luces y sombras, geometría natural, y sus medicinas. El sol se pone con tonalidades de naranja y me jaló afuera a sacarle unas fotos cerca de la casita. Todo es silencio pero se escucha un partido de voley cerca. Pronto estaré en la ciudad y el mar a estas horas entre montones de gente. Voy grabando todo esto ya en mis poros. La auténtica grasa de boa negra es así-si pones una gota en la palma de tu mano, en poco tiempo pasa al otro lado y sale por el dorso. Penetra los huesos, los músculos y la sangre para reparar huesos rotos, articulaciones lisiadas y cortes.

195


196


la noche

j

aguar me dijo que debajo del techo de la maloca que él fotografió como sombra para su clase pasada, puso su mesa y llovieron un montón de ideas para nuevos cantos. Está sorprendido. El canto que ha escogido es acerca del niño y su mamá en Navidad en la comunidad donde es un día más y no la fiesta cristiana. Surgen imágenes y va a comparar con la navidad comercial y frenética de la ciudad. Siento que en la medida en que nos acercamos a la separación en este proceso de aprendizaje, vamos creando proyectos-tributarios y este caudaloso río se dividirá en dos, cada uno con sus campos de práctica, para volver a fusionar en mayo y celebrar lo aprendido. Él

juega con notas en su guitarra y canciones de grandes roqueros de mi época y yo, parado, hago un poco de ejercicio. Me pide tocar con él, encuentra la nota de mi canto y me invita a cantar o tocar o ambos. Estoy metido en la zampoña y sale un dúo de fusión que me lleva lejos, como cantando con la zampoña. Sopla la Kananga, canto dos íkaros, soplo el local y a él, él a mí, y nos vamos. La noche está cristalina, oscura y llena de estrellas. Cuando se va a dormir, yo me quedo afuera de mi casa mirando arriba, perdido entre las estrellas por un rato. Ponen todo en perspectiva. Descansé bien.

un nuevo día bullicioso

h

oy comencé barriendo y luego rompiendo tierra dura en mi jardín para hacerla un poco más porosa y no tanto como arcilla dura. Vine a la casita y probé la pala para cortar hierba frente a la casa. Comencé el día con una mandarina y el aire fresco de la mañana nublada, sentado afuera en la banca. Jaguar va temprano a la municipalidad hoy para hablar con el nuevo

director de turismo y quitar a este lugar de su mapa. Me puse a dibujar con los colores de los chicos. El día comenzó bullicioso hoy con los pájaros en el techo y en los árboles alrededor cantando con fuerza. Los parlantes de los asentamientos humanos comenzaron a vociferar sus anuncios a las 5:30 a.m. La política agregó su voz al coro de dirigentes encantados con su propio poder y su propia

197


voz. Pero acá la gente se despierta a las 5 para prender candela, preparar desayuno y mandar los chicos al colegio, y muchos ya se han ido a trabajar a las 6:30. Así entre 5:30 y 6:30 es la hora de propagar anuncios y mensajes políticos.

198

Me están gustando cada vez más los encuentros de la noche antes de ir a dormir. Relajados conversamos sobre el día, tareas pendientes y temas que coquetean con nosotros. Tomamos decisiones y evaluamos cómo va la dieta y el lugar. Tocamos música, soplamos, masajeamos partes adoloridas y curamos heridas. Cantamos y examinamos las fotos que hemos sacado y los cuadros pintados. Y hablamos de los niños. Nos esclarece y limpia el día. Comienzo a discernir que tengo adentro una voz que me instruye y dice qué hacer. Por mucho tiempo estuvo tapada y ni la escuché. Ahora, poco a poco, con cada vez más claridad es la voz de la intuición, el acompañante interior. Cuando la escucho las cosas salen con facilidad, sin esfuerzo o tropiezos. La práctica me confronta con el control o descontrol, fe en el proceso y los mundos paralelos que coexisten. La forma en que las cosas ocurren cuando estoy a cargo es una manifestación de mi mundo interior proyectado afuera y todo es como es. Punto. Ni bueno ni malo. Antes de salvar

al mundo primero debemos salvarnos a nosotros mismos y al hacerlo comenzamos a salvar al mundo también. Es la tarde ya. Regué el jardín y me bañé con agua fría. Descansé después del almuerzo al son de Jaguar que ensayaba guitarra. Hicimos la clase. Se metió hasta donde pudo y me dijo después sentirse en una gran casa de pintura, escultura y escritos. Escuché fuego donde los vecinos. El sonido me pone en alerta pero felizmente lo han controlado y no hay mucho viento. Ha sido un buen día, fructífero y con decisiones tomadas. Mañana termina el mes. Faltan cinco semanas antes de irme a la ciudad. Creo que estoy tan relajado en estos días porque no espero nada en especial de nadie y así suelto el control sobre qué hacer, cómo lo hacen o por qué lo hacen así. Jaguar me informó que vamos a tomar la purga de tabaco con los muchachos, lunes en la mañana, por tres días-un poco y después por la nariz. Fuerte. Me avisa que yo voy a administrar por la nariz cuando toca esa parte. Si produce estragos después descontinuaré. La última vez era con masato y vamos a tomar masato el domingo para inaugurar la prensa de caña. Sigo ya sin resistir y fluyo con lo que aparece. Soy observador participante más y más.


sábado

j

aguar me dijo que al hablar en la municipalidad, le querían retener y ofrecer financiación. Dijo que quiere sudar y trabajar la tierra y que los muchachos aportan un sol diario a la lata y en dos años es lo que tienen. Ahora sí, está mostrando su identificación con el sitio y creo que el curso ayuda a estimular esto. Se automotiva con estos trabajos. Está planificando la ceremonia del próximo domingo. El propósito de tomar la purga de tabaco por tres días es otra limpieza, el propósito de marearnos bien es otra preparación para el domingo. Por qué tres días? Porque antiguamente se hacía así. Por qué? Porque es la dosis total que era dada. Quién decide la dosis? “Yo,” me dijo. “Oh, entonces es tu decisión?!” “Sí. Pero,” me dijo, “estoy pensando quizás una del estómago y tres de la nariz.” Bueno, sea como fuere, el domingo quiere tomar dos copas completas y romper las barreras y agarrar los canos de nuevo y que yo tome una para ayudarle. Lo ha hecho antes y ahora será con menos ego y más lucidez. Una vez que rompe la barrera todos nos marearemos bien porque él ya está. Si está en estos canos elevados nos puede elevar también por la conexión en los rituales de la semana. Yo creo que es importante darles tiempo a nuestros jóvenes a soñar. No es que estén flojos. Están haciendo un trabajo interior. Pero la sociedad consensual lo llama pereza. De esa “pereza” he escuchado ideas y visiones claras, contundentes y brillantes. Sobre construcciones y proyectos para el

pueblo. Y yo creo que cada líder y artista necesita ese tiempo de recogimiento y reflexión. Según los ecologistas, la selva ya no es pulmón sano de la tierra. La comercialización y la avaricia van diezmando su ecosistema frágil y la tierra y sus habitantes pagamos el precio. Mi mundo comienza a expandirse adentro y estoy en mi mente por todas partes, saltando de un lugar a otro desde esta ancla. Es una salida lenta y lúcida. Todavía tenemos tareas por hacer. Terminé de revisar mis clases. Todo está bien. Cómo relatar de verdad esta experiencia de vivir en una burbuja en las afueras de la comunidad en un mundo actual en que la forma de organizar su vida y su cosmovisión revuelve alrededor de las plantas sagradas de ayahuasca, piripiri, tabaco y ojé? Los espíritus están en todo lo que vive y algunos espíritus de los muertos caminan de noche. Todo tiene significado y los sueños son reales. Viven del trabajo físico del campo y su artesanía. Los niños son el corazón de la comunidad. Cantan y tocan música todos los días y hablan mucho, trabajando o descansando, en un susurro o voz moderada. La tierra con sus aguas es su casa y se sienten cuidadores y protectores de las plantas medicinales que desaparecen en comunidades para sembrar lo que pueden vender y comercializar como camu camu y maíz.

199


200


integrando mundos capĂ­tulo 10 201


202


diciembre ya!

m

e desperté algo contrariado, ahuyentando a los benditos pollos del jardín. Con su cerebro tamaño frejol pican por hormigas y gusanos hasta ser comidos. Qué existencia! Así a las 6 de la mañana me tienes con los pelos al aire correteando a dos gallinas con sus crías por los campos y los jardines. Quizás de allí viene la actitud que toda la tierra pertenece a todos y picotea lo que puedas mientras puedas. Hasta los pollos pueden ser maestros! Estoy más presente con los pájaros y las gallinas y la tierra quemada, limpia, abonada y fértil. Es la época de los bimpish y sus árboles se llenan de su fruta que es golosina para todos acá. Miro más a los árboles y plantas. Tengo un mes libre y abierto antes de irme a la ciudad.

Fui con Jaguar al jardín. Rono rastrea y Jaguar usa la pala para cultivar. Van a armar las camas mientras la madre curandera sale a comprar el abono. Me cuenta que ha roto con el administrador de la orquesta que no quiere crecer y sigue con el mismo rollo. Y con los que tiene a su lado, es suficiente, va a ser solista. Estos cierres y recogimiento son parte de terminar esta fase de la dieta. Por eso habré soñado con resolver conflictos. La mañana está nublada y fresca para andar sin polo. Rono y Jaguar y yo estábamos en el jardín cuando vino la mujer de Jaguar preguntando, “Dónde está la jefa? No aparece” “Nosotros vivimos acá y somos nosotros quienes lo vamos a cuidar, con o

203


sin la jefa,” pronunció Jaguar. Ella comenzó a examinar las ronchas que le habían salido en la espalda de Jaguar por las picaduras de los insectos y cambia el tema a su hija que tiene el mismo problema de piel, dice. Sintiéndome observador inútil, volví a la casita para escribir hasta que me llamen y estén todos. Los almácigos son frondosos y vitales. La cebolla que plantó Rono ya florece. Me interesará saber cómo se van a organizar. Hasta ahora es Jaguar el motor.

Mucho hablamos de la doble cara esta mañana. Y la veo con frecuencia. A cuál de ellas creer? Fui a mi casa a descansar porque la cocinera se equivocó de hora y comenzó a cocinar a las 11:30 y no las 10. Almorcé tarde y rico. La madre curandera trajo el abono, una lima para la cultivadora y escobas támbishis para barrer los caminos. El día ya está soleado con nubes blancas.

cantos

l 204

a clase de macramé en la tarde salió muy bien. Estuvimos con todos los niños y los adultos en las ventanas de la maloca haciendo macramé y Jaguar sacó fotos preciosas. Todo el mundo se concentró y aprendió. Creo que les gustó enseñarse y los chicos estaban calmados. Pasaron volando las dos horas. Bromeaban entre sí y me incluían en sus comentarios en shipibo. En la tarde después, me bañé, regué el jardín y me eché en la hamaca para ver los restos de la puesta de sol. Los shebones se convierten en animales y caras en el atardecer y pasé largo rato observando la cara de un hombre y los relámpagos en la cabeza imaginada. Me surgieron un montón de imágenes y sensaciones. Más tarde cuando vinieron los muchachos, fuimos a la maloca. Jaguar mide y

toca las paredes y dice que sí puede cambiarlas con la ayuda de los muchachos. En la maloca explicó cómo piensa poner una mesa al lado de los colchones. Tocó la guitarra, comenzó a contar chistes y por media hora contaron chistes con cambio de voz, como jugando, todo en shipibo, y me incluyeron en el círculo aunque no entendí casi nada excepto el humor y el tejido de energías. Me pidió cantar mi íkaro y lo hice más o menos. Les gustó aunque me olvidé a veces y me equivoqué pero seguí y salió. Tocamos la guitarra y zampoña y nos dejó a todos semi-dormidos y en trance. Sí, era una buena fusión de melodías y ritmos. La zampoña ya se llama “Susurro” porque así toco. Yo me fui cuando ya estaban durmiendo y la noche estuvo nublada como para llover.


pollos

c

omencé el día ahuyentando a la gallina con sus crías del jardín. Y a los otros pollos que se acercaban. Saben que no deben estar allí pero igualito llegan y picotean y esparcen todas las hojas secas recogidas para buscar hormigas y otras delicias y malogran nuestro trabajo en un minuto. Es una guerra declarada entre todospollo agarrado, sopa de pollo! Llovió tres gotas en la madrugada, la mañana está pesada y nublada. Vuelvo a los pollos. Tienen personalidades. Hay una madre con sus crías que es más atrevida y confrontacional que la otra. Hay dos pollos que andan juntos y retan. Los apartamos y vuelven enseguida como probando hasta por fin irse. Hay otro trío liderado por un gallo negro que se mete en zonas vedadas y saben porque al acercarnos a ellos, al toque huyen hacia el lugar de donde salieron. Es comida viva que entretiene en momentos de ocio. Vinieron Jaguar y los muchachos. Me pidió soplar al preparado de tabaco con pisco y administrarlo a ellos. Una vez por cada fosa nasal para abrir y una tercera vez para que entre la medicina. Jaguar sólo lo hizo dos veces y yo dos veces, una vez cada

fosa nasal. Quema, produce escupitajos, mareación y despierta. Mientras esperaba, comenzaba a llover. Se fueron y estoy a solas de nuevo. Quisiera que lloviera así de suave toda la mañana. Veremos. Hicimos la toma así y no como planificamos porque vieron una señal anoche. La luna llena, tres estrellas encima-una escalera y significaba comenzar por la nariz y terminar con la purga para ascender. Les señalo que es su significado el que ponen en lo que vieron. No me entienden. Bueno. La lluvia calma, riega y limpia. El sonido en el techo nos lleva por los ríos de la imaginación y se abre más. Imagina que estás en una ramada con un techo de paja en una hamaca en un día temperado en medio de una lluvia que cae suavemente. No tienes nada que hacer excepto estar allí contigo y la lluvia. Métete en esos mundos con todos tus sentidos abiertos. Jaguar viene y se echa para poder sentir los efectos del tabaco. Cuando era niño y su mamá se lo dio, tuvo que salir con machete a cultivar de inmediato. Ahora se permite sentir los efectos y su debilidad con el tabaco. Recién después de una hora desde la toma puede sentirla entrar en su

205


estómago. Me dijo que anoche escuchó una voz repetidas veces y van dos días ya que le dicen que mi canto es para el universo y no sólo el mundo. Ah sí? Hablamos del grupo ayer, todos concentrados mirando hacia afuera y cómo él shacapeó y tocó las espaldas para protegernos. Es el grupo que aparece, el grupo que trabaja. Cada uno

206

está en lo suyo y bien. Ayer nos acoplamos bien y salimos satisfechos. Vino la madre curandera con fruta y hablamos de su hombro. Suena como bursitis-artritis en la articulación. Toma 7 raíces con kión y le alivia. Se va y estoy con los pollos otra vez! Ja!.


207


la doble cara de la lluvia

l

208

impié mi jardín de hojas secas y saqué fotos del nuevo crecimiento en los árboles. Fui a almorzar y descansé antes de mi clase de las 2 que salió bien. En medio tuve que salir y cuadrar a los chicos de no usar el baño nuevo por acá sino el baño que construimos por la casa grande. Ya me llaman el renegón o algo así en shipibo. Jaguar me pidió decirles que por su actitud él va a echarles tabaco por la nariz mañana. Se oscureció mucho en la tarde y hubo truenos. Al terminar la clase Jaguar me instruyó recoger hojas de bobinsana, naranja, limón, bimpish y perfume para hacer mi baño. Lo hice y era refrescante y oloroso. Ahora a la hora del atardecer el cielo está oscuro, debe llover por la apariencia, pero acá las apariencias engañan. Hasta las lluvias tienen doble cara. Ja! Jaguar y Rono trabajan con el tallado y yo espero la lluvia. El cielo siempre negro, no hay brisa, cuándo suelta la lluvia? Allí está el trueno. Es una espera expectante en todo. De repente sopla una brisa fuerte. Los zancudos pican. A ver si se descarga esta casi 100% de humedad. Rono riega el jardín. La tormenta pasa sin una gota y más tarde 3. Fuimos con los muchachos a la maloca. Los jóvenes me preguntaron sobre

la flexibilidad de mi cuerpo y entré en un rollo que era el resumen de mi vida, creo. Parece que ellos querían escuchar y parece que yo quería contar esa historia. Luego Jaguar tocó guitarra y me pidió cantar con su ayuda su nueva canción. Lo hice jugando y luego a dormir. La noche estuvo tranquila y la lluvia suave por fin llegó en la madrugada, suficiente para mojar el polvo de los caminos. Soñé con la evaluación de los logros, lo prometido y lo no hecho … Vas a las profundidades-esencia. Vas a las alturas-esencia. Vas al Soñando-esencia. Cuál es origen y final?-esencia. Una copa de agua en el mar-esencia. Desde el tamaño de una partícula al universoesencia. Estábamos metidos en la conversación cuando llegó su hermana mayor que está mal con fiebre. Quería que le comprara su tela pero le dije que no tengo dinero extra por estar preparando mi viaje a la ciudad.


Hablamos largo rato y admitió sentirse más máquina que humana porque trabaja día y noche. Nunca ha visto con consciencia una

puesta de sol. Vive y trabaja en la selva pero nunca se ha dado el gusto de ver una puesta de sol. Imagina!

el huito

e

lla me explica sobre el huito. La fruta tiene que estar crecida pero no podrida. La pelas con cuidado y rayas la parte adentro. Pones el huito rayado en un colador y la dejas gotear. Luego al exprimirlo y ver que todavía queda tinte, echas agua bien tibia y lo exprimes en otro recipiente. Cuando ves que el color negro de los dos recipientes es más o menos del mismo color, los mezclas. El tinte con agua llega a tener la misma coloración del jugo puro. Se usa 4 a 6 litros para teñir el pelo. Toma varios días para aplicar y si se fija bien, dura tres meses. Antiguamente echaban un barro blanco en el pelo después de lavar con agua, sólo por dos días. El barro fijaba el color. Las uñas se pintaban negras y era indicación de que el pelo se había teñido bien. Los varones y las mujeres se teñían el pelo para prevenir la calvicie, la caída del pelo y la caspa. Se pintaba el cabello y la cara, las manos y los pies con diseños antes de la gran fiesta. Si los hombres pintaban la espalda y no se fijaba el huito, era porque eran mujeriegos. Si no

se despintaba, entonces no eran mujeriegos. Antiguamente las enamoradas pintaban a sus enamorados y así se anunciaban que se habían juntado. El pelo con canas se pintará de varios colores y no sólo negro. Por eso yo era el arcoíris y espero poder hacerlo de nuevo. Es una costumbre étnica pintar el pelo y comienza en la pubertad hasta la vejez. Nos fuimos cuando ya se oscurecía. Recogí hojas de bobinsana, naranja, limón, y bimpish e hice mi baño. Me instalé tarde, canté mientras los muchachos tocaban música en la casa de Rono. Cuando se fueron Jaguar me invitó a la ceremonia de las 8 donde yo iba a bailar la danza del humo, me dijo. Llegó la hora e hizo toda una ceremonia de soplar a las cuatro direcciones, en la maloca, a cada uno de nosotros, tocar la shacapa, ikarar con humo y por fin tocó la guitarra y yo comencé con ejercicios en cámara lenta con un palo de incienso en las manos. Poco a poco se derivó en una danza libre, ágil (lo cual me sorprendió) y grácil.

209


Primera vez en mi vida que bailo de forma improvisada con música viva frente a un grupo de jóvenes. Me dijo después que todos estos retos son parte de mi examen final. Yo terminé y él tocó y cantó su canción. Salió muy bonito. Rono me veía con pelo largo y tatuajes. Ja! Después toqué la zampoña y Jaguar entró con la guitarra y salió algo

bonito y sentido. Terminó soplándonos y luego practicó sus nuevas canciones. Yo fui a dormir y la noche estaba espectacular con estrellas, la luna nueva ya se había metido, así en la oscuridad el cielo iluminaba el camino. Bellísimo. Dormí con calor, sudando, a pesar de las lluvias.

la purga

m 210

e levanté temprano y encontré a Jaguar barriendo los caminos y con el vomitivo listo. Decliné por no estar comiendo en la calle. Sólo sirvo a los otros. Al rato vinieron los muchachos y el hijo mayor de Jaguar. Yo ikaro al vomitivo. Jaguar pone el jugo de tabaco por la nariz a su hijo y yo sirvo medio vaso de la mezcla de tabaco, hierba luisa y agua, concentrada. Bromeo “Comienza tu día vomitando con el brebaje de Águila!” Jaguar resiste hasta el último pero toma. Yo administro el líquido por la nariz a los muchachos y luego después de tomar cantidades de agua y vomitar y escupir y hacer limpieza del estómago, se van y Jaguar se mete en la casita para dormir y sentir el tabaco en su sistema trabajar como medicina. La mañana está soleada y fresca. Hay brisa. Comienzo a darme cuenta de y sentir cierta

diferencia hacia mi persona de parte de los muchachos. Soy un hombre mayor para ellos y a la vez onanya y en camino de los merayas. Me ayudan a asumirme así. Veo mis arrugas y cuerpo demacrado y digo que soy viejo ya pero Jaguar muy amorosamente me dice, tus arrugas salen de tu tercer ojo y son el reflejo de lo que sale de allí-luz y amor. Irake. Lo que sí es que me hace reflexionar sobre cómo asumir esta nueva postura con humildad y apertura y no guruizarme. Niwen es el curandero shipibo que me habita ya y sale con más fuerza. Cuando puedes decir con firmeza y honestidad, quiero tener exactamente lo que tengo, algo se relaja adentro. No tienes que pelear con lo que tienes con la idea de siempre querer otra cosa o más de una cosa que otra. Aceptar lo que tienes y con la apertura de querer tenerla con genuina


gratitud te ofrece la paz interior necesaria para asimilar las lecciones que tu realidad actual te reta a aprender. Comienza con la aceptación de nosotros mismos, tal como somos, como seres humanos y no máquinas, como animales con capacidades latentes por desarrollar, con habilidades innatas por descubrir y usar. Eventualmente las piezas se juntan y nos damos cuenta que hemos tenido los padres, hermanos, amigos, contrincantes perfectos para ayudarnos a tallarnos y crear nuestros propios sueños. Ayer Jaguar me dijo que antes de ir a la ciudad, habrá que tomar 3 ó 4 noches seguidas para arcanearme para la ciudad, mi curso, la gente, la dieta, etc. Y como tengo toda la dieta en todo el cuerpo y por todos lados acá, la reduzco con el arcaneo y la pongo en mi bolsillo y la llevo conmigo. Cuando voy a mis ceremonias, saco la dieta con su arcaneo de la bolsa y la pongo en mí, llamando a todas las raíces, palos y flores de esta dieta para ayudarme con sus íkaros y poderes. Llegaré a marearme y lo hago antes de ir a las clases. Después cuando termino, pongo toda mi dieta en la bolsa. Llevo mis pulseras, collar y bolsa y soy un curandero caminante por la ciudad. Es un decir. En realidad voy curándome a mí mismo constantemente de pequeñas dolencias, ataques emocionales,

pensamientos no elevados. Y con un espíritu que me empuja adelante sin cesar porque hay cosas que todavía quiero hacer. Necesito dos vidas más a veces. El mundo me llama y no sé a qué pero voy. La marca de huito ya está en mi ser y no puedo explicarlo, sólo contarlo. “Cómo te va en tu vida ahora?” es más contundente que “cómo estás?” Lo más difícil de digerir para muchas personas es decirles, ”Tienes exactamente lo que quieres y necesitas en tu vida en esta etapa.” “Cómo está tu corazón hoy?” y “Qué es realmente importante para ti en estas épocas?” son otras preguntas sugerentes. Se levantó Jaguar y dijo sentirse con 17 años recordando esa época y esto nos llevó a la música y los directores corrompidos de la universidad inter-étnica que roban dinero de los chicos porque no tienen aprobación como universidad y no lo dicen a los alumnos. “Los shipibos están más divididos que nunca,” dice Jaguar con un comentario de su suegro. Es una pena porque la división viene por cuestiones de dinero y se olvidan de sus orígenes y su pueblo. De allí me relató cómo le había chocado la purga de la mañana como si tuviera heridas adentro. Se fue para tocar música y hablar con Rono antes de comenzar a pintar, lo cual hará en la hora del almuerzo, ayunando hoy.

