Issuu on Google+

ISSN: 2248-8162

50 AÑOS EN LA SEDE DE LAS PALMAS

La Iglesia de la Arquidiócesis de Medellín que se proyecta

P.3

Noviembre de 2012 / No. 12

NUEVO CARDENAL PARA COLOMBIA El Papa Benedicto XVI celebrará el próximo 24 de noviembre, en El Vaticano, un encuentro de cardenales para nombrar seis nuevos purpurados, entre ellos a monseñor Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá.

P.14

MONS. CARLOS HERNÁN VÉLEZ SALDARRIAGA

El padre Hernán Vélez nació en el barrio Belén en Medellín el 2 de diciembre de 1925. Es un sacerdote íntegro y piadoso, muy cercano a los demás sacerdotes, buen conversador, muy sociable, organizado y buen administrador de los bienes eclesiásticos, los pobres son para él, como para la Iglesia, su riqueza.

P.6

VEINTE AÑOS DEL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA El 11 de Octubre de 1992 se publica en francés el Catecismo de la Iglesia Católica CEC. En el año 1993 una nueva comisión liderada por Joseph Ratzinger hoy papa Benedicto XVI, se encargó de recibir las numerosas modificaciones recibidas de todo el mundo, el texto publicado en Latín se publicó el 15 de Agosto de 1997 fruto de una intensa labor de más de diez años. P.10

ESCUELA NORMAL SUPERIOR ANTIOQUEÑA

La Escuela Normal Superior Antioqueña, Desde su origen hasta la fecha no ha sido inferior a los retos del momento como la renovación curricular en la década de los 80 y la reestructuración de Escuelas Normales en la década de los 90, lo que le ha permitido consolidarse como una institución educativa católica, líder en la formación de maestros íntegros.

P.12

XIII Sínodo de los Obispos Asamblea General Ordinaria: La Nueva Evangelización para la Transmisión de la Fe Cristiana. Octubre 7 al 28 de 2012.

“La evangelización verdadera brota del contacto con Dios y con los hombres en el poder del Espíritu Santo. Es el testimonio humilde y audaz de lo que se vive y no se puede callar”. Intervención de Mons. Ricardo Tobón Restrepo, Arzobispo de Medellín

P.2


+Ricardo Tobón Restrepo

Arzobispo de Medellín

He tenido la alegría y la gracia de participar en la XIII asamblea general ordinaria del Sínodo de los Obispos, del 7 al 28 del pasado mes de octubre en Roma, en la que se reflexionó sobre la“Nueva Evangelización para la transmisión de la fe cristiana”. La asamblea estuvo presidida por el Santo Padre Benedicto XVI, siempre que se lo permitieron otros compromisos importantes. Además de las homilías de las grandes celebraciones eucarísticas que presidió durante los días del Sínodo, el Papa se valió dealgunas intervenciones espontáneas en varias ocasiones para guiar la deliberación de los obispos. Como en una “lluvia de ideas”, los Obispos venidos de todo el mundo fueron presentando el estado de la evangelización en los viejos países cristianos y en las regiones donde es más reciente la Iglesia. Se enumeraron las dificultades y los obstáculos que plantea la cultura agnóstica y laicista en ciertos lugares en los que avanza la descomposición de la sociedad cristiana. También se expusieron las pruebas que viven algunas Iglesias, que son minoría en sus países,

Henry Horacio Chaves La muchedumbre que acudió al sepelio de Elider Varela en la comuna 13 no logró entender por qué asesinaron al “Duke”, que se hizo famoso por las letras de sus canciones de hip hop, su particular chivera y su ritmo que fue vehículo de paz, hasta que en medio de un aguacero lo alcanzaron las balas que siemprecondenó. No entienden los vecinos, ni los gestores sociales, mucho menos entenderán sus hijas o su joven esposa, que siempre lo vio como un héroe y creyó que su mensaje de paz sería escuchado. Mensaje dirigido con igual vehemencia a los ilegales y al reclamo por respeto a los derechos humanos. Letras llenas de esperanza por un mejor futuro para los niños, como en la canción que tituló “Por si me muero”, en la que como una premonición pide que no lo olviden, “que

LA EXPERIENCIA DEL SÍNODO para conservar la fe y sobrevivir al hostigamiento y a la persecución de movimientos religiosos extremistas, que discriminan a los cristianos e impiden llegar a una convivencia tolerante y constructiva. Se consideró la necesidad de comenzar siempre por el kerigma, por el primer anuncio evangélico, a fin de que ilumine el comportamiento en ciertos sectores de la sociedad en los que ya no se tiene el modelo de vida cristiano e incluso se legitiman conductas como la práctica del aborto, la eutanasia, la equiparación de las uniones de personas del mismo sexo con el matrimonio y otras formas de pensar y de actuar que no van con la conciencia cristiana. Esta situación se agrava con la ignorancia religiosa o la falta de compromiso de tantos católicos, así como con el alejamiento de la Iglesia por parte de muchas personas que dejan la práctica religiosa y moral en la que fueron educadas.

El Sínodo, de otra parte, ha pedido la urgente renovación de la acción pastoral, atendiendo particularmente a un desarrollo más coherente de la iniciación cristiana, a un cuidado más profundo de la familia, a una particular atención a la juventud, a un esfuerzo más decidido a favor de la educación católica, a un aprovechamiento de la comunicación y las tecnologías de hoy, a una acción caritativa que sea signopermanente de la fe de la Iglesia. Todo esto implica un claro testimonio de vida, una conversión pastoral y una honda revisión de la catequesispara que enseñe el “arte de vivir” que viene del Evangelio. Estos propósitos llevan a mirar a las Iglesias particulares con sus parroquias como el ámbito fundamental para transmitir la fe, para asumir la vida cristiana y para impulsar el compromiso apostólico de todos los laicos. Se recalcóen el Sínodo la urgencia de animar a las familias cristianas y de formar pequeñas comunidades eclesiales que, profunda-

mente vinculadas a las parroquias,ofrezcan a los católicos el espacio propicio para escuchar la Palabra de Dios, para madurar en la fe, para vivir la fraternidad y para comprometerse como discípulos misioneros del Señor resucitado. Se trata, en una palabra, de llevar a los bautizados, especialmente a los alejados, a unverdadero encuentro y seguimiento de Cristo. Para mí, el Sínodo fue un momento privilegiado para sentir la Iglesia en toda su realidad universal, para experimentar lo que significa el colegio episcopal como primer responsable de continuar la misión de Cristo y para comprobar que el Espíritu de Dios sigue guiando admirablemente a la Iglesia en medio de las dificultades y las nuevas posibilidades de hoy. En próximas ocasiones comentaré otros aspectos y temas del Sínodo. Mientras tanto, los invito a reflexionar el Mensaje de los padres sinodales y a conocer las proposiciones entregadas al Papa, para la elaboración del documento que nos indicará cómo debemos transmitir la fe en nuestro tiempo.

opinion@arqmedellin.com

El silencio del Duke me acompañen en una oración” y que “quede claro que esta vida me la he gozado y que mi esencia no se ha borrado”. Esencia que lo hizo líder y educador musical en la comuna 13, y que lo motivó a pedirles a los muchachos que en lugar de armas empuñaran micrófonos para manifestar sus sentimientos.Por eso, aunque la policía y algunos allegados creen tener en claro quién aprovechó la oscuridad para dispararle, sus más cercanos no entienden, porque nada puede explicar lo absurdo. Como nadie ha logrado explicar las muertes de Héctor Pacheco, Andrés Medina, Luis Álvaro Pacheco, Alejandro Serna o David Fernando Romero, los otros músicos urbanos que han sido asesinados en esa zona de Medellín, en circunstancias parecidas.

Año 2 / No. 12

CONSEJO DE REDACCIÓN: + Monseñor Ricardo Tobón (Arzobispo de Medellín), Pbro. Juan Pablo Cardona (Director), Pbro. Germán Bustamante (Redacción), Pbro. Luis Fernando Arroyave, Pbro. Elías Lopera, Pbro. Alexander Pareja, Henry Horacio Cháves y Mauricio Agudelo. DISEÑO: Departamento de diseño, Arquidiócesis de Medellín.

Lo cierto es que ellos están muertos pero no su mensaje de vida, por contradictorio que parezca. Aunque también permanecen las sombras que cobijan a quienes prefieren las balas sobre los argumentos, el luto frente a la esperanza. Quienes desde tiempos inmemoriales han optado por tomar la vida que no pueden mancillar y no son capaces de mantener la mirada en los ojos de quien sonríe con transparencia, aguardando incluso la muerte y soñando con que su semilla germine. Esa es la gran derrota de los asesinos: saber que por más vidas que acaben no podrán matar la palabra, ni las canciones, ni el amor, ni los sueños. Sentir en el ambiente que las lágrimas se unen con las canciones, las oraciones con la esperanza y las quejas con el

compromiso. Verificar que las semillas regadas “por si me muero” caen en un campo cada vez más fértil en donde no tienen espacio ellos, los violentos. Si, otra vez nos toca llorar a los muertos, rabiar por su partida contra natura, pero es también la ocasión de ratificar que el dolor es la evidencia de que estamos vivos. Por eso, mientras en las empinadas calles de la ciudad herida los jóvenes reconstruyen sociedad como pegando cáscaras de huevo, las autoridades están obligadas a tomar salvaguardas para evitar nuevas ausencias. Y todos nosotros, quedamos obligados a defender la vida como principio supremo, a corear con el Duke, así no nos guste su ritmo, que la esenciapersiste y que las huellas no se han borrado.


haciendonospresentes@arqmedellin.com

3

Seminario Conciliar, 50 años en la nueva sede, Formando Pastores al Estilo de Jesús En este año 2012 estamos celebrando los 50 años de la apertura de la actual sede del Seminario Mayor, ubicada en el sector de Loreto-Las Palmas, y que es la cuarta que ocupa desde que el 30 de Noviembre de 1868 el Obispo Valerio Antonio Jiménez decretara el traslado del Seminario de Santa Fe de Antioquia a la ciudad de Medellín, conservando el mismo nombre que tenía: “Seminario del Sagrado Corazón de Jesús”. Antes de llegar a la ciudad, el Seminario había sido fundado el 18 de abril de 1830 en la ciudad de Santa Fe de Antioquia, que era la sede episcopal por el obispo Mariano Garnica, quien lo encomendó al patrocinio de Santo Tomás de Aquino. En 1836 Monseñor Juan de la Cruz Gómez Plata le había cambiado el nombre por Colegio Seminario de San Fernando, y finalmente en 1859 Monseñor Domingo Antonio Riaño le daría su nombre definitivo de Seminario de Sagrado Corazón de Jesús. El traslado a la ciudad de Medellín fue motivado por los decretos del Papa Pío IX, cuando en 1868 decretó la extinción de la sede episcopal de Antioquia y la erección de la sede Episcopal de Medellín. Al llegar a la ciudad, el primer local que ocupó el Seminario estuvo ubicado en Pichincha con San Félix (Calle 48 con carrera 45) y fue inaugurado el 3 de febrero de 1869, cuando se nombró además como primer rector en la ciudad al P. José Joaquín Isaza Ruíz. En ese local el Seminario habría de funcionar hasta el año de 1872 cuando fue trasladado al segundo local en la calle Caracas con carrera Palacé, buscando estar más cerca de la Iglesia de la Candelaria, que hasta entonces era el templo catedralicio de la ciudad.

