Issuu on Google+

Volumen 1. NĂşmero 1. Mayo de 2013

Autores: Arenas Adela. Castillo Wilmer. Pinto Ligia. RodrĂ­guez Darlis


Contenido

La Revista digital Paradig/mas, nace bajo la orientación de conocer aspectos relativos a la investigación educativa, muy particularmente en referencia a los Paradigmas de investigación, que significa modo o modelo que yuxtapuesto a un conjunto de conocimientos, conforma la cosmovisión del mundo y que según autores como León y Montero (1995), el término paradigma hace referencia al “conjunto de creencias y actitudes, como una visión del mundo compartida por un grupo de científicos que implica, específicamente, una metodología determinada” (p.34). En este número se incluyen artículos donde se pretende abordar diferentes tópicos, pero con un objetivo: Trazar los diferentes enfoques paradigmáticos en los que ha estado determinada la investigación, los cuales serán desarrollados por los profesores Darlis Rodríguez, Ligia Pinto, Wilmer Castillo y Dra. Adela Arenas. Con este volumen de la Revista digital Paradig/mas, se da inicio a los esfuerzos mancomunados que se vienen realizando en la investigación educativa en el ámbito académico con la tutora de la Cátedra de Metodología e Investigación I, profesora María Crespí. Se considera, que esta revista puede servir como otra forma de difundir conocimiento. Adela Arenas

Editorial Adela Arenas……………………………….1 Artículos de investigación Paradigmas de la investigación Darlis Rodríguez…….…………………….2 Virtualidad universitaria desde los Enfoques Paradigmáticos Adela Arenas.………………..…………….3 La educación actual: Necesidad de un cambio Paradigmático Ligia Pinto………………………..……………4 Paradigmas: Enfoque cualitativo. Wilmer Castillo…..………………………….5 Sabías Que…………………………………….6


ARTÍCULOS Paradigmas de la Investigación: Enfoque Cuantitativo Prof. Darlis Rodríguez Al hacer referencia a la conceptualización del término Paradigma, se hace necesario citar que la idea de paradigma comienza a desempeñar un papel fundamental en las ciencias para el año 1962 según Kuhn.

Enfoques Paradigmáticos y la Virtualidad Universitaria Universitaria Dra. Adela Arenas Señala Silva (2011), que de acuerdo con la fundamentación ontológica y epistemológica existen dos enfoques de investigación, el cuantitativo y el cualitativo, cada uno de los cuales puede estar inspirado en cualquiera de los diferentes paradigmas científicos que se conocen.

La educación actual: Necesidad de un cambio paradigmático? Prof. Ligia Pinto Para Santiago (2008), las circunstancias del mundo contemporáneo han develado las dificultades que confrontan los fundamentos paradigmáticos de la Modernidad, transferidos a la educación, con el objeto de garantizar el desarrollo efectivo y eficiente de los procesos de enseñanza y aprendizaje

Paradigmas: Paradigmas: Enfoque Cualitativo Prof. Wilmer Castillo Según García (2012), en el desarrollo de las ciencias sociales, los paradigmas han significado las experiencias, creencias y valores que permiten percibir la realidad, la forma de responder a esta percepción y en general la manera de entender el mundo y el conocimiento.


Prof. Darlis Rodríguez

En relación al termino paradigma como concepto se hace necesario mencionar a Kuhn (citado en D´Silva 2008), quien lo define como el modelo o ejemplo a seguir por una comunidad científica, de los problemas que tiene que resolver y del modo como se van a dar las soluciones. Dicha definición según el autor, aparece en su obra titulada la “Estructura de las Revoluciones Científicas” donde pretendió exponer, ampliando su teoría acerca de que toda ciencia se perfila a lo largo del tiempo con las aportaciones de la comunidad científica, la cual contribuye no solo con nuevos conocimientos acumulativos, sino también cambios cualitativos, nuevos cambios de perspectivas con la creación de nuevos paradigmas que abren nuevos horizontes a la ciencia, pero que también permiten su evaluación. En tal sentido, es menester afirmar que dicha conceptualización se enmarca en la dedicación que cada científico en su condición de investigador de la ciencia y su


naturaleza, dispone para el estudio, análisis e interpretación de datos, variables y elementos propios de la investigación como proceso. En efecto, al indagar acerca del mismo, se puede observar que

conllevan a un fin primordial: La búsqueda de

solución a problemas presentados a través de la puesta en práctica de los aspectos propios de un determinado paradigma. Por su parte, Hernández (2012), señala que el término paradigma se origina en la palabra griega parádeigma que a su vez se divide en dos vocablos para (junto) y deigma (modelo), en general, etimológicamente significa modelo o ejemplo. La evolución de cada época o periodo histórico depende del ser humano como elemento cultural en el proceso de investigación, es el modo de pensar, es la postura intelectual de cada persona la que determina