211


el canto de la hoja

l

212

a clase de la tarde fue divertida y me sentí muy bien. Entramos en un canto antiguo que básicamente dice que somos creados por el pensamiento de Dios y que una vez vivos estamos libres para desarrollarnos como plantas. Hemos puesto tantas restricciones en el crecimiento natural de la vida por miedo y olvido. Cantó y como es repetitivo, pude seguir y cantar a solas en poco tiempo. Usa imágenes de loros que se visten y se preparan para volar y cantar. Luego con la guitarra canté mi íkaro varias veces y salió bien bonito. Solté la voz un poco y me dijo al salir, “Hoy escuché el grito del loro que por fin cantó!” Luego me avisó, “En la noche vas a cantar tu íkaro y danzar la hoja.” “Bien, tengo ganas.” Qué haré? Pienso en varias cosas pero no hay nada fijo. Recojo plantas tarde y preparo mi baño, riego el jardín y me instalo en la hamaca. Hay relámpagos hacia el oeste que es un espectáculo de luces y unos bichos “helicópteros” vuelan alrededor de mi pórtico, persiguiéndose. Viene Jaguar y

vamos a la maloca. Vienen los muchachos. Ponemos una vela en la olla de barro en el centro y después de una ceremonia de apertura con soplos dirigidos por Jaguar, apagamos todo excepto la olla de barro en el centro, yo sentado y agachado detrás. De allí salió una danza improvisada con la música de Jaguar que resumía de alguna forma el uso de la hoja de las plantas, la escritura y la pintura, la apertura de todos los sentidos y el guardar en mi bolsa las cosas que necesito para levantar vuelo, cruzando un puente alto para llegar a mi sitio en el colchón. Terminó con una de sus canciones y un breve interludio para comer la fruta que les di en mi actuación. Seguimos y yo canté mi íkaro y salió bien. El viento sopla fuerte alrededor y bailan las sombras alrededor de la olla. Jaguar canta un íkaro. En ambos casos, los chicos nos siguieron como coro. De nuevo me sorprendió lo bien que me sentía al hacer esto, como liberando un peso y mostrándome. Dormí bien, llovió un poquito y pasó.


vivir hasta morir

m

e desperté a una mañana oscura con nubes cargadas todo alrededor y una brisa fresca. Rono y un amigo cultivan en la cancha. Después de arreglar cosas en mi casa, fui a la casita y me instalé. Vino Jaguar y hablamos de la ceremonia de ayer. Hablamos del nuevo canto de ayer y cómo la vida es circular, vamos y venimos. Y zas! Entramos en el tema de la muerte y la vida. La sociedad tecnológica intenta, a través de sus ciencias, extender la vida a través de inventos artificiales-el mundo de los nanorobots y las pastillas “milagrosas.” Pero es el afán de mantenerse eternamente jóvenes de apariencia y vitalidad que niega el proceso natural lleno de muchas sorpresas y nuevos aprendizajes. La juventud tiene vitalidad física y mental. La madurez tiene vitalidad en su presencia y el proceso vivido. Hablamos de no fijarnos en la muerte como punto focal sino vivir la vida hasta morir. En la cultura shipiba los viejos les enseñaban a vivir bien todos los días con lo que uno tiene y estar felices por las cosas hechas y estar rodeados de personas queridas en comunidad. Participar en la vida de una comunidad de todas las edades y estar en medio del trajín cotidiano hace que se profundice y se prolongue una vida de calidad. La amenaza de muerte puede provocarnos a hacer cambios drásticos en nuestro estilo y forma de vivir. Cuando vamos a la esencia de la vida, tenemos lo que

necesitamos. Está disponible comida, techo, ropa y comunidad. El mundo de las plantas sigue siendo mi universidad por el momento. Qué aparatos modernos se necesitan? Celular, televisor y computadora que poco a poco se convierten en uno? Detrás de la vida frenética de la ciudad yace el mundo más calmado y cíclico del campo. Su contraste nos lleva a buscar un equilibrio entre los mundos en los cuales elegimos vivir. Sigue la vida, sigue el proceso, ten fe, ábrete a lo que aparece con sí, todo tiene significado, el dinero es energía y no la meta, lo físico es una manifestación de lo espiritual, sigue un paso a la vez, abre los sentidos, date cuenta con lucidez, el otro es tu espejo, asume tu sombra, escucha tu corazón-son recuerdos para el camino que se abre. El viento sigue soplando fuerte y su brisa refresca. La conversación de la mañana sobre la vida y la muerte es también un tema detrás de mi partida. No es la muerte, la vida continúa y ya volveré. La metáfora de Jaguar es que llega a una comunidad, sale de pesca y cuando regresa, no estoy y le dicen que me he ido por tres meses y él piensa, “Bueno, seguiré y en tres meses viene.” Así es la muerte. “Ya está la otra persona, ya no está. Volverá?” Según sus creencias, sí.

213


214


va a ser grande. estamos contigo

u

na dieta de tres meses y medio es para un par de años, por lo menos. La dieta es global y sutil a la vez. Puedo dietar comida, jabón, champú y desodorante, reemplazados por plantas y hojas y flores con olor. Puedo dietar el pensar y escribir, dibujar y expresar, danzar y mover, cantar y curar, cambiar el orden y la música de mi canto e inventar otro, etc. Puedo dietar el uso de los perfumes. En este uso la dieta nos da tiempo y espacio para focalizar en nosotros mismos, hacer limpieza de lo guardado y no usado, abrir los sentidos y estar presentes en medio de nuestras vidas de nuevo pero con consciencia y lucidez. Hoy me siento vital, grácil y de buen humor. Estoy al otro lado del abismo sin haberme caído en él. Ya puedo ir por otro camino. Ya estoy adentro en este proceso en este mundo. Elijo salir para vivir en mis otros mundos y darme tiempo para cocinar y procesar esta experiencia a pesar de unas ligeras resistencias frente al cambio. Si planifico bien todo saldrá bien. Un año dedicado a abrirme a lo que ocurre sin planes, proyectos o compromisos. Veremos qué ocurre. Parece que necesito estar libre para viajar por alguna razón que todavía

no es clara pero va más allá de cuestiones personales. Vienen Jaguar y su mujer y me piden tratar el trauma de su sobrina y digo que no. “Entonces lo voy a hacer yo con miel y sacarle en días,” dice. Está bien. Y le creo. Viene la madre curandera con más fruta y va a “Morote Shobo” para terminar allí, dice. Le bromeo que voy a poner el nombre del viento que va y viene en ella! “Sí!” se ríe. El viento sigue soplando, sigue nublado. Se estará cargando para llover. Y yo descargando porque almorcé y descansé largo rato después. No hay mayor tarea pendiente, pienso. Toda la familia está reunida con la chica traumatizada. Jaguar pasó todo el día con ella. Otro estilo. Preparé mi baño con plantas lentamente hoy y me bañé. Estoy cubierto de nuevas manchas. El Hombre de la Mancha- don Quijote con sus molinos de viento en la selva peruana! Ja! Jaguar acaba de avisarme que es la danza del fuego hoy. La llama es el corazón del niño en cada uno de nosotros que no queremos apagar en esta vigilia. Estoy en la hamaca y Rono y Jaguar rastrean el campo recogiendo hierba seca para hacer una gran fogata después. Ojalá que la controlen esta vez.

215


216

La clase con Jaguar salió bien. Comenzamos tarde por evaluar la ceremonia de ayer donde los muchachos visionaron sin tomar ayahuasca. Por haberles pintado los párpados con la mezcla de tabaco, le hablaron toda la noche. Se dio cuenta que su paciente está llena de amargura y con miedo a crecer por la gran confusión en su cabeza puesta allí por los adventistas literalistas. La miel como medicina en té e ikarado con ella presente se convierte en neutralizador de lo amargo y despierta al apetito. Ella tiene que colaborar o le va a echar tabaco por la nariz y boca y curarla de un solo golpe. Eh? Uh? Dice que va a llamar a su nuevo conjunto “Ronon Mano y la Miel” Ja! La clase salió bien aunque resistió en partes. Dijo que la entendió a su manera y era como una navaja que había entrado y dado la vuelta como llave en su cerebro y cabeza. Parece ridículo, especialmente a mi edad, volver a descubrir que todo lo que decimos sobre otro podemos decir acerca de nosotros mismos y nuestro trato con nosotros mismos en nuestro universo interno. A la vez darnos cuenta que los conflictos con otros casi siempre tienen que ver con que la imagen que tenemos de lo que queremos y esperamos difiere, a veces marcadamente, de la realidad que nos acompaña cada día. La otra persona es como es pero queremos

que sea diferente o mejor. Aprender a soltar la ilusión por la realidad es un gran salto y el otro es darnos cuenta de que la realidad es también una ilusión mental colectiva y que cada uno tiene su propia versión de ella. Es un enredo. Es un alivio. No tengo que resistir, pelear, asustarme ni controlar al otro. No es mi trabajo. De nuevo aprendo que mi presencia y forma de vivir es mi aporte-nada más. Es simplemente gozar de lo que tenemos por lo mucho o poco que sea. El cielo va esclareciéndose, como yo. Me siento como motor prendido para la carrera con el pie en el freno esperando la señal. Por otro lado he sentido pena por la pérdida y terminación de relaciones importantes en mi vida y una tremenda pena de alejarme de esta casa y esta comunidad. A la vez es una celebración de los logros y aprendizajes que seguirán. No hemos terminado todavía pero siento el cierre de una etapa con el baile de fuego y mi tormenta hoy. Algo fenomenal va a salir de esto, estoy seguro. Es la tarde ya, hay una brisa fresca del Oeste pero han pasado las nubes de lluvia y todo brilla verde luminoso con el sol y el canto de los pájaros. En la noche fuimos a la maloca y hablé a pedido de Jaguar sobre los usos y los abusos de la hoja y toqué zampoña con


él en la guitarra y luego a dormir. En la mañana comenzó a llover suavemente. Me levanté y Rono ya me había traído agua para el baño de plantas y estuvo programando cosas para las camas del jardín. Vienen los hijos de Jaguar y comen una manzana y hablan como loros mientras se recuestan y retuercen en mi regazo. Necesitamos mucho contacto y cariño esta mañana, parece. Sigue lloviendo. Ahuyento a la gallina del jardín con agua y se separa de sus dos crías que lloran y se avientan al escuchar su llamada más lejos de mi casa desde la ramada. Un pequeño drama de separación de los hijos de su madre. Al desayunar me parece gracioso como el hijo menor ensaya qué tono de “mamá” va a usar para llamar a su mamá. Ya se para apoyándose en la puerta y habla con sus hermanos mayores aunque no se le entiende. Está creciendo. Salen los dormilones de la maloca. Buenos días. Revisan el jardín. Van a hacer una cama con pura tierra y abono, suelta y no compacta, y ver si las plantas crecen mejor

allí. Todos colaboran. Bien. Es la idea y me quito a mi casa para escribir, dibujar y acompañar desde acá. Sigue garuando. Hoy tenemos ceremonia en la noche para la cual nos hemos preparado toda la semana. No tengo expectativas. Asistiré y ayudaré a Jaguar. El albergue al fondo parece haberse abierto otra vez porque viene una bulla de música estridente de allí que perturba la tranquilidad de la mañana. El jardín va cobrando prestancia y han armado algo muy bonito y complejo que es una obra de ingeniería ingeniosa. Hojas secas de palmera, palos de plantas crecidas, alambre y allí está el jardín. El gran evento de hoy es la promoción del hijo mayor. Jaguar me dijo que la muerte del vecino pariente estuvo preanunciada con un trapo blanco con sangre atado al poste de su casa un mes antes y que siempre había sido retador y usaba su curanderismo para hacer daño desde joven. Se había metido mucho en el turismo también.

la ceremonia

l

a tarde transcurrió con tranquilidad. Fui a abrir la maloca y esperar a la gente. Viene el hijo mayor con su corbata, camisa rosada, pantalón negro con un tremendo camión de plástico y está muy

contento. Me abraza, le felicito y ya está libre para ir a primaria! Vienen Jaguar con su pinta tropical y su mujer cargando al hijo menor con otro camión grande. Los otros vienen poco a poco y de repente

217


estoy enseñando avances, a principiantes y comenzamos el proceso de nuevo. Era activa y divertida la clase y seguiremos el próximo domingo. Después charlamos en mi casa y es sobre la impaciencia de Jaguar en ese tipo de evento formal.

218

Yo vine a la casita para prepararme, hacer movimientos para sacar el aire y dolor del hígado y estómago. Vino Jaguar. Me dijo que un curandero local se ha rayado y va a presentar un espectáculo en la ciudad donde va a tomar la purga en el escenario y la gente va a bailar con los íkaros. Ha distorsionado el turismo a su máxima expresión de cursilería. Descansaba para preparar la ceremonia y yo recogía las cosas que había que llevar. La noche está clara con luna cuando entramos y sólo estrellas al salir. Comenzamos cuando Jaguar tocó unas cuerdas de guitarra y yo rompí en sonido. Me invitó a seguir y salió una improvisación extraña, bonita a veces, y era el trabajo de fusión. Sopló a cada uno y el local y luego siseó largo rato a la

purga y nos sirvió, uno por uno, de la nueva copa de madera que ha tallado que tiene una cara sonriente, hojas de ayahuasca y un ronín. Visioné suavemente que iba a hablar con grupos grandes, que mi curso iba a salir bien, que los médicos de las plantas ofrecieron ayudarme con ellos, y en la relación con Jaguar, sólo vi diseños. El resto de la ceremonia era como un sueño con recuerdos, escenas nuevas, sonidos del ambiente. En un momento antes de cantar se despertó un búho cercano y comenzó a chillar. Tomamos una segunda vez y Jaguar cantó, Rono siseó, Jaguar sopló su pipa y procedió a chupar el dolor de mi estómago e hígado. “Es aire,” dice. Era un alivio porque se disminuyó marcadamente el malestar. Como no nos mareamos mucho, descansamos y yo toqué la zampoña con Jaguar y salió un flujo lento a rápido que cambió a un flujo lento y rápido juntos y a seguir juntos hasta el final. Me dejó listo para descansar.


219


feriado

h

oy es feriado. Fui temprano a la casita a tener un poco de aislamiento a propósito. Vino la madre curandera con fruta. Ha conseguido huito. Va a prepararlo hoy y mañana pintamos mi pelo. Para la ciudad tendré todavía la marca de huito. Quiero arreglar cosas en la ciudad esta semana y luego dedicarme a los días de cierre. La mañana está semi-nublada con cielo azul y poca brisa-calurosa desde temprano. La kushma anoche me hizo sudar-pero cuando sentí frío, abrigaba bien.

220

En mi casa a media mañana descanso y escribo en la hamaca. Viene Jaguar recién despierto. Vamos a la maloca y hablamos de la ceremonia, nuestras reacciones, lo que

vimos y sentimos. Hubo mucha coincidencia. Sin embargo hoy está con mucha rabia y no sabe con quién ni por qué. Vienen desde afuera buscando atención y él ya sabe decirles que ya no cura. No quieren entenderle. Fuimos a almorzar después de leerle mi lista de nuestros logros, él agregó algunos más. Hablamos del significado de que él vea y mate a una víbora venenosa en su camino y le da miedo y al día siguiente yo veo una en mi jardín, no siento miedo, es más venenosa y desaparece en la maleza al costado. Pero hay que estar en alerta. Leí la simbología andina y hay cosas que nos ayudan a entender la señal.

la serpiente

s

e desplaza formando ondas por la tierra, por el agua o por los árboles; se recoge en sí misma formando un espiral; es cazadora; posee colmillos inyectores de veneno mortal; a sus presas las ingiere completa; su visión incorpora un tercer ojo parietal o pineal … Periódicamente muda el total de su piel; nace del huevo; no requiere

de atenciones después de su nacimiento; … Se le relaciona con el sonido A, su ondular representa los ciclos, los días y las noches, los inicios y los términos: expresa la continuidad de la vida; muestra la unión de los dos extremos, de lo blanco y lo negro, los dos aspectos de la luz, del conocimiento … Representa la imagen y el desplazamiento


de la energía a través de todos los estados de los cuerpos; sugiere la muerte como otro estado de la vida, el paso hacia otra escala o nivel de existencia con el despojo del cuerpo … Enseña el intermedio de las polaridades extremas, positiva y negativa, lo masculino y lo femenino.”

El Legado de la Sociedad Andina Ancestral, Mario Osorio Olazábal, p.62. Condensa en parte algunas de las señales que nos podría estar mostrando en esta fase de la dieta.

libres y espíricos

h

oy es un día libre y todos estamos espíricos. Yo barrí alrededor de mi casa, la maloca y los caminos de la casita. Jaguar y Rono limpian por la entrada. Ya se apuran porque la pareja organizadora del grupo de 30 ha dicho que sí a Jaguar. Él ha dicho que venir acá es sólo para la toma y él hará la preparación antes y la evaluación después en el local de ellos. Es un ingreso. Antes de Navidad. La mañana está nublada, húmeda y calurosa. Me he instalado en la casita. Cuando estamos juntos, es la realidad de estar juntos. Cuando no estamos juntos todo lo que llena el espacio entre nosotros al nivel emocional y mental es nuestro propio trabajo con nosotros mismos. Vino Jaguar sudado de cultivar y contento porque todo está quedando bonito. Lo hace por él, no por el grupo que viene. Me habló de lo trome que sería si los candidatos a la alcaldía

supieran que si salían elegidos tendrían un año para mostrar sus habilidades y si no se viesen resultados, saldrían y otros entrarían. Entramos en un tema interesante que es el liderazgo compartido. Los líderes actuales pertenecen a la antigua escuela de alguna forma. Hablamos de formar una escuela informal de líderes, un día a la semana por seis meses. El pago no sería monetario sino un proyecto que lideran en su comunidad y un informe sobre su proceso de liderazgo. Juntaríamos lo escrito para tener un manual de inspiración y referencia. Parte del día sería trabajar la tierra, hacer música y hacer expresión creativa. Jaguar me ha pasado algo de su increíble sensibilidad con la comunidad y yo le he pasado algo de liderazgo y organización personal. Me ha pasado algo de su natural camaradería con otros y yo le he pasado algo con el natural aislamiento de estar a

221


solas para crear. Me ha pasado algo de su vitalidad y visión y yo le he pasado algo de mi autoreflexión y contemplación de este lugar. Vino la madre curandera y afuera, debajo de la guava, me aplicó la mezcla de plantas con

huito. Huele bien. Chorrea por la espalda. “Tostado por el sol,” bromea. Hoy no me baño la cabeza y mañana otra aplicaciónuna semana de huito, una semana de la planta de la hija de la curandera, una semana de huito y luego viajo.

wow

a 222

yer en el atardecer después de haber regado el jardín, vinieron Jaguar, Rono, la mujer de Jaguar y los chicos para acompañarme. Era un gesto enorme porque a la luz de la vela y con la guitarra, la hamaca, los chicos y la conversación, era como una reparación y curación de todo lo que yo reventé el otro día. Se fueron tarde. Cuando no regresó Jaguar para tratar mi rodilla, fui a la cama. Yo había estado en la oscuridad, vino y prendió la vela. En un momento salió y dio su dolor a la tierra al echarse encima. Había estado agachado sobre su tallado todo el día. Y yo con mi pierna y rodilla. Estamos somatizando la salida. Hoy en la mañana él y Rono y los chicos, desde el alba, cultivaban por la ramada. Yo salí a barrer frente a mi casa. Escuchar a otro sin juicio, sin interpretación, sin interrupción, sin expectativa y sin apuro

es uno de mis mayores retos. Simplemente escuchar y llenar mi banco interior es una forma tan bella y sencilla de estar presente. Todo el enredo enmarañado psicológico interfiere como una defensa. Simplemente estar presentes y separados sin reclamos es ser parte de la comunidad. Y aceptar lo que la vida me da como lo que necesito. Funciona. Voy a mi casa y viene Jaguar y le entrego el celular. Viene la madre curandera con el huito y lo aplica al costado de mi casa en la sombra. Rono me trae un baño con ruda y alcanfor que refresca y quita el calor de la espalda. Me bañé y fuimos a la casita para curar mi rodilla. La soba con mentholatum y siente el sabor de metal en su boca. Hablamos de cómo el metal puede atraer otras cosas. Él piensa dónde poner la grasa de víbora negra con el metal y el


aceite y la carne para que todo fusione y no vaya resbalándose sin efecto. Algo tengo contenida en esta pierna porque hablo como loro. Nuestra historia está impresa en nuestro cuerpo. Él me cuenta de la rabia

de la mordedura del perro y la picadura de la raya en su pierna izquierda. Ayer su mamá cojeaba en la pierna izquierda, yo de la derecha y él del talón izquierdo. Estamos somatizando.

desaprendizaje y reaprendizaje

j

aguar talla una pipa acá en la casita y yo escribo. Es bueno poder acompañarnos en silencio. La brisa refresca. El águila vuela bajo y los pájaros cantan lejos. Ha sido una mañana normal y especial a la vez con visita, charlas, curaciones, baños, y silencios acompañantes. Todo está bien. Mi mundo está tranquilo ya. Yo tengo todo un bagaje de interpretaciones sobre partes del cuerpo, significados emocionales. Y mi tendencia es quedarme con lo que perturba para entenderlo. Jaguar toca, siente, intuye, y piensa en cómo aliviar el dolor con la junta de carne, aceite y metal con grasa de víbora. Sentí como una bajada de frescura de la rodilla al pie. Ha sido el maestro perfecto para mí. Ha empujado todos mis botones y he reaccionado, reflexionado y actuado para aprender vez tras vez lo que yo proyecto en otro es mío conmigo y el otro ha sido el ecrán/espejo que me ayuda a conocerme en los eventos que ocurren o no ocurren. Vaya la rigidez de lo

aprendido anteriormente! Esto ha sido un proceso de des-aprendizaje y re-aprendizaje desde otra cosmovisión. Soy otro y no lo puedo poner en palabras que me separan de la experiencia. Quizás más luego cuando tenga claridad. En la tarde Jaguar regresó temprano a la casita y me regaló la pipa que había hecho. Parada, soy yo con un cuerno que sale de la cabeza-unicornio. Por otro lado es una serpiente o cocodrilo con colmillo de lagarta negra que tiene fuerza, doble ojo para ver debajo del agua y encima, con una piel que le mantiene seco cuando bucea en ayahuasca. El otro polo de la pipa es un picaflor y su pico tiene tres niveles adentro. La probamos. Está hecha de chirizanango y ahora entra por el humo y la madera. Sí, es más fuerte energéticamente que la pipa anterior. Vi un felino y perro en el cuadro de Jaguar y él también se sorprendió.

223


224


flores!

m

e desperté temprano y con lentitud. Rono y Jaguar estuvieron plantando crisántamos en el camino entre las casas y el jardín. Vaya cambio. Las sacaron de la plaza en algún sitio. Se ve despejado y ordenado este sector de la propiedad gracias a todos. Yo barro, ellos riegan, y las plantas en el jardín crecen. Les da incentivo a seguir haciéndolo y cuidando. De esta manera asumen responsabilidad por su obra y la cuidan. Tuve la idea y la han ejecutado mucho mejor que yo. De una cama de plantas, ya tenemos 7. Y todas están brotando. Es un placer ver la obra.

Barrí los caminos, examiné las flores que plantaban, saqué fotos y fui a la casita. Escribí afuera cuando vino Jaguar hablando de los alcaldes corrompidos con otros proyectos insensatos como el parque de concreto y pistas para carros con tantos niños sueltos. Vino la madre curandera para ponerme huito. Hoy puedo bañarme con agua. Y mañana se aplicará de nuevo. Descubrimos gusanos que comen las hojas del shebón en frente. Jaguar quita toda la maleza alrededor y encima del tronco mientras me habla de los animales que hablaban, los merayas que los entendían, y traducían todo con cantos de los animales.

día de lluvia

m

e desperté temprano y fui a la casita por la escoba y comencé a barrer caminos. Cuando estuve por la maloca vino Jaguar y siguió la limpieza de los caminos. Sus hijos vinieron para ayudar. Recogimos basura y desmonte y lo pusimos en la cancha para quemar. Hice mi clase con Jaguar, comenzó a llover durante la segunda mitad y bajó la temperatura. Después fui a cambiar de ropa por el frío que

sentí y uno de los jóvenes trajo agua para el baño. Jaguar y los muchachos se reunieron en la maloca, su nuevo centro, para escuchar su nueva canción. La mañana pasó volando y está anunciando más lluvia. Algo se liberó en Jaguar y está tocando quena de nuevo y dice que algo se soltó en su cuerpo desde adentro. Después de almorzar puse mi cushma por el frío y me instalé en mi casa. Todos están dormidos en la maloca. La tarde está friolenta y lluviosa-día de descanso y letargo.

