Page 1

A los cuatro vientos Domingo XXXIII del tiempo ordinario 14 de Noviembre de 2010 Suplemento de Full dominical

El sexo como don divino enseñando que la castidad implica un “aprendizaje del dominio de sí del cual nadie está exento”. De este modo entiende también que el acto sexual debe estar ligado a la donación matrimonial y estar abierto a la vida, rechazando cualquier disociación que pueda establecerse en nombre exclusivamente del placer como guía máxima o única.

eanudando los comentarios que estoy dedicando a los Diez Mandamientos, hoy corresponde fijarme en el sexto y el noveno, que advierten sobre la orientación correcta del gran don que es el sexo y de los males que acarrean la lujuria y la concupiscencia.

R

“No cometerás adulterio” mandaba ya la Antigua Ley, según referencias explícitas en Éxodo 20,14 y Deuteronomio 5,17. Es un mandamiento que Cristo superó en su formulación expresándose de este modo: “Habéis oído que se dijo: “No cometerás adulterio”. Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya comete adulterio con ella en su corazón”. (Mt 5, 27-28). Cuando Juan Pablo II pronunció esta frase, en una de sus alocuciones, no faltaron periódicos que titularon con ella y tampoco quienes se escandalizaron, por desconocimiento de las Escrituras y por una interpretación errónea de sus palabras. El mensaje de Jesús no tiene nada que

ver con el puritanismo, sino con el deseo de poner de relieve algo a lo que el mismo Papa dedicó más de un centenar de intervenciones en su pontificado: a la importancia de integrar el sexo en la persona. Hoy se habla mucho de sexo. El arzobispo y gran predicador americano Fulton Sheen (18851979) escribió: “En la Inglaterra victoriana se pretendía que el sexo no existía. La modernidad pretende que no existe nada más”. ¡Claro que existe este don divino por el que Dios quiso que se expresara el amor conyugal y a través del cual las personas participan del poder creador de la vida. “La unión del hombre y la mujer en el matrimonio —señala el Catecismo de la Iglesia Católica— es una manera de imitar en la carne la generosidad y la fecundidad del Creador”. La tradición de la Iglesia ha entendido el sexto mandamiento como referido a la globalidad de la sexualidad humana y ha hecho pedagogía de la libertad humana

El noveno Mandamiento complementa al sexto al rechazar la codicia que lleva desear la mujer del prójimo lo mismo que sus bienes. Nos llama a purificar el corazón, a una pureza de intención vista de manera positiva, tanto en nuestra vida personal como en las relaciones sociales. Entonces se descubre que la llamada “permisividad de costumbres” se basa en una concepción errónea de la libertad humana, ya que encadena la mente y el corazón a los apetitos inferiores y a los vicios y establece un desorden en el ser que lleva a la infelicidad. La Iglesia no teme ser acusada de retrógrada al hablar de estos temas. Sabe lo que se juega y que debe hablar en verdad al margen de una popularidad inmediata o de la persecución de determinada imagen. La sexualidad es una bendición divina a la que debemos corresponder desde el respeto y la gratitud.

† Jaume Pujol Balcells Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado


Domingo XXXIII del tiempo ordinario (14 de Noviembre de 2010) (Ciclo C) Mirada al futuro Este domingo es el penúltimo del año litúrgico. El profeta desvela la intervención futura del Señor en favor de su pueblo. Finalmente se hará justicia; condenación para los impíos y salvación para los justos (1ª Lectura). Jesús anuncia la destrucción de Jerusalén y el final de los tiempos. Mientras llega este momento se debe permanecer firmes y perseverantes (Evangelio). Pablo recrimina la ociosidad de algunos porque creen que la venida del Señor es inminente y les estimula al trabajo y a la fatiga cotidiana (2ª Lectura). Lectura de la profecía de Malaquías (Mal 3, 19-20) irad que llega el día, ardiente como un horno: malvados y perversos serán la paja, y los quemaré el día que ha de venir-dice el Señor de los ejércitos-, y no quedará de ellos ni rama ni raíz. Pero a los que honran mi nombre los iluminará un sol de justicia que lleva la salud en las alas.

