Page 1

ÁREA EDUCATIVA Revista Digital Educativa ISSN nº 1886-5844 NÚMERO 2 ENERO-JUNIO 2007

SUMARIO Nº 2 -

Editorial. Avanzando hacia una escuela para todos. Miguel María Reyes. Universidad de Sevilla. Conoce el trabajo del Equipo Cauce en Guatemala. Área Educativa. La orientacón vocacional en los nuevos escenarios. Javier Nicoletti, Universidad de La Matanza, Argentina. ¿Qué pedagogía conlleva el carné por puntos? José Carlos Carmona, Universidad de Sevilla.

“LA JUVENTUD DE UN SER NO SE MIDE POR LOS AÑOS QUE TIENE, SINO POR LA CURIOSIDAD QUE ALMACENA ”. Salvador Paniker.


Editorial nº 2 Tan sólo lleva unos meses en la red la revista ÁREA EDUCATIVA (desde junio-julio con el nº 0 y agostoseptiembre con el nº 1) y ya ha recibido el apoyo de muchas personas que ven en ella un vehículo de conexión entre distintos agentes educativos, entre ellos, los profesores y profesoras universitarios que han escrito para este número y han enviado artículos para los siguientes. Es el momento de participar, de decidir, de intervenir, de aportar. Hemos de ir a una: profesores, padres y madres, educación no formal, administraciones, alumnos y alumnas, y hasta cualquier profesional. Cada uno en su ámbito, en su contexto; cada uno en su marco de acción, pero sin olvidar que tenemos un objetivo común que ha de estar libre de posiciones estancas, visiones unívocas, parcialmente interesadas o reduccionistas.

De ahí que ÁREA EDUCATIVA se constituya en una herramienta digital educativa y gratuita cuya misión es aunar visiones y provocar la suma y el aprovechamiento mutuo, en la certeza de que la inteligencia compartida es mucho más rica que la centrada en un único contexto. En la difusión de la revista a todo el territorio hispanohablante (se manda por mail a personas e instituciones relacionadas con el mundo de la educación), lo mismo puede aportar a AREA EDUCATIVA un profesor de universidad que nos presenta un resumen de un trabajo que el alumno de primaria que quiere publicar otro que realizó para clase y que le parece muy interesante. Potenciemos pues, nuestras posibilidades inteligentes en un sentido amplio.


Avanzando hacia una escuela para todos. Miguel María Reyes Rebollo [ mmreyes@us.es ] Rocío Piñero Virué [ rpv@us.es ]

Descriptores:

Perspectiva Individual. Perspectiva Curricular. Escuela para Todos. Nuevas Tecnologías. Atención a la Diversidad.

Resumen:

Uno de los cambios más notables en la educación ha sido el paso de una perspectiva individual a una curricular, es decir, de considerar al educando como receptor de información, a ser un sujeto caracterizado por un contexto familiar, educativo y social, reconociéndose que cada uno es diferente. Se sigue avanzando por la construcción de una escuela para todos, y en este caso, destacamos a las Nuevas Tecnologías como uno de los elementos fundamentales de ella.

Contenido:

Atrás quedaba el planteamiento de una escuela centrada en la transmisión de contenidos cuya idea básica era la del discente que acudía al aula con una mente vacía que necesitaba ser llenada de información, y que por supuesto, ésta era sólo dominada por el docente. Estudios posteriores, han considerado al alumno como agente activo de su propio aprendizaje, por lo que éste, ha de participar e implicarse en la tarea, tomándose en la metodología un elemento fundamental como es la comunicación bidireccional que ha de existir entre el educando y el profesor, por tanto, intervienen estrategias metodológicas como: el turno de preguntas y respuestas entre el alumno y el profesor; la exposición de casos de los propios discentes; el planteamiento de dudas, intereses y/o


motivaciones de los educandos; etc. Es decir, ya no se cuestiona al alumno que aprende exclusivamente en el Centro, sino que se va más allá, ya que se defiende la idea de que en el proceso educativo intervienen otros factores que le influyen al niño en su desarrollo personal.

