Page 1

PASTORAL

SIGLO XXI Aテ前: 4 No: 43

MEDITA> EDUCAR A LOS JOVENES EN LA JUSTICIA Y LA PAZ / P. 3

COSTO DE EDICION: $7.00 COMPROMETETE> AMOR INCONDICIONAL / P. 8

FEBRERO 2012 LA VOZ DE LA IGLESIA EN MONTERREY NOTICIAS DESPEDIDA EMMO. SR. CARDENAL FRANCISCO ROBLES / P. 15


CONOCE

Pastoral Siglo XXI > p.2

¿QUÉ ES EL KERIGMA? A CONOCE > EDITORIAL

l tratar este tema quisiera mencionar algunos aspectos que nos ayuden a clarificar y entender mejor esta parte del Proceso Evangelizador y como iluminación a lo visto en la Asamblea eclesial pasada 2011: su concepto, su objetivo general, las metas, su contenido teológico y sus características, veamos. El concepto del Kerigma es la proclamación, ungida y testimonial de Jesús muerto y resucitado, constituido Señor, Salvador y Mesías, según la promesa del Padre, para suscitar la fe y la conversión mediante la acción del Espíritu Santo. Algunos de los ejemplos más claros del Kerigma son el pasaje de la samaritana (Jn. 4, 28-30), y el primer discurso de Pedro (Hch. 2, 14-39).

Su Objetivo principal es suscitar la fe y la conversión (CT 19). Ha de llevar una adhesión personal y explícita a Jesucristo: aceptándolo como único Señor (CT 19 y 20; CFL 33; RM 46) mediante la acción del Espíritu Santo, porque “puede decirse que el Espíritu Santo, es el agente principal de la Evangelización. Él es quien impulsa a cada uno a anunciar el Evangelio y quien en lo hondo de las conciencias hace aceptar y comprender la palabra de la salvación”. (EN 75). ¿Cuáles son las metas concretas del Kerigma? a) Crecer y experimentar esta verdad: Dios me ama (Jn. 4, 16-21); b) Conciencia de pecado y de la necesidad de salvación; c) Encuentro personal con Cristo vivo, y experiencia de su salvación y vida nueva; d) Reconocimiento y consagración a Jesucristo como Señor de mi vida y de la historia; e) Reavivar y hacer operante el don del Espíritu Santo “como poder” para ser testigos de Jesús y f) Perseverar en la comunidad, en la oración y en la catequesis (Hch. 2, 42-47). ¿Y cuál es el contenido teológico que debe desarrollar el Kerigma? Lo que se proclama no es tanto una doctrina sino lo que hizo una persona concreta con sus hechos de salvación: Jesús muerto, resucitado y glorificado; con sus tres títulos más grandiosos: Salvador, Señor y Mesías. Los principales modelos kerigmáticos los podemos encontrar en estos textos: Hch. 2, 14-39; 3, 12-26; 4,10-12.20; 5, 29-32; 10, 34-43; 13, 16-41; 1Cor. 15, 1-17; Lc. 24,26. El contenido del Kerigma se puede desarrollar en estos temas, de los cuáles no debe faltar ninguno: Tema 1: ¡Hemos encontrado al Mesías!; Tema 2: ¡Jesús vive, es nuestro Salvador!; Tema 3: Jesús, muéstranos al Padre; Tema 4: Jesús nos ofrece su Reino; Tema 5: Jesucristo nos descubre el misterio del hombre; Tema 6: Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia; Tema 7: Yo les daré mi Espíritu; Tema 8: Ustedes son mis testigos; y Tema 9: María, la Madre de Jesucristo. Aunque la evangelización fundamental se de en forma de curso, a través de una serie de temas, no hay que reducirla a esto; ya que el kerigma es, ante todo, la comunicación de una experiencia de salvación y de un encuentro personal con el amor de Dios vivo que nos salva y da una nueva vida en Cristo, por su Espíritu Santo. Y las características del kerigma son: Proclamación decidida, alegre, testimonial, ungida, pública, solemne, impactante, global, sintética, fundamental, clara, inequívoca, explícita, sencilla, directa, viva, espontánea, vibrante, llena de ardor (CT 25); presenta una persona viva y pide una decisión radical u opción fundamental. He escrito toda esta información sobre el tema del Kerigma, sobre todo en este año en que nuestra Asamblea eclesial Diocesana 2011, nos invita a fundamentar nuestra Evangelización en esta experiencia personal de Jesús, Ojalá que al seleccionar los distintos métodos que existen en nuestra Arquidiócesis, tomemos en cuenta estos elementos para su mejor aprovechamiento en nuestra comunidades parroquiales. Pbro. Walter Fernando Gómez Olvera Director Editorial


CONOCE

CONOCE > LA VOZ DEL PASTOR CONTENIDO CONOCE EDITORIAL / p.2 LA VOZ DEL PASTOR / p.3 LA UTILIDAD DEL ANTIGUO TESTAMENTO / p.4 LOS VITRALES ESPAÑOLES DEL PERPETUO SOCORRO / p.5 MEDITA DA BRILLO A TU VIDA BRILLANDO PARA LOS DEMÁS / p.6 LA VIDA CON FE Y ESPERANZA / p.7 DIOS ES MADRE / p.8, p.9 COMPROMETETE AMOR, NO SENSIBILERÍAS / p.10 LA IGLESIA NACIENTE / p.11 LA CATEQUESIS DESDE LA SAGRADA ESCRITURA / p.12 INDULGENCIAS / p.13 CUIDADANOS COMPROMETIDOS / p.14 VIVE MANUAL DEL CIUDADANO CRISTIANO / p.15 FOTOS DESPEDIDA CARDENAL / p.16

DIRECTORIO Subdirector Pbro. Juan José Martínez Segovia Director Editorial Pbro. Walter Fernando Gómez Olvera Coordinación Lic. Juan Pablo Vazquez Rodríguez Consejo Editorial Lic. Yolanda Ruiz Martínez Lic. Jorge Rodríguez Tueme Pbro. Juan José Martínez Segovia Pbro. Walter F. Gómez Olvera Pbro. Javier Hernández Raygoza Pbro. Leopoldo García Mtz. Colaboradores Secretariados, Departamentos y Comisiones de la Arquidiócesis. Representantes Parroquiales. Redacción y Revisión Departamento de Comunicación Diseño LDGP Daniel Garcia Impreso Servicios Integrales Offset Distribución Mensajería y paquetería Galgo S.A. de C.V. Contabilidad Jasso Silva y Asociados S.C. Directorio Periódico Mensual Febrero de 2012. Editor responsable: Pbro. Walter F. Gómez Olvera. No. de certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional de Derecho de Autor: 04-2007- 072412073100-01. No. de Certificado de lícitud de Título: 13903. No. de Certificado de licitud de Contenido: 11476. Domicilio de la Publicación: Calle Zuazua 1100 Sur, Barrio Antiguo, C.P. 64000, Monterrey N.L. Imprenta: SERVICIOS INTEGRALES OFFSET Priv. Apodaca 2109 Col. Topochico, Monterrey N.L. C.P. 64260 Tel. 83-52 30 27 Distribuidor: Mensajeria y Paquetería Galgo, Calle 16 de Septiembre 413 Ote. Col. Independencia C.P. 64720 Monterrey, N.L.

