Page 75

4. Diagnóstico de conservación

4.7.5. Humedales y actividades extractivas Las actividades extractivas, incluyendo en ellas a la producción de sal (englobada desde el punto de vista administrativo-legal en el ámbito de la minería), son responsables de la creación de salinas costeras, salinas interiores y algunas charcas y pozas. Todos los casos incluidos en el IRH provienen de humedales naturales (criptohumedales o lagunas costeras) transformados en distintas épocas en sistemas de estanques salineros. Éstos permiten mantener un gradiente espacial de salinidad y una heterogeneidad estructural que incrementa la diversidad biológica del humedal. En virtud de estas características, en las salinas se dan condiciones que van desde las marinas o lagunares a las hipersalinas extremas. Entre los valores faunísticos que contribuyen a conservar se pueden citar peces, invertebrados y aves acuáticas con distintos requerimientos ecológicos, a los que proporcionan una amplia variedad de microhábitats, lugares seguros de reproducción (islas, recintos cerrados al público) y encharcamientos estables. Las salinas interiores son sistemas generalmente más artificiales, ya que no suelen crearse a partir de la cubeta de un humedal preexistente. Aun así, muchas de estas salinas se localizan en lechos de rambla o en terrazas aluviales inmediatas (salinas de la Ramona, del Águila, del Principal, de la Casa del Salero, de Rambla Salada), en los que se han construido estanques de evaporación y cristalización, a los que se derivaban las surgencias hipersalinas que de otro modo discurrirían por el cauce; otras, en cambio, se localizan en interfluvios hacia los que se derivan aguas procedentes de surgencias o cauces naturales (salinas de Sangonera). El carácter artificial de las salinas se ve reforzado por la tendencia histórica a sustituir la alimentación natural (manantiales, ramblas) por bombeos artificiales. Por su carácter netamente artificial son de destacar las salinas alimentadas por sondeos que provocan la disolución de yacimientos minerales (salinas de la Rosa). Además de su interés cultural e histórico merece destacarse el valor que tienen las salinas interiores como hábitat de invertebrados acuáti-

cos y sobre todo de microorganismos (bacterias y algas) hiperhalófilos. Las charcas y pozas originadas a partir de actividades extractivas son encharcamientos artificiales originados en antiguas graveras (rambla de las Moreras) o explotaciones de arcilla (fuente del Pinar). Pueden adquirir un grado de naturalización impor tante, por la heterogeneidad estructural de la cubeta, el desarrollo de vegetación palustre y la colonización faunística, especialmente por una gran variedad de aves acuáticas. 4.7.6. Humedales y actividades de saneamiento urbano El saneamiento urbano, y concretamente el tratamiento de aguas residuales de origen doméstico, ha originado cuerpos de agua estrictamente artificiales como depuradoras de lagunaje. Algunas balsas de riego, charcas y pozas se usan también como depósito de este tipo de aguas, con o sin algún grado de tratamiento previo, si bien esto constituye una función secundaria que tiene la consideración de impacto en estos tipos de humedales (por ejemplo, en las charcas de la rambla de las Moreras). 4.7.7. Otras actividades Otras actividades, como la industria, la urbanización y la construcción de infraestructuras y obras públicas (carreteras, canales, tendidos eléctricos, gasoductos...), son en general fuente de impactos sobre los humedales, causando una reducción en su superficie, valores y funciones o la desaparición total de éstos. Ocasionalmente, las infraestructuras pueden generar humedales como charcas y pozas por intercepción de drenajes, excavaciones, filtraciones... Finalmente, el turismo es también una fuente de impactos vía presión recreativa, contaminación, urbanización, rellenos y dragados (asociados a instalaciones náutico-deportivas). Su contribución a la creación y mantenimiento de cuerpos de agua es anecdótica y se circunscribe a los estrictamente artificiales como balsas y estanques ornamentales para riego.

77

Humedales y Ramblas de la Región de Murcia  
Advertisement