Issuu on Google+

A los cuatro vientos I Domingo de Cuaresma, 26 de febrero de 2012 Suplemento del Full Domincal

EL NÚCLEO DE TODA TENTACIÓN nuestras fuerzas en mejorar el mundo”. En la historia tenemos ejemplos de ideologías que van por este camino. Una aseguraba que la religión era el opio del pueblo, un engaño a los pobres para el conformismo. Otra decía que el perdón es inútil, la humildad nociva, el poder era lo importante y el Estado podía resolver los problemas. Una tercera, que el capital y el mercado son el verdadero Dios que mueve el mundo, el juego de las voluntades individuales en busca del placer de cada uno formando un equilibrio que funciona.

“E

n aquel tiempo el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Permaneció cuarenta días en él, dejándose tentar por Satanás”, dice el evangelio de San Marcos de este último domingo de febrero, primero de la Cuaresma de este año. Mateo y Lucas nos refieren las tres tentaciones de Jesús, los tres intentos, en su lucha interior, de apartarle de la misión que tenía confiada. Para reflexionar sobre estas sorprendentes escenas –Dios dejándose tentar por el padre de la mentira- me serviré de las profundas reflexiones que hace sobre estos episodios Benedicto XVI en el primer tomo de su obra monumental “Jesús de Nazaret”. El autor señala: “El núcleo de toda tentación es apartar a Dios que, ante todo lo que parece más urgente de nuestra vida, pasa

a ser algo secundario, o incluso superfluo y molesto, (…) dejar a Dios de lado como algo ilusorio, ésta es la tentación que nos amenaza de muchas maneras”. Veamos las tres tentaciones. En la primera le pide que convierta las piedras en pan, algo útil, material, bueno en sí mismo, práctico. En la segunda el diablo llega a citar la Biblia, cuando le invita a hacer algo espectacular: arrojarse desde lo alto para que crean en él. En la tercera, le muestra todos los reinos de la tierra y su esplendor y le ofrece dominar sobre el mundo, es decir, el poder. “Es propio de la tentación –dice el Papa- adoptar una apariencia moral; no nos invita directamente a hacer el mal, eso sería muy burdo. Finge mostrarnos lo mejor: abandonar por fin lo ilusorio y emplear eficazmente

A nivel personal la tentación de apartar a Dios de lo que parece más urgente, lleva a veces a dejar la oración, los sacramentos y la vida de piedad para más adelante, cuando tengamos tiempo, o tengamos ganas. El núcleo de toda tentación es ponernos como protagonistas y dar a Dios un papel secundario en nuestra vida, como si fuera en ella un actor de reparto en la película de nuestra existencia. La enseñanza de Jesús es otra: primero, amar a Dios; segundo, amar al prójimo. Es la llave de la superación de todo engaño, la clave de la felicidad que sólo hallamos cuando la buscamos en Dios y en el servicio a los demás.

† Jaume Pujol Balcells Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado


I Domingo de Cuaresma (26 de febrero de 2012) (Ciclo B) Convertíos y creed en el Evangelio. La Conversión va seguida de un pacto gozoso, de la creencia y del agua bautismal. Después que la creación entera fuera lavada y purificada por el diluvio, Dios establece un pacto con Noé, llenando el universo de color y de esperanza (1 lect.). Jesús vive la experiencia del desierto, supera la tentación e invita a la conversión y a la creencia (Ev.). El diluvio, figura del bautismo. La conversión purifica y transmite vida y gracia en virtud de la resurrección de Cristo (2 lect.). Lectura del libro del Génesis. (Gen 9, 8-15)

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1Pe 3, 18-22)

Dios dijo a Noé y a sus hijos: «Yo hago un pacto con vosotros y con vuestros descendientes, con todos los animales que os acompañaron: aves, ganado y fieras; con todos los que salieron del arca y ahora viven en la tierra. Hago un pacto con vosotros: el diluvio no volverá a destruir la vida, ni habrá otro diluvio que devaste la tierra.» Y Dios añadió: «Esta es la señal del pacto que hago con vosotros y con todo lo que vive con vosotros, para todas las edades: pondré mi arco en el cielo, como señal de mi pacto con la tierra. Cuando traiga nubes sobre la tierra, aparecerá en las nubes el arco, y recordaré mi pacto con vosotros y con todos los animales, y el diluvio no volverá a destruir los vivientes.»

