Page 1

Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas B O LE T ÍN

E S P E CIAL

P RO G R AM A

P O B LACIO NE S

AF E CT ADAS

P O R

E L

CO NF LICT O Bogotá D.C., julio de 2010

Apoyo a las víctimas como contribución a la Paz

El

Programa Asistencia Orientada a las Víctimas como contribución a la Paz y la Reconciliación en Colombia. fue diseñado e implementado gracias al apoyo político y financiero de la Unión Europea, a través del Instrumento de Estabilidad. En el marco de dicho Instrumento, la Delegación de la Comisión Europea para Colombia y Ecuador, convocó a participar en su ejecución, a organizaciones nacionales e internacionales con gran trayectoria de trabajo en Colombia, organizadas como Consorcios. Este Programa benefició directamente a más de 1363 organizaciones de víctimas. Se realizaron acciones de manera directa con 88.425 y de manera indirecta con

350.587 víctimas, defensores(as) de DDHH, líderes sociales, mujeres, indígenas, afro-descendientes, campesinos, autoridades y operadores jurídicos, sindicatos periodistas y otros. En el marco del Programa se articularon distintas formas de trabajo permanente y simultáneo, se configuraron alianzas estratégicas y se generaron aprendizajes mutuos a favor de las víctimas. De la misma manera, se consolidaron metodologías y formas de acompañamiento integral, fundadas en el fortalecimiento y visibilidad de las víctimas y sus organizaciones, el acompañamiento jurídico y psicosocial, la protección, y la investigación, comunicación e incidencia política a favor de los derechos de las víctimas.

Contenido:

Movilización del 6 de marzo de 2008 por las víctimas de la violencia.

El Instrumento de Estabilidad en Colombia constituyó una estrategia e instrumento político hacia el reconocimiento y la realización efectiva de los derechos de las víctimas; recogió un modelo de cooperación y de trabajo colectivo diverso y novedoso tanto por su cubrimiento territorial y sus componentes, como por sus múltiples co-partes y trayectorias de trabajo.

Asesoría jurídica para las mujeres

3

Iniciativas locales de Memoria

6

Propuesta legislativa con participación

8

Fortalecimiento organizativo por moviliza-

11

acompañamiento inte- 13 gral a las mujeres

Los datos del Programa de Orientación a las Víctimas 28.454

Víctimas y 1363 organizaciones de víctimas aumentaron de manera sostenible e integral la capacidad para adelantar procesos de exigibilidad social, legal y política de sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación integral;

20.569

Víctimas fueron asesoradas, representadas y/o acompañadas en la exigibilidad de sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación con acciones jurídicas integrales a nivel nacional e internacional. Entre ellas,

667

Víctimas de paramilitares desmovilizados fueron representadas en los procesos de exigibilidad de derechos ante las instancias de Justicia y Paz (Ley 975 de 2005). Víctimas, líderes sociales, defensores y defensoras de derechos humanos cuentan con herramientas psicosociales que incorporan en sus procesos de exigibilidad de derechos y les permite avanzar en la recuperación emocional, prevenir la revictimización y visibilizar el daño psicosocial y en salud mental en sus demandas de reparación integral. Víctimas, líderes y organizaciones sociales, defensores y defensoras de derechos humanos, vinculadas en los procesos de exigibilidad de los derechos a la verdad, la justicia y la reparación, se han beneficiado de la gestión, el fortalecimiento y la puesta en marcha de mecanismos eficaces y sostenibles de protección. Personas de la sociedad civil, a nivel nacional e internacional, han recibido mensajes directos de sensibilización y comunicación a favor del reconocimiento de los derechos de las víctimas; funcionarios e instituciones del sector público han recibido acompañamiento técnico, propuestas y lineamientos de política pública desde la perspectiva de las víctimas y sus organizaciones, con fundamento en estándares internacionales de derechos humanos.