Y en este sentido, nos remitimos a Ainscow (1995, 2001 y 2005), donde hace una clara distinción entre la perspectiva que ha venido dominando de la que actualmente se viene proponiendo; la primera, la perspectiva individualista, inspira la organización de la respuesta a las dificultades que experimentan algunos niños en la escuela (Fulcher, 1989; cit. en Ainscow, 1995), y en términos simples esto supone interpretar los problemas sin hacer referencia a los contextos ambientales, sociales y políticos más amplios que se registran, ya que sólo se considera al sujeto; y la segunda, es la perspectiva curricular, donde las dificultades se definen según las tareas, las actividades y las condiciones dominantes en el aula, y se destaca el hecho de que en el aprendizaje del individuo influyen directamente, además de él mismo con sus características personales, su contexto familiar donde nace y se desarrolla como persona, su contexto educativo donde estudia, y su contexto social donde se desenvuelve e interactúa. Por este motivo, esta perspectiva plantea una escuela eficaz donde alumnado, familia y equipo profesional se coordinen entre sí, donde el profesorado se implique en su labor, y además de una adecuada formación inicial, siga formándose de manera permanente, y donde todos los miembros de la comunidad educativa del sector intervengan, de esta forma, se podrá construir un adecuado desarrollo educativo.

“Desde una perspectiva individual, la diversidad se identifica sólo con niveles de capacidad y se tiende a homogeneizar a partir de unos referentes curriculares. Se considera la diversidad sólo la manifestada por el alumnado al que le cuesta aprender. Es por ello que se valora que debe tener una atención especializada diferente al resto. Desde otra perspectiva, se parte de la idea de que la diversidad es la expresión de la normalidad y de múltiples factores, no sólo cognitivos, sino motivacionales, socio-económicos, de esti-


los de aprendizaje... y que por lo tanto la diversidad es algo natural en la clase” (Rosillo, 2001:1-2).

A través del siguiente Cuadro Nº 1 podremos observar las diferencias de ambas perspectivas:

PERSPECTIVA INDIVIDUAL

-

Efectos de las etiquetas: se condiciona a los alumnos etiquetados.

-

El marco de las respuestas: se presta atención a las didácticas; se diferencian a los sujetos según los diversos “tipos”; no existe una mejora de la calidad educativa.

-

-

-

La limitación de oportunidades: el trabajo es individual, no hay una interacción social. La dotación de recursos: los recursos conducen al desaliento del esfuerzo del profesorado; a una pérdida de tiempo en la consecución de estos recursos; y un mayor número de recursos, produce un mayor número de categorías, lo que provoca mayor número de “etiquetados”.

PERSPECTIVA CURRICULAR

-

No se diferencian a los alumnos por sus características físicas, psíquicas, socioculturales-económicas, etc.

-

Se necesitan recursos para dar respuesta a una escuela heterogénea.

-

Todos aportan y ayudan a todos.

-

Una escuela eficaz requiere el perfeccionamiento del profesorado; la cooperación entre los miembros de la comunidad educativa; y la reflexión sobre la práctica educativa para que se produzca el cambio.

-

Se tiene en cuenta el contexto que rodea e influye en el individuo puesto que no se centra la problemática exclusivamente en el alumno.

Mantenimiento del status quo: no se critica a la organización ni al currículum puesto que el “problema siempre está en el alumno”.

a) Se fomenta la diferenciación. b) El alumno se adapta al currí-

a) A través de múltiples estrategias todos los alumnos tienen la oportunidad de aprender:


culum general.

“Enseñanza Individualizada y Personalizada”. b)

“Los alumnos salen fuera del aula”.

Exclusión

El currículum único aunque flexible se adapta a las características de cada alumno.

“El apoyo se incorpora dentro del aula”.

Inclusión

Cuadro Nº 1. “Perspectiva Individual versus Perspectiva Curricular”.

Por lo tanto, creemos evidente que si avanzamos hacia una escuela para todos se hace necesario el hecho de buscar nuevas estrategias que nos permitan formar eficazmente a todos los alumnos. Y es por ello, que se ha venido contribuyendo a la aparición de nuevos movimientos dirigidos al cambio de la concepción de la escuela, enmarcados bajo denominaciones tales como “escuelas comprensivas”, “escuelas eficaces”, “escuelas para todos” o “escuelas inclusivas”. La revisión de este movimiento tiene para nosotros una gran importancia, ya que desde nuestro punto de vista, no puede entenderse el significado de lo que ahora se denomina “inclusión” sin conocer el contexto en el que surge.

