Page 1

N° 14 año III marzo de 2014

A bordo del Amtrak, un viaje puro placer Nueva York-Montreal-Nueva York por la arquitecta Luciana Machado

Estadio Maracana Rio de Janeiro Mundial de football 2014, lugar donde la seleccion de Argentina comienza el 15 de junio sus partidos del Mundial.

Supongo que el viaje perfecto debe ser aquel que se planifica con un objetivo que nos gusta; donde todos los participantes ponen buena onda; se elige el medio de transporte más idóneo, y todas nuestras expectativas resultan cumplidas y en algunos casos, superadas por la realidad. Esta es la historia de un viaje así, perfecto, realizado entre Nueva York (USA) y Montreal (Canadá), en diciembre de 2013. En tren, el Amtrak, para mayores datos…


A bordo del Amtrak, un viaje puro placer. Nueva York-Montreal- Nueva York Por la arquitecta Luciana Machado

Supongo que el viaje perfecto debe ser aquel que se planifica con un objetivo que nos gusta; donde todos los participantes ponen buena onda; se elige el medio de transporte más idóneo, y todas nuestras expectativas resultan cumplidas y en algunos casos, superadas por la realidad. Esta es la historia de un viaje así, perfecto, realizado entre Nueva York (USA) y Montreal (Canadá), en diciembre de 2013. En tren, el Amtrak, para mayores datos…

La elección del medio de transporte entre Nueva York y Montre descarte. La familia se concentraba en Manhattan en diciembre emprender juntos el viaje hasta Montreal. Algunos llegaban desde también desde Quito, Ecuador. Yo vivo en Nueva York y aquí los juntos, viajar hasta Montreal donde mi hermana tenía fecha de parto d prevista para el 21 de ese mes. La idea era recibir al nuevo miemb todos reunidos y pasar juntos, en esa ciudad, las fiestas de Navidad.


eal se hizo por e, con idea de Buenos Aires y esperaba para, de su Ăşltimo hijo bro de la familia


Previamente al viaje, cuando ya el (absolutamente cumplido, como Montreal ya estaba nevando des intención inicial, que era hacer el en otras oportunidades, pero la p tormenta de nieve en cualquier lu nos hizo desistir del auto. La otra opción que barajamos fu descartamos y no estuvimos d nuestro viaje hubo demoras y can inusualmente crudo, como vimos de informarnos que se trataba de que se presenta cada montón de el viaje perfecto que con tanta min vórtice polar podrán encontrar in días, por mi parte lo único que ahora?! La idea de hacer el viaje en tren, e se trató de una idea luminosa que en ese momento tomamos como como argentinos, no estamos ac planificamos un viaje de placer. S sabemos que en el trayecto podem Tomada la decisión, el 10 de di familia. Lo hice por internet, des York. Me preguntaron si deseaba hice. Para que comiencen a hacer Montreal-Nueva York cuesta 19 optativo. Los pasajeros senior y lo El Amtrak sale de la estación G Madison Square Garden-, todos lo punto, y arriba a la Gare Centrale, centro de Montreal, ese mismo d exacta porque como se hace inm si el tren viene muy completo o se irregularidad en su visa, es pos significativa. El viaje de regreso es igual, s montrealense a las 9.30 y arriba a las partidas es, insisto, absoluta.


l pronóstico auguraba un invierno muy duro vimos luego), y teniendo en cuenta que en sde noviembre, comenzamos a dudar de la l trayecto en auto, como lo habíamos hecho posibilidad cierta de vernos en medio de una ugar del camino y perdernos el nacimiento,

ue reservar pasajes en avión. Que también desacertados ya que, para las fechas de ncelaciones todos los días debido a un clima s reflejado en los diarios que se encargaron e un “vórtice polar”, un fenómeno climático años y que parecía decidido a estropearnos nuciosidad veníamos planificando. Sobre el nformación en todos los periódicos de esos se me ocurría pensar era ¡¿Por qué justo

en el Amtrak fue, entonces, por descarte. No e prendió en nuestros espíritus sino lo que o “y bueno, es lo que hay…” Es cierto que, costumbrados a pensar en el tren cuando Si lo hacemos es porque no nos queda otra, y mos sufrir todo tipo de incomodidades. iciembre compré los pasajes para toda la sde la computadora del estudio en Nueva a contratar seguro de viaje, lo que también r cuentitas, cada pasaje regular Nueva York90 dólares, más el seguro del equipaje, os niños pagan una tarifa más baja. Gran Central –Penn Station, donde está el os días del año a las 8.15 absolutamente en , en el 895 de la Rue de la Gauchetière, pleno día pasadas las 19, hora de llegada no tan migración en la frontera entre los dos países, e presenta el caso de pasajeros con alguna sible que haya alguna demora aunque no

sólo que el Amtrak parte de la estación a Nueva York a las 19.20. La puntualidad de


