Issuu on Google+

Buenos Aires, miércoles 31 de julio de 2013 / Nº 53

CAL Y ARENA

Por la baja del desempleo, el número de trabajadores registrados en el país llegó a 9.335.684. Queda formalizar el 32% restante.

Hay que discutir y cambiar Las nuevas coberturas de salud no pueden seguir sosteniéndose con el mero aporte del 9% de los sueldos. Hace falta debatir una nueva matriz económica que sustente el sistema solidario.

La calidad como premisa

PAG. 4

El modelo nacional de asistencia sanitaria nació hace décadas con objetivos claros y firmes, pero con un costo que llegaba a ser diez veces menor al actual. Es hora de repensarlo sin bajar la eficacia de sus prestaciones.

Trabajo y reposo

PAG. 2

Un estudio sostiene que los argentinos duermen poco. Los médicos aconsejan aumentar las horas de descanso para evitar dificultades en lo privado y en lo laboral. Solucionar esto favorecería el aumento de la productividad.

Un pedido al Estado

PAG. 3

PAG. 2

El titular de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Hugo Yasky, planteó a la cartera laboral la necesidad de convocar al Consejo Federal de Ministros de Trabajo para configurar un mapa del sector público nacional.


PAG. 2 - TRABAJO ARGENTINO y SEGURIDAD SOCIAL

Buenos Aires, miércoles 31 de julio de 2013 / Nº 53

Cuatro de cada diez trabajadores duermen solo seis horas diarias

Médicos de obras sociales sostienen que se hace necesario un pequeño descanso durante la jornada laboral. Afirman que los empresarios ganarían en productividad y bajarían accidentes.

La mayoría de los trabajadores argentinos solo duermen seis horas por día y entre las principales causas de esta mala costumbre se destacan el uso excesivo de computadoras, televisores y dispositivos móviles. Por otro lado se duermen dos horas menos que hace 30 años y los responsables de este cambio son los avances tecnológicos, que hacen que el ser humano pierda la noción del tiempo y el espacio, algo que perjudica al organismo. Las obras sociales muestran inquietud ante este avance de un indudable mal hábito que se registra también en el último Barómetro de la Deuda Social, una investigación de la Universidad Católica Argentina (UCA) que incluyó un estudio de trastornos de sueño. En una muestra de 5.626 adultos mayores de 18 años, existe un mayor porcentaje de hombres (17%) que de mujeres (13%)

MEJORA. Un breve reposo facilita el buen desarrollo de la actividad diaria. que duermen menos de seis horas, en tanto que la mala calidad de sueño afecta en mayor proporción al sexo femenino. Además, determinó que el 22% de la población manifestó experimentar somnolencia diurna. La mala calidad del descanso afecta a la mente y provoca falta de atención, dificultad de aprendizaje, problemas de

percepción del entorno y mayor probabilidad de cometer errores. Este fenómeno también repercute en el estado físico y emocional, genera pérdida de motivación, falta de energía, irritabilidad e incrementa hasta cuatro veces la posibilidad de sufrir accidentes viales y laborales. Por eso numerosos gremios, en conjunto con el sector empresario,

La CTA reclama un mapa del sector público El titular de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Hugo Yasky, planteó al Ministerio de Trabajo la necesidad de convocar al Consejo Federal de Ministros de Trabajo para configurar un mapa del sector público nacional. "De esa forma, se confeccionará un esquema que permitirá que esos avances del salario repercutan en los trabajadores estatales provinciales y municipales que, en

muchos casos, están por afuera de las decisiones adoptadas en el Consejo",

puntualizó el dirigente. Yasky también consideró que este año debe concretarse la convocatoria para discutir estrategias y acciones que reduzcan esa tercera parte de empleados que aún se ubica en la informalidad laboral y es víctima de tareas en negro. "Ello está representado por pasantías truchas, tercerizaciones y empleo cooperativizado, que encubre fraude patronal", subrayó.

están poniendo manos a la obra para elaborar estrategias de prevención y de alerta. Estudios científicos de la Universidad de Córdoba demostraron que los empleados con trastornos de sueño y excesiva somnolencia diurna tienen un 70% menos de probabilidades de obtener una promoción laboral, como consecuencia del bajo

rendimiento y productividad, en comparación con los individuos que logran alcanzar un sueño adecuado. La investigación arroja que la privación del sueño está asociada a diversas alteraciones en los genes, que controlan los ritmos biológicos, y a modificaciones en la transmisión neuronal, el metabolismo y la respuesta inmunitaria. Esto se debe a que tener un buen descanso es una necesidad tan importante como comer o respirar, un fenómeno activo en el que la actividad del cuerpo no está reducida sino que es distinta a la de la vigilia. Daniel Vigo, investigador del Conicet y asesor de esta empresa, explicó: “Durante las etapas del sueño suceden funciones imprescindibles que tienen que ver no solo con el aprendizaje y la memoria, sino también con mecanismos hormonales, metabólicos e inmunes”. “La alteración del sueño se

