Issuu on Google+

ARGENTINOS EN ESPAÑA

ENTREVISTA A LEONARDO SBARAGLIA JOAQUÍN SABINA ES GARDEL

Año 7 · Nº 36 · mayo / junio 2010


Premio Bacchus de Oro 2010 por la Uni贸n Espa帽ola de Catadores

Tel: 912610073 www.benettipecoraro.com benetti@benettipecoraro.com


E D I TO R I A L // 3

Portada: Milonguera

ARGENTINOS EN ESPAÑA

AÑO 7 · Nº 35· MAYO-JUNIO 2010

Edita: ARGESPAÑA DE IMAGEN Y COMUNICACIÓN S. L. Calle Oña, 151, 2º 3 28050 Madrid Direccción y producción: NORBERTO NAVARRO norberto@argentinos.es Redactora jefa: BETIANA BAGLIETTO betiana@argentinos.es Colaboran en este número: FERNANDO BARBERO LYLIANA COLOTTO SERGIO GONZÁLEZ BUENO CARLOS OCHOA BLANCO ALEJANDRA TALLARICO Fotografías: FACUNDO PERCHESKY Publicidad: NORBERTO NAVARRO 630 95 46 65 Diseño Grafico: APB Impresión C. G. A. Depósito Legal: M-25327-2004

ESPAÑOLES POR EL MUNDO La televisión se ha plagado de programas que persiguen a los españoles repartidos por todo el mapa. Primero Telemadrid, luego Cuatro y ahora TVE, además de otras cadenas autonómicas, nos han regalado reconfortantes paseos por Buenos Aires, la Patagonia o Mendoza. Todos ellos nos permiten por un rato vivir la vida de quienes hicieron el viaje inverso al nuestro y tan felices y contentos están con la aventura emprendida. Incluso muchos exponen como argumentos de su decisión –la de haberse marchado- los mismos que nosotros usamos para explicar la nuestra. Quizás un grupo que se ha cre a d o en Facebook explique mejor que nadie este misterio de los destinos interc a m b i a d o s : Cuando veo ‘Españoles por el mundo’ me pregunto qué cojones hago yo aquí”. Lo mismo podrían decir miles de argentinos que siguen en casa. Cuestión de perspectivas. Aunque si algo queda claro es que nada hay más enriquecedor que viajar, o lo que es lo mismo, “volar”.  Fe de erro res: En el número de marzo/abril, en el artículo ‘Vaivenes’ de Indiana Forti, la primera fotografía no se correspondía con el texto. Pedimos disculpas a su autora, que durante tantos n ú m e ros ha enriquecido nuestras páginas con sus imágenes y palabras. Y la noticia “No cabemos todos” se le atribuyó a Eduardo Fidanza, cuando su autora era Betiana Baglietto. Pedimos disculpas también a los lectore s .

www.argentinos.es el portal de los argentinos en españa


4 / / E N T R E V I S TA

LEONARDO SBARAGLIA

“Hay gente que vende hasta los ovarios de la madre para mantener su status” El actor argentino regresó a Madrid, donde vivió durante ocho años, para presentar dos películas, ‘El corredor nocturno’ y ‘Las viudas de los jueves’, y habló con Argentinos.es de las decadentes realidades que se viven a una y otra orilla BETIANA BAGLIETTO Ha perdido todo el acento acumulado en sus ocho años de exilio español, pero no la sensación y las ganas de seguir ligado a esta tierra a la que ahora re gresa para presentar sus dos últimos trabajos. Estrenada ya ‘El Corredor Nocturno’, a Leonardo Sbaraglia le toca hablar de ‘Las viudas de los jueves’, la película del argentino Marcelo Piñeyro (‘Plata Quemada’ o ‘Cenizas del paraíso’) estrenada el pasado mes de marzo en la cartelera española después de una gran acogida en Argentina. Basada en el libro de Claudia Piñeiro que ganó el premio Clarín de Novela, la historia retrata la vida y la muerte, dentro de los muros de un barrio cerrado, de un grupo de amigos, nuevos ricos en decadencia surgidos en la década menemista. Sbaraglia comparte cartel con Pablo Echarri, Juan

Diego Botto y Ernesto Alterio, y los cuatro, más el re ali z ado r, viven una jornada maratónica para recibir a la prensa repartidos en tres salas del madrileño Hotel Meliá de la Plaza Santa Ana. Con el pelo largo recogido en un rodete, pantalón gris y ajustado sweater blanco, Leo sale de una ellas entre en trevista y entrevista y pide con una sonrisa que le acerquen una infusión de poleo menta, señal indiscutible de que su residencia en Madrid le ha dejado huella. Cuando descubre que su interlocutora es argentina, se in teresa por los años que lleva aquí y lanza “los mismos que yo”. Lo acusamos entonces de haber desertado, pero no lo acepta. “Yo voy y vengo, lo mío por suerte no es definitorio”, asegura, contento de tener la posibilidad de aferrarse a dos mundos y reali da d e s


E N T R E V I S TA // 5

“Menem fue un presidente que hizo mucho daño a la Argentina en todos sus aspectos, dejando la escenografía de un país majestuosa, que la tocabas con un alfiler y se caía a pedazos”

El actor argentino encarna al único personaje con algo de humanidad dentro del filme de Piñeyro.

que le abren sus puertas por igual (prepara ya el rod aje de otra producción hispano argentina, ‘No re torno’, de Miguel Cohan junto a Federico Luppi), y él agradece esa generosidad antes de meterse de lleno en su personaje, el único que se salva de la hipocresía y vacuidad que caracteriza a los habitantes de este country. ¿Cómo es Ronnie? Ronie es una perlita de personaje, realmente pre ci os o , po rque está lleno de humanidad, de humor, de esa liviandad que tampoco lo saca de su consistencia, de su sensibilidad, cuenta todo eso a través de ese desapego que parece que tuviera. ¿Se puede decir que es el menos cínico y más m a rginal de los amigos? Es el menos cínico, el más humano, el único que no ha

perdido la humanidad en sus relaciones, cierto contacto además con el mundo real. Creo que es el personaje que usa Piñeyro no sólo para dar esos toques de hu m o r, certeza y verdad a la película, sino que parec e estar todo el tiempo contrastando, y empatizando de alguna manera con el espectador. Con el resto es muy difícil identificarse… Sí, aunque desgraciadamente mucha gente creo que podría empatizar, pero es más fácil hacerlo con Ronie que con el resto. Los demás son todos tiburones, instrumentos terribles de este sistema, que han ido perdiendo su humanidad, su verdad, sus afectos. A la autora del libro le interesaba retratar sobre todo el tiempo en el que transcurre su historia, al que calificó como “década infame”…


6 / / E N T R E V I S TA

Juan Diego Botto, Ernesto Alterio y Pablo Echarri completan el elenco masculino.

Sbaraglia es Ronie en ʻLas viudas de los juevesʼ, el principal protagonista de un grupo de amigos que vive en un country.

El tiempo en el que transcurre, el fin de la década en la que gobernó Menem es muy claro para los argentinos y quizás más difícil de explicar aquí en España, como decir lo que se gestó en los ocho años de Aznar. Son países muy diferentes, pero Menem fue un pre si de n te que hizo mucho daño a la Argentina en todos sus aspectos, a nivel económico, a nivel moral, a nivel modelo, un tipo de modelo de identidad cultural que él p ropició durante todos esos años dejando la escenografía de un país majestuosa, que la tocabas con un alfiler y se caía a pedazos. De hecho, las consecuencias de eso las vivimos todos en el 2001. ¿Qué queda hoy de eso? Queda mucha gente del sistema político. Menem podría ser perfectamente el estandarte de esta nueva oposición, con valores muy parecidos, como Macri, gente propiciadora de un neoliberalismo atroz, basado en los emprendimientos privados, que usan al país como una empresa y no como un proyecto que con-

temple y trate de colaborar con un equilibrio social mucho más pro fu n do . Menem hace más de diez años que no gobierna, pero los barrios cerrados siguen pro l i f e r a ndo en Buenos Aire s … Yo, la verdad, no tengo nada contra los barrios privados, nunca viví en ellos ni creo que lo haga. Hay como una especie de sensación de querer encontrar un paraíso, un lugar de acercamiento a la naturaleza, donde puedas tener esos lujos de propia piscina, cancha de tenis. Eso no me parece necesariamente mal, al contrario, me parece fantástico. El “En España nos hemos encontra- tema es que es irreal la Argentina que do con el desplo- en vivimos. Eso se me de un sisteconstruye alred e do r ma, de una espe- de villas, de marginación. Mi experiencia culación que se s iem pre ha sido, sin estuvo defenq u erer vanagloriarme diendo tantos de ello, de vivir en años, que jugó l ug ares donde las clases sociales están con la gente” más mezcladas. Me p a rece que es donde a mí más me ha gustado vivir. P e ro aún sin tener nada de malo vivir en un country o en un súper barrio de la Capital Federal, uno nunca tiene que dejar de tener presente el mundo en el que vive. A mí me impresiona tanta gente en Argentina que habla de la inseguridad en los medios, “cómo puede ser que en Miami… y que aquí en Argentina no se pueda caminar por la calle”. Se puede caminar por la calle, con cuidado, como en México, Brasil, como en cualquier país que tiene mucha gente pobre. Yo cre o


www.francoargentine.com

Depósito y sede central en Francia S.A. LA FRANCO-ARGENTINE 4, Place des Prélêts 02120 Sains Richaumont Tel: +33 323 673 446 Direct: +33 364 178 001 Fax: +33 323 041 829 Cell: +34 610 274 083 mail: gcruz@francoargentine.com Atención al público en París Café “El Sur” 35, Blvd. Saint Germaine

Oficinas y atención al mayorista Madrid: C/ Conde Duque, 17 Tel: 91 540 02 57 Fax: 91 559 26 32 madrid@francoargentine.com Barcelona: Carrer de Rios Rosas, 30 08940 Cornellá de Llobregat Telf 93 458 5510 Fax: 902 010 229 barcelona@francoargentine.com

Atención al público en Madrid C/ Conde Duque, 28 - 28015 Madrid Tel. Fax: 91 559 74 55 latrastienda@francoargentine.com Atención al público en Galicia Pasadizo de Pernas, 5 La Coruña Tel: 981 906 120 maxi.cruz@francoargentine.com