2.887 25.000 11.515

Finalmente fue beneficiario de las acciones, el Estado garante de los derechos de sus ciudadanos/as víctimas


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas

Trazando una hoja de ruta en los derechos a la justicia de las víctimas

Desde el año 2006 la Comisión Colombiana de Juristas -CCJ- representa judicialmente 11 casos de graves violaciones a los derechos humanos en el marco de la Ley de Justicia y Paz, lo que significó establecer una ruta de litigio estratégico basada en cuatro componentes: investigación y documentación, atención psicosocial, representación judicial, y acompañamiento a organizaciones. El litigio estratégico establece una serie de metodologías e instrumentos aplicables en otros casos judiciales por violaciones a los derechos humanos, que permitan la satisfacción de las víctimas. De esta lista de casos hacen parte las masacres de Blanquicet, El Salado, y Pueblo Bello; la desaparición y el asesinato de una comisión de investigadores del CTI de la Fiscalía en el Magdalena; el asesinato de 19 comerciantes en Puerto Boyacá a manos de los paramilitares; y los asesinatos y desplazamientos de indígenas entre otros. Los casos escogidos pretenden reflejar el amplio espectro de poblaciones que han sido victimizadas en las últimas décadas en medio del conflicto armado. La Comisión logró llevar todos

los casos al proceso de Justicia y Paz, y de forma paralela ha hecho que algunos se reactiven en la justicia ordinaria. En el trabajo de investigación y documentación, se estableció las líneas de mando de las estructuras paramilitares que perpetraron las masacres y demás violaciones. Este componente cuenta con una total descripción del contexto sociopolítico, económico y cultural de los territorios y las víctimas antes, durante y después de cometidos los crímenes.

EL TRABAJO DE INVESTIGACIÓN Y DOCUMENTACIÓN ASPIRA A CONOCER QUIÉNES ORDENARON LOS HECHOS Y BAJO QUE POSIBLES INTERESES. Uno de sus aportes más importantes ha sido el lograr establecer otras líneas de investigación para los fiscales encargados de los casos, ampliando las que ya existen o complementándolas. En lo referente al tema de reparación, la CCJ participa en la Mesa Conjunta de Reparación desde la cual se avanza en la organización de metodologías sobre cómo

debe organizarse la puesta en práctica de medidas de reparación psicosocial, estableciendo protocolos que contienen los pasos que se deben dar y las instituciones que se deben vincular, junto a las etapas que es necesario seguir para poder implantar un modelo de atención que sea eficiente. A través de este trabajo las víctimas proponen un conjunto de medidas que les permitan superar ese duelo, ya no sólo contemplando los conceptos de reparación desde el punto de vista judicial, sino construyendo su propias maneras y rutas para sentirse reparados desde su experiencia. Luego de cuatro años de trabajo las expectativas de la Comisión se centran en haber ofrecido a las víctimas herramientas para que ellas mismas puedan seguir por sí solas, llegado el caso, el camino y la ruta de la exigibilidad de sus derechos, y reclamen justicia tras la barbarie a que fueron sometidas.

Gustavo Gallón

Página 2


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas

Asesoría jurídica para la exigibilidad

Dentro del Progra-

Asesoría jurídica para las mujeres víctimas

ma impulsado por el Instrumento de Estabilidad de la Unión Europea se realizaron diversas orientaciones y acciones de acompañamiento para la exigibilidad jurídica de los derechos de las víctimas que no implicaron la representación judicial de las mismas porque ya tenían representación por parte de terceros, o porque no se había acudido ante instancias judiciales para el impulso de acciones que así lo requirieran. Hicieron parte de las acciones de asesoría jurídica: la elaboración de tutelas, derechos de petición, acciones administrativas, memoriales, entre otros. Las orientaciones se brindaron a través de consultas individuales y talleres colectivos por profesionales del derecho integrantes de los equipos de trabajo de las organizaciones socias y, en algunos casos,

La Ruta Pacífica asesoró jurídicamente a mujeres víctimas a través de consultas individuales en Antioquia, Bogotá, y Putumayo. Las asesorías aportaron al fortalecimiento de las mujeres como sujetas de derechos mediante el reconocimiento de su situación como víctimas y la búsqueda conjunta de alternativas para la exigibilidad de sus derechos. Este acompañamiento permitió a las mujeres: 1. Realizar un diagnóstico de sus necesidades jurídicas; 2. Conocer el estado de los

3.

