Page 1

Arique Revista de PoesĂ­a La Habana - Miami - Santiago de Chile o. 26 / EneroEnero-Marzo de 2008


Arique Revista de Poesía No. 26 Enero / Marzo de 2008 Edición artesanal de muy limitada tirada, sólo para el intercambio con poetas amigos Editores: Iván Suárez Merlín Matanzas, Cuba Ángel Antonio Moreno Miami Raúl Tápanes López Santiago de Chile En internet: http://arique.50webs.com Para correpondencia: Iván Suárez Merlín Calle 336 No. 10506 e/ 105 y 107, Naranjal Norte Matanzas, Cuba El título Arique es una idea original de Angel Antonio Moreno Portada y contraportada: Pinturas de Jesse Ríos (cartulina), de la serie "Torsos" (ver pág. 30)

Sumario: - Pedro Alberto Assef: Expresión crítica al universo poético de Carilda Oliv er Labra/ pág. 4 - Carilda Oliver Labra: Saludo a la madre soltera/ pág. 10 - Conchita Cambeiro: Elegí el viento/ Alma en exilio/ pág. 11 - Emilio Caraballo/ pág. 13 - Félix Luis Viera: 46/ 50/ pág. 14 - A 150 años del nacimiento de Mercedes Matamoros: Yo/ La orgía/ Al amor carnal/ pág. 16 - Tomás Burgos: Algunas verdades sobre mi persona/ Ya vendrán tiempos mejores/ pág. 18 - Sara Vanegas Coveña: Exilio/ Retorno/ Baño/ La llave/ pág. 20 - Carlos Kuraiem: 1/ 3/ pág. 22 - Los poetas hablan del protoidioma. Rolando Toledo Rosabal: Carta a Prometeo en las letras hispanas/ pág. 24 - Juan Antonio Massone: Alfonso Larrahona Kastën desgrana sus sueños/ pág. 28 - Alfonso Larrahona Kästen: Mi casa es una isla/ Últimas disposiciones/ pág. 29 - Angel Antonio Moreno: Jesse Ríos o una alquimia pictórico-artesanal/ pág. 30

ARIQUE.– N.s.m. – Voz. ind. – Tira de Yagua para atar o asegurar cualquier cosa; a cuyo efecto se moja la Yagua haciéndola más flexible. YAGUA.– N.s.f. – Voz ind. – Produccion que a manera de cuero o corteza cubre la parte superior de la Palma Real (...) Esteban Pichardo Diccionario provincial casi razonado de vozes y frases cubanas (1875) (...) para nosotros, americanos, el mito es una búsqueda, una anhelante y desesperada persecución. Mito y lenguaje están para nosotros muy unidos, no pueden ser nunca recreación, sino verbo naciente, ascua, epifanía. tenemos que situar y crear un rostro en el fuego, en el aire, en el agua, en el remolino que asciende. José Lezama Lima Introducción a Esfera Imagen (1970)


Pedro Alberto Assef Tomás Burgos Conchita Cambeiro Emilio Caraballo Carlos Kuraiem Alfonso Larrahona Kästen Juan Antonio Massone Mercedes Matamoros Angel Antonio Moreno Carilda Oliver Labra Rolando Toledo Rosabal Sara Vanegas Coveña Félix Luis Viera


Pedro Alberto Assef Fragmentos de su tesis

Expresión crítica al universo poético de Carilda Oliver Labra Pedro Alberto Assef (Ciego de Avila, 1966) es poeta, ensayista y periodista en Carolina del Norte, en EE.UU. Los sonetos de la muerte por la vida, algunos de ellos publicados en Arique, pertenecen a El libro de arena (1984) y son representativos de la poesía humanística y cósmica de su autor. Expresión crítica... es una tesis de estudio editada en México en 2002, y publicada en el No.11 de Arique (enero-marzo de 2003). Por su vigencia, por la escasa difusión del referido número de la revista, y como primero de una serie de trabajos que volverán a ser publicados por el octavo aniversario de Arique, ofrecemos de nuevo estos fragmentos de la tesis.

arique 4

En medio de un signo estético de la magnitud creadora y fundadora que fuera el origienismo en el panorama de la literatura cubana contemporánea, aparece la poetisa objeto de nuestro análisis en el ámbito literario nacional, con un lenguaje poético nada concomitante con los preceptos estéticos y la voluntad literaria de los origienistas que irían constantemente en busca de una determinada trascendentalidad para el universo de nuestras letras. Atinado es que tengamos en cuenta el aspecto de que el fenómeno de Orígenes se sucede en la capital, mientras que la poesía de Carilda se gesta en provincia, aislada del aliento de las principales figuras de este grupo. Afirma V irgilio López Lemus en su libro Palabras del transfondo, al referirse a la autora: La poesía de Carilda Oliver Labra se aleja de t odo trascendentalismo, de t odo deseo de ser profunda, filosófica, reflexiva. (...) En el año 1950 entre algunos otros galardones, a Carilda Oliver Labra le es otorgado el Premio Nacional de Poesía por su poemario Al sur de mi garganta (1949), libro de indudable filiación neoromántica o como diríamos ahora, un libro sui géneris dentro de la corriente neoromántica, porque advertimos que en él se entrecruzan tonos y motivos poéticos, formas métricas (estructuras estróficas que se pueden apreciar en mayor o menor cantidad) y expresiones del lenguaje tropológico que denotan asimilación certera o no, de estéticas l í r ic a s an t e r io re s ( po s v an g u ar d i a y posmodernismo); pero más aún, vemos la atipicidad del libro por su propensión irreprochable hacia la confirmación de un nuevo signo estético: el coloquialismo. (...)


