Issuu on Google+

E L QUIJOTE-, UNA LECTURA MÁGICA, UNA LECTURA REAL O MARÍA JESÚS ZAMORA CALVO UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID

L a crítica cervantina ha discurrido por cauces p o c o firmes c u a n d o a b o r d a el t e m a de la m a g i a en el Quijote. P r á c t i c a m e n t e se limita a e n u m e r a r supersticiones sin b u s c a r una inter­ pretación que vaya m á s allá de la descripción de h e c h i z o s , e n c a n t a m i e n t o s , a d i v i n a c i o n e s y sortilegios varios. C u a n d o aparece algún elemento relacionado con la filosofía oculta, la d e m o n o l o g í a o la m a g i a natural lo ha atribuido al cruce de m e n t a l i d a d e s que se p r o d u c e en los Siglos de O r o , época en la que lo hermético y lo científico se aunan p a r a a y u d a r al h o m ­ bre en su c o n o c i m i e n t o de la naturaleza (Vickers, 1990; Walker, 1958; Castiglioni, 1987). Por un lado, se intenta explicar el universo a partir de leyes y c o n c e p t o s lógicos, p e r o , por otra parte, adquiere m a y o r importancia el sentido m á g i c o de la existencia. Sobre el tratamiento que hace Cervantes de esta realidad se han ido f o r m u l a n d o diversas teorías. Q u i z á la m á s sencilla es la aportada por Cotarelo Valledor en su libro Cervantes lector ( 1 9 4 3 : 3 4 - 4 3 ) , d o n d e expone que las convicciones religiosas de este escritor le m a n t u ­ vieron alejado de la m a g i a y de sus manifestaciones. Sin e m b a r g o , n o olvida que la creencia católica c o n t e m p l a la existencia tanto de Dios c o m o del diablo; de ahí que C e r v a n t e s p u d i e ­ ra c o n o c e r la goecia y la nigromancia. El p u n t o m á s controvertido de las teorías de C o t a r e l o surge c u a n d o toma las opiniones de los personajes c o m o si fueran del propio autor, de m o d o que c o m e t e el error de b u s c a r el juicio de un escritor en la b o c a de sus criaturas. A m é r i c o Castro ( 1 9 8 0 : 94-104), por su parte, intenta penetrar en la m e n t e de C e r v a n t e s . A u n q u e n o a h o n d a en la influencia que esta c o s m o v i s i ó n ejerce sobre el alcalaíno, t o m a las obras cervantinas c o m o referente del p e n s a m i e n t o del novelista, de ahí que ante la imposi­ bilidad de saber con certeza si d o n Miguel creía o n o en la m a g i a a s e g u r e que: Lo único que al autor le preocupa es obtener efectos que suspendan el ánimo, dando previamente al lector una base cualquiera para que surja en su fantasía la impresión de maravilla. Recordemos que Cervantes ha dicho esto muy claramente en el Quijote, 1, 4 7 : "Hanse de casar las fábulas mentirosas con el entendimiento de los que las leyeren, escribiéndose de suerte que, facilitando los imposibles..., admiren, suspendan, alboro­ cen y entretengan". ¿Por qué, pues, hablar en estos casos de senilidad, de rcaccionarismo, de credulidad vulgarísima en Cervantes? (Castro, 1 9 8 0 : 9 7 ) . El asunto c a m b i a c u a n d o nos referimos a la astrología, y a q u e en varios pasajes Cervantes la t o m a c o m o ciencia. N o d e b e m o s olvidar que tanto R o g e r B a c o n c o m o Pedro d'Ailly o T o m m a s s o C a m p a n e l l a valoran este c o n o c i m i e n t o y creen en él c u a n d o tratan de pronosticar c a m b i o s en la tierra, la llegada de nuevos profetas, pestes, cataclismos, imperios nuevos, etc. Sin e m b a r g o , h e m o s de tener en cuenta q u e , en los Siglos de O r o , dentro de los estudios de m e d i c i n a se incluye obligatoriamente la asignatura de astrología, ya q u e se pien­ sa q u e para curar un cuerpo p r e v i a m e n t e hay que e x a m i n a r los astros. D e ahí que el m é d i c o