8 / / E N T R E V I S TA

que lo que tenemos que aprender es a compartir las Más cambiada en el sentido que creo que nos hemos riquezas. O sea, no a quedárnosla para nosotros encontrado con el desplome de un sistema, de una solos. Todas las luchas que hemos tenido en Argentina especulación que se estuvo defendiendo tantos años, en los últimos años han tenido que ver con eso, con que jugó con la gente, y que por esa ingenuidad ha un grupo de gente que no quiere compartir su riqueza. quedado prendida en eso. Yo, como venía de ArgentiCon otro tipo de modelo que ni siquiera es político, en na, nunca me he metido en un crédito, por suerte, mi caso, uno se puede solidarizar con ese modelo con aunque seguramente también he perdido mucho, pero medidas concretas que tienen que ver con decir, por no tan gravemente como gente que estaba circ u n sejemplo, quitémosle a los más ricos en vez del 30 el cripta a esta sola realidad. Lo noto sobre todo en la 40 por ciento. Yo como actor he ganado bastante angustia de la gente, cuando un país está en crisis es d i n e ro durante toda mi vida, no soy millonario ni difícil salir de ese encierro mental. mucho menos, pero toda mi vida he tenido que pagar ¿Cómo vivís la dualidad Arg e n tin a -E spa ñ a ? sobre mis ingresos más del 35 por ciento. Eso no me Yo tengo ese privilegio, porque tengo la posibilidad de ha hecho pobre, he seguido viviendo muy bien. Y eso ver con mucha más perspectiva todo. Voy y vengo es parte de lo que uno tiene que hacer, es casi una todo el tiempo y tengo a Argentina y España como si responsabilidad, no si uno sabe que el dinero se lo van fueran dos territorios de trabajo que están unidos. a roba r, pero si la idea es que ese dinero vaya destinaTengo la posibilidad de ir moviéndome con bastante do a la gente que menos tiene, y esa puede ser la concomodidad, si bien se me cayeron algunos trabajos tribución que uno hace, compartir, me parece muy acá en los últimos años, justamente gracias a la posiimportante. bilidad de tener también trabajo en Argentina, pude Los protagonistas, en cambio, son capaces continuar con mi productividad allí. hasta de pactar con la muerte con tal de no Y el tema del idioma, los acentos, ¿cómo lo p e rder lo que tienen… llevás?, ¿tenés una especie de Pactar con la muerte para seguir chip? haciendo negocio, porque en re a l iHay un chip que tiene que ver con dad nadie dice que uno no vive de la acumulación, con experiencias este sistema, todos lo hacemos, es vívidas y vividas. Como una especie el que nos toca, el del merc a do, de bilingüismo, aunque no sea donde las cosas funcionan si proespecíficamente que vengo y hablo ducen ganancias. El tema es cómo español porque eso es imposible, uno además puede justamente p ero sí tengo una manera de acerluchar por compartir esas ganancarme más al español cuando cias y no escatimar por no perde r vengo acá, pero si ahora tuviera Ronie es el único sobreviviente de la tragedia colectiva que envuelve a su grupo de amigos. pequeños privilegios, en vez de 10 que hacer un personaje de español voy a ganar 9 entonces voy a p ronto tendría que ponerme a tiro echar a 150 personas para seguir ganando 10. Es un otra vez. Volver a ejercitar el asunto. poco parte del concepto de la gente de la que se ¿Qué diferencias notas entre el cine español y habla en la película, que tiene esa moral, la moral de, el arg e n t i n o ? para mantener sus privilegios, vender hasta los ovarios Yo la diferencia que puedo notar en líneas generales, de la madre, hasta su propia muerte. por una cuestión de presupuesto, es que el argentino ¿Pactarías con la muerte por algo? está más acostumbrado a ir consiguiendo los pro y e c(Se ríe) No, lejos de mí. Mis problemas son otros. Qué tos desde la génesis, con el actor, el dire c t o r, con te puedo yo contar. todos en equipo preparándolo más desde el comienDa la sensación que Ronie se salva de algo zo, se reparte más la pelota. Acá en España, el dire cmás que de esa muerte colectiva, ¿no? tor es el que lleva más la batuta, No es mejor ni peor, Se enfrenta con una realidad terrible, con la contunallá los guiones son más movibles, orgánicos en lo dencia de un sistema, que primero lo deja afuera, que que va ocurriendo, acá están más estudiados, tienen él logra de alguna manera distenderse, como una libemás control de calidad y es más difícil mover esa ración por no tener que estar en la tensión de tener la estructura. presa agarrada, todos los otros están encerrados en ¿Qué queda de ese adolescente que empezó esa tensión Y al final del asunto yo creo que Ronie y su en la serie televisiva ‘Clave de Sol’ allá por familia comprenden que eso no puede seguir así, que finales de los 80? ¿Qué ves en el espejo? hay algo que los está llevando a un lugar equivocado. Queda mucho todavía, de esa búsqueda, de esas Te he escuchado decir que has encontrado ganas de hacer lo mejor, de seguir investigando. En cambiada a España en este re g reso. ¿En qué ese sentido no creo que haya habido un corte, sino sentido? una evolución. 


Productos argentinos de Máxima Calidad

La Salamandra Dulce de leche

Alberto Luis Hughes Importación - Exportación Importador / distribuidor para España y Unión Europea

Pan de Miga SABORES DEL PLATA

MEDIALUNAS

San Humberto · Bianchi Rutini · Navarro Correas Otros productos:

SABORES DEL PLATA Dulce de leche · PANQUECO CREPS Panqueques y masa lasagna

CONDIMENTOS SABORES DEL PLATA Ají Molido y Chimichurri HARINA BLANCAFLOR · VINO VALENTÍN LACRADO DE BODEGAS BIANCHI

Alberto Luis Hughes ·

Importación - Exportación

Islas Pitiusas 72 28230 Las Rozas Madrid Tel/Fax: 34 91 631 40 06 Móvil: 607 70 37 32 Pedidos: 900 50 60 02 www.alhughes.net E-mail: alhughes@arrakis.es


1 0 / / C R Í T I C A DE CINE

INVICTUS

Un ángel negro asume la presidencia en Sudáfrica LYLIAN A C OL O T TO l y li anac @gm ail .c om “Y lo que la hace más increíble (a la película) es que realmente sucedió” dice el actor Matt Damon, quien da vida al capitán del equipo de rugby de Sudáfrica Springboks. Yo agregaría, que la hace más emotiva aún. El actor Morgan Freeman como Mandela está soberbio; transmite el alma del presidente Nelson Mandela (Madiba para sus allegados): serenidad, amor al ser humano, humildad, desprendimiento, inocencia, y unos ojos que reflejan el cansancio de muchos, muchísimos años de cárcel; adversidad aniquiladora de cualquier ser humano y que, como afirman los psicólogos, no nos hace más fuertes como personas, pero en él han dejado la huella de la sabiduría.

Morgan Freeman está soberbio en el papel de Nelson Mandela.

El actor maneja todos estos ingredientes con la soltura de un veterano prodigioso, y se mete en la piel del presidente sudafricano como si de un doble se tratara. Al Mandela de verdad, sus años de cárcel, apartado de todos y de todo, no lograron vencerlo, hundirlo en la desesperación, tampoco lo hicieron más fuerte, porque en la misma celda buscó su tabla de salvación en las palabras de un poema que lee una y otra vez, “agradezco a los dioses si existen por mi alma invicta”, y como queriendo convencerse de que su fuerza interior lograría mantenerlo vivo, que la libertad estaba den tro de sí mismo, repite cual letanía ”soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma”. No serían los


1 2 / / C R Í T I C A DE CINE

estado, va más allá de un m e ro partido político y de rugby; de ello depende un cambio radical en la vida de su país y de su gente. Como un niño con juguete nuevo, su ro s t ro irradia felicidad y orgullo cuando puede re c i t a rle uno a uno y de memoria, a su complaciente secretaria (la actriz, maravillosa en su papel), los nombres de los jugadores. La templanza y la confianza con la que vive el d e s a r rollo del mundial de rugby, sólo es posible en alguien convencido de su función en esta vida, que lo lleva a arriesgar su puesto de flamante presidente y la suerte de un país. Sabe que no hay alternativas para seguir existiendo como nación: o conviven los unos con los o t ros, o tarde o temprano el país sucumbirá a una guerra civil. Al ver su figura, no pude evitar compararlo con otro grande de la Historia, Gandhi, pues a ambos los une no sólo el color de la piel y su profundo convencimiento de que la paz es siempre el mejor camino para superar conflictos, sino el de haber formado parte en sus pro p i o s países de una mayoría, que por esos caprichos del poder Matt Damon encarna al capitán de los Springboks, la selección de rugby sudafricana. y de la insensatez , se convierten en una minoría muda, años de encierro los que le darían fortaleza, sino las rechazada y marginada hasta que un nuevo giro del palabras que alimentaron su alma e impidieron que destino, el azar o la cordura se imponen. ésta sucumbiera a la sinrazón y a la locura. La convivencia con el diferente por raza o color o rel iUna vez en el poder, se da cuenta de que los partidos gión ha dado grandes pasos, si no Estados Unidos no de rugby pueden ser una excelente oportunidad para tendría hoy un presidente negro, pero aún queda unir a los blancos y negros y acabar con la absurda e mucho camino por re co rrer, de allí que personajes de inhumana separación entre las personas de distinto la talla de Mandela sean tan indispensables siempre . color, el ‘apartheid’. Así, invita al capitán a su despacho ¿Se hablará y se comentará en las escuelas de estos y lo convence de la importancia de ganar el mundial de personajes no como héroes sino como personas rearugby de 1995 que precisamente tendría lugar en Sudáles, para que se tomen de modelos en esta época de frica. Facilitaría las cosas, el país se uniría por un objetigrandes inmigraciones, injusticias y tan concentrada vo común, más allá de la barrera del color, el orgullo en tener más que en ser? Lo desconozco, pero sí nacional se impondría. Se toma el trabajo de apre n d e r tengo la certeza de que es allí donde se encuentra la quiénes serían los países que se enfrentarían en cada tierra fértil, para que estos ejemplos fructifiquen en un etapa y el nombre de cada uno de los jugadores del p resente esperanzador y un mañana a salvo de los equipo nacional. Para él es una cuestión crucial y de er ro res del pasado. 


ยกTODO EL MUNDIAL DE FรšTBOL EN DIRECTO - PROMOCIONES DE BAR!


14 // LIBROS

No todo es solemnidad para celebrar los 200 años de independencia Tres periodistas argentinos publican ‘El otro Bicentenario, 200 hechos que no hicieron patria’, un ensayo en el que repasan con irreverencia estos dos siglos de historia

Camilo Sánchez, Néstor Restivo y Gustavo Ng son los autores del libro. F o t o g r a fʼia de Diego Sandstede.

