Issuu on Google+

Historia de la ciencia por José Ramón Bertomeu Sánchez

José Ramón Bertomeu Sánchez es investigador del Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero, de la Universidad de Valencia y el CSIC.

La verdad sobre el caso Lafarge l día 8 de septiembre de 1840 una gran multitud se dirigió al cementerio de Beyssac, una pequeña localidad situada en el centro de Francia. Seguían los pasos de un grupo de médicos que, junto con el juez de paz, se encaminaban hacia la tumba de Charles Lafarge, fallecido algunos meses antes en misteriosas circunstancias. Los doctores tomaron un gran número de muestras del cadáver y se trasladaron a Tulle, donde se encontraba el tribunal que juzgaba a Madame Lafarge, acusada de haber envenenado a su marido. En un improvisado laboratorio, junto al Palacio de Justicia, comenzaron sus ensayos analíticos, que fueron seguidos por un público numeroso desde las colinas circundantes. Dentro de la sala, el olor a cadáver era insoportable, pero nadie quería perderse ni un solo detalle de las declaraciones de Clémentine Servat, la sirvienta de Madame Lafarge, que informó sobre varias compras de arsénico, supuestamente destinado a servir de veneno para ratas. También se le preguntó por los pasteles que la acusada había elaborado para su marido pocas semanas antes de su muerte. Mientras tanto, los peritos continuaban analizando los restos del cadáver. Las muestras fueron tratadas con varios reactivos que produjeron precipitados de diversos colores. Posteriormente, otra se introdujo en un recipiente de vidrio, junto con una pequeña porción de cinc y ácido sulfúrico. Se aplicaba así un nuevo método de análisis diseñado en fecha reciente por el químico británico James Marsh, colaborador de Michel Faraday en la Real Institución de Londres. Al día siguiente, se dio lectura a las conclusiones de los análisis: ni los precipitados formados mediante reactivos ni el todavía más sensible ensayo de Marsh habían

E

46 INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, agosto 2012

permitido obtener indicios de la presencia de arsénico en los restos exhumados de Charles Lafarge. El silencio de la sala se rompió con los gritos de euforia del público que celebraba lo que parecía ser bWZ[Ðd_j_lW[ned[hWY_ŒdZ[bWWYkiWZW$ Su letrado no pudo contener las lágrimas. Incertidumbre Todo había comenzado a principios de 1840, cuando Charles Lafarge se sintió indispuesto, después de un viaje a París donde había consumido unos pasteles elaborados por su mujer. Al regresar a su casa, en la antigua abadía de Glandier, cerca de Beyssac, su situación no hizo más que agravarse, con vómitos cada vez más violentos y fuertes dolores de estómago. La muerte se produjo el 14 de enero de 1840 y las sospechas recayeron sobre su joven esposa. Un grupo de médicos y far-

Exhumación del cadáver de Lafarge.

macéuticos de la zona fueron reunidos por el juez. Tras practicar la autopsia y realipWhlWh_eiWd|b_i_igk‡c_Yei"WÐhcWhed que Lafarge había sucumbido a los efectos del arsénico. Sin embargo, sus conclusiones fueron invalidadas por un desafortunado accidente: un tubo de ensayo se rompió mientras realizaban las pruebas periciales y no pudieron obtener el arsénico en estado metálico, tal y como requerían los protocolos analíticos de la época. Nuevos expertos procedentes de Limoges, la capital del departamento, volvieron a analizar los restos de Lafarge en septiembre de 1840, ahora ya mediante métodos más modernos (como el mencionado ensayo ideado por Marsh), pero no obtuvieron ningún indicio de la presencia de arsénico. Ante resultados tan contradictorios, el juez ordenó la tercera prueba pericial, que se ha descrito al principio de este artículo. Como se ha visto, fue necesario exhumar el cadáver de Lafarge porque las muestras disponibles se habían consumido en los dos primeros análisis. Las señales de júbilo de los partidarios de la inocencia de Madame Lafarge resultan comprensibles, pero su euforia se vio menguada por las declaraciones de uno de los peritos, un médico local que había atendido a la víctima en sus últimos días y colaboraZe[dbeifh_c[hei[diWoei$7Ðhmó que como médico tenía una opinión diferente de lo que había visto como químico porque, aunque no había detectado arsénico mediante los reactivos, los síntomas que había observado seguían recordándole los habituales de una intoxicación arsenical. Además, también creía haber percibido el característico olor a ajo que producía el arsénico cuando era reducido y volatilizado. El abogado de la defensa trató de restar _cfehjWdY_WW[ijWiWÐhcWY_ed[i

