Page 107

PIErrE huyghE París Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris

cal de marionetas, escenificando un encargo del Carpenter Center for the Visual Arts (Harvard), construido en 1965 por el arquitecto francés. La sombra del pasado (la exposición universal, Le Corbusier) y la posibilidad de un territorio inexplorado (el segundo vídeo, A Journey that

JOANA NEVES Con ocasión de la esperada reapertura del Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris, cerrado por obras durante casi tres años, Pierre Huyghe fue invitado a realizar una gigantesca exposición, presentada simultáneamente con la de Bonnard y la ampliación que alberga la colección permanente (donde destaca, digámoslo de paso, el excelente vídeo de Dominique González-Foerster, Atomic Park). Premiado en 2001 por el pabellón francés de la Bienal de Venecia, el nombre de Pierre Huyghe refuta lo que algunos califican como marasmo del arte francés actual. Curiosamente consensual, sintomáticamente americanizado en los medios y en el cuestionamiento que desarrolla (no perdamos de vista que está representado por la súper-galería americana Marian Goodman), Huyghe empezó basando su trabajo en los métodos narrativos y clichés imagéticos del cine para extender su interrogación a la sociedad del espectáculo en general, derivando en proyectos como Ann Lee –realizado con Philippe Parreno-, donde invitó a varios artistas a “animar” a una muñeca japonesa “manga” cuyos derechos habían sido adquiridos para la ocasión con el ánimo de “salvarla” de un final anónimo y nada memorable. Celebration Park (Huyghe ha elegido un nombre en inglés, claro, lo más catchy posible) se aparta de los cánones espaciotemporales de la exposición museológica, cuenta con un prólogo y un desarrollo –la exposición misma– y prevé la construcción futura del así llamado “Parque de Celebraciones”. La relación con la Exposición Universal de 1937 –fecha de construcción del museo– no es fortuita y se encuadra en el espíritu de demarcación temporal, de experiencia individual y colectiva de un evento que tiene implicaciones, temporales (la fecha) y espaciales (monumento, feria...), y en la historia afectiva. Por otro lado, confirmando la calidad de su trabajo, lo que en un principio es hermético e incomprensible acaba revelando toda su claridad. El Prólogo: unas puertas blancas (gigantescas) se abren automáticamente a un corredor inundado de frases, escritas en luces de neón, sobre la renuncia a la propiedad (intelectual), referencias que en el fondo “pertenecen” espiritualmente a todos: el blanco de la nieve, el MAM de la Ville de Paris, “Ficciones”... Esto basta para dar que pensar, pues del lado izquierdo de este espacio ofrece una habitación de vidrio donde aparecen una serie de calendarios dorados, en cuyas hojas se reparten los días, las horas y los minutos. En la segunda fase, la de la exposición, las paredes del espacio se llenan de propuestas para posibles celebraciones realizadas por varios artistas invitados por Huyghe. Los calendarios se mantienen como una oferta a que el espectador se tome en serio la posibilidad de rescribir su historia. Ahora las enormes puertas se desplazan a lo largo de carriles suspendidos, girando sobre sí mismas, y nos conducen hasta un primer vídeo donde el artista y Le Corbusier aparecen en un espectáculo musi-

Celebration Park, 2006 Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris/ARC © Florian Kleinefenn

Wasn’t), sitúan al espectador en un limbo entre la realidad y la ficción, la creación y el acontecimiento accidental. A Journey that Wasn’t fue realizado durante una expedición científica a una isla de la Antártida supuestamente no incluida en los mapas y habitada por una especie desconocida. Con todo, las referencias de la experiencia traspuestas el espacio estético del museo resultan a veces un poco literales: a través de una ventana se vislumbra la reconstrucción topográfica de la isla, en el segundo vídeo un concierto cuya división es también una adaptación musical de la topografía de la isla. Todas estas trasposiciones nos sitúan y nos retiran del espacio vivido –la exposición está concebida como un todo y no como una suma de piezas–, a la vez que nos enseñan más sobre la idea de ficción y el deseo de reinventar(nos) que sobre su propio contenido. Las pistas que recogemos en este recorrido se van haciendo más y más densas en la memoria, van construyendo una noción flexible del tiempo, sujeta a la creación y al deseo de lo desconocido. À suivre... CRÍTICAS · ARTECONTEXTO · 107

Profile for ARTEHOY Publicaciones y Gestion SL

ARTECONTEXTO Nº10.  

Dossier: COMIC WORLD / MUNDO CÓMIC 2006

ARTECONTEXTO Nº10.  

Dossier: COMIC WORLD / MUNDO CÓMIC 2006

Advertisement