Issuu on Google+

BAE Negocios

www.baenegocios.com Miércoles 22 de mayo de 2013

Plan de lucha de telefónicos

Un período signado por el trabajo

Los 300 contratados cesanteados por la empresa Elecnor S.A., subsidiaria de Telefónica de Argentina, fueron reincorporados luego de un conflicto de varias semanas. Un ejemplo de acción y unidad entre dirigentes y empleados

De los aspectos sobresalientes de la década se destacan la baja desocupación y las convenciones colectivas de trabajo. Lo que oscurece el horizonte de los asalariados es, sin dudas, la alta inflación

2003 - 2013

Balance de una década con luces y sombras

PÁG. 3

La seguridad social, el empleo, la salud y la industria viven uno de los períodos más intensos de los últimos cincuenta años. Los trabajadores y sus obras sociales deben realizar una evaluación ALERTA PÁG. 2

Salud mental y empleo Aumenta el ausentismo laboral por enfermedades psiquiátricas y los factores están asociados al modo de vida. Muchas veces las afecciones se manifiestan a través de distintos síntomas y siempre repercuten en la tarea de las personas

EL DATO

En diez años Se crearon 5 millones de puestos de trabajo que generaron una caída de 10 puntos en el índice de desocupación

ACUERDO PÁG. 4

Avance en la legislación laboral Entró en Diputados una iniciativa para limitar las sumas “no remunerativas” mensuales que actualmente otorgan muchos empresarios. Se busca que en los convenios se incorporen al salario luego de seis meses. De aprobarse, saldará una asignatura pendiente


2

Seguridad Social

BAE Negocios

www.baenegocios.com

Miércoles 22 de mayo de 2013

Aumenta notablemente el ausentismo laboral por enfermedades psiquiátricas en todo el país

E

n el mundo hay 450 millones de personas que padecen enfermedades psiquiátricas. Los factores están casi siempre asociados a los modos de vida actuales y en nuestro país también se registra un aumento de enfermedades mentales. Muchas veces las afecciones psiquiátricas se manifiestan a través de distintos síntomas, que repercuten en el trabajo de las personas. Entre las enfermedades que se presentan con mayor frecuencia están los trastornos de ansiedad generalizada y las depresiones, que muchas veces no son desencadenadas necesariamente por estrés laboral y que terminan afectando el desempeño en el empleo. Este tipo de enfermedades genera más posibilidades de sufrir accidentes laborales (una cuestión sobre la que se trabaja desde los gremios, desde el Estado y las empresas) o de tránsito. Sobre este punto ha circulado

DSM-V

Un manual que se ha desvirtuado

Los transtornos pueden lesionar la actividad laboral y la convivencia

también la opinión de algunos medios acerca de que detrás de esto se esconde una industria que implica beneficios para el trabajador. Para resaltar esto, se menciona que recientemente, en Entre Ríos, fue denunciado un grupo de profesionales que prescribe licencias médicas a personas sanas. Si bien no dudamos de que esto pueda haber ocurrido o estar ocurriendo, la verdad es

que no es viable a largo plazo por los diagnósticos a través de distintos estudios que se le hacen a la persona. Más allá de esto, es de destacar que con los años han ido creciendo las enfermedades vinculadas con trastornos psicológicos, y, de hecho, para lograr la contención de los trabajadores, la mayoría de las obras sociales ha desarrollado departamentos de salud mental

Ha aparecido recientemente la quinta versión del Manual de Psiquiatría el DSM. Se supone que este texto lleva adelante una tarea clasificatoria y de organización para la investigación y atención de las enfermedades mentales. Su aparición llevó a la especialista Cecilia Perret a señalar que dicha intención se fue desvirtuando desde la primera versión del documento. La profesional advierte: “En la actualidad, cualquier padecimiento del ser humano tiende a etiquetarse desde lo patológico, padecimientos que, obviamente son consecuencias absolutas del contexto y del momento histórico, no sólo a nivel personal” Para Perret, “cuando todo quiere etiquetarse, medicarse, estigmatizarpara trabajar desde la prevención. En esa línea es importante que los trabajadores y sus familias realicen las consultas que sean necesarias ante cualquier síntoma y que adop-