225


practicando

h

226

oy me levanté tarde y después de barrer, fui a la casita y me instalé. Vino Jaguar y tocó guitarra mientras yo terminé el escudo de macramé. Hablamos del miedo y lo removido que estuvo por la sensación corporal interior en la clase de ayer y el miedo que le dio. Vino la madre curandera con mazamorra de tapioca y para pintarme el pelo. Según ella, el proceso va bien y el color va conmigo ahora. Para mí es medicina para el pelo y contiene toda la historia de su uso para las grandes fiestas donde había celebración y peleas. Tengo una relación especial ya con el huito y estoy marcado por la planta y este mundo y lo llevo como señal y recuerdo. En un momento comenzó a tocar la guitarra Jaguar y me pidió cantar Rama Caya Caya Ra varias veces y encontrar un tono más alto de donde partir. Y luego con la guitarra canté mi íkaro bien. Estoy medio mareado. Ayer en la noche tuve una experiencia de tener la mente en oscuro, no blanco, por unos minutos mientras las imágenes que yo veía flotaban nebulosas en el espacio. Wow! Canté y decoramos el escudo y la cortina con plumas de garza blanca. Puse el escudo en la primera viga al entrar. Jaguar echado debajo con el discman se marea con su

movimiento y ritmo mientras yo me pongo al día con mis tareas pendientes. Yo hablo y él responde en estos días. Simplemente veo las acciones, las acepto sin poner etiquetas juiciosas encima y es un pequeño avance de mi parte. Si yo digo, ”Me escuchó,” o “está reparando,” o “se siente culpable,” son mis pensamientos que pongo en sus acciones y quito el valor y la acción misma, reduciéndola a un juicio emocional. Si no hago esto, mi mente se calma y vivo la ocasión sin interpretación o juicio. Es un proceso de desaprender algo que es nocivo en la profesión de la psicología-la tendencia de interpretar al otro según un modelo interno. Cuál es el modelo que tienen estas escuelas y enfoques de lo que sería una persona sana, desde su código? Hasta ahora escucho de patologías y vacíos en el desarrollo personal. Seguro que hay lugar para esta profesión en una sociedad que enferma a sus ciudadanos sin darse cuenta. Cómo acompañamos a otro resulta todo un mundo por explorar. El día está soleado, caluroso y despejado. Los pájaros cantan alegremente y yo me siento bien, reflexivo, marcado y relajado. Ha sido bueno poder conversar y escucharnos


de nuevo y hacer música. Me ha dejado con una sensación de resistencia para abrirme a la música pero lo hice y canté con corazón. Poner mi significado a eventos, acciones, comentarios es un acto de control pero si es algo negativo que asigno a algo, soy yo que voy a sufrir. Aprender a ver los actos sin darles un significado es algo nuevo para mí. Descansa Jaguar. No es bueno ni malo. Es lo que hace. No tengo que entender por qué lo hace ni dirigir lo que hace o no hace. Yo tengo una parte que dice, “No pierdas tu tiempo descansando.” Si me meto en este laberinto no salgo sin heridas. Mejor no entrar allí, aceptar lo que ocurre literalmente porque es lo que está ocurriendo. No tiene ningún valor a menos que lo asigne yo y entonces es una proyección. Visiona a una perra dando de mamar a sus crías y dos hormigas gladiadores. Cambia a mi colchón y se siente mejor. Me dice que sería bueno darle un collar que hace él a fines del curso como amuleto de poder a mis alumnos , que construya un hospital con todo y que deje que los genios de las plantas hagan el trabajo. Mi trabajo sería acompañarles y cerrar la experiencia a

finales. Viene la hija de la curandera cuando se va él y me entrega dos telas hermosas. Faltan cinco. Se queda para fumar y hablar. Me dice que le dio y todavía le da miedo mi iluminación cuando ella me ponía huito la primera vez. La segunda vez es más negra que la primera y a la tercera ya se fija. Me dice que en algunas comunidades las mujeres pintan la frente y las manos y los pies como zapatos pero ya no las mejillas pero no dio explicación del por qué. El hijo mayor de Jaguar juega con los músicos en la casa de Rono. Viene y se va a la ramada porque Jaguar va a probar su prensa que es diferente de las antiguas y que probará con agua antes de prensar caña. Una vez bien armada va a plantar la estatua frente a la ramada entre la caña y comenzar a prensarla. La caña fermentada la usan en las medicinas que preparan. Es fuerte y efectiva. Soy testigo. La tarde avanza, todo brilla, hay una brisa suave en la espalda. El día ha volado. La lluvia de ayer y la clase limpiaron algo. Hoy estuvimos despiertos y bien. La prensa está instalada y en uso, he espantado a los gallos y sacado fotos. Hay un evangelizador gritón a mis espaldas. Realmente son oradores espantosos y bulliciosos con altoparlantes y voces prepotentes.

227


pasando los días

l

a mañana está preciosa, fresca, sol en mi espalda, pájaros alegres, caminos abiertos y silencio de la ciudad. Y no hay nadie excepto yo y los pollos. Estar constantemente mareado en esta consciencia ampliada es como estar inmerso en los mundos paralelos cotidianamente. Es un entrenamiento para la ciudad y cómo transformar lo ordinario en extraordinario.

228

Pasó la madre curandera buscando a Rono que sí está. Pensé que no. Había alguien en la maloca también. Total, cuando regresé de mi casa a la casita, Jaguar y Rono cultivaban afuera. Luego vino Jaguar y hablamos de manchas blancas que viajan por el cuerpo desde la niñez y hay algo allí-una cara de algo. El joven chofer soñó con un barco velero que se hundía y vino Jaguar para formar a la tripulación y salir del peligro. Metáfora para su vida y para este barco-casa que se estaba hundiendo porque no ayudaba a capitanear y ahora regresa con lucidez. Le da miedo su parte animal descontrolada y me cuenta de la violencia con que le trató un viejo dentista serrano de aquellos en la calle que tienen a chicos en la calle para agarrar a clientes! Es un tipo de operación popular con precios

baratos y un trato de bestias. Vino la madre curandera para pintarme el pelo con lo último del huito y Jaguar se mete y pide una pasada. Mientras tanto yo me hago botas con el huito y él me tiñó las manos más negras. Me río. Creía que las mujeres tenían las manos sucias cuando vi a huito por primera vez y ahora estoy yo igual. Me metí en mi dibujo y fui para mi casa. Rono y Jaguar están por la guava en mi casa, y Jaguar regresó a la casita para seguir embarrándose con el huito en la cara y los pies. Parece un minero recién salido de las minas de carbón o un hombre que vive en la calle o un guerrero llegando a la base después de un día de combate. Nos sacamos fotos. Se fue y seguí dibujando. Sentí bulla y cuando fui a mi casa vi a dos motocarros y montones de jóvenes desconocidos que habían venido a jugar fútbol. Al regresar a la casita encontré a Jaguar en mi lugar, fumando. Le dije que no me había avisado y dijo que no sabía que venían. Los imaginaba como turistas todos los domingos y se siente invadido y perturbado. No es su camino. Hablamos de la evolución, la fuerza del huito, llevarlo impreso en el cuerpo y pelo. Hablamos de los tíos y su valor de decirles que no


quería su vida nocturna de mujeres, plata y trago. Dice que yo hablo cómo se siente él cuando estoy en la silla de merayas donde se sienta él y que él siente mucha seriedad y densidad en mi sitio. Hmm, serán los roles que intercambiamos entonces, la ligereza y la pesadez. Hablamos sobre lo que es este lugar ahora que no es parte de la ruta turística. Tiene una casa de música con un nuevo compañero de camino. Tiene una maloca para sus ceremonias de curanderismo. Tiene una casita de pintura y curación donde descansar, soñar, enseñar y aprender. Tiene una casa, cocina, pozo y baño para su familia y tiene una ramada de tallado para sus pipas y maderas. Tiene una casa y complejo para su mamá y una hermana mayor con su familia y una casa para él o quien sea cuando yo no esté. Ha separado sus talentos e intereses en estos mundos paralelos y en la casita tratamos de integrarlo todo en el universo de los merayas. Y hoy nos hemos mareado de nuevo con el huito en un acto simbólico. Él quiere ir al mercado vestido con cushma y descalzo, ir de compras así para mostrar la vestimenta de los varones y no dejar todo en las mujeres que todavía se visten

de forma tradicional. Quiere avisar a otros para reunirse en la plaza para hablar y tocar música pero todos con cushma. Después del almuerzo vine a la casita para echarme en el calor y la brisa de la tarde y visioné bastante de caminos y grupos que nos acompañan. Viene Jaguar y nos fotografiamos de nuevo, ya más negros, hasta terminar las pilas. Estoy listo para mi clase. Realmente es repaso para las personas que vienen, si vienen. En la última reunión con la familia en la maloca vinieron todas menos Jaguar que descansaba en la casita, visionando. Era una clase relajada. Cada una trajo su tejido y yo iba corrigiendo una por una y sugiriendo. Se enseñaban entre sí- después fui a regar el jardín y bañarme y descansar hasta la ceremonia de la noche. Para mí la ceremonia era especial por tres cosas: La madre curandera nos acompañó y nos cantó por largo tiempo por la primera vez en años; yo canté mi íkaro a finales; y Rono y los muchachos seguían a Jaguar mientras la madre curandera y yo dialogamos siseando. Cansado ya, fui a dormir hasta la llamada perifoneada del dirigente cercano antes de las 6!

229


después de la ceremonia

h

230

oy es una mañana soleada con brisa y una patina de nubes vaporosas. La luna estuvo llena y muy luminosa anoche. Vine a la casita a recoger mi cuaderno. Todos duermen en la maloca. Me echo un rato en la hamaca por el cansancio que siento y luego regreso a la casita y llega la madre curandera con una ollita de chapo y conversamos sobre la ceremonia. Vio al finado vecino en vidrio, caminando para ver y ha hecho daño para que estemos mal sin visitas y por envidia. Ella le sopló afuera y todo acá era con luz brillante. Yo no visioné mucho pero sí me mareé. Corté lana para hacer un segundo móvil escudo. Todo lo negro en mi cuerpo está más negro hoy. Me pregunto si desaparecerá para la ciudad o no. Dicen que sí. Jaguar ha ido a buscar barro para fijar el huito. Sugiere casho, wingo, limón, piñon, hierba luisa, ayahuasca, planta para la fiebre para fijar el cabello cuando lo lavo el miércoles, primero con agua todo, jabón y agua cuello abajo, plantas frotadas al último como baño concentrado. Me habla y le escucho. Más tarde viene la madre curandera con compras y charlamos hasta llegar a mi casa. Creí que era la hora cercana al almuerzo y era media mañana.

Me eché en la hamaca y me quedé seco hasta ser llamado para almorzar. Regresé a la casita para esperar mi clase. Hoy día escuché del canto de los monos, huito, peces, carachama y boquichico y otros animales más. Jaguar canta y como canal, las palabras se abren frente a él y las sigue. En la noche Jaguar me llamó para ir a la casita. Hacía un calor! En el atardecer le dolió el corazón que para él, me dijo después, es porque allí ocurre la rabia y va a explotar. Necesita más calor. Lo trabajamos un poco. En la casita prendimos vela, y hablamos un poco de los pasos que hemos tomado. Pusimos nombres al proceso como el destierro de lo desenterrado, viajes por el río, las tormentas y el vuelo, aterrizaje, enseñándonos, el espejo resquebrajado de la sombra y el mundo del tabaco y muchas cosas más. Sacó la guitarra y yo la zampoña e improvisamos por media hora y luego con el tambor, para soltarnos. En un momento descubrí un nuevo soplo. Salió bonito y a la vez es el comienzo de algo mejor. Salimos y la luna llena descansaba en un gran cojín de nubes. Dormí seco toda la noche.


231


más calor

m

232

e desperté en la oscuridad. Salí a barrer caminos en la primera luz del alba, mi escoba y yo danzando con las hojas y flores caídas de los guavas que están resplandecientes ahora con su floración. Los guavas por la casita son grandes y dulces. Saludé a la madre curandera que cultivaba su camino y quemaba hierba seca. La mañana está fresca y nublada y ando sin polo. Viene Jaguar listo para cultivar con la máquina. Me dice que su corazón y cuerpo necesitan más calor y eso para él es más actividad y menos descanso que a la vez será bueno para el corazón. Me habla de su rabia acumulada que comienza a desatarse poco a poco. La queremos dirigir al político local que por altoparlante esta mañana anuncia una asamblea de los moradores a las 4 de la tarde en el local de siempre para ver la agenda y procede a denunciar, quejarse y hacer el mismo anuncio repetidas veces como disco rayado a las 6 a.m., dando toda la información que va a dar en la asamblea! Qué loco! Me dijo Jaguar que a pesar de sentirse desconectado de la clase ayer vio que su respuesta y su pregunta correspondían para su sorpresa. Allí se dio cuenta que sí estuvo involucrado.

Cuando siempre queremos algo diferente de lo que tenemos, rechazamos con nuestras particulares formas de resistencia lo que hay. Sufrimos y a lo largo nos maltratamos a nosotros mismos y a otros. Soltar el control, tener fe en el proceso, decir sí a la vida es aprender a abrirnos a ver, oler, saborear, tocar, escuchar, sentir lo que la realidad nos presenta en cada momento. Oh, estoy con gente. Oh, estoy a solas. Oh, estoy en la selva. Oh, estoy en la ciudad. Entonces, esto que hago, tengo, siento es lo que quiero hacer, tener o sentir porque es lo que está ocurriendo. Al ver más de cerca los significados que ponemos en las transacciones con otros, podemos ver claramente nuestras proyecciones, conocer a nuestras sombras y partes irracionales. Y al mismo tiempo nos damos cuenta de nuestras interconexiones e intercomunicaciones enmarañadas en un gran enredo. Cada quien tiene su propio trabajo personal y eso en sí influye en toda la red. Si hacemos el trabajo de otros como salvadores y rescatadores, terminamos embarrados por el ego y la resistencia abierta o pasiva de otros frente a quienes tratan de imponer cambios, en vez de crecer con los cambios naturales que existen


cuando hay una relación y vínculo afectivo. Escuchar el eco de nuestras propias voces interiores estando a solas produce temor a muchos porque no tienen la costumbre de escucharse y consultar con su corazón excepto, tal vez, en los momentos de crisis. Nos asustamos de todo lo guardado. Pero si lo vemos como nuestro banco y mansión interior, entonces podemos hacer limpieza y reordenar a nivel imaginativo y espiritual. La mañana sopla con fuerza y las nubes corren alto. Las plumas vuelan y todos estamos en movimiento hoy. Esto debe ser lo que necesito hoy porque es lo que tengo y me gusta. Cuando siento rabia con otros y la vida soy yo quien pongo las barreras que crean la tormenta. El otro es el estímulo, el botón soy yo. Vino Jaguar con dolores de corazón pero revisando descubre que no hay historia de problemas coronarios en su familia. Trabajo con los hombros y el cuello, se relaja y descubre que está lisiado por la máquina pesada. Va en busca de la sobadora, su mamá, que sabe colocar ese hueso. Tomamos la medicina de bobinsana para darle calor y ayudar a reparar el hueso desde adentro. Le aterra ir al médico que le pone todas estas pastillas e inyecciones en su cuerpo. Los vientos soplan fuerte.

A veces siento que somos mensajeros y a través de nuestra vida y nuestro camino, damos el mensaje a otros que necesitan escucharlo sin controlar quiénes sean y cómo lo entiendan. Y ni siquiera nos damos cuenta del mensaje que damos a otros muchas veces. Mis manos siguen bastante negras. El huito y yo nos hemos emparejado bien esta vez. Pasó una tormenta sin llover. Ahora hace calor con poca brisa. Fui a almorzar y estaban quemando pasto por la casa grande. En un momento lo dejaron desatendido y se lanzó hacia mi casa. Fueron corriendo como en un juego para recién llevar baldes y apagarlo. Era un almuerzo de correteos. Entre castigar a la gata, Shaiya, por haber salido y comido de mi plato cuando yo ahuyentaba a las gallinas de las ollas de la cocina y vigilaba el control del fuego, no descansé mucho. Cuando fui a la casita, Jaguar atendía a un amigo y me mandó afuera. Regresé a mi casa. La noche está oscura sin luna hasta tarde. Está nublada, densa, opaca con los caminos apenas perceptibles. Hay montones de evangelizadores con sus cultos prenavideños. Entro y salgo del mosquiterohace demasiado calor y en la hamaca los zancudos penetran la cortina de humo del espiral-pocos pero estratégicos. Duermo con calor, sudando.

233


activos

m

234

e levanté antes de las 6 y al salir, los jóvenes corrían vueltas por la cancha y hacían planchas. Jaguar barría los caminos y yo las casas. Vine a la casita para instalarme y adornar el segundo escudo. Jaguar preparó el trago medicinal de bobinsana para los chicosno quieren. Les lleva tabaco por la nariz para despertarse. Machos! La mañana está poblada de la voz de la política con sus denuncias matriarcales de quién sabe mejor, los anuncios propagandísticos con música estridente, voces histriónicas, gritos y música de Navidad-bulla. En los lapsos de silencio o cuando el viento lleva el sonido en la otra dirección, se puede escuchar a los pájaros. Y todo esto a las 6 a.m.! Entre los sonidos estridentes de la mañana y el espíritu espírico de los jóvenes, yo me siento acá, calmado en mi rincón en medio del verde y una mañana nublada que quiere llover pero no decide. Ojalá para quitar algo del calor sofocante. En estos días no tengo mucho por hacer. El curso ya está y más bien debo ordenarlo en la ciudad. Los macramés ya están terminados. Estoy poniendo color en algunos dibujos con los colores de los chicos. Y poco a

poco voy empaquetando cosas. Flotando en medio de un mar de estímulos naturales, regreso en mis momentos de relajamiento a escenas del pasado que se convierten en puntos de partida para inventar historias. Es algo nuevo para mí. Relaciones y lugares. Supongo que tiene algo que ver con raíces emocionales y físicas. Las historias que contamos repetidas veces a lo largo de la vida son enciclopedias comprimidas en un incidente que de alguna forma nos marcó y por eso las contamos. Sería interesante detenernos, ver estas historias, las lecciones aprendidas, y cómo. Comienzo a fascinarme con estas excavaciones y a la vez construir procesos de aprendizaje de lo descubierto. Rah!! Llueve a cántaros. Seguro que la casita se va inundando. Espero que la cámara y los dibujos no se mojen. Las nubes y las lluvias rondan. Por el momento todo está tranquilo. Bien oscura la noche, nublada y sin luna, fuimos por los caminos a la casita y hablamos de los chicos y la familia perturbada que nos influye a todos con su negatividad.


humores encontrados

h

oy me desperté a un día húmedo y nublado con suaves lluvias esporádicas. Fui a la casita-ni pensé barrer, porque con los vientos y las lluvias, las flores y las hojas de los guavas embarran el camino cinco minutos después de haber limpiado. En la casita todos ya habían soplado tabaco por la nariz para despertarse y quitar cosas del cuerpo. Jaguar y yo nos quedamos hablando acerca de los muchachos y su decisión de meterse en pre-policía donde son los únicos dos shipibos y con cierta lucidez por la experiencia acá. Será interesante ver qué pasa. Rono les hace despertarse a las 3, corren y hacen ejercicios, etc. Viene la mujer de Jaguar e inspecciona los escudos de macramé con “Yo puedo hacer esto!” “Claro que sí. Son simplemente diseños con los nudos que les enseñé,” respondí. Estoy en mi modo urbano y me cuesta estar acá. Listo estoy para levantar vuelo. Este lugar es bueno para apartarme, crear cursos, escribir mis reflexiones, dibujar mis visiones. Por uno o dos meses. Si estoy directamente involucrado en algo acá, uno o dos meses más. Pero ya siento que pasados los cinco meses se pone pesado de una forma u otra. Yo me pongo pesado. Aunque no me guste mucho la ciudad, por hábito y experiencia

necesito el equilibrio entre apartarme y zambullirme. Esto es una burbuja para mí que me hace MUCHO bien; mi naturaleza florece. Esta vez la llevo conmigo a la ciudad y siento que parte de mi propósito es enseñar a la gente con quien me cruzo acerca de esta experiencia para mostrar lo aprendido. Tengo puntos flacos para procesar. Esta experiencia ha sido tan existencialmente intensa que me va a tomar meses para asimilarla e incorporarla. A veces me pregunto si nos gusta la adrenalina de la pelea o el conflicto más que querer resolver los dilemas que se nos presentan. Me veo ahora comparado con el comienzo-cambiado, mejorado y más sensible. Y defensivo. A abrirme se ha dicho. Todo esto es la experiencia. Punto. Canto mis íkaros y siento paz después. Jaguar y Rono han ido a comprar listones para la banca. Fui a almorzar con el hijo mayor y lo hicimos bien. Él tiene la estrategia más dulce cuando me siente solo, gruñón o triste. Se acerca y me dice, ”Dame un abrazo!” Funciona cada vez. A su manera me cuida porque le mandó a su hermana a darme un abrazo también. Perceptivo ese niño. Volví a la casita donde encontré a Jaguar. Comenzamos a hablar de los tíos y sus rollos y falta de crecimiento. Y cuánto

235


nos enseñan acerca del camino diferente que hemos optado seguir. Me puse en frente y él, con su gorro rojo puesto, me hablaba. Vi cómo iban apareciendo varios rostros diferentes con reflexiones personales marcadas con madurez. Vi a un joven líder de la selva cada vez más en contacto con su esencia y asumiendo responsabilidad por sus ideas con acciones concretas. Ahora, cómo mantener lo hecho, lo logrado?

236

Jaguar comienza a trabajar con mi pie sobre el cual estoy cojeando. Puede ser choque entre shiwawaco y bobinsana. Con sus manos cálidas y flexibles por un previo calentamiento de sus manos al echarles mentholatum, comienza al descansar sus manos en los dos pies y luego el pie derecho y explora con los dedos para ver dónde está el dolor.

Va tocando a los huesos alrededor y luego de seguir a los huesos y articulaciones, comienza una danza entre sus manos y mis pies donde me tengo que dejar llevar. Era una mareación de imágenes, sensaciones, recuerdos que se liberaron. Nos quedan 15 días y sabemos dónde poner la grasa de víbora negra en los huesos. Fue una experiencia llena de historias y sensibilidades. El contacto era firme, flexible y cuidadoso. Era sentir un movimiento serpentino en los huesos donde por lo general siento nudos. Jaguar trabaja donde la banca de la cocha. Bonito lugar. Después tenemos clase para aprender una nueva canción-mi cuarta. Me reconfortan. Cuando he estado antes en la ciudad no he podido trasladar todo esto de acá. Esta vez sí lo voy a poder hacer con los cantos.