Los periodistas Camilo Sánchez, Gustavo Ng y Néstor Restivo, amigos desde hace muchos años, acaban de publicar por Aguilar-Alfaguara en Buenos Aires ‘El Otro Bicentenario, 200 hechos que no hicieron patria’. Un l ibro irreverente que repasa, en doscientos episodios muy dolorosos, patéticos o ridículos, la historia argentina que el este mes llega a su condición de “bicentenaria”. Los tres forman el grupo Los Maldonado (“¿A qué mente lúcida se le ocurrió encerrar en un tubo algo tan l ibre como un arroyo?”, se preguntan y, en homenaje a ese desatino, deciden llamarse como el arroyo) y no dejan títere con cabeza: todos los ciclos políticos y económicos del país, así como sus agentes sociales y hechos artísticos y culturales relevantes, pasan por la

lupa de los autores, que re conocen el carácter arbitrario y subjetivo del trabajo. Q u is ieron, señalan, salir del enfoque algo solemne que tienen siempre estas fechas, pero no se trata de ningún modo de un lamento o una autoflagelante síntesis de la “argentinidad”, a la que suelen ser tan pro c l ives, dicen, muchos argentinos. Y tampoco condenan al país como si estuviera en un mundo perfecto: “En los dos últimos siglos -escriben en el prólogotodos los países deben tener seguramente doscientas macanas groseras o trágicas”, e indican algunas. Igualmente, rescatan que tendrían, igual que Argentina, 200 hechos valiosos para lucir. Los próceres muertos en el exilio o la pobreza, la picana, el robo de la capa de la re in a, Borges nombrado inspector de Aves, el cadáver de Evita, las políticas genocidas de los setenta, Ya cyre t á, los pollos de Mazzorín, el propóleo y el vino Soy Cuyano, las “piernas cortadas” de Maradona, los hechos más atroces de las dictaduras, Cromagnón o la Puerta 12, los papelones argentinos en el exterior y otras m a rcas del ADN nacional son revisitados con buena pluma y criterio periodístico por Los Maldonado. Un recorrido arbitrario, tan irrev erente como sensato y necesario, que se detiene en doscientos de los tantos hechos por los cuales no somos el país que las optimistas perspectivas de fines de siglo XIX aventuraban. Lejos del lamento y de la crítica tranquilizadora, El otro bicentenario busca reco n o cernos en una historia que, por repetida, no debería ser inalterable. 


1 6 / / PERSONAJES DE COLECCIÓN

AGUSTÍN SCIAMMARELLA

“Los políticos desarrollan unos talentos que invitan a dibujarlos” El dibujante argentino lleva casi dos décadas en España en las que no ha parado de ponerle caricaturas a las personalidades mundiales más destacadas, para bien y para mal, de todos los ámbitos BETIAN A B A GL I E T TO Sus caricaturas ilustran a diario los textos del periódico El País. Difícil no reconocer el trazo que hace de su estilo algo inconfundible. Agustín Sciammarella, dibujante argentino que vive desde hace 18 años en España, disfruta por igual leyendo las caras de los políticos que retrata por encargo, como la de esos pintores inmortalizados por puro gusto y dan contenido a su muestra ‘Por amor al arte’, que pasó por La Fábrica del Humor de Alcalá de Henares.

‘Por amor al arte’ es un homenaje a los pintores, ¿por qué? Un poco por accidente. Había visto una serie de dibujos de Sábat sobre este tema, y me gustó la idea de dar mi propia visión. Descubrí también que los personajes son muy atractivos en cuanto a la forma. Y después surgió lo de acoplar las cerámicas a los dibujos, ese paralelismo entre lo tridimensional de las esculturas y las láminas era lo que realmente me atraía. ¿Y los artistas los elegiste entre los que más te gustaban como pintores o por lo atractivo de sus caras? De todo un poco. A lo mejor por querencias, por el gusto personal de sus obras, porque sus influencias me invitaban a dibujarlos, pero también por lo segundo. De todas maneras, faltan muchos, siempre ves cosas nuevas. ¿Quedaste satisfecho con el re s u l t a d o ? En general, sí. Cuando trabajas para una muestra sin tiempo ni límites tienes suerte y lo puedes hacer con toda la calma, aunque no lo hice pensando en que lo iba a exponer. En El País trabajás por encargo y tenés que dibujar lo que te piden. ¿Pero qué cosas te motivan a cre a r ? Hace poco presenté una serie sobre el maltrato llamada Encajadas, que trabaja el paralelismo entre mujere s anónimas que se hicieron conocidas por, por ejemplo, haber sido asesinadas, como Sandra Palo, y mujere s famosas, grandes estrellas que han tenido una vida jodida. Todas aparecen en cajas de cartón. Hace más tiempo realicé otra serie sobre el Prestige. Hay cosas que te conmueven, te invitan a expresar esos sentimientos y pres en tar lo s . ¿Estimulan más esas ro s tros que las de los políticos que tenés que retratar a diario? Son estímulos claramente diferentes. Los políticos son


1 8 / / PERSONAJES DE COLECCIÓN

el pan nuestro de cada día y siempre es atractivo dibujarlos te gusten más o menos, te da el placer de hacer algo del momento, aunque caduque. ¿Cómo se lee una cara? Y también un cuerpo, porq u e muchas veces tus diujos los incluyen… Sí, me gusta incluir cuerpos, manos, pero siempre dependo del espacio que tenga y el sentido que le quiera dar. Todos tenemos una lectura y un re c u e rd o de las caras. Yo tengo la suerte de poder dibujarlas y además mostrarlas en un medio de comunicación. P e ro es algo muy personal que, si coincide con la mirada del lector, mucho mejor. Imagino que trabajás a partir de fotos de los personajes que te toca caricaturizar, porque no conocerás a todos… Trabajo con fotos que me sirvan en el momento. Pero es muy diferente hablar de políticos que se están tirando los pelos ahora que de Kafka, cuya última imagen tiene años. Al trabajar con material cerrado y terminado, depende de uno cambiar todo lo que sea necesario para no repetirse y aburrir al lector. Con los políticos, en cambio, viene bien seguir una línea, mantener una acción, para dejar clara la idea que tienes de él. ¿Es mejor no conocer a los re tr at ado s ? Hay un poco de eso. Si es amiguete, pues no lo dibujo, para no torcer la relación. Si lo conozco, intento agarrarme de la foto y olvidarme del resto, porque sino pasa a ser algo muy personal y tanta intimidad no está bien. ¿ Te pasó alguna vez que algún aludido te haya hecho comentarios sobre tus caricaturas? Sí, una vez, durante el juicio a Mario Conde, tenía que dibujar a los que testificaban y fui durante tres días a

los juzgados. Luego de la primera publicación, alguno venía a protestar que lo había hecho muy gordo u otra cosa, pero siempre con buen ro ll o . ¿Alguno también lo tendrá colgado? Sí alguno lo tendrá (lo dice sin ningún convencimiento). ¿Se pueden contar historias a través de una caricatura? Es lo que pro cu ro. Cuando hago sólo la cara pret en do contar de lo que va: un tipo castigado, corrupto… que se lea eso. Dijiste alguna vez que, en A rgentina, gracias a los políticos, hay una gran cantidad de buenos dibujantes... Podría ser causa y efecto. Hay mucho talento pro d u cido por nuestra historia, nuestras necesidades. Los políticos desarrollan unos talentos que nos invitan a dibujarlos. Eso va en los genes. Así que tenemos el futuro garantizado. ¿España está haciendo méritos para imitarnos? Ahí está el hijo de Aznar... Pero aquí no es tan descarado. Uno mantiene siempre un mínimo de ilusión, aunque después te la tiran debajo de un hachazo. ¿Qué relación mantenés con Arg e n t i n a ? Profesionalmente, he colaborado muy poco. No porque no quiera, sino porque no se dan las circu n s t ancias. Siempre te apetece hacer algo que lo pueda ver tu gente, que te siga, el agarrar un diario y que apare zca el dibujo de un amigo. Hay distancias que son muy largas, muy grandes… ¿Seguís la realidad de allí? Un poco, porque el día a día de aquí ya te consume el tiempo y las ganas. Y leer las noticias de allá la mayoría de las veces te sirve para decir “¡joder!, ¡buenooo!” y pensar en lo que tienen que aguantar tus amigos y familia. Pero nos pasan cosas aquí y allá. 

De caras y caretas El ro s t ro más triste que ha dibujado: cualquier mujer de la serie ‘Encajadas’ El más bello: Marilyn, aunque parezca un tópico, pero sí, es el más lindo. El más emblemático: No podría decir ninguno, porque los grandes egos ya son grandes marcas de sí mismos. El más re t o rcido: Algún Papa. Benedicto es muy interesante porque siempre ofrece una doble lectura. O la de cualquier dictador. Son caras jodidas que denotan lo que son, es raro que te puedan parecer buenas personas.


2 0 / / T E AT R O

EL ARTE DE LA COMEDIA

Cuando el teatro es sinónimo de sensibilidad, imaginación y buen gusto LYLIAN A C OL O T TO l y li anac @gm ail .c om

Esta joyita teatral es obra de Eduardo De Filippo, napolitano, autor de teatro y actor (1900-1984). Es escaso o nulo el conocimiento que de sus obras tenem-os, de allí que si tanto el director como el grupo de actores del madrileño Te a tro de la Abadía apostaran por él, mi agradecimiento es doble. La trama no decae en ningún momento. Se trata de una historia sobre el teatro, o el papel que cumple el arte de la comedia en la sociedad, en la vida de los hombres. De lo necesario que es el hábito de ir al teatro casi como respira r, pues es sobre el escenario donde podemos ver re p resentada la vida misma. No estamos descubriendo nada si reco rdamos que así ya lo dejó claro el teórico por excelencia de la dramaturgia occidental, Aristóteles. El teatro es mímesis, imitación de la realidad, no la realidad misma; lo que se imita son las acciones de los hombres. Todo está allí. Entonces algunos se preguntarán, para qué ir a ver la vida misma si ya la vivimos. La diferencia es que al verla reflejada sobre el escenario, podemos ser críticos con nosotros mismos, ser más tolerantes con nuestro s e rrores o más exigentes con nuestras debilidades, podemos descubrir acciones y reacciones desconocidas y aprender de ellas. La llamada ‘catarsis’ de los griegos clásicos. Ellos re p resentan un buen ejemplo del teatro como espacio libe-rador de nuestros propias tensiones internas, pues lo que les sucede a los

ac to res puede ser el espejo de nuestras propias grandezas y debilidades, permitiéndonos mayor objetividad para juzgarnos tanto en lo bueno como en lo malo. El cine cumple una función similar, pero la gran diferencia es el contacto directo con los actores, su instantaneidad. Están allí, respiramos el mismo aire, así como los sentimientos y emociones se transmiten y comparten al instante. ‘El arte de la comedia’ podría haber sido sólo un diálogo filosófico acerca de la importancia del teatro, de la reivindicación del oficio de actor como una pro f es i ó n tan importante como la de médico, abogado, ingeniero, etc.; pero supera todo ello y se transforma en una comedia de intriga y de enredos de altísimo vuelo. R eco rdé ‘La vida es sueño’ de Calderón, cuando la confusión es tal que no sabemos si vivimos de verd a d o soñamos que vivimos, o la idea de Borges de que somos el sueño de un dios y que nuestra muerte es el despertar a la vida verd ade r a. Todos los actores resultan creíbles en sus papeles, y tan verosímiles como las situaciones en las que se ven inmersos. Los diálogos tampoco tienen desperd ic io . Con estos guiones, actores y dire c t o res, me arriesgo a firmar que el teatro rezuma vitalidad y no corre ningún p el ig ro de extinción. Con esta obra se vive la verd ad era función del teatro: la de entretener enseñando o la de aprender con placer. 