se –a veces con fines económicos que responden a los intereses de las corporaciones farmacéuticas– se llega a sostener que la persona es una enferma que no se adapta al mundo, a la sociedad. ¡Pero vaya si sirve de excusa poner la etiqueta de enfermo a cualquiera que cuestione, que no se amolde, que moleste, para luego separar y ya”. Finalmente, la especialista declara: “Celebro que organizaciones mundiales de salud, así como centros importantísimos, no avalen sus prácticas recurriendo a este manual. El malestar en la cultura del que hablaba Freud y los vínculos patológicos entre los individuos son, casi siempre, lo único que nos enferma”. ten hábitos más saludables, que permitan evitar el estrés. No sólo se estará protegiendo más al trabajador sino que se estarán resguardando los recursos de la seguridad social.

En América Latina los salarios promedio reales crecieron a pesar de la gran crisis internacional

E

l titular de la Organización Internacional del Trabajo alertó en Washington sobre un fuerte aumento de la productividad en el mundo en detrimento de los ingresos de los trabajadores aunque sostuvo que en América latina se da otro fenómeno. La crisis tiene la particularidad de quebrar el poder de negociación del asalariado, y de esta manera recomponer la acumulación sobre la base de un ingreso laboral aplastado. Si la productividad del trabajador aumenta, es decir si la creación de producto por cantidad de

trabajo aumenta y su salario real (ajustado por inflación) lo hace en menor grado, disminuye el poder adquisitivo. El Informe Mundial sobre Salarios 2012/2013 elaborado por la OIT señala que los salarios van por detrás de la productividad en la mayoría de los países, lo que ha llevado a un giro a favor de la desigualdad. El crecimiento de los salarios promedio reales se mantuvo muy por debajo de los niveles anteriores a la crisis, creciendo al 1,2% a nivel mundial en 2011, mientras que en 2007 este incremento habría sido del 3 por

José Luis RABOY

E

l 25 de mayo próximo se cumple una década de la asunción de Néstor Kirchner como presidente de la Nación. En la redacción consideramos que era una buena oportunidad para repasar lo bueno y lo no tan bueno de la evolución de aquello que es central para un trabajador y su familia: salarios, nivel de empleo, condiciones de trabajo y seguridad social. Los dos aspectos sobresalientes de este período son las convenciones colectivas de trabajo y la baja desocupación. Todos los años, desde 2003 y sin interrupciones ni condicionamientos, se

ciento. Entre 2000 y 2011, el promedio de los salarios mensuales reales prácticamente se duplicaron en Asia, crecieron un 18% en África y el 15% en América Latina; mientras que en las economías desarrolladas sólo del 5 por ciento. En América Latina y el Caribe aunque la crisis financiera interrumpió un ciclo de crecimiento económico fuerte, tanto el PBI como el empleo crecieron a tasas sólidas y los salarios promedio reales crecieron a pesar de la crisis. Esto quiere decir que, en el mundo, los trabajadores tienen una menor

participación en la renta total. Para el caso argentino, según la UIA, el salario real de la industria acompañó la evolución de la productividad en el período 20012012. A su vez, según los datos del Centro de Estudios de Población, Empleo y Desarrollo de la UBA, el salario real habría aumentado para el período 2011-2003 en cerca del 50% mientras la productividad lo hizo en aproximadamente un 35%. Si la serie se extiende para el lapso 2011-1995, el salario real prácticamente no se habría modificado mientras la productividad lo hizo en un 36 por ciento.

