Issuu on Google+

CELEBRACIÓN LITÚRGICA MIÉRCOLES DE CENIZA PARA NIÑOS


CELEBRACIÓN LITÚRGICA MIÉRCOLES DE CENIZA PARA NIÑOS

PARA TENER EN CUENTA • Es importante que durante la celebración los niños sientan que Jesús es el centro y que ellos son protagonistas, invitándoles continuamente a participar. La relación de cercanía y horizontalidad es apreciada por ellos. Los niños también tienen anhelos, retos, tristezas y alegrías que en muchas ocasiones no logran expresar en los otros espacios. Durante la celebración deben sentir que pueden acudir a la Iglesia para protegerlos, acogerlos y acompañarlos. • Sugerimos que los lectores de la celebración sean niños. • Como ambientación, se dispondrá de un corazón gigante que esté ubicado en medio de la asamblea. En el centro del corazón estará escrita la frase: “Éste es el corazón de Dios”. Este signo puede estar visible durante todo el tiempo de Cuaresma para que invite a todos a hacer propósitos de cambio. Canto: El amor del Señor es maravilloso. MONICIÓN DE ENTRADA (Niño y niña) • Bienvenidos a nuestra celebración. Hoy empezamos un nuevo tiempo que se llama Cuaresma y significa 40 días. Es un tiempo que Dios nos regala para preparar la Semana Santa y reconocer que le hemos fallado a nuestro amigo Jesús. • Jesús es el mejor amigo y quiere que seamos felices y hagamos felices a los demás, por eso nos perdona. Y como signo de que queremos cambiar y resucitar, iniciamos un camino de 40 días con el Miércoles de Ceniza. * Sacerdote: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo El Señor que nos llama a ser santos, esté con ustedes. Queridos niños, para comenzar esta celebración, le pediremos a nuestro Padre Dios que nos mire con ternura y perdone nuestros pecados. PETICIONES de PERDÓN Se puede invitar a responder después de cada petición: Perdón, Señor. Padre Dios, perdón porque no te he amado cuando me burlo y hago sentir mal a mis compañeros y vecinos. Padre Dios, perdón porque no te he amado cuando prefiero tenerlo todo y no pienso en compartir con los demás. Padre Dios, perdón porque no te he amado cuando me da pereza ir a Misa y orar. Padre Dios, perdón porque no he amado a mis padres cuando hago cosas que sé que a ellos les


disgustan, cuando hago cosas malas al escondido. Padre Dios, perdón porque no he sido considerado con los demás cuando por mi orgullo busco humillar al otro con lo que tengo. Padre Dios, perdón porque no he sido bueno con tu creación cuando arrojo basuras al suelo y no cuido de los árboles, las plantas y los animales. Padre Dios, perdón porque no he amado a los mayores cuando soy grosero y altanero. Padre Dios, perdón porque no amo cuando me preocupo solo por mi bien personal. Canto: Tú que siempre nos perdonas *Sacerdote: Que nuestro Padre Dios mire nuestro arrepentimiento, perdone nuestras faltas de amor y de caridad, y nos lleve al cielo. Amén Ahora los invito a escuchar las palabras del Evangelio de san Mateo: LECTURA DEL EVANGELIO Del Evangelio según san Mateo (5,1-12) Cuando Jesús vio a las multitudes, subió al monte; y después de sentarse, sus discípulos se acercaron a Él. Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo: Bienaventurados (felices) los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados. Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios. Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados aquéllos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados serán cuando los insulten y persigan, y digan todo género de mal contra ustedes falsamente, por causa de Mí. Regocíjense y alégrense, porque la recompensa de ustedes en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que ustedes. Palabra del Señor Gloria a Ti, Señor, Jesús Pautas para la reflexión: • Dios nos da un corazón grande para amar, y a veces nosotros nos olvidamos de eso. • Cuando no amamos, nuestro corazón se arruga, nos volvemos malgeniados y peleamos todo el tiempo. Jesús nos invita a desarrugar el corazón. • A nuestro Padre Dios también se le arruga el corazón, cuando por nuestras malas actitudes lo entristecemos. Así nos lo cuenta Jesús comparando el amor de nuestro Padre con el de un papá al cual su hijo menor lo abandonó para ir a gastarse la plata en cosas materiales. Ese papá todos los días miraba por la ventana esperando a que su hijo regresara. Y cuando eso pasó, no lo regañó si no que lo abrazó, le dio besos y le mandó traer regalos. • Pensemos en las situaciones en las que le hemos arrugado el corazón a nuestro Padre Dios (en este momento varios niños pueden dirigirse hacia el corazón previamente preparado, e ir diciendo en