EL QUIJOTE EN BUENOS AIRES. María Jesús ZAMORA CALVO. El «Quijote»: una lectura mágica, un...


en su oficio se valga n o solo de su c o n o c i m i e n t o de anatomía o de farmacopea, sino t a m b i é n de i m á g e n e s y plegarias para ensalzar las fuerzas profundas y las virtudes e s c o n d i d a s , esti­ m u l a r los espíritus del enfermo y p r o v o c a r con ello la sanación de los órganos d a ñ a d o s . Según C a s t r o , don Miguel n o cree en las brujas, pero las utiliza t e m á t i c a m e n t e , igual que con otros f e n ó m e n o s c o m o la licantropía. A los sueños "les da una explicación natural, aun­ que [...] piensa que quién sabe si n o hay en ellos materia para la ciencia a d i v i n a t o r i a " (Castro, 1980: 100). En definitiva, cree que el autor del Quijote vive i n m e r s o en su m o m e n ­ to histórico, de ahí que sea t a m b i é n víctima de las limitaciones de su t i e m p o . Por su parte, Francisco Garrote ( 1 9 8 1 : 59-74) considera que C e r v a n t e s sigue el d i c t a m e n de la Iglesia en lo tocante a la magia. El c ó d i g o supersticioso que se percibe en ciertos pasa­ j e s de su obra es una m e r a sucesión de sortilegios causados por el d e m o n i o . Piensa que m u c h o s pasajes irracionales y fantásticos tienen una finalidad irónica y paródica dentro del discurso d o n d e aparecen insertos, a u n q u e en otras ocasiones funcionen c o m o un simple obje­ to de carácter dramático, instructivo, ornamental o lúdico. C o m o consecuencia, p a r a Garrote, este autor c o n d e n a la hechicería, la brujería y la n i g r o m a n c i a d e s d e la ortodoxia católica o d e s d e u n a actitud burlesca (Garrote, 1 9 8 1 : 72). C o n ello el universo m á g i c o q u e r o d e a a Cervantes q u e d a reducido a ser un m e r o elemento decorativo, evocador, didáctico, lírico, dramático o documental. 1

Julio C a r o Baroja ( 1 9 7 4 ; 1983; 1987; 1991; 1993; 1995) opina que esta m e n t a l i d a d ocul­ ta penetra en todos los sectores de la sociedad desde la Edad M e d i a hasta el B a r r o c o . El carácter a m b i g u o de la m a g i a renacentista pone al descubierto la vulnerabilidad de los h o m ­ bres de este tiempo, quienes se sienten atraídos por lo recóndito, misterioso y d e m o n i a c o . Buscan m a n i p u l a r la naturaleza a través del c o n o c i m i e n t o profundo de las leyes de simpatía y antipatía q u e se dan entre los elementos q u e constituyen el universo (Kristeller, 1993). C o n ello se llega a lo que Ficino (1989) d e n o m i n a copula mtmdi, d o n d e la magia se erige c o m o la filosofía m á s sublime de este periodo histórico. El poder que en teoría dispone esta prác­ tica produce un enfrentamiento entre filósofos, m a g o s , inquisidores y brujas que termina con el p r o c e s a m i e n t o de estas últimas y el destierro y la e x c o m u n i ó n de m u c h o s p e n s a d o r e s . Sorprende descubrir los m e c a n i s m o s m e d i a n t e los que la sociedad áurea m a r c a a sus chivos expiatorios, a los que asedia y a los que por razones que van m á s allá de una m o r a l o de una lógica racional da m u e r t e . En la E u r o p a de los Siglos de O r o n o solo tienen pleno d e r e c h o de ciudadanía h o m b r e s c o m o , por ejemplo, Galileo, L e o n a r d o , Miguel Á n g e l o Bellini, sino t a m b i é n individuos c o m o Del Río, G u a c c i o , N o y d e n s o Grillando. Incluso dentro de una m i s m a persona, c o m o G i o r d a n o B r u n o , coexiste el filósofo que e n c a m a el ideal m o d e r n o del c o n o c i m i e n t o , j u n t o al p e n s a d o r que cree poder llevar a cabo este modus vivendi a través de e n c a n t a m i e n t o s . Es probable que don Miguel conociera las obras de estos autores - y de m u c h o s otros d e m o n ó ­ logos y filósofos o c u l t i s t a s - directamente o a través de m i s c e l á n e a s c o m o la de P e d r o M e x í a ( 2 0 0 3 ) , A n t o n i o de T o r q u e m a d a (1982), Juan Huarte de San Juan ( 1 9 8 9 ) , M e l c h o r de Santa C r u z ( 1 9 9 6 ) o Agustín de Rojas Villandrando (1995).