22 // MÚSICA

Che, Sabina, vos sos Gardel El popular cantautor español fue distinguido con el premio que cada año entrega el Club Argentino de Madrid a las personalidades que enriquecen aún más las relaciones entre uno y otro lado del Atlántico No descubrimos nada si decimos que Joaquín Sabina tiene un amor incondicional por Argentina y que los argentinos aman con locura, como siempre aman los argentinos, a Joaquín Sabina. Esa pasión re c í p ro c a es la que el Club Argentino de Madrid acaba de re c onocer con el premio Sos Gardel al cantautor jienense de nacimiento y madrileño –y porteño- de convicción. Después de volver a llenar su adorada Bombonera con el estreno de su último disco ‘Vi n a g re y Rosas’ y antes de re g resar a Latinoamérica para continuar con la gira de su nuevo álbum, Sabina compartió un almuerzo en el tradicional re staurante Lhard y de Madrid, del que Argentinos.es fue testigo, junto a las autoridades del Club, durante el cual recibió el g a l a rdón, cre a d o para distinguir a aquellas personalidades y entidades argentinas o españolas, por su contribución a las tradicionales relaciones de hermandad entre España y Argentina. Fue Fernando Scornik Gerstein, presidente de la entidad, el encargado de darle el premio al poeta, músico y cantautor, luego de que Juan Garcés, vicepre s i d e nte de la asociación, pronunciara unas emotivas palabras.

“Querido Sabina, tocado por ese don que le dio la vida, con su arte y su poesía universal, ha conseguido y ha sabido reflejar en versos y canciones el sentir de nu es tros pueblos, en sus alegrías y sus penas, en esta sociedad actual de grandes contrastes en la que nos ha tocado vivir. Por todo su aporte al acercamiento, al abrazo y la unión entre dos pueblos hermanos, querido poeta de la Gran Vía, y también, de la calle Corrientes, qu eremos entregarle el galardón más anhelado por los argentinos: Che, Sabina, vos ¡¡Sos Gard el! ! El autor de ’19 días y 500 noches’ se suma así a una larga lista de personalidades y entidades que ya han recibido este premio en pasadas ediciones como Alfredo Di Stefano, Libertad Lamarque, Federico Luppi, Susana Rinaldi, Héctor Alterio, Jorge Valdano, Miguel Angel Solá, Ricardo Darín, Daniel Baremboin y La Xunta de Galicia. BUENOS AIRES, LA CIUDAD SOÑADA Distendido, cercano, ameno, culto y divertido. Así se mostró Joaquín Sabina durante toda la comida en Lh ardy, que disfrutó sin prisas y con mucha gracia, mientras confesaba cosas como su histórica y soñada pasión por Buenos Aires en particular, y Argentina en general. El artista contó cómo desde chico soñaba con conocer ese país lejano, y cómo veía e imaginaba a


M Ú S I C A // 2 3

Buenos Aires en sus sueños y fantasías. Y cómo, fam i liares como Malasaña, Tirso o Chueca. cuando por fin pudo pisar esa tierra tantas veces Ama el tango gracias al desaparecido Roberto Goyere creada en su cabeza, ese primer encuentro real con neche o a su amiga Adriana Va rela, y a sus mejore s la ciudad, sus rincones y su gente, ya como poeta y poetas: Discépolo, Homero Manzi y Cátulo Castillo. cant auto r, no lo defraudó en lo más mínimo, sino que Lee a Jorge Luis Borges, Julio Cortazar o Ern es t o los paisajes y sensaciones reales coincidían con cada Sabato. Se siente parte de nuestros barrios, bare s , uno de sus sueños. cafés y milongas pero, por sobre toda las cosas, comSabina fue porteño desde el minuto uno. Tanto que parte los códigos de esa ciudad construida por enorhoy tiene un departamento en la Capital Federal, como mes oleadas de inmigrantes. lo tiene en Tirso de Molina, que disfruta lo mismo él Joaquín Sabina, “golfo intelectual”, está por completo que sus amigos. Es hincha confeso de Boca Juniors, integrado e inmerso en nuestra sociedad y su cultura, igual que le dedica un himno a su Atlético de Madrid. conoce al detalle nuestra historia pasada y pre s e n t e , Los “tacheros” son sus camaradas y confidentes, y habla con nombres y apellidos del peronismo, de los cada vez que está en Buenos Aires, lo llevan por lo m il itares y de los montoneros. que él llama “garitos y tabernas”. Lo vuelven loco las Sabina, muy poco amigo de los actos sociales, nos minas argentinas, con sorprendió a todos los permiso de su mujer. que tuvimos el privileComisión Directiva Sabina es amigo de gio de asistir al almuerdel Club Argentino e s c r i t o res, libreros y zo haciendo una sobreanticuarios rioplatenmesa larga y amena P re s i d e n t e : F ernando Scornik Gerstein Vi ce-P resi d en te : Juan Garcés Díez ses, donde sacia su entre café y café. Y tan S e creta ri o: Roberto Igolnikow vicio de comprar libro s a gusto estaba que nos P ro S e c re t a r i a : Silvia Steinfeld y arte antiguos y convocó para volver a Tesorera : Olga Centurión mo dernos. vernos. Le tomamos la P ro - Te s o re r a : Noëlle Stevens San Telmo, Boedo o palabra. La cita queda S e cretaria de Palermo le son tan pendiente.  Relaciones Institucionales: Leonor Alazraky


2 4 / / DE CUENTO

LA REDACCIÓN ALEJA NDR A TA L L A R IC O

¡Qué nervios! ¿Cuándo nos dirán? Preferiría no saberlo para no estar así ¡si al final yo nunca competí por nada! A mí no me gustan los concursos, me da miedo que se rían de mí. Las chicas ni siquiera me dejan saltar a la soga con ellas en el re c reo, porque dicen que soy tonta y fea. ¡Qué nervios que tengo! No sabía que lo de ayer era como una prueba, yo me puse a escribir y ya está. Pasaron la película y después la maestra dijo ‘hagan una redacción sobre el documental que acaban de ver’. Era lindo lo que nos mostraron; yo no me imaginaba que el petróleo se hacía así, con esas máquinas enormes que agujerean de arriba a abajo ¡Cuántas cosas hay debajo de la tierra! Yo escuchaba siempre eso de YPF pero no sabía qué quería decir, creía que era una marca rara de nafta y nada más, pero como nosotros no tenemos coche nunca fuimos a esos lugares con carteles que dicen YPF. Ahora entendí lo de yacimientos y lo de petrol í f e ros, pero lo de fiscales me parece más difícil. Ta rdan mucho en contarnos quién ganó. Algunos chicos me dicen ¡qué bueno que tu redacción es finalista!, pero a mí me parece raro porque nunca gané nada. Mi papá no sabía que hoy había

un concurso, si no, seguro que me repetía que yo no le puedo ganar ni a un mosquito. Lo que pasa es que tengo buena memoria y la peli era linda, por eso la conté bien. Que a lo mejor le gano a Farro, me dicen a cada rato los chicos ¡pero mirá que le voy a ganar al mejor del grado!, si él siempre saca diez en todo y yo nunca. Él no se sorprende de que también hayan elegido su redacción. En el primer rec reo vino hasta mi banco y me dijo: ¿viste que nos eligieron a los dos? y se rió; a mí me dio como un dolor en la panza cuando me miró de tan cerquita. Él constantemente se está riendo ¡es tan lindo! Yo en cambio estoy siempre un poco triste, no sé por qué. Las chicas tienen cada una su grupo, pero yo nunca tengo con quién jugar. Si les falta alguna para completar el equipo Jáuregui me llama, ella es la más buena. A mí me da vergüenza que los chicos sepan lo de mi redacción, pero a él ni le in teresa, enseguida se fue corriendo al patio porq u e todos quieren jugar con Farro. Yo me hago la que no me importa y pongo cara seria, bueno, un poco más seria que la que tengo siempre. A cada momento me repiten que la directora va a decidir entre Farro y yo.


DE CUENTO // 2 5

Yo nunca estuve en la pizarra de la entrada en el patio cubierto, en cambio él sí. Una vez colgaron una cosa que hizo para el Día de la Independencia, otra vez una que pintó por el Día de la Raza y otra, algo que me parece que tenía que ver con la primavera. Él siempre se está riendo y jugando y termina los problemas antes que todos, y si no hizo los deberes en su casa los hace en un momentito en el re c reo y ya está. Cuando sé lo que la señorita está preguntando me dan ganas de levantar la mano, pero me quedo quieta porque me da vergüenza. Mi papá me dice siempre que mejor me calle porque digo estupideces. Cuando la maestra va a llamar a alguno para hacerlo pasar al frente, yo miro para abajo, pero a veces igual me llama y tengo que leer un cuento o algo de historia. A mí me gustan las dos cosas, sólo que empiezo a leer y, no sé por qué, la panza me duele y me late fuerte el corazón como cuando Farro me habla de cerquita. La señorita sonríe y le dice a los chicos que leo bien. Me encanta seguir las palabras y pronunciarlas como nos enseñaron , especialmente las difíciles, esas que son con muchas consonantes juntas. Las que más me gustan son las que tienen equis porque me salen mejor que a todos, pero mi papá dice que tengo voz de pito como la de mi mamá que también es una ignorante. Una vez yo estaba en el patio y escuché que ella le discutió que

una cosa no era como él decía y él le gritó ‘¡Callate estúpida! ¿Quién es el inteligente acá?’. Yo entré corriendo y me puse a llorar, porque me parecía que mi mamá tenía razón, pero a lo mejor lloraba porq u e ella lloraba y se agarraba una mejilla, no sé. Cuando ella está así, yo me pongo muy triste y me escondo debajo de mi cama. A mi papá le molestó y me dio una patada muy fuerte ahí atrás, y me mandó a mi pieza para que llore con razón. Farro es lindo pero no lee muy bien. Me gusta su cara, se parece a uno de la tele que canta. La señorita siempre lo pone de ejemplo p o rque él sabe todo. Terranova también saca muchos diez, siempre está estudiando, tiene la carpeta muy p rolija, hace todos los deberes y también es lindo. F ar ro es travieso, pero no es malo. Terranova en cambio está siempre tranquilo, es blanquito y rubio; Farro es un poco oscuro y me gusta más que Terranova. Yo no se lo digo a nadie porque me da vergüenza y a él lo m iro siempre con cara de mala. Mi papá me llama cara de cucaracha ¡Qué raro que la redacción de Te rr a n o va no sea mejor que la mía! ¿A qué hora nos dirán quién ganó? ya pasaron dos re creos. Tengo ganas de corre r a decírselo a mi mamá a ver si así se ríe y se lo cuenta a mi papá para que se ponga contento, aunque a lo mejor se enoja con ella, no sé, a veces se pone a gritar aunque las cosas sean lindas. La maestra nos da la

Padre Damián nº 15 - 91 458 20 56 - Madrid / Ibiza nº 40 - 91 409 40 40 - Madrid Costa Rica nº 28 - 91 350 56 33 - Madrid / Mayor nº 53 - 91 559 45 79 - Madrid


