Page 1


Textos y selección de imágenes: Arq. Nicolás Vazquez Colaboradores: Arq. Dennis Terán Enzo Coronel Diseño: VNNV hacedores San Miguel de Tucumán Tucumán Argentina 2016

La siguiente piblicación es un ensayo de distribución libre y gratuita. Las imágenes de las distintas obras de arquitectura son una recopilación de las siguientes fuentes: www.plataformarquitetura.cl y www.pinterest.com. Todos los derechos de las obras y fotografías son propiedad exclusiva de sus autores.


En la mayoría de los centros urbanos de las ciudades, el alto valor de la tierra y su consecuente especulación inmobiliaria, esquirlas de la vida moderna, han originado densas construcciones, resultado de la búsqueda de mayor rendimiento por lote. Una de las manifestaciones más extendidas de éste fenómeno es la exponencial división del suelo. Aquello que comenzó con “solares” (denominación que dieron los españoles a terrenos que ocupaban cuartos de manzana durante la estructuración de muchas ciudades en el período de colonización) fue con el tiempo, el crecimiento demográfico y la evolución de la actividad económica; subdividiéndose hasta la actualidad en parcelas cada vez más pequeñas. Hoy en día, en nuestra ciudad por ejemplo, son mayoría los terrenos de proporciones “tubulares”: de gran profundidad en comparación con su frente hacia la calle. Si a esto le sumamos adaptaciones para propiedades horizontales (condominios, dúplex, conventillos, etc.) las dimensiones a veces se estrechan aún más. Frecuentemente se presenta entonces el desafío de resolver viviendas cuya conformación permita “engañar” la exigente compactación de masas que propone el tejido urbano actual. Para ello deben ponerse en consideración características que llamaremos “estáticas” del lote: su proporción, su diferencia de nivel con respecto a la calle y la altura de las construcciones contiguas junto con la de frente, el ancho de su vereda y de su calle; y las “dinámicas”: el tránsito de la calle, las perspectivas desde distintos puntos de la cuadra, etcétera.


Alguna vez coincidimos con una docente de la facultad de arquitectura que la ciudad de San Miguel de Tucumán debía ser considerada un lugar donde diseñar y construir edificios es una tarea compleja: a los obvias respuestas programáticas y particulares que deben darse en cada encargo; habrá que agregar repuestas a la amplitud térmica percibida durante el año, con altas temperaturas y niveles de humedad durante buena parte del año e inviernos cortos pero muy crudos; un macrocontexto económico históricamente irregular que imposibilita el acceso masivo a toda la oferta de productos y servicios y que también originó desigualdades sociales crónicas; déficit habitacional, aspectos de seguridad y vandalismo que no pueden desatenderse, la contaminación sonora y la vegetación insuficiente junto a otros aspectos componen el variado menú de condicionantes de diseño en nuestro medio. Con el panorama descripto, para la media de la población e incluso para algunos profesionales, diseñar una vivienda se ha vuelto un proceso expeditivo, despojándose de matices. Ha insistido en quitarse sensibilidad y reducir el ejercicio a yuxtaponer y compactar recintos de acuerdo a preferencias funcionales, sin siquiera ahondar sobre las conveniencias espaciales de los mismos. Esto, lejos de demostrar una simplificación de diseño para reducir costos, ha incurrido en un retroceso proyectual priorizando sólo la distribución más austera de sus locales; en los que el espacio desoye la dinámica de todas las condicionantes de diseño operando en simultáneo, la luz, el aire, la relación con el exterior. Es en este marco en el que sugerimos individualizar a través de esta publicación conceptos y estrategias relacionados al diseño de viviendas entre medianeras. Están analizados en cada caso desde la óptica de la “resultante espacial”, dimensión del diseño que creemos es el más postergado en éste tipo de construcciones en nuestro medio. El objetivo de la misma es mediar junto al lector una primera aproximación a la reinterpretación del espacio entre medianeras a través de ejemplos construidos en todo el mundo, poniendo en relieve formas de resolver no sólo aspectos relacionados a lo programático, de habitabilidad y adecuación a la reglamentación vigente; sino de experiencia espacial para sus usuarios.

