Page 127

4. Valoración ecológica y estado de conservación

mientos. Sin embargo, la vigilancia y control de las actividades llevadas a cabo en y próximas a las ramblas es nula o ineficaz, dado el elevado grado de deterioro que presentan las mismas. En general, dada su localización, las mejor conservadas son las ramblas de cuencas calizas sometidas, casi exclusivamente, a la presión de los visitantes de fin de semana. Entre las ramblas de cuencas metamór ficas encontramos aquellas que dado su difícil acceso presentan un buen estado de conservación y aquellas, más próximas al litoral, que sufren, fundamentalmente, la presión de los invernaderos y las urbanizaciones de segunda residencia. A nivel global, con independencia del tipo de rambla que se trate, son los tramos medio y bajo de las ramblas los más afectados. Y, logicamente, su grado de perturbación aumenta conforme disminuye su proximidad a los núcleos urbanos o rurales. Las principales afecciones observadas son: – Ocupación total o parcial del lecho y los taludes por infraestructuras de distinta índole. – Roturación y cultivo de riberas e incluso del mismo lecho. – Abundancia de basuras, escombros y material de deshecho en los lechos. – Ausencia de vegetación de ribera o vegetación alterada. – Alteraciones de la morfología del cauce. – Compactación del lecho de la rambla. – Destrucción de taludes. – Modificación del perfil de la rambla (graveras). – Invasión de los lechos de la rambla por especies vegetales oportunistas. – Eutrofización del agua. – Reducción de caudales. – Dulcificación del medio. – Contaminación acústica.

En cuanto a las figuras de protección existentes, en la actualidad sólo dos espacios naturales asociados a ramblas margosas: “Paisaje Protegido del Humedal de Ajauque y Rambla Salada” (1632 Has, ZEPA por nidificación de cigüeñuela) y “Paisaje Protegido de los Barrancos de Gebas” (1875 Has), se encuentran protegidos según la Ley 4/92 de Ordenación y Protección del Territorio de la Región de Murcia y uno, los saladares del Guadalentín (2210 Has), propuesto como paisaje protegido. El primero y el último están además incluidos en la lista de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) propuestos por la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia en 1999 para formar parte de la futura Red Natura 2000. Sin embargo, otros espacios protegidos cuyo objetivo inicial no es la protección de sistemas de drenaje propiamente dichos incluyen dentro de sus límites algunos de gran impor tancia. Un ejemplo es la Zona de Especial Protección para Aves de la Sierra del Molino, embalse del Quípar y Llanos del Cagitán. Por otra parte, la Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Agua de la Región de Murcia ha desarrollado durante los años 1994-97, bajo el control de la Comisión Europea, el proyecto LIFE “Conservación y Gestión de Humedales y Otros Ecosistemas Característicos de Zonas Áridas”. Este proyecto, financiado en un 75% por la Comisión, ha beneficiado a dos espacios protegidos asociados a ramblas: “Humedal de Ajauque y Rambla Salada” y “Saladares del Guadalentín”. En ambos, se han realizado estudios y seguimientos biológicos aplicados a la gestión y, en el caso del primer espacio protegido, se han adquirido terrenos y creado infraestructuras de uso público como un centro de gestión e información y otro centro de interpretación con exposición permanente.

129

Humedales y Ramblas de la Región de Murcia  
Advertisement