Page 1

JAMES WORRELL

46

INVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002


Exitos y limitaciones de un corazón artificial Transcurrido un año desde que los médicos comenzaron a implantar el AbioCor en pacientes moribundos, las perspectivas de este corazón artificial son inciertas Steve Ditlea

D

1. ABIOCOR, un corazón artificial fabricado con plástico y titanio, ha estado sometido a ensayos clínicos durante el pasado año. INVESTIGACIÓN

Y

urante mucho tiempo, la sustitución permanente de un corazón humano, en situación funcional de fracaso total, por un dispositivo mecánico implantado en el cuerpo del paciente ha constituido uno de los objetivos que se han mostrado más esquivos para la medicina. El pasado año esta aventura entró en una nueva y crucial fase, cuando en hospitales estadounidenses se iniciaron los ensayos clínicos preliminares con una máquina construida con plástico y titanio. Del tamaño de un pomelo, AbioCor, así se llama el ingenio, ha sido desarrollado por Abiomed, una compañía con sede en Danvers, Massachusetts. El AbioCor es el primer corazón artificial que puede incluirse íntegro dentro del cuerpo de un paciente. Los primeros corazones artificiales, como el Jarvik-7, que consiguió notoriedad mundial en los años ochenta, mantenían al individuo ligado a un compresor de aire externo. Con el AbioCor, sin embargo, no se necesitan tubos ni cables que atraviesen la piel del paciente. En julio de 2001, Robert L. Tools, de 56 años, cuyo corazón había llegado a un punto tal de debilidad, que ya no podía bombear la sangre, fue el primer receptor de este corazón artificial. Durante los nueve meses siguientes a esta primera implantación, los cirujanos sustituyeron por un AbioCor los corazones funcionalmente extenuados de otros seis pacientes. Pero los ensayos iniciales han producido resultados dispares. A finales de junio del año en curso, 5 de los 7 pacientes habían fallecido: 2 en el mismo día de la implantación quirúrgica, 1 en los dos meses siguientes a la misma y 2 dentro de un período de cinco meses tras la operación. (Tools murió el mes de noviembre de 2001.) Uno de los dos supervivientes llevaba en aquella fecha más de ocho meses con el corazón artificial y el otro, más de seis. Dado que todos los pacientes se encontraban muy graves —sólo eran elegibles para la implantación aquellos cuyo pronóstico de vida no superaba los 30 días—, los responsables de Abiomed sostienen que, a tenor de los resultados, el corazón artificial en fase de ensayo merece la pena. La compañía, no obstante, es consciente de que un defecto en las conexiones del corazón artificial con el cuerpo del paciente puede haber propiciado la formación de los coágulos que provocaron accidentes cerebrovasculares en tres de los enfermos. Con unos ensayos clínicos que se iniciaron no hace más de un año, obviamente es demasiado pronto para poder determinar si el AbioCor constituirá un avance importante o un espejismo. Si el departamento de Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos llegase a la

CIENCIA, septiembre, 2002

47


conclusión de que los primeros resultados son prometedores, esta decisión podría permitir a la empresa Abiomed comenzar la implantación del AbioCor en pacientes cuyo estado de gravedad no fuera el extremo de los elegidos para el grupo inicial del ensayo. Los directivos de la compañía esperan que, en su momento, el porcentaje de supervivencia tras la implantación del corazón artificial sobrepase el porcentaje de supervivencia tras un trasplante cardíaco (alrededor del 75 % de los receptores de corazones procedentes de donantes siguen con vida a los cinco años del trasplante). No llegan a 2500 los donantes de corazón anuales en los Estados Unidos, país que cuenta con más de 4000 pacientes en lista de espera para trasplantes; el AbioCor podría convertirse en la tabla de salvación de muchos de ellos. Pero el corazón artificial entra en liza con otros tratamientos menos radicales. Uno de éstos produce resultados muy satisfactorios. Los médicos han logrado restablecer una función cardíaca adecuada en miles de pacientes con la ayuda de una bomba adjunta al ventrículo izquierdo, la cavidad cardíaca que habitualmente falla. En un principio, este dispositivo de ayuda ventricular se aplicaba como medida terapéutica urgente, y a corto plazo, en pacientes que aguardaban un trasplante. Pero ciertos estudios recientes han demostrado que estas bombas supletorias pueden mantener con vida a los pacientes durante dos o más años. Al propio tiempo, otras investigaciones han echado por tierra el paradigma sobre la reparación cardíaca construido a lo largo de generaciones de médicos. De acuerdo con tales trabajos, el corazón humano podría repararse a sí mismo, mediante la regeneración de nuevas fibras musculares. Varios grupos de investigadores compiten ahora en el desarrollo de procedimientos

Resumen/Corazón AbioCor ■

48

El objetivo de la implantación de un sustituto mecánico permanente para un corazón humano en estado de fracaso funcional terminó por abandonarse, casi del todo, tras los controvertidos intentos realizados en el decenio de los ochenta. Los ensayos clínicos con el AbioCor, un nuevo modelo de corazón artificial diseñado para su implantación total en el cuerpo del paciente, comenzaron en julio del año 2001. Los ensayos han cosechado resultados dispares. De los siete pacientes gravemente enfermos a los que se implantó el AbioCor, dos murieron en el mismo día de la implantación, otro en el intervalo de los 60 días siguientes y dos más en el arco de cinco meses tras la operación. Aunque este corazón artificial no provocaba infecciones, tres intervenidos sufrieron accidentes cerebrovasculares. Si el porcentaje de supervivencia tras la implantación del AbioCor mejora, podría convertirse en una opción alternativa para los enfermos que llevan largo tiempo en lista de espera para trasplante cardíaco. Pero el AbioCor tiene que competir con tratamientos menos radicales, como son los dispositivos mecánicos de asistencia ventricular y los tratamientos que utilicen células madre.

