Issuu on Google+

C O N S TA N C I O L A R G U I A

“Es hora de que el cliente tenga el poder” Fue uno de los cofundadores de Patagon, el sitio de internet que en el 2000 fue vendido al Banco Santander en 528 millones de dólares. Con su nuevo proyecto Weemba, hoy busca agilizar el acceso al crédito a través de la dinámica de las redes sociales. P o r A r i e l C u k i e r ko r n

onstancio Larguía tenía 24 años cuando Patagon, el emprendimiento financiero en internet que había creado junto con Wenceslao Casares, fue comprado por el Banco Santander en 528 millones de dólares. En aquel año 2000, internet era un concepto apenas incipiente en nuestro país. Costaba entonces entender cómo dos chicos que se resistían a usar corbata, cuyo domicilio laboral estaba más en los aviones que en el Microcentro y habían concebido una empresa que ofrecía bienes imposibles de palpar, se convertían en las estrellas de nuestro país en lo que se conoció primero como el boom y después la burbuja de las “puntocom”. Se trataba en realidad de las primeras fases de un paradigma que llegaba para quedarse. Lejos de estar tirado en una isla desierta, Larguía está hoy en las mismas cuatro paredes en las que nació Patagon, rodeado por un puñado de personas jóvenes y de vestimenta informal, en una oficina sin separaciones verticales, mientras prueba las ventajas del teléfono de Google que aún 16 ❖ EL FEDERAL

F o t o s : F ac u n d o M a n o u k i a n

FICHA PERSONAL   Constancio Larguía se graduó como licenciado en Administración de Empresas por la Universidad de San Andrés. Es cofundador y CEO de Weemba.com, con oficina central en Miami y operaciones en Esno llega al mercado argentino. Hace rato que internet inundó nuestras vidas y él por supuesto se mueve como pez en el agua, esta vez al frente de Weemba, un proyecto en el que combina las dinámicas de las redes sociales con la infructuosa necesidad que la gente tiene por conseguir financiamiento, en un mercado crediticio cada vez más complejo. Después de éxitos, fracasos, proyectos, incertidumbres y, sobre todo, centenares de miles de millas voladas por todo el mundo, este emprendedor consuetudinario aporta su diagnóstico sobre lo que ocurre en la economía real. - El acceso al crédito siempre

tados Unidos, España y la Argentina. Previo a Weemba, fue cofundador de Patagon.com cuando aún era estudiante, y después inversor y presidente del consejo de Bumeran.com. fue una instancia complicada en nuestro país, tanto para personas como Pymes. ¿Qué panorama emergió tras la crisis económica mundial de 2008? - Justamente el proyecto de Weemba nace en marzo de ese año, cuando se empezaba a gestar la crisis y entendimos que varias cosas iban a cambiar. No estábamos en el negocio de comprar un banco, pero queríamos ser participantes. Esto es, dentro de las finanzas, aplicando tecnología y conocimiento de internet. Eso es lo que fuimos hace 10 años con Patagon y no es casualidad que vayamos a reincidir en internet y en finanzas. No había que ser ningún genio para notar cómo las redes

sociales ya habían dinamizado nuestras vidas, por lo que observamos que el poder pasará progresivamente a manos del consumidor, que puede decidir cuándo, cómo y por qué. - Es decir, que la prepotencia pasa del otro lado del mostrador de la economía real... - Es que no debería haber prepotencia de quien ofrece el servicio. ¿Qué es esto de que te voy a pagar y te hacés el exquisito? ¡Tendría que ser al revés! Y competí, porque al lado hay más bancos en simultáneo, que consideran que soy un cliente deseable. - ¿Qué tendencia del consumo estimuló a crear una herramienta que facilite esa dinámica? - Puede ser que me equivoque, pero creo que esto lo inventamos nosotros. El hecho de que quien consume dice “quiero comprar esto ya”. Pensamos que excede a Weemba. Nosotros nos concentramos en el sector crediticio, pero podría haber un Weemba para el turismo. ¿Qué pasa si tenés 7.000 pesos y querés irte a Perú y Colombia por 40 días, tu interés es arqueológico y gastronómico? Armás un perfil, y te empiezan a llegar las ofertas Marzo 03, 2011


“Como ocurre con todo lo digital, el concepto geografia muere. Un productor tabacalero en los Valles Calchaquies ya no tiene que depender de los tres bancos que estan rodeando la plaza de la ciudad.” Marzo 03, 2011