Entendemos como resultante espacial al efecto conjunto de recursos articulados con la intención de mejorar la experiencia sensible que tiene un usuario cualquiera al recorrer una secuencia de espacios. En este caso, una vivienda. Para ello hemos individualizado cuatro conceptos íntimamente vinculados entre sí que, sin ser reglas inequívocas, entendemos conveniente considerar en el diseño de una vivienda entre medianeras para fortalecer la calidad de su resultante espacial.


Hacer ésta diferencia en el título revela la intención del primer concepto. Una vivienda entre medianeras con patio sólo expresa que parte de su terreno es descubierto, semi-cubierto o semi-cerrado sin profundizar sobre cómo éste espacio se relaciona con el resto de la vivienda. Basta repasar mentalmente algunas viviendas entre medianeras que conozcamos para encontrar que muchas de ellas se ordenan bajo el mismo denominador: los locales se apiñan con más o menos dimensión en una composición espesa; y el patio simplemente ocurre en lo que queda de terreno. Sobreviene en el remanente entre las medianeras y los límites fortuitos de “la vivienda propiamente dicha”. Al diseñar en cambio una vivienda entre medianeras en torno a un patio, se logra alivianar esa composición; multiplicando las opciones y recursos para mejorar la relación de la vivienda con el aire, la luz natural, el sonido, la vegetación, etc. Desde la época imperial de la antigua Roma con sus viviendas domus de espacios y recintos organizados alrededor de patios (atrio); se entendía a los mismos como polos centrales de la actividad y la vida doméstica. Entendemos hoy al patio en la vivienda entre medianeras como un pedazo de vida al descubierto, metros cubo aire que aportan a lo cotidiano mucho más de lo que cuestan construir. Lleva el carácter del exterior hacia el interior en un remanso controlado donde el aire huele distinto y los sonidos, como la luz, son otros a los interiores. casa en Barcelona- España / H Arquitectes.


Con la tarde se cansaron los dos o tres colores del patio. Esta noche, la luna, el claro círculo, no domina su espacio. Patio, cielo encauzado. El patio es el declive por el cual se derrama el cielo en la casa. Serena, la eternidad espera en la encrucijada de estrellas. Grato es vivir en la amistad oscura de un zaguán, de una parra y de un aljibe. J.L. Borges.

Todos los ambientes guardan relación con el patio que aporta luz, vegetación y ventilación natural. casa en San Pablo- Brasil / Terra e Tuma Arqs.


El patio es tanto maleable en su conformación como dúctil en su capacidad transformadora. Puede adquirir distintas geometrías. Es capaz de definirse no sólo a través de planos sino también texturas, colores, equipamiento, etc. Logra despegar la vivienda de los muros medianeros haciendo caso omiso de ellas, o puede reforzarlas marcando una fuerte dominante de paralelas, tensionando y estructurando espacios a través de él. Organizar las vistas y los desbordes de la vivienda en torno a un patio redibuja sus líneas dominantes. Con pocos gestos, crea la impresión de locales más amplios sobre todo en casos por construir de superficies cerradas reducidas. Cabe aclarar que aunque la expresión en torno a un patio quizás tensione la imaginación hacia un patio central o interior; no necesariamente debe serlo para cumplir los roles antes descriptos. Un patio trasero por ejemplo puede aportar mucho a la calidad de la resultante espacial de una vivienda entre medianeras si produce los efectos de tensión necesarios hacia él. Para ello es necesario trabajar las distancias en relación a la proporción del mismo, los niveles de permeabilidad y comunicación, elementos o equipamiento que resulten atractores, etc.

Fuerte relacion interior-exterior aprovechando la corta distancia entre la casa y el final del terreno. casa en San Pablo- Brasil / Terra e Tuma Arqs.


El patio se incorpora a la secuencia de espacios de la casa. El exterior forma parte de la experiencia diaria. casa en Barcelona - EspaĂąa/ H Arquitectes


LA LUZ Y LA PROPORCIÓN DE LOS ESPACIOS Es indiscutible el efecto positivo que produce en las personas habitar en espacios servidos de luz natural: está probado que mejora el estado de ánimo y mantiene en forma el sistema nervioso de las personas entre muchos otros beneficios. En lo que concierne estrictamente a la disciplina, iluminar naturalmente los ambientes de manera adecuada mejora la eficiencia de la instalación eléctrica, alarga la vida útil de las lámparas y reduce sustancialmente el consumo energético de la vivienda; al tiempo que cualifica la experiencia espacial de sus usuarios.

casa en Ho Chi Minh - Vietnam / AHL Arquitects Asociated.


