Page 26

} hombres ciegos y mujeres talentosas: Sobre

Una breve historia de las mujeres en el cómic norteamericano

Por Trina Robbins*

Si una lectora promedio se fiara sólo de las historias del cómic escritas por hombres, no sabría que las mujeres norteamericanas han estado dibujando historietas desde hace tanto tiempo como ellos. En su libro de 1974 The Comics, Jerry Robinson dedica exactamente dos páginas de un total de 248 a las mujeres creadoras de historietas. La Smithsonian Collection of Newspaper Comics de 1977 va más allá al no incluir a ninguna en sus 336 páginas. Sin embargo, el primer cómic escrito por una mujer norteamericana del que se tenga noticia fue dibujado por Rose O’Neill para la revista Truth en 1896. Los estudiosos del tema establecen el nacimiento del cómic norteamericano en 1895, con The Yellow Kid, la tira cómica creada por R.E. Outcault. Rose O’Neill es más conocida como la creadora de los “kewpies”, esas delicadas y menudas figuras con un aire “cupídico” que en 1909 aparecieron por primera vez en forma de cómic en The Ladies Home Journal, en Women’s Home Companion y en Good Housekeeping. Los “kewpies” se convirtieron en una moda nacional que incluyó el lanzamiento de toda clase de artículos, desde ropa, manteles y platos hasta muñecos “kewpies” que aún hoy se venden por cientos de dólares. Hacia los años 30 las tiras cómicas de los “kewpies” ya aparecían en periódicos nacionales. O’Neill siguió dibujándolos hasta su muerte, en 1944. No obstante, años antes del nacimiento de los “kewpies”, otras mujeres ya habían entrado al mundo de las tiras cómicas. The Angel Child, de Kate Carew, conocida en su día como “la única mujer caricaturista”, debutó en 1902 con la que probablemente sea la primera tira cómica hecha por una mujer publicada en un periódico. Grace Drayton apareció en la escena un año después que Kate Carew 26 · ARTECONTEXTO · DOSSIER

KATE CAREW The Angel Child, tira cómica de periódico, 1902

con sus comics protagonizados por chicos de mejillas rozagantes, muy parecidos a los Campbell Kids. Dicha semejanza dista de ser una coincidencia, pues Drayton creó los Campbell Kids en 1905. Hasta su muerte, en 1946, la prolífica dibujante creó interminables tiras cómicas sobre chicos adorables con nombres tan sugerentes como Toodles, Dolly Drake and Bobby Blake, Dolly Dingle, Dolly Dimples y Dottie Darling, además de numerosos libros para niños y muñecos de papel. Tanto O’Neill como Drayton crearon iconos que han perdurado hasta nuestros días. Con su profusión de “kewpies”, Dolly Dimples y Angel Children, las mujeres caricaturistas de comienzos del siglo XX obviamente se especializaron en niños tiernos, sin embargo esta tendencia cambió con la llegada de Nell Brinkley. En 1907 Brinkley viajó de Colorado a Nueva York para trabajar en los periódicos de William Randolph Hearst. Hacia 1908 sus hermosas mujeres, conocidas como “las chicas de Nell Brinkley”, ya se habían ganado el corazón de toda Norteamérica, se habían adaptado como espectáculo de variedades en el Ziegfeld Follies y habían inspirado al menos tres canciones populares. El arte de Nell Brinkley vendió productos como los polvos faciales Djer Kiss y el shampoo Hennfoam, además del “Fijador Capilar Nell Brinkley”. Las chicas coloreaban sus dibujos en blanco y negro, los pegaban en sus álbumes de recortes y los copiaban. Cuando murió en 1944 -el mismo año en que falleció Rose O’Neillla revista American Artist ecribió: “La difunta Nell Brinkley...inspiró a más copistas amateur que Charles Dana Gibson.” No obstante, Brinkley también inspiró a copistas profesionales. Fue ella quien abrió la puerta a las caricaturas de las chicas guapas y estilizadas, y artistas como Virginia Huget y Ethel Hays aprovecharon para cru-

Profile for ARTEHOY Publicaciones y Gestion SL

ARTECONTEXTO Nº10.  

Dossier: COMIC WORLD / MUNDO CÓMIC 2006

ARTECONTEXTO Nº10.  

Dossier: COMIC WORLD / MUNDO CÓMIC 2006

Advertisement