Pastoral Siglo XXI > p.3

EDUCAR A LOS JÓVENES EN LA JUSTICIA Y LA PAZ

El comienzo de un Año nuevo, don de Dios a la humanidad, es una invitación a desear a todos, con mucha confianza y afecto, que este tiempo que tenemos por delante esté marcado por la justicia y la paz. ¿Con qué actitud debemos mirar el nuevo año? En el salmo 130 encontramos una imagen muy bella. El salmista dice que el hombre de fe aguarda al Señor «más que el centinela la aurora» (v. 6), lo aguarda con una sólida esperanza, porque sabe que traerá luz, misericordia, salvación. Esta espera nace de la experiencia del pueblo elegido, el cual reconoce que Dios lo ha educado para mirar el mundo en su verdad y a no dejarse abatir por las tribulaciones. Os invito a abrir el año 2012 con dicha actitud de confianza. Es verdad que en el año que termina ha aumentado el sentimiento de frustración por la crisis que agobia a la sociedad, al mundo del trabajo y la economía; una crisis cuyas raíces son sobre todo culturales y antropológicas. Parece como si un manto de oscuridad hubiera descendido sobre nuestro tiempo y no dejara ver con claridad la luz del día. En esta oscuridad, sin embargo, el corazón del hombre no cesa de esperar la aurora de la que habla el salmista. Se percibe de manera especialmente viva y visible en los jóvenes, y por esa razón me dirijo a ellos teniendo en cuenta la aportación que pueden y deben ofrecer a la sociedad. Así pues, quisiera presentar el Mensaje para la XLV Jornada Mundial de la Paz en una perspectiva educativa: «Educar a los jóvenes en la justicia y la paz», convencido de que ellos, con su entusiasmo y su impulso hacia los ideales, pueden ofrecer al mundo una nueva esperanza. Mi mensaje se dirige también a los padres, las familias y a todos los estamentos educativos y formativos, así como a los responsables en los distintos ámbitos de la vida religiosa, social, política, económica, cultural y de la comunicación. Prestar atención al mundo juvenil, saber escucharlo y valorarlo, no es sólo una oportunidad, sino un deber primario de toda la sociedad, para la construcción de un futuro de justicia y de paz. Se ha de transmitir a los jóvenes el aprecio por el valor positivo de la vida, suscitando en ellos el deseo de gastarla al servicio del bien. Éste es un deber en el que todos estamos comprometidos en primera persona. Las preocupaciones manifestadas en estos últimos tiempos por muchos jóvenes en diversas regiones del mundo expresan el deseo de mirar con fundada esperanza el futuro. En la actualidad, muchos son los aspectos que les preocupan: el deseo de recibir una formación que los prepare con más profundidad a afrontar la realidad, la dificultad de formar una familia y encontrar un puesto estable de trabajo, la capacidad efectiva de contribuir al mundo de la política, de la cultura y de la economía, para edificar una sociedad con un rostro más humano y solidario. Es importante que estos fermentos, y el impulso idealista que contienen, encuentren la justa atención en todos los sectores de la sociedad. La Iglesia mira a los jóvenes con esperanza, confía en ellos y los anima a buscar la verdad, a defender el bien común, a tener una perspectiva abierta sobre el mundo y ojos capaces de ver «cosas nuevas» (Is 42,9; 48,6). BENEDICTO XVI


CONOCE CONOCE > PASTORAL BIBLICA

Pastoral Siglo XXI > p.4

LA UTILIDAD DEL ANTIGUO TESTAMENTO

L

a Biblia es en su totalidad Palabra de Dios. Un solo Espíritu anima toda la Biblia; prueba de ello es su maravillosa unidad y coherencia, aun dentro de un proceso evolutivo. La Biblia nos cuenta las etapas de una Revelación por parte de Dios que busca una Alianza (testamento, en latín) de amor con los hombres, primero a través de Moisés y después del mismo Cristo. El mensaje de Jesús está en continuidad con el Antiguo Testamento y no se entendería sin este, pero a su vez lo supera (Mt 5, 17-48). Hay textos y textos en la Biblia; algunos son más importantes y permanentes y otros circunstanciales y caducos. Unos revelan la intención profunda de Dios y otros pagan tributo a las distintas épocas y a la dureza del corazón humano. Es típico el caso de Jesús que aparece en Dt 24, 1: Si un hombre se casa con una mujer, pero después le toma aversión porque descubre en ella algo que le desagrada, y por eso escribe un acta de divorcio, se la entregará y la despedirá de su casa. Jesús considera esta disposición de Moisés como una realización parcial del verdadero proyecto de Dios que encontramos en Gn 2, 24 donde aparece la voluntad de Dios con respecto a la indisolubilidad del matrimonio. Ya Marción en el siglo segundo había rechazado el Antiguo Testamento como texto sagrado porque lo consideraba la expresión de un Dios salvaje y bárbaro que no tenía nada que ver con el de Cristo. Y sin embargo la Iglesia nunca aceptó esta postura porque Cristo no quiso abolir el Antiguo Testamento sino llevarlo a su perfección (Mt 5, 17) y a su plena comprensión ya que el mismo está lleno de textos estupendos, sobre todo proféticos, en los cuales brillan el amor, el perdón, la ternura y el universalismo de Dios. El rezo de los Salmos se ha perpetuado por ejemplo en la Iglesia. Si Cristo es la última y definitiva Palabra de Dios en su diálogo con la humanidad, hace falta conocer también la que le antecede para entender plenamente su Proyecto. El Antiguo Testamento encubre al Nuevo y este descubre al Antiguo. Las Escrituras dan testimonio de mí (Jn 5, 39), dice Jesús. La historia de Israel es importante para los cristianos porque es la anticipación de lo que pasa también hoy. Por ejemplo las tentaciones del pueblo en el desierto siguen siendo nuestras tentaciones de hoy. El Mesías ha venido, pero no ha establecido el Reino de Dios de un solo golpe como se creía. Tan solo lo ha inaugurado dejando a sus discípulos, animados por el Espíritu, la tarea de realizarlo a través de un larga marcha. En el Antiguo Testamento el pueblo de Israel es el pueblo elegido por Dios, pero en vista de una misión universal como “luz de las naciones”, la que hoy es una urgencia impostergable para la Iglesia. La bendición de Dios para Abraham y su descendencia ha de extenderse a todos los pueblos de la tierra. En realidad Dios se revela de alguna manera a todos los pueblos y culturas y está presente en la historia de todos los pueblos; pero es la Palabra de Dios la que nos ayuda a discernir e interpretar esa presencia. Pbro. Santiago Gutiérrez Sáenz Rector de la Catedral Metropolitana y Coordinador de la Pastoral Bíblica


CONOCE LOS VITRALES ESPAÑOLES DEL PERPETUO SOCORRO CONOCE > ARTE SACRO

Pastoral Siglo XXI > p.5

A continuación una página de mi último libro “Dolores y Perpetuo Socorro: Historia, murales y vitrales”. “En el vitral sobre la puerta principal, visto por dentro abajo a la derecha, está la firma de quien realizó los vitrales “Unión de artistas vidrieros, Irún, España”. Irún es una localidad española localizada en el País Vasco. La Unión de Artistas Vidrieros fue fundada en 1923 en Irún, los socios fundadores fueron Luis Boada Rolin, Jesús Arrecubieta Otaño y otro socio de apellido Echaniz. Boada había tenido ya algo de experiencia en la fabricación de vidrieras en la cercana localidad francesa de Hendaya. La Unión de Artistas Vidrieros padece la historia española de mediados del siglo XX cuando son destruidas sus instalaciones por la guerra civil. Después de la misma recomienzan la actividad productiva ya sin Echaniz quien tuvo que exiliarse. La Unión realizó más de 5,000 trabajos que aún lucen en los cinco continentes, entre ellos destaca lo realizado para el Santuario del Perpetuo Socorro en Monterrey. Realizaron trabajos que se enviaron a Japón, Cuba, los Estados Unidos y Filipinas, entre otros muchos países. Su obra incluye la restauración de las vidrieras de las catedrales de Toledo y León en España, entre otros muchos trabajos más. En estos trabajos tuvo alguna participación el joven José Luis Alonso Susperregui (nacido en 1943) quien hacía poco tiempo había entrado a trabajar como ayudante en la Unión. Él narra que recuerda perfectamente los trabajos realizados para Monterrey cuando tenía poco tiempo de haber ingresado a laborar, trabajo que, por cierto, “duró un buen tiempo” en ser concluido. Trabajará en la Unión algunos años y la abandonará para cumplir el servicio militar. Después de esta experiencia regresará a trabajar en el mundo del vidrio y en 1973 regresa a Artistas Vidrieros. En 1979 asume la dirección de la misma y registra la marca de Artistas Vidrieros. En comunicación telefónica el 21 de junio del 2011 comentó que hace cerca de tres años la Unión fue vendida a un consorcio madrileño. Los archivos de la Unión pasaron a la Diputación de Guipuzkoa. Él recuerda perfectamente que entre los documentos estaba por lo menos un bosquejo de alguno de los vitrales grandes del Santuario.” El mencionado volumen será presentado por el Lic. Amado Barrera y por el Lic. Rodrigo Ledesma el 11 de febrero a las 12 mediodía en los mencionados templos localizados en el centro de Monterrey. Después de esta fecha será posible adquirirlo en los mencionados templos así como en la Parroquia del Espíritu Santo en Cd. Guadalupe, N. L.