La creencia en la influencia de los astros sobre la vida humana está tan arraigada que. en las Cortes castellanas, los procuradores se creen obligados a pedir al rey que se instituyan cátedras de astrología en sus universidades, con el lin de que los médicos acierten mejoren la cura de sus enfermos (Fernández. 1980).

EL QUIJOTE EN BUENOS AIRES. María Jesús ZAMORA CALVO. El «Quijote»: una lectura mágica, un...


C e r v a n t e s vive en un m o m e n t o en el que la realidad y el e n s u e ñ o se m e z c l a n tal y c o m o queda p l a s m a d o en el Quijote. En la literatura de caballerías " r e y e s , d a m a s , m a g o s , gigan­ tes, m o n s t r u o s , d e s a f u e r o s . . . c o n v i v e n bajo las leyes de la física y las leyes fantásticas de la magia, y todos p e r m a n e c e n en un idéntico nivel de existencia literaria" (Díaz, 2 0 0 3 : 188). Dejan de ser m e r o s m o t i v o s c u a n d o se convierten en obsesión de don Quijote y se m e t e n en su c a b e z a hasta el punto de atreverse a vivir bajo las n o r m a s de los libros q u e tantas veces ha leído. En este sentido, John G. Weiger (1985) enlaza el acto de leer con el de generar imá­ genes literarias. Según Robert Scholes (1982), introducirse en la ficción por m e d i o de la palabra exige un p r o c e s o de decodificación de los s í m b o l o s percibidos. L a ficción surge c u a n d o se distorsiona la realidad o se evoca una situación inexistente o ausente, q u e es lo que le p a s a a don Quijote. Para él el acceso al m u n d o literario de los libros de caballerías requería una participación activa que se pone de manifiesto en la b ú s q u e d a de un orden a tra­ vés de la temporalidad y de la causalidad. D e h e c h o , según H a y d e n White (1987/1989), el referente no es lo que diferencia un dis­ curso real de otro ficticio sino la interpretación que cada lector p u e d e hacer de los signos ofrecidos. De esta m a n e r a don Quijote vive una relación imaginaria bajo unos c o n d i c i o n a n ­ tes reales de existencia, es decir, interpreta los significantes que le r o d e a n utilizando una semiótica que se d e s p r e n d e de las reglas caballerescas. A l o n s o Quijano se pasa h o r a s y h o r a s leyendo libros de este tipo y, a partir de los sucesos é p i c o - m á g i c o s , va d e s c u b r i e n d o unas leyes diferentes a las de su m o m e n t o actual, un t i e m p o de confusión, d e c a d e n c i a y m i e d o , nada interesante para él; a c u d e a estos textos de forma reiterada; participa e m o t i v a m e n t e en la ficción y esta lectura le va nutriendo de una serie de experiencias con las q u e construye en su m e n t e un universo simbólico-semántico b a s a d o en las n o r m a s vigentes en tales textos. El g r a d o de implicación y c o m p r e n s i ó n es cada vez m a y o r y llega incluso a modificar la rela­ ción q u e el personaje m a n t i e n e con la vida externa. P a u l a t i n a m e n t e va r e e m p l a z a n d o su m u n d o tangible p o r otro imaginario que dentro de su c a b e z a tiene c o m p l e t o significado. Según A n t o n i o Gagliardi, Si può cambiare natura interiore in una metamorfosi che lascia intatta l'apparenza este­ riore. L'uomo interiore assume la forma del libro trasformandosi in un suo personag­ gio. Un poco alla volta il fantasma assimila la conformazione personale, maturata nel tempo, e la neutralizza in modo tale che dalla crisalide immaginaria nasce la farfalla del cavaliere errante. Una mattina l'hidalgo si svegliò e si trovò trasformato interior­ mente nel più straordinario cavaliere che libro avesse mai narrato. Miracoli dell'imma­ ginazione. Il mutamento di nome sancisce l'avvenuta trasformazione con un atto bat­ tesimale che cancella il passato (Gagliardi, 2004: 28-29). T a m p o c o d e b e m o s olvidar que en esta literatura caballeresca se repiten idénticas haza­ ñas, lugares, personajes, costumbres, comportamientos, vestimentas, etc. Los actantes se ajus­ tan al dualismo maniqueo de malo o bueno, de agresor o agredido, de pecador o santo. Encarnan determinadas cualidades que serán usadas para ejemplarizar una forma de vida, un desvío en el comportamiento del hombre, un vicio pernicioso, etc. Están predeterminados a fracasar o triun­ far según su función en el relato. Carecen de libertad de decisión y de profundidad psicológica. Son, en definitiva, personajes esquemáticos que se ajustan a la voluntad ilustrativa de cada autor. A l o n s o Quijano los identifica inmediatamente junto con la ley interna que rige sus des­ tinos. D e ahí que él tome la de los caballeros para salvarse del caos, otorgar un significado a