Pues bien, en este camino para construir una escuela que atienda a la diversidad se necesitan diferentes elementos, es decir, tanto medios humanos


con una adecuada formación, como medios materiales que puedan ofrecer una respuesta educativa que propicie la calidad de la enseñanza a través de su funcionamiento. Y en este sentido, consideramos a las Nuevas Tecnologías como un recurso capaz de alcanzar dicha finalidad debido a las múltiples características que posee para ello, pudiendo ofrecer numerosas posibilidades a desarrollar en el aula (Salinas, 2003; Cabero y Tena, 2004). Y en esta línea, Adell (2003:p.e.) expone que las herramientas tecnológicas en el aula:

“Son relativamente fáciles de crear por el docente, y son divertidas y formativas para los estudiantes. Bien planteadas, parecen un juego, pero los alumnos aprenden muchas cosas durante su desarrollo (y no sólo las respuestas a las preguntas)”.

También podemos hacer referencia a García y otros (2003), cuando analizan que la utilización de las Nuevas Tecnologías en el campo educativo requiere un planteamiento que tenga en cuenta, no sólo los objetivos y contenidos a alcanzar, sino también, cómo la información se va a presentar y comunicar, cómo se van a realizar las actividades de aprendizaje, cuáles son los roles y funciones del docente y del educando, y qué tipo de interacciones se producirán en esta nueva situación.

Por este motivo, en el ámbito educativo, las Nuevas Tecnologías son un elemento que se introduce en la enseñanza, ya que:

“La introducción de las TIC afecta inevitablemente a las formas en que los otros medios se utilizan para hacer nuevas cosas, o hacer las viejas cosas de formas nuevas” (Salinas, 2005).


Por ello, Cabero (2002) señala una serie de ventajas sobre la utilización de los medios tecnológicos audiovisuales, ya que éstos están al servicio de todos los sujetos, sin excluir a los alumnos con dificultades en el aprendizaje, y desde un planteamiento general podemos concretarlas en las siguientes:

“Ayudan a superar las limitaciones que presentan los déficit cognitivos, sensoriales, y motóricos de los sujetos.

Favorecen la autonomía de los sujetos.

Favorecen la comunicación sincrónica y asincrónica de los sujetos con el resto de compañeros y el profesorado.

Respaldan un modelo de comunicación, y de formación, multisensorial.

Propician una formación individualizada para el sujeto.

Evitan la marginación que introduce el verse desprovisto de utilizar las herramientas de desarrollo de la sociedad del conocimiento, como son las nuevas tecnologías.

Facilitan la inserción sociolaboral de los sujetos con necesidades educativas específicas.

Proporcionan momentos de ocio.

Ahorran tiempo para la adquisición de habilidades y destrezas.

Propician el acercamiento de los sujetos al mundo científico y cultural, y el estar al día en los conocimientos que constantemente se están produciendo.

Y favorece la disminución del sentido de fracaso académico y personal”.


Recientemente, la promulgada Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (BOE, Nº 106, 4-V-06), sigue la misma dinámica por la que apostaron los dos marcos legales anteriores (LOGSE, 1990 y LOCE, 2002), destacando a las Nuevas Tecnologías como contenido en el que se ha de educar al alumno ya que forma parte de su desarrollo integral como sujeto que se ha de desenvolver en la sociedad, y como recurso en atención a la diversidad para proporcionar un proceso de enseñanza-aprendizaje de calidad a todos los educandos, teniendo en cuenta su capacidad de adaptación para poder ajustarse a las características individuales de cada uno.

“Resulta, pues, necesario atender a la diversidad del alumnado y contribuir de manera equitativa a los nuevos retos y las dificultades que esa diversidad genera. Se trata, en última instancia, de que todos los centros, tanto los de titularidad pública como los privados concertados, asuman su compromiso social con la educación y realicen una escolarización sin exclusiones, acentuando así el carácter complementario de ambas redes escolares, aunque sin perder su singularidad” (Exposición de Motivos del Marco Legal de la LOE, 2006).

Según Sanhueza (2005), las Nuevas Tecnologías son un desafío y un mundo de posibilidades para los Sistemas Educativos, puesto que éstos deben comenzar a preparar a los educandos para que puedan manejarse con destrezas y habilidades en estos conocimientos tecnológicos. A lo que añade Aguaded (2005):

“El ‘ciberespacio’, el nuevo escenario de la comunicación computerizada y tecnologizada de alcance universal es, con todo, el nuevo escenario de la cultura y el quehacer humano, bajo el signo de un imparable avance tecnológico que sorprende por su vertiginoso crecimiento y sus aún ilimitados poderes de desarrollo;


por tanto, el ordenador va insertándose en las esferas del saber y de lo cotidiano: teletrabajo, telebanca, ocio electrónico, telecompras, acceso a informaciones remotas, lecturas ‘literarias’ a través de la Web, telepublicidad...”.

