Page 1


"Tantos hombres y mujeres, ancianos y niños, tantos entre nosotros, compartimos este camino con nuestros sufrimientos, nuestros Señor, Tú dijiste: “Si alguien quiere ser mi disabandonos, nuestros graves cípulo, tome su cruz de cada día y sígame”. problemas. Yo quiero ahora seguir tus huellas y recorrer

Oración Inicial

en espíritu tu vía dolorosa. Haz, pues, que

Él nos precedió. Porque Él alma lo que padeciste cobre vida ante mi caminó por por estemí. camino deojos, la toca mi corazón, para Abre mis que vea y -y grabe en mi interior lo grande Cruz, porque Él murió cada es tu amor por uno puedeque decir 'murió pormí, y me vuelva a Ti, mi Salvador,resucitó con todayel alma, y me aparte del mí'-, y porque amargos sufrimientos te venció a la pecado muerte,que portan eso causó. precisamente, tenemos Esperanza. Me Una Esperanza pesan de todo corazón, Señor, los que nos impulsa a que trabajar, a pecados he cometido. Quiero empezar de nuevo; ponerme llevar el mundo adelante, a seriamente en camino y seguirte. mirar a nuestro lado Ayúdame. y a dar Ayúdame también a mi cruz contigo. Tu vía dolorosa es la una manollevar a todos aquellos escuela delatodo padecer, de toda pacienque hoy necesitan ayuda cia y toda abnegación. Haz que reconozca para llevar la Cruz".

en ella mi propia indigencia. Enséñame a comprender lo que ella me sugiere, lo que SS Papa Francisco debo hacer precisamente yo, y precisamente ahora. Y luego haz que esa comprensión se fortalezca y dé fruto, de modo que también yo actúe conforme a ella.

«Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: "Mujer, he ahí a tu hijo". Luego dice al discípulo: "He ahí a tu madre"» (Jn 19,26-27).

Por la señal + de la Santa Cruz, de nuestros enemigos + líbranos, Señor, Dios nuestro. + En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


i

ii

Jesús es Condenado a Muerte

Jesús Carga con la Cruz

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Pilato les dijo: “¿Qué haré entonces con Jesús, a quien llaman el Mesías?” Todos dijeron: “¡Que lo crucifiquen!” Él replicó: “Pues, ¿qué mal ha hecho?” Ellos gritaron más fuerte: “¡Que lo crucifiquen!” (Mt 27,22-23)

Jesús quedó en manos de los judíos y, cargado con la cruz, salió hacia el lugar llamado “la calavera”, en hebreo “Gólgota”. (Jn 19,17)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.


iii

iv

Jesús Cae por Primera vez

Jesús Encuentra a su Madre

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Todos nosotros, como ovejas, andábamos errantes; cada cual siguiendo su propio camino. Y el Señor ha hecho recaer sobre él la perversidad de todos nosotros. (Is 53,6)

Simeón los bendijo, y dijo a María, su madre: “Este niño está destinado en Israel para que unos caigan y otros se levanten; será signo de contradicción para que sean descubiertos los pensamientos de todos; y a ti una espada te atravesará el corazón”. (Lc 2,34-35)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.


v

vi

Simón de Cirene ayuda a Jesús a llevar la Cruz

La Verónica Enjuga el rostro de Jesús

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Cuando lo conducían, echaron mano de un tal Simón de Cirene, que venía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevara detrás de Jesús. (Lc 23,26)

Sin gracia ni belleza para atraer la mirada, sin aspecto digno de complacencia. Despreciado, desecho de la humanidad, hombre de dolores, avezado al sufrimiento, como uno ante el cual se oculta el rostro. (Is 53,2-3)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.


vii

viii

Jesús Cae por Segunda vez

Jesús Consuela a las Mujeres de Jerusalén

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Era maltratado, y no se resistía ni abría su boca; como cordero llevado al matadero, como oveja ante sus esquiladores, no abría la boca. (Is 53,7)

Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se golpeaban el pecho y lanzaban lamentos por él. Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos”. (Lc 23,27-28)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.


ix

x

Jesús Cae por Tercera vez

Jesús es despojado de sus vestiduras

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Nos apremia el amor de Cristo, al considerar que, si uno murió por todos, todos murieron. Y Cristo murió por todos, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para el que murió y resucitó por ellos. (Cor 5,14-15)

