Issuu on Google+

El Nuevo Parque Santander Un Proyecto Integrado y de calidad para la Renovación del Centro de la ciudad La conformación urbana de Bucaramanga ha atravesado por múltiples etapas durante su existencia, que representan y permiten entender cómo en la actualidad muchas de las realidades de su palpitar ciudadano se encuentran enfermas, olvidadas, descontextualizadas y sobre todo, en medio de un crecimiento exclusivamente dirigido hacia la rentabilidad económica, alejando cada vez más los temas fundamentales de primacía pública y beneficio social que la urbe debe proyectar. Sumado a eso, las necesidades permanentes que la condición social nacional expresa y que deben ser atendidas permanentemente por los ámbitos públicos e institucionales, no permiten un panorama claro y reflexivo para poder construir sobre lo construido en búsqueda de una calidad de vida urbana sostenible, que no esconda ni evite ningún tema y que definitivamente se proyecte al mediano y largo plazo como única prenda de aspiración para un escenario colectivo digno e incluyente ante el panorama de complejidad. Bucaramanga ha crecido por medio de ideas individuales, de visiones personalistas (algunas acertadas pero aisladas) y de falta de articulación de lo público, lo privado, la academia y la sociedad. No son los indicadores económicos exclusivamente, ni algunos pretextos o excusas, los que permitirán darle claridad al panorama de futuro en este particular. La realidad manifiesta de nuestra situación urbana nos genera todo el abanico necesario para hacer un alto en el camino y reivindicar -si como sociedad estamos dispuestos a hacerlo- los antecedentes carentes de planeación y generar una condición nueva para las futuras generaciones. Estos aportes pueden iniciar su gestación inmediatamente, en el marco de estructuras integrales y concertadas de ciudad, desde la voluntad política, la rigurosidad científica y la buena disposición e integración social. En este sentido, todas las esferas sociales deberán comprometerse y aportar a varios niveles, liderados y moderados por la institucionalidad pública, como única metodología legítima de resultados concretos y que traducidos en demostraciones de resultados reales, nos aproximarán a estados de bienestar ciudadano a partir del diseño y la construcción de una ciudad para todos. Una ciudad desde el sentido de pertenencia, una ciudad desde el compromiso, desde el continuo enriquecimiento en la visión y reflexión sobre su entorno y en la búsqueda permanente de las mejores alternativas y decisiones de evolución y mejoramiento. Esta visión y reflexión constante, que reconoce las falencias y se permite aspirar con grandeza a solucionarlas, cobija multiplicidad de temas urbanos en Bucaramanga, en donde diversos grupos humanos trabajan en procura de avanzar en la cobertura a esta diversidad de problemas para proponer soluciones. En medio del análisis de prioridades, de consolidación de planes y en la coyuntura de la actualidad de una ciudad que empieza a repensarse con toda la responsabilidad y valoración por una Bucaramanga llena de grandes potencialidades, el debate se ha ido consolidando desde hace ya varios meses en redescubrir el Centro de Bucaramanga, con toda la carga simbólica, económica, patrimonial, cultural y social que esto sugiere, por medio de la alimentación permanente a un necesario Plan Integral de Renovación, que focalice la inversión pública en este neurálgico sector de la ciudad con un propósito que beneficiaría drásticamente a una población ávida por una nueva experiencia, ante un lugar actualmente abandonado a su suerte, deteriorado y trastornado en funcionamiento y significado. Sin embargo, un lugar que persiste en la


memoria colectiva de muchos bumangueses y que podría permitir un panorama renovador para los que hasta ahora despiertan a la identificación como ciudadanos en las generaciones recientes, totalmente aisladas del centro de la ciudad, epicentro de la representación fiel del nivel de las sociedades en las ciudades contemporáneas. Este importante sector de la ciudad está alimentado de valiosos antecedentes, como lo expresan los edificios patrimoniales que allí se encuentran, con toda la historia social y urbana que poseen, los espacios públicos de plena recordación y goce ciudadano, sus habitantes, y sobre todo, las nuevas historias que están por contarse al desarrollo de una ciudad que aspira a ser competitiva ante el mundo y que sólo puede lograrlo generando pleno respeto y trabajo por la calidad de vida y bienestar de sus propios habitantes. Pensar y aspirar a renovar el centro de la ciudad debe llevarse a cabo a través de la valoración de la importante historia del sector, la adecuada lectura de la complejidad de la actualidad y la posibilidad que se le de al ciudadano de evolucionar junto con la ciudad, procurando un lugar de vida cada vez más lleno de contenidos y posibilidades reales de materialización de sus expectativas y aspiraciones. Un claro y buen ejemplo de esta avanzada es la conciencia y reflexión que articuladamente ha emprendido hace ya varios meses la Cámara de Comercio de Bucaramanga, la Corporación del Espacio Público y la Fundación Participar, que producto de la conciencia por aportar en el desarrollo y estructuración de ese Plan Integral de Renovación del Centro, se han aliado con el Laboratorio de Proyectos Urbanos CITU EXPERIENCIA LOCAL de Bucaramanga, para recuperar el Parque Santander, por medio de un proceso multidisciplinario que el Laboratorio emprendió y desarrolló de la mano con la comunidad, los habitantes del Parque y el trabajo y retroalimentación conjunta que lideran estas importantes instituciones vecinas de este tradicional espacio público. El proceso dio como resultado un Proyecto que se compone de estudios y análisis históricos y patrimoniales, estudios socioeconómicos, ambientales y finalmente un diseño arquitectónico y urbanístico técnicamente definido en su totalidad como expresión de los asuntos vitales que un ejercicio como el del Parque Santander sugiere en sus múltiples esferas, siendo simbólicamente, quizás, el más representativo de la capital santandereana, rodeado además de importantes edificaciones de valor patrimonial como el Club del Comercio, el Banco de la República, la Sede UIS Bucarica, el Banco Popular, la Iglesia de la Sagrada Familia (que también han colaborado con el proceso) y sus relaciones viales y peatonales con el Paseo del Comercio, Calle 36, Carrera 19 y su ubicación neurálgica en el centro de la ciudad en general. El concepto fundamental de la intervención está basado en aprovechar la oportunidad que brinda el deterioro del Parque, no para maquillarlo o curarle sus heridas más superficiales, sino para generar una nueva experiencia urbana a la ciudadanía. Una experiencia simbólica, espacial, cívica, innovadora y contemporánea por medio de un Parque Monumento, en donde sus zonas y componentes valiosos se despliegan en un nuevo panorama, convirtiendo todo el Parque en el atractivo principal y en donde cada uno de los temas debatibles son tratados en el escenario de la renovación de los términos, con el respeto por cada elemento pero sin la timidez para revolucionarlos. Temas como la fuente en el marco de la presencia del agua en el espacio público; la escultura de Francisco de Paula Santander en el marco de las simbologías y monumentalidades de relación útil, directa y libertaria a la ciudadanía; el tema de las luminarias de fusión antigua y contemporánea, las zonas verdes y árboles como estructurantes y posibilitadores reales de bienestar, la superficie de piso como proyección de apertura y dimensión urbana creciente, el mobiliario con las exigencias y sentimientos del diseño contemporáneo que aspira a gestar patrimonios por funcionalidad, comodidad, variedad y uso de materiales nobles y concretos; variedad


