Issuu on Google+

3 HISTORIAS de

TERROR Recorrido Familiar


Recorrido Familiar

E

l objetivo de este material es acercar a los niños al museo y específicamente al conocimiento de la pintura universal, a través de un recorrido propuesto con cuatro diferentes géneros temáticos conocidos: el terror, el misterio, la acción y el amor. En cada historia se realiza la observación de tres obras expuestas en la colección permanente de reproducciones fotográficas de Artequin Viña del Mar, que podrán ser analizadas en familia durante el recorrido. ÁREA EDUCATIVA propone leer la visita junto a los niños antes de visitar el museo, y luego volver a leer la historia frente a los cuadros, buscando los que aparecen dentro del recorrido. Al finalizar la visita, se invita a realizar la actividad propuesta, al interior del museo. Solicitar materiales (lápices y hojas) y en el Sala Óvalo de Exposición, sobre la plataforma de madera, sentarse en familia y pintar. Niños y adultos de la familia pueden pintar juntos. Bienvenidos a conocer las Historias al interior del Museo.


HISTORIAs de

TERROR

E

¿Quiénes ocultan su rostro? Los que no pueden soportar el miedo a morir. El hombre de blanco, con angustia, entrega su cuerpo como una crucifixión, para ser asesinado. Entre las víctimas, un monje pareciera estar a punto de caer. ¿De dónde proviene todo ese terror? Es provocado por una gran máquina asesina compuesta por los soldados franceses que, sin sentimientos ni humanidad, son capaces de formarse en hilera ocultando sus rostros con orden y automatismo. ¿Por qué Goya pinta como fantasmas a algunos que están a punto de morir? Lentamente desaparecen sus cuerpos, aún cuando no dejen de gritar. ¿Cómo no sentir el pánico de quienes están expuestos a la masacre sin ninguna protección? Al parecer la guerra, a lo largo de la historia, es la peor de las pesadillas y la peor fuente de historias de terror.

n Artequin Viña del Mar, al igual que en muchos otros museos, se esconden las más terribles historias de terror. Historias, que de no ser porque están pintadas, no nos dejarían dormir en paz. Basta con recorrer un día sus salas, para darse cuenta de que sin escucharlos, el museo está lleno de gritos de espanto y dolor lanzados por los protagonistas de esas historias. Los más espantosos de esos gritos, aún se escuchan por las noches, en los jardines de la Quinta Vergara y -según cuentan los guardias nocturnos- son capaces de sobrecoger hasta a los muertos. Pero ¿dónde se originan? ¿Qué los provoca? Dicen que son las propias obras que albergan todo ese dolor, pinturas que conoceremos ahora, en un recorrido que tal vez sea mejor no haber hecho nunca. Iniciaremos nuestro recorrido con la conocida obra del pintor español Francisco de Goya, llamada Los fusilamientos del tres de mayo y pintada hace más de 200 años atrás, que nos muestra la despiadada ejecución de los prisioneros madrileños hecha por soldados franceses. El día anterior, muchos en Madrid se habían rebelado contra la ocupación francesa que llevaba años en España, ocurriendo una gran lucha. Los madrileños, detenidos por una comisión militar, son sentenciados a muerte y reunidos en diferentes lugares de Madrid para ser ejecutados. Goya pinta este cuadro para que nunca se dejara de sentir el pánico que sufrieron los fusilados.