asocia con disminuciones en el nivel de alerta que puede tener consecuencias mortales como en el caso de los accidentes de tránsito. A largo plazo, se asocia con la aparición de enfermedades como hipertensión, obesidad y diabetes”, señaló Vigo. Muchos médicos de distintas obras sociales están remarcando entre sus trabajadores beneficiarios la importancia de tomar un descanso en algún momento del horario de trabajo, actividad muy difícil de lograr entre los empleados que habitan grandes ciudades como Buenos Aires. Vigo es contundente: “Está comprobado que descansar entre 20 y 30 minutos tiene beneficios tanto para las empresas como para los empleados. Tomarse un respiro hace que uno vuelva completamente renovado, mejorando la productividad y las relaciones humanas”, especificó.

Sin conflictos, vuelven a clases

Alumnos porteños, bonaerenses y de otras diez provincias, entre ellas Chaco, Entre Ríos y Tierra del Fuego, que negociaron hasta último momento con los docentes mejoras salariales, retornaron a clase tras el receso de invierno. Se trata de la segunda y última tanda de jurisdicciones, con Capital Federal y las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Entre Ríos, Formo-

sa, Jujuy, La Pampa, Misiones, Salta, Tierra del Fuego y Santiago del Estero. En Entre Ríos se

suspendió el paro de 48 horas previsto, pero en Tierra del Fuego se declararon en estado de alerta.

Salud para monotributistas sociales y personal de servicio doméstico

Una de las responsabilidades de la Superintendencia de Servicios de Salud es prestar asesoramiento para realizar el trámite de incorporación a obras sociales al personal doméstico y a los monotributistas. Mediante esta acción se garantiza el acceso a la cobertura del Programa Médico Obligatorio de Emergencia (PMOE), otras coberturas obligatorias y prestaciones de

alta complejidad, de acuerdo a la cotización personal fija destinada al Seguro de Salud. La manera en que el interesado puede acceder a la información es comunicándose por teléfono a través del 0-800-222-SALUD (72583) o por correo electrónico a través del Centro de Atención Virtual (CAV) de la SSSalud a las siguientes direcciones: reclamos@sssalud.gov.ar;

monotributo@ssalud.gov.ar y beneficiarios@sssalud.gov.ar Por otro lado en la página web de la SSSalud se puede acceder on line al Registro Nacional de Obras Sociales, al padrón de beneficiarios de agentes nacionales del seguro de salud, a la nómina de Hospitales, las normativas sobre el Sistema Nacional del Seguro de Salud y el Registro de Prestadores.


Buenos Aires, miércoles 31 de julio de 2013 / Nº 53

TRABAJO ARGENTINO y SEGURIDAD SOCIAL - PAG. 3

OBRAS SOCIALES: HAY QUE CAMBIAR LA MATRIZ DE SU FINANCIACION

La salud no puede seguir sosteniéndose únicamente con el aporte del 9% del salario. Se torna necesario discutir un nuevo esquema económico más eficaz y solidario. Por José Luis RABOY

En los últimos meses algunas obras sociales, que corrían el riesgo de desaparecer, volvieron a vivir. Es porque algunos sectores empresarios comprendieron que la enorme cantidad de servicios de salud que hoy cubren estas entidades no puede seguir financiándose solamente con el aporte del 9% del salario de los trabajadores, o con solo 100 pesos mensuales que aportan los trabajadores monotributistas y el personal doméstico. Por eso en acuerdos de las cámaras empresarias y los sindicatos, se establecieron recursos parta atender nuevos gastos. Se debe tener en cuenta que las obras sociales no reciben ni han recibido nunca ningún aporte estatal. Los motivos que llevaron a las entidades que cuidan la salud de las familias de trabajadores a necesitar de nuevos recursos deben buscarse en varios factores que confluyen: 1. Envejecimiento de la población: a principios del siglo XX, la esperanza de vida al nacer de los niños en Argentina era de 47 años. Cuando se creó el sistema de obras sociales, en 1970, la expectativa de vida era de 65 años. Hoy es de 77 años. Como es sabido, cuanto más edad tiene la