Pbro. Lic. José Raúl Mena Seifert Miembro de la Dimensión de los Bienes Culturales de la Iglesia. jmena@arquinetmty.com En facebook: difusiondeartesacro


MEDITA

MEDITA > REFLEXION

Pastoral Siglo XXI > p.6

DA BRILLO A TU VIDA BRILLANDO PARA LOS DEMÁS

E

s importante que tengas un amplio conocimiento de ti mismo, saber quién y cómo eres. Identificándote plenamente con tus alcances y limitaciones tendrás un dato preciso de tu capacidad, para poder medirte con las metas que te has propuesto y reconocer el esfuerzo que necesitas desarrollar para conseguir aquello que tú quieres.

LO QUE ERES HOY FUE TU DECISION DE AYER. LO QUE SERAS MAÑANA, ES TU DECISION DE HOY…. TU PUEDES VIVIR SEGÚN LO DECIDAS, EN UN INFIERNO O EN UN PARAISO. A tu alrededor está un mundo, obsérvalo bien y podrás encontrar en cada lugar, la evidencia clara y objetiva de las metas que otros se trazaron, muchas de ellas fueron logradas con hazañas de verdaderos héroes. El éxito logrado por muchas de estas personas, no sólo fue para su beneficio personal, fue de utilidad para todos. La primera meta de cada individuo fue conservar la vida. ¿Realmente cuáles son mis metas? De tantas cosas que queremos, no hemos iniciado todavía el camino por la conquista de alguna de ellas… Podemos ser magníficos planeadores, porque trazamos brillantes programas, pero nunca tocamos tierra firme. Debemos observarnos y conocernos bien, para así calificarnos con sinceridad. Debemos poner un hasta aquí firme y decidido a esta tibia participación y hacer los cambios con una actitud positiva y realista para llegar a ser lo que queremos ser.. ...DA UNA DIRECCION POSITIVA A TU VIDA, TOMA EL TIMON EN TUS MANOS Y GUIATE A DONDE QUIERAS LLEGAR. Tener objetivos en la vida es sinónimo de madurez personal, es luchar por algo y para algo, es sembrar la semilla para cosechar algo que se desea, es sentir hoy la realidad del mañana. Gozar de alegrías, de paz, de tranquilidad y disfrutar plenamente cada día, sólo será posible, si para cada atardecer ya se consiguió algo de la meta que previamente nos hemos establecido. SI AUN NO SABES LO QUE QUIERES EN LA VIDA, ES QUE NO TE HAS IDENTIFICADO CON TU VIDA... EL SER HUMANO ES LA CRIATURA MAS IMPORTANTE DEL UNIVERSO Y ESTA DESTIANDO PARA LOGRAR LOS PROPOSITOS MAS IMPORTNATES DE DIOS. Los logros no llegan solos, se requiere ACCION, CONSTANCIA y FE, para obtenerlos. Recuerda que en ti residen todas las fuerzas necesarias para lograr tus éxitos; que eres el director de tu propia sinfónica; que sólo tú decides el camino del paraíso o del infierno que quieras vivir. Navegar por el mundo, sin llevar una dirección propia, es aceptar ser manipulado por personas o circunstancias, es no haber tomado en las manos, el timón de nuestra propia vida, es no valorar la maravilla que representa el ser humano. Es importante que hagas un alto en el camino y reflexiones acerca de los objetivos que te has propuesto; seguro que si actúas sin dobles y sin cansancio, pronto podrás saborear la dicha, al alcanzar todas esas cosas que quieres para ti. Recuerda que el camino de la lucha se ilumina con la luz del trabajo, los obstáculos se superan con el esfuerzo. Tú eres una persona, eres una maravilla, por eso tienes todo lo que se requiere, para llegar a donde tú deseas. Un triunfador, sólo piensa en lo agradable del esfuerzo y en la satisfacción del éxito…No lo olvides: DA BRILLO A TU VIDA, BRILLANDO PARA LOS DEMAS.

Pbro. Benito Ramírez Márquez Párroco en San Pedro Apóstol (Centro Allende)