El motivo erótico es un hecho que se da en la lírica carildiana en espiral ascendente a partir de Al sur de mi garganta. De igual forma que lo conversacional raya en algunos momentos en lo coloquial, también la temática amorosa se acentúa en ciertas partes de modo tan descarnado y profundo que asistimos al advenimiento de una sensibilidad erótica inusitada. Desde Al sur de mi garganta lo erótico se explicita e intima de acuerdo con la disposición emotiva y estética del sujeto lírico. En este caso sí podemos decir que hay, en Al sur de mi garganta, el preludio de un gran acontecimiento lírico: el motivo erótico y sus implicaciones afectivas: Una muchacha así, en cualquier lugar, o preferiblemente junto al mar... Una muchacha así queriendo a un hombre. (...) desde mi soledad casi sonora, cada noche que estudia para aurora te espero como a Dios... y vienes hombre! (...) ¡Echate en mis entrañas... Es necesario que no pienses en el mar; me sube por el pecho, callándose de pronto. (...) Ahora me gustaría un refajo de lunares, (...) algo que me trocara el alma de repente. (...) haciendo como que soy, entre periódicos y flores, borrándome contigo simplemente...! (...) Hombre que me estremeces la orilla del asombro: ponme el verano entero aquí por la cintura.

Carilda Oliver Labra (Matanzas, 1922) es una de las voces mayores de la poesía cubana actual. Premio Nacional de Literatura en 1997, su obra ha sido traducida a numerosos idiomas y ampliamente difundida en Hispanoamérica. El Frente de Afirmación Hispanista le otorgó el Premio Vasconcelos en 2002. Sus poemas, algunos de ellos entregados expresamente por la autora, han estado presentes desde el primer número de Arique en julio de 2000.

El tratamiento de la temática erótica, llevada a veces a niveles insólitos en los diferentes planos conformativos del hecho poemático, será uno de los aportes más grandes de Carilda al ámbito de la poesía cubana e hispanoamericana

arique 5


Su inusitada violencia temperamental ha sido fuente nutricia para destacadas poetisas que le han sucedido. La antología Versos de amor (1962) es la compilación de toda su obra poética, tanto édita como inédita que respondiera a la temática amorosa. Aquí se reúnen poemas de disímil concepción y factura estética, correspondientes a períodos creativos diversos desde Preludio lírico hasta el momento de la edición en los comienzos de la década de los sesenta. Se condensan aproximadamente veinte años de quehacer poético donde el amor y su cúspide erótica fueron tratados desde todas las ópticas posibles por la autora. Su producción más eminentemente neorománt ica –expone López Lemus- de las décadas de 1940 y 1950 se reúne en la antología Versos de amor, de 1962. El auge de est e tipo de poesía de la corriente neoromántica a la que ella se adscribe convirtió a la mat ancera en una poetisa-leyenda y le concedió popularidad, sólo que a la vez que le otorgaba esta popularidad su actitud lírica se iba desvirtuando ante las exigencias de la crítica literaria que no estaba exenta de razones al objetar lo cursi y fogoso de muchos poemas que conforman el libro, pero que careció a la vez de otras perspectivas posibles para advertir los rasgos ciertos y duraderos de ese erotismo. (...) Te mando ahora a que lo olvides todo: aquel seno de nata y ternura, aquel seno empinándose de un modo que te pudo servir de tierra dura; aquel muslo obediente, pero fiero, que venía de sierpes milenarias, aquel muslo de carne y de me muero convocado en las tardes solitarias. Nótese la maestría de este lirismo, fino lirismo erótico que sabe nombrar lo carnal y humanizarlo dán dole una connot ación sorprendente a la imagen erótica. V éase como en el penúltimo verso del segundo cuarteto se

arique 6


intercala la frase coloquial me muero, en una función de subordinación poética, en un algo más que decir de aquel muslo. Hay una gradación ascendente dada por el dinamismo expresivo de los sustantivos: seno, ternura, modo, tierra (primer cuarteto). Muslo, fiero, sierpes, carne, tardes (segundo cuarteto). Intercalados en la médula de las imágenes independientes (versos) que conforman la imagen total de la primera parte del poema. Para merecer el título de imagen literaria, se precisa un mérito de originalidad. Una imagen literaria es un sentido en est ado naciente: la palabra –la vieja palabraviene a recibir un significado nuevo (Gast ón Bachelard). Desaparece el polvo (1984) será el libro que cierre el ciclo de la trayectoria creativa de la poesía de Carilda. En él se prolonga y concluye el segundo momento importante de su lírica. El erotismo y sus implicaciones afectivas y situacionales –el erotismo íntimo, el erotismo reflexivo, etc- será la temática primordial del libro, conformado por veinticinco poemas de los cuales sólo dos habían sido editados en anteriores volúmenes (Elegía en abril y El lirio). (...) Al señalar el tratamiento del tema erótico de Carilda apuntábamos que su desenfado y desprejuicio social e individual la convertían en fundadora de una frase de intención erótica descarnada y profunda, novedosa en el plano de la po e s ía f e m e n in a c o nt e m po rán e a hispanoamericana. Su poema Anoche incluído en Desaparece el polvo es muestra de un alto y fino erotismo humano, a la vez que trae en su estrofa final una reflexión de carácter filosófico sobre la vida, así vemos cómo el motivo erótico implica, se prolonga y suscit a ot ras posibilidades cognoscitivas. Anoche me acosté con un hombre y su sombra. (...)