En definitiva, podemos observar que cada día son más las comunidades educativas que continúan avanzando para construir una escuela donde se atienda a la diversidad, donde el alumno sea considerado como un sujeto con unas características personales y que se desarrolla dentro de un contexto familiar, educativo y social, influyéndole todos estos factores en la adquisición de su aprendizaje. También, cada día, son más los profesionales que se inclinan por una enseñanza a la medida de todos, ofreciendo una respuesta educativa coordinada con los demás sujetos que intervienen en la educación del alumno; y de igual forma, estos profesionales apoyan e intervienen en el hecho de considerar al educando como protagonista de su aprendizaje, por lo que parten del conocimiento previo para seguir mediando en una adecuada formación. Y en este último sentido, nos cuestionamos lo siguiente: ¿podremos obtener más beneficio de las Nuevas Tecnologías como recurso educativo si partimos del conocimiento que adquieren los alumnos dentro y fuera del aula?, ¿creemos necesario enlazar el conocimiento sobre los medios tecnológicos para construir un nuevo conocimiento?... Cada día, avanzamos hacia una escuela para todos en la que se pueda atender al alumnado heterogéneo, construyendo una enseñanza a la medida de cada individuo, y aunque el camino sea complejo, pero sí posible como se viene demostrando, se necesita de herramientas tecnológicas que la favorezcan.

“Las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación están produciendo un gran impacto y transformación en la sociedad, en la cultura y, por extensión, en la educación. Estas tecnologías abren nuevas concepciones para la enseñanza, tanto en la


educación flexible y a distancia como en cualquier otro tipo de educación” (Cebrián y Ríos, 2000).

Referencias Bibliográficas: ADELL, J. (2003). “Internet en el aula: la caza del tesoro”. Edutec. Revista Electrónica de Educación. Publicación Electrónica. AGUADED GÓMEZ, J. I. (2005). “Nuevos escenarios en los contextos educativos. La sociedad postmoderna, del consumo y la comunicación”. Revista @gora digit@l. Nº 7. Publicación electrónica. Huelva: Universidad de Huelva. Página Web: http://www2.uhu.es/agora. AINSCOW, M. (1995). Necesidades especiales en el aula. Guía para la formación del profesorado. Madrid: UNESCO Narcea. AINSCOW, M. (2001). Desarrollo de Escuelas Inclusivas. Ideas, Propuestas y Experiencia para mejorar las instituciones escolares. Madrid: Narcea. AINSCOW, M. (2005). “El próximo gran reto: la mejora de la escuela inclusiva”. Presentación de apertura del Congreso sobre Efectividad y Mejora Escolar. Barcelona.

Publicación

Electrónica.

Doc.

Web:

http://www.barcelona-

icsei2005.org/Imagenes/ponencias_completas/Ainscow_esp.pdf. CABERO ALMENARA, J. (Dir.) (2002). Las TICs en la Universidad. Sevilla: MAD. Colección Universitaria, Ciencias de la Educación. CABERO ALMENARA, J. y ROMERO TENA, R. (2004). Nuevas Tecnologías en la práctica educativa. Granada: Arial Ediciones. CEBRIÁN DE LA SERNA, M. y RÍOS ARIZA, J. M. (2000). Nuevas tecnologías aplicadas a las didácticas especiales. Madrid: Pirámide.


FULCHER (1989). “Integrate and mainstrean? Comparative issues in the politics of these policies”. En AINSCOW, M. (1995). Necesidades especiales en el aula. Guía para la formación del profesorado. Madrid: UNESCO Narcea. GARCÍA BERMEJO, Mª. L.; SARCIADA PALENCIA, C.; y SORDO JUANENA, J. Mª. (2003). “Diseño de un modelo tecnológico para el aprendizaje de lengua castellana: un ejemplo práctico”. Revista de Didáctica (Lengua y Literatura). Vol. 15. Págs. 37-53. MEC (1990). Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo. (BOE, 4-X-1990). MEC (2002). Ley Orgánica de Calidad de la Educación. (BOE, Nº 307. 24-XII2002). MEC (2006). Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (BOE, Nº 106, 4-V-2006). ROSILLO, E. (Coord. MCEP). (2001). “Construir la Escuela desde la Diversidad y para la Igualdad”. Materiales previos y conclusiones del Grupo de Trabajo Diversidad personal: aprendizaje y convivencia. Celebrado en Madrid los días 26, 27 y 28 de enero de 2001, y fue organizado por la Conf. de MRPs, CEAPA, CCOO, FETE-UGT, STEs, CGT y MCEP. Publicación Electrónica. Documento Web: http://www.nodo50.org/igualdadydiversidad. SALINAS IBÁÑEZ, J. (2003). “Acceso a la información y aprendizaje informal en Internet”. Revista Comunicar. Nº 21. Pp. 31-38. SALINAS IBÁÑEZ, J. (2005). “Herramientas para la formación del profesorado”. Edutec ’05. Congreso Internacional formación del profesorado y nuevas tecnologías. Santo Domingo. 17, 18 y 19 de noviembre 2005. SANHUEZA VIDAL, J. A. (2005). “Características de las prácticas pedagógicas con TIC y efectividad escolar en un liceo Montegrande de la Araucanía, Chile”. Revista Digital de Educación y Nuevas Tecnologías. Contexto Educativo. Número 36 - Año VI. Publicación Electrónica.


