Page 1

A los cuatro vientos

XXIV Domingo ordinario 15 de septiembre de 2013 Suplemento del Full Dominical

EL LIDERAZGO EN DAR SANGRE

U

n año más los donantes de sangre acuden a su maratón benéfica, y esta vez, el día 14, con un lema que mezcla compromiso y gratitud: “Amb tu, líders en solidaritat” (Contigo, líderes en solidaridad). También a mí, que cada año me uno a esta maratón, me congratula que Tarragona esté a la cabeza de Catalunya y de España y sea la segunda de Europa en esta muestra de solidaridad fraternal que son las donaciones de sangre. En un solo día se alcanzaron más de mil donaciones. Desde luego no es ganar campeonatos lo que motiva a los participantes, ni escalar posiciones en un ranking imaginario. Lo que desea el donante es que los centros hospitalarios dispongan de la sangre conveniente para cuando sea necesaria. Un gesto de fraternidad capaz de salvar muchas vidas humanas. ¿Cómo sabe uno si algún día necesitará sangre? El 13 de mayo de 1981 el papa Juan Pablo II estaba recorriendo lleno de vitalidad la Plaza de San Pedro. Eran las 17,13 horas cuando sonaron unos disparos. Minutos después el Papa llegó al hospital Gemelli desangrándose. Perdió tres litros antes de que el cirujano, doctor Crucitti, lograra atajar la hemorragia producida por los graves desgarros de las balas. Todo el mundo

contuvo la respiración, mientras se debatía entre la vida y la muerte en la mesa del quirófano. La transfusión tuvo éxito. Gracias a ella el ilustre paciente puso vivir aún 24 años más, tan decisivos para la Iglesia y para el mundo. En la gran mayoría de casos nunca sabremos el beneficiado. Sólo sabemos, ya ahora, que será una persona necesitada de estos vasos comunicantes de la vida. Hace un tiempo leí que en algunas ciudades se hacía una experiencia que nació en Italia con el nombre de “café pendiente”. Se trata de que una persona, cuando va a una cafetería, no sólo paga su consumición sino otra para quien no pueda afrontarla. De ahí el nombre, porque el establecimiento lo servirá al primer pobre que se asome y pregunte si hay algún “café pendiente”. Se me ocurre pensar que esto mismo hacen los donantes de sangre. La dan para el primero que pueda necesitarla. ¡Y es sangre lo que dan, no un simple café! La entregan haciendo el pequeño pero muy meritorio sacrificio de someterse

a una extracción y con ello ayudan a alguien desconocido, cuya vida podrán salvar gracias a su generosidad. Cuando pienso en este gesto solidario, me viene a la cabeza la parábola del Buen Samaritano. No era alguien que pasara aburrido por aquel lugar, sino alguien que va a su trabajo; pero, aunque tenga prisa, no pasa de largo ante la necesidad ajena. Se detiene y se asegura de que el posadero, con la ayuda prestada por él, podrá atender a aquel herido. Podríamos decir que la posada es el hospital y que los donantes son aquel buen hombre, a quien Cristo ensalza, que se solidarizó con su prójimo.

† Jaume Pujol Balcells Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado


XXIV Domingo del tiempo ordinario (15 de septiembre de 2013) (Ciclo C)

Dios misericordioso perdona

Dios, rico en misericordia, hace brillar su amor compasivo por encima de la justicia (1Lect.). Jesús en las parábolas subraya la misericordia divina y la alegría por la recuperación de lo perdido (Ev.). Pablo confiesa que el Señor derrochó su gracia en Cristo para salvar a la humanidad. En él confiamos obtener la misericordia divina (2 Lect.). Lectura del libro del Éxodo (Ex 32, 7-11.13-14)

