Page 1

N° 4

Un puente hacia el presente año II febrero 2013

Amancio Williams La Casa Puente por el Arquitecto Carlos Luis Dibar

Vigencia de una arquitectura valiente basada en una creatividad sin preconceptos. Mas allá de tendencias y fronteras, Amancio Williams sigue teniendo resonancia en el mundo de la arquitectura. En un tiempo que era común hablar de “estilos” sus ideas de arquitectura y urbanismo son un puente entre el pasado y el presente. paginas 21 a 36

tapa Auditorio en la iglesia del convento de Sant Francesc. David Closes Santpedor (Cataluña) España

Carlos L Dibar arquitecto de la Universidad de Buenos Aires en actividad profesional y Critico de Arte y Arquitectura. Especializado en preservación del patrimonio histórico de la arquitectura y temas urbanísticos y de la ciudad. Fue creador y director del Suplemento de Arquitectura del diario “El Cronista” 1986-1994. y realizador del proyecto, lanzamiento y dirección del suplemento de Arquitectura del diario “La Nación”. 1994-1996. Ha creado y dirigido varios programas de televisión. Integrante del Comité organizador Bienal de Arquitectura desde 1985-2013 Miembro de múltiples jurados de premios de arquitectura, diseño y arte. Editor de distintas publicaciones y secciones de Arquitectura: Asesor y miembro del comité argentino ante la Bienal de Arquitectura de Venecia 2012


Un puente hacia el presente Amancio Williams La Casa Puente por el Arquitecto Carlos Luis Dibar

Vigencia de una arquitectura valiente basada en una creatividad sin preconceptos. Mas allá de tendencias y fronteras, Amancio Williams sigue teniendo resonancia en el mundo de la arquitectura. En un tiempo que era común hablar de “estilos” sus ideas de arquitectura y urbanismo son como un puente entre el pasado y el presente. Su nombre está asociado al desarrollo de una serie de ideas urbanas que apuntan a una profunda transformación del habitat urbano. Poco profeta en su tierra , la Universidad de Harvard organizó tres exposiciones sobre su obra, en 1951 y 1957 y la ultima en el año 1987, merced a la intervención de dos argentinos que alternaron su decanato: Rodolfo Machado y Jorge Silvetti

Amancio construyó pocas obras, proyectó muchas, pero sobre estuvieron dedicadas a sus ideales de creatividad para hacer co humanidad. Si bien la labor de Amancio Williams puede definirse como de ca relevante. Una de ellas es la célebre “Casa del Puente” que Amanc propio decir en un reportaje que le realizara personalmente el mes d es impropio ya que no se trata de un puente; más bien hay que pens es que está apoyada estructuralmente sobre una losa curva cuya co Tras la muerte de Alberto Williams la casa fue vendida y utilizada pa nas remodelaciones. Tras la muerte de su propietario la casa entró Cultural y Natural por la Municipalidad de General Pueyrredón y de s dó abandonada y sufrió un incendio y una serie de actos de vandalis


etodo fue un pensador incansable cuyas ideas constantemente on la arquitectura un continente construido para el hombre y la

arácter teórico, construyó algunas obras que adquirieron un valor cio construyó en Mar del Plata para su padre entre 1943 y 1945. A su de Agosto de 1987 en su casona de Belgrano:” El nombre de la casa sar en una vivienda sobre un arroyo, que corre por debajo.” Lo cierto oncavidad es inversa a la curva descendente. ara la emisora de radio LU9, lo cual llevó a que se le realizaran alguó en sucesión y a pesar de que fue declarada de Interés Patrimonial, ser incorporada al Código de Preservación Patrimonial, la casa quesmo, al igual que la Ville Savoye, de Le Corbusier.


