Issuu on Google+

A los cuatro vientos Solemnidad de la Ascensión del Señor 5 de junio de 2011 Suplemento de Full dominical

Cristo nos abre las puertas en la medida en que nos acercamos a Jesús y entramos en comunión con él. Algo de esto debieron experimentar los apóstoles porque, lejos de caer en el desánimo de la orfandad, nos dicen las Escrituras que volvieron a Jerusalén “con gran gozo” (Lc 24-52). La explicación es clara: no habían perdido a Cristo para siempre, sino que habían visto abiertas para ellos las puertas de la vida eterna.

abemos por el Evangelio que tras su Resurrección, Jesucristo se hizo presente, aunque de otro modo, ante los apóstoles, los discípulos y aquellas mujeres que le acompañaban por los caminos de Palestina. Y que, llegado el momento, se despidió de los apóstoles elevándose hacia el cielo. Comentando estos pasajes, Benedicto XVI nos advierte de que “la palabra cielo no indica un lugar sobre las estrellas, sino algo mucho más osado y sublime: indica a Cristo mismo, la Persona divina que acoge plenamente y para siempre a la humanidad”. Entramos en el cielo

S

La Resurrección es el fundamento de la fe cristiana y la Ascensión es el de nuestra esperanza de vida eterna en Dios. Jesús, que siendo Dios vivió en la tierra como uno de nosotros, se ha ido a prepararnos la morada celestial, su regalo excelso, el que vino a traernos a la tierra como un don de su generosidad sin límites. En su famoso libro Mero Cristianismo, C.S. Lewis resalta ese carácter de don de Dios que tiene el cielo, y lo contrapone con algunas ideas que a veces tenemos en nuestra miopía para los temas espirituales. De este modo nos dice que tenemos que abandonar la idea de que Dios nos pone una especie de examen, en el que se trata de sacar buenas notas y merecer el premio.

Según esto tendríamos con Él una especie de pacto en el que, si cumplimos nuestra parte del contrato, Dios queda en deuda con nosotros y, por simple justicia, se ve necesitado de cumplir a su vez su parte dándonos lo que nos corresponde. El mismo escritor inglés recuerda que los cristianos a menudo han discutido si lo que salva es la fe en Cristo o son las buenas acciones. A él le parece que es cómo preguntar cuál de las dos cuchillas de una tijera es más útil. En efecto, ni se puede despreciar la fe, ni menospreciar las buenas obras, conscientes, eso sí, de que todo lo que tenemos, comenzando por la propia vida, es don de Dios. En este sentido valdría la metáfora del niño al que su padre le entrega un dinero. Desde entonces es del hijo, pero porque se lo ha entregado el padre. Lo que corresponde al hijo es hacerlo fructificar, como en la parábola de los talentos. Inmediatamente antes de la Ascensión, Jesús se despide de sus apóstoles diciéndoles: “Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (Hch 1,8). Es el encargo que nos hace a todos. Antes de ir al cielo que nos tiene prometido, tenemos un trabajo que hacer en la tierra: con el ejemplo y la palabra hemos de dar testimonio de esta vida feliz que nos espera a todos.

† Jaume Pujol Balcells Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado


La Ascesión del Señor (5 de junio de 2011) (Ciclo A) Sentado a la derecha del Padre. La fiesta de hoy forma parte del misterio pascual de Cristo. Jesús ha cumplido su misión; se vuelve al Padre y se queda entre nosotros. Es ausencia y presencia a la vez. Cristo resucitado da sus últimas recomendaciones a sus discípulos (1ª Lectura) y los envía a ser testigos y anunciadores del Evangelio (Evangelio). Cristo está sentado a la derecha del Padre (2ª Lectura). Lectura de los Hechos de los Apóstoles (He 1,1-11) uerido Teófilo: En mi primer libro traté de todo lo que Jesús hizo y enseñó desde el principio hasta el día en que subió al cielo después de haber dado instrucciones a los apóstoles que había elegido bajo la acción del Espíritu Santo. Después de su pasión se presentó a ellos, dándoles muchas pruebas evidentes de que estaba vivo: se apareció durante cuarenta días y les habló de las cosas del reino de Dios. Una vez que estaba comiendo con ellos les mandó que no saliesen de Jerusalén, sino que aguardasen la promesa del Padre, de la que os hablé; porque Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días. Los que estaban con él le preguntaron: «Señor, ¿vas a restablecer ya el reino de Israel?». Les respondió: «No os toca a vosotros saber los tiempos y las circunstancias que el Padre ha fijado con su autoridad; pero recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros para que seáis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines de la tierra». Dicho esto, lo vieron subir, hasta que una nube lo ocultó a su vista. Ellos se quedaron mirando fijamente al cielo mientras él se iba, cuando se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: «Galileos, ¿qué hacéis ahí mirando al cielo? Este Jesús que acaba de subir al cielo volverá tal como lo habéis visto irse al cielo».