La doble altura y la iluminación cenital definen el espacio

Ventilación, luz natural y vegetación en cinco metros de ancho.

casa en México / arq. Hans Kabsch Vela

casa en Yucatán - México / arq. H. Ponce


Sin embargo, en discutibles aspiraciones de economía suelen tomarse decisiones “estándar” de diseño, no sólo sobre el tipo, cantidad y disposición de las aberturas; sino también sobre las formas de agrupación de locales. Aquellos en que la luz natural debe hacerse camino a los atropellos: aberturas mal ubicadas o mal elegidas (en concreto mal diseñadas); Espacios cuya proporción propone profundidades a la que la luz natural no puede llegar, etc. Diseñar y ubicar cada abertura según las necesidades de cada espacio puede representar igual o incluso menor cantidad de aberturas en el recuento total de la vivienda. También cualifica los planos de cerramiento y otorga valor y carácter a los interiores. Aprovechar y capitalizar las medianeras resulta de suma importancia en este tipo de viviendas. Aquéllas implican en sí mismas un control del asoleamiento, ganancia térmica y un filtro en las condiciones de iluminación natural interior; a diferencia de las viviendas de perímetro libre, en donde eventualmente es necesario estudiar con detenimiento mayor número de caras expuestas.

Despegar los elementos compositivos para fugar las visuales y disimular la estrechez y el “aplastamiento”. 2 casas en Ho Chi Minh - Vietnam imagen mayor y arriba a la derecha / arq. Vo Quang Thi abajo a la derecha / AHL Architects Asociated


El resultado será iluminación natural cargada de intención, avocada a cumplir determinado rol ingresando moteada por distintos lugares a lo largo del día y modificando la tonalidad de los ambientes. Asoleando donde se necesite o sólo iluminando indirectamente un sector. Esto genera novedad y empatía en la relación de los habitantes con la vivienda.

casa en Ho Chi Minh - Vietnam / AHL Arquitects Asociated.


La proporción de los ambientes, así como su forma de agrupación también interesan a la hora de diseñar casas entre medianeras. Hemos contabilizado numerosos proyectos y viviendas construidas en nuestro medio que incurren en desatenciones a este asunto, aminorando las posibilidades que el encargo supone. Un ejemplo frecuente es el de viviendas de gran superficie (mayor a 250m2) en la que todos sus espacios son de proporciones estáticas, rigurosamente delimitados por cerramientos que no permiten circunstancias de uso masivo. Un cumpleaños con muchos invitados, por ejemplo, expone la espacialidad de la casa a niveles incómodos, algo ilógico en construcciones de gran superficie.

casa en Ho Chi Minh - Vietnam / AHL Arquitects Asociated.

Otro caso (por citar sólo dos) se repite en aquellas viviendas comúnmente llamadas “de barrio”. Allí es frecuente ver casas separadas de alguna de las medianeras, estrechando su morfología para generar un eventual paso hacia el fondo del terreno, pero cuyo conjunto parece no enterarse de aquella extrusión y sobrevive sorda a aquel movimiento. Se genera así una tercera fachada ignota, apenas atendida por alguna abertura que ofrece la vista estéril de una pared. La proporción de los espacios determina también parte de su protagonismo. Un gesto muy utilizado en viviendas angostas entre medianeras es alterar drásticamente la proporción de algunos espacios para romper con la estrechez perceptual: una doble altura o un vacío por ejemplo amplía la percepción de los espacios, multiplica las posibilidades de aberturas, comunica visualmente niveles jerarquizando los ambientes importantes y elimina ese efecto de “aplastamiento” que se produce al mantener una altura simple de modo constante en terrenos entre medianeras. En este sentido, creemos insoslayable considerarlas como un componente más del proyecto a la hora de componer la iluminación natural y la proporción de los espacios. Bien sea para disimularlas hasta “desaparecerlas” o bien sea para reforzarlas como elemento de composición. Para mitigarla o para apropiarse de ellas.