Y de esta forma se cumplió la escritura. Se repartieron mis vestidos y echaron a suertes mi túnica. (Jn 19,23-24)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.


xi

xii

Jesús es Clavado en la Cruz

Jesús Muere en la Cruz

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Cuando llegaron al lugar llamado Calvario, crucificaron allí a Jesús y a los criminales, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. (Lc 23,3334)

Hacia el mediodía las tinieblas cubrieron toda la tierra hasta las tres de la tarde. El sol se eclipsó y la cortina del templo se rasgó por medio. Y Jesús, con fuerte voz, dijo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Dijo esto y expiró. (Lc 23,44-46)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.


xiii

xiv

Jesús es Bajado de la Cruz

Jesús es Colocado en el Sepulcro

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

Un hombre llamado José, miembro del tribunal supremo, hombre bueno y justo, de Arimatea, ciudad de Judea, se presentó a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Y lo bajó de la cruz. (Lc 23,50-53)

José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo depositó en su propio sepulcro nuevo, que había hecho excavar en la roca. Hizo rodar una losa grande para cerrar la puerta del sepulcro y se fue. (Mt 27,59-60)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.


El Vía Crvcis Carlos Enrique Berdúo Samayoa Cronista de la Ciudad de La Antigua Guatemala

La expresión latina “Vía Crucis” cuyo significado al español es “Camino de la Cruz”, encuentra su origen la mañana de aquel primer Viernes Santo cuando Jesús luego de ser condenado a muerte, fuese conducido hasta el Monte Calvario, Gólgota o de la Calavera, llevando sobre sus hombros la Cruz. La devoción del Vía Crucis, es de las practicas de piedad popular más enraizadas entre los antigüeños; los orígenes de esta práctica devota en la ciudad se remontan a la primera mitad del siglo XVII, por iniciativa de la Orden Franciscana fue establecida la Calle de Los Pasos; de acuerdo a piadosa tradición franciscana la distancia recorrida por Nuestro Señor con la Cruz desde el Pretorio hasta el Calvario fue de mil trescientos veintidós pasos, coincidiendo con la distribución de las Estaciones en la Vía Sacra establecida en Jerusalén.

mañana del Viernes Santo es el momento por excelencia para esta práctica piadosa, pues corresponde al momento en que Jesús llevó la Cruz hasta el Calvario; dando con ello un sentido penitencial a la procesión, y así participar en comunión con la Iglesia Universal en oración ante el sacrificio redentor de Nuestro Señor, rogando por la paz del mundo y en el caso particular de los antigüeños, por la canonización del Hermano Pedro. Con el transcurrir de los años, la Hermandad de Jesús Nazareno ha tenido especial cuidado de situar las estaciones de tal manera que las vinculadas a la Crucifixión del Señor se localicen a inmediaciones del Templo de la Escuela de Cristo, ya que el cortejo procesional de Penitencia, hacia el medio día pasa junto a dicho Templo, en el cual se rememora cada año el Rito de la Crucifixión con la Consagrada Imagen del Señor Sepultado; de ahí que el paso por la Calle de los Pasos dé un mayor sentido catequético y penitencial a la Procesión de Penitencia.

A mediados del siglo XX, el Hermano Terciario Franciscano, José Francisco García Bauer, propuso a la Hermandad de Jesús Nazareno de La Merced que durante el trayecto procesional del Viernes Santo «Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, a su madre: "Mujer, ahí a tu hijo". Lahe Antigua Guatemala fuera realizado el rezo dice del Vía Luego dice al discípulo: Crucis, considerando que la "He ahí a tu madre"» abril (Jn del 19,26-27). año 2014

"Tantos hombres y mujeres, ancianos y niños, tantos entre nosotros, compartimos este camino con nuestros sufrimientos, nuestros abandonos, nuestros graves problemas. Él nos precedió. Porque Él caminó por este camino de la Cruz, porque Él murió -y cada uno puede decir 'murió por mí'-, y porque resucitó y venció a la muerte, por eso precisamente, tenemos Esperanza. Una Esperanza que nos impulsa a trabajar, a llevar el mundo adelante, a mirar a nuestro lado y a dar una mano a todos aquellos que hoy necesitan la ayuda para llevar la Cruz". SS Papa Francisco


Víacrucis La Merced 2014  

Viacrucis de la Semana Santa 2014