2 6 / / DE CUENTO

lata con que tenemos que ser limpios y usar desodorante, pero la verdad es que los chicos a veces parecen linyeras. Yo tengo siempre las manos manchadas de tinta porque la lapicera que me compró mi papá no anda bien, yo quería una Parker, pero él me compró una Sheaffer de las comunes, porque dice que para lo burra que soy basta y sobra. A mí no me gusta ducharme, hace frío en mi casa y no hay calefón, y como ni mi mamá ni mi papá me retan, entonces yo no me baño. Me gusta ir a la casa de Jáuregui porque ahí se está calentito, pero la madre nos manda a lavarn o s las manos antes de comer ¿Cómo hará Terranova para estar siempre tan blanquito y rubio? Es lindo, pero tampoco a él se lo digo. Farro va siempre despeinado y tiene el pelo oscuro, se parece a mí, pero sólo que yo no soy linda y no me río. Ya falta poco para el próximo recreo. A lo mejor nos lo dicen cuando volvamos ¡Cómo me gustaría ganar! pero ¿cómo le voy a ganar al mejor del grado? A mí casi nunca me salen las cuentas de dividir. La maestra leyó mi composición en voz alta y dijo que estaba bien hecha, que puse las comas y los puntos donde corresponde, que lo había contado muy detallado y que se entendía todo ¡Mi papá no lo va a poder creer! A lo mejor me da un beso. La redacción de Farro también estaba bien, aunque de los puntos y de las comas la seño no dijo nada. Ya empezamos con las matemáticas y todavía no nos di jeron. ¡Qué ganas tengo de ganar y que me pongan en la pizarra del patio cubierto! Mi mamá no entiende de matemáticas y no me puede explicar, entonces, sin que mi papá sepa, me lleva a lo de un vecino para que me enseñe de nuevo todo lo que nos dijo la maestra y así, despacito, lo entiendo mejor. Lo que a mí me gusta es dibujar, cantar y escribir. Me estoy acordan d o

que un día la seño colgó un dibujo mío, tamaño afiche, de un ñandú de La Pampa en la p ared del aula, y como era tan lindo lo dejó un montón de tiempo, pero seguro que no lo puso en la pizarra de la entrada p o rque era muy grande y en la pizarra sólo ponen los dibujos tamaño de hoja Canson nº 5. Cuando escribo cuentitos a mi abuela le gustan y se ríe; ella es italiana y me parece que mucho no entiende lo que le digo, pero igual quiere que le lea. A veces escribo canciones, les invento una música y las canto en el patio de mi casa o en la terraza. Todos dicen que canto bien, p ero mi papá protesta porq u e grito con voz de pito y me manda a callar. Cuando él está no canto más y tampoco hablo, porque le molesta si se pone a mirar la tele. La vecina me escucha desde su casa y dice que tengo una voz muy buena, que no desafino y que cuando sea grande tengo que ser cantante. Tampoco entiendo mucho de geografía, eso de las costas y los accidentes no se me graba. Una vez hice un mapa de nuestro país como tres veces y las tres veces la maestra me puso un mal. En casa le pedí a mi mamá que me lo haga y a ella también le salió mal, pero después, en la escuela, vino Farro y sin que yo se lo pida y sin calcarlo, así, a pulso, me dibujó la parte que me faltaba –yo me comía como tres pro vi ncias- entonces la maestra me puso un bien. Todos los chicos quieren armar grupo con él para estudiar. Cuando nuestra profe de canto se jubiló vino otra, y el día que tomaron la prueba sorpresa a todos los grados, para ver quiénes iban a cantar en el coro de la escuela, justo yo falté porque mi mamá no paraba de llorar en la cama y no me pudo llevar. Al otro día me dio vergüenza pedirle a la señorita que me deje dar la prueba. Si em p re envidio a los del coro, y me vienen ganas de llorar cada vez que los veo en los actos cantando subidos a las gradas, pero nunca se lo dije a nadie. La profe de música que teníamos antes decía que yo cantaba bien, pero en aquel tiempo no teníamos coro . ¡Cómo me gusta cantar! Me gusta más o menos como leer o escribir cuentitos. Ya casi nos vamos a casa y la seño dijo que mañana colgarán en la pizarra del patio cubierto la redacción ganadora. ¡Me da rabia! yo quería saberlo hoy para que mi mamá se alegre si ganaba. Fa r ro dijo que a lo mejor cuelgan las dos, pero él dice eso porque siempre está contento. Yo creo que van a colgar la suya porque, como dice mi papá, yo no soy inteligente. 


2 8 / / S A LTA

El sentimiento del norte argentino FERNANDO BARBERO CARRASCO Al llegar desde Buenos Aires a Salta, que es la capital de la provincia argentina del mismo nombre, el viajero c ree haberse trasladado a otro tiempo y a otro país: el p redominio de habitantes de etnia indígena; la arq u itectura colonial presente en edificios particulares, iglesias, casonas y palacetes; la tranquilidad y la actitud apacible de sus pobladores…todo nos baja la tensión del viaje y nos hace olvidar el tráfico y la sobre e xcit ación de la metrópoli. Cuando el trotamundos habla con el taxista que le transporta desde el aeropuerto hasta el hotel, en un viaje que dura minutos, la re l a j a d a cadencia de las frases y las bellísimas palabras que utiliza el conductor, hace que el visitante comience a disfrutar del verd a d e ro viaje: el que nos hace contactar con la gente y su entorno. Sabe que en Salta hallará poco artificio y mucha charla. Y después podemos hablar de sus atracciones turísticas, que las tiene, pero lo verdaderamente importante, sucederá en un bar o en una terraza, cuando con el fondo de una zamba, podamos mantener una conversación con un salteño o con una salteña. Nadie debería perderse en Salta los innumerables museos (Casa de Güemes, Museo de Ciencias Naturales, los dos de Bellas Artes, el Histórico del Norte, el Nacional Histórico, el de Arte Contemporáneo, el de Ciencias Naturales, el de Arte Étnico, el Antrop ol óg i co , el de Arqueología de Alta Montaña…) ni sus iglesias y palacios. Aunque lo verdaderamente imprescindible es vivir una tarde de paseo por la calle peatonal que desemboca en la plaza salteña por excelencia: la del 9 de julio, y sentarse al caer la tarde en cualquiera de las terrazas de la plaza. La capacidad de observación que a cualquier viajero se le supone, adoptará un estado febril que no admitirá que algo pase desapercibido. El

p eregrino del viaje no se lo puede permitir. Describir la plaza es tarea no carente de dificultades, pero este relator lo intentará: la 9 de julio es una gran plaza de planta perfectamente cuadrada, poblada por unos árboles gigantescos. La rodean multitud de edificios civiles y religiosos: la Catedral, el Palacio Arzobispal, El Cabildo…y su centro está poblado por estatuas de toda índole, propósito e intención: desde las alusivas a las Antiguas Grecia y Roma, hasta una enorme del gaucho Güemes. Al abrigo de uno de sus lados porticados, los diferentes bares y cafeterías montan sus terrazas. Y algunos grupos de música folklórica caminan o se detienen, cantando e interpretando viejas canciones que motivan que los recu erdos vengan a ocupar sus lugares: el corazón o la mente. Al final de la calle Caseros, una casa llama la atención del visitante, es La Casona del Molino: un patio de árboles en el que se puede cenar; multitud de salas en las que se canta, toca algún instrumento o se escucha. Y penetrando todo, la voz de Rodrigo Ve r ás t e g u i , el cantante de la casa, que atrae a aficionados de muchos lugares. Junto a él, Kevin, que a pesar de su s o m brero de gaucho, nació y vivió en la inglesa Yo r ksh ire, hasta que encontró su verdadera patria, Salta. Al día siguiente, una ascensión por las escaleras que llevan a la cúspide del Cerro San Bern ardo, hará que el excedente alcohólico o alimentario desaparezca en forma de sudor. También se puede utilizar el teleférico, p ero no sería igual. La provincia de Salta es una herradura que empuja a Jujuy contra las fronteras de Chile y Bolivia. Hacia al sur, mientras se viaja hacia Tucumán, el viajero puede conocer Finca La Cruz, Fuerte de Cobos y Casa Histórica de Yatasto, lugares que re c u e rdan la gesta de la Independencia y la guerra gaucha entre 1810 y 1821. En Rosario de la Frontera, podrá disfrutar de aguas termales. Y en toda la zona, los ríos y la


S A LTA // 2 9

vegetación montañesa harán que los ojos descansen. En los Valles Calchaquíes existen quebradas y cerros de múltiples colores, su arquitectura, de adobe y paja nos regresan a tiempos pretéritos. Desde Cafayate hasta Cachi, buscando el Nevado del mismo nombre , hay una enorme cantidad de rutas para bicicletas de todo terreno y motos. El este es zona tropical: montañas selváticas, ríos ricos en pesca. Tartagal, Embarcación, Orán y Salvador Mazza son las localidades más importantes. Y el norte busca la altitud del Altiplano Andino. A 3800 ms sobre el nivel del mar y en un valle seco, se encuentra San Antonio de los Cobres. Es una población de habitantes indígenas de la etnia atacama. Apacibles, amistosos y dispuestos a ayudar en todo momento. Se pueden ascender partiendo de allí, varios cerros de cinco mil y seis mil metros de altitud. Un sitio que sin duda llama la atención de cualquier paseante ocasional, es el cementerio. Con su gran

diversidad de tumbas, todas con una puertecita para depositar alimentos y bebidas, con objeto de que el difunto pueda compartir unas libaciones con sus amigos y familiares. En plena Región de la Puna, se puede disfrutar del Tren de las Nubes, que llega a 4200 ms en el viaducto La Polvorilla. A 357 kms. Tolar Grande nos acoge. Es la población más próxima al lugar donde se inicia el ascenso del volcán Llullaillaco, de 6739 ms. El sitio donde se encuentran los restos arq ue o ló g ic o s más altos del mundo. Allí fueron halladas las momias de tres niños sacrificados hace unos 500 años. Se exhiben con todas las garantías técnicas, en el Museo de Arqueología de Alta Montaña en la capital. Salta y su provincia, pueden colmar las hetero g é n e as apetencias de cualquier viajero que se acerque a tan aco g ed ores pagos: montañas, música, ríos, caminos, selvas, historia, arte, balnearios, deportes náuticos, fiestas, escalada…y la gente, su primordial patrimonio, sus habitantes. 

madrid / buenos aires

pizzería H O R A R I O:12.30 a 16 h 20 a 24 h MUNDIALES DE FÚTBOL EN DIRECTO TV RESERVE MESA Paseo de la Chopera, 311, local 16 / Alcobendas 28100 Madrid / Telf 91 661 84 10 R e s e r v a s