L

o mismo que el corazón humano, el AbioCor tiene cavidades para bombear la sangre en sus mitades derecha e izquierda. La sangre oxigenada en los pulmones fluye hacia la cavidad o cámara izquierda, de donde también sale; la sangre con sus existencias de oxígeno ya agotadas, tras haber circulado por el cuerpo, entra y sale de la cavidad derecha. Entre ambas cavidades o cámaras del AbioCor se encuentra el mecanismo que desempeña las funciones de las paredes cardíacas: un dispositivo herméticamente sellado que genera los movimientos de bombeo de la sangre. En el centro de este mecanismo, un motor eléctrico hace girar una bomba centrífuga, miniaturizada, entre 5000 y 9000 rotaciones por minuto. La bomba propulsa un líquido viscoso hidráulico; un segundo motor eléctrico hace girar una válvula de cierre y apertura, que permite al fluido entrar y salir de las dos secciones externas del mecanismo de bombeo, de modo alternativo. Cuando el fluido llena la sección izquierda, su membrana de plástico se proyecta hacia fuera, con lo que expulsa la sangre de la cámara izquierda del AbioCor. Simultáneamente, el fluido hidráulico sale de la sección derecha, con lo que su membrana se desinfla, lo que permite a la sangre penetrar en la cámara derecha del AbioCor. Las cuatro válvulas del AbioCor están fabricadas con plástico y configuradas como las válvulas cardíacas naturales. Los conductos para la entrada de la sangre se hallan conectados a las aurículas izquierda y derecha del corazón extirpado, y los conductos de salida a las arterias aorta y pulmonar. El corazón artificial pesa alrededor de 1 kilogramo y consume unos 20 watt de energía eléctrica. La batería interna, la bobina de inducción eléctrica y el módulo de control añaden otro kilogramo al sistema implantado. Las baterías de litio colocadas en el cinturón del paciente recargan sin cesar la batería interna mediante la bobina de inducción. Una consola junto a la cama puede servir también de fuente de energía eléctrica y de control. —S.D. LA UNIDAD CENTRAL del AbioCor está conectada por cable con un controlador que ajusta el ritmo cardíaco al nivel de actividad del paciente. Una bobina de inducción transmite la energía eléctrica a través de la piel.

Bobina de inducción eléctrica

Unidad central Batería interna Controlador

Batería externa

INVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002


ASI FUNCIONA EL ABIOCOR El ABIOCOR se conecta con los fragmentos remanentes de las aurículas derecha e izquierda después de la extirpación del corazón del paciente. Las prótesis utilizadas en los seis primeros pacientes tenían una especie de “enrejado” de plástico, diseñado para mantener desplegadas las paredes de las aurículas; en las autopsias se encontraron trombos en estas conexiones. Aurícula derecha

DETALLE DE LA PROTESIS ATRIAL

Aurícula izquierda

Enrejado de plástico

EL MECANISMO DE BOMBEO del AbioCor es similar a las contracciones del corazón humano, ya que propulsa líquido hidráulico hacia atrás y hacia delante (el diagrama inferior muestra el dispositivo desde una perspectiva posterior). Una bomba centrífuga gira sin cesar en una dirección, mientras una válvula de cierre y apertura deriva el fluido hidráulico alternativamente a la izquierda y a la derecha (a y b). Cuando el fluido pasa a la izquierda, propulsa una membrana de plástico hacia el interior de la cámara izquierda del AbioCor, bombeando al cuerpo la sangre oxigenada (c ). Cuando el fluido fluye a la derecha, propulsa una membrana dentro de la cámara derecha, bombeando la sangre desprovista de oxígeno hacia los pulmones (d ).

a

b

EN ESTA VISION del ilustrador se muestra el AbioCor implantado en el cuerpo del paciente. Se ha levantado el pericardio, membrana que rodea al corazón.

Prótesis atriales

Pericardio Arteria pulmonar AL CUERPO

Aorta

c

Aurícula derecha

DE LOS PULMONES

KEITH KASNOT

d

A LOS PULMONES

DEL CUERPO

INVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002

49


ETICA DEL CORAZON Los ensayos clínicos del AbioCor plantean algunas cuestiones morales

D

urante los ensayos clínicos del corazón artificial Jarvik-7, los especialistas en ética médica mostraron su preocupación por el sufrimiento de los pacientes y por la abrumadora cobertura mediática que se lanzó sobre ellos. Ahora, aquellas cuestiones han reaparecido con los ensayos humanos del AbioCor. Los bioéticos reparten sus interrogantes entre Abiomed (los fabricantes del corazón artificial), los médicos y la prensa. “Los problemas éticos fundamentales para el paciente siguen siendo los mismos”, sostiene Arthur Caplan, director del Centro de Bioética de la facultad de medicina de la Universidad de Pennsylvania. “En primer lugar, ¿se puede conseguir un verdadero consentimiento informado de una persona desesperadamente moribunda? Estar muriéndose es una situación extremadamente coercitiva. Son pocas cosas las que no pueden conseguirse de una persona que se está muriendo.” A favor de Abiomed, Caplan valora las 13 páginas del modelo de consentimiento informado de la firma como muy exigentes desde el punto de vista del descubrimiento de riesgos; elogia, además, que haya previsto fondos para un grupo independiente de abogados que informen a los pacientes y a sus familias. Pero Caplan se pregunta si son reclutados los pacientes apro-