los aportes de un paradigma

determinado ya que sus capacidades, habilidades y aptitudes viabilizan la trayectoria investigativa de los problemas de la sociedad en que se desenvuelve. Cabe señalar, que la rapidez de los cambios económicos, políticos y sociales que se suscitan en el mundo, el desarrollo de la tecnología y la informática hace que los investigadores se encuentren con situaciones complejas ante las cuales se permite plantear nuevos modelos paradigmáticos para llevar a cabo con efectividad los procesos de cambio necesarios para la humanidad. En esta renovación constante de las ciencias sociales se constituye un fenómeno denominado cambio que tiene un efecto profundo en el campo investigativo. Es por ello, que es fundamental el rol de investigador en cada persona para así transformar de modo efectivo y eficaz, para lograr sus objetivos y obtener resultados favorables para el bienestar de la colectividad. En consecuencia, la transformación tiene como centro al hombre como ser capaz de responder participar activamente en la investigación de los cambios de la sociedad en la que vive como unidad compleja de naturaleza humana total y holística. Desde esta perspectiva, los paradigmas juegan un papel primordial como punto de partida en el modelo de investigación a seguir de acuerdo al sujeto objeto naturaleza y características propias de cada modelo, con base en afirmaciones y postulados teóricos- conceptuales; el acuerdo común entre la problemática a resolver, el uso de


las técnicas de experimentación concretas por parte de los científicos para el logro de metas y objetivos de investigación, por tal razón cada proyecto investigativo se sustenta en un paradigma . Es así, como se perfila la acción del investigador en cada modelo donde se ven influenciados los sectores sociales generándose transformaciones profundas que conducen hacia la necesidad de replantearse los postulados de cada paradigma y su adecuación ante cada problemática existente y de los conocimientos hacia cada realidad dirigiendo a cada investigador en su accionar. Bajo esta perspectiva, Carballo y otros (2012) consideran que en la práctica de cómo investigar bajo el enfoque de un paradigma u otro, se pueden arrojar resultados distintos de acuerdo con el marco de visión que se decida adoptar. Por lo tanto, cada paradigma que tome el investigador aportará

datos importantes para

buscar

similitudes y diferencias entre uno y otro, destacando la relevancia de cada uno en el proceso investigativo. En el presente artículo, se pretende abordar diferentes aspectos que destacan sobre el paradigma cuantitativo, el cual es conceptualizado por el Diccionario de la Real Academia Española

(2001) como: Sistema filosófico que admite únicamente el

método experimental y rechaza toda noción a priori y todo concepto universal y absoluto. En correspondencia con esto, se sustenta en la metodología hipotética-deductiva. La problemática a abordar tiene como inicio los postulados ya existentes los cuales el investigador adoptará

según su

inquietud e interés mediante la selección de una muestra representativa de la población determinada, la misma será objeto de resultados cuantificables usando procedimientos estadísticos e implementando técnicas e instrumentos para la recopilación de datos sujetos a la validez y fiabilidad con el propósito de que la información arrojada sea fundamentada en la objetividad.


Coello y otros (2012), manifiesta que el modelo de la investigación cuantitativa (empírico-analítico) se sustenta en el idealismo subjetivo, como el positivismo, el neopositivismo (lógico y semántico) y el pragmatismo. Esta orientación de la investigación científica resulta la más utilizada en el área de las ciencias sociales, y en especial, de la esfera educativa. La posición filosófica epistemológica que sustenta este enfoque parte de identificar la naturaleza y la sociedad, por lo que se extiende con exclusividad al canon de las ciencias naturales y exactas al estudio de los fenómenos sociales Para la precitada autora, en términos generales, este modelo plantea en primer lugar que la realidad existe y es objetiva (ontología); en segundo, el investigador puede conocer esa realidad por medio del razonamiento inductivo y solo empíricamente (epistemología); en tercer lugar, solo se pueden emplear métodos empíricos para el conocimiento de la realidad; o sea, para la búsqueda y procesamiento de la información (metodología). De allí, que la misión de la investigación científico-cuantitativa es explicar los fenómenos, interesarse en las causas que los originan y además, se apoya en las técnicas estadísticas para el procesamiento de la información, la cual obtiene mediante métodos empíricos como la observación, la encuesta, y el experimento; llegando de esa forma a las conclusiones, que vienen a ser generalizables, lo que admite la posibilidad de formular leyes generales. En el paradigma positivista los investigadores parten de supuestos teóricos universales, sin vinculación a contextos ni a circunstancias determinadas formulando las generalizaciones; destacando que cada postulado científico es propio de los objetivos y propósitos de los individuos, buscando las relaciones entre los sucesos. En este sentido Huerta (2012), manifiesta que en el marco de este paradigma se privilegia la comprobación de hipótesis y la validez de las verdades está sujeta al grado de siginificatividad estadística; lo que certifica que los ensayos sean replicables en otros contextos.


Pero para el autor mencionado, es importante resaltar que en el caso de su aplicación en educación, estos paradigmas se complementan; no se excluyen. Lo que va a depender de la intención del investigador y de su habilidad para aprovechar las ventajas que cada paradigma ofrece para el estudio de los problemas sociales. Este paradigma se encuentra

relacionado a la perspectiva distributiva de la

investigación social, fundamentalmente persigue una descripción lo más exacta a la realidad estudiada. Intentando lograrlo, se apoya en las técnicas estadísticas, entre las que se mencionan la encuesta y el análisis estadístico de datos secundarios. Este modelo destaca la importancia de construir un conocimiento, el cual sea lo más objetivo posible, para ello, separa las viables distorsiones referente a la información que obtengan de los sujetos desde su propia subjetividad, lo que determina

la

verificación de teorías y leyes que se puedan establecer de acuerdo a los resultados que se adquieren con su aplicación. Estos aspectos descritos, se muestran en el siguiente gráfico, donde se puede observar la aplicación y las respuestas en referencia a los planos del conocimiento que lo definen como paradigma cuantitativo.

