Page 27

26 ¿Quieres saber más del Secreto Financiero? Infórmate en: www.emagica.com

Todo inició cuando decidí aprovechar una oportunidad que se me presentó. Las oportunidades se presentan y hay quienes las persiguen y otros las dejan ir. Me considero afortunado de haberla aprovechado. Hace veinticinco años, decir que iba a asociarme con los propietarios del banco donde trabajaba, se hubiera escuchado como una broma. Estar donde estoy ahora, fue un proceso de constante trabajo, aceptación y persecución de retos. Lo que les puedo aconsejar es que tengan una visión de lo que quieren y vayan tras ello. -Buena suerte. El público invadió de aplausos el escenario. -El nombre de nuestro siguiente invitado Simón. Démosle la bienvenida con un cálido aplauso.

Pasó un señor alto, de edad avanzada al escenario y tomó el micrófono. -Lo que les relataré hoy no es una historia perfecta, pero es la historia de mi vida. A mis cuarenta y cinco años de edad me desperté ebrio en una banqueta y vi pasar a un señor caminando, como de cuarenta y cinco años, con dos niños y una linda mujer. El señor se apiadó de mí y me dio un billete de cien quetzales, equivalente a trece dólares. Me sorprendió, porque nadie me había dado tanto dinero. Lo que me pareció curioso es que me dijo: “Haz algo valioso con él”. -Lo primero que me pasó por la mente fue comprar una botella de ron, pero esta vez no lo hice. Pensé que si quería hacer algo valioso tendría que alejarme del alcohol. Tuve varias necesidades y mi deseo por tomar me hizo muy difícil contenerme y no gastar el dinero. Casualmente pasé por un depósito de acero y con los cien quetzales compré una campana de acero. En ese momento vivía en una casa Autor: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias: 2019-00019DAC

Profile for AlvaroRodrigoPellecer

El Secreto Financiero