4.

5.

6. 7.

por estudiantes de derecho – practicantes de último semestre- a manera de voluntarios. Las asesorías jurídicas a víctimas y familiares estuvieron encaminadas a precisar los alcances y expectativas frente a la jurisdicción de Justicia y Paz y otras jurisdicciones ordinarias, trámites para la reparación individual por vía administrativa consultas en materia de atención y derechos de la población desplazada, y otras temáticas relacionadas con la exigibilidad de los derechos de las víctimas. Se destacan las asesorías jurídicas especializadas a mujeres víctimas, población en situación de desplazamiento y a comunidades y grupos étnicos, y los procesos de construcción de rutas jurídicas para la exigibilidad de derechos a partir de las mismas.

procesos ya interpuestos; Concertar acciones de exigibilidad con fundamento en el Auto 092 y 237 de la Corte Constitucional; Obtener respuestas a sus inquietudes relacionadas con la restitución de bienes y tierras abandonadas como consecuencia del desplazamiento forzado; Dar seguimiento a sus procesos penales en Justicia y Paz; Contar con asesoría en las exhumaciones. Dar seguimiento a las soli-

LAS ASESORÍAS JURÍDICAS A VÍCTIMAS Y FAMILIARES ESTUVIERON ENCAMINADAS A PRECISAR LOS ALCANCES Y EXPECTATIVAS DE LAS PROPIAS VICTIMAS.

citudes de reparación administrativas y a las demandas para declarar la muerte presunta. La Ruta Pacífica elaboró un documento de sistematización de la experiencia de documentación y defensa de las mujeres víctimas a manera de ruta jurídica para el acceso de las mujeres a la Verdad, Justicia y Reparación integral.

Página 3


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas Construyendo memoria como antídoto al olvido

A lo largo de 18 meses el Centro Internacional para la Justicia Transicional -ICTJ- lideró en distintas regiones del país: Oriente antioqueño, Chocó, Valle, y la Costa Caribe, la iniciativa LOS DERECHOS A LA “Apoyo a sociedad civil y víctimas para la elaboración de polítiVERDAD, JUSTICIA Y cas de justicia transicional.” REPARACIÓN DE LAS El proyecto, ejecutado por un consorcio de institucioVÍCTIMAS, HACEN nes (Fundación Social, Centro de Estudios de Derecho, Justicia PARTE DE UNA y Sociedad -DeJusticia-, Corporación Nuevo Arco Iris), se deAGENDA sarrolló en el marco del instrumento de estabilidad aprobado IMPOSTERGABLE QUE por la Unión Europea a través de su Delegación para Colombia NO PUEDE ESPERAR y Ecuador, con motivo de la entrada en vigencia de la Ley 975 AL CESE TOTAL DEL de 2005 (Ley de Justicia y Paz). FUEGO, O AL FIN DEL En el marco de esta experiencia se diseñó el componenCONFLICTO ARMADO te de Apoyo técnico en búsqueda de la verdad, que trabajó con EN COLOMBIA cuatro iniciativas no oficiales de memoria en diferentes zonas del país. Los casos escogidos fueron la Galería de la Memoria Tiberio Fernández Mafla, en la ciudad de Cali, la Asociación de Familiares de La Galería de la Memoria Tiberio Fernández Mafla las Víctimas de Trujillo -Afavit- , en el nace como una iniciativa de jóvenes integrantes del Valle del Cauca, las asociaciones de equipo Valle del proyecto: Colombia Nunca Más, covíctimas de cinco municipios del Orienmo una propuesta de las víctimas de crímenes de Estado y de las organizaciones de derechos humanos, te antioqueño (Granada, La Unión, con el interés de compartir ampliamente la informaSonsón, Nariño y Argelia), y la Comisión ción que desde las propias víctimas y sus organizaCiudadana de Reconciliación del Caribe. ciones se ha venido recogiendo por más de treinta En el terreno de otras iniciativas años sobre los casos de violaciones a los derechos de memoria ya de carácter oficial, el humanos por el Estado en la región. La Galería hace ICTJ acompañó y apoyó el Grupo de memoria a través de la exposición y divulgación de Memoria Histórica de la Comisión Nalos testimonios delas víctimas, de documentos, regiscional de Reparación y Reconciliación tros fotográficos y audiovisuales. CNRR-, y la Comisión de la Verdad sobre El tipo de memoria de la Galería es, en sus propias los Hechos del Palacio de Justicia. En las palabras, “una respuesta a la necesidad de comunicar dos instancias se han publicado sendos de manera eficaz la realidad de las víctimas de crímeinformes dedicados a las masacres de El nes de Estado”. Busca la reivindicación de los ausenSalado, Trujillo, y a la tragedia del Palates y resistirse al olvido para un “nunca más”. Es imcio. portante aclarar que no consideran “la reconciliaPara el ICTJ el acceso a los dereción” como una posibilidad viable a corto plazo. chos a la verdad, justicia y reparación de las víctimas, hacen parte de una agenda imPágina 4