Fuente: Iván (2013). Paradigma positivista. Storyboard


REFERENCIAS

Carballo, M. y otros (2012). Paradigmas de la investigación educativa. Documento en línea, disponible: http://innovadoresdelapren dizaje.blogspot.com/2012/09/paradigmas-de-la-investigacion–edu cativa.html Coello, e y otros. (2012). los paradigmas cuantitativos ycualitativos en el conocimiento de las ciencias médicas con enfoque filosófico-epistemológico. edumecentro 2012;4(2):132-41. Documento en línea, disponible: http://www.edumecentro.sld.cu/pag/Vol4(2)/re vielena.html Diccionario de la real academia. (2012). Documento en línea, disponi ble: http://betadescargas.com/blog/diccionario-de-la-real-academiaespanola/ D´Silva, F. (2008). Los paradigmas de investigación en las ciencias sociales:tendencias actuales. Aportes Documento en línea, dispo nible: http: //franadasi.blogspot.com/2008/02/los -paradigmas-enla-investigacin-de.html Hernández, A. (2012). Paradigma. Documento en línea, disponible: http://walcubo.blogspot.com/2012/12/paradigma.html Huerta, A. (2003). Una versión comparativa entre los paradigmas cuan titativo y cualitativo. Documento en línea, disponible: http//redescepalcala.org/inspector/DOCUMENTOS%20Y% 20LIBROS/IN VESTIGACION/CUANT-CUALIT2.htm Iván (2013). Paradigma positivista. Storyboard. Documento en línea, disponible: http://www.storyboardthat.com/userboards/ivan/paradig ma-positivista


Dra.

Dra. Adela Arenas

En el proceso de investigación subyacen diversas formas o preconceptos que influyen en la manera de percibir la realidad, en la relación del investigador con el objeto a estudiar y el modo de buscar el conocimiento. Estas formas se conocen como paradigmas, los cuales responden de manera diferente a las preguntas que determinan los aspectos señalados y que vienen a representar los planos del conocimiento: Ontológico, Epistemológico y Metodológico. Del tipo de respuesta, va a depender la situación o enfoque paradigmático al que se haga referencia. Hablar sobre el significado de los paradigmas y las implicaciones que estos tienen en la práctica investigativa y educativa, no es tarea fácil. Por lo que se hace necesario comenzar por su conceptualización. Si bien el concepto de paradigmas Kuhn, (1971) admite pluralidad de significados y diferentes usos, se describen muchas maneras de definirlo; modelos o tipos de métodos para llevar a cabo una investigación, y estos a su vez enmarcados en modos de llevarla a cabo y según la percepción del mundo. En este orden, señala Silva (2011), que de acuerdo con la fundamentación ontológica y epistemológica existen dos enfoques de investigación, el cuantitativo y el cualitativo. Cada uno de estos dos enfoques puede estar inspirado en cualquiera de los diferentes paradigmas científicos que se conocen. Los principales paradigmas con los cuales


se relaciona al enfoque de investigación cuantitativo son el positivismo y estructural funcionalismo. Por su lado, señala el precitado autor, el enfoque cualitativo se relaciona con paradigmas como el construccionismo social y socio crítico.

Bajo esta perspectiva, la palabra paradigma se usa comúnmente hoy en día para designar una postura, una opción o un modo sistemático de investigar, opción que se expresa en típicas vías técnico-instrumentales y que responde a un fondo filosófico o manera de ver el mundo, el conocimiento humano y sus procesos de producción. Asimismo, el análisis de Kuhn (ob. cit.), en referencia a las diversas acepciones sobre paradigma, es de gran utilidad para entender los procesos de cambio e innovación en cualquier disciplina, incluyendo el tema de la revolución educativa que está provocando la educación a distancia vía internet en instituciones de educación superior. De allí, la relación que guarda el análisis de los paradigmas con la intención de instituciones de educación superior de conducirse hacia la virtualidad universitaria. Los cambios determinantes que se han aplicado en las formas de entender los procesos de enseñanza y aprendizaje conforman un nuevo paradigma de formación. Es así, como Reigeluth (2000), sostiene que la definición de educación tiene que incluir lo que numerosos teóricos cognitivos definen como construcción, el proceso para ayudar a los estudiantes a confeccionar sus propios conocimientos. Sostiene el autor antes mencionado, que "la educación debe definirse de un modo más amplio como todo aquello que se hace para facilitar un conocimiento lleno de significado." (p. 30). En el concepto de construcción, dice el autor, confluye toda una nueva visión del aprendizaje y una manera distinta de entender la producción de conocimientos. Este concepto tiene profundas consecuencias en la organización del proceso pedagógico, en los roles de profesores y alumnos y en las características y funciones de los medios y recursos para el aprendizaje. En este orden de ideas, plantea Chirinos y otros (2009), que la universidad latinoamericana, es causa y efecto de grandes contradicciones, de ruptura y emergencia de nuevos paradigmas, siendo que, a pesar de proponer los cambios sobre