Allí el 11 de Julio de 1908 fue entronizada solemnemente la imagen de Nuestra Señora del Seminario, que todavía se conserva en la capilla mayor, y es uno de los emblemas del Seminario y el amparo y protección maternal de las vocaciones en Medellín. El 28 de agosto de 1928 el Seminario se trasladó al tercer local, ubicado en la calle la Paz, entre Venezuela y Palacé; sede construida durante la administración de Monseñor Caycedo como parte de las obras complementarias a la edificación de la Catedral de Medellín. En este edificio, actualmente conocido como centro Comercial Villanueva, el Seminario funcionó hasta 1962, o sea 33 años. En julio de 1957, la arquidiócesis compra la finca la Polka al oriente de la ciudad, en el sector llamado Loreto, para construir una nueva sede para el Seminario. El arzobispo Tulio Botero Salazar nombra como rector a Monseñor Eugenio Restrepo Uribe y le encomienda la construcción del nuevo local, que fue realizado con planos del arquitecto Nel Rodríguez. La primera piedra fue colocada el día 15 de Agosto de 1858, y el complejo arquitectónico fue construido rápidamente, al punto que fue habitado el 31 de Enero de 1962. La sede pues fue construida en 3 años y tuvo un costo total de siete millones de pesos.

La Capilla fue inaugurada el 15 de Agosto de 1963, y tiene forma de horno de pan; y desde entonces ha sido un referente arquitectónico y paisajístico, al levantarse imponente en su blancura entre las montañas orientales de la ciudad. Entre agosto 26 a septiembre 6 de 1968, el Seminario fue sede de la II Conferencia general del episcopado latinoamericano, que fuera inaugurada por el Papa Pablo VI, durante su viaje a Bogotá. Igualmente entre el 5 y 6 de Julio de 1986 acogió la visita del Papa Juan Pablo II en nuestra ciudad. A lo largo de toda esta historia, el Seminario ha formado más de 1100 sacerdotes para la Arquidiócesis de Medellín; entre los que sobresale la figura del Beato Mariano de Jesús Eusse Hoyos y del siervo de Dios Jesús Antonio Gómez. Al conmemorar cincuenta años de habitación de esta sede, no sólo hacemos memoria del edificio construido y que es referente para la ciudad, sino que sobre todo recordamos que el Seminario es el corazón de la Iglesia diocesana, y la escuela donde se forman discípulos misioneros que después habrán de pastorear en

P. Martín Alonso Arias nombre del Señor las comunidades parroquiales de nuestra arquidiócesis. La nuestra es una Iglesia que ha recibido la bendición del Señor por el gran número de sacerdotes que Dios ha regalado, y cuyas vocaciones se han cocido en el horno de la oración y de la vida fraterna que se experimenta en los muros de esta casa de formación; pero este aniversario del Seminario debe llevarnos a clamar con renovado impulso al dueño de la mies que no deje de enviar obreros a su mies. Así mismo, debe llevarnos a todos a tomar conciencia de la necesidad que todos tenemos de impulsar y apoyar las vocaciones, algo que hacemos con nuestra oración y con la colaboración material que entregamos con alegría para esta obra, especialmente en la colecta anual que reúne a todas las parroquias de la arquidiócesis en el compromiso y tarea de ayudar para que muchos se sigan formando como pastores al estilo de Jesús. Durante los meses de octubre y noviembre, estaremos celebrando el cincuenta aniversario de esta casa de formación, esperamos que esta sea una oportunidad para que todos nos sintamos vinculados afectivamente con esta casa y para que unidos en la oración oremos por la santidad de sacerdotes y seminaristas, de manera que nuestra Iglesia de Medellín siga recibiendo por medio de esta casa, abundantes bendiciones y gracias del Señor.


P. Alexander Pareja Botero En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús: «¿Eres tú el rey de los judíos?» Jesús le contestó: «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?» San Juan Cap 18

Los poderosos preguntan, se interesan, quieren saber ante todo aquello que les haga pensar en más poder, en más dominio sobre los otros, en más reconocimiento por parte del pueblo, en más autoafirmación sobre sus súbditos. ¿Eres tú el rey de los judíos?, es la pregunta que hace Pilato a Jesús. La conversación transcurre serena entre los dos, pero los dos hablan de conceptos diferentes. Pilato tiene que defender el status impuesto por el poder de Roma y tendrá

4

que prevenirse ante cualquier intento de proclamación de un reino independiente de los romanos. Jesús habla de “su Reino”, un Reino que no tiene nada que ver con el dominio y el sometimiento, nada que ver con poder y autoafirmación. Ese Reino que resulta misterioso y enigmático es en definitiva el Reino de la verdad. Jesús, que se ha definido como el camino, la verdad y la vida, define ahora su misión como testimonio de la verdad. Esa verdad es el propio Jesús; esa verdad crea escuela, hace discípulos, porque “todo el que es de la verdad escucha mi voz”. Quienes escuchan su voz son esas ovejas que pertenecen a otro redil y que tras escuchar la voz de Jesús forman “un solo rebaño con un solo pastor” Pilato no pertenece a ese grupo que escucha

aldiaconlapalabra@arqmedellin.com

su voz, porque Pilato no es de la verdad. Así que el Reino de Jesús no es el de la violencia y la espada, sino el que da testimonio de la verdad, de la verdad escuchada al Padre. La posibilidad de pertenecer a esa verdad está abierta escuchando a Jesús. Los discípulos le escucharon con mucha frecuencia, ellos dan testimonio de sus enseñanzas, les quedo grabado en la mente y en el corazón que el Reino de los cielos es semejante a un grano de mostaza. Se parece a la levadura que tomó una mujer. A un tesoro escondido en el campo. A una red que recoge peces buenos y malos. A un negociante en perlas finas. Se los dijo el Señor también un día, que ese Reino padece violencia, porque requiere esfuerzo para alcanzarlo.

Pero pasa el tiempo y nosotros los nuevos discípulos seguimos sin ver y sin entender que toda la gloria del hombre se hace visible cuando vemos en el que sufre el rostro de Cristo y le hacemos rey. Seguimos sin darnos cuenta que el Dios Todopoderoso nos examinará en el amor. Seguimos empeñados en subir y acumular, sin comprender que Cristo Rey del universo nos pide otras cosas. Seguimos pensando que el reinado de Dios se apoya en la ley y el cumplimiento, y no vemos que tenemos un corazón y una conciencia que nos han dado para que las usemos. Terminamos el año litúrgico. Muy pronto comenzaremos un nuevo adviento. Seamos auténticos discípulos, busquemos la verdad y dejemos que Cristo reine en nuestro corazón.

ocurrencias@arqmedellin.com

Federico

Velásquez

Cuando el Padre, el Sacerdote o el Cura (término que antes era despótico pero que hoy ha ido entrando en confianza) dice algo, cuenta y mucho, para bien o para mal. Uno cree que con el tiempo el mundo ha cambiado y de un todo, pero no, por más que se crea que ya NO SE CREE en nada ni en nadie, que se es distinto o diferente, no es verdad. Lean si no: estamos en la era del reggaetón, la música electrónica, el reggae y otra bullaranga respetable, igual que existió el twist, el mambo, la lambada, y muchos jaleos mas, y sin embargo las "sardinas" (así sean ya

enlatadas) viven a la espera de que les lleguen con una serenata ROMÁNTICA, que exprese amor, que haga volar y extasiarse tanto a la mente como al corazón. Porque por cambios que se den la vida sin amor no existe. Igual se da en lo "humano" no enterrado por la tecnología que se maneja. Así la FORMACIÓN adquirida en nuestro hogar, escuela o colegio, con nuestros orientadores en lo religioso, por ejemplo, nos ha dado para entender que alguien que representa un LÍDER para nosotros nos está marcando. Lo dijo mi papá, son palabras del profe, o por algo “el padre dijo”, son expresiones que guardan respeto y acatamiento. Al sacerdote, por ejemplo, se le cree, y mucho. Sus orientaciones, en pláticas, son parte integral del sendero que tomamos. Aún aquellos que se las dan de NO me interesa lo que digan los curas, viven mortificados por eso que dicen.

De ahí que es bien delicado LO QUE DICEN y COMO LO DICEN los Sacerdotes. Como todo en la vida cualquier salida en falso da para desconchinfle, bajón, crítica y hasta para que de católicos se pase a otras religiones. Una vez, cuando presidía un evento político y se dio lugar a la celebración de la Eucaristía, no me salí de esta porque de seguro se producía un retiro general. Es que las zafadas y las andanadas con señalamientos de personas o cargos son un irrespeto a la prudencia, y si son consecutivas se convierten en un edificio a la irresponsabilidad. Y si van contra alguien que entraña amor, aprecio o cercanía, si que marcan en lo negativo. Por eso me encantó leer en Mensis; informativo y guía de la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro que administra nuestro Canciller; lo expresado por Monseñor Ricardo Tobón Restrepo, arzobispo de Mede-

llín; que reproduzco textualmente: "Es muy importante preparar bien la homilía de funerales; puede ser la ocasión para que aun a personas no creyentes les llegue un mensaje de esperanza cristiana. La homilía nunca debe ser un panegírico para elogiar al difunto, sino una iluminación del misterio de la muerte a la luz de Cristo resucitado..." Es que desentona, desconchinfla y hasta produce desconcierto y rabia oír al Padre, en unas exequias, tratando de ser muy querido con el difunto, su familia y amistades, improvisando o revolviendo historial de vida; como uno (respetable pero equivocado) que por despachar féretros, cual torre de control, casó al soltero, a quien puso como magnífico esposo y padre. Y no era nada de eso. Por eso lo que EL PADRE DIJO, es una marca indeleble en el corazón de los humanos, porque aún para los incrédulos sigue siendo una VOZ y una GUIA. “El padre dijo”.