30 // DEPORTES

El Salmón se confiesa ante D10S SERGIO A. GONZÁLEZ BUENO ww w.l acul turad el a p e lo t a . c o m La apacible primavera madrileña ejerce de competente musa para el histriónico compositor porteño de la Buenos Aires que nunca duerme. Perseguido por los ancestrales duendes del poeta y vocalista Miguel Abuelo, el Salmón apura las sensibles rimas de su novísima creación, esperanzado en renovar -¡una vez más!- el contrato afectivo con el universal auditorio del rock. Agotado tras la prórroga con el temible contrincante llamado inspiración, el músico-jugador concede un merecido descanso al socio teclado, fiable compañero de incontables gestas sobre escenarios continentales. Ausente el sonido en la sala de ensayo y esparcidos por la geografía de Las Rozas sus cómplices colegas de batería, bajo, viola y demás instrumentos s a n a d o res del alma rockera, el Salmón apela a su memoria emotiva, rescatando al joven cantante de la “ redonda” partitura dominguera que algún día supo ser. Entonces, imaginariamente transportado a la vent urosa década del 80, el Diablo Rojo del hit evoca perseguido por la nostalgia del asfalto de Cord e ro y Alsina- el reconocido gen ganador de Ricardo Bochini, Enzo Tros s ero, Claudio Marangoni y Jorge Luis Burruchaga, ídolos con galones de la devota cofradía de la Doble Visera. ¡Cómo olvidar el armónico y ensordecedor coro de aliento de la exquisita hinchada de Independiente! La marea roja de títulos al por mayor, el mote de Rey de Copas, cimentado en el heroi c o romanticismo del decenio precedente… y la Selección

del 86. ¡Argentina campeón del mundo! Y el rebelde y carismático autor de la patria futbolera, Diego Armando Maradona (mayoritariamente conocido como el vocalista de Fiorito), interpretando en el coliseo Azteca la dulce melodía de su incipiente reinado global con el aclamado bis de la vuelta olímpica. El insensible celular interrumpe la galería de aquellos imborrables re c u e rdos; del otro lado de la línea, la reconocida voz de Alejandro Lerner invita a gambetear -momentáneamente- el placentero recorrido de pro ezas y dulces campeonatos, reto que Calamaro acepta quejoso. Consumida la charla de la formalidad, Andrel o so r prende a su colega con una mística rev ela c i ón : “Ale, hubo una milagrosa aparición que cambió mi estado de ánimo con relación al Mundial. Pre s ie n t o que algo grandioso nos espera en Sudáfrica 2010. Y tengo la imperiosa necesidad de confesarme ante D10S”. Incrédulo, Lerner evoca la juvenil y fallida vocación religiosa de Calamaro, rápidamente abortada por infinidad de shows sin días y blondas debilidades pasajeras. A lo que Andrelo, previa carcajada cómplice de aprobación, remata con idéntica pericia que “Mandinga” Percudani al Liverpool en la gala del todo o nada de la Intercontinental 84: “Ale, lo tengo completamente asumido. El infierno me lo he ganado a pulmón; sólo digo -revela sentidamente a su amigo- que el espíritu del arcángel San Messi descendió desde el firmamento celeste… y blanco con el cuero atado a su


D E P O R T E S // 3 1

botín zurdo. Al verme aturdido por la aureola de aquel súbito y bienaventurado elfo, el protector L10NEL -a posteriori de exhibirme un documento rosarino- sanó mi afligida alma futbolera invitándome a re c on c i l i a r m e con el sacramento confesional. Entonces volví a creer en D10S”. El peregrino Calamaro, ávido por cumplir la misión encomendada por L10NEL, viaja rumbo a Buenos A i res desafiando el otoñal estreno rioplatense de las bajas temperaturas made in 2010. Empujado por la ilusión de cuarenta millones de compatriotas, desplaza su cansancio a pocos kilómetros de distancia del Mi nistro Pistarini. La capilla del predio de la AFA en Ezeiza luce radiante; fascinado por el sagrario re c int o , el Salmón libera su mente de fantasmas derrotistas y apocalípticas predicciones de precoz eliminación en dominios de Mandela. De repente, una re c on oc i da silueta interrumpe el espiritual y sabroso elixir del

esquivo tricampeonato, avanzando hacia el músico amistosamente. Inconfundible por su santificadora barba y el carisma hijo de sus homilías de campeón en los cosmopolitas templos de la pelota, Calamaro festeja su particular reen cu en tro con D10S. Luego del interminable abrazo entre Diego y Andrés (¡brindo por la victoria, por el empate y por el fracaso!), el Salmón revela al profeta del fútbol el superior encargo del arcángel San Messi. Devolviendo la bíblica pared al ho m bre del cáliz y las mujeres que derrochan simpatía, un terrenal Diego Armando Maradona, emocionado como cuando acuna a Benjamín con sus “humanas” manos de abuelo primerizo, entona entre sollozos el estribillo nacional de la esperanza: “¡Vamos, vamos… Argentina. Vamos, vamos, a ganar…!” Sin testigos, Cal am aro y su voz hicieron posible por un rato el inmortal dueto. Al despedirse, las lágrimas de ambos pr ó ceres tenían los colores de la bandera argentina. 

¡Ven a ver con nosotros a Argentina en los Mundiales de Fútbol!

SALADAS Empanadas criollas Sandwich de miga Quichés Prepizzas

NUESTRAS ESPECIALIDADES

DULCES

PRODUCTOS ARGENTINOS

Bollería Tartas argentinas Medialuna de grasa y manteca

C AT E R I N G Y E N V Í O S A D O M I C I L I O C/ Clara del Rey, 11 - Madrid 28002 - Tfno.: 91 415 13 53


3 2 / / OPINIÓN TA N G U E R A

Bailarines y milongueros OSCAR PEREIRA

Existen multitud de formas de bailar el tango, tantas como formas de sentirlo. Sin embargo, como en otro s ámbitos, podemos establecer ciertas generalizaciones. Una de las divisiones que observé es la que hay entre las personas a las que llamo Milongueros, y los que llamo Bailarines. No, no estoy hablando de una división basada en el lugar donde bailan (ya sea escenario o pista) o su asiduidad para hacerlo. Estoy hablando de algo más profundo y que tiene que ver con una forma de sentir y expresar la música. ANATOM ÍA DE LOS SUJETOS DE ESTUDIO Ser intrínsecamente milonguero tiene que ver con algo más que simplemente ir a las milongas asiduamente.

Hay bailarines que van todos los días y conservan su esencia de bailarín. Ser intrínsecamente bailarín es más que tomar clases o estar en un show. Hay milong ue ros que hacen ambas cosas. La principal diferencia, a grandes rasgos, entre ambos es que, el milonguero busca que en el baile se sienta bien y el bailarín que se vea bien. Esto no significa en modo alguno que el baile del milonguero sea menos agradable a la vista. Justamente, el sentimiento que pone cuando comienza un tango hace que verlo en la pista transmita algo especial, y por otro lado a veces el bailarín, en su búsqueda estética, puede perderse por s e n d e ros poco armoniosos. La belleza del baile a fin de cuentas dependerá mucho más de la calidad de cada uno y por supuesto, de la mirada de quien los observa.


OPINIÓN TA N G U E R A // 3 3

DIFERENCIAS ESTRUCTURALES DISFRUTE El milonguero: goza de la cercanía, del contacto. Le gusta abrazar y ser abrazado, y este es uno de sus mayores placeres en el baile. El bailarín: disfruta más del movimiento. Su abrazo es un medio para su disfrute en el baile, y no un fin. CONEXIÓN El milonguero: entra en contacto con su pareja por medio de la quietud, del no-movimiento. Se abraza a su pareja, hace contacto con ella, y se mueve. Baila los silencios y sigue la cadencia. El bailarín: se contacta por medio del movimiento, es un contacto dinámico. Se abraza a su pareja, se mueve, y entonces hace contacto. Da menos importancia al ritmo y pref ie re las variaciones veloces. ESTILO El milonguero: generalmente posee una cantidad limitada de pasos, bien aprendidos y sencillos, que re pi te variando su orden. Aumentar el número o la complejidad de los mismos implica tener que ser más cere b r al en el baile, lo que lo alejaría de su disfrute primario, por lo que lo evita. El bailarín: dispone de un arsenal de pasos, de número y complejidad en constante crecimiento, a causa de su ya mencionada búsqueda estética y también por cierta sensación de que repetir un paso en el mismo tango o muy seguido tiene una especie de carácter vergonzoso. Así que, cual mujer coqueta que agranda su vestuario para estrenar un vestido a cada fiesta que va, el bailarín esta siempre memorizando nuevos pasos y combinaciones que pueda estrenar en la próxima milonga. APRENDIZAJE El milonguero: no suele ir a clases. Se guía por la máxima de "la práctica hace al maest ro", y es en la pista donde pule su baile. Además, para los detalles a los que suele dar más importancia hay pocos enseñantes adecuados (ya que son conocimientos difíciles de transmitir): la forma adecuada de caminar, la prol ijidad en los pies, la marca. No es raro entonces, que muest re muy buena técnica en algunos aspectos, y en otros, como la postura, tenga falencias. El bailarín: va mucho a clases, a veces más de lo que va a

las milongas. Y si tiene que elegir, suele preferir ir a las prácticas, donde goza de más libertad y espacio para experimentar y probar cosas. Su principal interés son los pasos y técnicas nuevas, está siempre en busca de novedades y perfeccionarse. Sin embargo, no suele prestar mucha atención a los detalles más simples, le cuesta horrores simplemente caminar un tango y sus pies buscan siempre la posición más cómoda, no la más estética. MARCA El Milonguero: Suele tener una marca muy clara, entendible incluso para principiantes, ya que las lleva con suavidad, pero seguridad y firmeza. "Cancha", que le dicen. Las milongueras, por su parte, saben adaptarse a todo tipo de abrazo, y los que es más, los disfrutan. Aunque haya malentendidos en el baile, los resuelven con prestancia, en general sin que se noten. Eso sí, a ambos les desagrada e incómoda el abrazo muy abierto. El Bailarín: Conocen más tipos de marca, por todos los pasos que saben. Eso sí, necesitan de una pareja que sepa seguir bien, y conozca esas técnicas, o se ven muy limitados. Las bailarinas suelen poseer bastante sensibilidad, pero si la marca no es precisa, o es de un estilo diferente al que están acostumbradas, se ven en pro b le m as. EL HÍBRIDO (ESPÉCIMEN MUY E X Ó T I C O) Existen ciertos elementos danzantes que saben combinar los mejor de ambos mundos. Son milongueros y bailarines. Se los pueden diferenciar por: Son extremadamente musicales. Esta es una condición sine qua non Cambian de abrazo y estilo, según la música que estén bailando. Se preocupan de los detalles, y les encanta experimentar nuevas técnicas. Conocen a fondo lo tradicional, y no temen explorar lo nuevo. Pueden bailar un tango con la mayor emoción, pero también con la mayor diversión. Lamentablemente, hay muy, muy pocos de ellos, y pueden llegar a pasar desaperci b i do s para muchos, ya que para saber apreciarlos en toda su dimensión, hay que conectarse tanto con el milonguero , como con el bailarín. 