todo en las áreas académicas, ha sido una de las instituciones con mayor lentitud para apropiarse y comprender la importancia que la tecnología de la información y comunicación como alternativa académica presenta como reto en el siglo XXI. En este contexto, para hablar de nuevos paradigmas, intentando explicar la necesidad de cambio y transformación que requieren las instituciones universitarias para adecuarse a ese reto que impone la tecnología, es importante reseñar aspectos relativos a la existencia de paradigmas que se han mantenido en el tiempo en el área educativa y que en al ámbito académico y, en particular en el de la investigación, la concepción básica de paradigma se mantiene en cuanto a que es un conjunto de creencias y valores de una comunidad científica. Es así, como se observa que el nuevo panorama mundial, tiene entre sus características la presencia en el contexto globalizado de la tecnología, los sistemas de información, la economía entre otros, dado por los acelerados cambios que han llevado a las instituciones a desplegar procesos de transformación que las conduzcan en la vía del desarrollo competitivo y lograr con ello, obtener productos y servicios de calidad. En este sentido, es oportuno destacar que las universidades como instituciones u organizaciones, no quedan al margen de estos cambios, debido a que las mismas han experimentado en los últimos años una formidable

evolución,

tanto

en

su

estructura como en su funcionamiento. De ahí, que muchas de las transformaciones que han surgido dentro del sector educativo han sido producto de la unión de las tecnologías de información y comunicación en el ámbito educativo. Es por ello, que surge la necesidad del modelo de la educación virtual, lo que le ha permitido a la universidad formar al estudiante sin barreras de tiempo, espacio y ubicación geográfica.


Durante mucho tiempo, en el ámbito universitario, la educación tradicional se ha centrado en una enseñanza académica, posiblemente demasiada teórica que debido a los cambios acelerados actuales que se han producido en la sociedad, requiere que los nuevos planes de estudios deban orientarse hacia unos menos academicistas, entre otras cosas. Es indiscutible, que los sistemas educativos del futuro, deberán ser de una capacidad de adaptación muy superior a la actual. Cabe decir, que se precisa de un proceso de reingeniería de la fuerza intelectual, que conduzca a la transformación de la formación universitaria de los métodos clásicos de educación presencial. En este contexto, cabe mencionar que siendo la actividad educativa una de las más complejas que realiza el ser humano, se ha intentado indagar la operatividad de diferentes modelos educativos, dentro de los paradigmas imperantes del momento, para lo que se ha requerido utilizar distintos recursos didácticos con la finalidad de producir un aprendizaje significativo y activo por parte del estudiante. Uno de estos modelos se basa en la aplicación de la tecnología con recursos multimedia que permitan a la universidad ir a la vanguardia de esta nueva manera de enseñar. De allí, que Escontrela e Ystojanovic. (2004), mantienen que el diseño de aplicaciones multimedia presupone la conjunción de dos partes inseparables: la pedagogía y la tecnología. Estos autores, perfilan que de la pedagogía debe considerar la selección de los métodos educativos utilizados para lograr la intervención del estudiante como un sujeto activo y el uso de la tecnología incluya la combinación de las modalidades de informática educativa para lograr un beneficio en esta área que conforme los objetivos planteados y en la cual, la selección de nuevos métodos conlleve a que la enseñanza presencial pierda su hegemonía actual para darle paso a sistemas donde la información se le haga llegar al estudiante de una forma diferente a la tradicional. En concordancia con lo anterior, e intentando destacar las bondades

de los

métodos utilizados en la enseñanza virtual, se cita a Laborí de la Nuez (s/f), quien afirma que cuando se habla de medios multimedia, se hace referencia a la utilización


a través del ordenador de múltiples medios como textos, gráficos, sonido, imágenes, animación y simulación, que son combinados y controlados por el usuario en forma interactiva para conseguir el efecto deseado y que deben ser conocidos y aplicados para ir desarrollando los programas que se le indiquen. Por lo antes expuesto, se considera que las nuevas tecnologías constituyen, en muchos aspectos, un desafío para la investigación y la educación, e igualmente para el docente, quien debe abandonar su rol de dispensador de saberes para convertirse en un guía y mediador. Es por ello, que las competencias para aplicar las nuevas tecnologías en el aula de clase han pasado a formar parte fundamental de su perfil como profesional. De allí, que su nuevo papel radica en ofrecer a los estudiantes las herramientas necesarias para que dominen las competencias en el área de la información y comunicación, lo que viene a constituirse en un paso hacia la virtualización universitaria en el ámbito educativo. En este sentido, se hace oportuno definir este término, según Quéau (citado en Casas Armengol 1997), la virtualización se define como: … un proceso y resultado al mismo tiempo del tratamiento y de la comunicación mediante computadora, de datos, informaciones y conocimientos. Más específicamente, la virtualización consiste en representar electrónicamente y en forma numérica digital, objetos y procesos que se encuentran en el mundo real. En el contexto de la educación superior, para el precitado autor, la virtualización puede comprender la representación de métodos y objetos relacionados a actividades de enseñanza

y aprendizaje, de investigación y gestión, así como también la

utilización de instrumentos que le permitan al usuario, realizar diversos procedimientos a través de Internet. De acuerdo al mismo autor, se estaría hablando de la Universidad Virtual, entendiéndose como el servicio encargado de conceder a la Comunidad Universitaria de todo lo necesario para desarrollar iniciativas de formación en línea, bien como