Una carta que refleja su pensamiento* (extracto) Con la Casa Puente en ejecución, Amancio recibe la encomienda de su hermano Mario para realizar su propia casa también en Mar del Plata. Extraigo de esta carta a su hermano del 9 de Diciembre de 1943, invalorables conceptos sobre su postura ante la generación de arquitectura, ya sea construida, dibujada o simplemente ideada: “La arquitectura es una de las formas más completas en que una época puede manifestarse, porque es la resultante de dos grandes fuerzas: el espíritu de la época y los recursos con que ella cuenta. Una época que tenga un gran espíritu construye, aún con recursos pobres, si éstos se emplean bien, grandes obras. Ejemplo las grandes arquitecturas antiguas que sólo contaron con piedra, ladrillo o madera y cálculos elementales. Una época con espíritu equivocado, aunque tenga enormes recursos materiales y científicos produce bodrio. Ejemplo el final del siglo XIX y el principio del XX que contando con hierro y hormigón armado, no consiguió una arquitectura que los expresara (salvo honrosas e incomprendidas excepciones). Esto se debió al espíritu de imitación, opuesto al de creación, que reinaba en la arquitectura del mundo entero desde el Renacimiento y que sólo ahora empieza a sacudirse. Si recorres la historia de la arquitectura, aunque sea a grandes líneas, verás en todas las grandes épocas un extraordinario esfuerzo de creación. En todas se inventa, no se copia. Ningún arquitecto griego construye en estilo egipcio o asirio, ningún bizantino en estilo romano, griego o persa, ningún francés del siglo XIII en estilo bizantino o románico. ¿Por qué? Porque en las grandes épocas y en los grandes artistas está ausente el espíritu de copia, la preocupación es crear. Si en Grecia, en Bizancio, en la Francia Medieval, hubieran renunciado a la creación, como renunció el mundo entero el siglo pasado (en arquitectura), y se hubieran dedicado a copiar, a estilizar, seguiríamos construyendo como los egipcios, que lo hacían admirablemente para su época pero no en una forma buena para hoy. Actualmente tiene que crearse una gran arquitectura, pues por un lado se cuenta con recursos ilimitados: materiales y medios de construcción extraordinarios, universalidad de la ciencia, etc., y por otro se define ya el


espíritu propio de la época, que empieza a aflorar, inaccesible aún a la masa, pero que ya reconocen los que saben ver. Todo el mundo que piensa, filósofos de la historia y de la política, grandes críticos, etc., están de acuerdo en que una nueva época empieza. Una nueva época con su nuevo arte y su nueva mentalidad. Y los que hoy rechazan sus primeras manifestaciones, aferrándose a los prejuicios de la decadencia de la época anterior, son tan ciegos y (consciente o inconscientemente) tan criminales como quienes silbaron a Wagner, mandaron a Siberia a Dostoievsky o condenaron a la miseria a Rembrandt. El filisteo, el que no comprende, es el peor obstáculo al movimiento que avanza, pero como no tiene suficiente fuerza, termina por ser arrollado. ¿Dónde están ahora los señores académicos que condenaron al impresionismo? Sus nombres han muerto, sus obras nunca se vivieron, y si alguien los recuerda alguna vez es con desprecio. ¿Y los pomposos críticos que calificaron de caótica a la novena sinfonía? ¿Y los incomprensivos burgueses que se burlaban de Debussy? El espíritu de la época terminará por triunfar. Y es mejor haber sido de los primeros, haber contribuido y no obstaculizado, haber comprendido, y no haberse reído o indignado, haber acompañado y alentado a los precursores, y no haber intentado aplastarles con el horrible peso de la masa burguesa. Negar la creación es cerrar el camino al progreso, querer retroceder, imitando tal o cual estilo, es contribuir a la degeneración y al caos, es cortar las posibilidades de llegar a un gran arte”. *Fuente: Revista 3 “Modernos Rioplatenses” Nº6)


Descripción de la Casa Puente Amancio Williams formuló una de las propuestas más originales y rigurosas de la arquitectura moderna argentina. Se trató de la llamada Casa del Puente también conocida como Casa del Arroyo o Casa Williams, una obra concebida para su padre, el músico y compositor Alberto Williams. El predio de dos hectáreas, ubicado en las afueras de la ciudad de Mar del Plata en el Barrio Pinos de Anchorena, se encontraba en esa época surcado por un arroyo. La casa fue construida entre 1943 y 1946, sobre un puente que reunía las dos orillas del arroyo. Williams conjugó en una misma obra la racionalidad tecnológica moderna con la topografía. La maestría del diseño alcanzó la fusión entre elementos abstractos, como el puente y la terraza, con elementos de tradición criolla, como la galería de entrada (ubicada al pie del ingreso, en uno de los pilares del puente). El predio contaba también con una construcción separada que incluía el garage y el pabellón de servicio. Si bien las dimensiones de la casa no son demasiado grandes (nueve metros de ancho por unos 27 metros de largo, con una altura de seis metros), tanto su excepcional ubicación sobre la cuenca del arroyo, como el paisaje boscoso y la perspectiva sobreelevada de la obra, generan una sensación de mayor tamaño. El arroyo funcionaba cono punto de apoyo invertido de la obra. La estructura general es geométrica, casi abstracta, capaz de reducirse a tres elementos básicos: la lámina curva del puente, las líneas horizontales que guían el diseño del living y el plano de la terraza. La lámina curva trabaja de forma simultánea con la losa plana de la planta pag.25