3 4 / / BICENTENARIO DE LA I N D E P E N D E N C I A

José de San Martín padre de tres naciones ROGELIO NÚÑEZ profesor de Historia de América, universidad Juan Carlos I *

José de San Martín nació en Yap ey ú , Corrientes, en 1778, un rincón donde la pres e ncia militar española era estratégica para evitar el expansionismo portugués. Allí se instaló un oficial español, don Juan de San Martín y allí nació su último hijo, José. Con sólo tres años, se trasladó a Buenos Aires y, en 1784, su padre pudo cumplir su deseo de re gresar a España. En 1789, inició una carre ra militar que le llevó a participar en numero s as campañas bélicas en la Península y en el norte de África hasta culminar con su participación en la Batalla de Bailén, en 1808. En 1811, después de t res años de combatir a la invasión francesa, tomó una decisión que cambiaría su vida y la de América. A sus 33 años, tras casi treinta viviendo en España y veintidós sirviendo en su ejérc ito , partió hacia Buenos A i res para apoyar a aquellos que aspiraban a conseguir la independencia de esa parte de América. ¿Qué le llevó a tomar semejante determinación? Quizá fue decisiva su condición de criollo. Pese a su brillante carrera militar, tenía la sensación de haber tocado techo profesional en España. Además, sus ideas liberales y el deseo de luchar por la libertad co ntrib u ye ron a desen-

cadenar esa ruptura. En Buenos Aires, se le encomendó la cre aci ó n de un regimiento –los Gra na d e ros a Caballo– para defender las costas del río Paraná, que sufrían los ataques de las fuerzas realistas de Montevideo. Tuvo una actuación destacada en esos

(1813) frente a los re a l i stas de Montevideo, que le catapultaron primero al mando del ejército del Norte y luego a ser nombrado gobernador de la p rovincia de Cuyo, donde se dedicó a cre a r, entre 1814 y 1816, el e j é rcito de los Andes. Su idea era cambiar la

años en los terre n o s políticos y en el militar. En el primero, porqu e participó en el golpe que derribó al Primer Tri u nv irato. En la política de la época se creó sus prime ros enemigos –Berna rdino Rivadavia uno de ellos– y quedó vinculado a otras figuras, principalmente de la Sociedad Patriótica, fundada por Berna rdo de Monteagudo, y de la Logia La u ta ro, que él mismo c reara junto con Carlos María de Alvear. En el terreno militar, logró resonantes victorias como la de San Lorenzo

táctica con respecto a la que se había seguido hasta ese entonces. Ya no se trataría de expulsar a los realistas del Alto Perú (actual Bolivia) atacando directam en te la Audiencia de Charcas –en ese intento habían sido derrotadas las expediciones de Castelli en 1811 y de Belgrano en 1813 y fracasarían después las de Rondeau en 1815 y Araoz de la Madrid en 1816–. San Martín deseaba “pensar en grande” y tenía una estrategia continental: cruzar la cordillera de los Andes, liberar Chile y de

allí marchar por mar a Perú para destruir así el bastión de la res is t e n c ia realista en Sudamérica. UN GRAN EJÉRCITO.

Como gobern ad or, comenzó en Mendoza los preparativos para su ambicioso plan formando un ejército compuesto por argentinos y chilenos huidos, entre los que se encontraba Bernardo O’Higgins. Tr ab ajador infatigable, desint e resado de los temas económicos, poco dado al culto a la personalidad, detallista exigente y excelente organizador, convirtió a los 400 hombres con los que contaba en 1814 en una fuerza poderosa de casi 5.000 en 1816, gracias al apoyo y sacrificios de los habitantes de Cuyo. Tras convencer a Juan Martín de Pueyrre d ó n , di rector supremo de las Provincias Unidas, de que su plan era viable, a principios de 1817 comenzó el cruce de los Andes, sin duda la parte más difícil y arriesgada del pro y ect o . El ejército de San Martín desafió las impre s i o n a ntes alturas andinas y, tras superarlas, venció a los españoles en Chacabuco. Desde el virre in at o del Perú, llegó una fuerza al mando de Mariano Osorio que derrotó a las fuerzas de San Martín en Cancha Rayada (1818). El propio San Martín pudo recuperarse de este traspiés y sellar la


BICENTENARIO DE LA I N D E P E N D E N C I A // 3 5

independencia definitiva de Chile en los campos de Maipú (1818). Entonces empezó la segunda parte de su plan, estrategia verd a d eramente de carácter global y americano: atacar el virreinato del Perú. Con los aportes económicos del Gobierno de Buenos A i res y, sobre todo, del de Chile (a cargo de Bern a rdo O’Higgins) pudo formar, entre 1818 y 1820, un nuevo ejército y armar una escuadra al mando del marino británico lord Cochrane. OBJETIVO: PERÚ. S u

único plan era liberar Perú y por esa razón se negó a distraer a sus t ropas y emplearlas en las guerras civiles que empezaban a devastar al antiguo virreinato rioplatense (1819). En 1820, una escuadra de 24 buques que conducía a unos 4.800 soldados llegó al puerto peruano de Pisco, donde d e s e m b a rcó. San Martín se dirigió a Lima, que quedó bloqueada durante meses, con alternancia de períodos de negociación y enfrentamientos. En julio de 1821, las t ropas del virrey La Serna huyeron a Cuzco y San Martín vio coronada por el éxito su táctica prudente de ir agotando al rival. En Lima, pudo p roclamar la independencia, quedando como p rotector del Perú. Ahora no sólo era un liberta d or, sino que podía convertirse en un estadista moldeando a la nueva nación. Ideológicamente, como explica

John Lynch: “San Martín y Bolívar pueden describirse como here d e ros del absolutismo ilustrado. Ambos creían que la mejor forma de servir a la independencia era a través de gobiern os fuertes que impusieran el cambio social contra los i nt e reses de los terratenientes”. Por eso, para alcanzar la ansiada estabilidad San Martín no desechaba la instauración de una monarq uí a como cabeza de un Estado centralizado y fuerte, aunque basado en principios liberales como el de la separación de podere s. Republicano de corazón, era monárquico por convicción y pragmatismo –c reía que la América española no estaba preparada para la re p úb lica–. Como Bolívar, San Martín se dio cuenta de los peligros que acechaban a las nacientes repúblicas: “Mis pro m esas para con los pueblos en que he hecho la guerra están cumplidas: hacer su independencia y dejar a su voluntad la elección de sus gobiernos. La presencia de un militar afortunado por más despre nd i mi e n to que tenga es temible a los Estados que de nuevo se constituyen...”. EL LASTRE DE MONTEAG UD O . El gobierno de

San Martín en Perú, estuvo lastrado por las actitudes jacobinas y despóticas del argentino Be rn a rdo de Monteagudo –mano derecha del libertador y ministro de Guerra– y por la enfer-

medad que sufría San Martín. Lo que de brillante tuvo la campaña de Chile se transformó en una pesadilla en Perú, donde carecía de re cursos económicos y militares para derrotar definitivamente a los españoles, que resistían en la sierra. Su táctica defensiva provocó fuertes críticas en su contra por parte de sus oficiales que no calmaron sus audaces reformas –libreco m ercio y libertad de prensa–. Con su pro y ecto paralizado se fue en busca de ayuda exterior. Dos hombres se reu ni eron en Guayaquil, los días 26 y 27 de julio de 1822. San Martín había acudido a Ecuador para conseguir el apoyo de Simón Bolívar. No se sabe mucho de lo ocurrido entre aquellas cuatro paredes, pero todo indica que el venezolano no estaba dispuesto a compartir el mando y la gloria con otro general. Lo que sí se sabe es cuáles fu eron los resultados de esa cita. Tras reg resar a Lima, San Martín cedió todos sus poderes al Co n g reso recién reu n id o y se marchó del país. Había llegado a una conclusión: “Bolívar y yo no cabemos en el Perú”. Para Timothy E. Anna: “San Martín se retiró del Perú en 1822 porqu e había fracasado y lo sabía”. Otros como Lynch consideran que San Martín no fracasó, ya que “su problema en Perú fue que no contaba con una base de poder peruana. Su única base era el ejército argentino,

y éste no era lo suficientemente grande como para afrontar la empres a. No mandó a sus tro p a s a una batalla campal (...) c reía que serían derro t adas (…)_pidió la asistencia de las tropas de Bolív ar. Cuando éstas le fueron negadas, supo que era el fin para él. Hace falta una gran personalidad y poder de liderazgo para retirarse cuando él lo hizo. San Martín no falló. En todo caso, fue Bolívar quien le falló a San Martín”. EXILIO EN FRANCIA.

Recién fallecida su esposa y con las Pro v in ci a s Unidas del Río de la Plata inmersas en la guerra civil, San Martín decidió abandonar América. Desde 1824 hasta su muerte, en 1850, permaneció en su destierro en Francia y en 1880 su cadáver fue repatriado a Buenos Aires. Como afirma Lynch: “San Martín ha quedado a la sombra de Bolívar porque en contraste con el carisma de Bolívar, el era res ervado y reticente. Se concentraba en lo esencial de los deberes políticos y militares, y no era ambicioso”. El pro p i o Lynch, siguiendo al primer biógrafo del libertado r, Bartolomé Mitre, define al personaje como un “hombre americano que rescató la independencia de manos de los políticos de Buenos A i res para darle una dimensión americana, al llevarla a Chile y Perú”. *Nuestro agradecimiento a la revista La Aventura de la Historia por su autorización para reproducir este interesante artículo


36 // OPINIÓN

Doña Berta Gardes, madre soltera y ejemplar CARLOS A. OCHOA B LAN C O Doña Berta. Yo conocía algunos detalles sobre la madre de Garde l , comentados por diarios y re vi s t a s , que he leído durante mi permanencia en Buenos Aires. Pero este artículo de Héctor, sumado a la añoranza sufrida cuando uno está lejos de su patria, me hizo buscar más detalles en la red. Fue así que encontré la página “To d o Tango” cuya direcció n es: h ttp : / / w ww. to do t an go . c o m / Sp an is h / G ard e l / C ronicas/ berthe_ g ardes . a sp En esta página hay una nota titulada: “Doña Berta Gardes la m adre de Carlos Gardel”. Su aut o r, el Sr. Orlando del Gre co , recientemente desparecido, hace una reseña biográfica de Doña Berta. Los datos mencionados indican la valentía de una mujer, que afrontó su embarazo hasta el fin. Me llamó la atención la pro c e d e ncia humilde y los sacrificios que debió sufrir Doña Berta, ya desde su infancia. También me impresionó cómo Doña Berta asumió su embarazo y al igual que han hecho y hacen muchas madre s solteras, decidió valientemente, El diseño del p en de nt if de brillantes y ónix comprado por Gardel en Van Cleef, en 1924. salvar la vida de su hijo, sin hacer caso de los familiares y de la Hace un par de días leía una nota del amigo Héctor sociedad de su tiempo. Rebasti, titulado “Gardel y el “pendentif” de Doña El autor de esta nota, dice: “Berta, toda una joven Berta”. Este articulo fue publicado en el blog: “CARp r i m o rosa que era celosamente vigilada por su proLOS GARDEL-EL MOROCHO DEL ABASTO” cuya genitora, por cosas del amor y la naturaleza, un día d i rección indico a continuación, por si desean inforse encontró embarazada y el culpable de su "desliz" marse mas a fondo. era casado y con varios hijos. Entonces, al dar a luz h t t p : / / e l m o ro c h o d e l a b a s t o . b l o g s p o t . c o m / 2 0 1 0 / 0 4 / g a un hijo natural debió sufrir la incomprensión de sus rd e l - y - e l - p e n d e n t i f - d e - d o n a - b e r t a . h t m l f a m i l i a res que le re p rochaban de continuo y, más que La nota hace ref e rencia a una joya cuyo diseño encaro t ros, su misma madre.” gó Gardel en Paris, que luego regaló a su madre. En el Luego, el Sr. Orlando, autor de la nota, comenta la artículo se puede apreciar una foto de Doña Berta, decisión de Doña Berta de viajar a Buenos Aires y lo luciendo la joya. Después de leer esta nota, sobre ese d u ro que fue para ella el ser madre soltera, en una detalle personal de la vida de Gardel, que yo desconotierra extraña y luchando con esos típicos pro b l e m a s cía, me decidí a buscar más información re f e rente a que hemos dado casi todos, cuando éramos peque-


