Issuu on Google+

A los cuatro vientos

XXIX Domingo ordinario 20 de octubre de 2013 Suplemento del Full Dominical

FE + CARIDAD = MISIÓN

E

n un pueblo de Brescia, entonces perteneciente al Imperio Austríaco, nació en 1831 y en el seno de una familia campesina Daniel Comboni. Pronto surge en él la vocación religiosa y se concreta en ir a misiones al África negra. Sus hermanos murieron —la mortalidad infantil era muy grande— y queda como si fuera hijo único. Le cuesta decir adiós a sus padres para emprender un viaje en aquel tiempo lleno de peligros. A los 25 años, cinco jóvenes llegan a El Cairo y emprenden una larga navegación por el Nilo hasta Sudán. Al poco tiempo, las fiebres causan la muerte de algunos de ellos y el mismo Comboni está varias veces a punto de morir. Así se inicia la aventura espiritual del fundador de los Misioneros Combonianos que tanta gloria dará a Dios en el África subsahariana. He tomado este ejemplo como podría haber escogido cualquier otro, desde San Pere Claver a San Francisco Javier, por citar algunos misioneros famosos. Pero son miles los jóvenes que han entregado su vida a Cristo en el servicio a los demás, dejando la situación confortable de sus casas para ir en ayuda de personas de países lejanos a las que no conocían.

Todos tienen en común este acto inicial de desprendimiento de sí mismos y del ambiente que les envuelve para viajar a un territorio y ponerse al servicio de personas de otras culturas, con las que se identifican. En muchos casos se trata de una aventura espiritual que sólo termina con el final de sus vidas. En otros, regresan a su país de origen cuando la salud ya no les permite seguir ejerciendo los agotadores trabajos desempeñados durante décadas. Pienso, sobre todo, en los misioneros salidos de nuestra Archidiócesis de Tarragona. Algunos fueron, como Comboni, al continente africano; otros a Latinoamérica o países asiáticos. En cualquier caso siguen en contacto con nosotros, y desde la Delegación Diocesana de Misiones se procura hacerles partícipes de nuestra vida eclesial. Con frecuencia pensamos en ellos y los imaginamos en su vida diaria. En ella se cumple lo que reza el lema del Domund 2013 cuando dice: «Fe + Caridad = Misión».

En efecto la fe y la caridad no pueden separarse en la vida de un cristiano y menos, podríamos decir, en la de un misionero. La mayor obra de caridad, que nace de la fe, es la evangelización. No hay oposición posible entre las atenciones materiales y las espirituales, entre construir pozos y dar a conocer el Evangelio. El agua del pozo es necesaria, pero también lo es aquel agua, revelada por Jesús a la Samaritana, que alcanza la vida eterna. Dice el apóstol Pablo a Timoteo que «Dios nuestro salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad». Esta es la dimensión misionera de la Iglesia, que a veces se desarrolla también en países de antigua tradición cristiana: dar a conocer la verdad de Jesucristo.

† Jaume Pujol Balcells Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado


XXIX Domingo del tiempo ordinario (20 de octubre de 2013) (Ciclo C)

La oración perseverante

La figura de Moisés con las manos alzadas es signo gráfico del orante. Su oración hace posible la victoria del pueblo de Dios (1 Lect.). La tenacidad de la viuda consigue que el juez inicuo le haga justicia (Ev.) y la constancia en proclamar con fe la palabra de Dios conduce a la salvación (2 Lect.). Lectura del libro del Éxodo (Ex 17, 8-13) En aquellos días, Amalec vino y atacó a los israelitas en Rafidín. Moisés dijo a Josué: “Escoge unos cuantos hombres, haz una salida y ataca a Amalec. Mañana yo estaré en pie en la cima del monte, con el bastón maravilloso de Dios en la mano.” Hizo Josué lo que le decía Moisés, y atacó a Amalec; mientras Moisés, Aarón y Jur subían a la cima del monte. Mientras Moisés tenía en alto la mano, vencía Israel; mientras la tenía baja, vencía Amalec. Y, como le pesaban las manos, sus compañeros cogieron una piedra y se la pusieron debajo, para que se sentase; mientras Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado. Así sostuvo en alto las manos hasta la puesta del sol. Josué derrotó a Amalec y a su tropa, a filo de espada. Salmo responsorial (Sal 120, 1-2. 3-4. 5-6. 7-8 (R.:2)) Levanto mis ojos a los montes: ¿de dónde me vendrá el auxilio? El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra. R. El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra. No permitirá que resbale tu pie, tu guardián no duerme; no duerme ni reposa el guardián de Israel. R. El Señor te guarda a su sombra, está a tu derecha; de día el sol no te hará daño, ni la luna de noche. R. El Señor de guarda de todo mal, él guarda tu alma; el Señor guarda tus entradas y salidas, ahora y por siempre. R.