de las líneas aéreas, los hoteles, las guías de turismo... - ¿Cómo se traslada entonces ese esquema a su proyecto? - Se trata de un servicio que, aplicando dinámicas sociales, enriquece la relación que históricamente tienen quienes solicitan financiación con los bancos que la otorgan. Hasta ahora, cuando un individuo o una empresa quería financiación, para el consumo, hipotecario o comercial, primero pensaba en el banco en el que tenía cuenta, se armaba dos carpetas, iniciaba una relación que podía llevar semanas, acaso meses. Con las redes sociales que toman lugar en los últimos seis o siete años, armamos un lugar de encuentro que expande las posibilidades crediticias, del mismo modo que el resto de nuestra vida se vio enriquecida en lo social y profesional con estas nuevas relaciones a través de internet. En esta plataforma, quien solicita financiación arma un perfil, se describe a sí mismo lo más seriamente posible, incluso adjudicando archivos que sean de interés para el oficial de cuentas del banco. Ej.: un plan de negocios y las proyecciones financieras para el caso de una empresa, una foto de Google Earth de un campo en el caso de un productor... Antes todo moría en fotocopias y ahora la creatividad no tiene límites para que el banco estudie cada caso. - De cualquier modo, la relación se termina cerrando de un modo personal... - Absolutamente. Pero este sitio permite que el diálogo se inicie de una manera mucho más enriquecida. La gracia es que al armar este perfil no le estás mostrando tu solicitud de financiación a los dos o tres bancos con los que trabajás habitualmente, sino a todos los bancos y en simultáneo. De golpe, los 46 bancos de la Argentina vienen acá y buscan, por ejemplo, gente que quiera entre 50.000 y 250.000 pesos para fines hipotecarios o que estén en el Noroeste, que la persona tenga un scoring crediticio específico. Si al banco le interesa el perfil, pide al solicitante permiso para entrar a la parte privada, a los archivos adjuntos. EL FEDERAL ❖ 17


“por suerte en doce años cambiaron muchas cosas en internet, el mercado se purgo de una manera saludable, con compañias con un tremendo valor concreto. en mi caso, se que Esta es mi empresa, al menos por una decada.” Cuando eso ocurre, le cobramos al banco 200 pesos si la solicitud es por consumo, 400 pesos si es una solicitud hipotecaria y 500 si es una solicitud para empresa. Sólo al banco, nunca al dueño del perfil. Lo importante es que ahora los bancos compiten por su oferta. De los 46 registrados en la Argentina, ya operan 14, que representan el 70 por ciento del mercado crediticio. - ¿De qué manera se enteran si la operación prosperó? - Para mí es importante dejarlo claro: yo ni siquiera sé a qué banco eligió. Pero es cuestión de ver los mensajes de agradecimiento en los foros para saber que funciona. Porque hay otro concepto importante: como ocurre con todo lo digital, el concepto geografía muere. Tenemos bancos pequeños, quizá con tres sucursales en el Microcentro, que nunca soñaron con tener un cliente en Mendoza. Del mismo modo, un productor tabacalero en los Valles Calchaquíes ya no tiene que depender de los tres bancos que están rodeando la plaza de la ciudad. 18 ❖ EL FEDERAL

- ¿Cómo piensa que puede responder la gente ante ese temor aún instalado de que en internet todo es efímero? - Por suerte muchas cosas han cambiado en estos 12 años. Aquellas cosas que ya no suceden más no necesariamente eran engendradas por una actitud de engaño, de gente

que quería vender la compañía cuanto antes. Cuando esa situación empezó a cotejar la realidad, el mercado se purgó, de manera saludable, para dar lugar al tipo de compañías que surgieron en el 2003-2004, las Google de este mundo, que sí aportan un valor tremendamente concreto. Imaginate por

mundo privado Constancio Larguía podrá ser una referencia en el mercado financiero, incluso estar al tanto de las últimas novedades tecnológicas, pero hay un lugar al que siempre vuelve: el campo y el folklore. “Tuve un campo de cría de Córdoba, pero no estaba en el lugar adecuado. No lo tenía por negocio, sino para conectarme con la tierra. Me moviliza más la manga que la cosechadora. Y en mi iPod siempre hay música popular, es una parte de mí. Me defino como un gran bailador de chacarera y tocador de bombo. No deseo ni quiero prescindir de eso, me hace más integral, con matices enriquecedores. En cuanto a grupos, soy bastante clásico, con Los Chalchaleros como los número uno. Pero me entusiasmo con muchos grupos no conocidos comercialmente, de chicos que de golpe tocan en La Rural, en las guitarreadas post-evento de Pista Central. Aunque canten como un gato de mal humor, je”, dice.

un instante a partir de mañana ya no está más Google... - ¿Cambió su forma de pensar respecto de si llega una gran inyección de capital para quedarse con su empresa, como ocurrió con Patagon? - Esta es mi empresa al menos por una década. No sólo porque deseo seguir vinculado a lo estimulante que significa sentirse en la vanguardia de algo. Estés o no estés, el mercado dirá. Pero que te sentís, te sentís. Tras tres rondas de capitalización inversores argentinos, estadounidenses, españoles, franceses y venezolanos han confiado en el proyecto y nos sentimos con bastante holgura por varios meses. Pero no es sólo eso, sino porque también conozco cuánto hay de ilusión en esa idea de no trabajar. Está buenísimo tener un año sabático, pero no es deseable esa imagen del descanso permanente. Es por haber conocido eso que deseo, para toda mi vida, estar en la posición en la que trato de ponerme a mí mismo en este momento. Marzo 03, 2011


Negocios constancio larguia