Page 1

hoja

dominical Arzobispado de Tarragona

22 de junio de 2014

Corpus Christi

www.arqtgn.cat n. 3.354

..... a los 4 vientos Jesús nos pide permiso Un día de junio de 1847 una mujer triste, alicaída, que buscaba la soledad para aliviar sus penas se detuvo en una colina en el valle francés de Ars. No sabemos el nombre de la viajera, pero sí su impresión cuando, de repente escuchó unas salvas de fusiles y enseguida un repicar de campanas. Vio en torno a la iglesia del pueblo como se formaba una marcha y como la encabezaba un sacerdote que llevaba un objeto brillante entre las manos. Se trataba de Juan María Vianney y de la procesión del Corpus Christi. El santo sacerdote la preparaba con emoción cada año; revestía de blanco a sus monaguillos, llamaba a todo el pueblo y venían personas de aldeas próximas. La procesión avanzaba entre los sembrados y se detenía en pequeños altares desde los que bendecía al pueblo con la custodia.

La adoración no se produce sólo en la intimidad de una iglesia, sino en plena calle

Seguramente muchos de nosotros, sobre todo si hemos vivido en medios rurales, tenemos experiencia de un hecho semejante. Es el día que honramos a la misma Eucaristía que celebramos cada domingo y que se guarda en nuestros sagrarios. La misma que hemos adorado en el Jueves Santo y en los monumentos de las iglesias. Pero por Corpus Christi la adoración no se produce sólo en la intimidad de una iglesia, sino en plena calle, como si fuera un símbolo de que Jesús no se contenta con esperar pacientemente nuestra visita, sino que sale

Hoy, día de la Caridad .........................

al encuentro de las personas allí donde están, donde tienen sus afanes cotidianos Jesucristo pasa cerca de cada uno de nosotros y nos pide permiso para albergarnos en nuestra alma, de acuerdo con aquellas palabras que se leen en el libro del Apocalipsis: «Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo». (Ap 3, 20). Esta promesa se cumple. En el Corpus Christi, el Señor pasa por las calles, frente a las puertas de las casas. Y pasa también ante nuestras conciencias. ¿Le abrimos? ¿Compartimos con él la cena, que es en realidad la Cena Pascual, en la que el Hijo de Dios se nos entrega, cuando dice «este es mi cuerpo, esta es mi sangre»? Os invito hoy a vivir con la mayor devoción esa festividad eucarística. Que nunca cerremos la puerta a Cristo, el amor más grande del que dio su vida por nosotros.

† Jaume Pujol Balcells

Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Enfoca el código QR y accede al vídeo «A los Cuatro Vientos»

Desde este misterio de amor y esperanza que es la Eucaristía, hoy se nos recuerda que estamos llamados a abrir los ojos al sufrimiento humano de tantos hermanos y construir espacios de esperanza. Durante el año pasado, Cáritas atendió mayoritariamente familias jóvenes autóctonas, de entre cuarenta y cincuenta años que pedían por primera vez ayuda. Con el lema «Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir», Cáritas expresa nuevamente su compromiso decidido y organizado de atender, ayudar y acompañar a las personas más desfavorecidas para dignificarlas.