“CAUCE”: DESDE GUATEMALA UN TRABAJO INCANSABLE DESDE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN A FAVOR DE LA EDUCACIÓN: ÁREA EDUCATIVA presenta en cada número de su revista el trabajo de profesionales del mundo audiovisual que se dedican de una manera especial a promover valores y fomentar la educación en cualquiera de sus ámbitos. En esta ocasión te presentamos CAUCE, un equipo de personas que desde Guatemala se dedican a la difusión de material audiovisual educativo. En el enlace podrás acceder a su página web e informarte más concretamente de su historia y del trabajo que realizan. http://www.equipocauce.com/cauce/


La Orientación Vocacional en los nuevos escenarios. Javier Augusto Nicoletti – Director de Pedagogía Universitaria (D.P.U.) Lic. Patricia Visciglia – Coordinadora del Area Orientación Vocacional de la D.P.U. UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA MATANZA – ARGENTINA-

Antes de tomar una decisión, siempre nos preguntamos acerca de cuáles son los elementos, situaciones, posibilidades y demás factores a tener en cuenta. La Orientación Vocacional no está ajena a esta situación. Ahora bien ¿Qué es la Orientación Vocacional? Diversos autores y posturas han surgido y seguramente continuarán surgiendo, acerca de este tema, las cuales nos han nutrido y continuarán haciéndolo en nuestro rol profesional de orientadores. Pero a partir de nuestra experiencia laboral en la Universidad Nacional de la Matanza, donde anualmente acuden al Servicio de Orientación Vocacional más de 6.000 alumnos de Escuelas Medias, implementamos diversas técnicas con el objetivo de que las mismas sean estrategias cuyo objetivo fundamental, apunten a la reflexión del orientado en un momento tan importante de su vida como es el de elegir un área en la cual capacitarse para luego ejercerla en el ámbito laboral. Qué tener en cuenta para elegir una carrera? Si bien los procesos de orientación vocacional, suelen tener un tiempo de duración específico, esta decisión se construye a lo largo de la vida de un individuo, por lo tanto la reflexión cumple un papel fundamental. Podríamos decir que estamos frente a una tela compuesta por muchísimos hilos entrecruzados; si percibimos a esta tela solamente como una totalidad y nos quedamos con su apariencia, tal vez no tenemos en cuenta su textura, estampado, grosor y la elegimos sin pensar

que tal vez esa tela puede ser muy vistosa pero no nos resulta útil. Obviamente, elegir una carrera es mucho más complicado, pero si esta elección se basa solamente en un aspecto, por ejemplo: • •

• •

Características del Título que se obtiene al recibirse Trabajo que uno puede llegar a realizar una vez finalizada la carrera Salida laboral que tiene dicha carrera en la actualidad Comentarios de amigos acerca de esta carrera que me resultan atractivos Distancia entre el Centro Educativo y el Hogar.

Puede suceder que se elija la carrera pero que esa carrera no sea lo más conveniente. Para evitar esta situación, desde nuestro equipo de trabajo, proponemos realizar una abordaje integral, donde cada orientado pueda reflexionar acerca de este entramado de factores y situaciones que integran aspectos vinculados con la historia de cada persona, las elecciones realizadas por las personas significativas de su entorno, los gustos e intereses que han surgido a lo largo de tu vida, aptitudes, motivaciones, inquietudes, salida laboral, lugares de estudio donde se pueden cursar las diferentes carreras, la duración de las mismas, las pasantías a realizar durante la cursada de las mismas y demás interrogantes que cada orientado debería investigar antes, durante y después de finalizar el


denominado “ Proceso de Orientación Vocacional” .....

