Issuu on Google+

A los cuatro vientos

I Domingo de Adviento 1 de diciembre de 2013 Suplemento del Full Dominical

LA CUENTA ATRÁS

E

ste domingo comienza el último mes del año, marcado por las fiestas navideñas que tienen un prólogo, el Adviento, y una primera gran fiesta, la Inmaculada Concepción. El Adviento es la preparación inmediata para uno de los días más grandes del año: el nacimiento de Jesús. Recordemos que durante siglos la humanidad fue preparándose para esta fecha que dividió la historia en dos partes: antes de Cristo y después de Cristo. El Antiguo Testamento es preparación del Nuevo. Los profetas anunciaron algo grande al pueblo de Israel, que llegó con la plenitud de los tiempos. Y lo hizo de forma inesperada, sin gloria humana, sin realeza aparente, sin poder manifiesto: en una cueva de la periferia de Belén, en la pobreza y la humildad más absolutas. ¡Son tantas las lecciones de la Navidad! Aprovechemos estas semanas previas para prepararnos interiormente. Jesús nace en nuestros corazones, en nuestras familias, con un amor renovado que se manifiesta en encuentros, fiestas, símbolos, como el belén o el árbol navideño. La Navidad es la fiesta más familiar del año. Es una ocasión, para las familias cristianas, para transmitir a los hijos no diré los principios, pero sí el ambiente de nuestra fe, que debe ser un ambiente de alegría.

cada día, a modo de juego, la casilla correspondiente, con el aliciente de encontrar tras de ellas alguna reflexión o sorpresa, como caramelos o una tableta de chocolate. Es un modo inocente pero nada desdeñable de hacer la cuenta atrás de los días que faltan para la Navidad.

Hay muchas maneras de hacerlo. San Francisco de Asís inventó la más popular. Tres años antes de su muerte, dos semanas antes del 25 de diciembre de 1223, encontrándose cerca de Greccio, encargó a un amigo del lugar que preparara una recreación de lo que pudo ser el nacimiento de Jesús según el Evangelio.

Como Juan Bautista, todos nosotros, también y sobre todo los padres cristianos, hemos de «preparar los caminos del Señor». El Adviento es tiempo de ilusión y de esperanza. La propia palabra, en su significado latino, expresa que el Señor viene a nosotros. Lo que hace falta es que no le cerremos la puerta, sino, al contrario, que salgamos a su encuentro. El es la esperanza de nuestra vida.

Para ello dispuso de una cueva o una cabaña que alfombró con paja, se trajo un buey y una mula y representó el Nacimiento a la vez que montaba el primer pesebre. Desde aquella lejana fecha, millones de belenes se han construido en todas partes, con sus variaciones según el país y sus costumbres, como quedó reflejado en el bello libro que se editó hace unos años, con belenes del mundo reunidos por una misionera tarraconense que pasó muchos años en Japón.

Las luces de las calles y de los escaparates comerciales anuncian la Navidad. No debemos contraponer esta costumbre a la verdadera preparación de la Navidad; pero tampoco quedarnos en ella. No es en el bullicio solamente, sino en la intimidad silenciosa de nuestro corazón donde Jesús quiere hacer posada.

En el siglo XIX nació en Alemania la iniciativa del Calendario de Adviento. Los niños son los encargados de retirar