EL QUIJOTE EN BUENOS AIRES. María Jesús ZAMORA CALVO. El «Quijote»: una lectura mágica, un...


su vida, ordenar y dar coherencia al universo. Esta regla es moral, unívoca, basada en una serie de principios c o m o el bien, la virtud, la bondad, la honestidad, la nobleza, etc. A l o n s o Quijano desea una identidad ficticia acorde con el e s q u e m a desarrollado en los libros de caballerías y llevar a su realidad cotidiana ese modus vivendi que recrea y e v o c a en cada libro. La excesiva lectura le p r o d u c e un trastorno que le impulsa a materializar sus e n s o ñ a c i o n e s . Realidad y ficción se a m a l g a m a n con una coherencia que solo su m e n t e ha c r e a d o . D e ahí que decida vivir según estas leyes y parta en b u s c a de su p r o p i o destino. La p r i m e r a salida se p r o d u c e antes de que el encantador trastoque su entorno físico. L a identi­ dad fantástica objetivada en su i m a g i n a c i ó n todavía n o cuenta con S a n c h o p a r a q u e le d e v u e l v a su p r o p i o reflejo. A h o r a lo que hace es captar, analizar y c o m p r e n d e r la realidad desde el p r i s m a metafórico que el g é n e r o de caballerías le ha d a d o (Díaz, 2 0 0 3 : 194). Sale de la casa p o r s e g u n d a v e z p o r q u e , entre otras razones, ya n o e n c u e n t r a su lugar en ella. L a q u e m a de la biblioteca y el tapiado del aposento donde se u b i c a b a le han d e s p r o v i s ­ to de su identidad c o m o hidalgo lector y, en cierto m o d o , le han h e c h o caballero andante (Rodríguez, 2 0 0 3 : 131-132). En esta salida y a se ha p r o d u c i d o el e n c a n t a m i e n t o , de ahí que en lugar de m o l i n o s tenga delante a gigantes. Las apariencias c a m b i a n , p e r o la esencia siem­ pre se m a n t i e n e , p o r ello "tanto c u a n d o ve gigantes y m o l i n o s c o m o c u a n d o ve r e b a ñ o s de ovejas convertidos en ejércitos, él ve p r i m e r o su verdad alegórica y luego a d m i t e que algún encantador ha transformado aquellas verdades en o t r a s " (Rodríguez, 2 0 0 3 : 138). Su decodi­ ficación de la realidad se ajusta a los m o t i v o s que aparecen en los libros de caballerías en un proceso q u e - s e g ú n J. G. Weiger- consta de dos p a s o s : distorsión de la realidad, p r i m e r o , y, s e g u n d o , dotación de un sentido y un orden que p e r m i t a n aprehenderla. El m u n d o se convierte así en una alegoría que es interpretada tal y c o m o lo h a c e el pen­ s a m i e n t o p o é t i c o (Forcione, 1970: 127). A l o n s o Quijano se convierte en caballero andante, por ello t o m a de sus reiteradas lecturas el escenario en el que su fantasía obtiene sentido. Y p a r a que este universo