Lectura de la segunda carta del Apóstol San Pablo a Timoteo (2Tm 3,14- 4,2) Querido hermano: Permanece en lo que has aprendido y se te ha confiado, sabiendo de quién lo aprendiste y que desde niño conoces la sagrada Escritura; ella puede darte la sabiduría que, por la fe en Cristo Jesús, conduce a la salvación. Toda Escritura inspirada por Dios es también útil para enseñar, para reprender, para corregir, para educar en la virtud; así el hombre de Dios estará perfectamente equipado para toda obra buena.Ante Dios y ante Cristo jesús, que ha de juzgar a vivos y muertos, te conjuro por su venida en majestad: proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, reprocha, exhorta, con toda paciencia y deseo de instruir. Lectura del santo Evangelio según San Lucas (Lc 18,1-8) En aquel tiempo, Jesús, para explicar a sus discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola: “Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombre. En la misa ciudad había una viuda que solía ir a decirle: “Hazme justicia frente a mi adversario”. Por algún tiempo se negó, pero después se dijo: “Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esta viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara”. Y el Señor EN UN MINUTO Presentación de la Ruta de los primeros cristianos de Tarraco El trabajo en equipo del Ayuntamiento de Tarragona, la Generalitat de Catalunya y el Arzobispado, en coordinación con el Patronato Municipal de Turismo, ha hecho posible la puesta en marcha de esta Ruta. Un itinerario que pretende poner de relieve los

Liturgia de la semana Domingo, 20: XXIX Domingo del tiempo ordinario [Ex 17, 8-13; Salmo 120; 2Tim 3, 14-4, 2; Lc 18, 1-8 (LE/ LH propias)] Lunes, 21: [Rom 4, 20-25; Salmo: Lc 1, 69-75; Lc 12, 13-21] Martes, 22: [Rom 5, 12.15b.17-19. 20b-21; Salmo 39; Lc 12, 35-38] Miércoles, 23: San Juan de Capistrano, presbítero (ML) [Rom 6, 12-18; Salmo 123; Lc 12, 39-48] Jueves, 24: San Antonio María Claret, obispo (MO) [Rom 6, 19-23; Salmo 1; Lc 12, 49-53] Viernes, 25: San Bernardo Calbó, obispo (MO) [Rom 7, 18-25a, Salmo 118; Lc 12, 54-59] Sábado, 26: [Rom 8, 1-11; Salmo 23; Lc 13, 1-9] Domingo, 27: XXX Domingo del tiempo ordinario [Sab 35, 12-14.1618; Salmo 33; 2Tim 4, 6-8.16-18; Lc 18, 9-14 (LE/LH propias)] Las lecturas pertenecen al ciclo C. Liturgia de las Horas: Salmodia de la semana I. diferentes equipamientos museísticos y monumentos paleocristianos de la ciudad. Los que integran la ruta son la capilla de San Pablo en el Centro Tarraconense El Seminario, la Catedral y Museo Diocesano, el Museo Bíblico Tarraconense, el Anfiteatro de Tarragona, el Foro de la Colonia, el conjunto arqueológico del Parque Central, la Necrópolis Paleocristiana y el conjunto arqueológico de Centcelles. Para disfrutar del conjunto de esta ruta hay que adquirir un carnet en las oficinas municipales de Turismo (c/ Mayor 37 y en la Rambla Nova esquina con la c/ Unión) que cuesta 1€ y que da derecho a entrar en los diferentes espacios del itinerario a un precio reducido sin ninguna fecha límite. Más información en http://arqtgn.cat/rutacristianos

Un servicio del Departamento diocesano de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Tarragona


Hoja dominical (20-10-13)