piados para los ensayos clínicos: “Yo he sostenido que no tiene sentido ensayar algunos tratamientos en los enfermos de mayor gravedad, pues no se dispone del tiempo suficiente para separar lo que puede ser causado por la enfermedad de lo que tiene su origen en el dispositivo mecánico implantado.” George J. Annas, docente en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston, sostiene que el procedimiento para el consentimiento informado diseñado para el AbioCor “debe ser más detallado en lo que se refiere a la descripción de cómo va a morir el paciente. Ninguno de estos pacientes va a vivir mucho tiempo. Deben hacer sus planes para morir. ¿Cómo va a suceder? ¿Quién va a tomar las decisiones y en qué circunstancias?”. En dos casos, durante los ensayos clínicos, miembros de las familias estuvieron de acuerdo en retirar el suministro eléctrico que alimentaba el AbioCor, prescindiendo del sistema de alarma, para permitir que pudieran morir unos pacientes que se encontraban en fracaso terminal. Otra fuente de controversia reside en la política informativa restrictiva de la compañía Abiomed sobre los ensayos. A modo de ejemplo, los directivos no descubrieron la identidad de un paciente hasta 30 días después de la implantación (no obstante, filtraciones en el propio hospital habían forzado a la compañía a hacerlo antes de lo previsto). Aunque es-

terapéuticos que utilizan células madre que pueden ayudar in situ a la curación del corazón.

Historia del corazón artificial

L

os orígenes del corazón artificial se remontan a hace medio siglo. En 1957 Willem J. Kolff (inventor de la máquina para diálisis) y Tetsuzo Akutsu, de la Clínica Cleveland, sustituyeron el corazón de un perro con un dispositivo mecánico construido con cloruro de polivinilo, que operaba mediante una bomba de aire; el animal sobrevivió unos 90 minutos. Siete años más tarde, el presidente Lyndon B. Johnson estableció en los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) un programa para el desarrollo de un modelo de corazón artificial. En el año 1969, Denton A. Cooley, 50

tas medidas han evitado la repetición del escandaloso tratamiento mediático que rodeó al modelo de corazón artificial Jarvik-7, algunos profesionales de la ética médica han llamado la atención sobre la necesidad de que los problemas médicos que se presenten durante los ensayos humanos sean dados a conocer en toda su amplitud. Renée Fox, profesora de ciencias sociales en la Universidad de Pennsylvania, ha subrayado que, por lo general, las noticias facilitadas por Abiomed acerca de los aspectos negativos se han proporcionado en el momento oportuno. “Sin embargo —añade— ha habido una tendencia por parte de la compañía y de los médicos a interpretar los resultados negativos como si no tuvieran relación con el corazón implantado. En cada caso se ha intentado decir que el problema se ha debido a una enfermedad subyacente en el paciente, no a los trastornos inducidos por el dispositivo implantado.” Los bioéticos denuncian que los periodistas también han cometido errores al escribir relatos en exceso optimistas acerca del AbioCor. Fue un esperanzador artículo publicado en la revista Newsweek el que convenció a Robert L. Tools a presentarse como voluntario para el primer implante. Robert Munson, profesor de filosofía de la ciencia y la medicina en la Universidad de Missouri, St. Louis, sentencia: “La prensa no debe convertirse en evangelista de un procedimiento médico”. —S.D.

del Instituto de Cardiología de Texas en Houston, implantó el primer corazón artificial en humanos, aunque solamente como una medida de urgencia. El dispositivo implantado tenía por misión mantener con vida al paciente durante 64 horas, hasta que se encontrara un corazón humano apropiado. (Vivió hasta recibir el trasplante cardíaco, aunque murió dos días y medio más tarde.) El segundo implante de un corazón artificial no se intentó hasta 1981; el paciente vivió 55 horas con ese dispositivo, pensado como un método que sirviese de “puente” hasta recibir un trasplante cardíaco, pero falleció antes de obtenerlo. Entonces llegó el momento del ensayo clínico de mayor resonancia mediática en la medicina moderna: los cuatro implantes permanentes del modelo de corazón artificial Jarvik-7, realizados por el cirujano carINVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002


JOHN LAIR AFP/Corbis ( arriba ); BRIAN BOHANNON ( abajo )