simbólico tenga presencia narrativa se establece en la realidad de la fic­ ción. Cervantes sitúa este m u n d o fraguado de ensueños en la mente de su protagonista; al ser narrado desde allí cobra existencia literaria y todo queda polarizado en figuras positivas o nega­ tivas. El hidalgo aspira y lucha por alcanzar nociones absolutas dentro del neoplatonismo que impregna el pensamiento de esta época (Gandillac, 1987; Kristeller, 1993; Robb, 1935). D o n Quijote da u n sentido m á g i c o a los sucesos que le acontecen. Sin e m b a r g o , todas las aventuras y peripecias que le ocurren reciben u n a explicación acorde con las leyes físicas, m é d i c a s y psicológicas de su t i e m p o . Para Juan Carlos R o d r í g u e z , Cervantes y el texto narran todas estas cuestiones desde una especie de racionalidad objetiva absoluta. Una lógica racionalista que podríamos llamar pre-cartesiana o que hemos llamado aristotelismo no-organicista. Es la primera racionalidad burguesa, es ya otro tipo de literalidad, es como el ojo de Galileo mirando a través del telescopio. Es, en suma, la racionalidad «laica» que ha permitido construir La Celestina, La Lozana, El Lazarillo e incluso El Guzmán (que curiosamente es un texto dual: en la narración se mezclan lo que se cuenta y la moraleja que se puede extraer de lo que se cuenta: el consejo y la conseja) (Rodríguez, 2003: 139). Así, p o r ejemplo, los e n g a ñ o s de los sentidos que según el caballero serían obra de encan­ tadores o demonios son fenómenos c o m u n e s y corrientes, observados bajo el p r i s m a simbólico que domina su mirada. Se superponen castillos sobre ventas, gigantes sobre molinos, guerreros

EL QUIJOTE EN BUENOS AIRES. María Jesús ZAMORA CALVO. El «Quijote»: una lectura mágica, un...


sobre ovejas y es que en esta primera parte del Quijote su protagonista todavía no domina dema­ siado bien el acceso al m u n d o mágico, de ahí que ambas dimensiones se le entrecrucen. P o c o a p o c o nuestro caballero va descubriendo la forma de m o v e r s e p o r este espacio encantado, utilizando c o m o vía de conocimiento el s u e ñ o y la vigilia. Gracias a ellos q u e d a investido con una serie de poderes mágicos que le a y u d a n a vaticinar éxitos, derrotas o peli­ gros eventuales. En los primeros intentos por adentrarse en la d i m e n s i ó n m á s espiritual del m u n d o termina fracasando estrepitosamente. N o sabe captar e interpretar las señales con las que se va c r u z a n d o . D e s c o n o c e c ó m o afinar su intuición, c ó m o operar d e s d e el m u n d o real sobre el espiritual utilizando sus conocimientos m á g i c o s . N o ve el p u n t o de unión hasta q u e la v e n d a de sus ojos va c a y e n d o . 2