ü

¿Qué me MOTIVA para seguir estudiando?

Sabemos que en el momento de elegir una carrera, surgen diferentes interrogantes a medida que el tiempo de decidir se acerca. La primer pregunta es ¿Qué carrera seguir? , que a su vez exige un planteo anterior que es ¿Por qué seguir estudiando? Hoy en día las exigencias del mercado laboral, la presión de los medios de comunicación y sobre todo las expectativas de los padres, son motivos que acompañan al propio deseo de seguir estudiando. Actualmente, continuar los estudios luego del secundario, se ha transformado en una herramienta indispensable para poder integrarse a la sociedad y contar con mayores posibilidades de empleo calificado. ¿Cuándo es el momento más oportuno para iniciar una carrera? ¿Dónde puedo estudiar?¿Cómo hago para poder seguir estudiando y trabajar al mismo tiempo?

ü

¿Tengo en cuenta mi VOCACIÓN o la posible salida laboral?

ü

¿Mis APTITUDES coinciden con mis INTERESES y mis MOTIVACIONES?

ü

¿Cuáles serán las HABILIDADES necesarias para seguir la carrera que me gusta? ¿Coincidirán con mis APTITUDES?

A partir de estos interrogantes, el orientado podrá encontrar las respuestas a los mismos y en el camino que uno elija, seguramente tendrá mayores posibilidades de éxito. Ahora bien, es inevitable que en el momento de elegir una carrera surja la siguiente pregunta ¿Qué es la vocación? • • •

¿un llamado interior? ¿un consejo de quienes me conocen? ¿una construcción personal basada en la conjunción de motivaciones, habilidades, intereses y aptitudes?

Como ya mencionamos con anterioridad, la vocación forma parte del proyecto de vida de una persona y por lo tanto esta elección implica la articulación de varios aspectos:

Todas estas preguntas, nos llevan a pensar que elegir una carrera no es una tarea sencilla. No basta con que uno estudie lo que más le gusta sino que además uno debe tener en cuenta las aptitudes y habilidades con que cuenta. Por ejemplo, a uno le puede gustar mucho la idea de construir casas, pero si no tengo habilidades para Matemática y Física y decido estudiar Ingeniería Civil ¿estoy eligiendo bien?

Sin duda, reconocer las habilidades y aptitudes de uno no es tarea fácil, aquí es donde cobran relevancia las conversaciones con la familia, con los docentes que uno ha tenido en la escuela y siempre es aconsejable recurrir a procesos de Orientación Vocacional que brinden espacios de reflexión.

Elegir una carrera requiere combinar además las motivaciones que uno trae desde la niñez, puesto que la motivación va a ser un elemento central para tener la fuerza de sobrellevar las dificultades propias de la vida académica.

Por otra parte y como ya señalamos con anterioridad, estamos inmersos en una dinámica social y económica en


donde se produce un choque entre lo tradicional y lo innovador. Frente a este dilema, un aspecto importante para analizar son los nuevos requerimientos en el campo profesional. Hoy en día, es muy amplia la información respecto de las carreras y a la vez es de muy fácil acceso, por ejemplo mediante las páginas WEB. Hay que tratar de nutrirse de la mayor información posible respecto de la carrera que uno va a estudiar, conociendo los planes de estudio y los tiempos de cursada. Así también es necesario conocer si la carrera cuenta con títulos intermedios o tecnicaturas. Si bien en la actualidad existe un significativo número de carreras nuevas, es necesario aclarar que las carreras tradicionales cuentan con un campo laboral ya trabajado y por ende gozan de un mayor prestigio social. Es decir que si bien el campo profesional actual es muy flexible y variado, requiere de profesionales especializados en el área pero a la vez con una formación sólida de base. El estudiante universitario debe tener en cuenta aspectos transversales a la hora de tomar una decisión y la amplitud de temas de investigación que debe manejar para poder insertarse en el mercado laboral, destacando que quien se especializa debe a la vez contar con elementos generales en su formación. La Universidad, por su parte, no puede estar ajena al mercado laboral, ya que debe formar profesionales con conocimientos teóricos aplicables a la práctica real. A su vez, debe sostener una calidad educativa que le permita ser un referente en el área profesional. Estor requiere que los profesionales que egresan del Nivel Superior, estén altamente capacitados y entrenados para enfrentar el mundo del trabajo. Los nuevos profesionales deben saber que se enfrentan a un mercado laboral de mucha crudeza donde los más capacitados pero a la vez los que ejercieron un mayor entrenamiento durante los años de estudio, tienen una ventaja a la hora del requisito de la experiencia laboral. A modo de conclusión, podemos inferir que para elegir una carrera, hay tres

elementos que se deben tener en cuenta: ü

Combinación de conocimientos adquiridos en la educación y en el trabajo. A medida que el alumno avanza en la carrera, es fundamental poder ir combinando la educación con el trabajo, para poner en práctica los saberes obtenidos en el aula, y de esta manera tener más posibilidades de selección laboral.