mejoramiento para la docencia a nivel presencial, y también como para completar la formación en la modalidad íntegramente virtual. En el mismo orden, autores como Quiroga y Banfi (2011), señalan que el avance de la tecnología ha llegado, también, al terreno educativo ya que las mismas permitieron democratizar el conocimiento, pero es importante saber que los espacios de estudio reales se han convertido ahora en aulas virtuales y las universidades que ofrecen esta nueva concepción, son cada vez más. De esta manera, se puede destacar que en la educación presencial tradicional se hace uso de distintos elementos de investigación tales como libros, revistas, videos, pero se debe hacer una búsqueda en el aula para terminar el trabajo. En el caso de la educación a distancia, la información se obtiene inmediatamente y sin restricciones, gracias a su herramienta primordial: Internet. Al respecto, Barroso (2011), al hacer referencia a este tópico, complementa que las principales características de la universidad virtual son el aprendizaje autónomo favorecido por las tecnologías de la información, sin desplazamientos ni horarios rigurosos. Ante la posibilidad de una nueva perspectiva del saber educativo que incluya una cultura académica no fragmentada en conocimientos especializados surge el modelo de educación virtual, el cual plantea un interesante método de producción científica para avanzar en el terreno de la tecnología que crece a velocidades sorprendentes. Todo esto significa un trascendental cambio de paradigmas; el paradigma educativo tradicional basado en la presencialidad del docente y de los alumnos, vigente desde hace muchos años, es ahora retado y sustituido por una nueva forma de percibir la enseñanza y el aprendizaje, el paradigma Informático-Telemático, que dirige a la universidad hacia la virtualidad, permitiéndole mayor acceso y visibilidad a la labor educativa desarrollada en ella.


REFERENCIAS Barroso, E. (2011). Características y ventajas de la universidad virtual para estudiar. documento en línea, disponible: http://barrosolopezerwin-erwin. blogspot.com/2011/06/caracteristicas-y-ventajas-de-la.html Casas Armengol, M. (1997). Viabilidad de la Universidad Virtual Iberoamericana. Documento en línea, disponible: F:\Documents\pararadigmauniversi dad virtual.htm Chirinos, E. y otros (2009). La universidad ante los nuevos paradigmas de la información y el conocimiento (PIC). negotium. revista científica electrónica, cien-cias gerenciales/Scientific e-journal of managementscience. Documento en línea, disponible: www.revistanegotium.org.ve Escontrela, R. e Ystojanovic, L. (2004). La integración de las TIC en la educación: apuntes para un modelo pedagógico pertinente. Rev. Ped v.25 n. 74. Caracas set 2004. Documento en línea, disponible: http://www.scielo. org.ve/scielo.php?pid=s0798979220004000300006&script=sciarttext Laborí de la Nuez, B y Olegordia, I. (s/f). Estrategias educativas para el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Documento en línea, disponible: http://www.rieoei.org/deloslec/labori.PDF Quiroga, D. y Banfi, A. (2011). Diferencias entre el aprendizaje de la unl virtual yla actividad tradicional de enseñanza. la unl virtual y el estudian te moderno. documento en línea, disponible: http://lanuevaeducaciónvirtual. blogspot.com/2011/05/ventajas--y-desventajas-entre-el.html Reigeluth, Ch. M. (2000). ¿En qué consiste la teoría de diseño educativo y cómo se está transformando? en Reigeluth, Ch. M. (Ed.). diseño de la instrucción. teorías y modelos, Madrid: Santillana Silva, R. (2011). Enfoques basados en paradigmas cualitativos, cuantitativos. documento en línea, disponible: http://transcomplejidadrosilfer.blogspot.com /2011_06_01archive.html


Prof. Ligia Pinto EL MUNDO EXIGE UN CONSTANTE CAMBIO DE PARADIGMAS, PUES VIVIMOS EN UN DESARROLLO CONSTANTE

Para Santiago (2008), las circunstancias del mundo contemporáneo han develado las dificultades que confrontan los fundamentos paradigmáticos de la Modernidad, transferidos a la educación, con el objeto de garantizar el desarrollo efectivo y eficiente de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Como lo describe el mismo autor, el hecho de centrar el esfuerzo pedagógico en la transmisión de nociones y conceptos, con el dictado, la copia, el dibujo y el calcado, torna evidente su obsolescencia y anacronismo.


Al contraponer esta situación con conocimientos y prácticas que incentivan otras formas de enseñar y aprender desde epistemologías abiertas, deliberadas y participativas, dice el mencionado autor, se puede comprender el reiterado cuestionamiento a sus agotamientos y su repercusión en la inobjetable crisis educativa. Ya es un hecho cierto el atraso de esta labor, que coloca en tela de juicio la primacía de los fundamentos teóricos y metodológicos, lo que establece un grave problema pedagógico, debido a que la práctica educativa fija su atención en un reduccionismo conceptual que dificulta el desarrollo de razonamientos críticos y creativos. Con estos señalamientos, dice el precitado autor, el propósito es aportar una reflexión que inmersa en los actuales cambios históricos, respalde las razones que justifican un cambio profundo en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Es necesario plantear otras opciones que contribuyan a formar a los ciudadanos del mundo global, con conciencia de la complejidad que viven, y den explicación abierta a los acontecimientos vividos, planteamientos pedagógicos y didácticos más coherentes con la forma como se desarrolla este momento tan cambiante. El mismo autor se pregunta si se puede hablar de crisis de los paradigmas de la, educación actualmente; al intentar dar respuesta a esta premisa, señala que el cuestionamiento a tradicional práctica escolar cotidiana encuentra sustento convincente y argumentativo, a los cambios paradigmáticos y epistemológicos que suceden desde fines de la década de los años noventa del siglo XX, hasta el presente. En el mismo contexto, de acuerdo a Aguerrondo (1997), las dos condiciones básicas que parecen importantes frente al futuro son conocimiento y valores, los cuales deben impartirse desde el sistema educativo, desde las escuelas.