Rincones para rélax con vistas enmarcadas en tres metros de ancho casa en Ho Chi Minh - Vietnam / arq. Vo Quang Thi

Lo menos recomendable en todo caso será desatenderlas, desoír la tensión que generan en sí mismas; decidir la vivienda como si no existieran. La luz natural permite prescindir de lámparas muchas horas al día casa en San Pablo- Brasil / Terra e Tuma Arqs.


La entrada de luz natural y el jardĂ­n lateral son pequeĂąos pero protagonistas en la resultante espacial de todos los ambientes. casa en Ha Noi -Vietnam / Nghia-Architect


La rutina para algunos convierte a la vivienda propia en aquel lugar donde uno llega después de cumplir sus obligaciones. La terminal del día para descansar luego de los compromisos. Un dormitorio gigante.

SEPARAR. RECORRER. DISFRUTAR.

Hacer de la secuencia espacial parte sensible de la vida diaria. casa en Vietnam / I.House Architects

Para nosotros entonces, recorrer una casa debe convidar a sus usuarios variedad durante su estadía, ofrecerle diversidad espacial, debe presentarles interacciones que puedan disfrutar: una vista bien direccionada, un guiño de la naturaleza, la luz del sol haciendo una gracia en determinados horarios, etc.; debe ayudarlos a experimentar novedad en lo cotidiano.


Elementos que no se “encuentran” entre sí para dejar paso a la luz, la vegetación, a la fuga de visuales. casa en Yucatán - México / arq. H. Ponce

Ésta idea, válida para toda clase de viviendas, invita a reflexionar sobre los modos de organización de espacios más convenientes en el caso particular de aquellas entre medianeras. Ya dijimos que existen numerosos ejemplos de construcciones que no resisten la tentación de abarrotar locales de manera contigua, todo al lado de todo en búsqueda de mayor economía de obra mediante reducción de metros cuadrados o de cañerías de servicios. Desde nuestro lugar pensamos que la naturaleza compositiva de las casas entre medianeras está en cambio en ser propensas a separar espacios y estratificar niveles de privacidad, por ejemplo, a través del recorrido. Puede ser horizontal o vertical y, de ser posible, interponer en él variables espaciales que diluyan la introspección q supone la proporción del terreno. Lo dicho aligera los ambientes y posibilita nuevos de mayor calidad espacial. Facilita la fluidez de los ambientes y sus transiciones, viabiliza alternativas de iluminación natural y mejora los grados de privacidad.


El recorrido como lรณgica compositiva. casa en ciudad de La Plata - Argentina - arqs. Le Corbusier / Amancio Williams


Los planos de cerramiento incorporan valor agregado. casa en Ho Chi Minh - Vietnam / DD Concept Arqs.

Queremos destacar también que estos gestos pueden no suponer considerables aumentos de superficie. Para ello ya sugerimos trabajar sobre la forma de agrupamiento de los ambientes: El rol e intención de los planos de cerramiento y su relación con las medianeras. ¿Cómo y hasta dónde separo? Cualificar las divisiones de espacios, dotándolos de intenciones superadoras a las taxativas termina siendo clave para la resultante espacial de los ambientes. Ello posibilita maximizar perceptualmente el espacio disponible posibilitando incluso resolverlos en pocos metros cuadrados.


LIBERTAD EN EL USO. Las formas de uso de la vivienda han pasado por numerosos cambios a lo largo del tiempo. Sus modos de organización espacial, cantidad, y protagonismo de cada ambiente han ido moviéndose según diversos factores: Estilo de vida, poder adquisitivo, tendencias y cambios tecnológicos, entre muchos otros.

