Page 61

2.

atrapará el calor sobrante en la atmósfera, iniciando un proceso de recalentamiento del sistema. Además del CO2, existen otros gases de efecto invernadero, tales como el agua y el metano, este último expulsado por los entes vivos en vida o descomposición. En segundo lugar, como el planeta responde a un sistema termodinámico, la energía acumulada debido al calor, debe de ser liberada a través de tormentas más fuertes y frecuentes. Como resultado de ello, según las estadísticas en 1970, solo hubo 78 eventos de desastre natural, mientras que en el 2004 fueron 348 . Actualmente estos problemas afectan a 40 millones de personas y, de seguir la actual tendencia, en el 2075 serán 150 millones los que sufrirán. Para el Banco Mundial, si la actual tendencia continua y el aumento de la temperatura llega a ser mayor a los 2ºC, la vida en la Tierra se acercará a una espiral catastrófica que implicará el derretimiento de los polos, glaciares y témpanos, con el consiguiente incremento del nivel de los océanos y, como consecuencia de ello, la desaparición de naciones isleñas y las zonas de los bordes costeros, donde se concentra una gran parte de la población del mundo; serán afectados todos los ecosistemas y se ingresará a una espiral de no retorno de calentamiento global. Esto significará el colapso económico del sistema actual, una mayor cantidad de conflictos entre las naciones, por el resguardo de las fronteras y los bienes; mayores migraciones y posibles guerras por los recursos que les permitan sobrevivir como sociedad. Si el incremento, a fines de este siglo, llega a los 4ºC, habrá una mayor aceleración de la fuerza en

61

Edición 87 Revista Habitar  
Edición 87 Revista Habitar