Es así que la profundidad del proceso de cambio social que tiene lugar actualmente obliga a reformular las preguntas básicas sobre los fines de la educación, sobre quiénes asumen la responsabilidad de formar a las nuevas generaciones y sobre qué legado cultural, qué valores, qué concepción del hombre y de la sociedad deseamos transmitir. Las fuertes transformaciones de la sociedad global están dejando en claro que este siglo está suponiendo un cambio total de reglas de juego, un cambio de paradigma. En el caso de la educación, sin pretender formar juicios de valores, quizás el fracaso se deba a que al buscar respuesta a lo que se está sucediendo se mantiene la mirada en forma retrospectiva y no se intenta hacer un enfoque o propuesta prospectiva. Lo anterior, hace pensar que se siguen limitaciones en cuanto a la continuidad del modelo clásico de la escuela impartido en las escuelas, pretendiendo modernizarlo con materiales didácticos y, sobre todo, incluyendo la mayor cantidad de computadoras posible, sin enfocar la problemática a cambios sustanciales en la forma del proceso de enseñanza-aprendizaje. En este sentido, hay que replantearse la necesidad de un nuevo paradigma educativo que superando las restricciones del actual, sea idóneo tanto para corregir las fallas detectadas en el pasado, y además,

dar respuestas más adecuadas a las

necesidades del futuro, ya que frente a un mundo en el que el problema son los cambios de paradigma en todos los aspectos de la sociedad, las reformas educativas mantienen el modelo clásico escolar sin introducir nuevos elementos que, que permitan transformarlo. Según Aguerregondo (ob. cit.), el nuevo paradigma envuelve cambiar básicamente la ecuación conocimiento a docente a alumno pasando de los saberes a las competencias. Lo que será posible en la medida en que se tome conciencia, y se pueda redefinir los ejes básicos que subyacen al actual modelo de educación e investigación, dando respuestas alternativas de transformación de fondo y no solo de forma. Es oportuno señalar, que los cambios paradigmáticos parecen necesitarse en todos los niveles del proceso educativo.


No obstante, los cambios que se ocurren en la investigación parecen hacer necesaria la creación de nuevos paradigmas en la búsqueda de una nueva interpretación y estudio de la ciencia hacia la mejora de la misma. Sin embargo, en concordancia con lo definido por Kuhn (citado en D´Silva 2008), cuando manifiesta que para generar una nueva etapa de paradigmas es necesaria una evolución al interior del paradigma vigente. Por lo tanto, se configura un nuevo tipo de pensamiento sustitutivo, lo que no implica un total desplazamiento sino un inicio de convivencia. En la actualidad, los modelos epistémicos tradicionales, baluarte de la ciencia moderna, están siendo debatidos profundamente. De esta manera, los paradigmas con los cuales se rigió la construcción del saber moderno están en disputa con nuevos modelos y propuestas que en caso de ceder los primeros, se convertirán en los nuevos paradigmas. Autores como Díaz (2005), al hacer referencia a esta temática, argumenta que son variadas las razones que orientan la necesidad de un cambio paradigmático en el proceso de enseñanza-aprendizaje en

la educación actual, y sobre todo en la

educación superior. Una de ellas fundamentada en la nueva organización social y sobre todo en los cambios globales a nivel mundial en muchos ámbitos, siendo uno de ellos, el educativo. Sobre estos aspectos, el autor antes mencionado, considera que se debe adecuar la educación a la sociedad del conocimiento que incluye nuevos patrones culturales, valores, tecnológicos, entre otros. Este nuevo enfoque, constituiría una oportunidad para revisar el sistema educativo y considerar como finalidad fundamental de todos los procesos de enseñanza, facilitar al estudiante las herramientas necesarias para la construcción de su propio aprendizaje.


De acuerdo a lo antes señalado, para el precitado autor, se infiere que la metodología de la enseñanza universitaria debe experimentar cambios frente a las posiciones clásicas centradas en el aula y la actividad del docente, dirigidos hacia una enseñanza centrada en la actividad autónoma del estudiante.

Esto significa, según lo argumenta Morles (2005), la educación superior debe asumir un nuevo paradigma, valorando la ciencia en cuanto a ciencia, en otras palabras, como el sistema y proceso de crear saberes que incluyen conocimientos y creencias que sean altamente confiables. El nuevo modelo educativo debe basar el aprendizaje en la motivación, en la resolución de problemas y en el trabajo colaborativo, sin olvidar los avances tecnológicos que han creado redes de comunicación, dándole paso a los espacios virtuales para el conocimiento y las interrelaciones humanas.