díaco William DeVries en el año 1982, en la facultad de medicina de la Universidad de Utah. De la noche a la mañana, el paciente Barney B. Clark se convirtió en una celebridad. Con periodicidad casi diaria se emitía su parte médico. Los periodistas trataban de introducirse clandestinamente en la unidad de cuidados intensivos, escondidos en cestas de la lavandería del hospital o disfrazados de médicos. Para cuando Barney murió a los 112 días de la operación —debido a un fracaso multiorgánico después de padecer numerosas infecciones— los medios de información habían facilitado ya una detallada crónica de los problemas clínicos y de los sufrimientos de Barney. No habían transcurrido dos años cuando DeVries realizó su segundo implante de un Jarvik-7. El receptor se llamaba William Schroeder y la operación se llevó a cabo en el Hospital Norton Audubon en Louisville, Kentucky. Schroeder sobrevivió 620 días con su corazón artificial, el período más largo hasta la fecha, pero a costa de un tremendo sufrimiento: accidentes cerebrovasculares, infecciones y fiebre; durante un año, además, se alimentaba a través de una sonda. El tercer paciente implantado con un Jarvik-7 vivió 488 días y el cuarto receptor murió a los 10 días. Aunque varios hospitales han venido utilizando con éxito, en cientos de pacientes, una versión algo más ligera del Jarvik-7, como dispositivo “puente” hasta el trasplante, la mayoría de los cirujanos han terminado por desechar la idea del recurso a un corazón artificial permanente. De muy otra manera pensaba David Lederman, ingeniero de profesión. Se hallaba convencido de que valía la pena proseguir con las posibilidades de un corazón artificial permanente. Había trabajado en el desarrollo de un corazón artificial para una compañía dedicada a la investigación médica, que era subsidiaria de la compañía aerospacial Avco. En 1981 fundó Abiomed. Con sus colaboradores, analizó cuidadosamente los ensayos clínicos del modelo Jarvik-7 y buscó la forma de mejorarlo: el compresor de aire externo que hacía funcionar el Jarvik-7 era voluminoso y ruidoso; las bacterias podían instalarse con suma facilidad en los puntos donde los tubos del compresor atravesaban la piel del paciente; además, el Jarvik-7 presentaba en su superficie irregularidades, sitios proclives para la formación de trombos por plaquetas y leucocitos, coágulos que, al desprenderse, serían los causantes de los frecuentes accidentes cerebrovasculares que se habían observado en los pacientes implantados. En el año 1988 el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre, filial de los NIH, decidió suspender la financiación para las investigaciones dedicadas a la búsqueda de un modelo de corazón artificial permanente, y destinar estos fondos a las investigaciones so-

2. RECEPTORES DE ABIOCOR. Robert L. Tools (arriba), que aparece mostrando un corazón artificial como el implantado en su pecho, fue el primer paciente de AbioCor en julio de 2001. Murió en diciembre tras sufrir un grave accidente cerebrovascular. El segundo receptor, Tom Christerson (abajo), es, hasta la fecha, el que ha sobrevivido más tiempo con el AbioCor. Se le ve aquí con un fisioterapeuta en el Hospital Judío de Louisville, Kentucky.

El autor STEVE DITLEA se viene dedicando a la divulgación de los avances de la técnica desde 1978.

INVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002

51


bre modelos de bombas supletorias de la función ventricular. Lederman fue a Washington, junto con representantes de otros equipos de trabajo, para evitar este trasvase de la financiación. Al final, consiguieron convencer a un grupo de senadores de sus propios estados de que les ayudaran a mantener el apoyo financiero de los NIH, resucitando programas de investigación sobre el corazón artificial en dos universidades (Utah y estatal de Pennsylvania) y dos compañías (Nimbus en Rancho Cordova, California, y Abiomed). Hoy, Abiomed es la última compañía que queda de aquel grupo. La empresa ha recibido cerca de 20 millones de dólares de dinero federal. Su financiación gubernamental terminó en el año 2000, pero ese mismo curso Abiomed consiguió 96 millones de dólares por medio de una emisión de acciones. Lederman y sus colaboradores siguen empeñados en su idea de poner a punto una técnica médica, cuya época, según otros, ha pasado ya. En la sala de conferencias del cuartel general de Abiomed, situado en un parque de oficinas en el norte de Boston, Lederman atribuye su firme tenacidad a su equipo de investigadores: “Todos están convencidos de que hay posibilidades de éxito. Eso es muy importante. Es para mí un orgullo que nos tomemos nuestro trabajo tan seriamente.” Resulta también evidente que para Lederman se trata, además, de un reto personal: en 1980 su padre murió súbitamente de un ataque cardíaco.

El diseño del AbioCor

A

52

1. LA BOMBA HEARTMATE, el dispositivo de asistencia ventricular de más extensa aplicación, se implanta en el abdomen del paciente, como se muestra en esta representación artística. Colocada en el ventrículo izquierdo en fracaso funcional, bombea sangre oxigenada al cuerpo.

de energía como para mantener en funcionamiento el corazón durante 20 minutos. Esta batería se recarga continuamente a través de inducción electromagnética. (El mismo procedimiento utilizado en los cepillos de dientes eléctricos.) Bajo la piel del paciente se halla la batería interna, conectada por cable con una bobina de inducción que actúa como un conductor eléctrico pasivo. Otra bobina de inducción colocada por fuera INVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002

CORTESIA DE THORATEC

diferencia del Jarvik-7, el AbioCor no funciona mediante un compresor de aire. Oculto tras una banda central metálica, se encuentra el corazón de este corazón: un par de motores eléctricos que activan un sistema de bomba y válvula. Este mecanismo de bombeo propulsa hidráulicamente el fluido hacia delante y hacia atrás; provoca así que un par de membranas latan como las válvulas de un corazón humano. Pero tal innovación constituye sólo el comienzo. Para funcionar en verdad como único contenedor del mecanismo, el dispositivo necesitaba un controlador pequeño, que, implantado, modificara el ritmo cardíaco de acuerdo con el nivel de actividad del paciente. El controlador desarrollado por Abiomed tiene el tamaño de un librito de bolsillo; implantado en el abdomen del paciente, se conecta por un cable con el corazón artificial. Los sensores situados dentro del corazón miden la presión de la sangre que rellena la cavidad derecha: la sangre que retorna al corazón desde el cuerpo; el controlador ajusta el ritmo cardíaco de acuerdo con esta presión. El ritmo cardíaco puede variar entre 80 y 150 latidos por minuto. Si los ensayos clínicos demuestran la idoneidad del sistema de control, podría reducirse su tamaño hasta convertirlo en un simple microchip que se incluiría en la unidad central del AbioCor. La compañía Abiomed ha desarrollado también un sistema de conducción de la energía eléctrica para los motores del corazón artificial que no precisa de cables que atraviesen la piel del paciente, con lo que se evitan las infecciones. Una batería interna implantada en el abdomen del receptor puede contener bastante carga