arique 7


vivimos un rato de selva esa salud colérica conque nos mata el hambre de otro cuerpo. Anoche tuve un náufrago en la cama. Me profanó el maldito. Envuelto en Dios y en sábana nunca pidió permiso. Todavía su rayo láser me traspasa. (...) Hoy encontré esa mancha en el lecho tan honda que me puse a pensar gravemente: la vida cabe en una gota. Al considerar a Carilda fundadora de una expresión erótica nueva nos limitamos exclusivamente al contexto de la poesía erót ica femenina hispanoamericana, y precisamos que es en la fundación de sus imágenes eróticas (determinadas imágenes eróticas, las de mayor rango lírico) donde se advierte en ella el intento de una expresión erót ic a rev it aliz ado ra, libre de los convencionalismos sociales, epocales e individuales a que están sujetas, más que menos en los sectores de su poesía que tocan lo erótico en sí las grandes líricas posmodernistas que antecedieron a Carilda. Me refiero al conocido grupo de las grandes poetisas, Juana de Ibarboru, Alfonsina Storni, Delmira Agustini, Gabriela Mistral. Carilda al asumir el motivo erótico se despoja de todo prejuicio y convencionalismo social, no es feminista ni reprimida y su carnalidad sorprendente y humana hace que veamos en ella una nueva sensibilidad de lo erótico, una variación de lo erótico, más que una sucesión de la sensibilidad erótica ya contemporánea, o sea, Carilda intenta una contemporaneización más ambiciosa del tema erótico, y esto es cuando lo logra a través de una extrema naturalidad expresiva, con franqueza coloquial y hondura lírica. Estos fragmentos de los poemas Discurso de Eva y Te mando ahora a que lo olvides todo, nos ayudarán a explicar mejor lo expuesto.

arique 8


Este es un amor de nadie; lo encontramos perdido, náufrago en la calle. Entre tú y yo lo recogimos para ampararlo. Por eso, cuando nos mordemos, de noche tengo como un miedo de madre a quien dejaste sola. Pero no importa, bésame, otra vez y otra vez para encontrarme. Ajústate a mi cintura vuelve; sé mi animal, muéveme. Destilaré la vida que me sobra, los niños condenados. Dormiremos como homicidas que se salvan atados por una flor incomparable. Y a la mañana siguiente cuando cante el gallo seremos la naturaleza y me pareceré a tus hijos en la cama.

arique 9


Ofrenda es una publicación del Ateneo de la Mujer con fecha Domingo 8 de Mayo de 1955. Dedicada a homenajear a la mujer en el Día de las Madres, recoge siete poemas de otras tantas autoras, además de algunos mensajes y dos canciones alusivas a la fecha. Aunque otras de las poetas allí recogidas no lograron trascender, aparece allí una verdadera joya: el poema Saludo a la madre soltera (1950) de la entonces joven poeta Carilda Oliver Labra, que le confiere un valor excepcional al opúsculo impreso en los Talleres tipográficos de la Editorial Lex, en Amargura 259, La Habana.

arique 10


Conchita Cambeiro

Elegí el viento Elegí el viento y sus chispas de hojas invernales que encienden el fuego del bronce excitado. Escogí, de la bóveda de Acuario, el paraíso de las musas hembras que dieron de mamar a los pájaros sedientos de locura. Los cubrí con la ley absurda de la incoherencia pura, con el esfuerzo íntimo del miedo destilado, les di de beber hasta atormentarlos de encanto. Fue de brea la leche que deposité en sus picos abiertos en triángulo. De largos, me hieren los ojos los que para siempre serán aves y yo nido.

Conchita Cambeiro (La Habana, 1964) es pintora, periodista y poeta. Su poemario Escorzos fue publicado en México en 1999. Otros textos suyos han sido publicados en números anteriores de Arique. Reside en España .

Retornarán jadeantes satisfechos llenos y más locos. Noviembre de 1997 De Escorzos

arique 11


Alma en exilio Porque es luz sale, se prostituye, queda quieta, señalando un punto... porque es luz. Sabe negar incluso, en las noches se atreve a retar los sagrados monumentos prohibidos. Sólo una mariposa sedienta y posesiva se la llevaría frenética de temor a los jardines poblados, vedados a los hombres que no supieron llorar cuando tropezó el amor y cayó de bruces en el pavimento indiferente. La nube se volvió casa. Inocente la casa se hizo cárcel. El cielo envió la luz para dejar libres de escombros los ojos. Febrero de 1997 De Escorzos

arique 12


Emilio Caraballo (Sin título en el original) He dejado de ser ese que fui porque ya no soy ahora ni mañana. Mis alas se quebraron en los recuerdos y se hunden mis huesos en el aire enrarecido de la ciudad que destila musgos y sombras. Pergamino de mis horas que he enterrado en las márgenes del olvido para que no encuentren las huellas de mis pasos. Siento oscuros cauces por donde mi sangre grita y mi cuerpo se mutila en los acantilados de la niebla. Floto en un espacio donde los muertos lloran la ausencia de mi muerte.

Emilio Caraballo Vázquez (La Habana) es poeta y ensayista. Autor de varios poemarios, se desempeña actualmente como Profesor de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.