LES FASTES CRIMINELS DE 1840. BUREAUX DE L’AUDIENCE, PARÍS, 1841

Venenos y pruebas periciales en los tribunales de justicia alrededor de 1840


y solicitó que se sobreseyera el asunto sin más dilación. Sin embargo, en medio de kdW]hWdW]_jWY_Œd[dbWiWbW"[bÐiYWbeXtuvo autorización para realizar de una nueva prueba pericial. Autoridad El nuevo análisis fue encargado a un equipo de expertos encabezado por el decano de la Facultad de Medicina de París: Maj[kEhÐbW_Hej][h'-.-#'.+)$DWY_Ze[d Mahón y formado en Valencia y BarcelodW"EhÐbW^WX‡WZ[iWhhebbWZekdWXh_bbWdte carrera en Francia hasta convertirse en [bc|i_dÑko[dj[jen_YŒbe]eZ[bWƒfeYW$ Su autoridad en los tribunales era enorme; no era la primera vez que se le convoYWXWfWhWYedÐhcWhe_dlWb_ZWh_d\ehc[i h[Wb_pWZeifehejheif[h_jei$EhÐbWbb[]Œ WJkbb[[b')i[fj_[cXh[Z['.*&olebl_ŒW emplear el ensayo de Marsh para analizar las pocas muestras del cuerpo de Lafarge que quedaban disponibles. Se hizo un silencio sepulcral en la sala cuando leyó su _d\ehc[f[h_Y_WboWÐhcŒ^WX[h[dYedjhWdo arsénico en los restos de Charles Lafarge. También proporcionó una explicación plausible para los diferentes resultados obtenidos en los análisis anteriores. En un movimiento desesperado, el abogado de Madame Lafarge trató de contactar a <hWd‚e_i#L_dY[djHWifW_b'-/*#'.-."[b famoso activista republicano que había Z[iWÐWZebeicƒjeZeijen_YebŒ]_YeiZ[ EhÐbW[d`k_Y_eiWdj[h_eh[i$F[he"YkWdZe Raspail llegó a Tulle, el juicio estaba cerrado y visto para sentencia: Madame Lafarge fue finalmente condenada a cadena perpetua. Durante los siguientes meses, un fuerte debate dividió a la comunidad médica francesa. Pronto se extendió a otros contextos académicos y a la sociedad en su conjunto. Acabó participando de las tensiones políticas que dividían a republicanos y monárquicos de la época. Un gran número de curiosos abarrotó el gran salón de conferencias de la Facultad de Medicina de París para seguir las lecciod[iZ[EhÐbW$BWYedjhel[hi_Wbb[]ŒWik punto culminante en la primera mitad de 1841, cuando se celebraron varias sesiones dedicadas a esta cuestión en la Academia de Ciencias y en la Academia de Medicina de París. Las revistas médicas oY_[dj‡ÐYWi"ojWcX_ƒdbWfh[diWZ_Wh_W y las publicaciones jurídicas, dedicaron muchas páginas al drama de Lafarge. También se escribieron y representaron obras teatrales inspiradas en estos acontecimientos. Marie Lafarge llegó incluso

a publicar una autobiografía que pronto alcanzó una gran popularidad. Pasó el resto de su vida en prisión hasta que Luis Napoleón decidió indultarla en junio de '.+($7f[dWifkZeZ_i\hkjWhZ[ikb_X[htad porque, gravemente enferma, murió meses después. Controversia Gran parte del debate del caso Lafarge gihŒ[djehdeWbWÐWX_b_ZWZZ[b[diWoe_d# jheZkY_ZefehCWhi^[d'.),fWhWbWZ[tección de cantidades muy pequeñas de arsénico. Nadie dudaba de su extraordinaria sensibilidad, pero esta cualidad exigía gran pericia por parte de los analistas y un cuidado extremo para evitar contaminaY_ed[iYedYWdj_ZWZ[i_dÐd_j[i_cWb[iZ[ arsénico procedentes de reactivos y recipientes. También obligaba a la aplicación de procedimientos más estrictos en las cadenas de custodia de las muestras. Por [bbe"YkWdZeEhÐbWfh[i[djŒik_d\ehc[ ante el jurado del caso Lafarge, dedicó bastante tiempo a demostrar que el arsénico detectado no procedía «ni de los reactivos químicos empleados» ni de «la tierra del cementerio», ni tampoco de la «porción de arsénico que existe de forma natural en el cuerpo humano». Pero esas cautelas no convencían a sus críticos, en especial a Raspail. Excelente e imaginativo orador, señaló todas las posibles fuentes de error en los informes f[h_Y_Wb[iZ[EhÐbW$I_i[^WX‡W[dYedjhWdo arsénico en un cadáver inhumado, ¿no sería posible que fuerzas desconocidas del interior de la Tierra fueran capaces de transportar el veneno desde un lugar remoto hasta el interior del cadáver? Si se presentaban experimentos realizados en los laboratorios de la Facultad de Medicina de París, ¿quién podía asegurar que estas experiencias in vitro ofrecían pruebas concluyentes sobre los complejos fenómenos que se dan en el interior de los seres vivos? Si se obtenían manchas de aspecto arsenical o disoluciones y precipitados coloreados característicos, ¿podía descartarse la existencia de sustancias desconocidas que ofrecieran los mismos resultados frente a los reactivos? Según Raspail, bastaba comprobar las dkc[heiWiceZ_ÐYWY_ed[iZ[bWiikY[i_vas ediciones del manual de toxicología Z[EhÐbWfWhWZ[iYWhjWhikicƒjeZeiZ[ análisis, que eran abandonados conforme aparecían otros nuevos, más seguros y sensibles. Siguiendo este razonamiento, Raspail se preguntó durante un juicio si sería posible devolver la cabeza a los hom-