5

La Iglesia, a lo largo de los siglos, ha ido estableciendo fórmulas esenciales de fe a modo de resúmenes orgánicos y articulados, los cuales sirven de reconocimiento, de identificación o de unidad, e incorporadas a la liturgia ayudan a exponer y expresar sustantivamente los contenidos de lo que ella cree, espera, celebra y vive. La Iglesia apostólica manifestó y transmitió su propia fe en fórmulas breves y normativas (cf. Rm 10,9; 1Co 15,3-5). Posteriormente fueron surgiendo diversas formulaciones, desde las más arcaicas, como la del Testamentum in Galilaea D. N. I. Christi (escrito hacia el 150 y 180) que contiene un corto símbolo en el que, además de las tres Divinas personas, se hace mención a la santa Iglesia y al perdón de los pecados como artículos de fe; o la formula extremadamente simple que contiene el papiro egipciano de Dêr-Balyzeh, del siglo III; llegando a las tres preguntas sobre la fe que incluye para el rito bautismal la Tradición Apostólica de Hipólito (220), transmitiendo de esa forma los artículos del Símbolo en el estado más antiguo que se conocen; o las fórmulas orientales de los siglos V y VI, como la llamada Fe de Dámaso o el símbolo Clemente Trinidad o el Quicumque (conocido también como Atanasiano). Además de las profesiones de fe de los concilios de Nicea (325); Constantinopla (381); Toledo XI (675); Letrán IV (1215); Lyon II (1274); Trento (1545) o el Credo del

La comunidad se reúne para el sacrificio y el banquete de Jesús, porque tiene fe en el Señor Resucitado. Cree en Jesucristo, el Hijo de Dios, hecho hombre, que nos reveló quién es el Padre y el Espíritu Santo. Dios es una familia, la iglesia es una comunidad de amor y de servicio, continuadora de la misión de Jesús en el mundo. De este modo, los católicos hacemos nuestra profesión de fe, es decir, declaramos públicamente que creemos las verdades de Jesucristo, que la iglesia nos transmite hoy. No basta afirmar que creemos esas verdades para obrar después de un modo diferente. Es necesario que la

Pueblo de Dios que profeso el papa Pablo VI, a la clausura del Año de la fe, en el XIX centenario del martirio de los Apóstoles Pedro y Pablo (1968). El Bautismo administrado «en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28,19) influyó particularmente para que el Símbolo se articulara y dividiera en referencia a la Santísima Trinidad. Esto permite, por una parte, comprender su uso en la liturgia, no solo porque la fórmula mateana haya dado muy seguramente origen a la denominada triple pregunta (que luego de cada respuesta acompañaba la triple inmersión en la fuente bautismal), sino también porque el Símbolo de fe era usado en el itinerario de la Iniciación cristiana, tanto para la exposición doctrinal, como para las sucesivas expresiones declarativas en los interrogatorios bautismales acerca de la tres Divinas Personas y las verdades de la fe. Pero será también, a partir de los concilios, que los Credos se establecen en expresiones de fe, tales que permitan diferenciar a los obispos fieles de aquéllos herejes, al servir de regla de comunión entre los pastores y las Iglesias, de lo que creían y expresaban correctamente su fe. Los símbolos de la fe más importantes son el de los Apóstoles y el Niceno-Constantinopolitano. El primero es el antiguo símbolo bautismal de la Iglesia de Roma. Según una antigua tradición, afirmada ya por san Ambrosio, se acostumbra enumerar doce

artículos en el Credo, simbolizando, con el número de los apóstoles, el conjunto de la fe (cf. Explanatio Symboli, 8: PL 17, 1158D). De allí su calificativo, porque la doctrina contenida en el Credo refleja exactamente la enseñanza apostólica, sin admitir por ello que su redacción literaria sea obra directa y personal de estos, como lo aseguraba y transmitió Rufino de Aquilea (345-410) en su Expositio in Symbolorum, en el siglo IV. El texto es conocido en griego, en una carta de Marcelo de Ancira al papa Julio I (337-352) y en latín por la citada obra de Rufino de Aquilea. Este Símbolo, junto con la oración dominical, se enseñaba a los catecúmenos en el gran escrutinio de la apertura de los oídos (Rito del Effetá), y ellos: debían aprenderlo de memoria para recitarlo solemnemente antes de la Pascua (Redditio symboli). Al ser una de las fórmulas sagradas, se transmitía oralmente y no se debía consignar por escrito, al menos hasta que duró la «disciplina del arcano». Es el Símbolo al que Cirilo, Agustín, Ambrosio recurren para la presentación de sus catequesis mistagógicas. El segundo Símbolo es fruto de la fe teológica que fórmula la ortodoxia de los dos primeros concilios ecuménicos (Nicea, 325 y Constantinopla, 381). El texto es citado ya antes, casi completo, por san Epifanio en su obra Anchoratus, escrita hacia el 374. En ese caso el concilio del 381 lo habría ajustado. El texto fue leído en el concilio de Calcedonia (451) como Símbolo del concilio de Constantinopla, y esta atribución se hizo tradicional. El Credo Niceno-Constantinopolitano sigue siendo hoy el Símbolo común a todas las grandes Iglesias de Oriente y Occidente (cf. CEC 193-195). Es aceptado por la

P. Gabriel Jaime Molina Vélez Iglesia Católica, las iglesias ortodoxas, la anglicana, y la mayoría de las iglesias protestantes. Para gran parte de las denominaciones cristianas, constituye la base central e incontrovertible de la fe. El Catecismo de la Iglesia Católica, CEC, (1992) dedica un tercio de su contenido total a la presentación de la profesión de la fe cristiana. Para su exposición sigue el Símbolo de los Apóstoles, que completa con referencias al Símbolo Niceno-Constantinopolitano, al ser éste más explícito y detallado (cf. CEC 185-1065). «El Catecismo expone en primer lugar en qué consiste la Revelación por la que Dios se dirige y se da al hombre, y la fe, por la cual el hombre responde a Dios. El Símbolo de la fe resume los dones que Dios hace al hombre como Autor de todo bien, como Redentor, como Santificador y los articula en torno a los "tres capítulos" de nuestro Bautismo –la fe en un solo Dios: el Padre Todopoderoso, el Creador; y Jesucristo, su Hijo, nuestro Señor y Salvador; y el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia» (CEC –Prólogo-14). En las Indicaciones pastorales para el año de la fe, preparado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, se dice que: «La fe como confianza personal en el Señor y la fe que profesamos en el Credo son inseparables, se evocan y exigen mutuamente. Hay un fuerte vínculo entre la fe vivida y sus contenidos: la fe de los testigos y confesores es también la fe de los apóstoles y doctores de la Iglesia».

P. Carlos Mario Hincapié Pérez fe, no esté separada de la vida diaria. Después de haber sido fortalecidos y animados por la Palabra de Dios, profesamos públicamente nuestra fe, declaramos estar unidos al mundo entero por la misma fe, en un solo Dios, revelado por Jesucristo. El Credo, es el símbolo de la unidad de la iglesia. No se trata de una simple oración, sino de una confesión pública de nuestra fe en Dios. En esta profesión de Fe, declaramos reconocer a Jesús, como Hijo de

Dios, que vino al mundo para una misión: realizar el Reino de Dios, que comienza aquí y ahora, mediante la predicación y la experiencia de la verdad, la justicia y el amor, y se concreta, al vencer el pecado y la muerte. Confesamos también que reconocemos a la iglesia, como continuadora de la misión de Jesús y que formamos parte de ella, por la fuerza del Espíritu Santo,que es su propia vida. En el Credo están contenidas

todas las verdades de la fe, todo aquello que nos anima a vivir unidos a Dios, a pertenecer a la familia de la Iglesia y a aspirar a la vida eterna. Al rezar el Credo, estamos dando una respuesta a la Palabra de Dios, revelada por Jesucristo y confirmada por la iglesia, como fundamento y razón de nuestra fe.


P. Elías Lopera Cárdenas Goza de fama de perito en administración y finanzas y lo encontramos en los pasillos de la Curia, con su cuello ortopédico y la mano derecha en la barbilla saludando, va entregando, con el recurrente cómo estás, noticias y anotaciones eclesiásticas; mientras percibimos en su rostro el dolor de sus viejos achaques. El mismo me dijo: “Desde mi paso por el seminario de Santa Rosa he sido toda la vida muy enfermo, pues me han realizado 43 cirugías”. El padre Hernán Vélez nació en al barrio Belén en Medellín el 2 de diciembre de 1925. Hijo de Luis Horacio y Susana. Sus hermanos son: el padre Rafael, sacerdote de la diócesis de Santa Rosa de Osos, a quien el Beato Marianito le hizo