† Jaume Pujol Balcells Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado


I Domingo de Adviento

(1 de diciembre de 2013) (Ciclo A) La salvación está cerca

En este primer domingo se ofrece una respuesta a las incertidumbres de cada hombre. Espera que los males cotidianos desaparezcan de su vida. El profeta no espera la salvación de los hombres ni de los poderes políticos, sino de Dios mismos. Esta oferta va acompañada de una invitación al pueblo para que «camine a la luz del Señor» (1 Lect.). La venida de Cristo es imprevisible, pero cierta, y por este motivo condiciona nuestro presente (Ev.). Quien cree en Él está llamado a una novedad de vida (2 Lect.). Lectura del libro del profeta Isaías (Is 2, 1-5) Visión de Isaías, hijo de Amós, acerca de Judá y de Jerusalén: Al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas. Hacia él confluirán los gentiles, caminarán pueblos numerosos. Dirán: «Venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob: él nos instruirá en sus caminos y marcharemos por sus sendas; porque de Sión saldrá la ley, de Jerusalén, la palabra del Señor.» Será el árbitro de las naciones, el juez de pueblos numerosos. De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas. No alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra. Casa de Jacob, ven, caminemos a la luz del Señor.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (Rom 13, 11-14a) Hermanos: Daos cuenta del momento en que vivís; ya es hora de despertaros del sueño, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer. La noche está avanzada, el día se echa encima: dejemos las actividades de las tinieblas y pertrechémonos con las armas de la luz. Conduzcámonos como en pleno día, con dignidad. Nada de comilonas ni borracheras, nada de lujuria ni desenfreno, nada de riñas ni pendencias. Vestíos del Señor Jesucristo. Lectura del santo evangelio según san Mateo (Mt 24, 37-44)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Cuando venga el Hijo del Salmo Responsorial [121, 1-2. 4-5- hombre, pasará como en tiempo de Noé. Antes del diluvio, la gente comía y 6-7- 8-9 (R.: cf. 1)] bebía y se casaba, hasta el día en que Qué alegría cuando me dijeron: Noé entró en el arca; y cuando menos lo «Vamos a la casa del Señor»! esperaban llegó el diluvio y se los llevó Ya están pisando nuestros pies a todos; lo mismo sucederá cuando tus umbrales, Jerusalén. venga el Hijo del hombre: Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán R. Vamos alegres a la casa del Señor. y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la Allá suben las tribus, dejarán. Por tanto, estad en vela, porque las tribus del Señor, no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. según la costumbre de Israel, Comprended que si supiera el dueño a celebrar el nombre del Señor; de casa a qué hora de la noche viene el en ella están los tribunales de justicia, ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir en el palacio de David. R. un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a Desead la paz a Jerusalén: la hora que menos penséis viene el Hijo «Vivan seguros los que te aman, del hombre.» haya paz dentro de tus muros, seguridad en tus palacios.» R. Por mis hermanos y compañeros, voy a decir: «La paz contigo.» Por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien. R.

Liturgia de la semana Domingo, 1: Primer domingo de Adviento (A) [Is 2, 1-5; Salmo: 121; Rom 13, 11-14a; Mt 24, 37-44 (LE/LH propias)] Lunes, 2: [Is 2, 1-5; o bien: Is 4, 2-6; Salmo 121; Mt 8, 5-11] Martes, 3: San Francisco Javier, presbítero, (MO) [Is 11, 1-10; Salmo 71; Lc 10, 21-24] Miércoles, 4: San Juan Damasceno, presbítero y doctor (ML) [Is 25, 6-10a; Salmo 22; Mt 15, 29-37] Jueves, 5: [Is 26, 1-6; Salmo 117; Mt 7, 21. 24-27] Viernes, 6: San Nicolás, obispo, (ML) [Is 29, 17-24; Salmo 26; Mt 9, 27-31] Sábado, 7: San Ambrosio, obispo y doctor (MO) [Is 30, 19-21;23-26; Salmo 146; Mt 9, 35-10,1.6-8] Domingo, 8: La Inmaculada Concepción de Santa María Virgen, patrona de España, (Sol) [Gen 3, 9-15. 20; Salmo 97; Rom 15, 4-9; Lc 1, 26-38 (LE/LH propias)] Las lecturas pertenecen al ciclo A. Liturgia de las Horas: Salmodia de la semana I. AGENDA Vigilia diocesana de la Inmaculada Día y hora: 7 de diciembre a las 22.00 h Lugar: Capilla del Seminario Pontificio de Tarragona. A las 21.30 h. previgilia dirigida por Mn. Joan Àguila. La vigilia será presidida por el Sr. Arzobispo. Música a cargo de la Jove Orquestra i Cor de l’Arquebisbat (JOCAT).

Organiza: el Secretariado Diocesano de Vocaciones en colaboración con la Delegación diocesana de Juventud.

Un servicio del Departamento diocesano de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Tarragona


Hoja dominical (01-12-13)