principal y las barandas-vigas que la rodean, por medio de tabiques verticales. La planta baja consta de dos entradas ubicadas en los puntos de apoyo del puente. La transparencia de este acceso contribuye al movimiento de la obra, gracias a los ventanales que dejan al descubierto las escaleras apoyadas sobre el arco del puente. El living cubre todo el largo de la casa y se vincula con el exterior a través de un ventanal continuo de 27 metros de largo. El diseño de la obra fue pensado como una forma no intrusiva de incorporar arquitectura dentro de la naturaleza. Según sus propios escritos y declaraciones, el objetivo principal de Amancio Williams consistió en realizar una estructura totalmente liviana, aérea y transparente, que al mismo tiempo fuera honesta en el uso de los materiales. El hormigón armado utilizado en la obra fue ensayado en laboratorio para que lograra resistir el deterioro climático sin mantenimiento. En su faz externa se lo martelinó y trató químicamente para dejarlo a la intemperie sin recubrirlo. Williams no quería tapar con artificios la honestidad de los materiales. Por su parte, el interior de la casa fue construido en placas de madera, en un taller de carpintería que realizó puertas, ventanas, escaleras y mobiliario. La casa se montó primero en el taller, luego se desmontó y se volvió a armar in situ. Luego de la muerte de Amancio Williams, en 1989, la Casa del Puente fue declarada Monumento Histórico Nacional. Hoy en día se encuentra en estado de abandono avanzado y muchas de las características de su construcción original se han perdido para siempre. *(Fuente, Suplemento de Arquitectura, diario Clarín)

pag.26


Cien años del nacimiento del arquitecto Amancio Williams. 19 de febrero de 1913

Williams nació en la ciudad de Buenos Aires en 1913. Su padre era el músico Alberto Williams. A los 18 años ingresó a la Facultad de Ingeniería de la UBA, aunque abandonó sus estudios tres años más tarde para dedicarse a la aviación, hasta que ingresó a la Facultad de Arquitectura de la UBA en 1938, de la cual egresó en 1941. Williams se destacó por un enfoque basado en la investigación, pero pocos de sus proyectos fueron realizados. Uno de ellos fue la Casa del Puente, la cual diseñó para su padre y fue construida entre 1943 y 1945 (bajo su dirección). En 1949 se hizo cargo de la dirección del único proyecto del reconocido arquitecto moderno suizo-francés Le Corbusier en Sudamérica, la Casa Curutchet (ubicada en La Plata). Williams es reconocido por difundir los ideales del movimiento moderno y ha sido nombrado miembro honorario de instituciones como la Universidad de la República y la Universidad Federico Villarreal. También formó parte de la Academia Nacional de Bellas Artes y recibió un premio de la Fundación Konex en 1982. Algunos de sus proyectos nunca realizados incluyen una propuesta para el aeropuerto de Buenos Aires y la llamada »Ciudad que necesita la humanidad«. Muchos de estos proyectos fueron expuestos y aparecieron en revistas especializadas, recibiendo reconocimiento por parte de sus colegas.


tarjeta y dibujo de Le Corbusier dedicado a AW, “Amancio Williams compte sur mon amitié” bon voyage Amancio 8 nov. 47 Paris”

Amancio Williams junto a su mujer la arquitecta Delfina Galvez y sus 8 hijos.