MEDITA

MEDITA > REFLEXION

LA VIDA CON FE

Pastoral Siglo XXI > p.7

Y ESPERANZA

“Si alguno de ustedes carece de sabiduría, que la pida a Dios, que da a todos generosamente y sin echarlo en cara, y se la dará. Pero que la pida con fe, sin vacilar; porque el que vacila es semejante al oleaje del mar, agitado por el viento y zarandeado de una a otra parte. Que no piense recibir cosa alguna del Señor un hombre como éste, un hombre irresoluto e inconstante en todos sus caminos.” (Carta de Santiago 1, 5-8). Para muchos el año pasado les trajo logros, conquistas, metas cumplidas; para otros fracasos, frustraciones, rompimientos y en algunos más, lamentablemente, la muerte. La vida es caprichosa ya que a veces nos da y a veces nos quita. No a todos nos trata por igual y no siempre se dan las cosas de la misma manera. Definitivamente, la vida es un misterio, algo que rebasa nuestra comprensión. Por esto mismo, siempre habrá que verla con respeto. La vida nos da en abundancia cuando la fortuna aparece por todos lados: el premio en un sorteo, el incremento del sueldo, subir de puesto en el trabajo, la graduación de un hijo, las soñadas vacaciones, etc. Cuando vienen todas estas y muchas otras cosas hermosas hasta podemos sentirnos en deuda con la vida, porque parece darnos más de lo que merecemos; nos sentimos afortunados y rodeados de una atmósfera tan increíble que todo nos resulta sorprendente. Pero cuando la vida nos quita, en muchas de las ocasiones resulta ser muy doloroso: la pérdida de un ser querido, una enfermedad prolongada o incurable, despido de un trabajo, el rompimiento de una relación de noviazgo o matrimonial, etc. Cuando viene toda esta desgracia creemos que se nos ha hecho una injusticia y no nos explicamos por qué sucedió. Estas cosas rebasan nuestra capacidad de asimilar y aceptar todo lo que se vuelve en nuestra contra. Ante la tristeza acudimos a los medios naturales que tenemos a nuestro alcance, tales como la razón, pero tarde que temprano nos damos cuenta que no es suficiente, aún faltan cuestiones por responder. Por lo que es importante desarrollar una virtud que nos ayude a valorar rectamente tanto lo bueno como lo malo que nos sucede. Esta virtud es LA FE. Sólo en ella comprendemos y sobre todo aceptamos, lo que nos sucede. En los tiempos de prosperidad esta virtud nos ayuda a no creer que todo es resultado única y exclusivamente de nuestro esfuerzo, o peor aún, que todo es resultado de la casualidad, el azar y la fortuna. La fe nos brinda el conocimiento que va más allá de la razón y nos descubre aquello que viene de Dios y que por lo tanto, debemos agradecer y como compromiso….multiplicar. La fe, además, nos ubica en la realidad cuando todo parece oscuro y lleno de penumbra. Nos ayuda a no absolutizar un momento doloroso como si fuera lo único en la vida o como si esa experiencia dolorosa fuera a ser la última experiencia de nuestra vida. En este sentido la fe da al creyente, la fuerza necesaria para superar el trago amargo por el que pasamos y con ella podemos ver la luz al final del camino. En la fe y por la fe, somos capaces de escudriñar los misterios de la vida y en el gran misterio que es la vida. Pero cuando hablamos de fe no nos imaginemos sólo una actitud interior, una fuerza que sale de dentro. La fe es ante todo un regalo que viene de Dios, que nos orienta hacia Él y nos hace dirigir nuestra mirada hacia su Rostro, para darnos cuenta que en Cristo Jesús todo es posible. El mismo Señor Jesús lo afirma en el Evangelio: “todo es posible para el que tiene fe”. (Mc. 9, 2223). La fe también nos abre hacia la esperanza, porque sólo con esta virtud podemos dirigirnos hacia algo cada vez más prometedor, tal y como nos lo dice la Carta a los Hebreos: “la fe es pues, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. (Heb. 11, 11). El Papa Juan Pablo II en su Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte, nos invita a ver al futuro con esperanza. ¿Por qué? Porque siempre lo que viene es mucho mejor que lo que se fue, porque en Dios el final-final nunca será desastroso, Él ha vencido y en Él nosotros venceremos. Para ver ese futuro con esperanza, el Papa, en esta Carta, nos invita a vivir el presente con PASIÓN, es decir, con todo el entusiasmo y la fuerza posible, ya que apremia, en este mundo abatido, una forma de vida intensa y profunda. Ante este año que comienza recuerda que nada está escrito aún. Pase lo que pase, sea bueno o no, Dios estará siempre contigo, alegrándose en tus momentos de fiesta y consolándote en los momentos amargos. Cree en esto, pero sobre todo cree en Él y no pierdas la esperanza, porque en Dios todo es posible. Haz todo como si todo dependiera de ti y pon en Dios todas las cosas como si todo dependiera de Él BENDICIONES! Pbro. Roberto Figueroa Mendez Párroco en san Rafael Arcángel


COMPROMETETE

DIOS ES MADRE COMPROMETETE > REFLEXION

Pastoral Siglo XXI > p.8

Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Mateo 5,38-48

E

l Señor Jesucristo nos invita para que nuestra justicia sea mayor que la de los escribas y de los fariseos, los cuales se quedan en la sola observancia de la ley mientras que aquel que se precie de ser un auténtico cristiano tiene que ser capaz de ir mucho más allá de lo que la ley prescribe. Y es que el amor es la prescripción de Jesús, pero colocándonos el ejemplo de un Dios que como Padre celestial ama a malos y a buenos y a justos e injustos.

Cuando los cristianos hablamos acerca del amor, conforme el modelo de aquello que Dios ha hecho por nosotros y nos ofrece a todos, debemos referir cuatro cualidades: la gratuidad, la incondicionalidad, la espontaneidad y que sea indiscriminado. Estas cuatro cualidades las puedes comprender si te sientas por un momento a meditar el por qué en el Evangelio del día de hoy, el Señor quiso explicar el amor que Dios nos ofrece sin distinciones y colocó la imagen del sol que sale sobre buenos y malos y de la lluvia que cae sobre justos e injustos. Estas dos imágenes: la lluvia y el sol te podrán aclarar que el ejercicio del amor de Dios es gratuito porque se da sin que el otro tenga un título por el cual exija aquello que ofrece la lluvia o el sol, es incondicional porque el amor auténtico,… así como la lluvia y el sol no condicionan ciertas cualidades o ciertas circunstancias para ofrecerse, es espontáneo porque simplemente el amor, la lluvia y el sol se dan aunque no hubiese quien les aprovechara y es indiscriminado porque el amor, la lluvia y el sol no se dan a unos con excepción de otros, aunque se tratare de los malos y de los injustos. Y así es como nos ama Dios y así es como Él espera que nosotros amemos a los demás. Quisiera profundizar el día de hoy sobre una sola de esas cualidades del amor de Dios: la incondicionalidad, aplicado a una de las expresiones del amor que lo vive a mayor profundidad: el amor materno. Y es que es tan grande el amor materno que algunos, como ha sido el caso del Padre John Powell en su libro de El Amor Incondicional, han optado por decir que en nuestro tiempo y en nuestra cultura, la manifestación de amor más cercana al amor que Dios tiene para con sus hijos, es más la del amor materno que la del paterno. Él dice que un padre de familia en nuestra cultura esperará siempre recibir un motivo para manifestar el amor que tiene: se siente orgulloso del hijo que se parece a él y entonces le manifiesta su orgullo, se siente realizado por un hijo que concluye una carrera y entonces le manifiesta el amor, un día le dice al hijo que está muy contento porque ha puesto un negocio y así tiene un motivo para desbordar el afecto... En un padre hay siempre algo que le motiva, se trata de una condición que detona la manifestación de su orgullo, de su afecto o de su cariño. En cambio una madre suele amar al hijo por la simple y sencilla razón, y al mismo tiempo trascendente, de haberle llevado en su vientre durante nueve meses, de haberle visto un día emerger de sus entrañas, y es así como le ama sin condiciones, independientemente de que el hijo sea inteligente o no, que el vástago tenga un buen trabajo o no, que el descendiente sea reconocido en la sociedad o no... Este factor, ya lo había manifestado el Papa Juan Pablo I cuando en una de las alocuciones de los miércoles manifestó que “Dios es Madre”. A lo que no pocos teólogos hicieron referencia como si fuese una ocurrencia del Pontífice. No obstante este concepto no es nuevo, ya que parece ser que es el que ha querido manifestar el profeta Isaías, cuando quiso equiparar el amor que Dios nos tiene con el que le tiene una mujer hacia el fruto de sus entrañas: “¿Acaso puede olvidar una madre a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque la hubiera, yo nunca me voy a olvidar de ti” (Is 49,15). Hablando de maternidad podríamos decir que el amor de una madre es como un círculo, es decir que no tiene principio ni tiene fin. Siempre se mantiene girando y girando, siempre en expansión, tocando a todo el que entra en contacto con él. Rodeando a todos como la niebla matutina, calentándolos como el sol de mediodía y cubriéndolos como un manto de estrellas nocturnas. El amor de una madre es como un círculo que no tiene punto de inicio ni tiene punto de conclusión. ¿Sabes? Hoy en estos años se ha puesto tan de moda la obra de Don Gabriel García Márquez titulada “Los Cien Años de Soledad”, por lo que recordaba que él ha puesto en labios de uno de los personajes, la solicitud para que por la tarde le llevaran a la plaza de la ciudad a la mujer más bella de la tierra. Aquel personaje no sabía cuál iba a ser la respuesta de aquella población, y llegó