Lecturas

Corpus Christi El don de la Eucaristía Hoy la Iglesia hace memoria agradecida por el don de la Eucaristía y se postra delante de la presencia real de la Eucaristía y la adora con fe. Dios alimentó con el maná al pueblo hebreo mientras peregrinaba por el desierto (1 Lect.).El maná prefigura el pan bajado del cielo. Quien come de este pan vive para siempre. Cristo no solo propone un mensaje sino que se da a sí mismo en alimento para la vida eterna (Ev.). El pan es uno y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemos del mismo Pan (2 Lect.). Lectura del libro del Deuteronomio (Dt 8, 2-3.14b-16a) Moisés habló al pueblo, diciendo: «Recuerda el camino que el Señor, tu Dios, te ha hecho recorrer estos cuarenta años por el desierto; para afligirte, para ponerte a prueba y conocer tus intenciones: si guardas sus preceptos o no. Él te afligió, haciéndote pasar hambre, y después te alimentó con el maná, que tú no conocías ni conocieron tus padres, para enseñarte que no sólo vive el hombre de pan, sino de todo cuanto sale de la boca de Dios. No te olvides del Señor, tu Dios, que te sacó de Egipto, de la esclavitud, que te hizo recorrer aquel desierto inmenso y terrible, con dragones y alacranes, un sequedal sin una gota de agua, que sacó agua par ti de una roca de pedernal; que te alimentó en el desierto con un maná que no conocían tus padres.» Salmo responsorial (Sal 147, 12-13. 14-15.19-20 (R.:12a) Glorifica al Señor, Jerusalén; alaba a tu Dios, Sión: que ha reforzado los cerrojos de tus puertas, y ha bendecido a tus hijos dentro de ti. R. Glorifica al Señor, Jerusalén. Ha puesto paz en tus fronteras, te sacia con flor de harina. Él envía su mensaje a la tierra, y su palabra corre veloz. R.

Anuncia su palabra a Jacob, sus decretos y mandatos a Israel; con ninguna nación obró así, ni les dio a conocer sus mandatos. R.

L

iturgia

de la semana

Ciclo A Liturgia de las Horas: Semana IV Domingo, 22: El Cuerpo y Sangre de Cristo (Sol) [Dt 8, 2-3.14b-16a; Salmo 147, 12-13.14-15.19-20; 1Co 10, 16-17; Jn 6, 51-58 (LE/LH propias)] San Juan Fisher, obispo, cardenal y mártir Lunes, 23: [2Re 17, 5-8.13-15a.18; Salmo 59, 3.4-5.12-13; Mt 7, 1-5] San Zenón, mártir Martes, 24: Nacimiento de San Juan Bautista (Sol) [Is 49, 1-6; Salmo 138, 1-3.13-14ab.14c-15; Hechos 13, 22-26; Lc 1,57-66.80 (LE/LH propias)] Miércoles, 25: [2Re 22,8-13; 23, 1-3; Salmo 118, 33.34.35.36.37.40; Mt 7, 15-20] San Próspero de Aquitania, obispo

Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios (1Cor 10,16-17)

Jueves, 26: San Pelayo, mártir (ML) [2Re 24, 8-17; Salmo 78, 1-2.35.8.9; Mt 7, 21-29]

Hermanos: El cáliz de la bendición que bendecimos, ¿no es comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan.

Viernes, 27: El Sagrado Corazón de Jesús (Sol) [Ez 34,11-16; Salmo 22 , 1-3.4.5.6; Rm 5,5-11; Lc 15,3-7 (LE/LH propias)]

Lectura del santo evangelio según San Juan (Jn 6,51-59)

Domingo, 29: Santos Pedro y Pablo, apóstoles (Sol) [Hechos 12, 1-11; Salmo 33, 2-3.4-5.6-7.8-9; 2 Tm 4, 6-8.17-18; Mt 16, 13-19 (LE/LH propias)]

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo». Disputaban los judíos entre sí: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?» Entonces Jesús les dijo: «Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre

Sábado, 28: El Corazón Inmaculado de María (MO) [Lm 2, 2.10-14.1819 ; Salmo 73, 1-2.3-4.5-7.20-21; Mt 8, 5-17]

que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.»

Edita: Arzobispado de Tarragona · Redacción y administración: Pla de Palau, 2 · 43003 Tarragona Directora: Anna Robert · Consejo de redacción: Mn. Joaquim Fortuny, Mn. Francisco Giménez, Santi Grimau y Montse Sabaté Teléfono: 977 233 412 · Web: www.arqtgn.cat · e-mail: publicacions@arqtgn.cat · Imprime: Torrell S.A. · D.L.: T-519-01

Hoja dominical (22-06-14)  

Semanario de información de la Archidiocesis de Tarragona n. 3354