2


S

in embargo, muchas otras historias, que no son de guerra, rondan Artequin Viña del Mar. Aún más espeluznante que la anterior, la gran desgracia de los náufragos de La Balsa de La Medusa, pintada hace 190 años atrás por el francés Théodore Gericault, nos cuenta una historia llena de dolor y sufrimiento a causa de un fatal accidente. En una embarcación francesa, más de 150 tripulantes a bordo navegando por el Atlántico, naufragan en costas africanas, quedando en el mar por más de dos semanas. Muchos intentaron sobrevivir sobre la balsa, pero sólo quince de ellos lograron volver a tierra. Sobre la balsa, la locura se apodera de los náufragos, como también la desesperación por alejarse de la muerte, pues, según dicen, la muerte en el mar es una de las más dolorosas. Muchos de quienes estaban sobre la balsa fueron lanzados al mar por sus compañeros, intentando sobrevivir. Mujeres y niños fueron los primeros en morir. ¿Cómo sobrevivieron, por dos semanas, quienes estaban sobre la balsa? ¿Qué comían? El canibalismo fue la única opción que tuvieron. Tras ser rescatados, los sobrevivientes siguieron sintiendo los gritos de horror y desesperación de sus compañeros, incluso muchos años después de ocurrida la tragedia.

3


P

ero las historias de horror no acaban en la antigüedad. Existen gritos de dolor que provienen de otra obra, de una más moderna, pero no por eso menos escalofriante. La impresionante Guernica, de Pablo Picasso, nos muestra el ataque a una pequeña ciudad española hace 70 años, un bombardeo aéreo provocado por una tripulación alemana cuyo objetivo era probar con fuego real nuevos armamentos, sin importar la destrucción de Guernica ni las muertes que ocurrieron. La madre que grita al cielo aún sostiene el cuerpo de su hijo muerto, el caballo siente la misma desesperación que el resto de las víctimas, y el toro observa la masacre con absoluto impacto y consternación. ¿Por qué se han pintado tantas historias terribles de muerte y tragedia? Tal vez para no olvidar que el miedo a la muerte es algo que nos acompañará siempre. ¿Cuántas obras más con estas historias hay en las salas del museo? Basta con recorrerlas y verás que las historias de terror no son pocas y que, pese a lo que preferiríamos, hay muchos más gritos de horror en el arte.

4


ACTIVIDADES 1. Solicitar materiales en el museo para trabajar al interior de éste, en familia. 2. Reflexionar en grupo sobre los contenidos vistos: ¿Qué obra te pareció más terrorífica, por qué? ¿Da más miedo una pintura en blanco y negro o a color? ¿Asusta más una pintura donde se entienden claramente los personajes, como la de Goya, o una donde son más geométricos, como la de Picasso? ¿Ves alguna otra historia de terror en otro cuadro? ¿Cuál? Sí es así, la persona de la familia que la vea, puede contar a los demás la historia que ve. 3. Iniciar una actividad de pintura, en donde cada persona de la familia pintará su propia historia de terror. Plantear la actividad buscando opciones de cómo se puede representar el miedo: Ahora pintaremos cada uno nuestra propia historia de terror. Se puede pintar una historia ficticia, una vivencia personal, un acontecimiento histórico, una pesadilla. Las posibilidades deben quedar abiertas. ¿Cómo podemos pintar mejor el miedo? ¿Con qué colores? ¿Podremos deformar las figuras para que sean más expresivas? ¿El terror se siente más de día o de noche? 4. Una vez terminada la pintura, continuar con el recorrido del museo en sus dos salas, conociendo las más de 80 reproducciones que Artequin Viña del Mar posee. Dejar los materiales en recepción, y las obras llevarlas como recuerdo de una actividad familiar, para hacer en casa su propia exposición de pinturas de terror. Le invitamos a visitar el museo en familia el fin de semana; de martes a viernes inscribir cursos de colegios o instituciones para que realicen visitas guiadas; participar de los talleres de verano e informarse de las capacitaciones y cursos que Artequin Viña del Mar ofrece durante el año para profesores. ¡Gracias por hacer este recorrido junto a nosotros!

Dirección: Alcalde Prieto Nieto nº 500. Parque Potrerillos, interior Quinta Vergara. Teléfono: (32) 2973637. E-mail: info@artequinvina.cl. Sitio web: www.artequinvina.cl

fin


3 Historias de Terror