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas postergable que no puede esperar al cese total del fuego, o al fin del conflicto armado en Colombia. Desde esta perspectiva señala que el poder de las víctimas puede transformarse en una poderosa razón para la paz. El proyecto abarcó en total once componentes, donde el trabajo llevado a cabo con las numerosas organizaciones participantes permitió que su fortaleza y sus propuestas en temas de memoria y reparación encontraran caminos hacia lo público. Sin embargo, para el ICTJ no existe reparación que sea pertinente y eficaz sin que medie el reconocimiento del crimen. La reparación y los ejercicios de memoria indagan sobre el cómo reconstruir la vida, o al menos mitigar el sufrimiento, de aquellas personas que La Asociación de Familiares de las Víctimas de Trujien mayor medida soportaron los rigollo -Afavit- se crea en 1995 como consecuencia de la res del conflicto. masacre ocurrida entre 1988 y 1994 en los municipios Estas cuatro iniciativas no ofide Trujillo, Bolívar y Riofrío (Valle). Como asociación de víctimas, su principal objetivo es la promociales de memoria pretenden significar ción de sus derechos y la construcción y manteniy re-significar a través de diversas remiento del parque-monumento, erigido de acuerdo a presentaciones y puestas en escena, la una recomendación de la Comisión Interamericana historia de las víctimas. Son un antídode Derechos Humanos respecto al caso de la masacre to contra el olvido de los episodios dode Trujillo. Su memoria se basa en los casos concretos en tiempo, lorosos, las tragedias vividas y un grito lugar, víctimas y actores de la masacre. Además, el abierto a la sociedad de una verdad, en caso es quizás el más avanzado con relación a las cada caso particular, insondable y a su otras iniciativas no oficiales de memoria en términos vez transparente. Sus escenarios son del reconocimiento de responsabilidad estatal y rerecreados por los familiares de las víctiparación. El caso de los hechos violentos de Trujillo mas, hermanos, madres, hijos, amigos llegó hasta la Comisión Interamericana de Derechos y demás al unísono de una voz: recorHumanos y a una solución amistosa con el Estado. dar para no olvidar, y no olvidar para Sin embargo, Afavit continúa buscando justicia y una no repetir. “verdadera reparación integral”, así como visibiliza-

ción nacional y repudio social a los autores de las violaciones a los derechos humanos. Página 5


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas Iniciativas locales de Memoria