M

Salmo responsorial (Sal 97) Tañed la cítara para el Señor, suenen los instrumentos: con clarines y al son de trompetas, aclamad al Rey y Señor. Retumbe el mar y cuanto contiene, la tierra y cuantos la habitan; aplaudan los ríos, aclamen los montes al Señor, que llega para regir la tierra. Regirá el orbe con justicia y los pueblos con rectitud. Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (2 Tes 3,7-12) ermanos: Ya sabéis cómo tenéis que imitar nuestro ejemplo: no vivimos entre vosotros sin trabajar, nadie nos dio de balde el pan que comimos, sino que trabajamos y nos cansamos día y noche, a fin de no ser carga para nadie. No es que no tuviésemos derecho para hacerlo, pero quisimos daros un ejemplo que imitar. Cuando vivimos con vosotros os lo mandamos: El que no trabaja, que no coma. Porque nos hemos enterado de que algunos viven sin trabajar, muy ocupados en no hacer nada.Pues a esos les mandamos y recomendamos, por el Señor Jesucristo, que trabajen con tranquilidad para ganarse el pan.

H

Lectura del santo Evangelio según san Lucas (Lc 21, 5-19) n aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la

E

calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo: Esto que comtempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido. Ellos le preguntaron: Maestro, ¿Cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder? Él contestó: «Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: "Yo soy", o bien: "El momento está cerca; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida.» Luego les dijo: «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre. Habrá también espantos y grandes signos en el cielo. Pero antes de todo eso os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y

Liturgia de la semana Domingo 14 de octubre: Domingo XXXIII del tiempo ordinario: Día de la Iglesia diocesana-“Germanor” [Mal 3,19-20a.; Sal 97; 2Tes 3,7-12; Lc 21,5-19 (LE/LH propias)]. Lunes 15: San Alberto “el Grande”, obispo y doctor de la Iglesia (ML) [Ap 1,1-4.2,1-5a; Sal 1; Lc 18,35-43]. Martes 16: Santa Margarita, reina de Escocia, y santa Gertrudis, virgen (ML) [Ap 3,1-6.14-22; Sal 14; Lc 19,1-10]. Miércoles 17: Santa Isabel de Hungría (MO) [Ap 4,1-11; Sal 150; Lc 19,11-28]. Jueves 18: Dedicación de las basílicas de San Pedro y de San Pablo, en Roma (ML) [Ap 5,1-10; Sal 149; Lc 19,41-44 o bien las de la ML: Hch 28,11-16.30-31; Sal 97; Mt 14,22-33]. Viernes 19: [Ap 10,8-11; Sal 118; Lc 19,45-48]. Sábado 20: Memoria de Santa Maria [Ap 11,4-12; Sal 143; Lc 20,27-40]. Domingo 21: Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey de todo el mundo: [2Sam 5,1-3; Sal 121; Col 1,12-20; Lc 23,35-43 (LE/LH propias)]. Las lecturas pertenecen al ciclo C. Liturgia de las Horas: Salmodia de la I semana. hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.»

Hoy celebramos el día de la Iglesia diocesana-“Germanor” a misión de la Iglesia no consiste en ganar dinero, ni en acumular recursos materiales. Su misión es aquello que denominamos la pastoral. La Iglesia ha de continuar la obra de Jesucristo por todo el mundo, que fundamentalmente consiste en anunciar su Buena Nueva, celebrarla y dar testimonio de ella. Ahora bien, cualquier actividad pastoral necesita de unos medios materiales pequeños o grandes. Eso significa que detrás de cada proyecto pastoral hay casi siempre un presupuesto. La acción pastoral necesita de un soporte económico para poder ser desarrollado conveniente-

L

mente. Sin este soporte, la Iglesia difícilmente podría llevar a cabo las tareas pastorales que reclaman nuestros días. Es importante que todos los cristianos nos demos cuenta de que la economía de la Iglesia ha de ser cosa de todos. Y, sobre todo, que esto nos lleve a considerar que normalmente quien ha de mantener la Iglesia somos nosotros con una verdadera comunión de bienes. Los cristianos debemos asumir todas las consecuencias de profesar la fe, lo cual incluye también a la economía, siendo solidarios en el mantenimiento de la Iglesia y de su misión.

Un servicio del Departament diocesà de Mitjans de Comunicació Social de l’Arquebisbat de Tarragona

Hoja dominical  

Semanario de información de la Archidiocesis de Tarragona 14-11-10

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you