Page 173

“Los elementos compositivos son la línea y el punto, en una estética del purismo y la simplificación. Podemos adivinar la musicalidad matemática inherente en ella, una musicalidad no sonora que juega “en consonancia” con uno de los elementos invisibles más característicos de la ciudad litoral portuguesa de Aveiro: el viento”.

“Museu Stª Joana Princesa” porque en él se encuentra el santuario de la santa y fue ocupado por las dependencias del Convento de Jesús. Es un patio abierto al cielo que está cerrado en tres de sus lados por altas paredes blancas de 11 metros de altura. Uno de los muros tiene tres pequeñas puertas que dan salida a un aula de servicios educativos. El lado que completa el perímetro es una sala acristalada interna de menor altura, desde la cual el público aprecia las obras. En una esquina de este patio, contra las enormes paredes limpias, está expuesta permanentemente la escultura del antiguo dios griego de la medicina, Asclepio, que se convierte en el

contrapunto la obra: el peso visual vs la liviandad. La pulcritud de la obra obedece a una lectura consiente y cuidada del volumen, el vacío arquitectónico y los elementos incluidos. Fueron analizadas las relaciones proporcionales del espacio y sus características de abierto y cerrado, las fugas visuales, la luminosidad, el color dominante y el viento. Dentro de los elementos determinantes están la escultura y el borde desde donde el público aprecia la instalación. La escultura del dios griego fue fundamental para la concepción de la pieza “Encontro”, ya que por ser

una presencia permanente en el espacio planteaba un problema y una oportunidad: definir su propio ámbito y suscitar una tensión dinámica entre dos lenguajes divergentes. Con los elementos mínimos para la resolución de la propuesta, fueron suspendidas 36 esferas negras que dibujaron una frontera virtual entre el espacio total que se fuga al cielo y el ámbito reservado para la escultura. En otras palabras, se trabajó en el vacío del espacio para revelar un linde de puntos que apelan a una representación escultórica auto contenida y autónoma.

173

Edición 87 Revista Habitar