6 el milagro que fue aprobado por el dicasterio de la Causa de los Santos para su beatificación; Francisco; Luis León; Alfredo; Ligia; la hermana María Teresa, Carmelita descalza y misionera; y Jairo. Los sacramentos del bautismo y la confirmación los celebró en la parroquia Ntra. Sra. de Belén y la Primera Comunión en el Colegio de los Hermanos Cristianos en la Placita de Flóres. Estudió primaria en el Colegio de los Hermanos Cristianos y secundaria en el Colegio de San José y en la UPB; no terminó el bachillerato pues le tocó salirse a trabajar por la pobreza tan grande de la familia. Como había hecho un curso de contabilidad se colocó de contador auxiliar en la Caja Agraria, luego en la Caja de Ahorros de Carabobo y Junín. Fue agente de Seguros Bolivar. Dejó su empleo y sin terminar bachillerato ingresó al Seminario Mayor de Santa Rosa de Osos, donde lo llevó su hermano el padre Rafael, pero como se enfermó muchísimo tuvo que regresar a su casa para un tratamiento.Cuando se pudo restablecer lo recibieron en el Seminario Mayor de Medellín donde cursó la filosofía y la teología y se formó para el sacerdocio ministerial. El rector era monseñor Samuel Posada, el vice-rector era el padre José Luis Molina y el prefecto de disciplina era el padre Pedronel Martínez. La tonsura la recibió el 29 de mayo de 1959, las primeras órdenes menores el 18 de octubre del mismo año, las segundas órdenes menores el 2 de

personaje@arqmedellin.com

abril de 1960, el subdiaconado el 22 de octubre de 1961, monseñor Tulio Botero Salazar le confirió el diaconado el 7 de abril de 1962 y el presbiterado el 26 de agosto del mismo año. Sus compañeros de ordenación son: Los Obispos Roberto López y Oscar Ángel, los monseñores Nelson Sierra, Iván Moreno y Jorge Suárez y los padres Ignacio Álvarez, Alpidio Betancur, Luis Fdo. Madrid, Jairo Piedrahita, Santiago Pérez, Alberto y Abilio Castaño, Horacio Gómez, Darío Meneses, Enrique Jaramillo, José (Chepe) Ortíz, Gilberto Osorio, Eliseo Tobón y Tulio Vélez. La hoja de sus servicios a la Iglesia de Medellín es grande: Vicario parroquial en Girardota (junio 11.1962-agosto 30.1963), en Fredonia (1963), en San Joaquín (agosto.1963mayo 6.1965). Vicario Ecónomo de El Santo Evangelio (mayo 6.1965-febrero 1. 1967). Párroco de Santa Rita de Casia-Laureles (febrero 1.1967-enero 16.1987), de Santa Teresita (enero 16.1987-enero 16 de 1990), de Santa María de los Dolores de Patio Bonito (enero 16.1990-diciembre 11.1990), del Espíritu Santo (diciembre 11.1990-agosto 11.1992) y San Juan de la Cruz (diciembre 11.1992…). Ha sido colaborador del Seminario Conciliar de Medellín (julio 22.1982), Vicario Episcopal de Pastoral Caritativa (noviembre 11.1983), representante legal de Hogares de acogida Belén (noviembre 20.1986), Representante del Señor Arzobispo en la Corporación de Cementerios y exequiales (1agosoto 27.1987), Secretario para la asistencia social (febrero 25.1999), Director espiritual del Seminario Mayor y la Casa Pablo VI (agosto 11.1992), Gerente de la Corporación Cementerio La Candelaria. El Papa Juan Pablo II lo distinguió con el título de Prelado de Honor (1990). El pasado 26 de agosto celebró sus 50 años de sacerocio. Su ministerio sacerdotal se ha desarrollado en el trabajo parroquial y en la pastoral social y caritativa, centrado en la fe y en el amor a Dios y al prójimo, “Lo que vale es la fe que

actúa por el amor” (Gal 5,6) y “El amor de Cristo nos apremia” (2Cor 5,14) a vivir para él y desde él al servicio de la salvación y liberación de la humanidad, en particular de los más pobres; integrando el servicio a los pobres con el proceso evangelizador de la Iglesia. Su acción pastoral fue decisiva y fecunda, sobre todo, fundado y siendo el primer párroco de Santa Rita de Casia en Laureles; donde empezó sólo con el decreto, los límites y los fieles para formar la comunidad; como no tenía ni un metro de tierra donde iniciar la unidad parroquial, una señora le dio una imagencita de Santa Rita y le dijo: “Padre, métala en un tarrito y la entierra en el lote que usted escoja y más le guste para el templo parroquial; que nadie sepa y verá que ese terreno se lo da Dios por intercesión de Santa Rita, abogada de los casos imposibles”; así lo hizo y a los pocos días le ofrecieron ese terreno unos empleados del Municipio que fueron a visitarlo. El lote del templo se lo donó el Municipio de Medellín (El padre Hernán da fe de esto). Es un sacerdote íntegro y piadoso, muy cercano a los demás sacerdotes, buen conversador, muy sociable, organizado y buen administrador de los bienes eclesiásticos, los pobres son para él como para la Iglesia su riqueza; en Cáritas y en los Cementerios demostró su servicio renovado a los más vulnerables de la sociedad desde la caridad de Cristo.En el proceso evangelizador debemos ir dejando claro que el servicio a los necesitados material y espiritualmente, a los pobres y débiles, a los más vulnerables de nuestra sociedad, en la que nadie debe ser excluido, es responsabilidad de toda la comunidad cristiana, que debe organizarse para que la caridad que se haga sea viva, organizada y eficaz. Que Dios le conceda toda bendición, sobre todo, ensu salud corporal y espiritual; nosotros le reconocemos y agradecemos todos sus servicios a la Iglesia en esta parcela de Medellín.


7

higienedelalma@arqmedellin.com

El termino estrés fue adoptado por la psicología en los años 1950. El estrés hace referencia a la presión que ejerce un cuerpo sobre otro, siendo el que más presión soporta el que recibe daño. El estrés es como una balanza para calibrar pesos, sobre el platillo de uno de sus brazos están los factores estresantes, tales como: necesidad de adquirir rápidamente información, noticias ambientales perjudiciales para la calidad de vida, economía, persecuciones amenazantes, enfermedades, aislamiento, bloqueo de nuestros deseos, presión grupal, no logar los objetivos planeados, relaciones sociales y/o afectivas complicadas, deudas, embargos, acoso laboral, pleitos, divorcio, desempleo, torturas, situaciones de indefensión, ruido, exceso de trabajo, matoneo escolar, etc. Y en el platillo del otro brazo los recursos, medios, capacidades, esperanzas y actitudes. El resultado de un desequilibrio entre las exigencias de la vida y nuestra capacidad para enfrentarlas es lo que llamamos estrés. Cuando estamos estresados nos sentimos igual que si nos cayera encima un enorme peso y requerimos de reserva energética acumuladas en el cuerpo para salvarnos de la situación. Estas reservas están en las glándulas suprarrenales, en la glándula hipófisis y en la rama simpática del sistema autónomo. La glándula suprarrenal cuando estamos estresados secretamos una sustancia química llamada adrenalina que va al torrente sanguíneo para estimular la rama simpática del sistema autónomo, y activar a diferentes órganos disponiéndonos para un ejercicio vigoroso ante situaciones de emergencia. Entonces, la pupila de los ojos se dilata para ver mejor, se acelera el ritmo del corazón para una mayor circulación, se dilatan los bronquios para respirar mejor, los vasos coronarios se contraen, se relajan los esfínteres, se bloquean las funciones gastrointestinales y la glucosa almacenada en los músculos es extraída para propiciar suficiente energía. Ejemplo, la rapidez con la que reaccionamos para huir cuando estamos frente a una balacera o cuando nos va a pisar un carro o alguien nos va a agredir La hipófisis produce una hormona llamada ACTH (hormona adrenocorticoesteroide), esta hormona se secreta en forma normal durante el día, especialmente entre las 7am a 8 am, para mantenernos vigorosos y responder a las demandas del día. Esta hormona por vía sanguínea llega a las suprarrenales y estimula la producción de cortisol. La producción de cortisol a corto

plazo es beneficiosa al organismo porque de no tenerla en circulación no reaccionaríamos al peligro y en consecuencia no sobreviviríamos. Hay una enfermedad Addison donde las suprarrenales no reproducen el cortisol y hay que suministrársela o sino la persona va a morir ante la no reacción de estímulos peligrosos. Pero si se secreta en abundancia y a largo plazo debido al estrés es sumamente dañina. El cortisol una vez en la sangre activa diferentes órganos, entre ellos el corazón, que al juntarse su acción con la adrenalina son responsables de aumentar la presión arterial y ésta a su vez, causa infarto y/o parálisis por daño cerebral. El cortisol también va a inhibir las funciones digestivas, empobrece la capacidad del sistema inmunológico (defensa que los organismos vivos tienen contra los microorganismos, bacterias, hongos, virus). Por eso cuando tenemos mucho estrés podemos sufrir enfermedades de garganta y de las vías respiratorias porque no contamos con las defensas para atacar los bichos; debido a que el cortisol elimina a la inmunoglobina A (Ig A) que sirve para defender las garganta y las vías respiratorias. El cortisol también afecta la producción de testosterona, hormona importante en el desarrollo y deseo de un buen desempeño sexual. Nosotros tenemos una hormona LH (luteneizante) que tiene que ver con la fertilidad tanto femenina como masculina, pues el cortisol bloquea esta hormona, es por eso que las personas estresadas pueden sufrir de infertilidad. Niños estresados en edad de crecimiento el cortisol detiene su desarrollo y lo puede dejar con baja talla a causa del estrés que sufrió a temprana edad. Las personas que tienen periodos largos de estrés suelen tener peor salud en etapas posteriores de su vida que otras personas de la misma edad que han recorrido la vida con menos estrés por todo lo descrito anteriormente. Una vez se aleja el factor estresante los niveles de cortisol y adrenalina bajan volviendo las funciones del organismo a su normalidad, gracias a varios factores, uno de ellos la actitud frente a los factores estresantes y a dos hormonas el Gaba y las B endorfinas. Una de las actitudes que puede alterar el factor estresante es el conocimiento de que estamos protegidos, y