L

as iniciativas locales definen las asociaciones de víctimas en cinco municipios del Oriente antioqueño que se crean como parte de un proceso regional de paz y reconciliación con el apoyo del Programa por la Paz del Cinep. Su principal objetivo es constituirse como un grupo de apoyo mutuo que logre iniciar el proceso de duelo de las víctimas, avanzar en su empoderamiento, dignificación, y reconocimiento de sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación. Estas iniciativas locales se circunscriben a una zona determinada y azotada por el conflicto armado interno, agudizado desde 1988, aproximadamente. Son iniciativas con un enfoque local, que hacen memoria de un conflicto de características muy precisas y en un lapso de tiempo más o menos determinado por el rango de fechas de muertes y desapariciones de los familiares de quienes integran la organización, que cada día tiene más miembros. Las iniciativas del oriente antioqueño trabajan la memoria como proceso de duelo, en principio como una experiencia individual, pero al mismo tiempo como un medio para exigir verdad, justicia y reparación. Estas organizaciones no descartan que sea posible llegar a una reconciliación como resultado final del

Gavelis, indígena Cancuama, dos hermanos y su padre fueron asesinados en la Sierra Nevada, ella y sus hijos fueron obligados a dejar sus tierras y su comunidad, hoy vive en Membrillal, Cartagena, y cuenta con orgullo que con su trabajo de artesana logró comprarse el terreno de su casa, la cual construye con sus manos y trabajo . Aquí acompaña la Galería de la memoria que construyeron en 3 días las víctimas participantes del Seminario Taller “Las Víctimas en la Construcción de la Paz”. Su caso está en la impunidad.

La Comisión Ciudadana de Reparación y Reconciliación integra los ocho departamentos de la Costa Caribe y se constituye por la identificación de intereses e inquietudes similares entre diversos líderes y personas de la región. Durante los talleres de consulta ciudadana que realizó la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación -CNRR- en la Costa Caribe, se hizo evidente la necesidad de crear una organización de esta naturaleza.

Niños y niñas de El Salado. Ante las instancias de Justicia y Paz, la CCJ representó a las víctimas de las masacres ocurridas el 23 de marzo de 1997 (cuatro personas muertas y una desaparecida) y los días 16 al 20 de febrero de 2000 (66 personas muertas, según la Fiscalía), donde grupos paramilitares además de los asesinatos, fueron responsables de desplazamiento forzado, violencia sexual y saqueos, entre otros delitos. Foto Felipe Ríos, Revista Cambio.

La propuesta trabaja en la organización de espacios ciudadanos que generen confianza, diálogo y fomenten la creación de salidas a la situación regional en materias de justicia, verdad, reparación y reconciliación desde la perspectiva de los derechos y la dignidad de las víctimas.


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas Buscar la verdad y construir memoria

C

omo parte de la estrategia de fortalecimiento organizativo del Programa de Asistencia a las víctimas, se emprendieron ejercicios de construcción de memoria y de re-significación de y entre las víctimas y sus territorios. En cada iniciativa, el enfoque metodológico fue definido de acuerdo a las expectativas de las víctimas participantes y a la evaluación de las necesidades y capacidades de las organizaciones. Se priorizó la formación en técnicas de recolección de información con énfasis en los testimonios de las víctimas, la recopilación de historias de vida, galerías fotográficas, escritura de testimonios, etc. Complementariamente, se apoyó la implementación de estrategias comunicativas y de incidencia, que incluían alianzas nacionales e internacionales y actividades de conmemoración . Las iniciativas lograron, en diferentes niveles, transformar los imaginarios de miedo y violencia instaurados en los territorios. Se trató de expresiones organizadas de las víctimas directas que buscaron dar a conocer y reparar el dolor por las violaciones sufridas. Dichas iniciativas articularon prácticas sociales y políticas de empoderamiento de las víctimas, de exigibilidad de derechos y de recuperación del espacio público, y constituyeron una forma de integración social entre las víctimas.