ü

Horas de práctica profesional que conforman el plan de estudios. La Universidad no puede estar ajena a los requisitos del campo laboral, por lo tanto debe contemplar en sus diseños curriculares, materias que exijan trabajos de campo y de investigación.

ü

Desarrollo pleno de la actividad profesional. Este elemento destaca la importancia de “hacer lo que a uno le gusta” pero también fortaleciendo aspectos que le permitan “crecer como personas”.


¿Qué pedagogía conlleva el carné por puntos? José Carlos Carmona, Facultad de Educación de la Universidad de Sevilla.

Mientras que los profesores de todas las Facultades de Educación de nuestro país estamos enseñando a nuestros alumnos –que serán los próximos maestros de todos los niños de nuestro país– que la pedagogía a aplicar para la mejor enseñanza no es la del castigo, la penalización y las amenazas sino el refuerzo positivo, la búsqueda de incentivos para la automejora personal y la comprensión de la realidad social para una actuación solidaria, el Ministerio del Interior y la Dirección General de Tráfico reinciden en la pedagogía de la sanción. Es totalmente paradójico que los creadores de la LOGSE, ley pro solidaridad que calificaba con un “Necesita mejorar” a los alumnos que suspendían, se apunten al carro competitivo de la amenaza y la sanción para educar a sus ciudadanos en educación vial. Los penalistas llevan años diciendo que el sistema de multas no es un sistema igualitario: no es lo mismo 180 € para un rico empresario que para un pensionista; para un trabajador que para un estudiante. Los especialistas en estadísticas llevan años intentando encontrar patrones comunes en los accidentados y jamás los encuentran. Pero nos amenazan continuamente haciendo lecturas sesgadas de las estadísticas: unas veces el alcohol, otras el teléfono móvil, otras el cansancio, el despiste, la edad; casi nunca hablan de las carreteras, de las altas cilindradas, del stress de la vida actual, del ritmo que el propio sistema nos obliga a imprimir a nuestras vidas. Pero nos amenazan y asustan continuamente (“51 muertos en el mismo fin de semana del año pasado”),

más las continuas campañas atemorizadoras. ¿Qué pensarían de un maestro que tuviera como método de enseñanza el de la amenaza continua con los horrores del futuro? El miedo, ese virus terrorífico del siglo XXI, amedrenta a una parte importante de la población que, generalmente no es a la que “debería” asustar. Amedrenta a los padres de los jóvenes que se quedan preocupados en sus casas oyendo los muertos de cada fin de semana por la radio, mientras sus hijos viajan; y amedrenta, mayoritariamente, a los sumisos, pero no a los rebeldes. Todas estas campañas están equivocadas en su orientación y están elaboradas desde Departamentos desconectados con el trabajo que los educadores llevan implementando desde hace años. Los propios niños en las escuelas, cuando ven que un compañero hace algo inapropiado, le dicen al profesor: “Profesor, péguele, castíguele, grítele, verá como...” ¿Dónde aprenderán que la manera de corregir es castigar? La Dirección General de Tráfico utiliza los principios más elementales de los salvajes: el castigo. Y año tras año ve que ninguna de sus amenazadoras campañas evita los resultados nefastos; y año tras año impone nuevas prohibiciones, mayores restricciones, establece normas, multas, castigos. Y si los fabricantes construyen coches más seguros o las carreteras mejoran, y las estadísticas se estabilizan apuntan el tanto a sus campañas del miedo y nadie puede contradecírselo. El valor de fondo en todas estas cuestiones es que el Estado no cree en los seres humanos. Debe creer que