No sé que hice del amor de los silencios perdido en praderas de cenizas. Espero la mañana, sediento de luz pero nadie apaga su sed de fuego. Ni los girasoles de V an Gogh me llenan los ojos. Y ansío el ocaso de ayer en las aguas llenas de gritos infantiles. Solo así… Quisiera ser árbol donde aniden silencios y acertijos Quisiera ser agua estancada en cavernas iridiscentes Quisiera ser nube cargada de memoria Quisiera ser viento perdido en la noche Ola que no llega jamás a la playa Quisiera ser eso o…quisiera ser… nada… nada.

arique 13


Félix Luis V iera

46

Félix Luis Viera (Santa Clara, 1945). Poeta y narrador. Es autor de los libros de cuentos Las llamas en el cielo y En el nombre del hijo, y de la novela Un ciervo herido (2003), entre otros. Obtuvo el Premio Nacional de la Crítica en dos ocasiones (1983 y 1988). Los textos aquí presentados pertenecen a su cuaderno inédito La patria es una naranja. Reside actualmente en México.

Bajo esta llovizna, en medio de este frío, entre estas calles anchas y arboladas brillantes por el asfalto negro, ¿se habrá de detener tu corazón? ¿Se detendrá tu corazón dentro del Gran valle? ¿Regresarás a la patria convertido en una bolsita de cenizas? Inerte, ¿harán volar tu corazón hecho cenizas, cual pájaro hecho cenizas, por sobre la inmensidad del Golfo, hasta la tierra donde una vez tú cantabas? ¿Habrá de detenerse tu corazón dentro de este frío donde siempre es medianoche? Junto a esta grisura de los árboles del atardecer de la avenida tuya de cada día, ¿habrá de detenerse una agrisada tarde tu corazón?, tu tan jodido corazón, tu corazón lleno de bilis, tu corazón con tantas muescas de derrotas, ¿habrá de detenerse bajo la densidad de este cielo, pisoteado por la lluvia ácida, envuelto en la densa capa del olvido?

50

arique 14

Lejos de la patria has conocido a una mujer que tiene una pecera y que en las noches se arrulla con el viento lunar. Ella te salvó del frío y de la constante, inmensurable soledad en la enorme ciudad donde nadie te amaba. Tú estabas lejos de la patria o mejor dicho tú en ti habías extraviado la patria y los senos de esta mujer te hicieron encontrarla, los jugos de su interior te dieron las franjas de las banderas de tu patria que habías extraviado.


Ella bajaba cuatro pisos para verte en los amaneceres donde tú no te hallabas el lugar de la boca y te amaba creo que como se ama un espectáculo largo tiempo admirado y pretendido, su sexo se asemejaba al pastel que quisiste cuando niño: era tierno y crujiente y parecía recién sacado de un horno tibio, su vientre se parecía a la patria porque uno no quisiera abandonar su calidez, una mujer morena cuyos ojos eran los más temibles retadores de la noche. Sus senos debieron ser esculpidos por aquel que supo sembrar el néctar en la piedra. Tu chupabas sus senos como si fueran la última baraja marcada. Ella te sacaba todos tus jugos y el tintineo de su voz te hizo asegurar que algún día los hombres se amarían de modo que la patria comenzara en un prado y terminase en las piernas de una mujer y en las manos de un hombre sobre esas piernas. Era morena y furtiva en las mañanas y antes de llegar a ti ya su sexo había probado el rocío. Tu supiste que sus nalgas habían sido tocadas por Cristo y por eso jamás morirían. Era morena como el sol que cae tras las montañas en la enorme Ciudad.

arique 15


A 150 años del nacimiento de Mercedes Matamoros

Mercedes Matamoros

I. Yo Tengo el color de golondrina oscura; sombríos los cabellos ondulantes, y mis ojos ¡tan negros! ¡son diamantes en cuyas chispas la pasión fulgura! Es urna de coral y esencia pura mi boca, en que los besos palpitantes buscan -cual pajarillos anhelantes¡de la tuya el calor y la dulzura! Mi cuerpo es una sierpe tentadora y en el mórbido seno se doblega ¡lánguidamente el cuello como un lirio! ¿No es verdad que es tu Safo encantadora? ¡Oh, ven! Y en este amor que a ti me entrega, ¡tú serás el Placer y yo el Delirio!

VII. La orgía ¿Te acuerdas...? Fue una noche deliciosa. ¡Cupido en torno nuestro sonreía, y en el loco bullicio de la orgía a tu lado me hallé, tierna y gozosa!

Mercedes Matamoros (Cienfuegos, 18581906), fue precursora de la poesía intimista femenina y una de las figuras claves del modernismo en Cuba.

arique 16

Dulce vino de Chipre, en la preciosa copa, te dio a libar la mano mía; con mis trémulos brazos te ceñía !más que nunca incitante y voluptuosa! ¡Sentí en mi boca un ósculo de fuego! Después, voluble, con suprema calma !te fuiste, sin oír mi blando ruego! Mas del beso fugaz quedó la huella, ¡y aún palpita, encendido, aquí en mi alma, como en cielo nocturno, ardiente estrella!...


XIX. Al amor carnal Por tí olvidé -cual flores sin esenciailusiones de bien que fueron mías; y troqué por culpables alegrías lo más bello del alma, !la inocencia! Lleváronse la paz de mi existencia tus locas noches y revueltos días; en el fuego mortal de tus orgías quemó sus níveas alas mi conciencia! Hollé por tu favor lo más sagrado; apagué con tu risa el sentimiento; escondí en tu cinismo mis sonrojoas; y en cambio, ingrato amor, ¿qué me has dejado? ¡Sombrío, cual la noche, el pensamiento, inerte el corazón, secos los ojos!

