Page 1

MIRAR UN CUADRO

N

os vamos a detener a contemplar este cuadro ; La Fábula de Aracné, popularmente conocido como Las Hilanderas, es un lienzo de Diego de Velázquez , conservado en el Museo del . Esta obra es de los máximos exponentes de la pintura barroca española y está considerada como uno de los grandes ejemplos de la maestria de la maestría de Velázquez.

HISTORIA

V

elázquez pintó este cuadro en 1.657, en su etapa de mayor esplendor , para un cliente particular;Pedro de Arce. Como pintor del rey , Velázquez, no solía atender encargos privados , pero en este caso hizo una excepción, pues Arce era “Montero” de Felipe IV o sea organizaba sus monterías (jornadas de caza) y por tanto tenia ciertas influencias en la Corte de Madrid . A principios del siglo XVIII el cuadro pasó a formar parte de las colecciones reales y luego ingresó en el Museo del Prado.


TEMA

D

urante mucho tiempo se consideró a éstas Hilanderas como un cuadro de género en el que se mostraba una jornada de trabajo en el taller de fábrica de tapices . En primer plano se ve una sala con cinco mujeres (hilanderas ) , que preparan las lanas . Al fondo, detrás de ellas , y en una estancia que aparece más elevada , aparecen otras tres mujeres , ricamente vestidas , que parecen contemplar un tapiz que representa una escena mitológica . Durante mucho tiempo se consideró este su único asunto. Sin embargo, a causa de la propia entidad del cuadro y por la ambigüedad de significados presente en algunos de los lienzos más significativos de Velázquez , debemos resistirnos a interpretarlos como una sencilla escena cotidiana . Hoy se admite que el cuadro trata un tema mitológico La Fábula de Atenea y Aracné .Una joven lidia , Aracné, afirmó que podría competir con la Diosa Atenea , inventora de la rueca , tejiendo el tapiz más hermoso. La escena del primer término retrataria a la joven a la derecha vuelta de espaldas , trabajando afanosamente en su tapiz. A la izquierda la Diosa Atenea , finge ser una anciana , con falsas canas en sus sienes . Sabemos que se trata de la Diosa porque, a pesar de su aspecto envejecido , Velázquez muestra su pierna , de tersura adolescente.

ICONOGRAFIA La iconografia simbólica puede parecer una cuestión secundaria dada la riqueza formal de la obra . Es una tela de gran armonía compositiva basada en las relaciones de la luz, ritmo y color. La luz del fondo crea una gradación de contraluces alterada por un foco que ilumina el primer plano. Velázquez consigue que nuestra vista pase de la hilandera iluminada de la derecha a la de la izquierda para saltar por encima de la que se agacha en la penumbra a la escena del fondo, nueva mente iluminada . Allí una de las mujeres se vuelve hacia el espectador como si se sorprendiese de nuestra incursión en la escena. Poner el mensaje en un segundo plano es un juego típico del barroco. Así que estamos ante una de las mejores pinturas , en la que Velázquez ha sabido dar la sensación de movimiento , como se aprecia en la rueca de la izquierda , cuyos radios no vemos , y en la figura de la derecha que devana la lana con tanta rapidez que parece que tiene seis dedos.

Mirar un cuadro  

Descripción de un cuadro para la revista

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you