COMPROMETETE COMPROMETETE > REFLEXION

Pastoral Siglo XXI > p.9

a pensar que haciendo caso omiso a su indicación, nadie llevaría a alguien. Y en eso pensaba que cuando llegó el momento y arribó a la plaza, cuál sería su gran sorpresa que en ella había filas enormes de mujeres que llevaban en sus brazos a sus hijas... Evidentemente para ellas su niña era la mujer más bonita de la tierra. Lo mismo, dice el revolucionario cubano Don José Martí Pérez, sobre esta rara especie de amor que se cuece aparte y se cultiva en huertos especiales, con aquella habilidad que Dios le ha dado a los poetas: “Solamente existe un niño bonito en el mundo,... y todas las madres lo tienen”. ¿Cuáles son algunos de los síntomas de este extraño amor? ¿Padeces tú o tu esposa esta extraña enfermedad llamada amor materno? A continuación te comparto un cuestionario extraído de un artículo de Liane Kupferberg Carter, escritora del New York Times y del Newsday, con una leve adaptación de un servidor, para que revises si estás en estas dimensiones de la vida. “Usted ha traspasado el umbral de la maternidad avanzada cuando: 1. Cuenta las chispas que adornan el pastelillo de cada niño para asegurarse que todos son iguales. 2. Quiere desquitarse con el niño que rompió el carrito de su hijo y lo hizo llorar. 3. Su hijo vomita y usted atrapa el vómito de su hijo. 4. El hijo de la persona que está sentada junto a usted vomita en una fiesta y usted sigue comiendo tranquilamente. 5. Ha dominado el arte de colocar grandes cantidades de hot-cakes y huevos en un platón sin que se toquen entre sí. 6. Su hijo insiste en que le cuente la historia de “la bacinica vengadora”, en medio de la fila del banco y usted se la cuenta. 7. Usted se adhiere al principio de no dar a los niños armas de juguete; mientras que su hijo muerde el pan tostado para darle forma de pistola. 8. Usted abriga la esperanza y lee una y otra vez la etiqueta de la salsa catsup esperando que sea verdura, porque es lo único que come su hijo. 9. Adelanta la escena en que el cazador mata a la mamá de Bambi. 10. Se obsesiona y llora porque durante su primer mes de escuela su hijo se aferra a usted antes de entrar a los salones; luego se obsesiona cuando él pasa con sus amiguitos junto a usted sin voltear a verla. 11. No tolera desechar la ropa de bebé: esto es definitivo. 12. Deja de criticar la forma como la educó su madre. 13. Se le va el sueño. 14. Cuando recoge a su niño del colegio y viene sudado, usa su propia saliva para limpiar la cara de su hijo. 15. Va a una conferencia en donde le dicen que los niños de cinco años hacen un promedio de 437 preguntas al día, y usted se siente orgullosa de que su hijo está por “encima del promedio”. 16. Contrata a una niñera porque no ha salido con su esposo durante años, y luego se pasa la mitad de la noche preguntando cómo están los niños. 17. Por lo menos una vez al día dice: “Yo no estoy hecha para esto”, pero sabe que no lo cambiaría por nada. Te das cuenta como este tipo de amor se cosecha en árboles que están en extinción, proviene de una galaxia muy distante, surgió de una edición muy limitada y muy especial,... y sin embargo allí está y somos muy pocos los que lo valoramos. Los árabes, digamos que irreverentemente, tienen un proverbio que dice: “Dios no puede estar en todos lados. Por eso hizo a las madres”. Nosotros mencionaríamos más bien que Dios tiene sus instrumentos y que ellas, junto con muchos de nuestros padres, son instrumentos muy privilegiados de Dios, ya que a través de ellas Dios nos ha cuidado, nos ha cargado, nos ha alimentado, nos ha curado, nos ha acariciado nuestro rostro y nos ha besado en nuestra frente. Sin duda es Dios quien nos ama como una madre,… y así como la lluvia y el sol no distinguen entre buenos y malos y entre justos e injustos de esta manera quiere que nosotros también amemos al hermano. ¿Amas realmente con un amor incondicional? O déjame formularte de otro modo la pregunta: ¿Hay alguien a quien debieras amar a quien no le diriges la palabra desde hace una semana,… un mes,… un año…?

Envíanos tus comentarios y sugerencias:

pastoralsiglo21@arquinetmty.org

Pbro. Rogelio Narváez Martínez

Párroco en el Rosario


COMPROMETETE

A

COMPROMETETE > CARIDAD

cepto que hasta hace algunos años confundía estos dos conceptos. En alguna ocasión al menos, nos habrá tocado decir o escuchar aquello de “tú no tienes sentimientos” quizás en son de broma o quizás muy en serio. De ordinario esta frase nos la gastamos cuando alguien no demuestra los signos de afecto que nosotros quisiéramos y es entonces cuando con ufana y altiva actitud pronunciamos tan categórica afirmación. Hoy se responder como un amigo lo hiciera con mucha sabiduría: “No. Sí tengo sentimientos, pero no los expreso igual ni en el tiempo en que quieres tu” Esa respuesta es muy cierta. En ocasiones nos conformamos con signos parecidos a los del amor y no estamos siendo capaces ni de vivir, ni de ver el verdadero amor cuando se nos ofrece.Mi primera noción de” signos de amor”, fue aquella expresión tan condenable en mis años mozalbetes cuando entre los jóvenes se exigía la “prueba de amor” haciendo referencia a la relación sexual antes del matrimonio (entre paréntesis comento que actualmente ya no se exige, ahora es bastante común y generosa esta expresión de amor, no solo antes del matrimonio sino incluso antes del noviazgo o de la simple amistad). Aun hoy una idea pansexualizada lleva a muchos a creer que este es el más grande signo de amor que existe y muchos novios se justifican en esta idea. Hay otros signos que también pudieran estarse sobre valorando, ya cada uno tendría que descubrirlos a la luz de lo que quiero compartirles.

Pastoral Siglo XXI > p.10

AMOR

NO SENSIBILERÍAS

Sucedió que había un Rey enamorado de su pueblo infiel, y tanto lo amaba y tanto le dolía ver que no sabían vivir, que un día tomó la decisión de enviar a su Hijo –igual de enamorado que él- para que viviera junto a ellos, no disfrazado, no caracterizado, sino convirtiéndose realmente en uno de ellos. Para lograr esto sucedieron un sin número de cosas imposibles y que solo el amor verdadero puede hacer posible. El orden natural fue trastocado y el Hijo del Rey vino a vivir con los más pobres a fin de que el margen de amor fuera amplísimo, insondable más bien. Quiero detenerme esta vez solo en su llegada, ya habrá otro momento mejor para hablar del resto de su vida. Regresemos al protagonista, al Rey enamorado, a reconocer sus acciones, a reconocer su amor y los signos de su amor. • · Su amor es fiel, nunca se desentendió de su pueblo. No podía dejar de amarlo, pues su esencia es ser amor. Mientras su pueblo era infiel, él los amaba; mientras su pueblo lo maldecía, él los amaba; mientras su pueblo lo ignoraba y olvidaba, él los amaba. Les había regalado la libertad y respetaba sus decisiones, mientras los amaba. • · Con tal de que dejaran de hacerse daño les dio la única solución que realmente podía arreglar el problema en el que ellos solos se habían metido. • · Arreglar el problema de otros, llenar sus vacios, saciar su sed, significó empobrecerse, humillarse, y mientras se humillaba los amaba. • Ellos lo esperaban Rey y el llegó pobre, porque sabía que los reyes viven en palacios y el quería estar donde ellos estuvieran. (El pueblo pudo haber dicho al Rey: Tú no tienes sentimientos, y el rey les hubiera contestado: sí los tengo. Les envió no lo que esperan, sino lo que necesitan) •· Fue obediente en un amor insólito a dos de sus súbditos a quien eligió como Padres, un amor que superó la sangre y nos enseñó que todos los Padres del mundo merecen respeto y amor. •· Su amor y sus signos de amor, transforman, renuevan, sanan, dan vida, perfeccionan, comprometen a la eternidad. Precisamente esto último debiera ser la evaluación de nuestros signos de amor y de los signos de amor que exigimos a los que nos aman. Eso que le exiges a tu Padre a tu Madre, a tu hermano, a tu amigo (a), a tu novia (o), ¿te transforma, te perfecciona, te sana, hace que des toda tu vida, te compromete a la eternidad? Si no es así no te preocupes, son signos demasiados frágiles, si cimientas tu amor sobre ellos más temprano que tarde el edificio se caerá. Mide tu amor y deja de medir el amor de otros. Siéntete feliz por amar, siéntete feliz por ser fiel, siéntete feliz por entregar tu vida y no solo placer, siéntete feliz porque tu amor se parece al de aquel por quien toda la tierra se alegra y se adorna de bellezas y sentimientos nobles en este mes. San Juan dijo que Dios es amor. Pues bien, nuestro amor para ser perfecto tiene que ser fiel, respetuoso de la libertad del otro, sacrificado, humillado con tal de dar vida, obediente, entregado a un compromiso que mira hacia la eternidad y no que corre el riesgo de ser efímero.