Su condición poética principal es la de haber sido precursora de un tipo de poesía femenina, que después se pondría de moda en Juana de Ibarbourou, en María Eugenia Vaz Ferreira, en Gabriela Mistral, donde la mujer expresa la más secreta voz de sus instintos, renunciamientos, apetencias, frustraciones. En esa dimensión su colección de sonetos El último amor de Safo, abunda en esas condiciones que le dan su calidad de precursora de una poesía apasionada, en el núcleo de los instintos. Buscó en los amores mitológicos los símbolos donde su pasión podía cumplirse cabalmente sin disimulos ni limitaciones. José Lezama Lima en Antología de la poesía cubana (1965)


Tomás de los Reyes Burgos Ariosa (La Habana, 1967).Poeta y Licenciado en Matemáticas en la Universidad de La Habana. Es autor de varios poemarios inéditos.

arique 18

Tomás Burgos

Algunas verdades sobre mi persona Vivo en un pequeño prisma de concreto con dos ventanas azules y cada día doy vueltas sobre el mismo punto en una bola intranquila de agua y tierra. Tengo dos libros casi ajenos y escribo un libro adornado con recuerdos. A veces viene una muchacha y se posa en mi cama como alondra perdida. Cada segundo hay cambios en el vacío, saltos de estruendo en el espacio-tiempo. Pero yo no los siento (no siento los gemidos de estrellas parturientas multiplicando su estirpe luminosa en la controversial extensión del firmamento) y cada noche soy huésped de mis sueños, duendes que se apoderan de mi cama con misteriosos secretos amnésicos. Cuando me canso y la alondra se marcha quedo sobre la cama, en el centro del prisma de concreto acariciando las ubres de la luna, mientras el tiempo toca imperceptible el espacio carnal donde está mi cuerpo.


Ya vendrán tiempos mejores Aunque a veces nos parece que al fin estamos perdidos, derrotados, destruidos, y se nos desaparece el sol, porque se anochece nuestro cielo de colores, y sufrimos los dolores por cosas que no logramos, es muy bueno que sepamos que vendrán tiempos mejores. A veces uno no espera soluciones ni consuelo, porque se nos cae al suelo nuestro cielo de quimera, la ilusión se desespera ante tantos sinsabores, tropiezos y desamores, caminando a ningún lado, pero la luz va a tu lado, ya vendrán tiempos mejores. Es verdad que el mundo es valle de lágrima y pena, pero no es una condena el nacer alguna vez, y puede ser que tal vez tengas un lecho de flores, más, si naces en peores condiciones, ten nobleza, piensa siempre con certeza que vendrán tiempos mejores. Si estás cansado de andar, si te sientes olvidado, por la vida marginado, decepcionado de amar, sin deseos de rezar, una vez más, con temores, falto de fe, con rencores, confía en Dios y resiste, persevera, sueña, insiste pues vendrán tiempos mejores.

arique 19


Sara V anegas Coveña

Exilio

Sara Vanegas Coveña (Cuenca, Ecuador) es filóloga y Embajadora Universal de la Paz. Premio Nacional de Poesía. Premio Hoja de Encina, Madrid, 2001. Mención Especial, Rosario, 2000. Es Directora de la Academia Iberoamericana de Poesía, Cuenca. Es autora de varios poemarios y antologías literarias, así como un diccionario de autores ecuatorianos.

arique 20

vienes del otro lado de las aguas tras la huella pavorosa de un adolescente muerto para amar su ceniza vienes, hermano mío, a refugiarte en el antiguo misterio de la tarde y el bosque en llamas te devuelve una vez más su rota cabellera

Retorno I te encuentro mar en los espejos diarios en la ronca soledad de las ciudades en las rutinarias urgencias mar voraz que quemas mi garganta y me secuestras con luna o sin luna siempre estaré de vuelta a tus ciudades más allá de mis horas sumergidas II mar vuelvo a tus ciudades sagradas templos ignorados cielos sumergidos vuelvo al edén primigenio acógeme mar que he extraviado mi voz entre tus voces


Baño lentamente se desnuda entra en las aguas infames se mece sobre las olas y sus carnes brotan rosas oscuras que contrastan con la palidez de la noche

La llave sé que vendrán por entre las sombras con una llave de plata . y se regarán las aguas del mar sobre el escorpión altivo de mi corazón

arique 21


Carlos Kuraiem

1 Yo también he de inventarme una doble vida hecha de soledad y de compañía Carlos Kuraiem (Argentina, 1956). Poeta, narrador y músico. Ha publicado Poemas de la guerra, 2 de abril de 1982 (1983); El Canto del gallo rojo (1985); De Laúdes y Mistoles (1996); La Canción del Borracho (1999) y la novela El hombre del Traje a Cuadros de Diez Colores que llegó en la Carroza de los Días Patrios... (2004), entre otros. Integra el grupo literario La Luna Que... Dirige el Centro Cultural La Muestra.

de estar junto al fuego a la intemperie de estar junto al fuego y seguir sintiendo frío de estar junto al fuego que no calienta aunque quema no calienta

3 He de razonar ahora sobre el valor del pan en la mesa con hijos en la poca ropa con que nos abrigamos este invierno y en la mujer que nos hunde contra su cuerpo en la noche o la hora en que decide tomarnos De Canción del borracho

arique 22


(Sin título en el original) Esta noche con mi nena en brazos salimos a ver el cielo estrellado una rodaja de luna se hamacaba sobre los canutos de las cañas... Cáchelo, cáchelo! parando la cola y las orejas el perro comenzó a correr y a dar vueltas por la quinta Mi nena riéndose con todas sus ganas señalando las estrellas con los deditos «A luna», dice. Beso de esquimal para papá migajas de pan para el perro que nos mira Nos inunda el silencio los árboles la noche la voz de Corsini, «Caballero cantor» sonando en la casa «Cache, cache», repite mi nena y el perro para las orejas ella busca las estrellas vamos? De Laúdes y mistoles

arique 23


Los poetas hablan del protoidioma Rolando Toledo Rosabal es Poeta, Crítico de Arte y Promotor Cultural de los Estudios y tradiciones Esotéricas en La Habana, desde donde nos ha hecho llegar el trabajo que aquí reproducimos, como parte del debate que sobre la poesía cósmica está teniendo lugar entre los poetas hispanoamericanos.