Todos los 10 de cada mes, se realiza un perfomance en la Plaza de Bolívar para sensibilizar a la ciudanía y recordar la memoria de las miles de personas desaparecidas o asesinadas cuyos crímenes se mantienen en la impunidad. Con talleres y seminarios se formaron las víctimas sobre los procesos relacionados con la búsqueda, recuperación e identificación de desaparecidos, a miembros de organizaciones de víctimas y de derechos humanos, sindicatos y organizaciones indígenas. En estos espacios de formación se destacó la participación y/o colaboración de organizaciones nacionales como Pastoral Social y CODHES y de organismos internacionales como la OACNUDH, el CICR y el PNUD. Como resultado, organizaciones de derechos humanos y de víctimas a nivel nacional, identificaron los requerimientos forenses para el trabajo jurídico y psicosocial implicado en la búsqueda de personas desaparecidas y ampliaron su comprensión y participación en el Plan Nacional de Búsqueda de personas Desaparecidas

A través del diseño y publicación de piezas publicitarias radiales, afiches, eventos de conmemoración y foros municipales en las ciudades de Barranquilla, Medellín, Santa Marta y Bogotá, se desarrolló la Campaña "Por el derecho a la memoria histórica, reparación y garantías de no repetición" hacia la generación de políticas públicas para la memoria. Además de posicionar en escenarios públicos juveniles la discusión sobre la memoria, la sensibilización y generación de aprendizajes con otros jóvenes, logró aumentar la capacidad organizativa del movimiento generacional de Hijos e Hijas y la construcción conjunta de propuestas de exigibilidad del derecho a la memoria


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas Propuesta legislativa con participación de las víctimas

E

n el primer semestre de 2009, el Congreso de la República discutió la posibilidad de aprobar una ley de la república que permitiera la restitución y reparación a las víctimas del conflicto armado. El proyecto obligaba al reconocimiento de las víctimas de agentes del Estado, facilitaba los recursos necesarios para la reparación, agilizaba la acreditación de los afectados ante un sistema establecido por el Gobierno e implementaba límites en el tiempo para el reconocimiento de las personas afectadas por el conflicto. La propuesta fue aprobada por el Senado de la República y al llegar a la plenaria de la Cámara sufrió modificaciones y se enfrentó al proyecto de la coalición de gobierno en el Parlamento con el argumento que costaría a la nación 88 billones de pesos.. La propuesta aprobada en el Senado contó con la ayuda y la participación de las organizaciones de víctimas del conflicto armado de las distintas regiones del país, más la colaboración de las Organizaciones No gubernamentales que trabajaron como facilitadoras del proceso, asesorando y acompañando a las víctimas de la violencia. En entrevista , Paula Gaviria de la Fundación Social narró cómo fue el proceso de participación de

las víctimas en el diseño del proyecto de Ley del Senado no logró su aprobación en la Cámara. ¿De qué manera se llegó a la construcción de un proyecto de ley para la reparación de víctimas ? Paula Gaviria (PG): Cualquier proceso de construcción de una política pública para las victimas tiene que contar ellas. ¿Cuál fue la primera reacción de las organizaciones de víctimas cuando se les propuso un proyecto de ley que fuera encaminado a iniciar la reparación al daño causado? PG: Lo primero fue desconfianza y escepticismo. Se preguntaban, ¿porque esta vez sí, si nos han incumplido tantas veces?. Los desplazados y las desplazadas decían “yo no quiero perder lo que he ganado”. A las víctimas les cuesta creer que exista una preocupación Entrega de 13 mil cartas dirigidas a legítiparlamentarios para oponerse al texto del Estatuto de Victimas aprobado en ma por su Cámara situación. Desconfían de las instituciones el estado. ¿Qué metodología utilizaron? PG: Talleres previos a las audiencias del congreso planteamos 5 temas sobre los cuales se podía dar la discusión, haciendo claridad en que Fundación Social no iba a incidir en sus propuestas y que simplemente se haría un planteamiento de las discusiones, con base en las preguntas orientadoras para que