Pbro. Ignacio Pulido Mendiola Vicario Parroquial en Natividad del Señor (López Mateos)


COMPROMETETE

Pastoral Siglo XXI > p.11

LA IGLESIA NACIENTE COMPROMETETE > IGLESIA

E

l mensaje de Cristo llegó muy pronto hasta los confines del imperio romano, de tal manera que ya a finales del siglo l es posible encontrar cristianos en Roma y en los lugares mas alejados del Imperio. Su conversión a la fe llevaba consigo un cambio radical de sentido en su vida, lo que produjo frecuentemente reacciones muy diferentes: desde la más rendida admiración y aceptación, hasta la persecución. Los primeros cristianos tuvieron que superar costosas dificultades a base, muchas veces, de dar el supremo testimonio de su vida. Pero, aun en estos casos, la muerte no era algo temido para ellos, sino más bien un motivo de acción de gracias (Martirio de S. Policarpo, 14,2). Los primeros cristianos no huyen del mundo (eso lo harán algunos, por una llamada concreta de Dios, pasados algo más de dos siglos): se consideraban parte constituyente de ese mismo mundo: «Lo que es el alma para el cuerpo, eso son los cristianos en el mundo» (Epístola a Diogneto, 6, l). Pero esta consideración, de carácter espiritual, no significa oscurecimiento o pérdida de su condición de ciudadanos corrientes, porque no se distinguían de los demás hombres de su tiempo, ni por su vestido, ni por sus insignias, ni por tener una ciudadanía diferente (cf. ib. 5, 1-11). Cada uno de los primeros cristianos ocupaba su lugar en la estructura social de su tiempo, el mismo que tenía antes de convertirse. Si era esclavo no perdía su condición al hacerse cristiano (Ef 6,5-6; Flp l,15-18), aunque su vida adquiriese un contenido sobrenatural. Los caminos de acercamiento al Cristianismo fueron variados, algunos incluso extraordinarios, como le sucedió a Pablo (Hech 9, 1-19; Gal 1, 1116). Otros fueron más normales, como le aconteció a Justino (Diálogo con Trifón, 1-8). A unos, los llamará el Señor a través del ejemplo dado por un mártir (Eusebio, Historia Eclesiástica, 9, 3). La mayoría de las veces conocían la Buena Nueva por mediación de algún compañero de trabajo, de prisión, de viaje, etc. Los modos y las circunstancias podrán ser muy variados, pero siempre habrá ese encuentro personal e inefable con Cristo que se da en toda conversión. Con posterioridad, el converso recibía una instrucción somera acerca de la fe que abrazaba. A continuación se preparaba para el Bautismo con actos de penitencia, ayunos y oraciones (Didaché, 7, 4; S. Justino, l Apología, 61, 2). La recepción del Bautismo suponía un cambio fundamental en la vida de quien lo recibía. «Nos hacemos hombres nuevos —escribe uno de ellos—, completamente recreados» (Epístola de Bernabé, 16, 8). Esta nueva vida bautismal era para los primeros cristianos una constante llamada a la santidad, no un asunto exclusivo de unos cuantos privilegiados, sino que todos se sentían urgidos a lograrla, dentro de las personales circunstancias de cada uno (I Cor 7, 20). Los primeros cristianos tuvieron muy presente el testimonio de Cristo con su vida de trabajo, ya que «fue considerado El mismo como carpintero, y fue así que obras de este oficio (arados y yugos) fabricó mientras estaba entre los hombres, enseñando por ellas los símbolos de la justicia, y lo que es una vida de trabajo» (Justino, Diálogo con Trifón, 88, 8). Al proyectarse el mensaje cristiano sobre el trabajo —aun el peor considerado—, adquiere una dimensión nueva en Cristo (Ef 6, 7). El trabajo tenía para los primeros cristianos un valor de signo distintivo entre el verdadero creyente y el falso hermano (Didaché, 12, 1-5), así como una manera delicada de vivir la caridad para no ser gravoso a los demás (1Tes 5,11). Entre los primeros cristianos hay una clara concepción de la vida espiritual como un combate, que tendrá aire deportivo y espíritu castrense (1Cor 9, 24; 2Tim 2, 3). Los atletas griegos se entrenaban con una preparación rigurosa, y Pablo utilizará su ejemplo aplicándolo a la vida espiritual (1Cor 9, 26. 27). El combate que ha de sostener el cristiano será una lucha espiritual contra los enemigos del alma (Ef 6,12), entre los que se encuentra el Enemigo por antonomasia (Pastor de Hermas, Mandatum 12, 5, a. 3). El cristiano tendrá también que esforzarse en quitar del mundo los efectos desastrosos del pecado (Clemente Romano, 1Epistola a los Corintios, 35, 5.6).

Pbro. Ernesto María Caro Osorio Párroco en la Santa Cruz


COMPROMETETE La Catequesis desde la sagrada escritura COMPROMETETE > CATEQUESIS

Pastoral Siglo XXI > p.12

L

a Sagrada Escritura es junto con la Tradición y el Magisterio una de las fuentes principales de la Catequesis. Esto significa, por tanto, que la Sagrada Escritura no es un simple subsidio en la tarea catequética. Esto significa que la SE es algo indispensable en la catequesis.