Una década de trabajo argentino

han celebrado anualmente las convenciones colectivas de trabajo, más conocidas como paritarias. Vale aclarar que estos procesos donde empleadores (privados y el Estado) y sindicatos se sientan y acuerdan la recomposición salarial (por la pérdida de salario real por la inflación) y mejores condiciones de trabajo. Es la primera vez en la historia del país que esto sucede durante diez años sin interrupciones. Y no sólo en la actividad privada. El Estado nacional lleva también diez años ininterrumpidos de discusiones y acuerdos paritarios. Hace unos días se

firmó el correspondiente al año 2013, logrando la Unión de Personal Civil de la Nación un 24% de recomposición salarial. Sin estos acuerdos anuales obligatorios sería imposible que los salarios pudieran seguir a la inflación, aunque sea de atrás y perdiendo algo cada año. El alto nivel de ocupación durante tantos años continuos también es una novedad en el país. Si bien ayudó la demanda internacional de nuestros productos exportables, se debe reconocer que ha sido muy importante la política de creación de empleo que tuvo el ex

presidente antes y que tiene la Presidenta ahora. Lo peor de estos 10 años en cuanto a los trabajadores, es sin duda la alta y persistente inflación. Recuerdo la vieja frase de la década del 70: “Mientras los salarios suben por la escalera, los precios suben por el ascensor”. Esto no sucedió exactamente así en estos 10 años gracias a la plena vigencia de las negociaciones salariales, que amortiguaron parcialmente la pérdida de poder adquisitivo del salario. Sin embargo, hoy se siente que la capacidad de compra de los trabajadores ya no es la misma. La prioridad

entonces será lograr que los salarios puedan mantener en forma permanente su capacidad de compra. También hay otra cuenta pendiente con los trabajadores. Es el aumento salarial por crecimiento de productividad por persona ocupada. Es un concepto que ha sido importante en los últimos 20 años en muchos sectores de la producción y en general no ha sido tenido en cuenta. Es hora de que las cámaras empresarias incorporen definitivamente este tema como parte de las discusiones salariales.


BAE Negocios

www.baenegocios.com

Miércoles 22 de mayo de 2013

Seguridad Social

3

BALANCE DE UNA DÉCADA

Luces y sombras de un período histórico

A diez años de la asunción de Néstor Kirchner, decidimos sumarnos a la interesante y necesaria tarea de hacer el balance de una etapa clave en materia de seguridad social

U

n 25 de mayo asumía Néstor Kirchner la presidencia. Ya a las 72 horas de haber posado sus manos sobre el bastón bruñido por el gran Pallarols tuvo que viajar para dar solución a un conflicto docente suscitado en la provincia de Entre Ríos. Así de rápido ingresaban los trabajadores y la seguridad social en la nueva agenda presidencial. Sin dudas han existido grandes avances en materia de fortalecimiento de los sindicatos y sus obras sociales producto del mayor empleo. También es cierto que quedan cuentas pendientes en materia de financiamiento de la salud, sobre todo en lo que hace a que el Estado garantice estándares sanitarios con el dinero de los trabajadores sin brindar alternativas presupuestarias nuevas. En todo caso, si se trata de “una década ganada”, hay que decir que parte fundamental del equipo que jugó el partido fueron los trabajadores y sus instituciones. En el 2003 se inició un proceso transformador de la seguridad social con valores rectores como la inclusión social y la solidaridad. El Estado manifestó la intención

de fomentar un rol de hacedor de políticas públicas en pos de la equidad y la justicia social, en clara diferenciación con las reformas estructurales que culminaron en el 2002 en una crisis sin precedentes que dejó a más de la mitad de la población en la pobreza y la indigencia,

CR E CI M I EN TO F EDERAL D EL T R ABA J O ARG EN TINO P OLO A L I MEN TA RIO T UC U MÁ N P O LO AU TOMO TOR C Ó RDOBA P O LO V IT IV IN Í C O LA ME N D O Z A P O LO FRU T Í C O LA RIO N E GRO P O LO P E T R O L E RO NEUQUÉN