P. Rafael Posada Soto

tenemos esperanzas en alguien, caso concreto Dios. Esto explica porque personas que llevan reliquias, practican actos piadosos, son miembros activos en grupos de oración, hacen uso del agua bendita, de la bendición del sacerdote, novenarios, celebran la Eucaristía, disminuyen significativamente los factores estresantes y recuperan más fácilmente su salud y/o nos enseñan a vivir el sufrimiento y la enfermedad con menos ansiedad debido a la fortaleza que adquieren por estos actos piadosos. De esto pueden dar testimonio los trabajadores de salud en los hospitales e igualmente los capellanes. No es lo mismo un factor estresante para una persona con fe y creyente que para una persona indiferente o sin comunidad de fe que cuide de él. El Gaba es una sustancia química que la produce el cuerpo a nivel cerebral y después de un evento de estrés se secreta y una vez esta en la circulación se comporta como una esponja absorbiendo el exceso de adrenalina y a medida que la elimina nos va dando calma, relajación, lo cual se experimenta con placer. Con los años el Gaba disminuye su producción, esto en algo explica porque las personas de edad después de un episodio de estrés demoran más en volver a la normalidad que las personas jóvenes. También puede explicar el gusto que los jóvenes tienen por los deportes riesgosos o situaciones de peligro debido después del susto sienten una sensación placentera. La otra sustancia son las B endorfinas. Sus efectos son similares al opio y la heroína, disminuye dolores físicos y producen una sensación de bienestar, relajación, alegría con vitalidad y se secretan no ante situaciones estresantes, lo contrario, haciendo deporte (se requiere por los menos una hora de ejercicio continuo), celebraciones comunitarias (estadios, iglesias, grupos de oración, expresiones de triunfo masivas), cuando se está enamorado, comiendo alimentos picantes, el orgasmo sexual, la risa, el contacto con la naturaleza, la relajación, meditación, masajes, olores y sabores agradables, una buena compañía, una amena conversación, la música, el canto, el baile, recuerdos agradables. Observen que cada uno de los factores estimulantes para la B endorfi-

na necesitan de tiempo, bien sea por la naturaleza que para darnos un paisaje agradable que necesito de mucho tiempo o de una comida que requiere de la paciencia en los preparativos. Esto es de detalles, en los detalles está la presencia de Dios. Esto explica el bienestar que se siente en casas de retiros espirituales o ante celebraciones eucarísticas, grupos de oración, homilías, convivencias, encuentros de grupo que se ofrecen bien estructurados, con buen gusto estético y un conversatorio agradable, positivo. Termino haciéndoles tomar conciencia reflexionando: ¿Si usted es un factor estresante en su familia, en el trabajo, en la sociedad e incluso con usted mismo? ¿De qué le sirve estar tomando medicamentos para controlar la presión arterial si el estrés continua ahí a causa de los conflictos que usted está creando? Y también, ¿Si usted con su presencia física y actitudes es capaz de estimular B endorfinas? Con base en este articulo deseo que los sacerdotes hallen la importancia de la buena presentación de los espacios sagrados, de una excelente liturgia y de los cantos y de su misma presentación porque usted está incluido dentro de lo sagrado. Pregunte a fieles estresados que usted conoce el impacto que tienen estas condiciones ambientales para su alivio emocional. A los médicos que están leyendo este articulo recuerden un derecho de sus pacientes, estar bien informado, no lo deje fantaseando ni estresado, una oportuna y rápida información le ahorra mucho sufrimiento a sus paciente y contribuye a su alivio. A Los grupos de pastoral de salud tengan un conversatorio con base a esta información porque ustedes en nombre de Dios contribuyen con sus visitas pastorales al alivio de muchos de los enfermos y cuidadores de la parroquia, y también a muchas familias. Existe una frase muy agradable “el tinto sabe al amigo con el que se está” Paz es reducir el estrés a su mínima expresión a nivel de patria, barrio, familia, pareja y personal.


8

CRUCIGRAMA BÍBL

5

15 22

33 36

Significado del Pantocrátor

El símbolo del Año de la Fe es el Cristo de la Catedral de Cefalú (Sicilia 1148) característico del arte bizantino. El Cristo Pantocrátor, o sea el Omnipotente que viene en la gloria de su divinidad, representada por sus cándidas vestiduras, al final de los tiempos. Es el rostro radiante de la Luz de Cristo que se proclama como la luz del

mundo en su Evangelio abierto con el fragmento en latin y griego "Yo soy la luz del mundo: el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida". Esta luz de Cristo se nos presenta como una síntesis de toda la historia de la salvación. Que nos motiva a perseverar en la fe.


9

LICO Aテ前 DE LA FE

5

1 10

12

2

1

11 16

9 21

11

3 13

17

12

2 15

18 23

30

24

31

42

39 45 39

38 44

46 37 41

46 49

17

24

43

34

27 36 30

22

25

28

29

33

37 41

31 34

35 49

8 20 18

21 27

40

42 45 48

51

14

19 14

28 32

10

32

35

38 29

3

6

9

7

20 26

8

6

16 23

5

7

4

13

5 19 25

4

47

40

44

48 43 51

50 47

52

50

Tipsitos de fe


10

P. Ancízar Restrepo Toro En el hombre existen sueños que son fantasiosas ilusiones pero, igualmente, existen otros que son un llamado a dar vida y forma a lo que sensatamente soñamos. La paz es uno de esos sueños que, aunque a veces pareciera quimérico, es una “real posibilidad” en manos de hombres de buena voluntad. La paz, como acontecimiento individual y social es una responsabilidad personal porque es una “decisión” de vida humana. La paz es algo más que un juego de técnicas y habilidades políticas; es el sutil arte de decidirse a descubrir y actuar los hilos requeridos para lograr la armonía personal e interpersonal. La paz, en cualquier comunidad humana, ha de tener como base y fundamento la paz personal que vive cada uno de sus miembros. La paz social hay que conquistarla primero en cada uno de nosotros.Primero se apaciguan los corazones de cada hombre y luego, el ruido de la guerra se silencia solo; la paz social es muy esquiva y sólo se asentará en una comunidad humana cuando el corazón de los hombres decida y consi-

P. Renato Montoya Muriel Tenemos que comenzar diciendo, que es uno de los Catecismos, de la Iglesia universal que han sido redactados en toda la historia, por lo que es considerado como la fuente más confiable sobre aspectos doctrinales básicos de la Iglesia Católica. El catecismo es otro gran fruto del Concilio Vaticano II. Conozcamos un poco de su historia: El Papa Juan Pablo II, con motivo de los 20 años de la clausura del Concilio Vaticano II, convocó a una sesión extraordinaria del Sínodo de Obispos el 25 de enero de 1985 para agradecer a Dios los enormes frutos del Concilio. Como parte de las conclusiones, el Papa pide organizar la redacción de un Catecismo de toda la Doctrina Católica para que fuera punto de partida de todos los catecismos delas iglesia locales; el Papa convocó a una comisión de 12 obispos, liderados por el Cardenal Joseph Ratzinger hoy Papa Benedicto XVI , esta primera comisión estuvo apoyada por ungrupo de siete Obispos expertos en teología y Catequesis, durante seis años se hizo un arduo

SEÑOR,HAZME UN INSTRUMENTO DE TU PAZ ga apaciguar el ímpetu de sus más bajas pasiones. La paz es algo más que la ausencia de la guerra, los conflictos, las diferencias; la paz es una experiencia individual y social en la que la conciencia se sitúa en el centro de la misma. Lo que, frecuentemente, arrastra a la guerra es el egoísmo y sus secuelas, la intolerancia, el orgullo y la ambición. Para conseguir una paz social justa y duradera primero hemos de mirar hacia adentro y descubrir que la paz hay que vivirla en los corazones antes que podamos sembrarla en la calle. Pensar que paz es la ausencia de inquietudes, frustraciones, violencia o guerra, es definirla en sentido negativo. La paz, en sentido positivo, es un estado de armonía y estabilidad a nivel social o personal. A veces, el hombre de hoy fantasea creyendo que porque tiene satisfechas sus necesidades básicas y, muy frecuentemente, hasta sus necesidades superfluas y de confort, tiene asegurada la felicidad, la tranquilidad y la paz de vida.

A quienes, de veras, nos interesa la paz nos ha de interesar, igualmente, el YO interior en adecuada relación con Dios y los hermanos.La paz social tiene que ser reflejo de la paz interior de cada uno de nosotros. Las semillas de la paz tienen que germinar en cada corazón antes de ser trasplantadas al campo social; la paz, primero hay que asegurarla dentro para luego contagiar el medio; primero hay que poner en orden internamente la casa antes de intentar establecer la armonía por fuera. La paz verdadera y más profunda es independiente de las condiciones externas: El dinero, el prestigio, la ambición, el poder, el saber. Y, algo más, la paz no se construye con soluciones que liberan de la responsabilidad personal. La paz se construye con valores, con principios, con esfuerzo y generosidad, con conciencia del bien común y el respeto fundamental por el otro especialmente si vive en situaciones de máxima indefensión. No estamos favoreciendo la paz personal y social cuando al hombre,

desde lo legal, se le enseña que algunas veces es el dueño de la vida y hasta puede interrumpirla a voluntad; de este proceder a una generalización conceptual y práctica hay poco trecho. Entonces qué? Si la paz no es simple calma o quietud; si la paz no se construye a partir de controvertidas soluciones, es porque la paz exige una sana y continua tensión hacia el bien, el perdón, la comprensión, la voluntad de servicio y la sensibilidad ante el dolor ajeno, el respeto y la acogida, la verdad y la transparencia, construir la patria sobre la justicia y no sobre el egoísmo y la ambición. La paz exige apaciguar los impulsos más bajos y menos humanos. La paz no es simplemente la ausencia de tensiones; la paz es presencia de tensiones sanas y saludables. “No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla” (Eleanor Roosvelt). “La paz comienza por una sonrisa” (Madre Teresa de Calcuta). Yo también debo firmar la paz y no tengo que desplazarme hasta Oslo. Tal vez deba hacerlo en mi hogar, en mi colegio o universidad; en mi ejercicio profesional u ocupacional; en mi forma de negociar, vender o comprar; en mis relaciones interpersonales de barrio o unidad residencial.