Q

Salmo responsorial (Sal 47) Pueblos todos, batid palmas, aclamad al Señor con gritos de alegría, porque el Señor, el altísimo, es terrible, un gran rey sobre toda la tierra. Dios sube entre aclamaciones,

el Señor, al son de trompetas. Cantad a Dios, cantad; cantad a nuestro rey, cantad; porque el rey de toda la tierra es Dios, cantadle un buen cántico. Dios reina sobre las naciones, Dios se sienta en su trono sacrosanto.

Lectura de la Carta del apóstol San Pablo a los Efesios (Ef 1,17-23) ermanos: Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os conceda espíritu de sabiduría que os revele un conocimiento profundo de él; que ilumine los ojos de vuestro corazón, para que conozcáis cuál es la esperanza de su llamada, cuál la riqueza de la gloria de su herencia otorgada a su pueblo y cuál la excelsa grandeza de su poder para con nosotros, los creyentes, según la fuerza de su poderosa virtud, la que ejerció en Cristo resucitándolo de entre los muertos, sentándolo a su derecha en los cielos por encima de todo principado, potestad, autoridad, señorío y de todo lo que hay en este mundo y en el venidero; todo lo sometió bajo sus pies y a él lo constituyó cabeza de la Iglesia por encima de todas las cosas; la Iglesia es su cuerpo, la plenitud de todo lo que existe.

H

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo (Mt 28, 16-20) n aquel tiempo los once discípulos fueron a Galilea, al monte que Jesús había señalado, y, al verlo, lo adoraron. Algunos habían dudado hasta entonces. Jesús se acercó y les dijo: «Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos míos en todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y sabed que yo estoy

E

Liturgia de la semana Domingo 5 de junio: Solemnidad de la Ascensión del Señor: XLV Jornada de las Comunicaciones Sociales [Hch 1, 1-11; Sal 46; Ef 1,17-23; Mt 28,16-20 (LE/LH propias)]. Lunes 6: San Norberto, obispo (ML) [Hch 19,11-15; Sal 67; Jn 16, 29-33]. Martes 7 [Hch 20,17-27; Sal 67; Jn 17,1-11a]. Miércoles 8: [Hch 20,28-38; Sal 67; Jn 17,11b-19]. Jueves 9: San Efrén, diácono y doctor de la Iglesia (ML)[Hch 22,30.23,611; Sal 15; Jn 17,20-26]. Viernes 10: [Hch 25,13-21; Sal 46; Jn 21,15-19]. Sábado 11: San Bernabé, apóstol (MO)[Hch 11,21b-26.13,1-13; Sal 97; Jn 21,20-25. Misa vespertina pròpia de la vigília de Pentecostés: Gn 11,19 (o bien: Ex 19,3-8a.16-20b; o bien Ez 37,1-14; o bien: Jl 2,28-32, Heb 3,1-5), Sal 103; Rom 8,22-27; Jn 7,37-39. I Visperas de la Solemnidad de Pentecostés]. Domingo 12 de junio: Solemnidad de Pentecostés: [Hch 2, 1-11; Sal 103; 1Cor 12,3b-7.12-13; Jn 20,1923 (LE/LH propias)]. Las lecturas pertenecen al ciclo A Liturgia de las Horas: Salmodia de la III semana. NUEVA ORDENACIÓN SACERDOTAL El próximo domingo, 5 de junio, a las 17.30 h. y en la iglesia parroquial de Santa María de Cornudella de Montsant, el Sr. Arzobispo conferirá el sacramento del orden presbiteral a Mn. Miquel Castillejo Brull, hasta ahora diácono adscrito a las parroquias de Cornudella, Poboleda, Siurana i la Morera de Montsant. ¡FELICIDADES! Esta semana celebran el aniversario de su ordenación presbiteral los siguientes presbíteros: 9 de junio: Mn. Xavier Roig Rovira (2002). 10 de junio: P. Szymon Welka (2000). 11 de junio: P. Joaquim Salvador Peñarroya, s.f.(1960)

con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».

Un servicio del Departament diocesà de Mitjans de Comunicació Social de l’Arquebisbat de Tarragona


Hoja dominical (05-06-11)