P O LO A LGO D ONER O C HACO POLO MAD ER ER O MISIONES

P O LO META LM ECÁNICO S A N TA FE P OLO A LIMENTAR IO BUENOS A IR ES

P OLO P ES QU ER O C HU BUT P O LO EN ERG É TIC O S A N TA C RUZ

P OLO E L E C T R ÓNIC O T. DE L FU EG O

En todos los nuevos polos productivos han crecido fuertemente los ser vicios de las obras sociales de cada gremio

especialmente a niños, mujeres y ancianos. Las políticas públicas volvieron a atender a los sectores más necesitados y a los que más urgente respuesta requerían: los trabajadores, los niños y los adultos mayores. En ese sentido fue una gran década para la seguridad social, entendida como el conjunto de instituciones que tienen como objetivo la protección de las personas frente a determinadas contingencias. El sistema solidario de salud administrado por los propios trabajadores comenzó una etapa de crecimiento de la mano de la sustitución de importaciones y la industrialización inducida, la mejora en el consumo, la inversión en tecnología y las políticas de contención social. Los nuevos polos industriales regionales se tradujeron en nuevas prestaciones sanitarias (ver recuadro). Se volvió con ímpetu a las negociaciones colectivas y las paritarias. Se puso en marcha el Plan Nacional de Regularización del Trabajo (PNRT) dirigido a transformar la cultura del incumplimiento de la normativa laboral y previsional con el que inició un duro combate contra el trabajo no registrado tan perjudicial para la seguridad social. Los gremios colaboraron fuertemente en el desarrollo de acciones de difusión

para la toma de conciencia sobre los derechos y obligaciones de trabajadores y empleadores. En cuanto a lo que queda por resolver, el financiamiento de las obras sociales sigue siendo una asignatura pendiente. Allí la década no parece “ganada”, sino más bien “empatada”. El problema deviene de una serie de leyes muy equitativas que en los últimos años se viene impulsando acerca de la atención de tratamientos como la discapacidad, la obesidad, la celiaquía, a las que luego se sumó la fertilización asistida, que deben ser cubiertas, sin costo para el afiliado, por las obras sociales. Como cualquier argentino, las autoridades de estas organizaciones, celebran el salto en la equidad que significan estas leyes. Pero lo que los funcionarios y legisladores eluden responder es quién se hace cargo de los altísimos costos que se suman a partir de estos tratamientos. ¿Por qué si la ley obliga a los servicios públicos a atender estos temas con el dinero de todos los argentinos, las obras sociales, que son financiadas con los aportes de los trabajadores, deben costear estos tratamientos sin una ayuda económica adicional? El avance tecnológico y las tendencias de asistencia que el mundo globalizado pone al

servicio de la calidad de vida hacen que las prestaciones médicas también estén a la vanguardia. El problema está en que todo se financia con la misma matriz de recaudación de siempre: es decir, la que proviene de un porcentaje del sueldo de cada trabajador más los aportes patronales. Las obras sociales, seguramente, serán las mejores prestadoras para estos tratamientos. Ellas marcan la diferencia a través de la contención social, la calidad humana y profesional. Sólo es necesario que se aplique sintonía fina para que no se desfinancie el sistema solidario de salud de todos los argentinos. Indudablemente, ésta ha sido una década intensa. La recuperación de la industria y del empleo a partir del 2003 permitió que muchas obras sociales comenzaran a equilibrar sus servicios y su financiamiento. La población accede a servicios que estaban vedados. Los sanatorios y las clínicas de los propios trabajadores crecen día a día. Quedará para la próxima década la enorme tarea de sostener el crecimiento económico logrado, continuar el fortalecimiento de las instituciones que representan a los trabajadores. Pero también solucionar con estrategias inteligentes y viables el financiamiento de las obras sociales. Si se hubiesen habilitado las herramientas financieras necesarias para el innegable aumento en el acceso a la salud, no dudaríamos en afirmar que el próximo sábado los trabajadores celebrarían una década absolutamente ganada.

EMPLEO La creación de 5.000.000 de puestos de trabajo y una caída de 10 puntos porcentuales en el índice de desocupación fueron dos de las características salientes de la economía argentina durante la última década. Después de haber afectado al 17,3% de la población económicamente activa (PEA) en el tramo final de la convertibilidad, la desocupación logró caer al 6,9% durante el último trimestre del año pasado.