237


la rutina que no es rutina

a

238

veces me olvido de dónde soy por estar tan metido en la rutina cotidiana acá. Vivo con una familia grande de curanderos shipibos. Nuestra vida cotidiana se trata del mantenimiento de este lugar con limpieza del terreno, construcciones, sembríos y riegos y la atención a los niños, mercado, comidas, recoger agua del pozo, lavar ropa y recibir visitas. Significa estar juntos conversando, contando chistes e historias, haciendo música y trabajando con su artesanía, las mujeres cosiendo telas y los hombres tallando pipas y otras cosas. El joven jefe de familia no tiene un trabajo fijo, pinta y vende cuadros, hace curaciones, ha dejado de lado su grupo musical que por la ruta comercial le dio ingresos y le alejaba de su familia y sí mismo. Trabajamos y descansamos, no hay reloj ni horario por lo general. No hay electricidad y usamos velas y lamparines que en la noche invitan a la intimidad en las conversaciones. Me enseñan sus cantos y costumbres en ceremonias con plantas sagradas. Me cantan y tocan la guitarra en la noche y yo canto y toco zampoña con ellos. Nos hablamos con muchas imágenes metafóricas. Su lenguaje y expresión están íntimamente ligados con y poblados con las plantas, los animales, los peces y las

aves. Viven con la creencia básica que primero estuvieron las plantas y luego los seres humanos. La víbora es central en su cosmovisión. La madre anaconda-ronín-cuida, protege, es dueña de los ríos y sus tierras. En las tardes regamos, cultivamos, nos bañamos, hacemos música, conversamos y a veces juegan fútbol. Las noches temprano atendemos a los niños, nos recogemos en nuestras casas y en las noches a partir de las 9 tenemos la costumbre de reunirnos en la casita. Primero era leer y releer el libro que escribí. Luego cantos y música. Luego un período con nada o relatos de infancias y niñez. Ahora es para aprender frases cotidianas en shipibo para practicar en la ciudad. Soy un privilegiado. Vivo mi sueño y a veces me despierto y me doy cuenta de la riqueza de todo esto. Podría escribir una novela sobre los tíos y el turismo y la familia conflictiva pero por el momento simplemente lo vivo y saboreo acá y seguro que lo sentiré aun más cuando estoy en el trajín de la ciudad. Desde hoy faltan 15 días. Hemos sido como la ayahuasca y la chacruna que a solas son fuertes y juntos son medicina visionaria. Hemos sido como agua y aceite a veces pero juntos y subiendo


por el cano de la dieta. Somos diferentes por cuestiones de aprendizajes culturales y edades pero en nuestra esencia somos espejos y perfectos maestros, el uno para el otro. Acá todos son curanderos, hasta los perros, los gatos y las gallinas! Sigo fascinado con el cuidado y atención puestos en las ceremonias espontáneas, los actos cotidianos de cantar, ikarar, lo que vamos a tomar, comer, ingerir de una forma u otra. Hemos conocido, peleado con, asumido y aceptado muchas de nuestras sombras, cada uno comprendiéndolas desde su óptica hasta poder escucharnos y decir “Sí, no?” que en realidad significa que no hay sí, no hay no, no hay bueno, no hay malo, sólo hay lo que hay y cualquier significado que ponemos es reflejo de cómo pensamos y cómo creemos verdad lo que pensamos. Es un golpe al plexo solar darnos cuenta que lo que podemos controlar es nuestra reacción frente a la realidad que simplemente es. Y darnos cuenta de las formas distorsionadas de cerrarnos frente a lo que la vida nos ofrece y reconocer que lo hacemos por miedo. El momento que dejamos de lado el miedo y simplemente nos metemos en el río con fe en nuestros recursos y el proceso en sí desenvolviéndose, podemos soltar el control y vivir la experiencia con plenitud de consciencia. Se abren los sentidos y la intuición florece. Todo tiene vida y una

relación con nosotros si nos abrimos a ella. Nuestra forma más común de tratar de mantener control es querer saber qué, por qué, qué significan las cosas ANTES de vivir la experiencia para decidir si nos metemos o no. Acá experimentamos, no sabemos qué pasará pero probamos otros caminos nuestros, sabiendo que otros curanderos han tenido sus propias experiencias y nos advierten de sus dificultades. Escuchamos y a la vez nos lanzamos y probamos. Una parte mía mira todo lo que hemos hecho y dice, “Estás perdiendo tu cordura.” Otra parte, más fuerte, dice “Estás liberándote de ataduras y nudos antiguos. Estás por fin probando vivir con gusto y vuelo.” Ha sido como estar en medio de una historia, un sueño y una película a la vez. No dudo ya de una inteligencia superior en el universo que ha creado este gran sueño del cual somos parte. Me gusta llamarla La Fuerza del Silencio, copiando a Arnold Mindell, o el Soñando, la fuerza primordial para los aborígenes australianos. Vino la señora de Jaguar toda conmocionada. En el colegio de sus hijos hoy, al entregarles su diploma de graduación del jardín, les avisaron que si no sacaban el documento nacional de identidad para sus hijos, no podrían estudiar el próximo año. Y tienen que pagar multa en el Banco de la Nación

239


240

por haberse pasado la fecha de la letra de su apellido. Y por qué? Porque es la ley! Es la ley que cada chico de este país tenga un documento plastificado con su foto y huella digital y datos que cuesta tiempo y dinero. Para qué? Es importante. Por qué? No me lo puede decir. Control y miedo. Y los padres pobres de este país con muchos hijos? Sus hijos no van a poder estudiar sin el documento? El gobierno les va a sangrar con renovaciones periódicas porque no puedo imaginar a un adulto mostrando su foto de bebe en su carnet cuando sea adulto. Es un abuso de autoridad, es con un criterio de control y dinero y dice que es para los seguros escolares de los niños, después del terremoto en Ica. Agrega más inseguridad por el temor que suscita este tipo de respuesta masiva en una población pasiva. Así comienza un tipo de elitización de la población-los que pueden o no pueden estudiar por tener o no tener los recursos para cubrir los requisitos para tratar de ingresar porque hay lugares que ya sólo seleccionan de una lista periódicamente revisada. Creo que la flor y nata de las alturas deben recordar de sus raíces y arraigo porque sus acciones traen respuestas masivas. Padres de la Patria, piensen antes de promulgar sus leyes. Actualmente su lenguaje lleva a muchos abusos hacia aquellos que pagan su olla con los impuestos de Uds. -otra

división entre aquellos que tienen y aquellos que no a una tierna edad. Qué planteo? Que el gobierno revise sus prioridades y si ésta es una, que la ofrezca gratuitamente a todos los que quieren y si el gobierno quiere una revisión de foto y datos, que costee la operación. En la ciudad capital es gratuito el documento y acá en la selva todo cuesta-nada es gratuito! Y eso es ilegal. Y no denuncian los padres de familia por miedo de represalias. Hace calor. Los tambores vuelan esta tarde, apenas hay una brisa y siento el sofoco selvático. La clase de la mañana comenzó lento y salió muy bien. Los dos estuvimos contentos. En la tarde vino Jaguar y me preguntó cómo iban los huesos de mis manos y pies, si la bobinsana seguía chocando con el shiwawaco en las zonas necesitadas. Mejor que ayer. Seguiremos tomando la bobinsana hasta terminarla. Tocó guitarra y yo le seguía con siseo. Todo es quieto/ Esperando/ Luz al Oeste/ Lluvia encima/ Al atardecer Jaguar me invita a salir de mi hamaca y acompañarlo a la banca nueva que va construyendo. Es cómoda y es un lugar bonito. Nos sentamos y me comenta su plan de recuperar la cocha, limitar la pesca a un día y por horas y mantener el lugar como asiento de meditación. Qué


bien. Tendrá muchos usos. Recuerda de muchas cochas, la pesca, los olores y el río. Su cara se ilumina en la penumbra del atardecer cuando habla del agua. Me cuenta que cuando sacaron a la boa de la isla, se escapó a otro lugar y la cocha casi se seca por completo. Luego regresó y el agua se recuperó. Es la madre ronín. De nuevo lo siento más grande, más claro, más jefe de la comunidad, más metido acá. Vamos y miramos una puesta de sol espectacular con tonos de verde, violeta, naranja y gris. Cuando los zancudos ya no me dejan tranquilo voy al mosquitero. En la noche en la casita, hablamos de los planes y proyectos. Comenzará a construir la orquesta de nuevo después de la dieta y con mayor rigor que antes. Me pidió sentarme frente a él y extender la pierna derecha. Va probando con sus manos la estructura ósea del pie, observándolo detenidamente. Me pongo en contacto con mi esqueleto. Luego

ikara a la grasa de la serpiente negra con la pipa. Me la aplica con una pluma y muy poquito. Siento frío en el pie que va hacia los huesos, hay como pequeños hilos de corriente en los huesos y siento que algo se suelta y se ablanda. Hacemos chistes sobre convertirme en culebra o que las víboras me huelen el pie y se me acercan en la noche, etc. Cerramos y al caminar hacia la maloca me detiene y ordena “Alumbra!” y allí en frente hay una serpiente roja en el camino. Retrocedemos. Yo alumbro mientras él corre a buscar un palo. Mientras tanto, la víbora quieta, de repente se mueve y entra por debajo de la maloca con lentitud, como si estuviera diciendo, “Observa mi dirección.” Jaguar llegó tarde, alumbró y dijo, “Se fue!” Y me mira con una sonrisa-“Una señal! Sí, esta vez la serpiente nos saludó a los dos al mismo tiempo y no la matamos.” Y justo habíamos estado hablando de ellas en la tarde y ahora con mi pie. Somos serpentinos en estos días. A dormir con calor.

cosas de la familia

m

e despierto con el sonido de lluvia en el techo que me canta en la vigilia hasta levantarme con el perifoneo del disco rayado del político llamando a una asamblea general para el domingo a las 4 pm. Para

ver asuntos importantes y lo repite 17 veces! Me reí con la madre curandera ayer cuando le dije que me estaba sorprendiendo que me estaba convirtiendo en un viejo gruñón y rabioso. Pero hay estupideces que ya no

241


242

tolero tanto como antes. Lo único bueno de todo este concierto de bulla es un mayor aprecio por la quietud y silencio cuando callan y escuchamos los sonidos naturales a nuestro alrededor. La mañana está nublada y templada, ni frío ni calor. Escucho sonidos de actividad por la casa grande mientras voy a la casita. Jaguar eventualmente viene a la casita y hablamos. Tiene muchos proyectos y planes. No quiere vender sus cuadros. Tiene que ver de qué vivir. Me dice que la madre curandera tiene a una niña huérfana de 4 años que ya está a su cargo porque se la regalaron a su hija en una comunidad. Una niña regalada? La madre curandera con su gran corazón y alma de curandera curará a la niña y le hará parte de la familia, supongo. La hija de Jaguar se despertó temprano y fue corriendo a conocerla. Otra niña en la comunidad! Está lloviendo suavemente y a la vez con fuerza. Rono cultiva en la lluvia porque le gusta trabajar así. Recluido y a salvo en mi rincón pienso y siento que mi vínculo con esta familia es por vida y por la vida. No sé si viviré acá todo el año pero sí estaré por unos meses. Es mi santuario y refugio aunque la población cercana comienza a amenazar la tranquilidad con su bulla. La lluvia es como una canción de cuna. Es una compañía excelente para estar recluido y meditativo además de abrir los sentidos y

gozarla por su limpieza, fragancia, y frescura. Cuando llueve así por horas es un placer aún más grande. Mi pie esta mañana no me duele y percibo mayor flexibilidad. Mientras me aplicaba la grasa y después, Jaguar siseaba como llamando a las serpientes a entrar en mi pie y con su medicina hacer su trabajo. Siento que hemos pasado por la tormenta y ahora estamos fusionados a nivel espiritual pero ya comenzamos a contenernos a nosotros mismos más, está claro que Jaguar y la madre curandera están a cargo. Yo observo y participo en lo que pueda y me pidan. Pero los jóvenes están asumiendo su liderazgo. Y se ven los resultados. Me dice que tiene recomendaciones para la ciudad. El final de esta etapa se acerca vertiginosamente. Decidimos anoche no tomar el domingo porque vamos a tomar 5 noches seguidas a partir del próximo sábado. A veces me escucho en mis intercambios con otros y me pregunto, quién está hablando? Es familiar y a la vez es nueva esa voz. De buen humor, se ríe de todo, y a la vez dice cosas contundentes. Soy yo? Jaguar dice que se siente super bien en los últimos dos días y él también está cantando y silbando más. Hay hilos de conexión con esta casita otra vez.


Fui a almorzar solo y luego a descansar. Cuando me levanté vino Jaguar para descansar. El cielo se ha puesto negro y esta vez creo que sí vamos a recibir la lluvia. Sopla fuerte desde el norte. Acá viene. Con truenos y bastante lluvia-por tres días dice Jaguar. Me bañé justo a tiempo. Todavía espero sacar el huito de mi piel. Poco a poco sale. El sonido orquestal de la lluvia nos envuelve. Casi puedo ver crecer a las plantas. La lluvia cae en sábanas y todo brilla a la luz que va apareciendo frente a mí hacia el oeste. Es una ducha que hemos esperado ya por días. Traerá zancudos y frescura. Estoy engordando. Mi correa sigue en el último hueco pero tengo panza. Debe ser los desayunos y los chapos. Qué puede igualar mecerme en la hamaca en mi casa en medio de una tormenta eléctrica

con truenos, vientos y lluvias torrenciales y continuas en un día caluroso en medio de la selva peruana? La madre curandera me dijo que puedo usar el piripiri que se prepara con perfume o como desodorizante de ambiente. Ahuyenta a los malos espíritus y a los que quieren hacer daño. También se puede quemar un poco con una brasa y el humo protege también. Sigue lloviendo. Tocan timbales por la casa de Rono. Jaguar me dijo cerrar la casita yo hoy día y tendré mi clase mañana desde las 10 hasta mediodía. Acá estoy jugando a mirarnos con el hijo y nos reímos con la conexión. En la noche a solas con el goteo de la lluvia y el sonido de los sapos y grillos, canté mis íkaros y dormí temprano.

243


244


cambios de clima capĂ­tulo 11

245


246


los días lentos vuelan

h

oy al despertarme, hay sol. La madre curandera sigue con su gripe, pobre. He venido a la banca, la cocha y la mañana temprano antes de comenzar a quemar el sol. Es hermoso el lugar y tranquilo. La vista es hacia las casas de la hija y de la madre curandera al otro lado de la cocha pero están semi-ocultas por la vegetación. El agua es un espejo, los peces saltan de vez en cuando, los pájaros vuelan y cantan, las plantas brillan por la lluvia de ayer y sentarme afuera es un nuevo placer en este lugar de meditación. Es increíble que todavía pueda sentir que debo estar activo, haciendo algo productivo,

cuando estoy acá en un domingo por la mañana al lado de la cocha rodeado de y atento a toda esta vida, simplemente gozándola. Nada más. Los paucares están bullicios hoy día. En la casita ya, el sol medio tapado alumbra este rincón con una luz suave. Voy a mi nueva vida en un par de semanas. Desayuno tarde. Jaguar viene y le cuento el placer de sentarme en la banca en la mañana. Tiene planes de hacer un lugar al costado o en frente para hacer fogatas y hasta piensa venir a dormir allá en bolsa de dormir. Planea mejorar la banca frente a la casita y hacer otra para su mujer cerca de la

247


entrada. Todos están frente a la casa grande comiendo desayuno de pescado. Shinaman ikai jaweki – todo que has hablado eres tú Tos seca - malva con miel y limón / tos jugosa - jengibre, limón y miel

248

En la tarde me senté con Jaguar en la puerta de la casita y observamos cómo su hijo mayor jugaba con su vagón-motocar reconstruido con madera, espuma de colchón, alambre y otras ruedas-funcional y regalo adelantado de la canasta navideña, tarea que ocupaba a su padre todo el día. Su hijo menor jugaba con un bloque de madera y contento. En un momento seguía al carrito de su hermano mayor, agarrado de un fierro atrás, caminando de rodillas. Cansado de esto probó ponerse de pie y caminar atrás. Está probando caminar. Es un largo proceso y toma su propio tiempo. Primero tuvo su posición sentada, se jala arriba a las rodillas, de las rodillas a los pies y arriba y abajo así, por días. Luego se apoya contra algo y prueba más tiempo de pie. Comienza a tantear alrededor de los objetos. Se permite unos pasos si alguien le agarra los brazos. De vez en cuando se olvida y toma uno o dos pasos, se da cuenta y se sienta. Así que hoy era toda

una hazaña, caminar detrás del carrito y a una velocidad regular. Luego en una parada caminó alrededor del vagón y se metió adentro como pasajero y por fin como chofer. Vimos una síntesis de nuestro propio crecimiento acá. Luego fuimos a la banca de la cocha. Vimos un buen lugar para una carpa y elegimos una cuesta un poco arriba para el lugar del fuego para cocinar. Está hermoso el lugar. Pusimos la pizarra cerca de la banca y me escribe listas de palabras en castellano y su equivalente en shipibo. Hay animales y plantas que nunca he escuchado antes, nombres exóticos. Pronunciamos las palabras que grabo y aclaramos cositas. Se va la hora y nos vamos a nuestras casas. Antes de salir por dos horas y media, me dice, ha venido para avisarme que desde la ciudad dicen que sí, en este país, ya es obligatorio que todos los niños tengan DNI por razones de seguridad después del terremoto en Ica. Si no tienes DNI, no puedes entrar a estudiar y beneficiarte de la seguridad escolar. Ah, pero los padres pagan por las fotos, el DNI y los seguros más los uniformes, útiles, libros y todo lo que piden los profesores. Se sacrifican para criar a sus hijos en ese sistema. Los pobres de recursos económicos, que viven de la tierra y de sus habilidades artesanales ya tienen una presión y una preocupación más.


De dónde y para qué? Nuestra seguridad es nuestra comunidad. En la ciudad su inseguridad es la comunidad. La falta de información, la imposición de una ley algo volada que controla, cobra y amenaza es dejar de lado a la mitad de la población que tiene como preocupación principal-qué comer y de dónde, cómo mantenerse sanos. Pobre gente con 4 ó 5 hijos escolares que estudian en algún colegio pobre pero que sí requiere matrícula, mensualidades, uniformes, cuadernos, libros, lápices, colores, papeles especiales y cosas para los días de celebración de fiestas nacionales y religiosas. Es un gasto enorme en el sistema supuestamente gratuito y obligatorio.

No puedo con mi genio, Y mientras estoy a solas, invento historias acerca de las gallinas que ahuyento. Una tiene cirugía plástica con una permanente sonrisa en la cara, otra trata de bajar de peso con la comida que le dan, no puede y está considerando la liposucción, y otra que no come nada de lo que le dan porque es veneno, ya es hueso y pellejo. También están los gallos bacanes y el monstruo grande con la botella de líquido en sus manos que les amenaza cuando comen en su territorio. Por Dios, guiones para gallinas?

el clima

l

a mañana ya está cálida y silenciosa. Hay nubes de tormentas que circulan pero por el momento estamos en el ojo del sol. Los pájaros cantan alegremente y yo estoy entre el rincón de la casita y la hamaca. Da la sensación de querer llover. Las nubes vienen rápidas desde el oeste. Me fascina cómo cambian los vientos y sus direcciones acá. Tienen como momentos en el día cuando soplan de una dirección u otra casi todos los días. Generalmente, como ahora, la lluvia viene del sur o del

oeste. Ya se fue el sol y comienza la brisa y aire fresco. Todo se opaca. Ahora, después del desayuno, solea de nuevo. Cambia de momento a momento. Observar el clima en la selva es aprender acerca de ritmos y cambios, velocidades y texturas. Estoy cada vez más consciente de tener lucidez con las lecciones marcadas de este proceso acá y sólo puedo imaginar las otras más sutiles que se me irán revelando en esta próxima etapa.

249


las relaciones

v

250

iene Jaguar y me cuenta que un suave golpe con un palo ayer le lastimó en el lado izquierdo inferior de su torso y tiene dolores en el corazón y el brazo izquierdo. Lo hablamos a nivel físico y simbólico. Hablamos del estrés que absorbemos de la familia conflictiva. Me habla de cosas positivas. Vienen los chicos a jugar con sus camionetas, y el hijo menor moja el piso y le hace limpiarlo. A su hijo le gustó ese juego, vuelve a hacerlo, orina, y limpia, tres veces! Era una lección con cola! Los chicos jugaron y los observamos riendo. Fuimos a almorzar y yo volví a la casita en la tarde nublada con brisa que luego se convirtió en una tarde soleada y calurosa. Hicimos la última clase con lentitud a la velocidad de Jaguar y salió bien. Se metió, descubrió cosas y se sintió energizado. Acordamos hablar de cosas pendientes en la estructura de una clase a fines de la semana para tratar todos los incompletos. Habla de los olores de los peces porque le dije que lo que me abrió una puerta grande en el curso era su capacidad de oler. Los títulos que pone a sus estatuas para representar el proceso derivan para mí en un nuevo canto. Pensando / estoy buscando, eh / cambiando, mudando / desenredando / la libertad

Fui para bañarme y meterme en la hamaca al atardecer. Practiqué mis íkaros y vino el hijo mayor. Se metió en la hamaca conmigo y conversamos sobre muchos temas de su interés como cuándo es uno viejo, quiere crecer pero no ser viejo, cuántas maletas voy a llevar, etc. Se quedó dormido y allí estuve, chocho de contento, con un “nieto postizo” de 5 años durmiendo en mi pecho en la hamaca en la noche después de una larga conversación. Nuestra conexión es fuerte. Más tarde vino Jaguar, está tranquilo, sus dolores han disminuido. Vamos a la casita y me dice que mi curso ha sido para él como la toma de ayahuasca y que le ha dado una patada de burro en el trasero para moverlo y está moviéndose. Luego me sobó el pie con mentholatum y prácticamente bañó todo mi pie con una ligera capa de la grasa de serpiente, y exclamó que está entrando bien. Sí, la podía sentir como frío y con tentáculos eléctricos. Subió hasta la rodilla. Era tarde y nos fuimos a dormir pero él fue a la casa de Rono para hacerle una visita tarde. Me quedé seco apenas toqué el colchón. Pusimos el nombre de “Cananiwe”, trueno-viento, a mi pipa. Nos gusta.


251


otro robo!

e

n la tarde vino Jaguar. Le han robado el balón de gas en su casa mientras tocaban bombo donde Rono ayer en la tarde. Sospechamos de dos sobrinos. Primero la ropa bordada de la abuela, luego la ropa,

platos y ollas de Jaguar y su familia y ahora el único balón de gas en el lugar. Es un golpe más a nuestra creciente desconfianza con la familia perturbadora y su mensaje tan agresiva e interna!

a mi lado

a 252

mi lado es el resumen de Jaguar de lo que pasa acá y toca la melodía en la guitarra con las notas que le faltaban para mi canto. Estoy a su lado hasta no estar a su lado. Él está a mi lado hasta no estar a mi lado. Así de simple. Hablamos bastante hoy día. Mi choque en la mañana abrió muchas puertas de reflexión de referencias culturales. Era un momento especial y espacial. Nos aclaramos, nos expresamos, nos acercamos a temas importantes. Arcanear es proteger a las plantas sensibles en el cuerpo por la dieta. Traemos todas las dietas, las plantas y su fuerza, lo aprendido, todo el entorno y

lo protegemos frente a los cambios de dieta, estímulo, clima, etc., para mantener esta esencia. Estoy en otra dieta en la ciudad y vengo acá a rellenarme con las plantas y este mundo de acá. Me explica que cana es un ave parecida al papagayo que canta donde cae el agua y la serpiente sale del agua del río a las raíces y de allí a la tierra. Niwen es el aire. La pipa recibe todo el poder de la naturaleza y la planta y lo transforma en humo y aire. Yo antes asignaba significado emocional a mis objetos pero ahora hay una relación con nombres.

convivencia

v

ivir juntos nos revela nuestra humanidad. Se evaporan las ilusiones y las idealizaciones. Allí estamos, seres

humanos, y juntos en las buenas y las malas, mostrando a través de nuestras acciones, actitudes dónde ponemos nuestra energía,


tiempo y cómo vivimos. No hay escape. El escenario en el cual proyectamos nuestra historia es cotidiano y real. Es allí donde descubrimos quiénes somos en realidad y no en nuestra fantasía. Es en este contexto de convivencia, como parte de la comunidad, donde he aprendido las lecciones más esenciales. Ahora, a pesar de vivir solo, estoy acompañado por ellos y muchos otros. Y parte de mi trabajo es, desde mi lado, mantener abiertas las conexiones energéticas y afectivas. Mi historia se trata de cómo voy descubriendo lo que está adentro está afuera y lo que está afuera está adentro. No sé todavía si se trata de una transformación o más bien es un proceso de aprender a ser más lúcido. He encontrado muchos límites en mi forma de pensar y he ido por los espirales densos y enredados hacia el fango, he cavado y encontrado joyas en las sombras. Y vez tras vez he descubierto la ilusión de tener razón o saber cómo proceder. Lo que ancla y perdura son el amor y la fascinación. Me he envejecido en esta estadía, he estado frágil y con fibra a la vez. He perdido mucho peso y reganado algo. La lección en humildad y gratitud ha sido permanente. Qué soberbios somos los cosmopolitas urbanos con los provincianos! He visto el amor en acción de mil formas diferentes y me he dado cuenta que soy principiante todavía a pesar de ser mayor de

edad. Y esta vez el viaje ha sido muy interno y la limpieza ha sido multi-nivelada, y como dice Jaguar, ha sido el descubrimiento de la guerra en mí. O desenredando la libertad. Me siento más libre, sí, más auténtico y más abierto y sensible. Es Navidad. Todo está tranquilo. La mañana está semi-nublada y el sol alumbra de forma difusa. El aire está fresco y los pájaros cantan. Una que otra fiesta con tambores sigue a la distancia. He estado en la casita desde temprano. En la noche vino Jaguar y fuimos a la casita a ver las fotos que él y Karina sacaron en la chocolatada. Se quedó fascinado con varios retratos y un niño de la calle que se metió en la cola y que le llenó y le salvó de algo que le pesaba en el pecho. Hablamos poco y simplemente gozamos del sonido y la frescura de la noche. Su hermana le llamó para la cena pero no va a ir y tampoco para Año Nuevo lo que es sorpresa para todos en su familia. Va a tener una ceremonia con música, canto y relajamiento con las plantas. Mi pie donde ha puesto la grasa de serpiente no duele! Camino y siento fluidez y no roce entre los huesos. Un alivio. Me gusta la imagen “a mi lado”. Caminamos juntos, a veces uno adelante y el otro demora pero juntos. Comenzamos el día o lo terminamos o compartimos parte del día lado a lado

253


conversando o trabajando. Nutre. Y aunque lejos con otra dieta, el “jugo” de todo esto se queda impregnado, acompaña y se mantiene. “Rononniwen” es el nuevo nombre para la casita-serpiente aire. Me gusta y son nuestros primeros nombres en shipibo. Viene y hablamos de muchas cosas, especialmente del cuerpo como ancla y barómetro.

254

Llega un momento cuando él me dice con un tono “Y qué más?” cuando le hablo de mis achaques como para decirme “Otro achaque más?” y me pregunta, “Son achaques? Por qué achaque? Con tus pensamientos, palabras y respiración vas profundo. Por qué la palabra achaque? De dónde viene?” y me quedo pensando. Para él era como escuchar a su sueño que no recordaba. Qué diferencia en nuestras formas de escucharnos! Todo comenzó cuando me preguntó cómo seguía el pie. Hay huesos allí con historias que quiere explorar porque al tocar el pie encuentra a muchas cosas para desanudar. Seguro. Nos interrumpe el sonido de una moto que da vueltas por la cancha y cuando voy a investigar, es un tío y compañía. Les saludo y les digo que iré a avisar a Jaguar. Lo hago. Después de tocar música, yo canté mi íkaro y alguien escuchó desde afuera. Jaguar salió disfrazado con abrigo largo, gorro y lentes oscuros.