de colores bajo la sobriedad e integración de estructuras para usos del parque en medio de la espontaneidad del lustrado en la calle, el control policial y el apoyo turístico en lo que sería un verdadero escenario para mostrarle al país y el mundo. Además, las relaciones directas e indirectas con las edificaciones vecinas y las calles y carreras adjuntas son la cuota necesaria para generar semillas de integración peatonal, funcional y estética con los conjuntos urbanos cercanos y relacionados como el Parque Centenario, Carrera 19, Teatro Santander, Centro Cultural del Oriente, Paseo del Comercio, Calle 36 y sus afines. Estrategia necesaria de integración para la consolidación y posibilidad de ejecución en el contexto del Plan de Renovación del Centro de Bucaramanga, poniéndose el rótulo de Proyecto Estratégico, dinamizador de intervenciones igualmente necesarias y complementarias entre sí, como los conjuntos urbanos cercanos y el proyecto integrador de una red de goce del centro de la ciudad por medio de conectividad de espacios públicos, edificios culturales en proceso de consolidación, comercio organizado, verdadero fomento y aplicación de la cultura ciudadana y sentido de pertenencia junto con la posibilidad de ser flexible y sostenible en el futuro en términos de mantenimiento, inversión, manejo, administración, fomento, promoción y acompañamiento. Todo esto se proyecta y presenta como un aporte que hacen las Instituciones citadas, lideradas por la Cámara de Comercio de Bucaramanga para integrarse al desarrollo de su entorno y su sociedad, que para el caso del Centro, corresponde a uno de los patrimonios urbanísticos más urgentes por intervenir a corto, mediano y largo plazo. A lo largo de estos meses se ha hecho un gran avance en la socialización del proyecto, tanto en su etapa de formulación y consolidación como de exposición de producto final, que ha tenido una muy buena acogida por los diferentes sectores relacionados a los temas urbanos, sociales, culturales e institucionales, en donde la Alcaldía de Bucaramanga ha estado presente en su noble intención de hacer un alto en el camino y apreciar verdaderamente las potencialidades de la ciudad para proveer un panorama de desarrollo futuro de calidad. La articulación de este proyecto técnicamente desarrollado en su totalidad, junto con las demás iniciativas relacionadas al centro de la ciudad, son de urgente definición y asignación de recursos por las vías más apropiadas para que se desarrollen en un marco integral y coherente con la visión y enfoque del Plan de Renovación del Centro y generen desarrollos igualmente urgentes para avanzar en un tema largamente aplazado a través de los años y crear una conciencia y nueva cultura en los procesos por los cuales se llevan a cabo las grandes obras de beneficio ciudadano en sus temas prioritarios. La Cámara de Comercio de Bucaramanga, la Corporación del Espacio Público y la Fundación Participar aportan las piezas de iniciativa, apoyo y aporte concreto en la medida de sus roles y proyecciones progresistas para la ciudad por medio de calidad, claridad y respeto profundo por los asuntos pertinentes a cada una de las disciplinas del hacer ciudad. Así, el Proyecto del Nuevo Parque Santander se convierte, junto con las demás iniciativas que deben empezar a gestarse en el Centro de la ciudad, en las primeras cuotas competitivas, sostenibles y de calidad que la ciudad de Bucaramanga merece y necesita para aspirar a un panorama renovado y benéfico del escenario de todos los habitantes y en donde se podrá generar el hecho verdadero del desarrollo y la evolución como individuos y como sociedad regional, nacional y mundial.


El nuevo parque Santander