INDUSTRIALIZACIÓN, SALARIO Y OBRAS SOCIALES Las obras sociales de los trabajadores aprovecharon muy bien el resurgimiento del empleo industrial, que derivó en un fortalecimiento de la actividad gremial. Los parques industriales pasaron, en diez años, de 80 a 330 y 223 están en plena ejecución. Se estima que el 2013 va a culminar con más

de 500 parques industriales. Sólo en la industria, el comercio y los servicios se crearon casi 200.000 nuevas empresas, un 64% más de las que había al comienzo de este Gobierno. Se alcanzó un promedio récord de trabajo de casi 500.000 puestos por año. Se logró reducir 66% el número de desocupados.

Toda la demanda de salud que este crecimiento genera derivó en la creación de nuevas herramientas y centros sanitarios, como clínicas, sanatorios y centros de atención propios que hoy son ejemplo en el mundo por estar en manos de trabajadores y con un alto nivel de complejidad y eficiencia.


4

Seguridad Social

BAE Negocios

www.baenegocios.com

Miércoles 22 de mayo de 2013

Diputados buscará avanzar en una ley para limitar el otorgamiento de sumas no remunerativas Es porque se trata de una herramienta de la que muchos empresarios abusan

L

os empleados están preocupados porque las negociaciones paritarias vienen demoradas y a pesar de que el Gobierno aplicó el congelamiento de precios, igualmente advierten que sus salarios pierden el valor real. Desde el sector empresarial hacen cuentas y también esperan a ver con qué porcentaje se definen los acuerdos. Con esta mirada, están por comenzar las negociaciones paritarias de varios gremios importantes. En este escenario, la Cámara de Diputados retomará el debate de una iniciativa que, de aprobarse, impactará positivamente en los trabajadores. Y negativamente en los “costos”, se quejan los empresarios. Para tratar de satisfacer a ambas partes, se hizo uso de sumas “no remunerativas” mensuales que pueden otorgarse para beneficiar a los trabajadores sin los beneficios de la seguridad social. Desde el 2001 –en un comienzo para paliar la crisis– este rubro quedó instalado en la dinámica de la negociación colectiva y en algunos casos este tema suele ser ríspido. En este marco, el diputado Héctor Recalde volvió a insistir

con un proyecto que propone que las sumas no remunerativas que se pactan en los convenios se incorporen al salario luego de seis meses. Este tema estuvo en el centro de la escena en el 2011, cuando Recalde y el senador radical Eduardo Artaza se pusieron de acuerdo para presentar un proyecto común en ambas Cámaras del Congreso. De hecho, tuvo media sanción en la Cámara alta, pero no se pudo tratar en Diputados, por lo que perdió estado parlamentario. Se establece que “en la primera ronda de negociaciones colectivas que se desarrolle a

partir de la entrada en vigencia de la presente ley, las sumas que con carácter no remunerativo fueran pactadas a favor de los trabajadores en convenios colectivos y acuerdos con fuerza de tales sólo podrán mantener tal carácter por el término de seis (6) meses, convirtiéndose en remuneratorias a partir del mes subsiguiente, en cuyo caso serán incrementadas en un monto equivalente al que corresponda en concepto de aportes a cargo del trabajador previstos por la legislación nacional con destino a los distintos subsistemas de seguridad social”. Toda suma que integra el

salario puede tener (o no) carácter remunerativo. Es remunerativa cuando está sujeta al pago de aportes y de obra social. Se tiene en cuenta, por ejemplo, para determinar el monto de una indemnización por despido, un accidente de trabajo o para el cálculo del haber jubilatorio. En cambio, tiene carácter no remunerativo cuando no está sujeta a descuentos como, por ejemplo, las asignaciones familiares. Más allá de que muchos dicen que va a incrementar los costos laborales en un 50%, lo cierto es que Recalde afima que mientras se sostienen las sumas “no remunerativas” se afectan recursos de la seguridad social y que los resultados que, en lo inmediato, se derivan al poder adquisitivo podrían también traducirse en eventuales perjuicios a los trabajadores próximos a obtener un beneficio previsional en cuanto al haber a percibir se refiere. Sin dudas estamos ante un hecho histórico en una Argentina con empresarios que vienen eludiendo sus responsabilidades sociales y laborales en nombre de un pretendido alto costo laboral.