Queridos hermanos: Cristo murió por los pecados una vez para siempre: el inocente por los culpables, para conducirnos a Dios. Como era hombre, lo mataron; pero, como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida. Con este Espíritu, fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados que en un tiempo habían sido rebeldes, cuando la paciencia de Dios aguardaba en tiempos de Noé, mientras se construía el arca, en la que unos pocos -ocho personas- se salvaron cruzando las aguas. Aquello fue un símbolo del bautismo que actualmente os salva: que no consiste en limpiar una suciedad corporal, sino en impetrar de Dios una conciencia pura, por la resurrección de Cristo Jesús, Señor nuestro, que llegó al cielo, se le sometieron ángeles, autoridades y poderes, y está a la derecha de Dios.

SALMO RESPONSORIAL (Sal 24) Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas: haz que camine con lealtad; enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R.Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad para los que guardan tu alianza. Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas. Acuérdate de mí con misericordia, por tu bondad, Señor. R El Señor es bueno y es recto, y enseña el camino a los pecadores; hace caminar a los humildes con rectitud, enseña su camino a los humildes. R

Lectura del santo evangelio según San Marcos. (Mc 1, 12-15) En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.» HA MUERTO MN. ANTONI VIRGILI FERRER

El sábado 11 de febrero, murió Antoni Virgili Ferrer, a la edad de 83 años. Actualmente era vicario judicial y juez del Tribunal Metropolitano de Tarragona,

Liturgia de la semana Domingo, 26: Domingo I de Cuaresma [Gn 9,8-15; Salmo 24, 4-5ab. 6-7b.8-9; 1 Pe 3,18-22; Mc 1,12-15 (LE / LH propias)] Lunes, 27: [Lev 19, 1-2.11-18; Salmo 18,8-9.10.15; Mt 25,31-46] Martes, 28: [Is 55,10-11; Salmo 33,45.6-7.16-17.18-19; Mt 6 0.7-15] Miércoles, 29: [Jon 3,1-10; Salmo 50,3-4.12-13.18-19; Lc 11,29-32] Jueves, 1: [Est 14, 1.3-5,12-14; Salmo 137, 1-2a.2bc-3.7c-8; Mt 7,712] Viernes, 2: [Ez 18,21-28; Salmo 129, 1-2. 3-4ab.4c-6.7-8; Mt 5,20-26] Sábado, 3: [Dt 26,16-19; Salmo 118, 1-2.4-5.7-8; Mt 5,43-48] Domingo, 4: Domingo II de Cuaresma [Gn 22,1-2.9 a. 10-13.1518; Salmo 115, 10 y 15. 16-17.18-19; Rom 8,31 b-34; Mc 9,2-10 (LE / LH propias)] Las lecturas pertenecen al ciclo B. Liturgia de las Horas: Salmodia de la semana I. canónigo responsable de asuntos judiciales del Cabildo de la Catedral, presbítero adscrito a la Prioral de San Pedro Apóstol de Reus y capellán de la Comunidad de Misioneras Claretianas de Reus. Licenciado en Derecho canónico y Teología, fue ordenado sacerdote el día 31 de mayo de 1952 durante el Congreso Eucarístico Internacional de Barcelona. A continuación inició su ministerio sacerdotal como párroco de varias parroquias de la archidiócesis, las últimas de las cuales fueron la de San Ramón de Salou y la de Santa Catalina Virgen y Mártir de Vinyols i els Arcs. Mn. Antoni Virgili, descanse en la paz de Cristo!

Un servicio del Departamento diocesano de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Tarragona


Hoja dominical 26-02-12