arique 24

Rolando Toledo Rosabal En concordancia con el esoterismo del Inconsciente

Carta a Prometeo en las letras hispanas I. Luz en el sendero Muchas veces las cuestiones de la verdad son parte del alma cuando el cuerpo ignora muchas cosas que no son de su incumbencia. Es muy lógico que el protoidioma literario-poético tenga la fuerza viva en el resorte de la naturaleza visceral del idioma, tan cara y estrecha a la espiritualidad que nos sustenta en este mundo, repleto de grandes factorías, ilusiones, vanidades, incoherencias y vanaglorias, que se divisan por doquier. Es por eso, que de todas las cosas dichas por el gran hierofante Platón, hay una que reviste la esencia de nuestro ser, a saber: Existe un ente que vive en la forma de la idea, a la cual, pertenecemos y nos prolongamos en la infinitud de todas las cosas... Los puntos de mira asumidos en estos latidos actuales que convergen con la filosofía del espíritu son como el crisol que usaron los alquimistas de marras, usualmente, tratando de discernir en sus retortas y alambiques los elementos y sustancias fundamentales para extraer los principios de la Piedra Negra Filosofal. Es algo que trasciende en muchos otros eventos, congresos y coloquios, que corrientemente se celebran a espaldas cerradas y/o semicerradas, como argumentara el genial Conde de Lautréamont, refiriéndose a los que sólo ven la realidad como una dimensión compungida en los omóplatos, siendo lo más probable que el deseo del hombre por alcanzar el horizonte esclarecido, no tenga otro posible mirador que un callejón sin salida. Esto en muchas ocasiones (como en el caso que nos ocupa) nos ha traído la clarividencia y el salvoconducto de poder apreciar las buenas intenciones de unos, frente a los argumentos despiadados de otros que


desmienten las místicas tonalidades del arcoiris. Es el caso, quizás, acerca de las noticias que tan gentilmente nos ha dado a conocer la amiga poetisa Isabel, notando, que en aquel encuentro de intelectuales estuvo ausente la evidencia, armonía y la más sana cordura, que con respecto al arduo trabajo psicoanalítico, basado en sus investigaciones comparativas y aún más, en el empeño de sacar hacia la luz siempre la verdad, que estoy seguro ha tenido esta divisa, y en el cual ha venido realizando todo su quehacer el distinguido intelectual, crítico, estudioso y escritor, Sr. Fredo Arias de la Canal. Es elocuente que el misterio del lenguaje y la escritura tienen algún parentesco con la realidad del santo Grial, pues, en uno y otro, se encierran las claves disponibles para hacer que las palabras escritas y dichas por todos los poetas del mundo sean la expresión fiel de nuestra identidad recóndita del inconsciente y el subconsciente, tanto del -Yo-como-referencia-, y en alguna medida, si se quiere, del -Alma-comoesencia-,sin que se deslinden ambos elementos constitutivos en el engranaje fundamental del ser primordial que somos, fuimos y seremos, a pesar de los escépticos y los resabios de los agnósticos. II. Fundación verbal del ser Para nadie es un secreto, que las herramientas del psicoanálisis, provenientes de Freud, son provechosas para indagar en los arcanos de la mente y en el verbo hecho partícipe de la realidad humana, las cuales han sido usadas con maestría por el sabio juicio y el fino olfato, que ha demostrado poseer el Sr. Arias de la Canal, incrementado por sus dotes de profundo conocedor y serio analista de la poesía, la cultura y el pensamiento de nuestras genuinas raíces. Hay que v alorar, est imar y considerar, entonces, que los susodichos retóricos de mea culpa, no puedan alcanzar a ver, no ya si son hojas del mismo árbol lingüístico pegados a la sombra de lo que fueron sus colegas émulos del pasado, y estoy hablando por el auténtico valor y prestigio de la gran poesía

arique 25


de todos los tiempos. Por esta razón, hay que preocuparse y no hay que preocuparse mucho, y viceversa, sí debemos reflexionar bastante, por todas estas cuestiones que cada día vemos surgir en la palestra de la literatura y de la poesía mundial. Lo importante de la filosofía del Protoidioma poético está en las tres leyes de la creatividad que nos ha legado el Sr. Fredo Arias de la Canal, a saber: 1. Los arquetipos que concibe el poeta durante sus sueños o estados de posesión provienen de su propio inconsciente o paleocortex cerebral y se hacen conscientes al percibir, escribir o recordarlos. 2. Todo poeta es un ser que simboliza sus traumas orales con arquetipos pertenecientes al inconsciente colectivo, del cual su propio inconsciente es parte integrante. 3. Todo poeta concibe en mayor o menor grado arquetipos cósmicos: cuerpos celestes asociados principalmente a los símbolos: ojo, fuego y piedra y secundariamente a otros arquetipos de origen oral-traumático.