Existe una relación intrínseca, es decir, profunda e íntima, entre la Sagrada Escritura y la Catequesis por tener un origen, finalidad, mensaje y pedagogía comunes. Esto quiero decir que no sólo hay que beber de la SE sino hacerlo adecuadamente. Al reconocer la Sagrada Escritura como fuente de la Catequesis se subraya que esta última ha de estar totalmente impregnada por el pensamiento, el espíritu y las actitudes bíblicas y evangélicas, a través de un contacto asiduo con los mismos textos; la catequesis será tanto más rica y eficaz cuanto más lea los textos con la inteligencia y el corazón de la Iglesia. Pero no sólo hay que beber de la SE adecuadamente sino que debemos hacerlo de manera permanente y con una actitud de verdadera apertura. Además uno de los objetivos específicos de esta Semana Arquidiocesana de Catequesis es ubicar la SE como la base de la identidad del catequista. Es decir, la SE nos debe moldear, pulir…Debe pulir nuestra espiritualidad, nuestro pensamiento y nuestro ministerio. De acuerdo a esto, les propongo que reflexionemos juntos sobre cómo sería la catequesis, con relación a nuestra espiritualidad, nuestra manera de pensar y nuestro ministerio si estuviera más y mejor impregnada de la Sagrada Escritura con la finalidad de que realmente la acción catequética vaya animando a muchas personas que sean mejores discípulos misioneros de Jesucristo. 1. Es indispensable una catequesis que genere una espiritualidad, no más atractiva, sino más auténtica. * Viendo la realidad… • Hay confusión sobre lo que es espiritualidad (algunos piensan que es lo opuesto a corporalidad, a lo físico; otros consideran que espiritualidad se refiere a lo divino en contraposición a lo humano, al apego a lo terrenal). • Hay confusión sobre su alcance: se considera que tener preocupaciones espirituales significa desear con toda el alma ser bueno. • Hay confusión sobre el punto de partida: se piensa que si alguien lee mucho sobre la Biblia o asuntos religiosos (vidas de santos por ejemplo) tiene más espiritualidad. • Hay confusión sobre sus manifestaciones (es decir no todas las espiritualidades son cristianas). Pero, ¿tienen que ser así las cosas? La Sagrada Escritura fuente de una auténtica espiritualidad. • “La cercanía y trato con la Palabra de Dios provoca en el creyente las mismas actitudes y sentimientos de Cristo Jesús…”. • Espiritualidad es vivir movido por el Espíritu de Dios. Tener espiritualidad es dejarse conducir por el Espíritu, como Jesús, para aliviar el dolor del hermano Lc 4, 16-22; tener espiritualidad significa dejarse conducir por el Espíritu para nunca adueñarse de Dios Lc 4,23-30. • En toda la Biblia, pero especialmente en los evangelios, encontramos los principios elementales para una verdadera espiritualidad cristiana: la espiritualidad del seguimiento de Jesucristo. Exigencias inmediatas para nuestra catequesis: • Si deseamos que el catequista y el catequizando se impregnen de una verdadera espiritualidad debe haber un contacto privilegiado con el Jesucristo de los Evangelios (esto afecta los contenidos). • Pero no se trata de que oigamos más temas bíblicos sino de que nos encontremos con la Palabra con los principios y reglas que pide la Iglesia (esto afecta el método). • Debemos convencernos de que la catequesis no se cuestiona en los “contenidos” especialmente sino en los alcances y consecuencias existenciales (esto afecta la incidencia y la utilidad para la vida de nuestra catequesis). P. Toribio Tapia Bahena Diócesis de Cd. Lázaro Cárdenas Dimensión para la Animación Bíblica de la Pastoral (CEM)


COMPROMETETE COMPROMETETE > INDULGENCIAS

IN DUL GEN CIAS

Pastoral Siglo XXI > p.13

En la indulgencia se manifiesta la plenitud de la misericordia del Padre, que sale al encuentro de todos con su amor, manifestado en primer lugar con el perdón de las culpas. (IM10). El pecado, por su carácter de ofensa a la santidad y a la justicia de Dios, como también de desprecio a la amistad personal de Dios con el hombre, tiene una doble consecuencia. En primer lugar, si es grave, comporta la privación de la comunión con Dios y, por consiguiente, la exclusión de la participación en la vida eterna. Sin embargo, Dios, en su misericordia, concede al pecador arrepentido el perdón del pecado grave y la remisión de la consiguiente «pena eterna». En segundo lugar, «todo pecado, incluso venial, entraña apego desordenado a las criaturas que es necesario purificar, sea aquí abajo, sea después de la muerte, en el estado que se llama Purgatorio. Esta purificación libera de lo que se llama la «pena temporal del pecado», con cuya expiación se cancela lo que impide la plena comunión con Dios y con los hermanos. Los fieles, al ganar las indulgencias, advierten que no pueden expiar con solas sus fuerzas el mal que al pecar se han infligido a sí mismos y a toda la comunidad, y por ello son movidos a una humildad saludable». (IM 10)

El Catecismo de la Iglesia Católica nos lo explica de la siguiente manera: “El perdón del pecado y la restauración de la comunión con Dios entrañan la remisión de las penas eternas del pecado. Pero las penas temporales del pecado permanecen. El cristiano debe esforzarse, soportando pacientemente los sufrimientos y las pruebas de toda clase y, llegado el día, enfrentándose serenamente con la muerte, por aceptar como una gracia estas penas temporales del pecado; debe aplicarse, tanto mediante las obras de misericordia y de caridad, como mediante la oración y las distintas prácticas de penitencia, a despojarse completamente del ‘hombre viejo’ y a revestirse del ‘hombre nuevo”’ (1473). “La indulgencias se obtienen por la Iglesia que, en virtud del poder de atar y desatar que le fue concedido por Cristo Jesús, interviene en favor de un cristiano y le abre el tesoro de los méritos de Cristo y de los santos para obtener del Padre de la misericordia la remisión de las penas temporales debidas por sus pecados. Por eso la Iglesia no quiere solamente acudir en ayuda de este cristiano, sino también impulsarlo a hacer obras de piedad, de penitencia y de caridad” (1478). Hay dos tipos de indulgencias: la plenaria y la parcial. Las indulgencias plenarias son aquellas que liberan totalmente de la pena temporal debida a los pecados, mientras que las parciales son las que liberan sólo en parte de dicha pena (CIC. 993). Aplicada a nuestros difuntos. Todas las indulgencias - parciales y plenarias- pueden ser lucradas (ganadas) por los fieles para sí mismos, o pueden también aplicarlas por los fieles difuntos (CIC. 994). No pueden en cambio aplicarse para otra persona viva (E.I. 3). Tiempo especial de reconciliación Requisitos Para ganar indulgencias parciales: estar en estado de gracia; tener intención de ganarla; realizar la acción estipulada (véase más adelante); tener un corazón arrepentido y orar por las intenciones del Papa. Para ganar indulgencias plenarias: Además de los requisitos de las parciales, confesarse, comulgar y orar por las intenciones del Papa (Padre nuestro, Ave María, Gloria); desear el total desapego del pecado, inclusive venial. Acciones que consiguen indulgencias (no es una lista exhaustiva) Indulgencias Plenarias • Media hora o más de Adoración al Santísimo • Rezo del Santo Rosario en un templo o en comunidad • Lectura de la Sagrada Escritura durante media hora o más • Jueves Santo al estar media hora frente al monumento • Viernes Santo asistiendo a la Adoración de la Cruz • Sábado Santo renovando las promesas bautismales en la Vigilia Pascual • Pascua, recibiendo la bendición Papal Urbi et Orbi aunque sea por televisión • Noviembre 2, visitando un templo o cementerio y orando por los difuntos (sólo aplicable a ellos) • Ejercicios Espirituales, por lo menos tres días • Fiesta Patronal, visitando la Iglesia y rezando un Padre Nuestro y un Credo • En el momento de la muerte, rezando alguna de la oraciones habituales durante la vida. Indulgencias Parciales • Ofrecer a Dios los deberes y las dificultades diarias • Entregarse a sí mismo o algún bien propio por los más necesitados • Realizar alguna abstinencia voluntaria con espíritu de penitencia • Rezando las siguientes oraciones: “Bajo tu amparo”, “Comunión espiritual”, “Credo”, “Dios te salve”, “Magnificat”, “Te damos gracias”, “Ven Espíritu Santo” • Realizando las siguientes acciones: visita al Santísimo; enseñar la doctrina cristiana; leer la Sagrada Escritura; hacer una oración mental. Pbro. Héctor Mario Pérez Villarreal Prefecto Disciplinar del Instituto de Teología