E n la s e g u n d a salida se encuentra con personajes que p o t e n c i a n su aprendizaje. Parece que emergieran de las novelas que tantas veces ha leído. P e r t e n e c e n al g é n e r o pastoril, sen­ timental, caballeresco y griego. Por lo que se crea un escenario p r o p i c i o para q u e en él ten­ gan cabida n o solo las n o r m a s racionales de la sociedad renacentista, sino también las m á g i ­ cas, supersticiosas y ocultas de la otra mentalidad que t a m b i é n tiene p l e n a vigencia en esta época. Así don Quijote vence al gigante Pandafilando en s u e ñ o s , es decir, en la z o n a de con­ tacto entre el m u n d o real y el espiritual. Al cortarle o n í r i c a m e n t e la cabeza, derrota a la soberbia y a la lujuria materializadas en la figura de don F e m a n d o . Lo r e d i m e , lo salva, solu­ cionando con ello el p r o b l e m a de Dorotea. Este d e s e o m e s i á n i c o se u n e al furor heroico y a la melancolía, dos estados de á n i m o que identifican al h o m b r e d o t a d o de facultades para tras­ cender la realidad aparente y acceder a lo espiritual (Burton, 1997; Bartra, 1998). D o n Quijote se convierte en un m a g o que p u e d e actuar a través de la e n s o ñ a c i ó n , lugar que está lleno de seres intermedios en los que q u e d a n e n c a r n a d o s distintos impulsos h u m a ­ nos. Estos son idénticos a los que habitan en la imaginación del protagonista cervantino. Nuestro caballero va sorteando obstáculo tras obstáculo y c u a n d o se da cuenta de que ya d o m i n a sus poderes de acceso al m u n d o mágico y que d o r m i t a n d o gana a los vicios nocivos de la h u m a n i d a d , se aparta y, c o m o buen sabio, se dedica a observar y a descansar, mientras que el m u n d o sigue discurriendo. Cervantes va s u m e r g i e n d o al lector en un c ó d i g o m á g i c o que descifrará a lo largo del Quijote. A m e d i d a que el protagonista va a p r e h e n d i e n d o las cla­ ves para d e s e n v o l v e r s e con éxito en la otra esfera, se afianza la c o m p l i c i d a d con el receptor de la obra, quien de la m a n o del hidalgo interpreta las analogías, los s í m b o l o s , las anagnori­ sis, etc., que se va e n c o n t r a n d o por el c a m i n o que s u p o n e la p r o p i a existencia, hasta conver­ tirse en p u e n t e de unión entre el universo real y ese otro universo e n c a n t a d o .

- Para Jcan-Francois Canavaggio los choques con la realidad provocan que don Quijote no se fie de su percepción y evite poner a prueba sus creencias ante el temor de que el resultado lo deje en evidencia. Por ello tras romper la primera celada no experimenta con la segunda, no imita a Roldan sino a Amadís, dibuja a Dulcinea tal y como la desea y no bajo las evidencias de la realidad, etc. Con ello da lugar a lo que Canavaggio llama "locura paradójica" (Canavaggio, 1958: 94).

EL QUIJOTE EN BUENOS AIRES. María Jesús ZAMORA CALVO. El «Quijote»: una lectura mágica, un...