O P I N I Ó N // 3 7

ños. Por eso el autor de la nota dice que: “Mucho le costó a Berta la crianza de su hijo que le salió bastante "sabandija", porque desde chico nomás se le escapaba, si bien en los colegios donde cursó sus estudios primarios y de artesanías, sus calificaciones f u e ron siempre sobre s a l i e n t e s . ” También en el artículo se comenta que Doña Berta tuvo la satisfacción de volver a Toulouse varias veces y con orgullo, ya que la carrera de su hijo se lo permitía. Después de fallecer Gardel y según una carta que Doña Berta le envió a una prima, que tenía en Francia, ella le decía: “Una vez por semana voy al cine y al cementerio para ver a mi hijo. Aquí dan tres películas en una función. Así me consuelo un poco.” En otra parte de su carta comentaba: “Cuando estoy en casa escucho por la radio las canciones de mi po bre hijo.” Y para finalizar dice: “Si tú pudieras ver su mausoleo... Nunca faltan flores al pie de su busto. Todas las personas que pasan le dejan una flor y el día del aniversario de su muerte, se llena de gente. Y el día que dan una película suya la sala se llena.”«La gente no se cansa de verlo. Los niños lo aplauden cuando lo ven aparecer en la pantalla. Es una cosa i n c reíble. Su retrato está en todos lados.»

Doña Berta ya no está entre nosotros y Gardel tampoco, pero gracias a esa madre, que prefirió la vida de su hijo, antes que la falsa honradez de acabar con un embarazo, el tango, que hoy ya es Patrimonio de la Humanidad, tiene en Carlos Gardel, su máximo exponente. Si Doña Berta hubiese sido una mujer débil, que se hubiese dejado manejar por las habladurías de la chusma populachera, ella jamás hubiese conocido y disfrutado del cariño de Gardel, nosotros no nos hubiésemos deleitado con su voz y el tango seguro que no sería lo que es. Las feministas de verdad, deberían defender a las m u jeres que, como Doña Berta, luchan por sus hijos y no escogen el camino del asesinato, llamado aborto y que hoy nos quieren “vender” como un derecho de la m u jer. El verd a d e ro derecho es poder ser madre, aunque sea soltera, sin ser señalada por la chusma. Ser madre, aunque sea en circunstancias difíciles, es una demostración, no solo de cariño, sino también de valentía ante una sociedad hipócrita, que prefiere matar y hacer negocio con la muerte, antes que respaldar a una mujer, para que pueda traer al mundo a un nuevo ser. Un saludo. 

Premio Bacchus de Oro 2010 por la Unión Española de Catadores

ZUCCARDI Q MALBEC 2006 COMPOSICIÓN VARIETAL 100% Malbec ORIGEN La Consulta y Tupungato, Mendoza

SISTEMA DE CONDUCCION Parral Zuccardi en La Consulta sistema vertical en Tupungato

FECHA DE COSECHA Cosechado de forma manual en canastos de 18 kgs. durante las primera y segunda semanas de abril.

VINIFICACION Maceración prefermentativa en frío por una semana a 7ºC. Vinificación clásica en tinto con levaduras seleccionadas. Maceración sobre los orujos de 20 días con pigeage y delestage. Fermentación maloláctica completa. Posterior maduración en barricas de roble francés nuevas de tostado medio por 12 meses. Clarificación natural. Suave filtración antes del embotellado. Crianza en barricas de roble francés tostado medio de primer uso por 12 meses y 12 meses más embotella ALCOHOL: 14 % vol. ACIDEZ TOTAL: 5.60 g/l. AZUCAR RESIDUAL: 2.30 g/l

NOTAS DE DEGUSTACION Color profu ndo rojo violáceo. Complejo aroma de frutos fre scos maduros, ci rue las, higos y casis .con not as su tiles de tab aco, va i n i l la, pi m ie nta negra. Entrada en boca vol upt u osa, sedoso paso y la rgo fi na l . RUBEN RUFFO, Enólogo

www.benettipecoraro.com benetti@benettipecoraro.com Teléfono: (+34) 916210073


38 // OPINION

¿Qué nos queda? ENRIQUE PINTI Calor en invierno; frío en verano; violencia en las calles; cortes en las rutas; tránsito endiablado; insultos en el Congreso; la derecha diciendo que el Gobierno es de izquierda, la izquierda gritando que el Gobierno es de derecha; la inflación, o negada o falseada; el desempleo en alza; el poder adquisitivo en baja; los grandes capitales sin encontrar seguridad jurídica y garantías de inversión medianamente sustanciales; los sectores más postergados clamando por la entrega del país a esos mismos grandes capitales; quema de banderas norteamericanas y, por otro lado, pro t e sta por el peligroso acerc amiento con el gobierno de Chávez; medios que se quejan por la Ley de Medios y el Gobierno diciendo que los medios lo perjudican con prédicas que nacen del miedo a perder el control de los medios, medios con los cuales el Gobierno hizo arreglos en su momento; la cultura siendo aún el penúltimo orejón del tarro (el último es, por supuesto, la educación, que desde lo edilicio hasta lo conceptual está venida abajo); los jubilados quejándose (y con razón) porque, más allá del rasgado de vestiduras de los funcionarios, siguen desp rotegidos en su mayor parte; el robo, hurto, cho-

Haga su reserva al Tel 91 528 5378

91 152 02 67

Méndez Álvaro, 32. 28045 Madrid e-mail: aorueda@yahoo.es

reo, arrebato, o como se lo quiera denominar, haciendo estragos; las violaciones como moneda corriente; la policía oscilando aún entre la brutalidad, el gatillo fácil y la corruptela, y la indifere ncia, el encogimiento de hombros so pretexto de que "no queremos que nos acusen de re p re s o res", cuando ya sabemos que están para p revenir y, en el caso del delito flagrante, reprimir sin bestialidad ni discriminación por raza, condición, ideología y/o conducta sexual; la señora de la balanza (no me estoy refiriendo a ninguna nutricionista, sino a la Justicia), que sigue ciega, como debe ser, pero hay sospechas fundadas de que la venda que cubre sus ojos tiene unos cuantos agujeros que le permiten "junar" a quién puede o no condenar, y además tiene artritis y reuma agudísimo que no le permiten ser todo lo ágil y rápida que la sociedad necesita; el campo llora; la ciudad se desangra; los conurbanos parecen, y muchas veces son, territorio comanche; se comercia con la salud de una forma desvergonzada y el narcotráfico ya estableció sucursales en muchos puntos del país, el paco arrasa con los jóvenes y el alcoholismo se ha extendido a los menores de edad en matinés de discotecas donde a la noche se

sortean premios para las chicas que practiquen felaciones en público; en medio del descontrol, sectores muy importantes de la Iglesia insisten en que el uso del preservativo aumenta el p e l i g ro de contraer sida porque estimula a los chicos a practicar sexo con más asiduidad y menos temor (puede ser que algún cong reso de teología explique este razonamiento pues quien escribe no le encuentra mucha lógica, pero, ya se sabe: "Los artistas somos todos degenerados ¿vio, doña? "; ya sabemos que lo ideal no es el re v o lcarse indiscriminadamente en medio de droga y la borrachera a los quince y con el primero que pase, p e ro mientras una educación adecuada y una preocupación mayor por los hijos de parte de padres y maestros no se traduzca en los hechos, un pro f i l á c t i c o puede evitar no sólo enfermedades, sino también embarazos no deseados que terminan casi siempre trágicamente en aborto en malas condiciones o en el abandono de criaturas que se convierten al crecer en

carne de reformatorio y material para el crimen. El dengue puede ser un próximo re e s t reno en el cine de su barrio y el cólera, el mal de Chagas, la tuberculosis o la gripe (de cualquier inicial) siguen flotando en el aire . ¿Qué nos queda? Sólo el amor por nuestros sere s queridos; el re c u e rdo agridulce de los que se fuero n ; el respeto a nuestras convicciones; la esperanza de que hablando, discutiendo y actuando sin violencia, pero con firmeza, alguna vez nos escuchen; los gozos que la vida nos regala en medio de tanto desastre; el consuelo de tontos que es saber que nadie la está pasando genial en este mundo amenazado por posibles guerras con armas nucleares y/o químicas, intolerancias de todo tipo y peligros latentes de una naturaleza agre d i d a hasta lo inconcebible por gob i e rnos poderosos que se dicen civilizados. Y s o b re todo, nuestro mundo privado, ese al que pre s e rvamos de la mugre circ u ndante, nuestros libro s , n u e s t ros videos de cumpleaños, nuestras películas inolvidables, esas canciones que marc a ron nuestra vida y que expre s a ro n n u e s t ros amores y nuestras grandezas, el re c u e rd o imborrable de esos momentos de exaltación donde la risa, la carcajada y la lágrima nos llevaron a un oasis donde las estupideces tuvieron la entrada p rohibida. Todo pasa. Esto también pasará. 


Ediciones Sud Americanas, S. L. ME TIENE A SU LADO, SOY ARGENTINO Rubén Ramón Gritti Agente de seguros exclusivo Vida, Seguros generales y productos financieros

Tel. 91 889 11 80 Móvil 691 050 866

Distribución de diarios y revistas argentinas y de Sudamérica Todos los miércoles en los quioscos de Madrid También hacemos suscripciones por correo en España y en Europa Películas argentinas en vídeo

DISTRIBUIDOR DE ARGENTINOS.ES C/. Luis Cabrera, 58, bajo B - 28002 Madrid Telf. - Fax 91 563 83 16

S E G U R O S C ATA L A NA O C C I DE N T E · CO S A L U D · D E P S A

Suscríbete por un año nuestra revista bimestral y la recibirás por correo en tu domicilio en España Ingresa 1 5 euros en la cuenta de la Caixa nº: 2100-2709-68-0200070297 a nombre de Argespaña de Imagen y Comunicación, S. L. y envía por e-mail tus datos personales y el comprobante de pago a info@argentinos.es o llama al 630 95 46 65. También puedes suscribirte a través de la web: w w w. a r g e n t i n o s . e s

CARNE DIRECTAMENTE IMPORTADAS DE ARGENTINA 3 plantas de aparcamiento permanente (bajo la Plaza del Carmen)

TETUÁN, 34 28013 MADRID TFNO.: 91 522 47 93

MUCHAS GRACIAS POR TU INTERÉS

Arturo Soria 267 local 6 posterior 28033 Madrid 91 383 21 61 91 383 21 36 customer@ucsexpress.net

 

 Envíos de documentación y paquetería a Argentina

 

 Entregas a domicilio puerta a puerta



Revista Argentinos.es #36