Estamos en viaje

A partir de los lectore los paisaj Por esto, fotos. Sin comenzan Muy bien será siem nunca ex asientos d vagón est estantes s cuenta tam no falta e papel y los En los va avión: anc horizonta sensación paisaje po los lector rebatibles menciona campos h Un vagón con venta ensaladas cuánto pa La opción entiende f impiden q consumir instaladas como yo q nos qued quienes n


e que nos dimos cuenta que estaría bueno compartir la experiencia con es de Arquinoticias comenzamos a tomar fotos, tanto del tren como de jes que, a medida que avanzábamos en el recorrido, más nos atraían. gran parte de esta descripción quedará ampliada y mejorada por las n embargo podemos relatarles nuestras sensaciones y opiniones, ndo por el tren, nuestro hábitat transitorio. mantenidos, los vagones que integran la formación –no sabemos si mpre así, pero en los cuatro viajes que al final hicimos en él, el Amtrak xcedió de los seis vagones- están equipados con dos hileras de dobles de cada lado del coche. Un espacio al comienzo y al final del tá reservado para equipajes de gran tamaño. Los de mano se ubican en sobre los asientos, similares a los de las cabinas de avión. Cada vagón mbién con un baño equipado con inodoro con tabla, lavabo, espejo, y el champú para lavarse las manos, el papel higiénico, las toallas de s cubre tabla descartables. agones, los asientos son similares a los del sector business de un chos e individuales, se extienden con una pieza batiente que mantiene ales las piernas y el respaldo se acuesta a 45 grados, generando una n de reposo ideal para que, quien no tenga ganas de absorber el or los ojos como yo, duerma sin problemas. Iluminación puntual para res, enchufes individuales para las tablet o notebooks y mesitas s en cada asiento, componen el resto del confort, sin olvidar de ar la calefacción, indispensable para atravesar sanos y salvos tantos helados. n completo está destinado al bar y comedor. En el centro se ubica el bar, a de gaseosas, cerveza, vinos de California y café, y tentempiés como s, snacks de verduras frescas con salsa tipo mayonesa, sándwiches y asatiempo masticable exista, dulce o salado. n, una vez que el camarero –único, vende, cobra y sirve, y tanto francés como inglés- nos entrega la caja de cartón con pestañas que que los vasos terminen en el piso, es volver a nuestro asiento y r la comida allí. O sentarnos en alguna de las mesitas fijas con asientos s a lo largo del vagón bar. Esto es lo mejor para muchos pasajeros que, iPad en mano aprovechamos que en ese sector del tren hay Wi-fi y damos leyendo los diarios, recibiendo mails o poniendo al tanto a nos deben ir a buscar a la estación de cuánto viaje aún falta.


Los tramites

Todo muy bien, dirán usted son inevitables. En este cas comencemos por el principi Para entrar a Canadá en el A otra vía: pasaporte del país pasaje del tren, que deberá leído por un escáner manu redactado en francés y en i estar debidamente comple nombre, número de pasap alimentos, alcohol o animale En la parada Rouses Point, bar del tren se cierra y los p sin utilizar los baños. Sube recibiendo el formulario qu preguntaron cuánto tiempo Es cierto que hubo persona para los dos días que decla decían y lo que habían llenad una larga media hora los age La recomendación, entonc pasaporte con visa y el form esconder en el equipaje (au quedarse sentado mientras


des, pero se trata de entrar a otro país, y ya sabemos que los trámites so, la inmigración se hace sentaditos en el mismo asiento del tren. Pero io. Amtrak necesitamos los mismos documentos que si entráramos por s de origen con visa válida otorgada por la embajada de Canadá, y el mostrarse antes de subir y luego ya ubicados en el asiento, donde es ual. Al subir al tren un agente de inmigración entrega un formulario, inglés, similar al que se llena cuando se viaje por avión, que deberá etado cuando le sea requerido. Simple y sencillo, sólo preguntan porte, motivos del viaje, y si está llevando algo “prohibido” como es. ubicada justo en la línea divisoria entre Estados Unidos y Canadá, el pasajeros son invitados a quedarse sentados en sus asientos, incluso en las autoridades de inmigración que recorren asiento por asiento ue cada pasajero ya llenó y, al menos en nuestro caso, sólo nos nos quedaríamos en Montreal. as que tuvieron alguna dificultad ya que llevaban demasiado equipaje araban se quedarían en el destino o alguna contradicción entre lo que do en el formulario. Pero nadie se quedó en Rouses Point… Y luego de entes terminaron su control y seguimos viaje. ces, es tener a mano el pasaje impreso o electrónico del Amtrak, el mulario de inmigración completado. Y no tener ningún “pecado” que unque no vi revisárselo a nadie), además de algo de paciencia para el trámite finaliza en todo el tren.