VEINTE AÑOS DEL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA trabajo a través de todos los obispos católicos e institutos de Teología. A lo largo de la revisión del trabajo se realizaron nueve versiones del texto, incluyéndolas modificaciones de teólogos y catequistas del mundo. El equipo de redactores quedó compuesto así: De la parte de confesión de la fe se responsabilizaron el Obispo Estepa de España, y el Obispo Maggiolini de Italia, de los sacramentos el Obispo Medina de Chile y el Obispo Karlic de Argentina, de la parte moral el Arzobispo Honoré de Francia y el obispo Konstant de Inglaterra. Más tarde se decidió dedicar una parte del catecismo a la oración y se otorgó la redacción al sacerdote católico del Líbano, el Padre Jean Corbón. El 11 de Octubre de 1992 se publica en francés el Catecismo de la Iglesia Católica CEC. En el año 1993 una nueva comisión liderada por el cardenal Joseph Ratzinger, se encargó de recibir las numerosas modificaciones recibidas de todo el mundo, el texto publicado en latín se publicó el 15 de Agosto de 1997 fruto de una intensa labor de más de diez años. Compendio del Catecismo de la

Iglesia Católica; ya desde 1992 el cardenal Ratzinger decía “ se hace la necesidad de tener un catecismo más sintético formulado de manera clara y accesible para todos” Es por ello que en Octubre de 2002 los participantes en el congreso catequístico Internacional formularon una petición explicita al Papa Juan Pablo II de redactar el compendio del catecismo. Los trabajos de redacción se iniciaron en Febrero de 2003, fruto del trabajo de tres años. El Compendio está dividido en cuatro partes, siguiéndo la estructura del Catecismo de la Iglesia Católica: La profesión de la fe. La celebración del Misterio Cristiano. La Vida en Cristo. La oración Cristiana. El Compendio se expone a base de preguntas y respuestas dice el Papa Benedicto XVI “volver a proponer un dialogo ideal entre el Maestro y el discípulo” el texto se compone de 598 puntos. Dice el papa: “Este compendio refleja fielmente en su estructura, en los contenidos y en lenguaje, el catecismo de la Iglesia Católica, que podrá ser mas conocido y comprendido gracias a la ayuda de este estimulo y de esta sínte-

sis. Estimando que las personas, creyentes o no, puedan observar con una mirada de conjunto el panorama completo de la fe católica, por ello se propone como guía de la fe para los creyentes y como camino para quienes buscan guía religiosa. Amanera de conclusiones, me he dado cuenta a lo largo de mi experiencia como catequista, como seminarista, como sacerdote, como párroco que a veces queremos “Inventar Catecismos”, tenemos una riqueza que no hemos explotado y escrutado, es por ello que el Papa Benedicto XVI, con motivo de año de la fe, hace una de las invitaciones prioritarias para nosotros los Católicos volver al Catecismo de la Iglesia y a la Palabra de Dios, replantear nuestra fe. La Fe no son contenidos, la fe es una experiencia y una respuesta a Dios de la vida revelado en su Hijo Jesucristo. 2 Tm 1, 12. “Se en quien he puesto mi confianza”, la fe es compañera de la vida, que nos permite ver con ojos siempre nuevos las maravillas que Dios hace por nosotros tratando de percibir los signos de los tiempos en la historia actual.


11 El 11 de Octubre fuimos convocados por el Papa Benedicto XVI a meditar de manera especial sobre nuestra fe cristiana, en un ambiente Evangelizador y misionero. Es por eso que aprovecho esta oportunidad que se me brinda, para invitarlos a que a lo largo de este año de gracia hagamos énfasis en tres elementos: profesar nuestra fe, ser discipulosmisioneros y personas de oracion. Reconozcamos el don de la fe, la riqueza, el tesoro de creer en Dios, cuando a la fe se le reconoce como riqueza, se cuida de ella, se cultiva, se vigila, por eso dice San Agustin que los creyentes “Se fortalecen creyendo”1. Dios nos ha dado un tesoro, la fe, pero un tesoro que tiene que cuidarse y por eso delante de nuestra Madre Maria, Madre de la Iglesia y Sede de la Sabiduria, imploramos para que nuestro corazón este dispuesto a celebrar los sacramentos, a acudir a la oración de la comunidad, a la lectura atenta de la palabra de Dios, a escuchar la voz de la Iglesia por que lo que no se alimenta se muere, si hemos recibido de Dios la fe cuidemos de ella. La fe se propaga compartiéndola, entregándola; tristemente un amplio sector de nuestro mundo, ha caído en la indiferencia, en la falta de celo: tengo fe, pero no me duele que otro carezca de 1

De utilitate credendi, 1,2.

P. Juan

Fernando

Gómez ella, tengo fe, pero no suscita en mi la necesidad de que otros crean, que otros reciban la palabra del Señor, que tengan la experiencia de Dios. Como cristianos tenemos una gran variedad de tradiciones y celebraciones religiosas que han fortalecido y enriquecido nuestra vivencia personal y comunitaria, salvaguardándolas y por que no, promoviendolas, se hace necesario abrirnos a las nuevas modalidades en las que podemos encontrarnos para celebrar y profesar la fe, no solamente un día determinado; debe ser el proceso de la fe vivida en la cotidianidad, abarcando no solamente templos y lugares sagrados, sino también llegando a las calles, al núcleo de cada familia, a los colegios, al comercio, al gobierno y a los diferentes lugares y sectores de la sociedad. En estad circunstancias actuales la fe es el faro que en medio de tanta oscuridad brilla y nos muestra por donde navegar para llegar a puerto seguro. No se tiene fe porque se reciten formulas y nuestro cerebro este lleno de conocimientos, sin una profunda experiencia de Dios, de cercanía, de amistad con el Señor y de experiencia comunitaria, toda formula de fe, todo conocimiento de fe

carece de fundamento, toda doctrina presentada por la Iglesia sin una experiencia amorosa de Dios, queda vacía. En este mes del rosario, pidamos al Señor, que por intercesión de su Madre, nos conceda la coherencia de vida. Celebramos la fe, profesamos la fe, vivimos la fe. Hoy nuestra sociedad esta reclamando de nosotros un milagro para acoger la fe que les inculcamos, un milagro para creer que Cristo tiene sentido, nos reclama el milagro moral, pero mas que moral debe ser un cambio interior, una METANOIA, un cambio de via, de camino. El evangelio no solo se lee en las Sagradas Escrituras, también se lee en la vida de los discípulos, en los signos del maestro, alguien quiso elogiar a Jesús con estas palabras, pero con su sabiduría supo dar una respuesta que compromete: «dichoso el vientre que te llevo y los pechos que te criaron» Jesús respondió: «mejor, dichosos los que escuchan la palabra Dios y la cumplen», de tal manera que se cumpla en nosotros aquel mandato de Jesus en medio de sus discipulos en el momento de la Ascencion: “Seran mis testigos hasta los ultimos confines de la tierra”. Si no hay experiencia de Dios, no

tiene fundamento la doctrina, si no hay hechos de vida no hay autentica experiencia de Dios, pues cuando de verdad me siento amado, protegido, importante para alguien, si lo siento de verdad , solo puedo responderle con amor y con hechos concretos. Ya lo decía San Juan de la Cruz: “En el atardecer de la vida seremos examinados en el amor” 2 Que contemplando a la madre Dios, en este mes del Rosario, mes de las misiones, podamos prepararnos para vivir de su mano un año en el que redescubramos el valor de la fe. Santa María, madre Dios y madre nuestra, acompáñanos en este peregrinar de fe, que a ejemplo tuyo abramos nuestro corazón a la acción de Dios y que como tus hijos podamos coronarte no con oro y plata, sino con nuestra vida fiel reflejo del amor de Dios, a tus pies ponemos nuestra Arquidiócesis de Medellín, para que con la gracia de tu hijo los cristianos no descansemos hasta no verlo reinar en el corazón de cada hijo de Dios que pisa este suelo. Amen. 2

Subida al monte carmelo


12

Hablar de la Escuela Normal Superior Antioqueña, antes conocida como Escuela Normal Antioqueña de Señoritas (del barrio Buenos Aires), es hacer remenbrancia a un momento particular de la historia, cuando el espíritu laicista y la política antirreligiosa se imponía en el país y que en el afán de salvar la educación cristiana de la mujer, surge esta obra educativa de la Iglesia que siempre ha sido protegida por la divina providencia, acompañada y valorada por quien fuera su fundadora: la Arquidiócesis de Medellín, que además ha gozado del alto reconocimiento que ha imperado en la sociedad en general por su calidad, en el proceso de formación integral de maestras hoy también maestros, desde el humanismo cristiano. Hasta la década de los años treinta (30) del siglo pasado, existían en la ciudad de Medellín dos colegios femeninos: el colegio central y la Escuela Normal de institutoras de Antioquia (operaba en las instalaciones donde en la actualidad funciona el CEFA) que debieron fundirse en una sola institución, como consecuencia de la reforma a la garantía de libertad de enseñanza que limitaba la intervención de la Iglesia católica, la misma que fue promovida por el presidente de la república Dr. Alfonso López Pumarejo en el año de 1935 y el descontento del Gobierno Departamental con el espíritu que reinaba en la Escuela Normal y en la educación en general, por considerarla conventual y confesional. Dado lo anterior surge entonces con toda su fuerza el problema de la educación cristiana de la mujer en Antioquia, lo que motivó la imparable necesidad de crear una institución que continuara con el mismo espíritu de la Escuela Normal de institutoras de Antioquia y fue así entonces como el Excelentísimo Monseñor Tiberio de Jesús Salazar y Herrera, Arzobispo de la Arquidiócesis de Medellín para la época, considerado Apóstol de la educación cristiana en Antioquia, ordenó la creación inmediata de la ESCUELA NORMAL ANTIOQUEÑA DE SEÑORITAS, contra todos los inconvenientes y dificultades, con el único propósito de que se convirtiera en una antorcha de fe para la formación de maestras católicas, dignas y virtuosas. Este pastor enérgico y dulce al mismo tiempo, educador insigne y con espíritu de fundación,que tenía espe-

haciendonospresentes@arqmedellin.com

En el celo pastoral de la Arquidiócesis de Medellín, la Normal siempre ha contado con un director espiritual (capellán) con el fin de prodigar una formación cristiana en la formación integral del maestro, contando con beneméritos Sacerdotes: Rvdo. Padre Bernardo Elizalde. SJ. Rvdo. Padre Alipio Zameza. SJ. Mons. Bernardo Cardona Pérez. Pbro. Adalberto Gómez Suarez. Pbro. Alpidio Betancur. Pbro. Gustavo Restrepo Ángel. Pbro. José Javier Jaramillo Gómez. Pbro. Luis Fernando Jiménez Jaramillo.

