Page 19

TAD Sin título. Tira cómica en blanco y negro, dibujo original.

Popeye’s Cartoon Club, donde se describía directamente el arte de hacer caricaturas y el modo en que los monigotes se convertían en figuras representacionales capaces de desempeñar actividades verosímiles que podían ir desde lo divertido y lo fantástico hasta lo auténticamente terrible y escabroso, como ocurría en la gran saga épica Plunder Island, que incluía personajes como Sea Hag y Goon, creados por Segar sucesivamente en las páginas dominicales entre diciembre de 1933 y julio de 1934. El pionero de la estética del monigote (donde unos dibujos aparentemente simples realizados con líneas negras aludían no sólo a personajes y escenarios sino también a la energía expresiva de unos artistas y de una sociedad) no fue otro que TAD, el caricaturista exhibido en la pintura de Davis. TAD empezó su carrera en los primeros días de las tiras cómicas de la prensa, justo después de que Winsor McCay les mostrara a otros artistas que los comics podían ser un medio de expresión artística y no sólo de éxito comercial. Little Nemo y Dream of the Rarebit Fiend, de McCay (ambos publicados en la segunda mitad de la primera década del siglo XX), combinaban las situaciones fantásticas y un sentido casi clásico del oficio del dibujo con una forma abiertamente revolucionaria de diseñar la página impresa. En la obra de McCay la página no era sólo el lugar donde podían leerse los paneles sucesivos como guías en el desarrollo temporal de la historia; era también un objeto integral de diseño donde las relaciones formales de los colores y las formas eran tan importantes como las historias oníricas que se narraban. La concepción diagramática y formal de los comics creó una rama de

expresión artística en el medio cuyo ejemplo más recurrente es la obra de Chris Ware, quien a fin de potenciar sus efectos se vale del contraste entre el control formal de sus diseños y la ausencia de control emocional en las vidas de sus personajes. TAD exploró un enfoque diferente basado en la torpeza inherente y el poder expresivo de las propias líneas del dibujo, independientemente de las escenas descritas. Su popularidad se remonta a finales de los años 10, cuando las caricaturas deportivas en blanco y negro vinieron a sumarse a los comics en color de los domingos que McCay y otros creaban. Un buen ejemplo es el dibujo perteneciente a la colección de George Herriman que TAD dedicó a su pupilo. La página es una reunión de seis escenas relacionadas temáticamente más que por una trama narrativa o un patrón visual. Sin embargo, el estilo del dibujo y la expresión verbal se unifican en la obra de un modo diferente, más abstracto. En particular, el dibujo es tan humorístico como lo que se describe en él. Las líneas negras delatan una especie de energía bizarra que el artista ha filtrado en ellas, tal como se aprecia en los zapatos infantiles dibujados siempre bajo su firma. Esta cualidad expresiva se conecta con el lector de un modo visceral y hace del dibujo algo interno antes que una representación realista o una instantánea de determinada escena. Este estilo, denominado comúnmente “big foot”, revivió y se hizo popular en manos de R. Crumb a mediados de los años 60 y unos años después fue utilizado por el pintor Philip Guston, quien tras abandonar el expresionismo abstracto empezó a crear grandes lienzos llenos de dibujos y figuras con líneas rudimentarias. En muchos sentidos la energía de estos dibujos DOSSIER · ARTECONTEXTO · 19

Profile for ARTEHOY Publicaciones y Gestion SL

ARTECONTEXTO Nº10.  

Dossier: COMIC WORLD / MUNDO CÓMIC 2006

ARTECONTEXTO Nº10.  

Dossier: COMIC WORLD / MUNDO CÓMIC 2006

Advertisement