REFERENCIAS Aguerrondo, I. (1997). El nuevo paradigma de la educación para el siglo. Documento enlíne, disponible: http://www.oei.es/administracion aguerrondo.htm Diáz, M. (2005). Cambio de paradigma metodológico en la escuela supe rior: exigencias que conlleva. Documento enlíne, disponible:http://cde. uv.es/documents/2005-02-16.pdf D´Silva, F. (2008). Los paradigmas de investigación en las ciencias so ciales: tendencias actuales. Aportes Documento en línea, disponible: http: //franadasi.blogspot.com/2008/02/los-paradigmas-en-la-investiga cion-de.html Morles, V. (2005). Educación de postgrado o educación avanzada en Venezuela: Para qué? Revista investigación y postgrado.UPEL. Vol. 20, No. 2, 2005. Santiago, J. (2008). El contexto histórico, el cambio paradigmático y sus repercusiones en la enseñanza y el aprendizaje en la práctica esco lar cotidiana. Documento en línea, disponible: http://www.scielo.org. ve/scielo.php?pid=S1316-49102008000100005&script=sci_arttext


Prof. Wilmer Castillo

La investigación cualitativa es un tipo de investigación que cuenta con técnicas especializadas para obtener respuesta a fondo acerca de lo que las personas piensan y sienten. Su objetivo es facilitar un mayor y mejor

conocimiento acerca del

significado de las acciones de los hombres, sus actividades, motivaciones, valores y significados subjetivos. Este tipo de investigación se ha venido retomando luego de un casi dominio de los métodos de investigación cuantitativos. Al hablar de paradigmas, es necesario partir de la conceptualización, en este sentido, se señala según diferentes autores que proviene del griego para deigma que significa ejemplo, modelo. Por su parte, Kuhn (citado en Pérez 1994), puntualizó este término cuando lo adoptó para referirse al conjunto de prácticas que definen una disciplina científica durante un período específico de tiempo. Según García (2012), en el desarrollo de las ciencias sociales, los paradigmas han significado las experiencias, creencias y valores que permiten percibir la realidad, la


forma de responder a esta percepción y en general la manera de entender el mundo y el conocimiento. En este artículo se pretende abordar particularmente aspectos referentes al paradigma cualitativo. Evidentemente, que al hablar de paradigmas cualitativos, se hace necesario mencionar que entre éstos y los paradigmas cuantitativos existen marcadas diferencias, entre las cuales cabe mencionar lo referente a las formas de analizar las situaciones, siendo que el cuantitativo aplica métodos de análisis causal y correlacional, dándole importancia a lo objetivo como tangible y medible, mientras que el cualitativo por su parte, utiliza métodos de análisis descriptivos e interpretativos, tratando de comprender los fenómenos que ocurren. Para Hernández, Fernández y Baptista (2010), no es fácil precisar cuándo se inició el desarrollo de este paradigma, concretamente señalan los autores que el enfoque comienza como proceso investigativo a finales del siglo XIX y sobre todo en el inicio del siglo XX, aunque indican que ya desde el ss. XVI con la llamada “etnográfica temprana” se dan lo primeros pasos para sustentar la investigación cualitativa. Según Pérez (ob. cit), este modelo paradigmático surge como alternativa al paradigma positivista, dado que existen situaciones problemáticas que no pueden ser explicadas ni comprenderse solamente desde la perspectiva cuantitativa, dando así paso a la contribución por parte de diferentes corrientes investigativas a lo que se conoce como paradigma interpretativo, hermenéutico, fenomenológico y socio crítico. Es importante mencionar, que el desarrollo de este paradigma obedece al aporte de muchos autores, entre los que se encuentran Dildhey, Husserl, Baden, Mead, entre otros, bajo una fundamentación humanística, donde se percibe la vida social como la creatividad compartida de los individuos.

Edmund Husserl

Wilhelm Dilthey

George H. Mead


Lo que determina, según el autor antes mencionado, una realidad percibida como objetiva, viva y cognoscible para todos los que participan en la interacción social. En el ámbito educativo los paradigmas son modelos que, tomando en cuenta las condiciones externas y las características propias de cada ser humano, buscan plantear una postura que trate de explicar el proceso de aprendizaje y los fenómenos que lo constituyen. En este contexto, La metodología que utiliza esta perspectiva de investigación se caracteriza esencialmente por su enfoque holístico, es decir, que estudia la realidad en forma global, sin fragmentarla y contextualizándola. Practica además, un análisis inductivo, donde las categorías, explicaciones e interpretaciones se elaboran partiendo de los datos y no de las teorías previas. Y por otra parte, se apoya en un enfoque idiográfico, que viene a constituir el hecho de centrarse en las peculiaridades de los sujetos, más que en el logro de leyes generales. En este mismo orden, Nuñez (citado en Delgado 2012), plantea que en esta modalidad de investigación, se utilizan múltiples

fuentes

de

información,

destacando

las

observaciones de los fenómenos sociales. En este sentido, se puede decir que el trabajo cualitativo comienza con una observación detallada y próxima a los hechos, buscando lo específico y local con el fin de descubrir posibles patrones de comportamiento. Se orienta hacia el estudio de problemas relacionados con la experiencia humana individual y colectiva; fenómenos sobre los que se conoce poco y se aspira comprender en contexto natural. En este orden de ideas, se destaca que el paradigma cualitativo acepta la teoría apoyada en la práctica, entendiendo que la realidad se compone de símbolos y exégesis hechas por personas, interdisciplinarias y holística. El mismo concibe epistemológicamente el conocimiento como una acción inherente al ser humano que se cimenta y reconstruye cada día con nuevos elementos axiológicos y no sólo describe el objeto sino también el contexto bajo el cual está influenciado.