ASISTENCIA AL CORAZON Los dispositivos de asistencia ventricular emergen como alternativas a la sustitución cardíaca

cirujano jefe del Hospital Presbiteriano de Columbia en Nueva York e investigador principal de este ensayo clínico. “Los resultados de este modelo son un punto de referencia para comparar otras alternativas terapéuticas.” El modelo HeartMate, fabricado por Thoracec, en Pleasanton, California, está lejos de la perfección. Muchos de los individuos en los que se implantaron sufrieron graves infecciones durante el test, ya que el dispositivo se conectaba con una batería externa a través de un tubo que perfora la piel. Otros pacientes con HeartMate fallecieron por disfunciones mecánicas, como el fallo de su mo-

E

de la piel del sujeto, conectada con una batería externa, transmite la energía a través de la piel, con mínima radiación y calor. El paciente puede llevar la batería externa colocada sobre un cinturón, junto con un monitor independiente que le avisa si la carga de la batería se encuentra baja. En el diseño del AbioCor importaba sobremanera que la máquina bombeara la sangre sin formar coáINVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002

CORTESIA DEL INSTITUTO CARDIACO DE TEXAS

bien, a diferencia del corazón natural propulsa la sangre en un flujo continuo y no lo bombea de forma pulsátil. Para los proponentes de esta técnica, continuidad significa eficiencia y seguridad; los críticos oponen que el latido pulsátil n el mes de noviembre de 2001, es necesario para mantener despejados poco después de que comenzaran los vasos sanguíneos. El pionero de la los ensayos clínicos con el AbioCor, un cirugía cardíaca Michael E. DeBakey, grupo de investigadores comunicó que que realizó la primera derivación corootro ensayo clínico había demostrado naria (by-pass) con éxito en 1964, delos beneficios de un tratamiento, menos sarrolló este dispositivo en colaboración drástico, del fracaso cardíaco. Un discon uno de sus pacientes, David Saupositivo para la asistencia ventricular cier, un ingeniero de la NASA a quien se izquierda (LVAD, siglas de Left Ventrile había practicado un trasplante cardícular Assisted Device) —una bomba aco. implantada en el tórax o en el abdomen Robert K. Jarvik, inventor y aplicada al ventrículo del Jarvik-7, y ahora izquierdo, la cavidad que bompresidente de la compañía bea la sangre oxigenada al Jarvik Heart, ha introducido cuerpo— se ofrecía como un el Jarvik 2000, el único LVAD nuevo método terapéutico a lo suficientemente pequeño corto plazo para los pacientes como para alojarse en el inteque estaban en lista de espera rior del ventrículo izquierdo. de un trasplante. El ensayo Lo mismo que el DeBakey demostraba que los pacientes VAD, el modelo Jarvik 2000 a los que se aplicaba el LVAD bombea la sangre de forma podían vivir dos años o más, continua. El dispositivo se enpor lo que se espera que el cuentra en fase de ensayo departamento de Administración de Alimentos y Fármacos 2. JARVIK 2000 es el único dispositivo de asistencia para su aplicación como traautorice su uso a más largo ventricular cuyo pequeño tamaño permite su implanta- tamiento “puente” antes de plazo del previsto inicialmente. ción en el ventrículo izquierdo. Robert K. Jarvik, inventor un trasplante cardíaco; ha El estudio evaluaba 68 padel corazón artificial Jarvik-7, ha optado ahora por los sido implantado en algunos pacientes para su utilización cientes con implantes del dispositivos de asistencia ventricular, dejando de lado a largo plazo. Jarvik cree que HeartMate, el modelo de LVAD los órganos de sustitución. su dispositivo puede ayudar más aplicado, y 61 pacientes a corazones sin gravedad que recibieron tratamiento méextrema a repararse por sí mismos, dico, incluyendo potentes fármacos car- tor. Pero Thoracec ha refinado en la nueva versión el dispositivo y está dequizás en combinación con tratamiendíacos. Transcurrido un año, más de la tos mediante células madre. Otra pomitad de los sometidos a LVAD seguían sarrollando una segunda y tercera generación, diseñadas para durar ocho tencial terapia combinada puede ser el con vida, mientras que y 15 años, respectivamente. uso del LVAD con el esteroide clenbulo hacían sólo una cuarta parte de los Otro LVAD, llamado LionHeart, fabriterol que refuerza el corazón, según un que recibían tratamiento médico. A los cado por Arrow International en ensayo publicado el último año. Magdi dos años, el porcentaje de supervivenReading, Pennsylvania, es un sistema Yacoub, del Hospital Harefield, en Loncia era del 23 % en el grupo del LVAD totalmente implantable sin conexiones dres, administró clenbuterol a 17 pay del 8 % en el grupo médico. El superque atraviesen la piel. En los ensayos cientes que portaban implantado un viviente de mayor duración en el grupo clínicos, el LionHeart utiliza una bobina LVAD. En cinco de los pacientes los del LVAD alcanza ahora los tres años; de inducción como el AbioCor, para corazones recobraron la suficiente el superviviente de mayor duración del fuerza como para permitir retirar dicho grupo médico murió a los 798 días. “To- transmitir la energía eléctrica a través de la piel. El MicroMed DeBakey VAD dispositivo. davía viven 21 pacientes que llevan eses también totalmente implantable, si —S.D. tos dispositivos”, asegura Eric Rose,

gulos. Cuando Lederman trabajaba para Avco, dedicó cuatro años a investigar la interacción entre la sangre y los materiales sintéticos; abordó entonces los grados de reacción ante varios procesos de la coagulación. En esencia, el AbioCor minimiza la coagulación, asegurándose de que las células sanguíneas no tengan tiempo suficiente para adherirse unas a otras. La sangre fluye suave a través del corazón artificial, sin que 53


