Page 1

A los cuatro vientos IV Domingo de Pascua 29 de abril de 2012 Suplemento del Full Domincal

NUESTRA MADRE como resonaría en el corazón del joven discípulo durante su larga vida y en su ancianidad de Patmos. A las puertas del mes de mayo, siempre tan mariano, me gustaría que todos reflexionamos sobre este privilegio cristiano de tener a María como madre. La tradición ha dejado muchas huellas de la devoción secular: prácticas como el rezo del Ángelus, el Santo Rosario o las Tres Avemarías; el uso de la medalla o el escapulario; iglesias y ermitas sembradas en los pueblos y a lo largo de los caminos; santuarios a los que acudimos en peregrinación y romería…

E

s muy conocido el gesto martirial del franciscano polaco Maximiliano Kolbe, quien, en el campo de exterminio de Auschwitz, cambió su suerte por la de un prisionero condenado a muerte, ofreciendo su vida en sacrificio. Lo es menos su devoción mariana. Era tanta que sintió el impulso de dar a conocer a María fundando para ello alguna publicación divulgativa. El superior del convento le autorizó, pero siempre que consiguiera por su parte el dinero necesario. Según él mismo contó más tarde, era tanta la vergüenza que sentía que la primera vez que fue a una casa a pedir limosna, se apartó de la puerta dos o tres veces antes de decidirse a llamar al timbre. El poco dinero recogido en estas visitas sólo le permitió sacar un número de su publicación, pero un

donativo inesperado le posibilitó luego sacar el segundo, y la providencia se manifestó con tal ímpetu que la revista fue creciendo, sumando en cada edición miles de ejemplares y llegando al millón cuando estalló la II Guerra Mundial, principio del fin de la vida del padre Kolbe. ¿Qué relación cabe establecer entre la intensa devoción mariana del franciscano y su gesto sublime de sacrificio? Es fácil deducirlo: quien ama tanto a la Madre, ama también a los hijos. El amor a Dios y su Madre santísima no se queda en uno mismo, sino que se proyecta en los demás. La Virgen María fue, por designio divino, la Madre de Dios, y por donación de Jesús desde la cruz, la madre de Juan y en él de todos nosotros. El “aquí tienes a tu Madre” debe resonar en nuestros oídos

Por fortuna no habremos de afrontar padecimientos como los del padre Kolbe y tantos otros mártires, ni persecuciones como en otro tiempo sufrieron también en Catalunya los cristianos. Pero sí que sufrimos o padeceremos todos, la contrariedad de un fracaso, una enfermedad, una preocupación grave, un contratiempo que nos entristece. Es el momento de dirigirse a María, que, al pie de la cruz de Cristo, se mantuvo firme, sin más lágrimas que derramar porque ya las había derramado todas. Y si en vez de padecimientos, pasamos por un tiempo de alegría, miremos también a la Virgen, levantemos a ella nuestros ojos en acción de gracias. En días soleados del espíritu o en medio de la tormenta, ella es nuestra madre y podemos confiarnos a sus cuidados.

† Jaume Pujol Balcells Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado


IV Domingo de Pascua (29 de abril de 2012) (Ciclo B) El pastoreo de Jesús y de la Iglesia. La liturgia nos presenta la imagen mesiánica del pastor. Aparece ya en el AT, prefigurando al Mesías. Jesús, el Buen Pastor, conoce a sus ovejas y ofrece su vida por ellas (Ev.). Pedro, después de haber curado al paralítico, reconoce que, fuera de Cristo muerto y resucitado, no hay salvación, sólo él puede curar y salvar (1 lect.). Dios padre nos ha amado por Cristo hasta tal punto que nos ha hecho sus hijos y herederos de su reino (2 lect.). .