Extractos de una Nota y Reportaje a Amancio Williams (Realizada por los arqs. Diego Armando y Carlos L. Dibar para El Cronista Arquitectura y publicada el 30/9/1987)

Amancio Williams nos recibió en su casona de la calle Virrey Loreto, en Belgrano (esa que tanto le costó que no demolieran) en una soleada tarde del mes de Agosto (1987).La casa que perteneció a su padre el compositor Alberto Williams, fue diseñada por Alejandro Christophersen, una de las glorias de la arquitectura ecléctica Hoy está convertida en lo que podría denominarse un museo de la obra de Williams, y los largos salones que posee apenas alcanzan para albergar la magnitud e importancia de sus planes urbanos. ¿Que esos proyectos no se realicen? Poco parece importarle a Amancio. Creemos que su verdadera preocupación actual consiste en que sus ideas se difundan, para que alguien, y de ello él no tiene dudas retome su testimonio y las lleve a cabo. Razón no le falta. El año pasado quedó inaugurada la sede central del Hong-Kong Bank sobre diseño del estudio del arquitecto inglés Norman Foster. El edificio está concebido con entrepisos colgantes, similar al de un proyecto de Amancio del año 1946. Una idea que demoró cuarenta años en cristalizarse. ¿Cuántos años habrán de transcurrir hasta que sus otros diseños (que a primera vista pueden parecer como irrealizables, como meras utopías), sean tenidos en cuenta? Hoy no lo podemos saber. Entre recuerdos y anécdotas y con el ronco sonido de las máquinas que asfaltaban las calles circundantes como fondo, Amancio comenzó, de a poco, a contarnos uno a uno sus planes urbanísticos. Los diseños urbanísticos del arquitecto pueden sintetizarse en tres instancias: La Ciudad de la Antártida, Las Viviendas en el Espacio, y por último, el trabajo más importante, estudio que lo ha llevado a una situación cercana a la de “permanente proyecto” ya que comenzó a desarrollarlo hace muchos años y aun hoy lo sigue fingiendo : La Ciudad que necesita la Humanidad. “Esta ciudad está basada en el concepto de ciudad lineal (linear-city)”, nos explica Amancio. “Yo ya he demostrado que en las ciudades superficiales, es decir, las urbes actuales no se puede seguir viviendo de la manera que lo hacemos. Tenemos que poder salir de una vez de esta forma de vida. La idea que yo propongo tiene enormes ventajas.” Se percibe que Williams no ha querido dejar ningún detalle librado al azar: “Toda la ciudad es hermética, alimentada por aire acondicionado. En cuanto


a la estructura yo he dibujado pórticos estructurales en una forma elemental y primitiva, si bien son más que suficientes para las cargas que van a recibir. Cuando se haga el estudio definitivo, habrá que hacer un cálculo muy refinado y, en consecuencia, los pórticos van a reducir sus dimensiones.” Amancio nos acerca una foto donde podemos ver el caos edilicio que rige en Buenos Aires: “La idea de la ciudad lineal ya está latente entre nosotros. Desde La Plata hacia el Norte, esa situación se está dando en forma natural. Esa ciudad puede llegar incluso hasta Santa Fe pasando por Escobar, Zárate y Rosario a lo largo de la costa del Paraná. Tengamos en cuenta que en este momento en Buenos Aires y el conurbano viven ocho millones de habitantes en malas condiciones. Con un desarrollo de cien kilómetros de ciudad lineal (es decir, aproximadamente la distancia entre Escobar y La Plata) la población podría rondar los veinticinco millones de personas con una densidad de 18 metros cuadrados por habitantes que es altísima.”

tapa del suplemento de arquitectura del diario El Cronista Comercial, que editaba e l a r q . C a r l o s D i b a r, d e septiembre de 1987 dedicada al arq, Amancio Williams


sede central del HSBC en Hong Kong proyecto del arquitecto Norman Foster año 2008

Amancio Williams y Norman Foster

proyecto para un edificio de oficinas con pisos colgantes del arquitecto Amancio Williams año 1946