AUTORREPARACION CARDIACA Las células madre pueden ser la mejor medicina para los corazones con lesiones e vez en cuando, hallazgos inesperados revolucionan totalmente los conocimientos científicos tenidos como paradigmáticos. Dos estudios publicados recientemente en The New England Journal of Medicine han refutado la vieja tesis que sostenía que el corazón humano no puede autorrepararse después de haber sufrido un infarto u otro tipo de lesión. Sus autores han llegado a la conclusión de que en los corazones adultos pueden crecer nuevas fibras musculares, originadas, quizá, por células madre, las células indiferenciadas a partir de las cuales se construye LA IMAGEN DE MICROSCOPIO muestra la mitosis de una célula del todo el cuerpo. El descubrimiento puede abrir la puerta a terapéuticas que estimumúsculo cardíaco, o miocito, obtenida de un paciente fallecido poco len la reparación natural del corazón. después de sufrir un ataque cardíaco. Lo que demuestra que, contra Han sido equipos de investigadores de la opinión médica establecida, se forman nuevo miocitos en sustitula Escuela de Medicina de Nueva York ción de los dañados. (NYMC) en Valhalla y de la Universidad de Udine los que han llevado a cabo estos madre procedentes de músculos esqueléticos de las experimentos iconoclastas. El primer estudio encontró piernas de los pacientes en las áreas lesionadas de su marcadores químicos que indicaban que se había producorazón, durante intervenciones de derivación coronaria cido el crecimiento de nuevas fibras musculares lisas en (by-pass). Los resultados iniciales de los ensayos clínimuestras de tejido cardíaco extraídas de pacientes que cos han sido alentadores, demostrándose el habían fallecido entre 4 y 12 días después de haber suengrosamiento de las paredes miocárdicas con tejido frido un infarto de miocardio. El segundo estudio, en el funcional. Pero Menasché se muestra cauteloso sobre que se realizó el examen postmortem de corazones de estos resultados terapéuticos. “Como mucho, estas céludonantes femeninos trasplantados a receptores masculilas pueden potenciar favorablemente otros tratamientos”, nos, mostraba la presencia de células madre con cromosomas Y (cromosoma masculino) en los corazones dona- matiza. “Imaginar que algún día podríamos regenerar completamente un corazón infartado no es una postura dos. Aunque estas células madre podrían haber realista.” emigrado desde la médula ósea del receptor masculino, Pero algunas firmas dedicadas a la biotecnología mantambién podrían haberse originado en el remanente cartienen expectativas aún mayores. La compañía Advandíaco al cual se había suturado el corazón femenino. ced Cell Technology ha transformado células madre en “Nuestro trabajo sugiere la posibilidad de que existan células cardíacas contráctiles; se propone crear parches células madre cardíacas”, dice Piero Anversa, director trasplantables para reparar amplias áreas lesionadas del del Instituto de Investigación Cardiovascular del NYMC. corazón. “Estamos tratando de construir un corazón com“Necesitamos determinar todas las características que pleto”, dice Robert Lanza, el vicepresidente para el deprueben que, en realidad, lo que tenemos entre manos sarrollo científico y médico. Esta tarea requiere generar es la célula primitiva del corazón. Y entonces tendremos músculo cardíaco y tejido vascular, así como fabricar un que comprobar si es posible introducir a estas células madre en las áreas lesionadas del corazón con el fin pro- material biológico soluble que sirva como estructura transitoria de soporte durante la construcción del corazón. mover su curación.” ¿Cuál sería el plazo para producir un corazón artificial Otros investigadores están buscando métodos reparabiológico? Según Lanza, “se podría producir un corazón tivos para las lesiones cardíacas a partir de células maque funcionara en 10 años y junto con los ensayos clínidre aisladas de otras partes del cuerpo. Philippe Menascos se llegaría a los 15 años”. ché, profesor de cirugía cardiovascular del Hospital —S.D. Bichat-Claude Bernard de París, ha inyectado células

existan áreas donde pueda remansarse. Todas las superficies que se hallan en contacto con la sangre están fabricadas con angioflex, un plástico de poliuretano biológicamente inerte. Las superficies de contacto son también de una lisura extrema, pues en las superficies irregulares pueden formarse coágulos. “Teníamos que construir un sistema inconsútil”, señala Lederman. 54

Ensayo y error

D

espués de probar su modelo de corazón artificial en terneros y cerdos, Abiomed obtuvo en enero del año 2001 el permiso de la FDA para iniciar los ensayos clínicos en humanos. La FDA valoraría el éxito de los ensayos analizando los porcentajes de supervivencia y la calidad de vida de los pacientes, evaluados mediante pruebas estándar. Tan sólo los enfermos INVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002

“EVIDENCE THAT HUMAN CARDIAC MYOCYTES DIVIDE AFTER MYOCARDIAL INFARCTION,” POR A. P. BELTRAMI ET AL. EN THE NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE, VOL. 344, NO. 23; 7 DE JUNIO, 2001. COPYRIGHT © 2001 SOCIEDAD MEDICA DE MASSACHUSETTS. RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS

D


AFB/CORBIS

descartados para un programa de trasplante cardíaco podrían ser aceptados como voluntarios para la implantación. El tamaño del AbioCor excluía también a determinados pacientes: el dispositivo puede incluirse en la cavidad torácica de tan sólo la mitad de los adultos varones y del 18 % de las mujeres. (Abiomed está desarrollando un modelo de segunda generación, menor, que podría implantarse en la mayoría de los varones y de las mujeres.) En cada procedimiento quirúrgico de implantación de un corazón artificial la compañía Abiomed corrió con los gastos del dispositivo y de todos los mecanismos de soporte. Los hospitales y los médicos que participan en los ensayos ofrecen sin cargos instalaciones y asistencia. El coste total de cada implantación y del consiguiente tratamiento supera el millón de dólares. El 2 de julio de 2001 se implantó el primer AbioCor. Lo recibió Robert L. Tools en el Hospital Judío de Louisville, Kentucky. Los cirujanos Laman A. Gray y Robert D. Dowling tardaron siete horas en realizar la operación. Tools padecía diabetes, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca congestiva. Antes de la implantación del AbioCor difícilmente podía levantar su cabeza. Después de la operación, Tools sufrió una hemorragia interna y problemas pulmonares, aunque al cabo de dos meses su función renal se recuperó y tenía bastante fuerza como para hacer breves salidas del hospital. Sus médicos confiaban en que Tools podría volver a casa por Navidad. Sin embargo, las complicaciones hemorrágicas persistieron, lo que dificultaba la administración de anticoagulantes para prevenir la formación de trombos. El 11 de noviembre sufrió un grave accidente vascular cerebral que le provocó una hemiplejía derecha. Falleció a los 19 días, a causa de las complicaciones consiguientes a una hemorragia gastrointestinal. El segundo receptor de un AbioCor —un hombre de negocios retirado de 71 años, llamado Tom Christerson— ha evolucionado bastante mejor. Los cirujanos del Hospital Judío le implantaron el dispositivo el 13 de septiembre de 2001. Después de una buena recuperación, abandonó el hospital en marzo para fijar su residencia en un hotel cercano, donde él y su familia pudieran aprender a cuidar su corazón artificial por sí mismos. Al mes siguiente regresó a su casa en Central City, Kentucky. En las siguientes semanas, Christerson continuó con la fisioterapia prescrita y acudía a la revisión semanal en el Hospital Judío. Su automóvil fue preparado de modo que dispusiera de una batería para su corazón artificial. En el Instituto de Cardiología de Texas, O. H. “Bud” Frazier —el cirujano que posee el récord de trasplantes cardíacos— implantó el AbioCor en dos pacientes. Uno vivió con el dispositivo más de cuatro meses; falleció por complicaciones derivadas de un accidente vascular cerebral. El otro murió en el mismo día de la implantación por hemorragia incontrolada después de pasar 20 horas sobre la mesa de operaciones. Se han realizado también implantaciones en el hospital clínico de la Universidad de California en Los Angeles y en el de la Universidad Hahnemann de Filadelfia. El paciente de Los Angeles vivió algo menos de dos INVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002

3. INMEDIATAMENTE ANTES DE IMPLANTAR a Tom Christerson el AbioCor, los cirujanos Laman A. Gray, Jr. (izquierda) y Robert D. Dowling (derecha) extraen el aire del corazón artificial para prevenir coágulos de sangre. El procedimiento fue ensayado el 13 de septiembre de 2001 en el Hospital Judío de Louisville. meses, antes de que le fuera retirada la asistencia cardíaca debido a un fracaso multiorgánico. El enfermo de Filadelfia, James Quinn, de 51 años, recibió el AbioCor el 5 de noviembre de 2001. Aunque sufrió una accidente vascular cerebral leve en el mes de diciembre, fue dado de alta al mes siguiente para pasar a residir en un hotel cercano. Sin embargo, el pasado mes de febrero ingresó de nuevo en el hospital con dificultades respiratorias. Los médicos le trataron por una neumonía que puso en peligro su vida, ya que sus pulmones se encontraban muy debilitados por un enfisema crónico e hipertensión pulmonar. A Quinn se le aplicó respiración asistida, pero su recuperación fue muy lenta. No obstante, a mediados de mayo su estado mejoró y los médicos iniciaron la retirada paulatina del ventilador. En enero, Abiomed comunicó en una conferencia de prensa los resultados preliminares de los ensayos clínicos en marcha. Lederman hizo notar que el corazón artificial había continuado funcionando en pacientes en los que fue implantado bajo condiciones que podían haber lesionado o destruido un corazón natural, como, por ejemplo, una grave deficiencia de oxígeno en la sangre y una fiebre de más de 41 oC. Tam55