Ha sido una de estas conversaciones donde seguimos como libre asociación y luego no recordamos lo que dijimos. Estamos en el momento. Hay momentos cuando las metáforas naturales y las perlas de sabiduría que salen de Jaguar en este proceso me deslumbran y se abre el sueño aún más. Hago ejercicios y Jaguar regresa y busca la última nota en la guitarra para mi canto. La brisa sopla fuerte con nubes cargadas. Me pregunta si soy viejo gruñón y le digo que sí, a veces. “Es verdad?” me pregunta. “No, soy impaciente a veces.” Se ríe y toca música para un nuevo canto. Ver al otro como espejo es sentir una conexión que es diferente de ver al otro como alguien separado de uno mismo. En la tarde fuimos a la banquita de la cocha para escuchar la grabación del tío abuelo cantando mi nuevo íkaro pero nuestra versión es diferente. Fuimos puliendo. Cuando ya se oscurecía, fuimos a la casa y él regó el jardín hasta llegar su mujer con Rono para hablar. Más tarde fuimos a la casita y cenamos sopa, refresco, pollo a la brasa. Una noche tranquila y Jaguar feliz, diciendo que ha sido la mejor Navidad porque no hizo nada, no salió y acá estamos tranquilos y bien. Me sobó los dos pies y dijo que había mucha amargura allí por la saliva en


su boca. Puede ser. Todos los daños al pie ocurrieron en momentos de cambio y conflicto en relaciones en el pasado cuando peleaba con la realidad. Puso la grasa en los dos pies y la articulación del pulgar derecho. Interesante que la primera aplicación en el

pulgar produce calor y en los pies frío como de sangre fría de serpiente. No sé qué hace pero alivia en algo el dolor del roce de huesos o la inflamación en los dos lugares. Dormimos tarde en una noche oscura y estrellada.

arrugas

e

sta mañana barrí alrededor de mi casa y vine a la casita. Observo que mis uñas todavía están negras por el huito. Desaparecerá? Viene Jaguar y me cuenta su sueño de encontrar una botella de purga refinada en el camino. Me saca una foto con mi cabeza cubierta con pañuelo. Hablo de mis arrugas. Él me pregunta de dónde ha venido esta palabra y su definición tan distorsionada. “Yo las llamo tallado de la vida,” dice. “Voy a decir que soy artista y son líneas de los diseños que van apareciendo en el cuerpo. En shipibo, se dice “Besipon” que se refiere a diseños que van apareciendo en las pequeñas venas que aparecen en las caras de los viejos.” Qué forma más amable y tierna de ver el terror de muchos, las arrugas. En mí, mis líneas se profundizan más y tengo más carácter pintado en mi rostro. Me recuerdan de toda la vida impresa en ellas. Y esto es algo que me ayuda tanto-cuestionar los pensamientos

asociados con palabras. Tantas cosas que hemos aprendido como juicios! Los zancudos han tenido un banquete conmigo en estos días. Ni los espirales los ahuyentan. Creo que voy a salir justo a tiempo antes de los meses de lluvia. “Ichabi” - muchos zancudos. Tuvimos una entrada de clase y conversamos sobre todos los puntos con mucha claridad y visión compartida. Me dijo que el curso contiene mucho del mundo shipibo. Es como mi visión con un amigo suyo en una primera ceremonia hace años cuando visioné que lo levanté en el aire por un pie y colgado allí, lo sacudí. Riendo se lo conté a él y Jaguar me dice que a partir de allí ese amigo siguió su propio camino y le va bien. Conversamos un rato más. Acá vivo. En otros lugares visito. Las fotos que tomo muchas veces muestran cómo me siento, más que mis

255


palabras, por el tema, las distancias, los ángulos y las luces. Después del almuerzo, vengo y descanso en la casita. En la mañana salimos con Jaguar por la casa de su mamá y él con la ayuda de Rono y los muchachos cortaron la ayahuasca que estrangulaba el árbol de sangre de grado. Vamos a cocinar la medicina hoy y mezclarla con la refinada que tenemos. Descanso y termino una tarjeta dibujada. Más tarde veo a los chicos cargar madera de la casa quemada y abandonada en la propiedad de atrás. La usarán como leña para la ayahuasca. Una de las mujeres del abuelo vino de la comunidad y trajo

masato. No pueden recibirla en la casa del abuelo porque su otra mujer está allí. Le trajo a esta mujer a la casa del costado. Vino un gringo, alumno del abuelo, y anunció que va a comprar el terreno y poner un laboratorio para exportar plantas al extranjero. El terreno está maldecido por el abuelo anteriormente y ahora quiere comprarlo. Será complejo porque hay líos con la muerte del sobrino y por el uso que le van a dar al terreno. La tarde está despejada y con brisa. Jaguar toca la guitarra y yo escribo. Hace calor y no vienen las lluvias todavía. La madre curandera ha estado tomando masato con el abuelo y su mujer, así que no es el momento para darle encargos para mañana.

otra vez, andrés?!

256

a

yer en la tarde después de bañarme y regresar al jardín, fui a la banca de la cocha al atardecer, escuché y practiqué “boo sharambi”. Es un lugar especial ya y tranquilo. Mientras estuve en la hamaca Rono cuidaba la cocinada de la ayahuasca pero escuché fuego más allá. Alarmado, fui a ver y toda la quebrada hacia el albergue estaba en llamas. Se calmó después de varias horas y se quedó allí. Cuando ya a las 9:30 llegó el avión de Lan Perú y no vino Jaguar, me acosté. Al rato me llamó para la linterna, que

el fuego se acercaba a la propiedad. Fuimos corriendo con los muchachos que felizmente nos visitaban. Llenamos baldes chicos y grandes y yo con la linterna alumbré el camino por las casas y la maleza cultivada al borde hacia adentro para ocasiones así, una franja bastante crecida ya, alrededor de la propiedad. Mojaron al otro lado de la cerca, en la propiedad, y en los arbustos y hierba alta. Corrimos por más agua en la oscuridad. Pero felizmente con las brigadas de los cuatro varones que trabajaban y el


hecho de tener pozo, lograron apagar el fuego. Era fascinante ver la línea de fuego con llamas altas y escuchar el sonido de su craqueo. Nos tenía bombeando adrenalina. La hija de la madre curandera y sus hijos se habían retirado a la casa de su mamá. Es especialmente dramático el fuego en la noche porque parece más cerca de lo que es y el nivel del fuego es una conflagración descontrolada. Terminó esta odisea con fuego en la noche y parece que va a llover hoy por la oscuridad densa de la mañana que casi no me deja ver con claridad en mi rincón de la casita. No sé qué tienen en su cabeza estos evangélicos por acá pero algún idiota se puso en el micrófono antes de las 6 a.m. para dar su testimonio y pedido de asistencia a una feria navideña y cuando termina en 10 minutos su discurso por altoparlante se queda silenciosa la mañana. Es un tipo de tortura? Me olvidé mencionar que todo, por supuesto, está puesto a todo volumen. Es para estrangularlos porque es una agresión provocada por ese tan iluminado mensaje a esas horas de la mañana! En una semana me voy. En mi mente, espíritu y emoción, estoy listo y algo corporal no resiste pero tiene que hacer un último esfuerzo para sacar los pies de la tierra,

levantar vuelo y aterrizar en la ciudad y otro mundo. El escenario está puesto. Sólo falta esperar para ver qué ocurre. Al caminar esta mañana me sentí nivelado con igual esfuerzo en cada pierna pero chato, bajito y así, lento. Era una experiencia curiosa. Suenan los truenos. Va a llover. La idea en todo esto es ser libre y lúcido. Ahora la vida no es sólo trabajo. Es vivirla con apertura tal como se me presenta. Estar libre sin horarios y seguir mi cuerpo va a ser una experiencia nueva en la ciudad. Permitirme ser yo y expresarme así. La dieta está protegida. Ayer hablamos con Jaguar sobre aquellas personas que trabajan con ayahuasca o que toman mucha ayahuasca seguidamente. No tienen sensibilidad ni consciencia del poder de la planta que tiene efectos retardados. La toma de estos días vale por más de un año porque lo que se procesa en la ceremonia sigue apareciendo después y por eso mis dibujos y mis escritos están impregnados con su presencia. Fui a desayunar. Y como de costumbre, la lluvia ha pasado y la mañana comienza a iluminarse. Jaguar barre por la casita y todo sigue su curso este último sábado de diciembre. Viene y conversamos sobre el fuego que aparentemente fue provocado

257


258

por alguien que prendió fuego a un montón de paja seca que dejan los colchoneros. El dueño vino con la policía hoy a ver. Habló Jaguar de un sueño con su cara desfigurada por objetos punzocortantes y un viejo médico que le operó y sacó todo esto, le puso una máscara con desinfectante por una semana y después tendría un nuevo rostro. Y cosas por el estilo que nos llevaron a conversar sobre el punto neurálgico de la comunidad y su miedo a crecer. Ya necesitan un aclare y un tope. Los chicos están en Paoyan. Y me dice algo increíble. Pueden ir a una comunidad y preguntar si hay algún familiar presente. Y si hay, pueden conversar con él o ella y decir que quieren vivir allí, si le pueden dar un terreno para construir una casa y trabajar. Y es probable que sí. Ahora esta familia problemática le tiene a Jaguar como que practica brujería en su contra. Cuándo van a crecer y darse cuenta que ellos mismos han creado su propio infierno y su sombra rebalsa sobre todos como fantasmas. Ahora es un buen momento, un final y un nuevo comienzo, tiempos turbulentos de cambio. Yo ya creo que cuando la vida nos sacude es para despertarnos, tomar consciencia y tener la oportunidad de rediseñar nuestra ruta. Cuando la vida nos trastorna es para aprender a no reaccionar a ciegas como

niños indefensos, sino pausar, tomar un respiro, pensar, ver los hechos y nuestra reacción y visualizar escenarios de cómo proceder antes de tomar una decisión. Toma tiempo. Un evento que nos sacude es como un terremoto y siguen réplicas, a veces por semanas o meses hasta calmarse todo y con nuevas estrategias y direcciones. Si seguimos en el rol de niños vulnerables y víctimas de un destino cruel que lleva al sufrimiento, entonces manipulamos a la comunidad para que nos cuide y provea sin tener que crecer y asumir mayores responsabilidades. Pero ese momento llega, tarde o temprano, cuando podemos elegir corregir nuestra óptica y perspectiva y elegir otro camino nuevo y desconocido. O podemos ser flojos y quedarnos chatos en ese mundo lleno de envidias y brujería, miedo y rabia. Es un mundo sombrío y denso. Yo, a estas alturas de mi vida, prefiero un camino nuevo lleno de retos y mundos paralelos que un camino familiar y bien caminado. Me dice que Niwen Bea es más bajo que yo y más corpulento con cuerpo fuerte con fibra. Puede distinguir su voz suave cuando está presente. Jaguar dice que este curso también es cirugía. Él mismo se da cuenta del cambio en su rostro-más maduro, más decidido. Este curso ha sido parte de la dieta de un año. Veremos en qué deriva. Estoy


bien flotante hoy, entre mis varios puntos de referencia en el mundo. He estado más o menos 8 meses sin electricidad, sin agua de caño, sin internet y la computadora, sin periódico o noticias, sin las masas y la bulla de la ciudad. Y tengo toda la sensación de una transición amable sin sobresaltos. Las nubes van y vienen. No se decide el clima todavía. Hoy voy a arcanear las lecciones aprendidas por el curso y las conversaciones. Que su “jugo” se quede impregnado en esta casa, su cuerpo, su sangre y su cabeza. Mañana es arcanear las plantas y la dieta para Jaguar. Luego el mantenimiento y la mejoría de todo esto y sus tallados. La última noche es ceremonia y ayahuasca sin pei y mapacho para la pintura, la música y sus mundos, que el aprendizaje siga y se fortalezca para no caer en sus vicios. Jaguar ha ido a atender la cocida de la planta hoy. Me dice que si llamo a Niwen y sus medicinas, vendrá. Jaguar me cuenta la historia de un sueño en que un paciente viene a verme y tengo todo adornado en mostacillas, ya no curo, y le recomiendo ver a Jaguar. Va en su busca, no lo encuentra y cuando por casualidad lo encuentra con dredlock, aretes y lentes oscuros, Jaguar lo escucha después de cerrar todo y dice al paciente seguirlo y se

va quitando el disfraz. Llega a la comunidad y anda descalzo y usa cushma y toma una canoa para verme y el paciente se confunde hasta saber que ya está curado. Sale feliz y Jaguar se convierte en viejo y yo en joven al regresar a la ciudad. Y así será-yo vuelvo rejuvenecido a la ciudad y Jaguar será más viejo, grande, responsable acá. Lo que me intriga son las mostacillas. Ahora él toca guitarra y yo escribo, cada uno en su rincón. Jaguar me soba el pie y descubrimos el punto de lesión y lo trabaja un poco. Luego toca guitarra y yo me muevo. Mis ejercicios se convierten en una danza serpentina de desdoblar mis alas y probarlas de nuevo, soltar el pecho y la espalda. Me he venido a la hamaca. Corre una brisa. Me encantaría que lloviera un poco. Descanso en preparación para cinco noches de desvelo. Casi toda la tarde descansé entre la casita y mi casa. Por fin recogí plantas para el baño. Era de olores con naranja, limón, hierba luisa, ruda y saromasho. En el atardecer fui un ratito a la banca de la cocha y cuando ya era oscuro, Jaguar me buscó en mi casa para ir a la casita. Allí prendimos vela, hablamos poco y él afinaba y tocaba la guitarra en su lugar. Ya ocupa su lugar y yo el mío y el asiento en el centro está más abierto. No siempre pero con más frecuencia. Viene la familia y los chicos son muyuwayras o

259


torremolinos al enroscarse y jugar como cachorros en el colchón frente a mí. Vamos a la maloca y nos instalamos. La noche es calurosa y luego se pone fresca hacia la madrugada. La ceremonia estuvo

tranquila. Tomamos. Visioné bastantes cosas diferentes y sin color. Jaguar cantó dos veces, yo nada y me fui temprano a la casa, más temprano que de costumbre aunque no comenzamos hasta las 10.

sigue terminando el proceso

h 260

oy es un día soleado. Me levanté temprano con flojera. Todo está tranquilo. Ayer me di cuenta al hablar con la madre curandera que a partir de hoy me quedan 5 días más. Lo tengo pensado y elaborado. Ahora se acerca la realidad del cambio. Y me doy cuenta que tengo que hacer maletas y distribuir cosas. Pronto. Vine a la casita para abrirla. Paso a Jaguar desvelado en el camino. Dice que se va a bañar y ya vuelve. Esto ya es el final. Cabos sueltos? Sí hay cosas. La grasa de la culebra parece funcionar. Va suavizando los huesos para reubicarlos y me deja con una sensación líquida adentro. Las uñas negras por el huito no se destiñen todavía. Parezco tenerlas pintadas! Seré extravagante con todo esto en la ciudad. Y sin explicaciones. A ver

lo que dicen o insinúan otros con mi nueva pinta. Este proceso lúcido de desenraizarme de acá y levantar vuelo para la ciudad ha sido largo y enredado. Estamos practicando y aprendiendo cómo separarnos no como muerte final sino como parte de un proceso más grande. La historia de este cuento de hadas pronto termina este capítulo acá en el mundo de las medicinas. Comienza un nuevo capítulo en la ciudad capital donde Niwen reflexionará sobre su experiencia de hacer amable la ciudad. En estos días soy flotante, entre espacios, ni chicha ni limonada. Tenemos una bolsa de plumas de guacamayo que ha traído Jaguar para usar en la cortina, los escudos y pipas y shacapas.


ya, por fin!

a

yer por la tarde, Jaguar dio vueltas, pintó y yo también. Conversamos un poco sobre la ceremonia y la busca de una purga. El río ha llevado toda la barranca de la comunidad de un tío que visita, 200 metros en minutos. Así de fuerte. Ha llevado todos sus cedros y catavas que crecían por allí.

que hablo con grandes masas de personas. Me cantó largo rato y luego al grupo de 3. Uno de los jóvenes que está apurado con su kushma kimono, canta, repite frases, quiere ser Jaguar pero está apurado, creo. Poco después me fui a dormir-tarde y mareado aún. Me desperté con el sonido de lluvia en la noche.

Fui a bañarme y regar mi jardín y descansar. Por fin me metí en el mosquitero cuando escuché la corneta de cerámica. Me llamaba Jaguar. Fui y me dijo sobar mi pie para mañana, está inquieto con la falta de una purga alternativa. Le di lo que quedó de la purga refinada con caña. Hablamos de la no visión, la purga, nosotros como investigadores y creadores de un nuevo camino que es desconocido por los viejos ayahuasqueros. Hablamos de la sensibilidad de poder sentir un techo con una purga u otra y dejarla para investigar lo que ocurre antes de retomarlo. La no visión abre los otros sentidos y ya tenemos una visión enorme. Para qué una más? Vamos a la maloca a las 11 y tomamos cerca de las 12. Después de una larga espera, sí visionamos, Jaguar se destapa y canta suelto y libre entre una gran variedad de cantos con cambios intricados de registro y sonidos vibratorios. Todos vomitan excepto yo. Las visiones no las recuerdo. Sólo una en

Mientras conversábamos llegaron un tío y su hijo que va a estudiar este año. El tío está cargado pero no habla mucho. Traen la lluvia y qué lluvia-vientos huracanados que sacuden toda la casita y doblan las palmeras de forma dramática, como doblándose en humildad y respeto frente a la fuerza del viento. La lluvia es torrencial y entra por mi lado desde el techo y las ventanas. Cubro todo y muevo el colchón. El cielo está oscuro con truenos y un ocasional relámpago que para el tío, en su código, significa que la tormenta va pasando. Duró más de una hora. Felizmente no hubo daños a las casas o plantas. Cuando mermó la lluvia, salimos, yo para mi casa y ellos para ver a Jaguar que había salido a mover cosas en la maloca y a su casa. Descansé en la tarde en la hamaca húmeda. Vino Jaguar para sacar cosas y avisarme que el tío se queda donde Rono. Viene la

261


262

madre curandera con chapo caliente, plátano frito y una tela pintada con ayahuasca que es preciosa. Hablamos todos por un rato y yo sigo en el mosquitero. Hace frío ya, manga larga. Descanso hasta que me llama Jaguar para avisarme que iremos dentro de un rato a la casita para mi pie y mano. El camino está húmedo pero no con barro. Así de seca estuvo la tierra. Chupó la lluvia como sedienta! Se echa a descansar Jaguar. Habla de dolores de cabeza, cicatriz en la nariz, ojos. Al concentrarnos nos damos cuenta que son los ojos y al moverlos, graban más rápidamente y al no hacer nada y simplemente respirar, la grabación es más lenta y calmada. Descansa y la hora avanza. Por fin soba el pie izquierdo y descubre un lugar de dolor y lesión y lo corrige. El pie derecho está mejor. Y la mano tiene lesión por apoyarme en ella al levantarme. Esta grasa de serpiente entra y siento frío y algunos hincones donde me la aplica con algodón para que se mezcle bien. Pero a la vez me deja todo laxado y casi sin ganas de moverme mientras penetra los huesos y la sangre. Después de un día me siento más grácil, lubricado y siento que me deslizo sobre la tierra con más fluidez. Al terminar tarde ya, vamos a la maloca y cambiamos la ubicación de la mesa hacia el lado cerca del camino por donde entró la serpiente la otra noche. Es el sitio donde comenzamos con las ceremonias hace años. Sisea las dos botellas casi vacías

de ayahuasca y sirve copas a los muchachos de la purga con caña. A nosotros nos sirve la purga refinada del tío y la ayahuasca de acá. Muy pronto comienzo a sentir trastornos en el cuerpo-una presión en el pecho en el centro que me hizo esforzarme para respirar. Un poco de miedo y a la vez curiosidad desde la posición de Testigo para ver qué más pasaría. No tenía energía para sentarme excepto apoyarme contra la pared. Estoy espástico y muevo como si tuviera Parkinson. Hay gases sulfúricos adentro y tengo la náusea que es una sensación de malestar corporal y de no saber si voy a vomitar o tirar pedos o los dos. Es muy incómodo. Mis visiones son esporádicas. Jaguar me canta, me sopla, me toca el pecho y el estómago y algo mueve y se calma adentro. Luego me pide sentarme frente a él y al escuchar su voz, es como que una culebra me entra siseando y cantando porque cada sonido hacía eco en mí, me vibraba y me sentí llevado más adentro de un vasto espacio sólo guiado por el canto. Él vibra y yo en un momento estoy en un eje energético que me hace vibrar y sacudir al estar sentado, sintiendo. Dura largo rato y me calma. Descanso mientras trabaja con los chicos. Al final, todavía mareado, hablamos y nos damos cuenta de que ha sido una ceremonia corporal y la de ayer más espiritual. Voy medio borracho a mi casa y duermo seco y profundo.


263


se acerca la salida

l

264

a mañana está nublada con un hueco por entre las nubes. Todo está húmedo y los caminos y los jardines están llenos de hojas secas que sopló el viento de ayer. Voy y vengo de la casita varias veces y limpio mi mesa. Mi casa ya tiene apariencia de viaje con las maletas y pilas de cosas que tengo que meter adentro. Faltan tres días para retornar a la ciudad de mi crecimiento personal y profesional que dejé por sentirme ya atormentado por la vida que llevaba en medio de su ruido, caos y agresión. Ahora vuelvo mucho más centrado, calmado y anticipo esta fase de la práctica. He estado tan ligado con Jaguar y la familia que me he acostumbrado a esta rutina. Ahora me toca adueñarme otra vez de mi tiempo y mi espacio y mi trabajo en la comunidad, confiando que todo este proceso en mi banco interior y los cuadernos se revelará poco a poco en estos meses y podré hacer de la ciudad una experiencia amable. La práctica es ser lúcido desde la primera pisada allá. Viene Jaguar y desglosamos la ceremonia. Los dos nos sentimos bien en el nuevo lugar. Por allí donde me siento se ha sentado el gran maestro respetado, según Jaguar, y toda esta fuerza entra. Él también se sintió

prensado, apretado en el pecho y estómago. Era por un tío que no le suelta y visionó estar presente con él en una ceremonia y acá al mismo tiempo. Logró salir de eso y desaparece otra tranca. En esos momentos es mejor cantar y salir de esa oscuridad en el cano del íkaro. Luego salimos a la banca de la cocha por 5 minutos, mucho calor, y luego a estar debajo de la guava frente a la casita en la sombra, mientras me cortaba el pelo y la barba. Era una limpieza y cultivo de la vegetación facial. Me sentí liviano después. Fui a bañarme. Hemos decidido hacer la ceremonia temprano y bañarnos a medianoche y luego entrar en otra ceremonia para el Nuevo Año. Y un baño con plantas en la tarde. Estoy abierto a lo que sea, ya que será alimento para mi banco interior y después lo puedo procesar si quiero. En la tarde descansé un rato mientras Jaguar preparó la pipa con nuevas plumas. Terminamos decorando la cortina y los escudos y el corazón con plumas! Las nubes hacia el oeste avanzaban con lluvia y pasaron! Jaguar pintó y yo salí a recoger plantas para mi baño y tomar fotos por la cocha. Ha sido un día entre flojo y de cosas cotidianas.


No han trabajado el terreno desde la semana pasada. Casi tienen que hacerlo a diario para mantener todo. Fui un rato a la cocha. Estaba tranquila, bella y calmante. Un ave de pico rojo buscaba a su cría, un pedacito de algodón negro con piernas. Esta criatura caminaba por el borde, alejándose de su nido para ir a otro en la islita. Su madre le intercepta pero se distrae con otra cría que sale del nido y también se aventura. Deja a la primera criatura y atiende al segundo que juega al escondite con ella y luego como perro terco, no le sigue y ella se le acerca, increpa en su idioma, levanta las alas y regresa de donde ha venido con su cría siguiéndola. Era un pequeño drama divertido. La hoja de plátano tiene una nueva flor. Salió en el lapso de 15 minutos! Vino Jaguar a mi casa y hablamos. Vi al sobrino ladrón corriendo furtivamente por la casita. Fuimos, lo descubrimos y lo retamos. No tiene porque estar por allá. Hablamos de ese asunto. Está decidido Jaguar, según él. Va a darles un límite y pedirles que se vayan -que va a usar la casa- 3 robos ya es suficiente. Sabemos quién es pero no se hace nada. Vino la madre curandera para charlar y buscar ayahuasca porque no hay en ningún lado. Jaguar se queda pensando y decide ir a la casita y descansar. Le acompaño. Hay una bulla infernal afuera con las fiestas de

Año Nuevo, cada uno compitiendo con otro grupo cercano al subir el volumen más y más. Es para enloquecerse. Estamos fatigados y continuamos con las ceremonias. Viene la madre curandera con algo de purga-suficiente para la ceremonia. Al rato vamos a la maloca y esperamos. Viene Jaguar embalado, sopla a las purgas y tomamos de nuevo-quinta noche. Esta vez me mareo bien, visiono algo y estoy tan borracho de la purga que casi no me puedo mover. Escuché el canto de Rono y Jaguar y me dejé transportar. A medianoche salieron para bañarse y yo me eché para descansar, algo que generalmente no hago en las ceremonias. De repente comencé a cantar voz en cuello mi propia forma de cantar y luego canté Nawe Canana. Me escucharon. Jaguar me cantó y me liberó el torso. La presión en el pecho eran los cantos que querían salir. Les acompañé mientras Jaguar tocó un poco de guitarra y luego todos descansaron y yo fui a mi casa a dormir a las 3. Todo era neblina. Ahora en la mañana hago un poco de maletas. Me faltan las telas de las mujeres y viajo en dos días. Estoy con la nerviosa anticipación del viaje. Está garuando un poco y siguen varias fiestas. Barro alrededor de la casa. Ha llovido hojas de guava y mi jardín está inundado con ellas. Me cansé de sacarlas. Son fertilizante. Todo está de descanso hoy.