DATOS ÚTILES

Para conocer y tener en cuenta a la hora de requerir el servicio de una obra social Obra Social de la Unión de Cortadores de la Indumentaria Tel: (011) 4382-7666 Web: www.uci.org.ar

Obra Social de Trabajadores de la Industria del Cuero y Afines Tel: (011) 4983-7408 Web: www.ospica.org.ar

Obra Social del Personal Distribuidora Cinematográficas Tel: (011) 4371-4348 Web: www.ospedici.com.ar

Obra Social del Personal de la Industria Fideera Tel: 0800-888-8344 www.villamaria.com.ar/amma/ospif

Obra Social del Petróleo y Gas Privados de Cuyo Tel: 0261-4319086

SECUELAS DE LA CRISIS GLOBAL

www.sindicatopetroleoygaspri

70 millones de mexicanos no tienen seguridad social

vadodecuyo.com

Alrededor de 70 millones de mexicanos no tienen seguridad social en el país, aseguró Javier Salinas Narváez, presidente de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados. Los funcionarios esperan que esta tendencia pueda revertirse si en los próximos meses el Poder Legislativo aprueba propuestas como la del seguro de desempleo. Los trabajadores de la nación

azteca creen que la seguridad social debe ser un valor de todos los mexicanos que les permita fortalecer la cultura de la seguridad social y la educación. Desde la Argentina podemos ver lo importante que es seguir defendiendo nuestro modelo de seguridad social único en el mundo, en manos de los propios trabajadores con índices de eficacia altísimos.

El balance de los datos provenientes del mercado laboral durante la última década arroja un saldo netamente positivo, aun cuando quedan enormes desafíos por delante, como por ejemplo lograr una disminución en los índices de empleo informal, que alcanza niveles altos en la muestra general y abiertamente graves en determinadas actividades y regiones.

Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA) Tel: 0800-444-7640 Web: www.ioma.gba.gov.ar

Dirección de Obra Social de la Universidad de Buenos Aires Tel: 0800-122-6822 Web: www.dosuba.com.ar

SER VICIOS

Familias que pueden terminar el secundario En la provincia de Córdoba, la Secretaría de Cultura y Capacitación del SMATA seccional Córdoba abrió las inscripciones para el Plan de Finalización de Estudios Secundarios (Plan FinEs) que se dictará en la sede gremial. Esta secretaría es la encargada de llevar adelante la implementación de este plan, de

forma totalmente gratuita. Los requisitos son ser mayor de 18 años, haber cursado el secundario hasta el 2011 adeudando materias. Las fechas estipuladas para rendir las materias son del 23 al 27 de septiembre y del 4 al 7 de noviembre. Los interesados pueden consultar al teléfono (0351) 422-9550.

Campaña de vacunación antigripal de gastronómicos La Uthgra seccional Bariloche lleva a cabo desde esta semana la campaña de vacunación antigripal gratuita para los afiliados y su familia. La misma está destinada a niños de 2 a 3 años con prescripción del médico pediatra, y personas de más 3 años inclusive. El beneficio alcanza a afiliados al

sindicato y a su grupo familiar primario, mientras que los afiliados a la obra social sólo deberán abonar la aplicación de la dosis. La campaña se realiza en el Centro Médico Gastronómico de Bariloche y hay que presentarse con carnet de obra social. Por cualquier consulta, comunicarse al (02944) 452-9570.

Obra Social para el Personal de la Industria Gráfica de la Provincia de Córdoba Tel: 0351 – 4238079 Web: www.uogc.org.ar

Obra Social Fedecamaras Tel: 0800-345-0770 www.osfedecamaras.com.ar

Obra Social de Empleados de Agencias de Informes Tel: 0800-999-0880 Web: www.oseadi.com.ar


Suplemento BAE