Lectura del libro de los Hechos Bendito el que viene de los Apóstoles. (He 4,8-12) en nombre del Señor, os bendecimos En aquellos días, Pedro, lleno desde la casa del Señor. de Espíritu Santo, dijo: «Jefes Tu eres mi Dios, te doy gracias; del pueblo y ancianos: Porque Dios mío, yo te ensalzo. le hemos hecho un favor a un Dad gracias al Señor enfermo, nos interrogáis hoy para porque es bueno, averiguar qué poder ha curado porque es eterna a ese hombre; pues, quede bien su misericordia.R claro a todos vosotros y a todo Israel que ha sido el nombre de Lectura de la primera carta Jesucristo Nazareno, a quien del apóstol San Juan vosotros crucificasteis y a quien (1 Jn 3, 1-2) Dios resucitó de entre los muertos; por su nombre, se presenta Queridos hermanos: Mirad qué éste sano ante vosotros. Jesús amor nos ha tenido el Padre es la piedra que desechasteis para llamarnos hijos de Dios, vosotros, los arquitectos, y que se pues ¡lo somos! El mundo no nos ha convertido en piedra angular; conoce porque no le conoció a él. ningún otro puede salvar; bajo Queridos, ahora somos hijos de el cielo, no se nos ha dado otro Dios y aún no se ha manifestado nombre que pueda salvarnos.» lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos SALMO RESPONSORIAL semejantes a él, porque lo (Sal 117) veremos tal cual es. Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Mejor es refugiarse en el Señor que fiarse de hombres, mejor es refugiarse en el Señor que fiarse de los jefes.

Lectura del santo evangelio según San Juan. (Jn 10, 11-18)

En aquel tiempo, dijo Jesús: «Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir R.- La piedra que desecharon al lobo, abandona las ovejas y los arquitectos es ahora la huye; y el lobo hace estrago y las piedra angular. dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy Te doy gracias porque el buen Pastor, que conozco a me escuchaste las mías, y las mías me conocen, y fuiste mi salvación. igual que el Padre me conoce, La piedra que desecharon y yo conozco al Padre; yo doy los arquitectos mi vida por las ovejas. Tengo, es ahora la piedra angular. además, otras ovejas que no son Es el Señor quien lo ha hecho, de este redil; también a ésas las ha sido un milagro patente. R tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un

Liturgia de la semana Domingo, 29: Domingo IV de Pascua [ Hch 4, 8-12; Sal 117; 1Jn 3, 1-2; Jn 10, 11-18 (LE/LH propias)] Lunes, 30: San Pío V, papa (ML) [Hch 11,1-18; Sal 41; Jn 10, 1-10] Martes, 1: San José, obrero (ML) [ Hch 11,19-26; Sal 86; Jn 10, 22-30] Miércoles, 2: San Atanasio, obispo y doctor de la Iglesia (MO) [ Hch 12, 24-13; 5; Sal 66; Jn 12, 44-50] Jueves, 3: San Felipe y Santiago, apóstoles (F) [ 1Cor 15, 1-8; Sal 18; Jn 14, 6-14 (LE/LH propias)] Viernes, 4: [ Hch 13, 26-33; Sal 2; Jn 14, 1-6] Sábado, 5: [ Hch 13, 44-52; Sal 97; Jn 14, 7-14] Domingo, 6: [ Hch 9, 26-31; Sal 21; 1Jn 3, 18-24; Jn 15, 1-8 (LE/LH propias)] Las lecturas pertenecen al ciclo B. Liturgia de las Horas: Salmodia de la semana IV FELICITAMOS Esta semana celebran el aniversario de su ordenación sacerdotal los siguientes presbíteros: 1 de mayo Agustí Ayats Badia (1978) 2 de mayo: Joan Miquel Bravo Alarcón (1999) Jaume Gené Nolla (1999) Antoni Pérez de Mendiguren i Cros (1999) Ad multos annos!

solo Pastor. Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre.»

Un servicio del Departamento diocesano de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Tarragona

Hoja dominical (29-04-12)  

Semanario de información de la Archidiocesis de Tarragona n. 3242