COMPROMETETE COMPROMETETE > PASTORAL SOCIAL

Pastoral Siglo XXI > p.14

El pasado 7 de octubre dio inicio formal el proceso electoral 2012, el cual se da sin haberse concretado la tan anhelada Reforma Política que buscaba avances en al menos cuatro puntos concretos vinculados con la democracia representativa: 1. las candidaturas independientes, 2. la consulta popular, 3. la iniciativa legislativa ciudadana y 4. la posibilidad de reelección de alcaldes y legisladores. Si bien es cierto que el 28 de septiembre la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de dictamen dando luz verde a los 3 primeros puntos, no se logró avanzar en el tema de la reeleción. El camino aún es largo, el dictamen tiene que ser aprobado en Comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Gobernación para después pasar al pleno. Actualmente existe una gran desconfianza tanto en los partidos políticos, como en las instituciones y en la política en general, que ha dado lugar a una severa crisis de representatividad, de ahí que tenga validez la apuesta por construir una ciudadanía más participativa y propositiva. Ya lo han señalado nuestros obispos, “Además de participar responsablemente en los procesos electorales, alentamos a la ciudadanía a que tenga una actividad pública más consistente y permanente, ya que la democracia requiere de la “subjetividad” de la sociedad mediante la creación de estructuras de participación y corresponsabilidad.” Sin embargo, los datos presentados en el informe de la Asociación Internacional para la Evaluación del Logro Educativo, (IEA, por sus siglas en inglés) , que entre otras cosas evalúa los sistemas educativos del mundo para mejorar la práctica de la educación cívica y ciudadana, no son nada alentadores con respecto a nuestro país. De acuerdo con dicho informe, México ocupa el lugar 31 de 36 países en conocimiento cívico de los alumnos a nivel secundaria. Los resultados muestran que no hemos sido capaces de inculcar en los jóvenes el rol cívico y político que debieran asumir como ciudadanos del siglo XXI, hemos fracasado en lograr que los valores y la identidad cívica vayan más allá de meros conceptos en la aulas y se vivan verdaderamente en la práctica, a través de las actitudes en la vida diaria. Porque efectivamente “La aportación ciudadana, para su consolidación, supone un estilo de vida que se cultiva desde la propia familia y actitudes ordinarias que la favorezcan”. Así, haciendo eco del mensaje de los obispos en el sentido de que los cristianos no pueden eximirse de participar en las tareas políticas, pues se trata de un derecho y un deber que debe ejercerse en el marco de una sociedad pluralista, es que hacemos hincapié en la importancia de invertir en la educación cívica, sobre todo de los jóvenes, para no retardar más nuestra responsabilidad como ciudadanos, para involucrarnos en los asuntos públicos, garantizar nuestra participación, exigir rendición de cuentas… en fin para hablar verdaderamente de ciudadanos de tiempo completo. Jimena Esquivel Leautaud Secretaria Coordinadora de la Dimensión de la Dimensión “Fe y Política”


VIVE

VIVE > NOTICIAS

Pastoral Siglo XXI > p.15

MANUAL DEL CIUDADANO CRISTIANO

M

ONTERREY, N.L. (Pastoral Siglo XXI) Enero 2012.-En torno a la situación que se vive en nuestra sociedad: crisis de legalidad, debilitamiento del tejido social y crisis de moralidad y buscando contribuir a la recuperación de la salud social fue presentado por parte de la Estructura Embajadores de Paz, de la Iglesia de Monterrey el Manual del ciudadano Cristiano. Orientaciones para una Conducta en Favor de la Paz. Este Manual que tiene como finalidad dar orientación practicas en distintas situaciones de la vida para lograr restablecer la paz en nuestros ambientes. El Coordinador de la Pastoral Universitaria, el Padre Julio Cesar Chapa Martell explicó la esencia de este Manual: “A partir de la experiencia cristiana, a partir de la experiencia del amor por medio de Jesucristo, parte la reflexión, es un compromiso que todo cristiano debe tener en relación a si mismo en relación a la familia, los vecinos y distintos sectores de nuestra sociedad”. El Director del Secretariado de Pastoral Social el Padre Rogelio Narváez Martínez señalo que desean que este aporte llegue a la mayor parte de la comunidad posible y explicó los medios de difusión: “Hay alrededor de 120 caritas parroquiales, 220 parroquias, se hará entrega por medio de pastoral penitenciaria, pastoral de los migrantes y grupos de laicos organizados”. Los puntos a resaltar en el manual son: A. Ciudadano Cristiano y su Familia B. Ciudadano Cristiano y sus Vecinos C. Ciudadanos Cristiano y su Escuela D. Ciudadano Cristiano y su Trabajo E. Ciudadano Cristiano y Cultura Vial F. Ciudadano Cristiano y su Entorno G. Ciudadano Cristiano y el Comercio H. Ciudadano Cristiano y la Violencia I. Ciudadano Cristiano y la Paz

DESPEDIDA DEL EMINENTÍSIMO SR. CARDENAL DON FRANCISCO ROBLES ORTEGA

MONTERREY, N.L. (Pastoral Siglo XXI) 21 Enero 2012.- Sacerdotes, laicos representantes de las comunidades parroquiales, seminaristas y miembros de la vida consagrada abarrotaron la Arena Monterrey para despedir y agradecer el Ministerio Episcopal del Emmo. Sr. Cardenal Don Francisco Robles Ortega, quien por casi nueve años dirigió la Iglesia regiomontana. Celebración donde se palpo una profunda fe a Jesucristo a través de los sucesores de sus Apóstoles, a quienes les fue encomendara la misión de anuncia la Buena Nueva de su Amor. Antes de iniciar la celebración Eucarística el Emmo. Sr. Cardenal Don Francisco Robles Ortega, hizo un recorrido por algunos de los pasillos del recinto que lucio pletórico. Al terminar este recorrido y subir al estrado el Cardenal dirigió sus primeras palabras: “Dices que no se sienten las despedidas, pues dile al que te dijo que se despida”, comentario que motivo a los aplausos de todos los presentes. Una vez iniciada la Celebración Eucarística el Obispo de Piedras Negras, Mons. Alonso Garza Treviño agradeció a nombre de lo Obispos de la provincia Eclesiástica de Monterrey, por todo el apoyo y cercanía durante este tiempo y sobre todo por mantener una autentica fraternidad entre ellos. Durante la Homilía el Señor Cardenal compartió los tres acentos de su trabajo pastoral en nuestra Arquidiócesis: “Hacia las personas como referente obligado para fortalecer y crear vínculos de unión; la predicación sobre Dios Padre y Dios Hijo como fuente de dignificación y la devoción a Cristo y la fe a la Virgen María en equilibrio para darnos pertenencia a la familia de la iglesia para edificar y servir”. Al finalizar su predicación manifestó su sentir: “Me voy con una gama de sentimientos que ustedes pueden imaginar pero sobretodo con mucha esperanza, esto va a seguir, va a continuar, cuando acojan con espíritu de fe al que Dios les envíe por ministerio del Papa Benedicto XVI .Les digo de corazón, me voy muy feliz”, apuntó. En el momento de la presentación de las ofrendas el Rector del Tecnológico de Monterrey David Noel Ramírez Padilla, hizo lectura del ramillete ofrecido por el Señor Cardenal que consistía en misas, horas santas, rezo de la liturgia de las horas, rosarios, comuniones y horas de trabajo. Antes de concluir la celebración Eucarística el Pbro. José Raúl Mena Seifert hizo entrega de un regalo a nombre de toda la Arquidiócesis de Monterrey que consistía en un lienzo con la imagen de la Virgen María con su hijo Jesús, obsequio donado por la familia del artista Efrén Ordoñez, recientemente fallecido. El Padre Rogelio Narváez Martínez, fue el último en dirigir unas palabras muy conmovedoras de agradecimiento a nombre de los fieles laicos y consagrados de la Iglesia de Monterrey. Después de haber recibido la bendición de Dios, todos los presentes disfrutaron de bailables típicos mexicanos iniciando con el Jarabe Tapatío, ambientando ya desde ahora al Arzobispo Electo de Guadalajara. Finalmente salió del recinto la procesión con los Obispos y servidores del altar, mientras los fieles seguían aprovechando para saludar y desear éxito al Pastor que condujo la Iglesia de Monterrey. Lic, Juan Pablo Vázquez Rodríguez Coordinador Pastoral Siglo XXI


VIVE

VIVE > NOTICIAS

FOTOS DESPEDIDA DEL CARDENAL

Pastoral Siglo XXI > p.16

FRANCISCO ROBLES ORTEGA

Pastoral Siglo 21 - Febrero  

Periódico Arquidiocesano de Monterrey

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you