cial reconocimiento y admiración por la Srta. María de Jesús Mejía Álvarez, como maestra intachable,le pide regentar, bajo los auspicios de la Iglesia, la nueva obra educativa, ella que se venia desempeñando como directora de la anterior Normal, renuncia a su cargo oficial y junto con un grupo de maestros que deciden seguirla para contribuir a edificar tan maravillosa obra, se organiza el personal directivo y docente de la nueva Escuela Normal y es así como Monseñor Tiberio de Jesús Salazar y Herrera, llamado con acierto el Arzobispo de la educación, el 21 de enero de 1936, dicta el decreto por medio del cual se ordena la creación de la ESCUELA NORMAL ANTIOQUEÑA DE SEÑORITAS y el 8 de febrero del mismo año, a las 7:00 am en las instalaciones del antiguo Seminario Conciliar de Medellín (situado entre Palace y Caracas) se da inicio a las clases con un personal de 460 estudiantes: 12 niños y 23 niñas en la sección infantil, 267 alumnas en la sección primaria, 40 alumnas en la sección comercial, 100 alumnas Normalistas internas y 8 Normalistas que terminaban su sus estudios en la recién desaparecida Normal de institutoras, pero dado su crecimiento vertiginoso en el número de estudiantes, la Normal debió trasladarse a las instalaciones donde actualmente opera el Hogar Infantil: salas cuna Medellín (por la Placita de Flores). Cabe destacar la labor desinteresada y ad honorem de la primera directora y cofundadora: la Srta. María de Jesús Mejía Álvarez y de eminentes maestros y maestras que se vincularon a tan noble causa, a la misma que se unieron los reverendos padres Jesuitas, en persona del Reverendo Padre Bernardo Elizalde, como Capellán, las Hermanas Dominicas de la Presentación y las Religiosas de la

compañía de María con donaciones especiales. El 15 de octubre de 1941, la Arquidiócesis de Medellín, considerando necesario que la obra instituida debía tener personería jurídica como fundación Canónica de Derecho Eclesiástico, expide el Decreto para tal efecto y a partir del mes de enero del año 1943hasta la fecha, presta su servicio educativo en las instalaciones actuales ubicada en la Carrera 36A N°48-55 en el Barrio Buenos Aires, propiedad que pertenecía a la comunidad de las Hnas. del Buen Pastor. En la misión de formar maestros, donde el Evangelio sea el primer contenido de la mente, el Testimonio la primera acción del espíritu y el Apostolado el primer compromiso de vida, bajo el amparo protector de Nuestra Señora de los Dolores, han tenido el gran honor de desempeñar el honroso cargo de Rectora:

(1936-1944) Srta. María de Jesús Mejía Álvarez (1945-1964) Srta. María González Berrio (1965-1969) Srta. Isabel Ramírez Gómez (1970-1971) Srta. Martha Arango Muñoz (1971-1980) Srta. Julieta Arroyave Álvarez (1980-1990) Srta. Alicia Jaramillo Aristizabal (1991-2006) Srta. Edilma Rendón Rojas (2007-2011) Dra. Ana Beatriz Gaviria Escobar Esp. Gudiela Eusse Saavedra (Actual)

La Escuela Normal Superior Antioqueña, Desde su origen hasta la fecha no ha sido inferior a los retos del momento como la renovación curricular en la década de los 80 y la reestructuración de Escuelas Normales en la década de los 90, lo que le ha permitido consolidarse como una institución educativa católica, líder en la formación de maestros íntegros, capaces de generar procesos de transformación social, asumiendo los retos del mundo globalizado, es por eso que desde el año 1999 además de tener los niveles de preescolar, básica y media, también se ofrezca el Programa de Formación Complementaria, para la formación de maestros del nivel preescolar y la básica primaria, dada en ese entonces la acreditación previa por parte del Ministerio de Educación Nacional, la misma que se ratifica con la Acreditación en Calidad y Desarrollo en el año 2003 y que termina por consolidarse con el Registro Calificado por el término de cinco (05) años para el Programa de Formación Complementaria, otorgado por Ministerio de Educación Nacional, bajo el acto administrativo: Resolución 9176 del 8 de agosto de 2012, que engalana la celebración del septuagésimo sexto aniversario de su fundación. En el momento se encuentran abiertas las inscripciones de matrícula para el año 2013, para los niveles de Preescolar: Jardín y Transición (niños y niñas), primaria (1° a 5°),bachillerato (6° a10°) y el Programa de Formación Complementaria (formación de maestros).


M. Rodrigo Durango Escobar

Las causas de

nulidad matrimonial

Uno de los tres caminos que ha definido la Iglesia para llegar a la declaración de nulidad de un matrimonio son los impedimentos dirimentes que considera el código de Derecho canónico y que definen las inhabilidades perpetuas o temporales para contraer un matrimonio válido. Estos son de cuatro tipos y vamos a considerarlos en su justa dimensión aunque de una manera breve pero suficiente para entenderlos y aplicarlos a la práctica de la vida matrimonial. Quebrantarlos es signo de invalidez a no ser que medie una dispensa del Obispo diocesano o de su vicario general. El primero son los impedimentos que nacen de circunstancias personales y objetivas. Estos son el impedimento de edad (c.1083) que habla de la edad mínima suficiente para contraer matrimonio válido: 14 años para la mujer y 16 para el hombre. Quien lo haga antes de estas edades contrae inválidamente. En nuestra

época estas edades las llamamos todavía “infantiles” y nos cuesta aceptarlas como topes mínimos de la madurez necesaria para contraer matrimonio. La Iglesia ha subsanado en parte esta situación limitando estos matrimonios en minoría de edad. Quien no haya cumplido los 18 años debe pedir un permiso especial para casarse con el consentimiento de los padres y la certificación de la relativa y suficiente madurez de quien así quiere contraer. El otro es la impotencia antecedente y perpetua (c. 1098). Se trata de la incapacidad que tiene una persona, hombre o mujer, antes del matrimonio y de manera permanente, absoluta o relativa, para hacer o recibir la penetración sexual, necesaria en la procreación de los hijos de manera natural. Si la impotencia es temporal, es decir curable mediante tratamientos médicos o es posterior al matrimonio, no invalida el sacramento. La esterilidad descubierta después del matrimonio o dada a cono-

cer debidamente a la otra parte no invalida tampoco el sacramento. El segundo son los impedimentos que nacen de las causas jurídicas. El primero de ellos es el vínculo (c. 1085 § 1) mediante el cual una persona ya casada válidamente por la Iglesia no puede contraer nuevamente matrimonio en ella. La Iglesia no considera válido el matrimonio civil entre bautizados porque éstos, nacidos de una naturaleza sacramental y por consiguiente comunional, no pueden rechazar ni el sacramento ni la misión eclesial que éste conlleva, ser signos auténticos del amor de Cristo a su Iglesia. Viene luego la disparidad de cultos (c.1086) que no permite sin una dispensa especial el matrimonio entre católico y no bautizado (judío, mahometano, budista, ateo, etc. Se cuentan también los testigos de Jehová sin

bautismo trinitario). El impedimento de mixta religión (c.1124), que no es dirimente, comprende a dos bautizados, uno perteneciente a la Iglesia católica y otro a alguna comunidad eclesial que no está en comunión con la Iglesia católica (ortodoxos, protestantes, etc.). Se requiere un permiso especial y un compromiso por escrito para salvaguardar la fe y la educación católica de los hijos (c. 1125). El impedimento de orden sagrado (c. 1087) prohíbe el matrimonio a los sacerdotes que mediante una promesa celibataria se han comprometido con su entrega generosa y de por vida al servicio de la Iglesia. El último de ellos es el voto público perpetuo de castidad (c.1088 y 691 §2) que hacen todos los religiosos de manera solemne y pública para consagrarse al servicio de Dios y de la Iglesia mediante los carismas específicos de su comunidad religiosa.


14

Monseñor Ruben Salazar Gómez, Cardenal de la Iglesia Católica El Papa Benedicto XVI celebrará el próximo 24 de noviembre, en El Vaticano, un encuentro de cardenales para nombrar seis nuevos purpurados, entre ellos a monseñor Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá, de 70 años. Monseñor Salazar, en reciente rueda de prensa, recordó que esta responsabilidad representa colaborar estrechamente y ayudar al Papa Benedicto XVI a discernir en diferentes temas de la realidad eclesial y social; ayudar a confirmar a los hermanos en la Fe y lograr su unidad; y llevar al Papa las inquietudes del interior de la Iglesia. El purpurado comentó que su designación confirma el “profundo aprecio” que tiene el Papa Benedicto XVI por el pueblo de Colombia y su Iglesia. El Pontífice hizo el anuncio, del que será el quinto consistorio de cardenales de su pontificado, al final de la audiencia pública de los miércoles, ante varias decenas de miles de personas reunidas en la plaza de San Pedro del Vaticano. Los otros futuros cardenales son James Harvey, actual prefecto de la Casa Pontificia; Bechara Boutros Rai, patriarca de Antioquía de los Maronitas (Libano); John Olorunfemi Onaiyekan, arzobispo de Abuja (Nigeria); Luis Antonio Tagle, arzobispo de Manila

(Filipinas), y Baselios Cleemis Thottunkal, arzobispo de Trivandrum de la iglesia Siro Malankarese (India). El Colegio Cardenalicio está actualmente compuesto por 205 purpurados de los que 116 pueden participar en un eventual cónclave al tener menos de 80 años. El resto, 89, como establece la normativa vaticana, aunque no puede entrar en la Capilla Sixtina -lugar de los cónclaves- para elegir papa, sí pueden ser elegidos. De los 116 cardenales electores, 55 fueron nombrados por Juan Pablo II y 61 por Benedicto XVI. De los de más de 80 años, dos fueron nombrados por Pablo VI, 70 por Juan Pablo II y 17 por Benedicto XVI.

jefecomunicaciones@arqmedellin.com

JAJ Medellín 2012 "Estén siempre alegres en el Señor" fue el lema que congregó a cerca de 1500 jóvenes, de las diferentes comunidades parroquiales de nuestra Arquidiócesis, el pasado 20 de Octubre en la Jornada Arquidiocesana de la Juventud, que la Pastoral Juvenil llevó a cabo en el Coliseo del Colegio Palermo de San José en El Poblado. Los jóvenes, acompañados por un grupo de sacerdotes, participaron

inicialmente de un espacio penitencial que los preparó para la celebración Eucarística que estuvo presidida por Monseñor Elkin Álvarez Botero, Obispo Auxiliar de Medellín. La Jornada culminó con un momento artístico y cultural. La Pastoral Juvenil agradece a todas las personas que se vincularon a este evento, quienes hicieron posible que los jóvenes celebraran su fe en Jesús y se comprometieran con su Evangelio.

