Page 16

15 ¿Quieres saber más del Secreto Financiero? Infórmate en: www.emagica.com

hogar de clase media baja. Su padre era mecánico automotriz y había meses buenos, que tenía bastante trabajo y los invitaba a comer a Pollo Campero, era su lugar preferido. También recuerda que había meses malos y su madre sacaba un puesto de comida a la puerta de su casa; vendía panes con pollo y huevo, atol de haba y de elote; con el dinero que obtenía, alimentaba a todos en la casa. Cuando no había trabajo, su padre se deprimía y se dedicaba a beber. Ana desde muy pequeña pensaba que no quería ese tipo de vida y se propuso sacar una carrera universitaria; lo cual logró después de mucho esfuerzo; se graduó de arquitecta en la Universidad San Carlos de Guatemala. Después de graduarse, la vida no mejoró completamente como lo imaginó. Su último trabajo había sido cansado y apenas le quedaba tiempo de compartir con su familia. Además, el pago era un poco más del sueldo mínimo; vivía al margen. No llevaba un presupuesto, el dinero lo gastaba por impulso. Según Ana, su situación mejoraría ahora que estaba dispuesta a conseguir un trabajo donde le pagaran más. Con mil quetzales más, o ciento treinta dólares, pensaba que podría enganchar un automóvil y estar mejor. Lamentablemente para Ana y para muchas personas que se gradúan del Colegio y de la Universidad, no hay ningún curso que les enseñe el manejo de las finanzas personales. La noche del 17 agosto del 2018, Ana programó dos despertadores para asegurarse de que despertaría a tiempo para el curso. Afortunadamente escuchó la alarma; tomó el celular para escanear el código de barras de la invitación. Al escanearlo la re direccionó a un sitio extraño, con cortinas rojas que parecían las de un escenario de teatro. Las cortinas se abrieron y apareció un mensaje que decía: “Ponte los lentes”. Lo hizo y tuvo la Autor: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias: 2019-00019DAC

Profile for AlvaroRodrigoPellecer

El Secreto Financiero