somos unos imbéciles irresponsables necesitados de orientación y orden exterior y por eso se pasan el día dándonos órdenes y castigándonos si no las cumplimos. Aumentan los policías y los controles, ponen cámaras, nos amedrentan; pero luego se llenan la boca de las palabras “vivir en libertad”. ¿Qué formación pedagógica o educativa tienen los responsables de Interior, la DGT y sus publicistas para establecer campañas educativas basadas en el miedo y el castigo? ¿Cuándo van a consultar al Ministerio de Educación? “La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento”, dice el artículo 6 del código civil. Si sumáramos las páginas de todas las leyes por las que nos regimos hoy en día los ciudadanos de este país, veríamos que deberíamos conocer más de 130.000 páginas de normas que en un sentido u otro nos afectan. ¿Y la conciencia individual, dónde queda? ¿Cuándo se va a creer en los ciudadanos y en su buen juicio; cuándo se va a comprender que nadie quiere morirse ni sufrir? ¿Por qué hay un semáforo en rojo a las tres de la madrugada en una pequeña calle ante un paso de peatones en la puerta de un colegio? Para que a las nueve de la mañana sea útil. ¿Qué implica esto? Implica desconfianza del Estado hacia los ciudadanos, implica miedo al otro. ¿Es este el mundo que queremos construir? Cuando el ciudadano comprende esa desconfianza por parte del Estado que le obliga a cumplir normas que en algunos casos se vuelven absurdas, hace uso de su propia autonomía y se pregunta: ¿debemos cumplir las normas que nos parecen injustas o por momentos injustas? ¿Debemos estar parados con nuestro vehículo ante un semáforo peatonal por donde no pasa nadie a las tres de la madrugada?

Las señales de tráfico se van diseminando por la ciudad llenando el paisaje de órdenes cuyo incumplimiento conlleva una sanción. Muchos ciudadanos tienen la sensación de vivir permanentemente vigilados porque si siguen su sentido común, su razón, incumplen alguna normativa y van a ser castigados. Muchos ciudadanos viven la paradoja razón-norma. Y el Estado, quizás de una manera inconsciente, está desarrollando una pedagogía ciudadana por la que se enseña que es mejor no pensar por sí mismo sino cumplir las normas sin cuestionarlas, de lo contrario se sufrirá una sanción. La LOGSE potenció el espíritu crítico en los alumnos y por eso muchos se dieron cuenta de que ir al colegio era absurdo y de que cumplir las normas era ser esclavo sin libertad. La calle, con sus miles de normas y con sus castigos aplicados por obedientes funcionarios del orden que no tienen en cuenta las circunstancias de la norma sino que la aplican como máquinas sin corazón (y sobre todo sin cerebro), es un sistema pedagógico fáctico que envía continuamente mensajes ideológicos a los conciencias de los ciudadanos. Estando en Alemania me ha ocurrido varias veces lo siguiente: llego caminando a un semáforo que está en rojo para los peatones ante una calzada muy estrecha por donde sólo cabe un coche, pero no viene ninguno ni se ve alguno a larga distancia, varios peatones esperan de pie porque el muñequito peatón está en rojo. Yo cruzo despreocupadamente sin hacerle caso. Automáticamente ellos comienzan a cruzar detrás de mí en formación de V sin realizar protesta alguna. Qué fácil puede ser seguir a un líder cuando las normas y el deber han reprimido tu libertad. No deberíamos educar a los ciudadanos para que sean obedientes sino para que sean libres. Ser ciudadanos responsables y libres (parece que la libertad ya está ganada, como si no hubiera que luchar


por ella cada día, para que no retroceda) implica comprender que no todos los problemas tienen solución (porque una proyección errónea –y casi religiosa– de la ciencia nos ha llevado a pensar lo contrario), que el mundo es complejo y cambiante, que la razón no es un instrumento infalible para comprender la realidad y para dar solución a nuestros problemas. Hay cientos de muertos en las carreteras y nos gustaría que no ocurriera, pero cuando hay millones de coches moviéndose a la vez, crear un enorme sentimiento de culpa, meter miedo y castigar no es la manera de solucionarlo. La situación normal de las relaciones humanas es el conflicto, no la ausencia de él. Las sociedades asustadas se parapetan tras ilusorias barreras de normas. Pero la creación de ellas y la aplicación de castigos no es la solución (ni la Constitución acepta el concepto de castigo). Sin embargo, la tolerancia, la comprensión de que más que actores somos víctimas de un sistema económico que nos encadena y nos pone bajo una gran presión, el rechazo al concepto de culpa (propio y extraño) y, por supuesto, la educación en libertad, construirá una sociedad menos reglamentista y más auténticamente libre.

Revista Área Educativa Número 2  

Revista Área Educativa Número 2

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you