El trayecto Desde que abordamos el tren y nos sentamos -olvidé decir que los asientos no están asignados, de manera que estar media horita antes para no subir últimos y quedarnos sin ventanilla está bueno- en la Penn Station de Nueva York, las estaciones a lo largo del trayecto son: Yonkers, Croton-Harmon, Poughkeepsie, Hudson, Albany, Schenectady, Saratoga, Fort Eduard, Whitehall, Fair Haven, Ticonderoga, Port Henry, Westport, Port Kent y Plattsburgh, de los Estados Unidos, y Rouses Point, Saint Lambert y Montreal, de Canadá, aunque no se detiene en todas ellas. En el caso de quienes toman el Amtrak para hacer Nueva YorkToronto, el trayecto es el mismo hasta Schenectady, y allí se abre totalmente avanzando hacia el Oeste a través de las estaciones Amsterdam, Utica, Rome, Syracuse, Rochester, Buffalo y Niagara Falls, donde se hace inmigración, continuando luego hasta Toronto, Canadá. Así es hablando de los recorridos hacia Canadá, porque el Amtrak tiene rutas de trenes hacia más de 500 destinos en 46 estados de la Unión.


Esto es lo formal, la enumeración de los lugares por los que atraviesa la trocha del tren a diferentes velocidades, según el tramo, cortando campos casi despoblados o atravesando áreas urbanas, incluso algunas con barreras a nivel de las rutas. Todas muy señalizadas, mantenidas y con faroles rojos colgando por todos lados, pero barreras a nivel al fin. La parte informal o sensorial es la que cada uno de ustedes deberá comprobar personalmente cuando hagan el viaje. Sólo puedo transmitirles mis sensaciones, si soy capaz de darles forma con palabras. Imaginen, en diciembre, una extensión de 535 kilómetros casi totalmente nevada. Bosques encantados con pinos enormes con sus ramas cargadas de nieve, lagos completamente helados sobre los que vemos a lo lejos motas de colores que al acercarnos son pequeñas carpas de pescadores que extraen sus piezas del agua debajo del hielo calado.


El recorrido atraviesa la zona de viñedos de Hudson Valley, aunque los colores de las plantaciones no se aprecian en invierno, en cambio vemos las mil formas del paisaje, ahora blanco, estremecedoramente estático. Los techos de las viviendas rurales que se ven desde el tren, cubiertos totalmente de nieve algodonosa, las hace parecer casitas de cuento, iluminadas por las luces de colores que iluminan los pinos navideños, cubiertos de nieve real, no de algodón, como la que poníamos en nuestros arbolitos porteños… Atravesamos poblados y zonas rurales, con viviendas espaciadas y todas acompañadas por el típico granero de techos en pendiente. También, increíbles casas estilo colonial, con muros hechos con siding de madera, torreta, acceso por una galería elevada que se extiende a ambos lados de la puerta principal, y muchas molduras. En las zonas urbanas vemos viviendas actuales preparadas para la nieve, que incorporan unas estructuras parecidas a gazebos que cubren los vehículos y protegen las puertas de las viviendas para evitar que la nieve los tape. Luego, cuando


llega la primavera esas estructuras se retiran y guardan hasta el próximo invierno. Las estaciones, aún las de poblados más importantes, como Saratoga o Albany, tienen algo del viejo estilo rural, con edificios de ladrillos y andenes semicubiertos con empleados uniformados. El tren, una tras otra, va dejando atrás las estaciones. El suave andar nos va adormeciendo, en una ensoñación que nos aleja del interior del vagón para entrar en las imágenes que nos presenta el paisaje, ahora lacustre, antes rural, y ya pronto urbano pues estamos entrando a la hermosa Montreal. Oficialmente de habla francesa; el inglés es también lengua corriente allí. Nos esperan días de familia y más nieve. Una fórmula perfecta para una Navidad tan largamente saboreada.


a単o 3 - numero 14- marzo de 2014

E an n° 14 a bordo del amtrak, un viaje puro placer por la arq. Luciana Machado  

Supongo que el viaje perfecto debe ser aquel que se planifica con un objetivo que nos gusta; donde todos los participantes ponen buena onda;...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you