Siguiendo con las aportaciones de Guba y Lincoln (1990), cabe destacar que existen una serie de niveles de análisis que permiten establecer unas características comunes de esta diversidad de enfoques y tendencias. Estos niveles son los siguientes: Nivel ontológico: aquel que se refiere a la naturaleza de la realidad social y natural. Desde este nivel, la investigación cualitativa se define por considerar la realidad como una dinámica, global y construida en un proceso de interacción con la misma. Por su parte, el plano epistemológico hace referencia al establecimiento de los criterios a través de los cuales se determina la validez del conocimiento. Así, desde esta perspectiva epistemológica, frente a la vía hipotético-deductiva implantada mayoritariamente en el plano de la investigación, la investigación cualitativa asume una vía inductiva. Igualmente, en el plano metodológico se describe a las distintas vías y formas de la investigación, en tono a la realidad. Desde este nivel, la investigación cualitativa tendrá un carácter emergente, el cual se construye en la medida en que avanza la investigación, a través de la cual se obtendrán diferentes enfoques y perspectiva de los participantes. Al intentar un análisis sobre los modelos de investigación, en concordancia con González (2010), quien considera que independientemente del enfoque paradigmático utilizado en la investigación, se tendría que repensar la investigación universitaria desde la epistemología de la complejidad y que al citar a Ugas plantea que se requiere de este tipo de conocimiento para que analice lo pedagógico en su


materialidad (económico-social), en sus niveles de significación (político-ideológica) y en su proceso diferencial de magnitud (socio-histórico). Sostiene la autora antes mencionada, que este enfoque crítico de la investigación, permite analizar, estudiar e interpretar el hecho educativo-investigativo desde la cotidianidad de los sujetos que la viven y por lo tanto permite determinar los reales significados, el sentido de la problematización social. Se pudiera concluir diciendo que ambos enfoques a pesar de las diferencias, en su estructura y en la manera en que según la perspectiva de cada uno, se enfoca la investigación, cumplen roles distintos en el quehacer del desarrollo del conocimiento, lo que los hace complementarios, debido a que al investigar no solo se debe dirigir la misma a la cuantificación de resultados, sino que éstos deben enfocar la comprensión de la realidad en donde se interviene, lo que permitiría adoptar una posición reflexiva más crítica sobre los resultados obtenidos. Es decir, debe ir el uno de la mano del otro.


REFERENCIAS Delgado, Y.(2012). Diferencias entre los paradigmas cualitativo y cuantitativo. documento en línea, disponible: http://yamilesmith. blogspot.com/2012/06/diferen-cias-entre-los-paradigmas.html García, E. (2012). Tipos de paradigmas en la investigación. documen to en línea, disponible: http://elviangarciar.blogspot.com/2012/05/ tipos-de-paradigmas-en-la-investigacion.html González, M. (2010). Hacia un enfoque epistemológico cualitativo: una alternativa sostenible parala investigación universitaria vene zolana. documento en línea, disponible: http://marieepistemología cualitativa.blogspot.com/2010/03/el-enfoque-cualitativo.html Guba, E. y Lincoln, Y. (1990). The paradigm dialog. California: SA GE Hernández, R, Fernández, C. y Baptista, P. (2010). Metodología de la Investigación. (quinta edición). México: McGraw Hill. Pérez (1994). Paradigmas cuantitativo y cualitativo y metodología de la investigación. Documento en línea, disponible: http://peru.ta mu.edu/Portals/18/Modules/Paradigmas.pdf


Fernández y otros (2012)

Conforme transcurre el tiempo, son cada vez más los estudiantes e investigadores que recurren a fuentes virtuales. Leer frente a una pantalla o descargar artículos de revistas científicas, por ejemplo, se han convertido ya en actividades poco fuera de lo común. En algunos casos, es indispensable revisar la bibliografía existente en bases de datos o bibliotecas virtuales, ya que solo a través de dicho medio se puede acceder a la información requerida. Por ello, los repositorios bibliográficos virtuales constituyen grandes herramientas de investigación.

Dra. Yaneth Pombo (2013)

La mecánica fue la primera disciplina que se desarrolla como ciencia y utiliza la experiencia como método. Así, se estableció la cadena lógica productora de ciencia; observación, experimentación y conclusión en leyes. Era un tiempo en que el empirismo era la única posibilidad epistemológica: el conocimiento es la correspondencia exacta entre realidad y razón. Posteriormente, sin ruptura con el empirismo, sino en continuidad con él, surge el positivismo: la filosofía que fundamenta el paradigma científico de la modernidad y que desde entonces hasta hoy se autodefine como la única forma de conocer la realidad de una manera científica, (p.1)


REFERENCIAS Fernández, B. y otros (2012). Herramienta de investigación: bibliote ca virtualpucp. Documento en línea, disponible: http://blog.pucp. edu.pe/ción- item/166174/herramienta-deinvestigabiblioteca-virtualPombo, Y. (2013). Pensamiento Paradigmático. Documento en línea, disponible: http://la-gerencia.net/tag/investigaciones-cualitativas/


Todo conocimiento opera mediante la selección de datos significativos y rechazo de datos no significativos: separa (distingue o desarticula) y une (asocia, identifica); jerarquiza (lo principal, lo secundario) y centraliza (en función de un núcleo de nociones maestras). Estas operaciones, que utilizan la lógica, son de hecho comandadas por principios "supralógicos" de organización del pensamiento o paradigmas, principios ocultos que gobiernan nuestra visión de las cosas y del mundo sin que tengamos conciencia de ello. Edgar Morin


Revista Paradigmas