arique 26

Desde Cuba, país que no hay que darle más que una patada a cualquier piedra y se riegan centenares de poetas por doquier, como si fueran semillas volátiles de extraordinaria vitalidad, usando el verbo prosaico de los amaneceres caribeños, que constituye y seguirá constituyendo proa, giraldilla y faro de los barcos que pasan por su Bahía esmeraldina, a la luz de los arenales fecundantes en la poesía insular, como querían el propio Lezama Lima y los grandes poetas hispanos Juan Ramón Jiménez y Vicente Alexandre, quienes vieron, apreciaron y en un tiempo pretérito miraron con lentes de aumento hacia el futuro de las islas de fuego en el mapa del mundo, y se alegraron de que estas tierras de América, desde la Patagonia hasta el Río Grande, están formadas y habitadas por poetas de luces y sombras gigantescas. Es por esa causa, entendido lo que está implícito y no explícito, que debemos considerar que el trabajo y el quehacer del Sr. Fredo Arias de la Canal es un baluarte de los nuevos aportes del psicoanálisis, a


las re-formulaciones arquetípicas, que con tanto ahínco, reflejan los poetas de habla hispana en una labor del espíritu hacia los afluentes de la gran corriente universal. III. Roca y eslabón de la lengua Que nadie se llame a ningún tipo de engaño, ni los de aquí ni los de allá, ni los franceses, alemanes, ni tampoco los ingleses, ya que la poesía tiene su raíz en el Protoidioma, es algo que se hace ya casi indiscutible, partiendo del basamento filosófico-gnoseológico, que son las leyes de la creatividad ofrecidas por el psicoanálisis moderno esgrimido por el Sr. Arias de la Canal, que han sido puesto al descubierto por centenas de sus escritos en numerosos estudios de poetas de todas partes, vinculándolos a los enigmas que encierran los traumas y desasosiegos del ente espiritual y material que entraña al propio hombre. Saliendo por este cause de luces homogéneas y llevando las riendas de los creadores demiurgos como un poder que estalla en la escritura del enorme sentido del verbo que se oculta en el inconsciente que nos hace estar en la línea palpable del ser más inherente de la hispanidad particular y global. Una vez más, hay que dejar a los ciegos con su aturdida ceguera, ya que el tiempo de los entuertos no ha terminado, según lo dicho ya por el gran padre Miguel de Cervantes, hace más de 400 años de peregrinaje y cabalgadura poética de nuestra lengua, por los mares cabalísticos de este mundo, maravilla encontrada por el eximio Almirante de las siete leguas, Don Cristóbal Colón, el mismo que dio a conocer en su diario, la belleza de la poesía sobrenatural de nuestras riberas y costas americanas. El tiempo dirá la última letra impresa que iluminará a nuestro planeta de nuevo, en las lides de la caballería quijotesca. La consigna de la Verdad se abrirá paso hacia el firmamento científico-intelectual de la posteridad. P.D. La luz siempre disolvió a la oscuridad, con su propia energía de expansión.

arique 27


Juan Antonio Massone

Alfonso Larrahona Kästen desgrana sus sueños El poemario de Alfonso Larrahona Kästen fue presentado en la 26a edición de la Feria del Libro de Viña del Mar, celebrada en enero de 2008. Juan Antonio Massone del Campo, el autor del prólogo que precede los 200 sonetos de Larrahona, es un conocido poeta y ensayista chileno, miembro de la Academia Chilena de la Lengua. Por razones de espacio sólo ofrecemos el fragmento inicial del prólogo.

(...) Con los sueños contados es un extenso poemario que aspira a reflejar sínstesis vital desde la propia escritura. Con mucho recuento y pormenor, los 200 sonetos del libro confirman la trayectoria de alguien que, poniendo atención en el sí propio y en la entraña tosca del mundo, ofrece su palabra y asperja de consuelo el ánimo debido a tanta huida del tiempo, ya que nadie, o casi nadie, alcanza imperturbabilidad al decaer o ante la desaparición del mundo en que se siente int eg rado. De spué s de t odo, que da comprometida la contin uidad de ese anhelo que, latiendo en el tiempo, comoce de aspiraciones sin ocaso. La razón de escribir es motivo de ser. ¿Podría extrañar la salvaguarda que ofrece lo poético delante de ausencias y penas? A menudo el vivir dice: no va más, y el despuntar de sus límites acaba por dar en el rostro interior, en el latido complejo de percibirse menesteroso de fundamentos. Porque sentirse vulnerable y necesitar de fort aleza son experiencias inseparables. Y de tal magnitud que al proferir vocablos comprometen estos dos actos que parecieran disyuntivos: abren posibilidades de un nuevo existir, a la vez que se obligan a aceptar lo concluso. En virtud de lo anterior, la escritura se funde en el temblor anímico y procrea tonalidad de voces anhelantes de asir el vuelo del viento. Transito en mis palabras, las recorro y forman con mis sueños un gran corro girando cada día en mi cabeza. Así nacen galaxias interiores, luminosos recintos como flores brindándome un aroma de tibieza.

arique 28

(...)


Alfonso Larrahona Kästen

Mi casa es una isla Mi casa es una isla donde dejo mi pálida pasión, todo ese canto del que soy pasajero y de tanto navegar: soy un trino en el espejo. Mi casa es una isla donde tejo el sueño de existir, el breve encanto de cubrirme con voces como un manto, provisto de un interno catalejo. Es una isla porque allí estoy solo, alado sobre el fuego en que me inmolo cada vez que me acosa algún poema. Una isla: mi casa y yo. Nacemos cada día cuando reconocemos que Dios nos ha donado una diadema.

Última disposiciones Nadie habrá de plañir cuando yo muera, cuando olvide mi luz en mi escritorio, nadie habrá de gemir en mi velorio cuando mi nave zarpe mar afuera. Se leerán mis versos cual si fueran florecillas de grises abalorios, sabrán que sólo tuve un desposorio por amor, una sola compañera. Mientra viví compuse mi retrato, más cerca de gaviota que de albatros, más cerca de la mar que de la tierra.