bién subrayó que ningún paciente había sufrido una infección relacionada con el dispositivo. Pero Abiomed reconoció un fallo de diseño en las conexiones del corazón artificial con el cuerpo del paciente. El AbioCor se conecta con un remanente de las aurículas del extirpado corazón del paciente. Las autopsias practicadas a dos pacientes habían puesto de manifiesto coágulos en las estructuras de plástico del tamaño de un dedal, con un diseño parecido al enrejado de una “jaula”, cuya finalidad es mantener separadas las paredes remanentes de las aurículas. Debido a que estos coágulos pueden provocar accidentes cerebrovasculares, Abiomed dejará de utilizar este enrejado de plástico cuando implante el AbioCor; en opinión de la compañía, estas estructuras han sido necesarias en los ensayos del corazón artificial en terneros, pero no lo son en humanos. A principios de abril, Abiomed anunció que no estaba en condiciones de cumplir su calendario original, que incluía la implantación del AbioCor en 15 voluntarios para finales de junio. La compañía aseguró que deseaba revisar con más detalle lo sucedido en sus seis primeros casos. Sin embargo, poco más de una semana después de este anuncio, cirujanos del Hospital Judío de Louisville realizaron otra implantación, la primera con un AbioCor sin el enrejado de plástico en las aurículas. El corazón artificial funcionó bien, pero el paciente, de 61 años, falleció pocas horas después de la operación a causa de una embolia pulmonar. Según Laman Gray, el cirujano que realizó la implantación junto con su colega Robert Dowling, el trombo no se originó en el AbioCor. Los cirujanos que han trabajado con el AbioCor siguen convencidos de las posibilidades de este modelo de corazón artificial, a pesar de los recientes fracasos. Frazier, del Instituto de Cardiología de Texas, cree que la formación de coágulos en el enrejado de plástico del AbioCor colocado en las aurículas es una complicación imprevisible, que, por fortuna, puede corregirse. Gray participa de esa opinión: “Está muy bien diseñado y no es trombogénico. El problema reside en la zona de entrada de sangre. Estoy verdaderamente sorprendido de lo bien que ha funcionado el AbioCor en los ensayos clínicos iniciales.” (Ambos cirujanos han actuado como consultores en el diseño del AbioCor y son responsables de la mayoría de las pruebas realizadas en animales.) Pero no todo el mundo se muestra tan entusiasta. “La sustitución total del corazón por dispositivos mecánicos plantea una serie de interrogantes que no han aflorado dado el exiguo número de pacientes implantados”, objeta Claude Lenfant, director del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre. ¿Qué calidad de vida puede esperar un receptor con una sustitución total de su corazón con el AbioCor? ¿Cuáles serán los beneficios clínicos? ¿Es el coste económico aceptable para la sociedad? Y por si fuera poco, el mismo Robert K. Jarvik, que desarrolló el corazón artificial Jarvik-7, afirma ahora que un corazón artificial permanente encierra excesivos riesgos. “Extirpar el corazón no es prácticamente nunca una buena idea”, proclama. “En el año 1982 no se sabía, se justifica, que un co56

razón podía mejorar mucho su función si recibe apoyo en ciertas enfermedades muy frecuentes. Esta es la razón por la que yo sólo extirpo el corazón en situaciones muy extremas.”

El meollo de la cuestión

M

ientras los ensayos con el AbioCor continúan su curso, importa, sobre todo, reducir la incidencia de accidentes cerebrovasculares. Los médicos habían confiado en controlar este riesgo mediante la administración de anticoagulantes a dosis bajas, pero algunos de los pacientes en los que se implantó un AbioCor se encontraban tan enfermos, que no podían tolerar ni siquiera esas dosis mínimas. Dado que estos pacientes presentaban enfermedades susceptibles de desarrollar hemorragias internas, la determinación de la dosis más apropiada de anticoagulantes se basó en un delicado equilibrio: una dosis excesiva podía provocar la muerte por hemorragia, mientras que una dosis demasiado baja podía propiciar un accidente cerebrovascular. A pesar de que habrá que mejorar los aspectos técnicos, Lederman se manifiesta satisfecho de los resultados clínicos obtenidos. El objetivo inicial de los ensayos era demostrar que el AbioCor puede mantener vivo a un paciente al menos durante 60 días; cuatro han sobrepasado esa cota. “Si la mayoría de los próximos pacientes, afirma Lederman, siguen los pasos de los primeros, pero sin complicaciones inaceptables como son los accidentes cerebrovasculares, nuestro plan es solicitar de la FDA la autorización para la aplicación clínica del sistema en pacientes que se encuentren en el umbral de la muerte. A los pacientes con menos de 30 días de expectativa de vida podemos ofrecerles la posibilidad de vivir muchos meses con una vida de calidad.” Pero algunos especialistas en ética médica cuestionan este planteamiento, ya que, según ellos, un individuo a las puertas de la muerte puede dar su consentimiento a cualquier procedimiento, sin tener en cuenta sus consecuencias. Y por último queda el problema de definir qué se entiende por una aceptable calidad de vida. En el año 1981 Jarvik escribió que, en lo concerniente al corazón artificial, se trataba de conseguir “que se olvidara”, es decir, que se viviera sin pensar en su implantación [véase “El corazón artificial”, por Robert K. Jarvik, INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, marzo de 1981]. ¿Ha cumplido el AbioCor esta exigencia? Carol, la esposa de Tools, afirma que su marido era consciente de que los latidos de su viejo corazón habían sido sustituidos por la continua y sorda vibración del AbioCor. “Algunas veces, estando acostado, lo oía —dice Carol—, pero otras veces podía olvidarlo... [El] siempre sabía que estaba allí, porque tenía la batería eléctrica para recordárselo. Desde luego, no es nada parecido a la sustitución de una cadera.” A pesar de todo, ella cree que su calidad de vida durante los últimos meses fue buena. “Tuvo la oportunidad de vivir bastante bien, aunque desafortunadamente mucho menos tiempo del que hubiera deseado.” Y rubrica: “Nunca se arrepintió de haberlo consentido”. INVESTIGACIÓN

Y

CIENCIA, septiembre, 2002

éxitos y limitaciones de los corazones artificiales  

46 JAMES WORRELL Transcurrido un año desde que los médicos comenzaron a implantar el AbioCor en pacientes moribundos, las perspectivas de es...

Advertisement