Señor, me abrirás los lábios, y mi boca proclamará tu alabanza. Mi sacrificio es un espíritu En aquellos días, el Señor dijo a quebrantado; Moisés: “Anda, baja del monte, que un corazón quebrantado y humillado, se ha pervertido tu pueblo, el que tú no lo desprecias. R. tú sacaste de Egipto. Pronto se han desviado del camino que yo les había Lectura de la primera carta del señalado. Se han hecho un novillo de Apóstol San Pablo a Timoteo metal, se postran ante él, le ofrecen (1Tim 1, 12-17) sacrificios y proclaman: “Éste es tu Dios, Israel, el que te sacó de Egipto”. Querido hermano: Doy gracias a Y el Señor añadió a Moisés: “Veo Cristo Jesús, nuestro Señor, que me que este pueblo es un pueblo de hizo capaz, se fió de mí y me confió dura cerviz. Por eso, déjame: mi ira este ministerio.Eso que yo antes era se va a encender contra ellos hasta un blasfemo, un perseguidor y un consumirlos. Y de ti haré un gran insolente. Pero Dios tuvo compasión pueblo” Entonces Moisés suplicó al de mí, porque yo no era creyente y no Señor, su Dios: “¿Por qué, Señor, se sabía lo que hacía. El Señor derrochó va a encender tu ira contra tu pueblo, su gracia en mí, dándome la fe y el que tú sacaste de Egipto con gran amor en Cristo Jesús. Podéis fiaros y poder y mano robusta? Acuérdate de aceptar sin reserva lo que os digo: que tus siervos, Abrahán, Isaac e Israel, a Cristo Jesús vino al mundo para salvar quienes juraste por ti mismo, diciendo: a los pecadores, y yo soy el primero. “Multiplicaré vuestra descendencia Y por eso se compadeció de mí: para como las estrellas del cielo, y toda que en mí, el primero, mostrara Cristo esta tierra de que he hablado se la Jesús toda su paciencia, y pudiera ser daré a vuestra descendencia para que modelo de todos los que creerán en él la posea por siempre”. Y el Señor se y tendrán vida eterna. Al Rey de los arrepintió de la amenaza que había siglos, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los pronunciado contra su pueblo. siglos. Amén. Salmo responsorial (Sal 50, 3-4.1213.17 y 19 (R.: Lc 15, 18)

Liturgia de la semana Domingo, 15: XXIV Domingo del tiempo ordinario [Ex 32, 7-11.1314; Salmo 50; 1Tim 1, 12-17; Lc 15, 1-32 (LE/LH propias)]

Lunes, 16: San Cornelio, papa, y San Cipriano, obispo, mártires (MO) [1Tim 2, 1-8; Salmo 27; Lc 7, 1-10]

Martes, 17: San Roberto Belarmino, obispo y doctor (ML) [1Tim 3, 1-3; Salmo 100; Lc 7, 11-17] Miércoles, 18: San Pío de Pietrelcina, presbítero (MO) [1Tim 3, 14-16; Salmo 110; Lc 7, 31-35]

Jueves, 19: San Jenaro, obispo y mártir (ML) [1Tim 4, 12-16; Salmo 110; Lc 7, 36-50] Viernes, 20: San Andrés Kim Taegon, presbítero, San Pablo Chong Hasang y compañeros, mártires (MO) [1Tim 6, 2c-12; Salmo 48; Lc 8, 1-3]

Sábado, 21: San Mateo, apóstol y evangelista, (F) [Ef 4, 1-7.1113; Salmo 18; Mt 9, 9-13 (LE/LH propias)] Domingo, 22: XXV Domingo del tiempo ordinario [Am 8, 4-7; Salmo 112; 1Tim 2, 1-8; Lc 16, 1-13 (LE/LH propias)] Las lecturas pertenecen al ciclo C.

Liturgia de las Horas: Salmodia de la semana IV.

Lectura del santo Evangelio según San Lucas (Lc 15,1-10)

Misericordia, Dios mío, por tu En aquel tiempo, solían acercarse a bondad, Jesús los publicanos y los pecadores por tu inmensa compasión a escucharle. Y los fariseos y los borra mi culpa; escribas murmuraban entre ellos: lava del todo mi delito, “Ése acoge a los pecadores y limpia mi pecado. come con ellos” Jesús les dijo esta parábola: “Si uno de vosotros tiene R. Me pondré en camino adonde cien ovejas y se le pierde una, ¿no está mi padre. deja las noventa y nueve en el campo Oh Dios, crea en mí un corazón puro, y va tras la descarriada, hasta que la renuévame por dentro con espíritu encuentra? Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy firme; contento; y, al llegar a casa, reúne a los no me arrojes lejos de tu rostro, amigos y a los vecinos para decirles: no me quites tu santo espíritu. R. “¡Felicitadme!, he encontrado la oveja

que se me había perdido.”Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse. Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas para decirles: “¡Felicitadme!, he encontrado la moneda que se me había perdido.” Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.”

Un servicio del Departamento diocesano de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Tarragona

Hoja dominical (15-9-13)  
Hoja dominical (15-9-13)  

Semanario de información de la Archidiocesis de Tarragona n.3314

Advertisement