265


Voy a mostrarle mis dibujos a Jaguar, sólo a él. Vino Jaguar y hablamos de la ceremonia. Como hay que entrar primero enderezándose de todo lo dicho y hecho en días anteriores, centrar el cuerpo, mente y espíritu antes de comenzar a cantar. Luego cuando aplasta la purga, hay que cantar y esto libera. Hay que arcanear todo para tener su fuerza y que no choque con otras cosas. La dieta es autodisciplina. Jaguar regresó y vio mis cuadros y seleccionó algunos como de la dieta y dejó otros para seguir sintiéndolos. De verdad son fascinantes.

266

Ha sido un día de flojera, durmiendo en la mañana y en la tarde después del almuerzo. Vinieron un tío y compañía por la casa de Rono. No les vi. Mejor. Ahora en la hamaca a media tarde todo está silencioso. Han salido Jaguar y Rono. No hemos hablado mucho. Los dolores de corazón y presión en el pecho también tienen que ver con la salida mía. Fuimos tarde a la maloca y todos cansados, nos recogimos y tomamos la purga. Alguito de visión, relajamiento y sueño. En la noche comenzó a soplar fuerte y vino la lluvia. Llovió toda la noche y sigue en la mañana. Lluvia de abuelo. Todo está mojado y esto va a saturar a la tierra. Viajo mañana. Ojalá que

no sea demasiado barro. Preferí escuchar a la lluvia que cantar. No sé si cantaron o no. Dormí en la maloca en el mundo del agua y Jaguar me cubrió en algún momento con su cushma. Sigue la lluvia, regular y suave en un tamboreo que me relaja la mente y el cuerpo y me abre a otras dimensiones. Recluido en la mesa de mi casa que mira para el camino hacia la maloca y la casita, casi puedo ver crecer las plantas con este buen baño saturante. Es la lluvia de despedida y mañana será el sol de alegría y agradecimiento, espero. A veces tengo la sensación rara de estar actuando en roles y una parte testigo me dice, quién está hablando? Es mi voz, mi cuerpo pero la forma de actuar y la forma de hablar me son extrañas a lo que considero mi forma normal de ser. Comienzo a notar que somos pantalla de muchos seres que nos acompañan espiritualmente como parte de nuestra historia. La cara y los gestos y el estado de ánimo cambian frente a los ojos. Cuando yo trato de ser Niwen Bea no me sale tan bien. Si le invito, aparece de forma natural. Este mundo con sus mil tentáculos de las plantas, las tradiciones, la comunidad y la tierra me jalan cada vez más adentro. Es como estar en una vegetación densa y quién es guía, en este caso la ayahuasca, te lleva


cada vez más adentro y los diseños son cada vez más intricados. De alguna forma esta vida cotidiana con los curanderos da una imagen mucho más humana a lo que otros imaginan como un mundo peligroso, loco o atrasado. Yo creo que no es así; es una cultura humana que se relaciona entre sí y con el mundo a través de las plantas, la música y su arte. Se comunican a través de sus sueños y sus ceremonias. Es un pueblo que pesca y canta, caza y canta, cultiva y canta. Al escuchar una conversación normal, su música y formas de contestar son un canto. Esta experiencia me ha tallado adentro y afuera. Jaguar, creyendo en su grasa de culebra, ha logrado ajustar cosas en mis dos pies que realmente los siento como más sólidos y flexibles a la vez. A ver cuánto dura. He recuperado algo de peso y me siento sano y con mucha energía vital que casi alumbra. No tengo plan y a la vez sí una lista de tareas. Me siento yo y no yo como que todavía no estoy totalmente en mi nueva piel. Ya estamos ikarados y puedo vivir lúcido y libre en la ciudad con el jugo de esta experiencia intacta y protegida para que no me pase nada negativo si por alguna razón rompo algo de la dieta. Este va a ser un día relajado y de últimos toques. Estamos en una conversación muy bacán con Jaguar. Habla de la dieta en términos de buscar una

corona y que su idea de dividir la dieta fue para que aprendiera y que siguiera hasta donde pudiera y él estaría ayudándome y acompañándome hasta dispararme yo solo. Hay un gran hospital con todo tipo de enfermedades que se puede curar y yo estoy allí con movimiento, miradas, con otros recursos para curar. Espacios grandes y libres como he visto en mis visiones. Vio que su abuelo le hacía entrar en dieta y a finales le daba un poco o le quitaba un poco como si estuvieran en competencia y le mostraba la corona pero siempre le cerraba antes de alcanzarla. Ahora se siente más fuerte, claro y decidido y le da el poder de su meñique. Ve que yo necesito abrir con la pipa y perfumes e ikarar y luego sisear y luego cantar. De allí sigo las palabras. Comienza una fantasía de mi hospital y las curaciones. Yo no voy a tener que hacer nada porque los genios trabajarán a través de mí. Su forma de explicar cosas en su metáfora selvática me fascina. Se pregunta cómo los dientes del lagarto siguen creciendo en la calavera que no se pudre como el resto del cuerpo y que cuando caen los dientes salen otros nuevos. Es un poco lo que sería una metáfora para este trabajo. Habla con la gracia felina de un jaguar que baila cuando da sus explicaciones y demostraciones. Esta parte del movimiento y narración es nueva. Estoy a solas en la casita y pronto voy a mi casa para ya cerrar

267


todo. En la noche terminamos y cerramos el tratamiento de los pies.

268

Junto todas las dietas-hierba luisa, chirizanango, uña de gato, shiwawaco, 8 raíces, chawa, bobinsana, pei, tabaco, ayahuascasus fuerzas y sus cantos con el aire, el fuego, la tierra y el agua. Ahora vamos a ser agua. Buceamos y seguimos por el agua, los peces, el fango, la tierra, la piedra hasta salir al otro lado, viendo el mundo al revés. Buena metáfora. Pido luz y claridad a las plantas y de mi bolsa saco el hospital con todas sus medicinas y formas de curar. Me lleno de amor y luz, reconozco a los maestros a las 4 direcciones, arriba, abajo y adentro. Siseo y abro la sesión arcaneando el local, el lugar y a cada uno contra la negatividad, la enfermedad, el daño, elevando y abriendo desde un centro y arraigo. Hay veces cuando Jaguar me habla que me siento en la presencia de un ser extraordinario por su

capacidad de comunicarse tan abiertamente con los demás. Y su confianza en las plantas y las cosas curativas de la Naturaleza. Dice que ya las plantas con su mareación están en nosotros. Sólo tenemos que abrir con todo esto y los perfumes, y comenzar a cantar un íkaro; la mareación vendrá por sí sola y los cantos continuarán. Cuando le digo que más que cantar ayer, escuchaba los niveles de la lluvia al alance de mi nariz y oídos, se emocionó porque lo mismo le pasó a él cuando comenzó a cantar. Me falta poco y una vez que me pongo la corona, ya los cantos se me abrirán. Él está convencido que esto va a pasar. Veremos. Por mientras tengo la dieta de los cantos, ejercicios y otras herramientas más para mantenerme en actividad. Me he quedado visionando en la hamaca al atardecer. Más tarde fuimos a la casita y me sobó ambos pies y ya terminamos con ese tratamiento. Hablamos un poco y a dormir.

último día y hasta mayo!

h

oy me desperté temprano y terminé de alistar mis maletas. Vino la hija de la madre curandera con la historia de haber quemado una tela con ceniza de mapacho y no me la puede entregar. Se va y yo doy vueltas. Me llaman a desayunar patarashca de doncella y otro desayuno de la mujer de

Jaguar-todos vienen y comemos de todo. Viene el amigo de Jaguar y Jaguar pone la plata para el viaje en motocar en su bolsillo. Vamos todos. La madre curandera se queda con la hija de Jaguar y nunca llegaron al aeropuerto.


269


270


desde la ciudad capĂ­tulo 12

271


272


reflexiones de un mundo en pánico

l

os medios masivos pintan un cuadro de pánico, miedo, pandemia frente a un virus que resulta, para mí, en una reacción que es un tipo de bioterrorismo. Hay más personas que mueren cada día en el mundo por pobreza, accidentes, enfermedades comunes. Podemos infectarnos? De hecho nos infectamos todos los días. La humanidad comienza a vivir los efectos de su destrucción del medio ambiente, su inconsciencia se revela, y se revuelca en el miedo y la impotencia frente a lo nuevo, lo no controlado, y lo amenazante a sus hábitos cómodos de no asumir responsabilidad global por sus acciones de

consumismo exagerado. Pero son la lucidez, la sensibilidad, la tranquilidad y la creatividad que van a proveer respuestas más sanas y naturales. En este momento hay personas víctimas de esta gripe porcina que nos van enseñando acerca de nuestras limitaciones frente a la naturaleza de nuestra especie en medio de una Naturaleza exterior que nos da vida, que vamos destruyendo. Se desata la ilusión de poder vivir con cada vez más, sin límite, y que somos dueños de los recursos naturales que nos rodean. Los shipibos dicen que somos cuidadores de la Naturaleza y alumnos de su sabiduría. Estamos acá para cuidar y aprender, no lucrar- dicen

273


que la convivencia ancestral todavía puede guiarnos y enseñarnos valiosas lecciones aprendidas para vivir en harmonía con la Naturaleza. Sólo usaban lo que necesitaban y lo compartían. Lamento la pérdida mundial de este concepto y la avaricia consumista que lo reemplaza.

274

Estamos ávidos por más y más como que la leche materna que nos brinda la Madre Tierra no fuera rica y abundante para todos. Creemos que tenemos que competir, hasta matarnos, para sacar del otro lo que creemos no tener. Si basamos la vida en el mundo del dinero solamente, dejamos de lado la parte nuestra que busca algo más esencial en la vida y que falsamente creemos poder conseguir con dinero y lo que simboliza. Claro que en el sistema que los humanos hemos creado con el dinero, hay que tenerlo para vivir porque todo cuesta ya. Pero para aquellos que vivían en harmonía con la Naturaleza, había comunidad, un sentido de pertenencia con otros. Había faenas en común y el resultado, sea caza, pesca, construcción, se compartió entre todos por igual. Nos hemos alejado TANTO de nuestras raíces enredadas y enmarañadas y nos hemos aislado tanto en nuestro afán de dinero y seguridad que no nos damos cuenta de cómo hemos perdido fe en la vida y nuestros propios recursos interiores. Evitamos escucharnos, estar a

solas en quietud, mucho menos en grupo, y nos estresamos hasta el agotamiento. De repente la vida interrumpe en un momento de debilidad en las defensas. Te enfermas, te accidentas, te mareas, algo pierdes y te afecta bastante, y te preguntas, qué está pasando? Si eres lúcido y atento a tus entrañas en ese momento, te aíslas y te preguntas: Cómo refleja lo que veo y recibo de afuera mi propia forma de estar presente en este lugar y conmigo mismo? Cómo reacciono? Qué siento? Qué pienso? Qué hago? Cómo destruyo mi propia naturaleza? Cómo enveneno el aire que respiro, la comida que doy a mi cuerpo, la energía vital que utilizo, y cómo lo hago? La frase común hoy en día al despedirnos es “Cuídate.” De una forma defensiva nos dice: “El mundo es violento y temible. Protege tu espalda. No confíes. Ciérrate en un estado de alerta. No relajes tu vigilia.” Es casi un código urbano. Los ancestros dicen, y yo les creo, “cuídate” en el sentido positivo de la palabra. Ten lucidez en tu vida. Abre tus sentidos para estar plenamente presente en el lugar dónde estás. Usa tu energía vital al servicio de la comunidad de la cual formas parte. Expande tu consciencia para incluir la comunidad en tu corazón. Sírvanse con buen humor y canten juntos. No uses más de lo que realmente necesitas.


La revolución del cambio consciente es que podemos planificar, ejecutar, practicar y perfeccionar un cambio en nosotros mismos y compartir el proceso con otros y mostrar en nuestras vidas cómo queremos vivir al hacerlo. Entonces no vivimos aislados y miedosos los unos de los otros, sino compartimos la vida en nuestra comunidad con la que convivimos. Cuán lejos hemos ido de estos principios. En los lugares donde todavía existen vestigios de esas formas ancestrales, la modernidad y el poder del dinero van invadiendo a esos lugares. Los habitantes se van alejando más de sus raíces y la costumbre de cuidar y venerar a las raíces como el sostén de su árbol comunitario. Serán los pobres que se sacrificarán más como víctimas de este brote de influenza en el mundo. Es como un mensaje global que dice: Miremos quiénes somos, cómo vivimos, y miremos a nuestras limitaciones y nuestras formas de responder frente a una crisis. Ahora podemos inculparnos y negociar con el miedo o podemos abrirnos a la realidad que vamos creando y hacer algo para vivir más en harmonía con nosotros mismos internamente y cuidarnos con amor y amabilidad. No es una fantasía utópica. No es el delirio de un soñador no realista. Hablo de algo que ya existe, disfrazado, entre nosotros y en nosotros.

Estamos cansados y aburridos de tantos discursos, tantos expertos, tantas estrellas, tantos anuncios, tanta bulla y agitación, tanta energía negativa, tanto miedo e inseguridad, tantas respuestas milagrosas para resolver todo en un mes. Estamos desconectados de nuestro ser más auténtico aun cuando tratamos de mantenernos jóvenes, bellos y sanos toda la vida. En la selva las arrugas y pequeñas venas en las caras de los viejos son una obra de arte donde la Naturaleza ha tallado sus diseños en la piel como el agua crea formas al correr por las rocas. Si no tuviéramos todas las comodidades que creemos merecer, a merced de la Naturaleza circundante, y tuviésemos que jalar nuestra agua y no abrir un caño, usar el agua con mesura y compartirla con la comunidad, tratar de no contaminarla y realmente apreciarla y sentirla, afectaríamos al agua misma con nuestro pensamiento y sentimiento, según estudiosos de reacciones cristalinas del agua frente a diferentes estados emocionales. El agua y el aire son esenciales para nuestras vidas y salud. Qué y cómo respiramos la vida? Cómo estamos interrelacionados con el agua? Pero no nos damos tiempo para reflexionar y conversar estos asuntos con otros a menos que tengamos un problema en común. Por qué hemos dejado de sentarnos juntos con los vecinos y conversar estas cosas

275


juntos para escucharnos y simplemente tener un lugar para conversar, sin tener que hacer nada afuera como proyecto y que el círculo de escucharnos sea un espacio contemplativo y meditativo? Escuchamos a los medios masivos de comunicación y dejamos que ellos sean nuestra voz y visión del mundo. Pero si prestamos atención al mundo dónde estamos y cómo estamos en ese mundo, podemos preguntarnos, “Sólo somos piezas de la maquinaria que vive para producir dinero y mantener un puesto

276

seguro?” o nuestras vidas y nuestros sueños quieren manifestarse de otras formas? La respuesta lleva a la siguiente etapa-Puedo? Quiero? No puedo! No quiero! Estoy seguro? Tengo miedo? Confío en mí? Qué hacer? Estas respuestas llevan a la siguiente acción donde practicamos lo que queremos para nosotros y la comunidad de forma más abierta, flexible y transparente. Por qué no? Qué tenemos que perder? Nosotros somos el comienzo del cambio que queremos. A practicarlo ya. Por qué no?!


277


nuestro barrio es nuestro jardín

e

278

l día comenzó con neblina y caminar a Miraflores era bello. Un saludo especial para la amiga que vende periódicos y un encuentro con un buen amigo, los dos de viejos gruñones y maestros sabios sobre la situación actual en el mundo y los mensajes que nos llegan de la Naturaleza. Matamos a miles de millones de animales para comerlos y engordarnos hasta la estupidez de destrozar lo que nos da vida por consumir más de lo que creemos necesitamos, y querer aún más después. Los virus de vaca, ave y chancho en estos años van de los animales a los animales humanos. Eventualmente termina anulándose por propagarse demasiado como vamos anulándonos al sobrepoblar la tierra, usar sus recursos como si sólo nos perteneciaran a nosotros y, no guardar silencio para escuchar el eco de sus mensajes dentro de nosotros mismos en el lugar donde vivimos. Cómo invertimos nuestros recursos al servicio de la salud y la educación de la comunidad? Cómo vivimos en este consumismo sin límites y su afán de más dinero y más bienes? Y cuando tenemos este más y más, adónde se dirige-a nuestra propia avaricia para más o para dar solución práctica y sencilla a problemas graves como “dar” mosquiteros

a las poblaciones en zonas de malaria y reducir la plaga así, preventivamente? En el fondo rescatar a los bancos y sus administradores con los fondos de todos en el tesoro nacional es inmoral cuando ha sido la avaricia de los banqueros que nos puso en esta crisis mundial económica. Vamos aprendiendo que lo que pasa en una parte del mundo afecta a todo el mundo a nivel de esta pandemia de gripe porcina, la crisis económica, el terrorismo, el narcotráficocada vez más cerca de una consciencia colectiva. Y todo esto existe en cada uno de nosotros y en la comunidad en dónde vivimos. Nuestra respuesta frente a estos fenómenos es la prueba y la práctica de cómo vivimos nuestras vidas-preventivamente, como víctimas, pragmáticos, irracionales, con negatividad, con lucidez y optimismo? Es nuestro reto como humanos y nuestra oportunidad de practicar con mucha consciencia el tipo de vida que queremos vivir. Asumimos responsabilidad por nuestras ideas, y experimentos, entramos en los días con apertura y curiosidad, abiertos a los eventos por los cuales fluimos? Todo está vivo y vibrante con una práctica así, lleno


de luces y sombras, diseños y colores. Todo es música. Usamos sólo lo que necesitamos usar y no acumulamos lo inútil a menos de tener una idea de convertirlo en útil? Vamos ligeros de equipaje como el viento que va y viene con momentos de calma y espera? Hay apuro? De qué? Todo lo que vivimos tiene significado por el simple hecho de estar viviendo lo que vivimos. Lo que falta en la sociedad en sí es una reflexión ponderada de los resultados de nuestras acciones más allá del mundo de dinero y consumo. Cómo transformar lo que nos hace daño en algo que nos enseña a crecer, cambiar y que nutre y construye con todos como partícipes? Sentarnos o caminar afuera en la luz de la madrugada y al atardecer es un deleite orgásmico para los sentidos, especialmente en calles y zonas alejadas de la bulla de carros en la avenida. El día brilla y abre espacios de luz tenue y meditativa hacia adentro, como en estos momentos cuando nos sentamos cara a cara con una persona en un lugar tranquilo a las 5 de la tarde y nos quedamos atrapados por la sutil luz indirecta, viendo y sintiendo cómo suaviza todo, el tiempo es líquido y lento, todo se aquieta adentro y los espíritus del espacio revelan sus disfraces que brillan con el sol del atardecer y comienza a entrar la oscuridad

nebulosamente. Tener un rincón con luz de afuera, aire que circula, un tranquilo semisilencio de escucha, el canto de los pájaros y las bocinas-todo esto ofrece un mundo circundante que nos une espiritualmente a nivel planetario- la penumbra entre el día y la noche y la noche con el día en un ritmo lento que nos conecta en un gran río que circula energéticamente por el mundo, invisiblemente. Lo que decimos, hacemos, pensamos y sentimos cobra mucha importancia porque de ellos construimos nuestra visión de lo que es importante y lo que es posible en nuestras vidas y nuestra comunidad elegida. No es asunto de tener razón o no, de ser como los demás o no. Es un asunto de ser coherentes, auténticos, vivir con lucidez, sabiendo que el mundo en el cual cada uno vive es el mundo que cada uno construye en el cómo va usando las experiencias cotidianas como abono y materia prima para las explicaciones que luego surgirán en su propio tiempo. Es tener una actitud de curiosidad, ganas de explorar y crear, tener mente de principiante y humildad, ser reflexivos, registrar el proceso de forma creativa y compartir nuestra investigación de forma creativa y participativa en la comunidad.

279


Sólo si podemos sentir a los árboles y las plantas de la Naturaleza que nos rodean como seres vivos que estuvieron acá, muchos de ellos, antes de nosotros, entenderemos que ocupamos un terreno compartido en la tierra. Si podemos identificarnos emocionalmente con todos los elementos naturales que nos rodean no como comida solamente sino como aliados, cada uno haciendo su trabajo, colaborando entre sí para no matar o destruir lo que no es necesario y que todos los seres sintientes practiquen sentir esta conexión, entonces nuestro lugar se vuelve un espacio sagrado y cuidado por todos-nuestro barrio es nuestro jardín.

280

Asumimos la conexión entre adentro y afuera como un solo evento visto desde dos ópticas diferentes. No vamos a salvar al mundo afuera a solas. Pero a solas sí podemos salvar a nuestro mundo y sueño interior, prepararnos, vivir nuestras experiencias, sentirlas, reflexionar sobre ellas y observar lo que va surgiendo como respuestas repetidas y nuevas. Nos damos cuenta que nuestra forma de estar presentes es lo que cura, eleva o enferma y baja. Estas últimas plagas nos muestran que va a haber más y los animales que matamos nos conectan con ellos a través de estos bichos raros que ya atacan a los humanos.

Mensajes múltiples surgen de todo esto. En la selva los animales que siempre han vivido cerca del río y las poblaciones indígenas se han retirado más y más adentro en el monte como auto defensa frente al atropello de los seres humanos que vienen a matarlos e invadir su hábitat y dejarles los restos de troncos pelados y ríos contaminados. Los niños lloran porque ya no hay tigres y osos y otros animales con que jugar y aprender. Los adultos suspiran y dicen, “Así es.” Pero la pregunta es, “Tiene que ser así?” Es la única forma de vivir en el mundo? No podemos, cada uno, ayudar a crear un mundo más amable para sí y entre sí, mostrar abiertamente nuestra perplejidad como un estado de alerta y curiosidad de qué pasará pero sin estar involucrado todavía en la acción? Es vivir abiertamente con el humor, la música improvisada y el canto compartido desde nuestras palabras, tonos de voz, volumen, velocidad, canales de reflexión. Pienso en voz alta sobre lo que me ha ayudado a entrar en estas reflexiones. Una a dos horas a solas cada día en un estado de relajada apertura en medio de una luz tenue, sin interrupciones, sin celular ni televisión ni radio-sólo los sonidos del medio ambiente. Como me gusta dibujar y escribir, tengo disponibles estos elementos. Es un tiempo


para estar a solas conmigo en un lugar que me agrada, abrirme, escuchar y registrar lo que surge sin juzgar ni interpretar ni tener que entender todavía. Escucho lo que me digo y lo que siento en estos momentos sin tratar de eliminar nada. Las infinitas variedades de la vida están traspasándonos como ríos cargados. Cuestiono mis pensamientos y mis creencias con ellos y exploro cómo hacer los cambios necesarios para que estén más de acuerdo conmigo ahora. Reviso quién soy para afuera y adentro. Sí, es un trabajo arduo y fascinante a la vez y la vida se abre en insospechadas direcciones que me dirigen hacia mi propia ruta auténtica a través del oficio elegido y el lugar donde vivo. Somos canales de una energía cósmica elevada. Nuestras vidas y nuestros caminos

son el terreno que la vida nos ha dado para practicar las infinitas variedades del amor que existen en el universo. Lo que damos y creamos se nos regresa multiplicado muchas veces. Si no nos gusta el resultado, no hay culpas. Sólo tenemos que reflexionar que lo que recibimos es el reflejo de lo que damos adentro a nosotros mismos y afuera con otros. Somos parte primordial de los conflictos que sentimos, pero para no escucharnos, inculpamos a otros por nuestro malestar, proyectamos nuestras sombras afuera en otros, peleamos con ellas en vez de escuchar a nuestra propia pelea interior. Es aquí donde reitero que necesitamos recuperar un sentido de comunidad y tener un espacio donde podemos hablar y realmente escucharnos adentro y afuera.

281


282


la limpieza

l

a limpieza es uno de los ejes de este trabajo ya. Es limpieza corporal, mental, emocional y espiritual, todo al mismo tiempo. Abrimos nuestra sensibilidad y la dejamos abierta a través del destape de los sentidos. Usamos nuestras herramientas para recibir la vida que se nos presenta y convertir nuestras experiencias en expresiones creativas y usarlas para registrar nuestro proceso. En el silencio escuchamos para ver si algo surge de nuestro banco interior. Nos identificamos con nuestro entorno para reflejarnos cómo estamos sintiéndonos en la vida que vamos construyendo. Enfrentamos entes grandes como la culpa, el miedo, el resentimiento, la tristeza y la alegría, la soledad, quiénes somos, qué estamos haciendo y qué resultados nos está dando. La limpieza es ver qué hay, meternos, cultivar y desatar las burbujas tóxicas y negativas para examinarlas, conocerlas, aceptarlas y hacer nuestro propio trabajo con las sombras y los fantasmas que proyectamos afuera en otros y adentro como núcleos tóxicos. La limpieza es constante, entonces, y cada día podemos ver el jardín, regarlo y cuidarlo para que no se llene de plantas y plagas dañinas.