CAJA. Los costos y la inversión tecnológica crecen pero los fondos son siempre los mismos. población, el gasto en salud aumenta geométricamente. Por ello el gasto de las obras sociales también aumentó geométricamente. 2. Cobertura de jubilados: cuando se creó el sistema solo se atendía a trabajadores activos y su familia. Eran todos

jóvenes. Hoy ya son mayores, y además ahora también se atiende a jubilados. 3. Incorporación de nuevas poblaciones de muy bajos aportes: en los últimos años los monotributistas y el personal doméstico, incluido sus familiares, son atendidos en las

obras sociales de igual forma que todos los demás trabajadores pero el aporte que hacen es solo la cuarta parte del monto que realizan los trabajadores en relación de dependencia, lo que requiere que se tomen recursos de los demás trabajadores para atender la salud de

estas nuevas poblaciones. 4. Nuevas tecnologías: en los últimos 40 años se han producido innovaciones tecnológicas que prolongan la vida, y que son muy costosas. La tomografía, la resonancia magnética, la sensitometría ósea, la medicina nuclear, los trasplantes, son

solo algunos de los muchos nuevos métodos diagnósticos y de tratamiento que no existían cuando se diseñó el sistema. A pesar de estas costosas incorporaciones, los ingresos de las obras sociales siguen siendo solo el 9% de los salarios. 5. Incorporación por ley de nuevos tratamientos: las discapacidades, el tratamiento de la obesidad, la fertilización asistida, tratamiento del VIH, son nuevos servicios muy costosos que ahora atienden las obras sociales. 6. El Ministerio de Economía les retiene a las obras sociales todos los meses fondos destinados a pagar las prestaciones de alta complejidad, pero en los hechos no les devuelve ese dinero para que los paguen. Es así que estas abonan con otros recursos esas prestaciones y la Superintendencia no les reintegra los fondos. La CGT asegura que los montos retenidos alcanzan 20 mil millones de pesos. Estos son algunos de los motivos que causan la desfinanciación del sistema de salud de la seguridad social. No es malo que hayan aparecido nuevas prestaciones y se hayan incorporado nuevos beneficiarios al sistema. Por el contrario es muy bueno pues permite mejorar y alargar la vida de los argentinos. Lo único que hay que hacer ahora es incorporar nuevos recursos para financiar estos nuevos gastos de las obras sociales.

¿De dónde pueden obtenerse esos nuevos recursos?

1. Descartamos que puedan ser nuevos aportes de los trabajadores. De sus sueldos ya se descuenta para obra social, para jubilación, para el PAMI, y para el impuesto a las ganancias. Los salarios no soportan nuevos descuentos. 2. Puede generalizarse un aporte especial de las empresas a las obras sociales, al menos hasta que se reestructure definitivamente el método de financiamiento de las mismas. 3. Puede cambiarse el

destino del 3% del salario que los trabajadores hoy aportan al PAMI, y que esos recursos se aporten a las obras sociales que son las que atienden la salud de esos trabajadores y sus familias. 4. Incorporar las nuevas y costosas prestaciones a cargo de los fondos que maneja la Superintendencia de Servicios de Salud para la alta complejidad y que hoy es superavitario. 5. Por último, puede eliminarse el aporte que las obras

sociales hacen a la Superintendencia de Servicios de Salud para prestaciones de alto costo y baja incidencia y para redistribución de recursos (en general del 15% de lo que ellas recaudan). Esas prestaciones serían financiadas en adelante con aportes del tesoro nacional. Hay que aclarar que desde su nacimiento las obras sociales no han recibido ningún aporte del Estado. Quizás haya llegado el momento. J.L.R.

DEBATE. Hay que encontrar una forma novedosa de costear la salud.


Y

SEGURIDAD SOCIAL

MAS TRABAJO, MAS SALUD

No se puede bajar la calidad

A partir de 1944 las conquistas sociales de los trabajadores tuvieron un cambio trascendental. El paso de Juan Domingo Perón al frente de la Secretaría de Trabajo y su posterior acceso a la Presidencia, impactaron positivamente en el acceso de los obreros a más amplios derechos. La fluida relación que esto generó entre él y el movimiento obrero produjo, entre otros grandes logros, lo que hoy conocemos como sistema de obras sociales. Así los trabajadores argentinos lograron una de las conquistas más trascendentales del mundo laboral argentino en materia de cobertura de salud: tener un servicio financiado exclusivamente por un porcentaje que sale del salario mensual de ese trabajador más otra parte similar aportada por el empleador. Fue un “sistema solidario” que revolucionó en aquellos tiempos la dignidad de los argentinos que hasta entonces trabajaban a destajo sin derechos adquiridos y sin cobertura de salud. En sus comienzos, las necesidades más inmediatas estaban en la maternidad. Pasar de tener un hijo en casa ayudado por una partera del barrio, a tenerlo en una clínica, con todo el apoyo médico necesario fue realmente un gran logro para una familia trabajadora. Sumado a eso había complementos sanitarios que el trabajador comenzó a usar. Tratarse un accidente laboral, ser atendido por un médico en casa, abordar una enfermedad con sus correspondientes medicamentos y días de reposo o animarse a practicar una cirugía programada para abordar una afección postergada por mucho tiempo, fueron algunas de las cosas de la medicina social que era absolutamente nueva para esos trabajadores. En los últimos años los trabajadores han logrado tener, dentro de su seguridad social, mayor calidad de prestaciones en salud y más cobertura en las prestaciones de salud privada. Hoy hay tratamientos

