Issuu on Google+

A los cuatro vientos Pascua de Resurrección 8 de abril de 2012 Suplemento del Full Domincal

LA PRINCIPAL FIESTA CRISTIANA Uno es que los primeros testigos de la resurrección son mujeres: María Magdalena y las que le acompañaban a visitar el sepulcro. Son ellas las que alertan a Pedro y a sus compañeros de lo ocurrido. Esto nos confirma que Jesús, aunque no las llamó para formar parte de los Doce, las estimaba en mucho y las escogió para dar el primer testimonio. También en la Iglesia católica, aunque no accedan al sacerdocio, las mujeres son apreciadas en su dignidad en nada inferior a los hombres y, a menudo, mucho más dignas de admiración.

H

acia el año 56 san Pablo escribió a los de Corinto: “Os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas, y luego a los Doce…”. Lo que el apóstol hace es recoger una tradición, ciertamente reciente, que recibió después de su conversión camino de Damasco. Y es que la resurrección de Cristo, verdad culminante de nuestra fe, fue creída y vivida por la primera comunidad cristiana, es decir, en tiempo de los apóstoles y desde entonces hasta ahora. La celebración de la Pascua es la principal fiesta de la Iglesia, junto con la Natividad. Aquel Jesús que nació en Belén, después de su vida en la tierra, murió y resucitó. Al término de la Semana Santa, en la que hemos meditado sobre su pasión y muerte, es lógico que los cristianos vivamos

la alegría inconmensurable de su vuelta a la vida, y no a la vida terrena, sino a la vida eterna. Cristo no fue el primer resucitado, según como entendamos esta palabra. El Evangelio nos cuenta de diversas personas que murieron y fueron resucitadas, como Lázaro o el hijo de la viuda de Naín. Pero estas personas, pasados unos años, volvieron a morir. Cristo en cambio resucita y vive ya para siempre. Es garantía de que también nosotros, si le somos fieles, accederemos a una vida sin fin en la gloria de Dios. La verdad histórica de la resurrección de Cristo se basa en múltiples testimonios de personas que le vieron: los Doce, los caminantes de Emaús, las mujeres, “más de quinientas personas”, según san Pablo. Hoy deseo fijarme en dos detalles significativos del relato evangélico.

Otro detalle significativo: a los apóstoles no les fue fácil aceptar el hecho de la resurrección. Pedro y Juan corren a cerciorarse por sí mismos. Tomás rechaza incluso el posterior testimonio de sus compañeros de que Jesús ha estado con ellos y se niega a creerlo sin una constatación directa. Precisamente esta duda se convertirá en una prueba más del hecho cierto y una confesión de fe que repetimos cada día en la misa. Las dudas de fe, el agnosticismo respetuoso, no son una afrenta para los creyentes; pueden ser el camino a un encuentro pleno con Cristo, que murió por todos y que resucitó para darnos a todos la vida eterna.

† Jaume Pujol Balcells Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado


Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor (8 de abril de 2012) (Ciclo B) Cristo ha resucitado, resucitemos con él La Resurrección de Cristo es el centro de la vida cristiana y el fundamento de nuestra fe. El sepulcro vacío es anuncio del misterio de la Resurrección (Ev.) y se convierte para los apóstoles en una verdad absoluta que anuncian con firmeza ( 1 lect.). Es el gran misterio y el anuncio que envuelve la vida del discípulo de Cristo (2 lect.). Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (10,34 a. 37-43) En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: “Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en Judea y en Jerusalén al tercer día y nos lo hizo ver, no a todo el pueblo, sino a los testigos que él había designado: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de su resurrección. Nos encargó predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha nombrado juez de vivos y muertos. El testimonio de los profetas es unánime: que los que creen en él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados.” Salmo responsorial [ Sal 117, 1-2. 16ab-17. 22-23 (R. 24)] Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Diga la casa de Israel: eterna es su misericordia. R. Éste es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo. La diestra del Señor es poderosa, la diestra del Señor es excelsa. No he de morir, viviré para contar las hazañas del Señor. R La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente. R. Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (3, 1-4) Hermanos: Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la

derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, juntamente con él, en gloria. Lectura del santo evangelio según san Juan (20,1-9). El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echo a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: -“Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos donde lo han puesto”. Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos. FELICITAMOS Esta semana celebran el aniversario de su ordenación sacerdotal los siguientes presbíteros: 10 abril: Ignasi Olivé Costas (1966)

Liturgia de la semana Domingo, 8: Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor [Santa Vigilia Pascual: 1) Gn 1,1 a 2,2; Salmo 103, o bien Salmo 32, 2) Ene 22, 1-18; Salmo 15, 3) Ex 14, 15 - 15, 1; Salmo; Ex 15, 1-6, 17-18, 4) Is 54, 5-14; Salmo 29; 5) Is 55, 1-11; Salmo: Is 12, 2-6; 6) Ba 3, 9-15. 32-4, 4; Salmo 18, 7) Ez 36, 16-28; Salmo 41, o bien: Salmo 50, 8) Rm 6, 3-11; Salmo 117; Mc 16, 1-7. Misa del día: Hechos 10, 34 a. 37-43; Salmo 117; Col 3, 1-4, o bien: 1C 5, 6b-8; Secuencia; Jn 20, 1-9, o bien, en las misas vespertinas: Lc 24, 13-35 (LE / LH propias)] Lunes dentro la Octava de Pascua, 9: [Hechos 2,14.22-23; Salmo 15, 1-2 y 5.7-8.9-10.11; Mt 28,8-15 (LE / LH propias)] Martes dentro la Octava de Pascua, 10: [Hechos 2,36-41; Salmo 32.4-5. 18-19.20 y 22; Jn 20, 11-18 (LE / LH propias)] Miércoles dentro la Octava de Pascua, 11: [Hechos 3,11-26; Salmo 8.2 ay 5.6-7.8-9; Lc 24, 35-48 (LE / LH propias)] Jueves dentro la Octava de Pascua, 12: [Hechos 3,11-26; Salmo 8, 2 ay 5.6-7.8-9; Lc 24,35-48 (LE / LH propias)] Viernes dentro la Octava de Pascua, 13: [Hechos 4,1-12; Salmo 117, 1-2 y 4.22-24. 25-27 a; Jn 21, 1-14 (LE / LH propias)] Sábado dentro la Octava de Pascua, 14: [Hechos, 1, 13-21; Salmo 117, 1 y 14-15.16ab-18:19-21; Mc 16, 9-15 (LE / LH propias)] Domingo, 15: Domingo II de Pascua o de la Divina Misericordia: [Hechos 4, 32-35; Salmo 117, 1-2.34. 16ab-18:22-24; 1 Jn 5, 1-6; Jn 20, 19-31 (LE / LH propias)] Las lecturas pertenecen al ciclo B. Liturgia de las Horas: Salmodia de la octava. Completas I o II domingo

11 abril: Joan Josep Bladé Bladé (1971) Ad multos annos!

Un servicio del Departamento diocesano de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Tarragona


Hoja dominical (08-04-12)