A propósito del Hong Kong Bank, de Norman Foster, obra publicada en El Cronista Comercial del miércoles 6 de corriente, un lector, Roque Berazategui, nos ha escrito sugiriéndonos no olvidar al arquitecto argentino Amancio Williams. Es cierto, Williams diseñó hace más de 35 años estructura similar a la del edificio de Foster. Se trata de una gran estructura de hormigón, con entrepisos de acero, sumamente livianos, de donde cuelgan tensores de secciones mínimas, quedando las plantas prácticamente libres. Es interesante comprender hasta qué punto Williams supo adelantarse a su tiempo. El parecido entre ambos edificios es notable. Basta mirar la perspectiva del proyecto Williams y compararla con la realización de Foster. Y a propósito de proyectos no realizados Amancio manifestó una vez que: “No tiene demasiada importancia el que yo no vea concretados todos mis proyectos. Lo único que cuenta es que mis estudios me sobrevivirán y podrán ser realizados por otros.” Palabras que bien pueden ser consideradas como premonitorias. extracto de nota del arq. Diego Armando publicada en el Cronista Comercial de septiembre de 1987


Una nueva etapa para la casa sobre el arroyo La Casa sobre el Arroyo de Amancio Williams tiene una denominación local en Mar del Plata donde es conocida afectivamente como “La Casa del Puente”. Con la compra por parte de la Municipalidad de Gral. Pueyrredon en 2012 de una porción de terreno que contiene a las edificaciones, el cauce del arroyo y parque se inicia una nueva etapa para la supervivencia del conjunto. Es así como en diciembre de 2012 se crea el Museo de Sitio Casa del Puente dependiente de la Secretaría de Cultura. El mismo alojará asimismo un Centro de Interpretación de la Arquitectura Moderna. A partir de ese momento se pone en marcha de Proyecto Ejecutivo de restauración para los edificios y parque. Se con forma un grupo de trabajo con diversas instituciones intervinientes como la Comisión Nacional de Museos y Monumentos y Lugares Históricos CNMMLH, la Dirección Nacional de Arquitectura DNA, el Archivo Williams, el Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio CICOP, el Centro Argentino de Arquitectos Paisajistas CAAP, la Secretaría de Planeamiento Urbano, la Secretaría de Cultura, con aportes de Turismo Emtur, Ente Municipal de Vialidad y Alumbrado Público EMVIAL y Ente de Ente de Obras y Servicios Urbanos ENOSUR de Gral. Pueyrredon, con la posibilidad incorporación de otros organismos. Como primeras acciones podemos destacar la firma de un convenio con el Archivo Williams por el que se reproducen digitalmente los aproximadamente 600 planos que elaboró Amancio Williams para la construcción. El Archivo ha sistematizado esa documentación fundamental que es la base para la evaluación y estudio de las acciones a realizar. Ello se acompaña con datos del expediente original de construcción, documentación histórica diversa, interpretación de la Cartas internacionales emanadas principalmente por Unesco, entre otras. Asimismo se ha firmado un convenio de cooperación técnica con CICOP


14 de febrero de 1913

100 años del nacimiento de Amancio Williams para asistir al equipo con las áreas expertas de la cuestión patrimonial en sus diversas especialidades, con el Centro de Geología de Costas y Cuaternario de la Universidad Nacional de Mar del Plata para realizar un relevamiento planialtimétrico y de ubicación de árboles actualizado en el total del predio. A pie de obra, se realizan y encaminan diversos relevamientos de estado, como insumo para integrar la toma de decisiones del Proyecto Ejecutivo, así como estudios e informes de especialistas. Ello ha permitido encaminar algunas acciones preventivas abordadas por equipos de la municipalidad, a fin de estabilizar las situaciones más urgentes, previas al inicio de la restauración integral Desde el primer momento se ha acordado que luego de tantos años de estar vedado al uso público, con su apertura a partir del 11 de enero de 2013, se han de ofrecer diversas alternativas para que los visitantes puedan tener acceso al conjunto. Ellos son, recorridos didácticos guiados en donde se puede visitar el parque y casa principal y conocer mucha información referida a la historia y sus protagonistas. Arq. Graciela Di Iorio Directora Casa del Puente, Mar del Plata

Las fotos y planos son del Archivo Williams Claudio Williams – Director


a単o 2 - numero 4 - febrero de 2013

Un puente hacia el presente por el arq. Carlos L. Dibar  

Vigencia de una arquitectura valiente basada en una creatividad sin preconceptos. Mas allá de tendencias y fronteras, Amancio Williams sigue...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you