DATOS UTILES

Para conocer y tener en cuenta a la hora de requerir el servicio médico de cada gremio Obra Social del Personal de Seguridad Comercial, Industrial e Investigaciones Privadas Tel: 0800-333-6777 Web: www.ospsip.org.ar

Obra Social de Empleados de Agencias de Informes Tel: (011) 4373-4977 Web: www.oseadi.com.ar

Obra Social de Técnicos de Vuelo ALERTA. Sumar patologías que se cubren con los mismos recursos pone en riesgo la atención. crónicos con cobertura total y de ser necesario de por vida. Se hacen trasplantes que tiempo atrás eran exclusivos de aquellos que tenían el dinero para afrontar una prestación privada o que, debido a la extrema urgencia, podían acceder a una lista de espera dentro de la salud pública. Se incluyó dentro del programa médico obligatorio, tratamientos que eran impensados hace no más de siete u ocho años. La celiaquía, la obesidad, la salud mental, la discapacidad y, recientemente, la fertilización asistida. Todo dentro del mismo sistema que naciera hace casi siete décadas y financiado con la misma ecuación económica desde su concepción a pesar de que la inversión en salud para una familia de trabajadores se incrementó considerablemente, más allá de ser un porcentaje del sueldo. En 1946 el gasto más importante

de una obra social era la maternidad y el nacimiento de un nuevo integrante de la familia trabajadora. Eso aproximadamente equivalía a los aportes salariales y patronales de unos seis meses de ese trabajador. En cambio hoy, solo para cubrir un nacimiento, se necesitan cientos de prestaciones que se añaden a la maternidad, más unos doce meses de aportes. Es decir que además de aumentar su costo relacionado con el salario, también ha aumentado la cantidad de sueldos que un trabajador necesita para cubrirlo. Hoy un tratamiento de fertilización asistida estándar, en una aplicación, cuesta más de 20 mil pesos. Si a esto le agregamos que los tratamientos en muchos casos requieren de más de un intento hasta lograr efectividad, podemos decir que el costo que implica para el sistema solidario de salud equivale a

unos 70 meses de aportes de un trabajador, tan solo para esta prestación en su primer intento. Todos los trabajadores tienen la dicha, como muy pocos países del mundo, de contar con uno de los sistemas de salud social más completos. Esto es una buena noticia para todos los que queremos a los trabajadores sanos y contenidos. Pero es necesario saber también que el financiamiento de estas prestaciones no se pueden sostener si no se trabaja en un cambio en la matriz económica de recaudación para las obras sociales. La editorial de hoy –ver página 3 del suplemento- profundiza sobre esta nueva mirada que hay que poner sobre el sistema desde lo económico para conservar el espíritu social y de contención que le dio Juan Domingo Perón en 1945.

Tel: (011) 4635-9003 Web: www.tecnicosdevuelo.org.ar

Obra Social para el Personal de Empresas de Limpieza, Servicios y Maestranza de Mendoza Tel: 0800-666-5579 Web: www.ospelsym.com.ar

Obra Social del Ministerio de Economía Tel: 0800-345-6763 Web: www.osme.org.ar

Obra Social del Personal de Cementerios de la Pepública Argentina Tel: (011) 4115-2766

SERVICIOS

Se viene el Día del Niño La Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc) seccional Buenos Aires festejará el Día del Niño el 1 de septiembre. La cita es en el Estadio Malvinas Argentinas, situado en Gutemberg 350 de la Capital Federal. A partir de las 14 habrá sorteos, regalos para los niños menores a 12 años y grandes shows en vivo para toda la familia. No se suspende por lluvia. Para más información, dirigirse a la sede central en Urquiza 17, Capital Federal, o comunicarse al (011) 5277-6200.

Web: www.soecra.com.ar

Todo listo para la formación profesional Smata abre las inscripciones para los cursos de capacitación laboral del segundo cuatrimestre en el Centro de Formación Profesional Nº 406 de la ciudad de Mar del Plata. Están dirigidos a personas mayores de 16 años y destinados a la capacitación en diversas áreas de la profesión de mecánica automotor, como auxiliar mecánico de motores nafteros, auxiliar mecánico de motores diésel, mecánica de ciclomotores, entre otros. Se cursa en horario nocturno y se otorgan certificados oficiales. Para

informes, hay que llamar 0223-4755897 o escribir cfp406smata@gmail.com

Obra Social de Trabajadores de Empresas de Electricidad al a

Tel: 0800-345-8080 Web: www.osteeluzmedica.com.ar

Obra Social de Jardineros, Parquistas, Viveristas y Floricultores de la República Argentina Tel: 0800-666-7686 Web: www.osjardineros.com.ar


Cronica 310713