Los limites entre ambientes se diluyen- elementos no convencionales dividen los usos. casa en Vietnam- arq. Dau Phi Bach

Casi en simultáneo con la densificación de la ciudad y estrechamiento de los terrenos descriptos al inicio de ésta publicación, el estudio pormenorizado de la vivienda comenzó un proceso de complejización/simplificación, profundizando sobre los modos de vida e identificando sus cuestiones de fondo para luego traducir al espacio estas conclusiones de la manera más abreviada posible. Un ejemplo son ambientes que han ido abandonando funciones únicas, suavizando sus diferencias; o desdibujando límites en búsqueda de mejor relación con el exterior, la vegetación e iluminación natural; intentando traer a la familia más cerca de la naturaleza. Fuerte presencia vegetal en cinco metros de ancho. casa en Yucatán - México - H. Ponce arquitectos


El mobiliario desaparece en la paleta general.

protagonismo: ducha con iluminación natural

casa en Vietnam- arq. Dau Phi Bach

casa en Vietnam- AHL Architects Asociated

Estos gestos son útiles en el diseño de casas en general, pero en el caso de las entre medianeras resultan cruciales dada la proporción tubular del terreno y las superficies ajustadas de los proyectos. Creemos que éste tipo de casas reclama que los espacios se piensen neutrales: que permitan realizar variedad de actividades con comodidad y en el momento en que sus usuarios lo requieran. Leer en la cocina, cenar con amigos en el patio, relajarse en un baño; Al darle más posibilidades de uso a un espacio, mejora la eficiencia del mismo y eventualmente permite deshacernos de algún otro. Para que un espacio pueda dar respuesta a múltiples funciones con comodidad resulta decisivo el equipamiento. Un rubro clave en la resultante espacial de los ambientes y sin embargo postergado en ocasiones principalmente por razones económicas o de pereza. Y es que al final del largo camino de construcción de una vivienda, el mobiliario más a mano con frecuencia suele imaginarse como el más adecuado. Por ello, sugerimos fuertemente resistir la tentación de obligar a mobiliario de otras vidas a encajar en lugares donde no quieren estar. Además de la intrínseca función utilitaria del equipamiento, cuando su geometría y terminación son adecuadas y suficientes; éste coopera notablemente con el carácter que se ha decidido para un espacio. Así pues el equipamiento puede, por ejemplo, remarcar la dominante de un ambiente, o tensionar el espacio en otra dirección; confundirse en la paleta del conjunto o erguirse como un cuerpo protagonista, puesto para ser observado.


Nuestra sugerencia sin embargo, de ningún modo expresa adquirir inevitablemente la totalidad del mobiliario por primera vez, sino evaluar con honestidad la adecuación del mismo (sea nuevo, usado, reciclado o devenido en otro); a la función y al espacio al que se lo va a asignar. Abandonar de ser necesario el modelo de mobiliario tradicional o preconcebido, para migrar hacia tipos no considerados hasta el momento, quizás más a tono con nuestras posibilidades, necesidades concretas o gustos. A veces simples elementos al alcance de cualquiera, pueden multiplicar las posibilidades espaciales de los ambientes.

Espacios con encanto propio: apropiarse del lugar a través del equipamiento. Hotel Henriette - París, Francia - Vanessa Scoffier


A lo largo de la publicación hemos mostrado ejemplos construidos de viviendas entre medianeras en todo el mundo. Resoluciones variadas de acuerdo a sus posibilidades económicas pero muy convenientes en escala para el ejercicio, puesto que casi todos los ejemplos se han logrado en terrenos menores o igual a cinco metros de ancho. La premisa es siempre la misma: dar respuesta a los encargos capitalizando las características tubulares de lotes y diseñando en consecuencia con creatividad. Se busca potenciar las aptitudes de aquéllas proporciones y minimizar sus debilidades, diluyendo la estrechez dimensional en recorridos, en perspectivas, acercando el exterior a la vivienda, a través de la luz, la proporción y la vegetación; en fin, en tensiones espaciales novedosas. Esto hace que la resultante espacial de una vivienda entre medianeras abandone la impresión de encasillamiento, para dar lugar a aquello que todas las viviendas deberían inspirar en sus usuarios: experiencias espaciales sensibles, emocionantes. Aquellas que nutren el día a día y proponen una constante relación simbiótica entre las personas y los espacios que las acogen.

casa en Vietnam- AHL Architects Asociated


Profile for arq_NV

Casas entre medianeras  

Cuatro conceptos para su diseño

Casas entre medianeras  

Cuatro conceptos para su diseño

Profile for arqnv
Advertisement