Issuu on Google+

DIARIO DE NAVARRA VIERNES 13 DE OCTUBRE DE 2006

27

NAVARRA

A

NNA vive en un orfanato de Ucrania, tiene 15 años y hace seis que viene a Navarra, en verano y en Navidad, para recibir el cariño y el apoyo de la familia formada por Fátima Leoz Donamaría, limpiadora, y Luis Abete Carlosena, trabajador de VW Navarra, y sus hijas, Oihane, de 13 años, y Nahia, de 12. Otro chaval con suerte es Ruslan Timosky, de 14 años, que este verano pudo ser operado en el Hospital Virgen del Camino de Pamplona y recuperar parte de la movilidad del brazo -sufre una discapacidad física-, gracias a la ONG y a su familia acogedora. Y Ruslan Chepurov, de 12 años, que ya ha venido varias veces a casa de la familia Corera Erviti... Muchos niños llegaron por primera vez, en total 43, entre «novatos» (21) y «repetidores». Como Yula, de 9 años, a quien su madre acogedora ya había visto en una foto, «una niña de ojos tristes azul transparente». Cuentan que aunque a veces «era arisca como un gato», con el tiempo y la convivencia se colgaba del cuello de todo el que podía. «Con nueve años era como si no supiese lo que es sentirse querida». La ilusión de las familias navarras acogedoras es traerlos otra vez las próximas Navidades y de hecho muchos vendrán. Pero Arco Iris Solidario quiere dar un paso más: que 15 huérfanos nuevos «puedan disfrutar» de unas vacaciones diferentes. Para ello necesitan «con urgencia» quince familias dispuestas a acogerlos solidariamente en sus casas durante mes o mes y medio. Todavía no se saben las fechas exactas, pero es necesario iniciar ya los complejos trámites.

No se paga el primer viaje Por eso, Fátima Leoz, presidenta de Arco Iris, hace una vez más un llamamiento al espíritu solidario navarro, con el lema que utilizan para sus campañas anuales: ¿Me llevas a tu casa...? Además, recuerda que los gastos del primer viaje de estos niños son cubiertos íntegramente por la asociación y por tanto las quince familias no tendrán que pagar nada. Sí lo hacen las familias que traerán a niños que ya han estado aquí en otras ocasiones. En total, si todo va bien pueden venir en

«¿Me llevas a tu casa...?» La ONG Arco Iris Solidario busca quince familias que acojan solidariamente estas Navidades a niños de orfanatos ucranianos. TEXTO: MARÍA JESÚS CASTILLEJO. FOTOS: CEDIDAS decidieron. Tras dos meses y medio de convivencia, que no siempre fue fácil, Yula volvió a Ucrania «con la maleta llena de amor y cariño», y también de «una gran ilusión porque ahora tiene quien se preocupe por ella». La experiencia de Juan Vicente y Feli Erdozain, vecinos de Zizur Mayor, con un hijo, Jesús, de 9 años, también es muy buena. Acogieron a Maksym Puzyr, también de 9 años, que «se adaptó perfectamente». Por todo ello, tanto las familias acogedoras como los niños están deseando que llegue el próximo encuentro.

Diez años de andadura

Una imagen de los niños ucranianos acogidos por familias navarras que nos visitaron el pasado verano.

LO QUE HAY QUE SABER La acogida no es una adopción. Fátima Leoz, presidenta de Arco Iris, advierte de que no se trata de una adopción ni tampoco de una posible adopción futura, sino una acogida temporal.

No están enfermos, aunque vengan de Ucrania, donde ocurrió el desastre de Chernóbil. Lo que les falta sobre todo es el afecto de una familia, y un poco también de alimentación más equilibrada, jugar, revisiones médicas, etc.

Qué hacer. Acoger al niño en casa como a un hijo más, explica Leoz, lo que incluye tanto el cariño como el respeto a las normas familiares. Comprender que tienen un pasado, a veces comNavidad 40 ucranianos. La organización también cubre gastos como gafas en el caso de que algún niño las necesite y no tenga.

plicado, y tener mucha paciencia.

Papeleos. Los miembros de la junta directiva de la ONG se encargan de todos los papeleos y trámites para los viajes y en más de una ocasión algunos han visitado Ucrania y los siete orfanatos con los que colaboran actualmente. Por otro lado, con los niños viene siempre una monitora ucraniana.

Cómo ayudar. Quien desee aportar su granito de arena puede llamar al teléfono 645-698-392, escribir un mail a arcorisissolidario@hotmail.com o visitar la web (www.arcoirissolidario.org). También se puede colaborar haciéndose socio. La cuota, 20 euros al trimestre. «Hoy por hoy en los orfanatos están bien, no les falta lo necesario», explica la presidenta de la asociación. «Pero no tienen el ca-

riño y el afecto de una familia como el que reciben cuando vienen aquí». Además, los chavales tienen así la oportunidad de aprender otro idioma, conocer otra cultura, hacer amigos... Eso sí, Leoz admite que «no es fácil», ya que son niños con un pasado detrás, muchas veces complicado. Pero, en general, indica que se adaptan bien y que para todos es «una experiencia muy positiva y enriquecedora». La familia que acogió a Yula, con tres hijas de 8, 6 y 3 años, tuvo muchas dudas al principio. «¿Sería realmente bueno para ella? ¿Para que ‘enseñarle’ un mundo lleno de comodidades si luego debe volver al orfanato? ¿Cómo afrontarían nuestras hijas una niña más en casa...?». Pero como estaban convencidos de que «todos los niños tienen derecho a una infancia feliz y a unas vacaciones «normales», se

Arco Iris Solidario nació hace ya diez años y actualmente cuenta con 186 socios. El apoyo a la infancia de Ucrania surgió a raíz del desastre nuclear de Chernóbil en 1986, que no sólo acarreó muertes, enfermedades y contaminación de la tierra y el aire... También generó una fuerte crisis económica en los países más afectados y un desequilibrio social que en la práctica se ha traducido en problemas graves como un elevado alcoholismo y el abandono de muchos niños en orfanatos por parte de progenitores incapaces de atenderlos. Fátima Leoz destaca que los niños que acogen no están enfermos, pero sí sufren las secuelas de la crisis, la pobreza y la falta de recursos en general. Aunque si detectan algún niño con un problema de salud que no puede resolverse en Ucrania, procuran traerlo. Fue el caso de Nadia, una niña de 10 años operada en Pamplona de un fuerte estrabismo. La colaboración de familias acogedoras es «urgente», ya que hay que iniciar los farragosos trámites cuanto antes para que los niños puedan venir en diciembre. Y que así, si todo sale bien, estas Navidades 15 nuevos niños de Ucrania puedan disfrutar del turrón en un hogar navarro.


Arco Iris Solidario en la prensa