voz alta algunas actitudes que entristecen a Dios y que tienen que ver con la primera bienaventuranza, por ejemplo: EGOÍSMO, ENVIDIA, IRRESPETO…, al mismo tiempo van arrugando “el corazón de Dios” con sus manos). • Los niños y niñas también podemos cambiar el mundo, darle ejemplo a los adultos y mostrar que podemos vivir en paz. • Cuaresma es un regalo de Dios y es también un desafío para ser mejores. ¿Qué podemos hacer? Obedecer a nuestros papás, ayudarle a los más necesitados, compartir la lonchera, perdonar a quien nos saca la rabia. (incentivar a los niños a compartir ¿Qué podrían hacer para ser mejores en este tiempo?) • Con nuestro arrepentimiento desarrugamos el corazón de Dios porque le mostramos que en verdad lo amamos. ¿Cómo estará este corazón al final de la Cuaresma? Canto: Danos un corazón (Coro) IMPOSICIÓN DE LA CENIZA * Sacerdote: Cuando quemamos algo, queda hecho CENIZAS. Nosotros también queremos quemar el mal y el odio que no nos deja ser felices. Queremos que nazca en nosotros algo nuevo: la paz, la amistad, la solidaridad, el amor, la dulzura, la comprensión, la tolerancia. BENDICIÓN DE LA CENIZA Y DE LOS NIÑOS: *Sacerdote: Vamos a quedarnos unos momentos en silencio para rezar pidiéndole a Dios, nuestro Padre, que nos mire con cariño a todos los aquí reunidos y bendiga con su amor esta ceniza que vamos a imponer en nuestra frente como signo del deseo de cambiar y dejar nuestras actitudes cómodas y egoístas. Oremos: Padre nuestro, cuando somos pobres de corazón reconocemos nuestros pecados sin intentar disimularlos. Míranos aquí reunidos y bendícenos a todos para que esta ceniza sea verdadero símbolo del esfuerzo que queremos hacer en esta Cuaresma para conocer más a Jesús, a nosotros mismos y llegar a ser como Tú quieres que seamos. Amén. IMPOSICIÓN DE LA CENIZA: A cada niño se le dice: “Con tu cambio amas a Dios” y se le impone la ceniza en la frente. Luego se le pone sobre el pecho un sticker de corazón a cada uno. Cantos:

Bienaventurados seremos, Señor. Jesús, entra en mi corazón.


ACCIÓN DE GRACIAS: 1. Te damos gracias, Padre, porque por medio de Jesús nos has amado tanto que nos ofreces el tiempo de la Cuaresma para ser bienaventurados y felices. 2. Te damos gracias, Señor, por el pan de cada día, porque lo podemos compartir con los demás y evitar que los niños se enfermen o mueran a causa del hambre. 3. Te damos gracias, Señor, por este Miércoles de Ceniza que nos regalas, has que sea una oportunidad para reconocer nuestros errores y para reconciliarnos con nuestras familias y con nuestros compañeros de estudio. ORACION DEL PADRENUESTRO Sintiéndonos felices y bienaventurados, dirijámonos a nuestro Padre como Jesús nos enseñó: Padre nuestro… ORACION FINAL Oremos: Padre lleno de amor y ternura, hemos iniciado un camino que nos conduce a la Resurrección de tu Hijo Jesús, concédenos vivir en humildad, pobreza y sencillez para ser llamados bienaventurados y ser llevados al cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén. BENDICIÓN FINAL



Niños