Bibliografía Bartra, Roger, 1998, El siglo de oro de la melancolía. Textos españoles y novohispanos sobre las enfermedades del alma, México DF, Universidad Iberoamericana. Burton, Robert, 1997, Anatomía de la melancolía, trad. Julián Mateo Ballorca, Madrid, Asociación Española de Neuropsiquiatría, III t. Canavaggio, Jean-Franfois, 1958, "Alonso López Pinciano y la estética literaria de Cervantes en el Quijote", Anales Cervantinos, Madrid, VII, 13-107. Caro Baroja, Julio, 1974, De la superstición al ateísmo. (Meditaciones antropológicas), Madrid, Taurus. —, 1983, El señor inquisidor y otras vidas por oficio, Madrid, Alianza. —, 1987, Magia y brujería. (Variaciones sobre el mismo tema), San Sebastián, Txertoa. —, 1991, Vidas mágicas e Inquisición, Madrid, Istmo. —, 1993, Jardín de las flores raras, Barcelona, Círculo de Lectores. —, 1995, Las brujas y su mundo, Madrid, Alianza. Castiglioni, Arturo, 1993, Encantamiento y magia, trad. Guillermo Pérez Enciso, México, Fondo de Cultura Económica Castro, Américo, 1980, El pensamiento

de Cervantes, Barcelona, Noguer.

Cotarelo Valledor, Armando, 1943, Cervantes lector, Madrid. Díaz Martín, José Enrique, 2003, Cervantes y la magia en El Quijote de 1605, Málaga, Universidad de Málaga. Fernández Álvarez, Manuel, 1980, La sociedad española del Renacimiento,

Madrid, Cátedra.

Ficino, Marsilio, De amore. Comentario a «El Banquete» de Platón, trad. Rocío de Villa Ardura, Madrid, Tecnos. Forcione, Alban K., 1970, Cervantes, Aristotle and the Persiles, Princeton, Princeton University Press. Gagliardi, Antonio, 2004, Cervantes e l'Umanesimo,

Torino, Tirrenia Stampatori.

Gandillac, Maurice de, 1987, La filosofía en el Renacimiento, Madrid, Siglo XXI. Garrote Pérez, Francisco, 1981, "Universo supersticioso cervantino: su materialización y función poé­ tica", en Manuel Criado de Val (dir.), Cervantes. Su obra y su mundo. Actas del I Congreso Internacional sobre Cervantes, Madrid, EDI-6, 59-74. Huarte de San Juan, Juan, 1989, Examen de ingenios para las ciencias, ed. Guillermo Seres, Madrid, Cátedra. o

Kristeller, Paul O., 1993, El pensamiento renacentista y sus fuentes, Madrid, Fondo de Cultura Económica.

trad. Federico Patán López,

Mexía, Pedro, 2003, Silva de varia lección, ed. Isaías Lerner, Madrid, Castalia. Robb, Nesca Adeline, 1935, Neoplatonism

of the Italian Renaissance, London, G. Alien & Unwin.

Rodríguez, Juan Carlos, 2003, El escritor que compró su propio libro. Para leer el Quijote, Barcelona, Random Ffouse Mondadori/Debate. Santa Cruz, Melchor de, 1996, Floresta española, ed. Maximiliano Cabanas, Madrid, Cátedra. Scholes, Robert, 1982, Semiotics and interpretation, Newhavcn/London, University of Yales. Torquemada, Antonio de, 1982, Jardín de flores curiosas, ed. Giovanni Allegra, Madrid, Castalia. Vickers, Brian (coomp.), 1990, Mentalidades ocultas y científicas en el Renacimiento, Rubio, Madrid, Alianza. Walker, Daniel Pickering, 1958, Spiritual anddemonic Warburg Institute.

trad. Jorge Vigil

magiefrom Ficino to Campanella, London, The

Weiger, John G, 1985, The substance of Cervantes, Cambridge, University of Cambridge. White, Hayden, 1987/1989, The contení of the form, Baltimore/London, University of Johns Hopkins

EL QUIJOTE EN BUENOS AIRES. María Jesús ZAMORA CALVO. El «Quijote»: una lectura mágica, un...


El quijote una lectura magica una lectura real