bros de los ajusticiados cuya culpabilidad hubiera sido falsamente demostrada mediante técnicas que, con los avances de la química, llegarían pronto a considerarse erróneas. EhÐbWdefeZ‡Wjeb[hWh[ieiWh]kc[dtos escépticos, que socavaban su autoridad mediante imaginarios descubrimientos del futuro: «Incluso esperando estos descubrimientos», respondió, «siempre declararé que una materia es ácido arsenioso, sublimado corrosivo, opio, una sal Z[cehÐdWeZ[XhkY_dW"e_dYbkieiWd]h[" cuando presente las propiedades que actualmenteiedh[YedeY_ZWiYeceikÐY_[dtes para caracterizarla». ;bZ[XWj[[djh[EhÐbWoHWifW_bYk[itiona las imágenes idealizadas de las relaciones entre ciencia y justicia, sobre todo cuando son entendidas en términos de progreso y modernidad. A pesar de lo gk[i[WÐhcW[deXhWiZ[Z_lkb]WY_Œdo en populares series televisivas, la sustituY_ŒdZ[bW_d\ehcWY_Œdj[ij_ÐYWbf[hiedWb" subjetiva y generalmente interesada) por complejas pruebas periciales (supuestamente objetivas, imparciales y concluyentes) no elimina las incertidumbres de la investigación judicial. Procesos como el de Lafarge han dejado una gran cantidad de documentos para estudiar cuestiones como la admisibilidad de nuevas técnicas periciales, la circulación de conocimientos, prácticas y objetos entre academias, laboratorios y tribunales, las relaciones entre pruebas judiciales y pruebas cientíÐYWi"bWiYedjhel[hi_Wi[djh[[nf[hjeio los efectos de estas disputas en la credibilidad de las ciencias forenses. La conÑk[dY_WZ[jeZei[ijeiWif[Yjei[nfb_YW que el debate sobre la culpabilidad de Marie Lafarge haya sobrevivido hasta nuestros días. Es probable que nunca se sepa toda la verdad sobre el caso Lafarge pero, por esta misma razón, sus protagod_ijWii[]k_h|dWokZWdZeWh[Ñ[n_edWh sobre las complejas relaciones entre la ciencia y la ley.

PA R A S A B E R M Á S

"DĀå ¹† ®D´ D´m ¨DĀå ¹† ´Dïùàyi  ›Ÿåï¹àĂ ¹† å`Ÿy´ïŸŠ` expert testimony. T. Golan. Harvard University Press, Cambridge, 2004. ›y®ŸåïàĂj ®ymŸ`Ÿ´yj D´m `àŸ®yi $Dïyù Î Î 'àŠ¨D ÊÀé~éž À~‹ñËD´m›ŸåyåÎ Dirigido por J. R. Bertomeu y A. Nieto. Science History Publications, Sagamore Beach, 2006. $Dïyù'àŠ¨Di ùï¹UŸ¹‘àDŠDŸ`¹ààyåȹ´m}´`ŸDÎ Dirigido por J. R. Bertomeu y J. M. Vidal. IME, Mahón, 2011. Forensic medicine in western society: A history. K. Watson. Routledge, Londres, 2011.

Agosto 2012, InvestigacionyCiencia.es 47


La verdad sobre el caso Lafarge_agosto 2012