so de conversión basado en una nueva evangelización, que desde metodologías pensadas y ejecutadas desde una integralidad humanista, una pedagogía constructivista, el emprendimiento y la transformación social, llevan el anuncio de la Palabra de Dios “rescatando hombres del desierto y los conduce al lugar de la vida, hacia la amistad con el Hijo de Dios, hacia Aquel que nos da la vida, y la vid a en plenitud» (Benedicto XXVI, Carta Apostólica Porta Fidei). Los Pomos es entonces más que una edificación, historias de vida; de vidas con sentido, de vidas que han recordado la importancia de decir te amo y te perdono, de vidas tejidas por la fraternidad de una comunidad; de vidas que resignifican el dolor en aprendizaje,

las caídas en caminos, las máscaras en transparencia, los juegos en experiencia, las incapacidades en oportunidades y los desacuerdos en reconciliaciones. Los Pomos, es trascendencia, convivencia, silencio, ética y armonía. Fundamentado en todo lo anterior Los Pomos y su personal humano (directivas, animadores, empleados, voluntarios, y asesores) agradecen a todas las personas que durante 40 años, han hecho de esta institución una organización con proyección, que ha apostado y sigue apostando por la transformación social y la conversión de miles y miles de personas que con sus testimonios han dejado plasmados el cariño, el respeto y los agradecimientos por las opciones de vida que han encontrado, en las cuales han logrado reconciliarse con los más cercanos, consigo mismos y con Dios. Y les invita a seguir haciendo parte de esta obra que siempre, siempre ha tenido por misión “PASAR HACIENDO EL BIEN”

Los Pomos, una historia de Fe Dentro del marco del Año de la Fe, el Centro de Formación Los Pomos, se congrega para festejar su cuadragésimo cumpleaños y agradecer a Dios Padre por las muchas bendiciones que ha cosechado. Es también la oportunidad para agradecer por la vida del Padre Luis Gaviria, nuestro fundador, quien con su generosidad y bondad ha llevado esta obra ha convertirse en la casa donde siempre se pasa haciendo el bien. Hoy al volver la mirada hacia atrás, observamos los muchos cambios que Los Pomos ha vivido, ya no sólo es un lugar para compartir y vivir experiencias a la luz de la oración, sino que nos brinda espacios y programas formativos para la transformación social, donde

cada uno (hombre y mujer) puede construir un proyecto de vida coherente con el plan de Dios; al mismo tiempo que puede trascender y llenar su vida de emprendimiento. Para ello, Los Pomos pone al servicio de la comunidad su equipo de Animadores de la Juventud, jóvenes apóstoles de otros jóvenes que desde hace ya varios años acompañan, orientan y sensibilizan a niños, niñas, jóvenes, y adultos, acompañándoles en la tarea de aprehender a ser mejores y más felices, es decir: “hacer al hombre capaz de Dios” (Catecismo de la iglesia católica. CIC). En una palabra Los Pomos es Fe, ya que ofrece una palabra viviente que a través de nuevos lenguajes invitan y acercan a todos los sujetos a un proce-


pasionporlapalabra@arqmedellin.com

P.

15

Motivación

Querid@s amig@s: ¡¡¡Felicitaciones a quienes perseveraron en el curso bíblico!!! Esperamos que haya servido para profundizar en la Palabra de Dios y así ser verdaderos discípulos y misioneros de Jesucristo. Este es el último tema del curso que ha durado un año, sigamos aprovechando nuestro Periódico Misión para crecer y madurar en la fe.

Tema

12

APOCALIPSIS

Introducción El término “apocalipsis” es transcripción de una palabra del idioma griego que significa “revelación”. El género literario apocalíptico (como lo estudiamos hace varios meses) encuadra dentro del género profético, significa que el autor de esta clase de textos recibe el mensaje en forma de “visiones” a través de diversos símbolos (números, cosas, personajes), esos símbolos quieren transmitirnos unas ideas, que básicamente se resumen en la alianza (el pacto) de Dios con nosotros. Dos siglos antes del nacimiento de Cristo el género apocalíptico era muy usado, eran muy conocidas las visiones de profetas como Zacarías y Ezequiel, también la obra de Daniel desarrolla este género literario.

Lectura de la Palabra de Dios

explicación

1 2

El Apocalipsis fue escrito por Juan (1,9) cuando fue desterrado a una isla llamada Patmos. El autor de este libro sufre la persecución al igual que toda la Iglesia por la fe en Cristo, hacia el año 95, durante el reinado de Domiciano. El Apocalipsis fue escrito para animar en la fe a los cristianos perseguidos con violencia, anunciando “el gran día de Yahvé”, día de salvación: Dios libera a su pueblo de la opresión, la Iglesia “nuevo pueblo elegido” es puesta a prueba en una sangrienta persecución llevada a cabo

por “la Bestia” (el imperio romano), provocado por Satanás, adversario de Cristo y del pueblo de la nueva alianza. Para entender el libro del Apocalipsis (al igual que toda la Biblia) hay que tener en cuenta el contexto histórico (situaciones que vivían los creyentes). La visión de la historia que tiene el cristiano no se agota en las dificultades o pruebas, va más allá, se relaciona con los valores eternos en los que se apoya la fe de los creyentes, los tiempos cambian, la fe (opción por Jesucristo) es la misma, opción que exige fidelidad en toda circunstancia y especialmente en el momento de la prueba. Erróneamente muchos piensan que el libro del Apocalipsis es un relato “futurista” de las catástrofes que sucederán al final de los tiempos, por eso, muchas personas incluso temen leerlo; otras personas mal interpretan el libro o rebuscan explicaciones inapropiadas a fenómenos naturales o sociales. Este libro, al igual que toda la Sagrada Escritura, hay que leerlo bajo la acción del Espíritu Santo y guiados por las enseñanzas de la Iglesia. Para facilitar la lectura podemos seguir este sencillo esquema: Introducción (1,1-3) El tema de este libro es “la revelación” sobre Jesucristo. Claves del libro (1,4. 3,22) Jesucristo Señor de la historia es el protagonista del libro, el objetivo del libro es hacer “revisión de vida” de las comunidades cristianas invitándolas a la esperanza en medio de la persecución, esperanza fundada en la presencia de Cristo Resucitado (presentado con diversos símbolos) El que dirige la historia es Dios (4,1. 5,14) y lo hace por medio del Cordero (Cristo). El libro tiene 7 sellos (6, 1. 8,1), el “acto primero” de estas escenas es “la apertura del libro”. Tienen

un protagonismo especial los mártires, ellos son los testigos de la Palabra que piden a Dios su intervención. La oposición a las fuerzas del mal (8,2. 11,19) se anuncia por las trompetas, este sería como el “acto segundo” en el que intervienen los ángeles de Dios en un ambiente litúrgico en el que se da una lucha entre el bien y el mal. “Las 7 señales” (12, 1. 15,4): 1) La mujer encinta vestida del sol que representa a la comunidad cristiana; 2) El dragón, símbolo del poder del mal; 3) Las dos bestias, el imperio romano y el falso profeta; 4) El Cordero, Cristo muerto y resucitado; 5) El ángel de la buena nueva; 6) Los ángeles que anuncian el desastre de Babilonia; 7) Los ángeles de la siega y la vendimia, que invitan a los perseguidores al arrepentimiento a la vez que anuncian el mensaje salvífico para dar esperanza a los perseguidos. “Las 7 copas” (15, 5. 16, 21) celebra la victoria de la fe de la comunidad cristiana y la derrota de los partidarios del mal sobre quienes caen unas plagas (recordando las plagas de Egipto). Castigo de Babilonia/Roma (17, 1. 19, 10) Roma es representada como una mujer sentada sobre una bestia, es la prostituta, perseguidora de cristianos y “embriagada con la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús” (17, 1-18). El castigo a Babilonia es inspirado en frases de Jeremías y Ezequiel, concluyendo con un himno de victoria que celebra “las bodas del Cordero”. La victoria de la Palabra de Dios (19, 11. 20, 15), al periodo de persecución vendrán breves tiempos de paz, el triunfo final es de Cristo y de la comunidad de los creyentes. Un cielo nuevo y una tierra nueva (21, 1. 22,5) la comunidad cristiana es representada por una novia engalanada para su esposo. Final del libro (22, 6-20) concluye con una aclamación de fe y esperanza: “¡Ven, Señor Jesús!”.

Tareas del Curso Bíblico y acciones para la Vida

3

Participaré de la Eucaristía todos los domingos y escucharé con atención la Palabra de Dios. Perseveraré en la fe utilizando tantos medios que la Iglesia me ofrece. Frecuentaré el grupo bíblico de la Parroquia. Las dudas que tenga sobre la fe las esclareceré con mi cura párroco. Fortaleceré la vida de oración con la Palabra de Dios, haciendo oración especialmente con los Salmos de la Biblia.

Gracias

A tod@s l@s que han perseverado durante un año en este curso bíblico!!! Gracias por la paciencia para recibir respuesta a sus inquietudes en el correo electrónico.

Recuerda

Para resolver dudas no hay nadie mejor que tu párroco, él es el primer responsable en el crecimiento de tu fe. Dios los bendiga, la Virgen los acompañe.


El sábado 10 de noviembre, en Plaza Mayor, se llevó a cabo la Jornada de Oración y reflexión, “Vivamos nuestra fe”, en la cual se conmemora los 50 años del Concilio Vaticano II, en el marco del Año de la Fe declarado por el papa Benedicto XVI. Este evento, enmarcado dentro del proceso de la Misión Continental que motiva la Vicaria de Pastoral de nuestra Arquidiócesis, se convierte en el momento propicio para celebrar juntos la fe que como católicos nos caracteriza, es por eso que al evento asistieron representantes de la multiplicidad de carismas de nuestra Iglesia, se contó con la presencia de Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, además con la presencia de empresarios, medios de comunicación, y delegados de cada

una de las comunidades parroquiales y movimientos laicales que integran la familia arquidiocesana. Realizar un evento de este tipo, nos lleva a reactualizar la escena de pentecostés en la que los discípulos de Jesucristo, reunidos todos en un mismo sentir, aclamaban la presencia del Señor resucitado y se alegraban de compartir juntos la fe como hermanos. Presentaciones culturales, alocuciones académicas, testimonios de vida y la celebración litúrgica de la Santa Misa, fueron los componentes de esta jornada, en la que una vez más se permitirá revitalizar la fe que caracteriza la vida del cristiano, y en la que se mostró la fuerza viva de nuestra Iglesia Católica.


Periódico Arquidiocesano Misión Ed. 12