Page 110

Humedales y ramblas de la Región de Murcia

blas de cuencas margosas son las que se tratan con mayor extensión, puesto que son el tipo de rambla dominante en la Región de Murcia. Se adjuntan, asimismo, fichas descriptivas de aquellas ramblas de las que se dispone de cierto volumen de datos. Éstas recogen información sobre aspectos hidroquímicos y biológicos, sobre actividades e impactos, aspectos culturales e históricos y valores ambientales. 3.2.1. Ramblas de cuencas margosas Constituyen el elemento emblemático de las zonas más áridas del sureste, configurando los típicos paisajes acarcavados o “badlands”. Desde el punto de vista geomorfológico, una de las principales características de las ramblas de cuencas margosas es que discurren típicamente encajonadas entre elevados taludes desprovistos de vegetación, que pueden alcanzar los 10-15 m de altura. Éstos sufren frecuentes derrumbamientos debido a la facilidad con que las margas, material sedimentario fácilmente deleznable, son erosionadas por el agua de escorrentía, especialmente tras lluvias de cierta magnitud. Son, por tanto, cauces de un elevado dinamismo cuya geomorfología está sujeta a continuos cambios, factor que determina asimismo el elevado grado de ramificación (orden jerárquico) de estas redes de drenaje. Dada la naturaleza del sustrato (con predominio de margas miocénicas y del Trias), las aguas que discurren por estas ramblas presentan un elevado contenido en sales, con concentraciones que oscilan entre 1-28 g/l y que pueden alcanzar valores de hasta 280 g/l, en el caso de las ramblas hipersalinas. El grado de salinidad es, precisamente, uno de los principales factores que determinan la composición de las comunidades animales y vegetales de la rambla. La vegetación de los cauces no suele ser muy abundante. Se trata, por lo general, de amplios lechos en los que el agua, fundamentalmente con carácter temporal, circula en una estrecha lámina de escasa profundidad (2-15 cm). El lecho de estos cauces está constituido por abundantes sedimentos cuya granulometría va desde los cantos, en la margen más externa del lecho, hasta las arenas y/o arcillas en el centro del cauce. La presencia de un lecho

112

de margas grises consolidadas es también característico de este tipo de cauces. La vegetación queda limitada a las márgenes más externas del cauce siendo, precisamente la granulometría de los sedimentos, el factor último que determina la abundancia relativa de las diferentes especies vegetales presentes. En aquellos cauces donde predominan los cantos y las gravas es común la presencia de los baladres (Nerium oleander), donde pueden llegar a alcanzar importantes densidades, como en la rambla de Perea (Mula), cuyas aguas presentan una salinidad media de 1,9 g/l. En aquellos cauces donde predominan los sedimentos finos, limos y arcillas, son los tarays (Tamarix canariensis y boveana, entre las especies más comunes) los que constituyen la vegetación dominante. Cuanto más abundantes y profundos son los sedimentos finos, mayor porte alcanzan los tarays, como en la rambla del Moro (Cieza) o la rambla Salada (Alcantarilla), donde llegan a formar pequeños bosquetes en las zonas más anchas del cauce y en los meandros. La presencia y densidad del carrizo (Phragmites australis) depende del grado de salinidad del agua. En aquellas ramblas de salinidad elevada (15-17 g/l), el carrizo, de escaso porte, ocupa una posición marginal con densidades muy bajas. Conforme la salinidad desciende (8-10 g/l), fundamentalmente como consecuencia del aporte de aguas de riego de menor salinidad, el carrizo ocupa una posición central en el cauce, pudiendo llegar a cubrirlo completamente. Otras especies típicas y acompañantes esporádicas de las ya mencionadas son el junco churrero (Scirpus holoschaenus), Juncus maritimus, y las sosas, Sarcocornia fruticosa y Arthrocnemun macrostachium, junto con especies halonitrófilas como Suaeda vera, Salsola genistoides, y varias especies de Limonium. La retama (Retama sphaerocarpa) es también de presencia frecuente en los cauces secos de las ramblas junto con Ditrichia viscosa, Inula crithmoides, Atriplex glauca y Artemisia herba-alba, entre las más abundantes. En el agua, dependiendo del grado de salinidad y de la temporalidad, podemos encontrar distintas especies de macrófitos junto a las complejas comunidades del perifiton, que aparecen formando un tapiz sobre el sustrato del fondo del cauce. Entre las especies de macrófitos más comunes destacan: Ruppia maritima, Zanichelia pe-

Humedales y Ramblas de la Región de Murcia  
Advertisement