Somos conscientes de lo que hacemos a nuestro medio ambiente con nuestros deshechos? La cantidad de basura que producimos de plástico y otros materiales como computadoras viejas, televisores obsoletos, carros usados, etc. ya llena la tierra o viaja de país en país como cargas tóxicas que los productores no quieren en su propio país, pagando a otros, muchas veces de forma ilegal, para ser el basurero de lo tóxico. Es decir que llevamos nuestras toxinas a otras partes y se amplía la toxicidad en el mundo. Es lo que está ocurriendo dentro de los seres vivos en este planeta. Por qué nos destruimos con tanta indiferencia a pesar de saber que esto es lo que hacemos? No asumimos responsabilidad por la vida porque nos creemos invencibles? Somos autodestructivos y avaros de cosas porque nos hemos desconectado de la tierra, nuestras raíces, nuestra naturaleza reflejada afuera en los resultados de nuestras decisiones y acciones? Es obvio que el dinero y su mundo ya reinan en el mundo consensual y no van a desaparecer. Pero lo que estoy diciendo es que co-existen otros mundos y otras ópticas al mismo tiempo en el mismo lugar. Hay una

283


conexión unitaria entre el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu de cada uno de nosotros adentro en nuestro universo interno que es un reflejo del universo externo y una conexión del universo externo como reflejo del universo interno. Somos hologramas del universo-lo tenemos adentro y afuera al mismo tiempo en versión micro-macro.

284

Nos olvidamos que no estamos en esta vida sólo para ganar y gastar dinero. Nos olvidamos que más allá de nuestro ego somos infinitos en nuestra capacidad de expresar amor a la vida. Preferimos cerrarnos en miedo y control y no confiar. Sentimos rabia e impotencia cuando las cosas no salen cómo queremos y peleamos, resistimos, nos quejamos, nos ponemos violentos. Pero si nos abrimos a los eventos de la vida que nos sorprenden y despiertan y tomamos un tiempo prudente para reflexionar sobre estos eventos como oportunidades de responder de otra forma, las cosas comienzan a cambiar. Nos preguntamos, qué pasó, cómo nos sentimos, cómo nos ha limitado o detenido el evento, qué recursos tenemos, qué queremos, qué no queremos, en realidad qué hay, cómo es esta nueva realidad un

regalo, una oportunidad para crecer, un territorio no minado sino lleno de tesoros? Si es un dilema relacional hay muchas otras facetas para reflexionar y dialogar. Por qué reaccionamos de forma defensiva antes de reflexionar? Por qué no nos escuchamos antes de tomar acción? Nos toca a cada uno hacer nuestro propio trabajo con nuestras propias vidas para poder vivir con más encantamiento de forma lúcida. Aquellos que lo van explorando y logrando de a pocos son seres extraordinarios que vibran dentro de ellos mismos y lo expresan a través de sus formas de vivir. Sus vidas son sus mensajes. Y están entre nosotros si sólo abrimos los sentidos y escuchamos el sonido y la letra de su canto y su historia. Qué soñamos para nuestras vidas, nuestras familias, nuestras amistades, nuestros trabajos, la comunidad y el país? Qué es una relación nutritiva con nosotros mismos, con la familia, con la comunidad, con el país, con la Naturaleza del mundo? Hubo un titular menor en el periódico de hoy: “En Loreto, otra vez la Marina se enfrentó a comuneros en un río.”


285


286


de vuelta a la selva capĂ­tulo 13 287


288


en mi nido selvático de nuevo

l

a alegría que siento al estar acá en “casa” es difícil de describir. Es un constante mareo de estímulos que me hacen soñar y cantar. Las relaciones fluyen a nuevos niveles de intensidad e imágenes compartidas. Planteo con claridad mi presencia y mi conexión. Llevo poco más de un día acá y ha sido un proceso de luminosidad y reflexión. Tanta vida en un poco más de 24 horas. Me encuentro defendiendo lo que vamos construyendo como camino propio sin estar anti nada. Voy hablando

de mi sueño y nuestra mística, admirando los cambios que vamos mostrando en estos cinco meses. Hay una fuerte sensación de continuidad. La mujer de Jaguar está encinta con fecha de junio. Qué sorpresa! 4 hijos! El encuentro con los chicos ha sido fenomenal y fluido. La luminosidad en los nuevos cuadros de Jaguar me tiene hipnotizado con sus tonalidades nuevas. Los postes tallados y los mates agregan una nueva textura a nuestro encuentro.

289


un robo significativo

t

290

enemos un problema serio que apareció de la noche a la mañana. Los sobrinos nos han robado a Jaguar y a mí en la casita y la maloca. Es obvio. Dejaron sus huellas de zapatos, envolturas de caramelos y un cuchillo. Cortaron la tela metálica nueva y llevaron de la casita mis colores, los CD, la grabadora, la cámara digital, los nuevos cuadernos y lapiceros que les traje a Jaguar y los chicos, mi zampoña, armónica, lapiceros, los pinceles de Jaguar, la mochila, las guitarras, las quenas, los colores, el corazón colgante, los toffees, etc. Tiraron las plumas al piso fuera de la casita. Es un acto de extrema rabia de un chico de 10 años con su medio hermano de 19. El menor tiene el corazón roto y lleva estos símbolos de acá. Es tan simbólico este robo y yo no voy a asumir responsabilidad por su familia rota. Es su papá que tiene que asumir eso. Y lo hacen con cuchillo! Jaguar y yo estamos apenados y molestos. Hartos ya de verse malograr a estos chicos menores con la influencia del medio hermano mayor que es ladrón de y desarmador de motocarros-10 años y ladrón! Y cómo es ... La madre curandera nos dejó dos mitades de corazón en mates pintados adentro y afuera. Llevaron al corazón colgante como móvil y no llevan este nuevo! El niño roba los materiales de curanderismo de los adultos. Roban a quienes le hemos dado mucho afecto y atención. Ya vive apartado, viene a retomar lo que ha perdido y

con rabia. Nos deja su pena y su necesidad. No se da cuenta de las implicaciones de sus actos. Tiene que estar desesperado para robarnos así. Han tirado algunas cosas alrededor de la casita. Qué historias se estarán contando? Han sido días intensos. Traigo un mensaje de apoyo de lo que vamos creando. Hablo bastante del robo y cómo la vida nos ha quitado nuestras herramientas de expresión y nos ha dejado otras que nos quedan. Tendré que susurrar con mi voz y canto y no la zampoña, usar el tambor, la maraca y la shacapa. Jaguar tendrá que usar los timbales y las quenas y la espátula en vez de los pinceles y la guitarra. Estamos tomando este robo como una gran reflexión y lección sobre lo que es la clausura de esta dieta. Cada vez descubrimos más cosas robadas (que venderán) y que nos reduce a lo esencial de lo que ha quedado. Es casi un regalo de limpieza. Todas las cosas que desaparecieron recién las estábamos tratando de nuevo y algunas no eran nuestras propias. Se han ido sin despedirse. Nos quedamos quietos con lo que está a la mano, que nos sorprende- las cosas que llevaron para dinero eran cosas cargadas con nuestra energía y significados. La vida dice, ya no. Así a trabajar la música, el arte, y el curanderismo con lo que nos queda. En estos dos días hemos hablado mucho y el camino se va abriendo.


Estoy viendo en tantos niveles al mismo tiempo que me quedo mareado. Siento que hablo desde el mundo de los merayas y a través de mi visión. Jaguar puede tomar distancia y ver con otros ojos lo que va ocurriendo desde una óptica más global. Hoy ha sido un problema que nos interrumpió el flujo desde adentro, observar lo que ocurrió y darnos la información flotante en pedazos en la comunidad. Tomamos tiempo para pensar sobre posibles respuestas. Reconocemos que es oportunidad de poner en práctica lo que vamos aprendiendo. Vamos a ver lo que ha pasado como mensaje de la vida para adentro y afuera. Las relaciones son importantes. Si no mantengo una estrecha relación con mis objetos acompañantes, se me van. Queda lo esencial para estos momentos. Jaguar va a hablar con un primo que es policía y ver si se puede investigar y qué hacer. La mañana voló y siguió la conversación en el almuerzo. Me bañé con plantas después y queda para uno más, medio fermentado. He regresado a la casita con el calor de domingo en la tarde mientras juegan fútbol por la cancha y escucho risas de niñas. Es un momento de descanso. Hay ceremonia en la noche. Las visitas se han ido y nos quedamos con la tranquilidad de domingo al final de la tarde con el canto de los pájaros y el sol que alumbra, todo dorado. Ha sido un día de mucha conversación y escucha. Total no vamos a hacer nada aunque yo creo que la madre que es hija de la curandera debe saber de los robos. Ella niega que sus hijos sean

ladrones porque no le han robado a ella. Hemos vivido el robo de cosas que Jaguar y yo hemos apreciado y cuidado. Creo que es esa energía que va con ellos al mundo a las vidas que algún día deben tenerlos como objetos acompañantes. Es una historia que se podría inventar-adónde va cada ítem y qué ha significado? Nos enseña a despojarnos en un instante y ver qué queda y trabajar con eso. El mundo de dinero nos invade pero no nos desorienta como antes. Vemos la situación con claridad desde varias perspectivas y comenzamos a crecer inmediatamente cuando podemos asumir el evento como un mensaje del universo donde podemos practicar diferentes formas de responder. Nos expande poder pensar desde estos niveles enaltecidos en el copo del árbol. Estoy bajando de mi vuelo de águila en la ciudad, estoy en mi árbol, arriba en el copo, bajando lentamente a las raíces y las plantas, entrando por la puerta de la madre ayahuasca. Esa energía de ladrones y víctimas de robo es una energía que no queremos tomar en este proyecto. Baja a la densidad del mundo de dinero y objetos – las vidas inseguras de las raíces y el nacimiento de decisiones malsanas para los chicos y sus corazones frágiles. Ha sido importante ver qué nos llevaron y qué nos dejaron y cómo expresarnos con estas nuevas limitaciones. Y oportunidades. Entre el mapacho y el atardecer comienzo a sentirme quieto en medio de la magia de este lugar.

291


292


Hemos caminado y sentido dónde poner las bancas y las diferencias entre sus direcciones en lugares poderosos en la chacra entre los árboles y los caminos. De repente el mundo se reduce a esta comunidad y su sensibilidad. Lo mínimo, para mí, es sacar a ese muchacho ladrón, mayor de edad, de esa casa y usar la casa para otra cosa. Puedo escoger meterme en el enredo y perseguir lo perdido y castigar a los culpables. Veo ahora que nos desvía de nuestra ruta por un camino que ya no queremos caminar. He perdido objetos. La vida nos ha dejado otros. Con ellos trabajaremos. El castigo del ladrón será tener que vivir con la vida que va creando para sí mismo. No tenemos que aceptarla como nuestra. Al ignorar a ese muchacho le dejo cocinar en sus propios jugos de grandeza hasta ser descubierto con las manos en la masa y pagar por las consecuencias de sus actos. La vida misma se encargará. No tenemos que comprar su pleito y más bien aprender del cambio perpetrado. Al final del día vivo con mucha más paz y curiosidad acerca de este cierre de dieta. Hemos crecido. Estamos en un buen nivel y nos entendemos. El niño ladrón presente entre y en nosotros ya lo tapamos, ya no lo necesitamos. Ya no vamos a cobijar ni proteger. Este delito es de mayores. Me siento más grande, más Niwen Bea asumido, más presente ya. Estoy instalado

en mi casa, más sencilla ya, adornada con cosas que Jaguar ha traído acá para su cuidado y energía. Tiene una sensación acogedora. Estoy relajado y expansivo el momento que toco tierra acá. El último baño con plantas ha sido excelente. Fui a la maloca para despertar a Jaguar y avisarle que la madre curandera le avisa que el ladrón ya está en su casa y que era hora de cerrarla. Tener este sitio, cuidarlo, y mantenerlo, es un tesoro ofrecido a la comunidad. Vivir acá en paz y harmonía hará que haya aún más crecimiento y evolución. Es un concierto para mis oídos escuchar de nuevo los grillos y los pájaros a la hora del atardecer sin los cláxones frenéticos de los choferes apurados de la ciudad. Acá sólo interrumpen los alto parlantes de la tarde con sus anuncios y reconocimientos en las poblaciones cercanas. Me veo gordo, hinchado acá. Supongo con el calor y la dieta iré perdiendo un poco de la panza. Siento que vivo mi vida ya, para mí y que puedo nombrar mis experiencias de otra forma, que estoy presente y no tengo metas excepto sólo viajar y regresar. Confirmo mi decisión de estar acá ahora-estamos en un buen momento y un buen nivel. La maceración ya está. Los nidos de los pájaros y los árboles tienen una relación algo simbiótico.

293


Comenzamos a hablar y entro en un río caudaloso lleno de imágenes, historias, y vidas ya pasadas y vividas. Nos contamos historias, recordando otras al escucharnos y escribimos una al darnos esos espacios y tiempos. El aprendizaje es ir del vuelo reflexivo a la tierra de tallados en madera. Hablamos de cómo los pájaros y los animales hacen sus nidos en árboles particulares. Hay una relación entre sus necesidades y las propiedades del árbol. Los animales dan calor a los árboles como los humanos dan calor a sus casas. Los nidos están en diferentes niveles según sus características. Hay relaciones entre plantas, árboles y el agua del río. Si los pescadores malogran el agua de la cocha con demasiados deshechos de peces, los árboles y la cocha comienzan a cerrarles el paso hasta no poder entrar.

294

Nuestro encuentro es como la mezcla de las aguas de cocha con río. El río entra a la cocha cuando crece para dar el encuentro con la cocha que al expandirse y crecer da el encuentro con el río. El agua de la cocha es de color de hojas secas y el agua del río va con la mezcla de otras cochas y otros ríos. Se mezclan y crean diseños y movimiento. Hablamos de los tallados como parte de un museo vivo y en uso por el gusto de hacerlo. Me lleva a toda una reflexión acerca de la diferencia entre hacer algo porque quieres por el amor al arte, embellecer tu vida cotidiana con materiales a la mano. El efecto que deja el tallado es como estar adornando el interior del corazón de Este lugar. Él va hacia los tambores y el tallado y yo voy hacia el viento y las mostacillas.

a ver qué tenemos?

t

enemos tres hectáreas bien ordenadas, limpias, sembradas con bastante crecimiento. Tenemos un plan para desarmar casas y juntarlas más hacia la cocha. Los caminos se abren, hacemos nuevos y cerramos unos viejos. La cocha crece y sus peces también. El jefe de los ladrones sale hoy pero dice que va a traer un policía para hablar con Jaguar. Qué intenta hacer?

Hacernos sentir su miedo o bravuconada? Tenemos una declaración entre todos de querer vivir acá. Tenemos vínculos vivos del pasado y del futuro entre nosotros. Podemos sentarnos en círculo en la noche a oscuras y en silencio flotante por mucho tiempo y sentirnos cómodos. Tenemos una relación permanente con la tierra y las plantas - es cotidiana e implica limpieza continua. Los


sobrinos son los ladrones entre nosotros y dentro de nosotros. La parte que quiere tener dinero ignora a la parte que quiere pintar, hacer música, escribir – el corazón dulce. Nosotros nos damos este lugar para poder vivir libres y en harmonía entre nosotros y el lugar. Lo vamos logrando por más que insiste la densidad externa de bajarnos a su nivel consensual. Tenemos herramientas y las usamos casi todo los días. Tenemos a una familia que crece y cuyos miembros van repartiendo distancias y acercamientos entre los hermanos y la comunidad. Es el corazón pintado adentro y afuera. Es el corazón elástico que nos permite explorar un territorio más grande pero que jala a su centro como hogar. Tenemos techo, ropa, agua y comida en un lugar que ya tiene mística. La maloca se ha convertido en un excelente lugar para reuniones ceremoniales. La casita pelada por el robo nos ha dejado un espacio más abierto y con nuevos retos creativos. La densidad de la ciudad la asumimos de otra forma ya-estamos más claros con lo que tenemos y queremos y nuestro norte nos lleva en nuestra propia dirección con más seguridad de estar en buen camino. Tenemos la paz y la tranquilidad de poder vivir a nuestro propio ritmo día a día sin la presión impuesta por el reloj y su dominio. La vela de la noche nos permite descansar y suavizar la vista que hemos usado todo

el día. Invita a la lentitud, la íntima reflexión. Este lugar lo llamamos “El mundo de las medicinas”. Y es lo que vamos construyendo, protegiendo y cuidando-el mundo de las plantas medicinales. Tenemos largos tiempos con espacio abierto para conversar, hacer música, dibujar, descansar. Es un ritmo más animal, de seguir al cuerpo y no tener que saber qué hora es. A pesar de estar rodeados de una población ruidosa que invade terrenos vacíos de vecinos que no viven acá, sin papeles en orden, y que quieren ganar dinero rápidamente, todavía hay largas planicies de un silencio que nos permiten escuchar claramente a los pájaros, el viento en las hojas, las voces de la Tierra. El olfato se expande porque los olores de las plantas son agradables. Somos más táctiles y saboreamos diferentes niveles de esta experiencia ya desde una óptica de estar en el camino de los merayas que eventualmente nos llevará a su reino. Es como vivir una historia de unos viajeros y lo que encuentran en su caminata y cómo su forma de pensar y actuar les ayuda a llegar a su meta. Excepto por el robo que es una violencia desde afuera hacia adentro, hay una calma sobre todo ahora como que todo está bien, que estamos en el camino ya y hay que seguir adelante …

295


296


En este momento estamos juntos, compartiendo cada uno desde donde está, y la sensación es ya una de querer que esto que vamos sintiendo florezca y se expanda creativamente. Todos ya sentimos con más firmeza que este lugar es “casa” hogar, santuario, refugio, templo, escuela de vida. Para lograr esto hemos tenido que entrar en relación con el lugar, vivir con ella, aprender de ella. Nos hemos dado un lugar en el mundo donde podemos soñar y hacerlo realidad a beneficio de la tierra y su vida natural. Las ceremonias y los rituales cotidianos que acompañan nuestros actos ya dan un significado a todo. La presencia espiritual de los seres que nos rodean es cada vez más palpable. Tenemos vecinos que todavía tratan de sacar algo de nosotros con ofertas o pedidos de servicios. Podemos decirles ya más claramente que nuestro servicio y dinero están invertidos en la familia y este lugar. Tener este lugar es un regalo para la comunidad. Tenemos una cocha llena de vida y belleza y la banca de meditación atestigua en su orilla quieta presencia. Tenemos la medicina todo alrededor y diferentes formas de curar entre nosotros. Tenemos buen humor, cantamos a cada rato, jugamos y descansamos.

Tener todo esto es para mí tener un tesoro y ser responsable con él. Mi trato con lo que estoy cuidando y guardando me regresará multiplicado en cómo me trata este tesoro que tanto aprecio. Para alguien de afuera, son tres hectáreas bonitas, una propiedad próspera cuando para nosotros hay una relación familiar y ancestral con esta tierra donde vivimos y que contiene nuestras historias. Dejamos huellas como diseños sobre la tierra. Estas huellas tienen significado. Tenemos a los niños y sus corazones. Sus vidas son un eje importante en nuestra colectividad. Hablo de la selva como participante ya. Es mi campo de práctica de la vida que quiero llevar acá, lleno de significados, niveles y diseños, a ritmo lento y ponderado. El ritmo y el ruido siempre activos y pulsantes me jalan y me empujan por todos lados en la ciudad. Tenía que aislarme para tomar momentos de inspiración en su vertiginosa agitación. Acá es más fácil porque es más constante la inspiración en medio de tanta exuberancia natural!

297


todo está abierto

e

298

s otro día que ha fluido espléndidamente. Conversé con Jaguar, la madre curandera y Rono hoy y he puesto mi perspectiva desde acá como metáfora y campo de práctica. He protegido y limpiado alrededor de la banca, la casita y la maloca con la maraca y la shacapa. Almorcé solo y con un ritmo relajado, dejando de comer cuando me sentí satisfecho, aunque dejé algo en el plato. Es un gran cambio para mí. He visto a los chicos en la mañana y ahora tirados en la puerta abierta de la maloca haciendo tareas escolares. Estoy lleno de una inmensa alegría y paz a la vez. Veo con claridad los incidentes del día como oportunidades de escucha y estar presente sin tener que resolver ni opinar si no quiero. Todas las lecciones que vamos aprendiendo tienen que ver con el amor versus el miedo. Hasta me siento indiferente con los ladrones. La vida se encargará de sus caminos. Ya hice lo que hice. No voy a intervenir más. He escogido otro tipo de vida que defiendo sin violencia. Todo me es relajado en estos momentos y simplemente gozo de los días sin meta excepto estar presente acá. La vida se me explosiona en diferentes universos y estoy fascinado, con agradecimiento. Hay violencia a mi alrededor

pero no quiero estar involucrado con ese tipo de lucha ya. Mantener un refugio natural, un santuario de curación y creatividad basado en este terreno y esta comunidad familiar es suficiente mundo para mí en este momento. Quiero crear un mundo paralelo funcional que me permita pasar ida y vuelta a otros mundos paralelos sin perder la brújula de mi camino, expandiéndome. Este lugar es un lugar donde nutrir espíritus y destapar los sentidos, no un lugar que funciona sólo para ganar dinero. Es nuestro hogar taller donde creamos productos que llevamos afuera a la comunidad como frutos de nuestra labor. Ofrecemos lo creado, selectivamente, y así nuestro arte se convierte en algo más básico y esencial para nosotros que ganar dinero solamente. Atendemos a nuestro corazón colectivo y a través de él ofrecemos nuestros servicios. Estoy imperturbable en estos días-hasta los alto parlantes no me sacan del quicio- son molestias pasajeras. Me ayudan a escuchar de otra forma. Tener días improductivos y abiertos, sentirlos y vivirlos sin tener que nombrar o definir nada me produce mucho alivio y aceptación del momento como regalo del universo. Escucho ya con más


frecuencia a la historia que cuentan otros como SU propia historia sin tener que involucrarme aunque la transacción muchas veces trata de jalarme a niveles emocionales de culpa, misericordia, miedo, tristeza. Ya veo que no es mi trabajo resolver su vida sino acompañarle por el tiempo que permite, estar presente, incluyéndolo en mi historia cómo y cuánto quisiera. Mi reacción es mi trabajo y campo de aprendizaje. En algo avanzo. Estamos con unas conversaciones increíbles. Jaguar tuvo esta imagen acerca de nosotros y el robo. Estamos en una canoa familiar tallada con remos tallados, remando a una velocidad lenta para llegar. Nos pasa una

lancha grande de metal con motor grande. Damos la vuelta para cortar las olas que nos deja y luego damos vuelta y seguimos remando. Excelente metáfora. En la mañana pensamos la idea de que estamos invadiendo nuestro propio terreno al cultivarlo y sembrar nuevas plantas para permitirnos estar más juntos y menos distanciados entre nosotros y estar rodeados de una protección natural. Jaguar sueña en mi hamaca. Termina de tallar y sale. Describe que quiere prepararnos para un corte de cerquillo en natural en el lugar donde vivimos y donde hay una relación con la tierra. Me bañé con plantasdelicioso. Todo está verde y cultivado y la vista desde la banca es expansiva.

invasiones

a

yer en la tarde apareció un primo y conversamos muy bien hasta mi ceremonia. Leí y todos entraron en trance. Largo silencio y esporádicos comentarios después hasta ir a dormir. Llovió en la noche. Hoy salió el sol. Nos sentamos en mi casa temprano y Jaguar habló de palizadas. Se caen árboles y plantas en el río. Los remolinos comienzan a compactarlos hasta que salgan al río como islas flotantes. El sol las quema y se secan para flotar hasta hincharse de nuevo con agua y estar sumergidas al ras

del agua. Cuando paran en las cochas son nidos de peces y anguilas. Los niños juegan encima de ellas buscando en la basura para lo que será tesoro para ellos. Adónde paran? Cómo se desenredan? Qué ocurre con tanto tronco caído y podrido? Se usa como leña? El humo sube para invitar a la lluvia a caer y mezclarse con las cenizas para preparar la tierra para el sembrío. Los diseños brillan frente a mis ojos con la luz fuerte de la mañana temprano.

