Issuu on Google+

2. Andrija Mohorovicic Andrija Mohorovicic (1857-1936) fue un notable científico nacido en Volosko, cerca de Opatija, en la actual Croacia. Andrija estudió matemáticas y física en la Facultad de Filosofía de Praga y su primer campo de estudio fue la Meteorología, de la que fue profesor en la Real Escuela Náutica. Sin embargo, Mohorovicic ha pasado a la historia como el científico que propuso una de las primeras teorías que explicaban la estructura interna de la Tierra. Andrija era el director del observatorio meteorológico de Zagreb cuando en 1909 se produjo un intenso terremoto en la zona. En su calidad de director, Mohorovicic recibió de todas las estaciones de Europa los registros del terremoto, lo que constituyó una inestimable fuente de datos para su estudio. Después de analizar esos datos, realizó un interesante descubrimiento. Entonces ya se sabía que los terremotos generan dos tipos de ondas: las ondas P o longitudinales, en las que el movimiento se produce a lo largo de la línea de propagación del seísmo, y las ondas S o transversales, en las que el movimiento se produce en ángulo recto con respecto a esa línea. Sin embargo, Mohorovicic notó que, en realidad, las ondas P cambiaban de velocidad a lo largo del tiempo y que, en algunos casos, las ondas provenientes de terremotos alejados llegaban antes que las producidas por otros más cercanos. ¿A qué podían deberse estos fenómenos? El científico concluyó que las ondas sísmicas se comportaban como lo hacen las ondas electromagnéticas, es decir, que cuando alcanzaban distintos tipos de material, se producían fenómenos de reflexión y refracción, tal y como ocurre cuando la luz atraviesa un prisma. Teniendo esto en cuenta y después de estudiar gran cantidad de datos históricos sobre terremotos, propuso la hipótesis de que la Tierra estaba formada por capas de materiales diferentes alrededor de un núcleo central. Según sus cálculos, debía existir una discontinuidad en la densidad y el tipo de materiales en la corteza terrestre a unos 50 km de profundidad. La hipótesis de Mohorovicic fue uno de los primeros pasos en el descubrimiento de la estructura de nuestro planeta. Pocos años después, el alemán Beno Gutenberg confirmó su hipótesis inicial al descubrir que las ondas S de los terremotos del hemisferio contrario no conseguían registrarse y, puesto que este tipo de ondas no se propagaba en los fluidos, el corazón del planeta tenía que ser un núcleo «blando» donde las ondas se dispersaban.

UNIDAD

La Tierra: origen, estructura y composición  2.2. Métodos indirectos

BIOGRAFÍAS

Más tarde, se descubrió que el interior de la Tierra estaba mucho más estratificado de lo que se creía y que no existía una única discontinuidad a los 50 km de profundidad. Con el tiempo la ciencia siguió haciendo su labor y teniendo en cuenta los valores que pueden adquirir la presión y la temperatura a distintas profundidades, las características magnéticas de las distintas zonas de la corteza y muchas otras magnitudes se fue perfilando el modelo actual. Poco a poco se ha ido confirmando la hipótesis inicial de Andrija Mohorovicic. Por ello y en reconocimiento a su labor, a esa discontinuidad detectada originalmente por el gran científico, situada a 50 km de profundidad, la comunidad científica internacional la denomina «discontinuidad de Mohorovicic o de Moho».

2


mohorovicic