Alfonso Larrahona Kästen (Valparaíso, 1931) es poeta, ensayista, dramaturgo e investigador. Autor de una treintena de obras publicadas ha recibido numerosos reconocimientos dentro y fuera de Chile, entre ellos el Premio Vasconcelos en 1991. Es director de la revista Correo de la Poesía, fundada en 1982. Su trayectoria poética se incia con Guitarrero nocturno (1957) y continúa hasta Con los sueños contados (2006), su más reciente poemario.

Y moriré sin desear más nada que esta vida que fuera diseñada para morar en paz, jamás en guerra. De Con los sueños contados

arique 29


Angel Antonio Moreno

Jesse Ríos o una alquimia pictórico-artesanal

La segunda exposición de la muestra itinerante de pintores cubanos y chilenos será presentada en el diario La Nación, de Santiago de Chile, entre el 1ro. y el 15 de marzo de 2008. La primera tuvo lugar en septiembre de 2007 en la Obiní Studio Gallery de Miami. Seis pintores: Angel Antonio Moreno, Marta Oliva, Guillermo Horta, Rogelio Serrano, Jesse Ríos y Marlis Schulen participan en el proyecto auspiciado por la Obiní Studio Gallery, el diario La Nación y la revista Arique.

arique 30

Recuerdo que Eliseo Diego, ese gran poeta cubano que mucho aportó a las letras hispanoamericanas, siempre que hiciera referencia a los poetas los definía como verdaderos artesanos de la palabra. Y la justa y hasta metafórica comparación viene como anillo al dedo al admirar la obra pictórica de Jesse Ríos; pero en este caso la laboriosidad artesanal compete a las texturas y manipulaciones del color. En Jesse el enfrentamiento del artista con los elementos que coadyuvarán con la obra misma (lienzo, papel, pinceles, espátulas, colorantes…) se da, generalmente, de manera muy distinta a la tradicional; porque no siempre es el creador frente a su caballete o sentado a la mesa de trabajo imbuído de las motivaciones que le correspondan. La ‘técnica jesseana’ rompe esquemas desde comienzo a fin. Habrá otros artistas que en el acto mismo de la creación lograrán determinados niveles de libertad, pero ninguno, estoy cierto, podrá sobrepasarlo. Jesse no solamente es capaz de trabajar varias obras a la vez, sino que enfrentar varias obras simultaneadas es su metodología. Y así irá fraguando una a una, como hermanitas que requieren las más esmeradas atenciones, hasta lograr sacarle al color y las texturas hasta la última sustancia. Entendamos, pues, que la informalidad de su hacer es la formalidad idónea que le permite la utilizacion y aprovechamiento de las variadas técnicas –oleo, acrílico, aguadas, pastel, tinta, lápiz– alquímicamente mezcladas y explotadas bajo la patente de Jesse de los Ríos, lo que significa que su ‘mix media’ hará ganancias de las formas más intempestivas imaginables; y cuando a los ojos de cualquier ‘degustador’ pareciera que hubiera llegado al ‘ finish’ es,


precisamente, cuando entra en acción su tan privilegiada mano en el dibujo. ¿Y cuál es su background? …Así de simple: adolescente aún se autoretrataba frente al espejo en impecable y picassiano arranque realista. Por las escuelas de arte que transitó dejó marcadas huellas. Al Salón de París celebrado en La Habana del setenta llegó como estudiante-ayudante y en el tránsito de ese quinto mes salió invitado para muestras en la Ciudad Luz. Se alimentó de la internacionalmente reconocida V anguardia Cubana, no para continuar la senda sino para diferenciarse; y sin dejar de pintardibujar y exponer sólo y en colectivas se alió a proyectos de la talla del Taller de Serigrafía de La Habana junto a ese otro grande que es Aldo Menéndez. Ya en Miami, tan pronto bajó del avión se echó a pintar con avidez sin tiempo para hacer cualquier otra cosa. Galerías de Arte en La Florida y New York le mantienen siempre las puertas abiertas. Su estudio-apartamento de La Pequeña Habana es tránsito obligado para coleccionistas, dealers; y los muchos amigos pintores que lo visitan en pos de su cordialidad y/o pedagógicos consejos. Su obra, paradójicamente, arranca por donde se supone debería llegar después… en el realismo. Y transita, suma y diversifica con las modalidades del fotorrealismo, abstracción, surrealismo, y hasta cierto impresionismo a veces en la luminosidad colorística, hasta acentuarse en el desenfadado expresionismo que ya lo caracteriza. Con el sistema de impresión bajo demanda (POD por sus siglas en inglés) le ofrecemos lo que otras editoriales e imprentas no pueden: la edición e impresión de su libro -no sólo en soporte de papel, sino también en formato digital- en tiradas que van desde 5 ejemplares hasta 5 mil, y la impresión de cada ejemplar a medida que sea solicitado. No más cientos de ejemplares ocupando espacio o generando costos, ni las lamentables erratas (en POD la maqueta digital puede ser revisada y modificada para sucesivas ediciones tantas veces como se desee), ni pagar por una tirada de 500 o mil ejemplares que no necesita: su libro en las cantidades necesarias y al precio justo. Distribuimos en todo el mundo y en mercados preferenciales para Sudamérica.

tf.editores@gmail.com


Arique No.26  

Revista de poesía cubana e hispanoamericana. Editores en La Habana, Miami y Santiago de Chile.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you