299


Qué es una invasión? Está basada en el robo, la violencia, la rabia, y el rol de víctima. Si no les dan para vivir en algún terreno, van a tomar terreno ajeno, desocupado y con papeles en desorden. Acá los dirigentes quieren ser alcaldes y tratan de dar tierra así antes de las elecciones. El problema para nosotros parece ser que intentaron invadir en frente anoche y que había policías por todas partes y el alcalde les habló. Hay personas entre las invasiones e invadidos que sólo agarran terreno para tenerlo para negociar después, sin papeles en orden. El alcalde usó a nuestro terreno como ejemplo

de vivir en el terreno, amarlo y cuidarlo. Una hermana menor está entre los invasores en el terreno dado por el alcalde. Hablamos de la ética de trabajar y hacer algo en vez de quejarse. Es cuestión de actitud. Me siento acá en mi rincón de la casita con una vela prendida, chapo, un mapacho y mi cuaderno. Escucho el canto de unos pájaros y el viento. El día está cálido y semi-nublado. Sólo estoy a solas y no solo. Todos estamos repartidos haciendo lo que queremos, siguiendo el movimiento. Los muchachos hacen música y yo escribo.

cosas del lugar

300

p

ara lavar la cushma tengo que hacer baño de vapor sentado encima con la cushma puesta como recipiente y protector para recibir los vapores de la planta. Después se remoja en esa agua y al día siguiente se lava. Esto es lo que me gusta. Puedo fluir con el día y mi propio ritmo interior en los encuentros y las separaciones de los días. No tengo un compromiso donde tengo que estar en un sitio u otro. Puedo fluir como río que se mezcla con los otros que encuentro y seguir mi camino. Cómo quiero vivir? Tal como lo hago ahora con esta consciencia abierta que acepta lo que aparezca con actitud de sí. No me hacen falta las cosas

que se me fueron. Ayer practiqué con el tambor, la sonaja y la shacapa. Jaguar y yo hicimos dúo con mi siseo y su quena en la ceremonia de la noche. Todo el espacio es curativo. Las palabras y la música de la voz entran. Comienzo a sentir la síntesis más universal en lo que voy leyendo como si estuviera escrito para los jóvenes de acá. Entran en trance y el proceso continúa resonando adentro. Todo esto es parte de terminar la dieta y ya estoy dirigiendo un proceso de una ceremonia con 5 a 7 personas cada noche basada en las reflexiones escritas en la ciudad. Estoy cantando mi íkaro con mi discurso con todos. La historia de cada uno en esta familia es dramática y llena de lecciones difíciles. Pero es el movimiento y el


trabajo constante que les ayuda a mantenerse sanos. Casi nadie tiene un trabajo fijo excepto las medicinas y las curaciones y la artesanía. El mensaje es que estamos bien. A través del alcalde los comuneros escuchan acerca de nosotros y el cuidado y el amor a la tierra donde vivimos. Estamos dando una imagen y una sensación a la comunidad. Pasan por acá y sienten vibraciones buenas para acompañarles. Y vivimos acá protegiéndolo y cuidándolo. Aunque rodeados de personas, podríamos mantener esto como jardín botánico y refugio natural. Dibujamos con lápiz, cada uno a su estilo. La mañana avanza

hacia el calor y la comida principal. Almuerzo con Jaguar y sus hijos que entraban y salían. En la casita nos pusimos a hablar de cómo cuando alguien dice algo que otros reconocen y sienten, también comienzan a hablar y de repente un cambio comienza a ocurrir. Escribí en la ciudad para acá y escribo desde acá para la ciudad. Todo crea una imagen más sofisticada de la selva y esta experiencia en mi vida. Comienzo a escribir así después de tres meses y medio de no agarrar lapicero, excepto para anotaciones en días contrariados. Hoy estoy visionando bastante, flotante y libre, aquí ya y bien cuidado.

invasión y dieta

l

a mañana está tranquila, soleada, fluida. Me levanto eventualmente y hago mi ejercicio de barrer y limpiar. Todos hablamos de cómo los dueños defienden su propiedad con policías, como la población desesperada busca terrenos sin título para invadir. 1200 + 500 vienen acercándose-pueblo instantáneo. Es inevitable y estaremos en el centro de una población como isla verde. Podremos sobrevivir y mantener este espíritu en medio de la densidad y bulla? Es una lucha que podemos llevar con amabilidad e inteligencia. Nos hemos dejado robar hacia adentro con actitudes pasivas de no devolver el golpe sino quitar el elemento malsano y negativo

de nuestro cuerpo colectivo y seguir adelante sintiendo rabia y pena y no tanto miedo. Indignación de haber sufrido una violación de una forma simbólica. Las dietas nos dan disciplina y fuerza. Nos dan vulnerabilidad y antiguas confusiones se van aclarando. Nos dan tiempo y espacio aparte para hacer limpieza en la vida interna y externa. La dieta nos madura, nos pule, nos eleva. La dieta nos sumerge en el fango de nuestras raíces y vivencias y nos lleva a la visión de cóndores y águilas. Una dieta abre los sentidos y niveles de lucidez. Es nuestro norte y acompañante

301


302

mientras participamos en lo que es una curación profunda y simbólica. Si un maestro le da una dieta a otra persona, también por la conexión energética y afectiva, la dieta que hace el otro afecta al maestro como una parte de una dieta más grande que incluye todas las dietas hechas. Si alguien no sigue la dieta que ha pedido y deseado, entonces hace daño al maestro y a sí mismo y hay que cortar o volver a comenzar en otro momento. Todas las escuelas y enfoques pedagógicos dicen que lo que ocurre después es la práctica, cuando estamos a solas en el mundo con nuestras herramientas a nuestro costado. Tenemos que poner en práctica las lecciones aprendidas en el proceso de seguir el camino que vamos abriendo con nuestras decisiones y acciones. Cuando un maestro quiere cortar la dieta de alguien porque sabe que no la llevará o la llevará mal, le dice algo como, “El próximo paso en este proceso es desarrollar tu capacidad de acción y reflexión en tu vida. Usarás tus herramientas para apoyarte y registrarás el proceso de alguna forma creativa que tú escoges para marcar tu viaje. En tres meses volvemos a encontrarnos para ver más claramente lo que ha ocurrido. Qué tienes? Qué piensas, sientes y haces con esto que tú tienes y qué resultados se manifiestan?” Acabamos de crear ritmos entre el bongó, el timbal y sus palos, la quena, la maraca y la voz, con y sin el tambor. A veces fluidez, a veces

atoro y siempre adelante hasta llegar a gozar de esos momentos cuando estamos en la zona o el cano y latimos como uno. Es una sensación de estar conectado con los otros a muchos niveles y poder crear música improvisada juntos. Agregó una nueva carga energética al día. Entre mundos me escucho hacer sonidos mientras floto encima con mis sueños. Toda la tarde es melaza y estoy derretido en el piso en mi rincón de la casitamejor que el frío de la ciudad con su cemento. Mucho escucho al viento y los sonidos de este lugar. Cierro los ojos y me invaden imágenes de copos y árboles y ríos y mares. Me dejo flotar libre allí-algo estoy haciendo en ese espacio. El tiempo es lento y viscoso. Me dejo llevar por el camino que se va abriendo, más observador en unos momentos, más práctico en otros. Hemos adornado la casita con una enredadera de ayahuasca. Se secará acá y nos dará un escenario excelente. La planta está adentro ya y no sólo afuera. Todavía cuelga con vida y todo el espacio vibra con vitalidad. Esto es la esencia de esta dieta. Hay un continuo entre adentro y afuera-la mezcla eleva la vista y el espíritu. Cada centímetro de este espacio es una obra de arte en la hora del atardecer. Los diseños se revelan. Todo es mágico en esas horas. La imaginación trepa encima y mundos se abren. Me dejo absorber por lo que me llama y el gusto de estar presente en mi vida es un gran deleite.


303


limpieza y protección

e

304

stá lloviendo la lluvia del abuelo como la última antes de comenzar junio. Estoy en mi rincón en la casita con dos velas prendidas en la penumbra de la mañana. Comenzamos temprano con dos baldes del vomitivo que preparó el primo. Jaguar y yo comenzamos con una copa de madera y luego buscó el corazón nuevo de mate. Felizmente su pintura no se sale. Tomé 4 ½ mitades del mate (bastante) y me sentí bien mareado pero no arrojé. Provocando, algo salió pero no mucho. Adónde ha ido toda el agua que tomé? Entre los chistes era que si tocas la barriga con el vomitivo adentro, la barriga va a crecer. Hablé con el primo y me lo confirmó que hay una sensibilidad especial étnica con las plantas entre las personas que crecen con ellas desde la niñez. Para nosotros de fuera, criados en una cultura de carros y pastillas, el cuerpo debe tener otra química, a veces bien tomada por las plantas y en otros momentos, no. Hicieron bromas con Jaguar con tono machista. Rono y el primo repetían esto a cada rato, lavando sus estómagos desde adentro hasta sentirlos limpios. Viene la madre curandera con un baño preparado e ikarado para protección. Luego rumbo a la casita la veo bañando los edificios y caminos

contra el robo. El primo soñó con 5 monos que significa robo y por los techos. Frente al robo interno de parte de dos sobrinosnietos, pedimos ayuda a las plantas y a los caminos que nos protejan y cuiden. También vamos a estar vigilantes, despiertos y lúcidos para repelar estos ataques. La purga de la mañana nos prepara para la tarea porque tomamos plantas, nos bañamos con plantas, comemos plantas. Están adentro, encima y afuera. La relación es cada vez más íntima con ellas. El acto de limpieza del estómago frente al jardín de hortalizas destruido por las lluvias y removido como fin de dieta nos prepara el camino que se avecina, otra vez la práctica a solas. Qué aprenderemos? Cómo avanzaremos? Me pica la curiosidad. Hasta parar la lluvia, es un día interior. Limpieza adentro y afuera. El sonido y el olor de la lluvia y su concierto me calman y me limpian de enredos y núcleos tóxicos con colores del arco iris. Abre un vasto campo sonoro todo alrededor. Hay un olor de tierra y sus perfumes. Comenzamos a tomar la invasión como señal de seguir acá y ser curanderos para la comunidad para cuidarnos entre nosotros. Jaguar tiene una imagen de estar rodeados por la población


que nos da la espalda y luego, poco a poco, voltean y reciben la energía curativa que mandamos como saliendo de un gran corazón. El arte, la música, la escultura, el movimiento, el curanderismo brotan y se expresan cuando quieren. No tenemos que insistir sino recibir con sensibilidad sus mensajes y abrirnos. Siento que lo que se expresa a veces es como una invitación a vivir lo que sale como teatro improvisado, como pintar diseños, como campo de práctica. Si estamos plantados acá, entonces lo que la vida nos trae es donde nos lleva para practicar. Hablamos de cómo la imagen de simios abre todo el canal de África y sus animales. Seguimos flotando entre diferentes respuestas frente a un estímulo simbólico. Los monos=robo y la madre se encarga con sus preparados de plantas, el primo hermano se encarga de la visión antigua y nos cuenta su sueño y prepara una purga de limpieza. Y nosotros exploramos qué hay más allá de ese territorio de miedo y

cautela y descubrimos África de donde se originó el ser humano que hizo el salto de mono al ser humano. Hoy en día podría representar que estamos alistándonos desde la altura del techo para hacer un gran salto hacia el ser humano posible que existe en nosotros ya y espera ser destapado y libre, expansivo, con confianza y compañía. Esto es lo que tenemos. Esto es lo que queremos tener. Desde este corazón verde salimos y regresamos como a la leche materna. Todas las señales parecen indicarnos no huir sino seguir adelante para practicar en nuestro propio escenario lo que queremos trasmitir a otros acerca de la necesidad de cuidar y aprender de este lugar. Almorcé y le pedí a la cocinera media porción por sentirme embotado y lleno acá, con digestión más lenta. Me lleno con todo para mantenerme a flote en mis viajes por 5 meses. Cómo hacer una conexión entre las raíces nuevas acá y el lugar de su extensión? Nublado y cargado, hemos dormido otra tarde, soñando, visionando, dejando que el vomitivo de la mañana siga su proceso dentro de nosotros.

305


escuchando y procesando historia

n

306

ublada y fresca la mañana, se siente como selva densa, tupida con una aura de neblina ligera. El día se abre libre. Anoche terminé de leer mis escritos en la noche y Jaguar tocó vientos. Era el cierre de mis ceremonias de “shinan.” Dormí tarde con calor. Me siento fresco en la mañanatodo es nuevo, es un nuevo canto. Acá me doy cuenta que abro mis sentidos más que en la ciudad. La magnitud y la abundancia de estímulos sensoriales me dejan mareado con la belleza y los diseños y los juegos de luces y sombras. Es estar cada vez más lúcido en medio de un sueño de encantamiento. Veo a un águila que planea bajo para comer algo de la serpiente antes de levantar vuelo de nuevo-mi síntesis. He venido para cerrar la dieta y anunciar una posición frente a la vida en esta nueva historia. Miro atrás a mi camino con asombro, fascinación y agradecimiento. De la ciudad al pueblo y campo de mi niñez y adolescencia a la ciudad como adulto y de regreso al campo en esta tercera parte de mi vida. Hay todo un cano de construir puentes, otro cano es intercultural y generacional. Otro cano ha sido las relaciones, otro ha sido escribir y dibujar, otro cano ha sido un desarrollo espiritual más allá de dogmas y religiones.

Otro cano ha sido despertar la creatividad en otros, el juego y la improvisación. Otros han atravesado las etapas de mi vida como constantes. Me siento bien plantado acá. Y desde la perspectiva del árbol, puedo ver pasar los años y el movimiento alrededor mío y seguir creciendo y floreciendo. Estar rodeados de una población invasora será un reto y una oportunidad de mover de raíces al copo y al viento y volver a las raíces, fluidamente y sin obstrucciones. Por un lado tenemos cosas reales acá – limpiar el fondo de la propiedad, desarmar la casa de la hija de la madre curandera y mudar las casas más cerca de la cocha y entre sí, abrir nuevos caminos, chakras de maíz y yuca, reparar la cocina, reemplazar las sinchinas en el perímetro, arreglar los techos de la casita y maloca, ampliar la franja de plantas y árboles que nos cuidan y filtran algo del ruido. Jaguar llega y me relata el resultado de una de mis lecturas de estos días. De la basura nace un artista. Cuando recién llegó a Pucallpa, su madre viuda y sin recursos, formó parte de una invasión que ocupó un terreno que había entregado el alcalde-un basural con lotización! Al vivir allí encima de


la basura, había botellas y latas que dejaron cortes y perforaciones en muchos niños que jugaban por allí. La municipalidad había cubierto todo con una patina de tierra. Los olores de la basura surgían como humo. Los pobladores se organizaron alrededor de la basura que llegaba con el propósito de proteger a los niños y a ellos mismos. A veces comían una vez al día, el desayuno era hierba luisa, nada en el almuerzo y en la noche algo de comida rescatada y reprocesada por su madre. Allí había mucho dolor y sufrimiento hasta lograr salir a los cuatro meses de vivir así. Allí encontró sus primeros dos pinceles. De allí me relata Jaguar una larga e intricada historia de pasar de lápices negros y de colores a óleo y pinceles. Un viaje a través del taller de Vela Vela y otros maestros en el camino le hicieron buscar su propia solución a los dilemas artísticos presentados, interviniendo cuando se les pidió. Tuvo que hablar en shipibo como shipibo premiado frente a sus pares en una gran asamblea-su primera presentación pública. Reconocemos ya que frente a la pregunta, “Para qué es todo esto?” ya tenemos algunas pistas más claras. Quisiera poder decir a la gente de acá que nos invade, “No corten los árboles y las plantas grandes. Construyan y úsenlos como protectores y guardianes. Su comunidad entonces tendrá caminos con diseños

entrelazados y no lotes en paralelo, cajas y bloques. Las plantas son sensibles a las emociones humanas y al ruido. Experimentos científicos muestran que las plantas voltean como para alejarse de sonidos y música estridentes y voltean y se acercan a sonidos melodiosos y rítmicos y allí crecen más. Estamos construyendo comunidad en nuestro entorno y lo queremos hacer de una forma no consensual.” Jaguar se pregunta, “Por qué estoy acá y no en la comunidad de la cual salí y a la cual quiero volver?” Vimos que estamos en todos estos mundos a la vez donde estamos y cada parte nos llama cuando necesitamos incorporar algo de su mundo en nuestras vidas actuales. Estamos donde estamos hasta estar en otra parte. Antes yo tomaba control de querer tener una Escuela de Artes Somáticas Aplicadas a la vida-era mi meta, mi norte. Ahora siento desde acá que he aprendido a abrirme más a lo que me ofrece la vida sin expectativas ni apuros, sin interrupciones innecesarias ni críticas. Esto es. Aquí estamos. Así vivimos. Y con cada vez más consciencia vamos tomando cada reto y cada obstáculo como práctica de nuestras habilidades como curanderos que vivimos y creamos aquí hasta que lo que quiere expresarse lo hace para afuera en su propio tiempo y forma. Un reto es

307


mantenernos abiertos a estas cosas con una limpieza permanente. Y al limpiarlos, cantamos a través de ellos, practicando y expresándonos. Al construir y definir el estilo de vida que queremos preservar y compartir con la tierra, su naturaleza y el entorno, vamos dándonos cuenta que nuestra historia con esta parte chica de un tapiz más grande tiene lugar en un diseño más grande. Nos toca vivir nuestra parte desde el amor y la apertura y fe en el proceso vivido. Y cuidarnos y curarnos con los espíritus de las plantas y los animales.

308

Por ejemplo, cada animal tiene su reino, su mundo, y puede llegar a lugares que nosotros no. Llamamos a sus espíritus que nos acompañan ir hacia los mundos que ellos habitan como una forma de procesar una idea-volar, sumergirse en las profundidades, saltar, ir a paso de tortuga. Esos espíritus que ya nos acompañan tienen sus cantos y sus medicinas que cuando ponemos el kushma de su pellejo sobre el nuestro y su corona en la nuestra, nos invitan a expresarnos con sus habilidades. Al hablar con Jaguar así toda la mañana algo se ha liberado, aclarado. Él viene de la absoluta pobreza hasta tener ahora tres hectáreas, una inmensa familia extendida, y grandes talentos que se van desarrollando. Me dice que ya vio en la última ceremonia

que estoy invitado por los espíritus a entrar en la familia. Acepto como privilegio, honor y agradecimiento sin palabras. La tarde está soleada, calurosa y tranquila. En mi caso me invita a descansar y en el caso de Jaguar, zambullirse con su hijo mayor en la cocha. Hablamos muy claramente de los proyectos y los costos. Tenemos muchos planes y poco dinero. Ya vendrá. Desarmar una casa y rearmarla es guardar los horcones y vigas y hojas rescatables del techo y poner todo en otro sitio con el armazón, piso y techo. Las paredes vienen después. Es prioridad curarnos de la negatividad de la familia de los ladrones. No hay lugar acá para esto ya y desplazamos hacia afuera a un núcleo tóxico y de energía negativa. Trabajamos por manzana ya con casas por mover y chakras por crear. Hacemos un compromiso con todo esto. Siento que vamos a hacer limpieza y ponernos al día en las raíces. Será el final de algo y el comienzo de algo nuevo. El día comenzó soleado y caluroso. Barrí y mudé cosas de la casita a la maloca para poder limpiar la casita y reemplazar a la tela metálica. Sentado en la maloca, vino la hermana de la madre curandera. No ofrecí comprar nada y más bien ella saldó una cuenta conmigo con una tela. Sacó todas sus cosas-debe ser pesado tener que cargar


todo cuando vende en la calle. Es una persona bastante negativa. Voy a desayunar y la mujer de Jaguar me informa que el DNI de los chicos ya es obligatorio y si no lo tienen, no estudian. En el hospital del seguro ya no hay atención a personas sin DNI. Los que venden en la calle ya necesitan tener un carnet de identidad de la Municipalidad. Desde un punto de vista es un gasto más que permite a los gobiernos organizarnos y controlarnos. Prefiero a estas alturas de mi vida llevar las amistades con amabilidad, fluidez y simplemente gozar del tiempo compartido. No soy responsable del punto de vista del otro y lo que hace o no hace como si yo tuviera el derecho o la inteligencia de saber lo que debe o no debe ser en SU vida para aprender sus lecciones propias. Todo entonces se convierte en nuestra mesa de observación y reflexión para tomar pasos pensados y no reaccionar sin lucidez. Nuestra conversación con Jaguar nos llevó a historias pasadas y lecciones aprendidasuna conversación llena de pedazos de muchos niveles que vamos hilvanando hasta convertirla, desde la iniciativa de Jaguar, en teatro, música, escritura sobre una historieta que hace para niños de entre 5 a 15 años sobre niños que salvan a un árbol, se corren con el dinero, lo dejan y vuelven

con dificultad a sus raíces y de allí sacan los cantos de las raíces. La conversación se enreda sinuosamente. Sale para ayudar a los muchachos sacar las tablas que sujetan la tela metálica en las ventanas sin romperlas al quitar los clavos. Luego de poner la nueva tela tienen que afirmarla y clavar de nuevo. Juego con los chicos y dejo lo mío para hacerlo. Terminé contando dos historias inventadas hasta llegar Jaguar. Arreglamos la maloca como si fuese la casita y queda bonita la integración. Después Jaguar me cuenta cómo su camino es la ecología, los niños y la comunidad y no el camino del turismo y ganar plata. Las personas que intentan salvarse a través de él de repente tienen que salvarse a sí mismas con sus propios recursos y muchos reaccionan con miedo o rabia frente a ese reto. Allí comienza el proceso creativo de una curación. La maloca con la casita instalada para la mesa de ayahuasca en la ceremonia de la noche le da una sensación de corazón y armonía. Anuncia una buena ceremonia de cierre. Ha sido un día activo de trabajo, comida, baños, mudanzas, partido de fútbol, ceremonia en la noche. Las luces de la tarde son preciosas. Esta visita ha sido

309


como esperaba, muy intensa y muy amable. Será porque yo me siento así. He hablado todo lo que NO he hablado en la ciudad. Ha habido pequeñas ceremonias durante una semana con mis lecturas de lo escrito en la ciudad. Hemos hablado y decidido sobre los fondos-más importante es desarmar y rearmar la casa donde vivió la familia de ladrones, reemplazo de sinchinas, luego

otras casas. De nuevo ha sido estupenda la práctica de estar presente y abierto sin reloj ni agenda, dejarme interrumpir y fluir con los eventos del día. He dormido seco en el piso y estoy gordo en todo nivel. Jaguar y yo hemos conectado a otro nivel más adulto, de compañeros de ruta y socios. Ha habido buen humor, robo, invasión y un nuevo diseño.

una ceremonia

m 310

e desperté temprano aunque me acosté tarde. Ayer en la tarde me bañé de nuevo, me senté en la cocha al atardecer y descansé en el mosquitero y la hamaca en el calor de la noche todavía oscura sin luna. A las 9 fuimos a la maloca y Jaguar estuvo en forma al recordar muchos detalles sobre la pesca en el río y las cochas. Tres veces ha errado, dice, cuando como niño se perdió en el monte. Terminó pidiendo ayuda de las plantas, peces y animales para salir de allí. Gritando, alguien lo oyó y siguió hasta llegar al río. Recordó su primera canoa propia y que podía salir adónde quería y a la hora que quería. Hasta los 15 años los padres no les permitían ir solos por el río por distancias largas y a solas. Cuando estuvimos todos fuimos al círculo de palo santo para humearnos al

entrar en la ceremonia. Siseó la purga y tomé dos vasos juntos en el pote de cerámica. Felizmente tiene sabor de chancaca. Es suave y continua la mareación con diseños que como fractales se abren más hacia luces y espacios cuando me acerco más. Jaguar cantó y yo siseé, él y yo hicimos un juego con el siseo y silbido. Dice que viene de mi dieta de 8 palos. Seguimos largo rato con el siseo y la shacapa. Terminamos humeándonos y yo fui a mi casa a dormir. Nos encontramos en la maloca esta mañana, hablando de la ceremonia de ayer. Comenzó a contar una historia entre un colibrí y un cazador que lo atrapó. El colibrí se convirtió en mujer, se casaron pero la mamá de él la maltrató. Su mujer se escapó un día con su hijo. Él los busca. Un gavilán ofrece llevarlo


a encontrarse con su mujer e hijo si él mata a su madre primero. Lo hace y el gavilán come vorazmente, pesa tanto que no puede levantar vuelo. Viene otro colibrí, sabe donde está la mujer y el hijo y ofrece llevarlo. Llegan a una puerta de tijeras que se abre y se cierra y tiene que pasar con destreza para no ser cortado en pedazos. En este momento de la historia llega la madre curandera. Cambiamos de tema y clima. Después Jaguar retomó la historia del hombre que busca a su mujer e hijo. Los encontró. Es un excelente narrador innato. Llega el primo y hablamos de Betania, su comunidad y cómo la visualiza de acá a los próximos 25 años. Me cuenta de un incidente

cuando se paró en una reunión comunitaria y se hizo escuchar como curandero cuyo origen está en el pueblo y cómo no les va a permitir destruir su jardín de plantas medicinales para construir casas. Era una buena conversación con jóvenes líderes shipibos y lo que tienen que enfrentar en las comunidades. Me quedé seco toda la tarde recuperando el sueño perdido de anoche. Admiro la libertad de estos muchachos de viajar, visitar a parientes y ponerse a colaborar con tareas, vivir allí unos días como parte de la comunidad y luego regresar a casa en unas semanas o meses y la vida continúa. Todo lo que veo es belleza

311

fin


L a M a r c a de Huito una fรกbula selvรกtica 312

por NIWEN BEA

La Marca de Huito  
La Marca de Huito  

Una fábula selvática

Advertisement