tuvieran la suficiente información y pudieran razonadamente opinar sobre esa propuesta de proyecto de ley. Con esa información básica, más sus aportes, se pudo hacer una discusión tranquila, constructiva en la que salieron propuestas técnicamente viables y pertinentes de política pública de reparación. ¿En que momento las víctimas comienzan a participar de este estatuto? PG: Cuando este se encuentra a mitad del camino para volverse ley de la república. No estaban de acuerdo con que el proyecto de ley consagrara algunas modificaciones, e incorporara al decreto 1290. En esta discusión hubo una voz unificada en las regiones relativa en el sentido de que no compartían este punto. Revista Arcanos: ¿Con que otro punto existía consenso? P.G. el reconocimiento de la buena fe, que no tenían que entrar a probar nada, ni entrar a profundizar en su dolor, ni en su drama, ni a revivir, porque se creía de antemano en su voz y en su verdad. ¿Cuánto cree que tenga que pasar para se llegue nuevamente a una discusión como esta? PG: No podría responder de una manera tácita porque Colombia tiene un conflicto armado muy complejo que día a día deja a más personas afectadas, que junto con las demás piden a grito se les reconozca sus derechos, por eso continuamos en la lucha para que esta idea no se la deje en el olvido.


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas Acción política local de las víctimas

L

Seminario Taller Las Víctimas en la Construcción de la Paz, participaron 150 organizaciones de víctimas de Antioquia, Santander, Nariño, Magdalena, Bolívar, Chocó, Valle del Cauca y Cauca. El objetivo central: discutir y definir acciones políticas colectivas, como la postura de las víctimas en torno a las iniciativas de política pública nacionales y locales

a incorporación de propuestas desde las víctimas en planes de desarrollo local y departamental, en Nariño y Antioquia, y la penetración de las propuestas desde las víctimas en los discursos de actores relevantes, no solo en el ámbito local sino también nacional, fueron los grandes logros de la acción política de las víctimas que acompañó la Corporación Nuevo Arco Iris Los esfuerzos públicos se trasladaron de la mera discusión sobre si debe o no implementarse una política de reparaciones a la discusión sobre el diseño, planeación e la implementación de dicha política. Así mismo, los procesos organizativos de las víctimas fueron fortalecidos con los diplomados realizados con Dejusticia, para cualificar la participación e incidencia de las víctimas en el debate público. Los resultados se evidenciaron en el tipo de propuestas formuladas, pues las víctimas diferenciaron entre la exigibilidad de políticas de reparación y la exigencia al Estado en el cumplimiento de las obligaciones en atención humanitaria y la política social. En Santander el 74% de las propuestas formuladas en los espacios de la Mesa Departamental, la Mesa Regional de trabajo de organizaciones de población desplazada y la Red de organizaciones de víctimas en situación de Desplazamiento tienen que ver con reparación integral, en el caso de Antioquia este porcentaje corresponde al 57% de las propuestas formuladas por la Mesa Departamental y en el caso de Nariño corresponde al 57% de las propuestas de la Mesa Municipal de Pasto. Sin embargo, aunque en menor medida, las propuestas en las tres regiones tuvieron en cuenta la necesidad de generar propuestas orientadas a atender la persistencia de su situación con altos índices de necesidades básicas insatisfechas, a pesar de ya haber superado la fase de emergencia de su desplazamiento. El hecho que el 30% de las propuestas se relacionen con acciones tendientes a la garantía de la realización de derechos económicos, sociales y culturales y que solo el 1% se haya orientado a la paliación de situaciones de crisis humanitaria así lo refleja. Varias de las propuestas formuladas y que se orientaron a incidir en el cumplimiento de la responsabilidad del Estado con la política social, contemplan el desarrollo de acciones de discriminación positiva o inversa, lo cual se explica por la vulnerabilidad y marginalidad de las víctimas no es solamente efecto del hecho violento sino que existían antes de este. Se evidencia la intención de contribuir directamente a la transformación de las relaciones de poder y distribución desigual. Se encontró voluntad política en Nariño como en Antioquia para incentivar procesos de planeación participativa. Se asignaron recursos desde la administración municipal para el desarrollo de sesiones de trabajo . El principal resultado del proceso de acción e incidencia política fue el fortalecimiento organizativo de cara a la adquisición de mayores capacidades de interlocución e incidencia en espacios claves de decisión.


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas Intercambios entre sociedad y las víctimas

La

Nelson Camilo Sánchez es abogado de la Universidad Nacional de Colombia con estudios de maestría en derecho internacional en la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard. Ha sido becario del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Abo (Finlandia) y de la Academia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Facultad de Derecho de American University (Washington DC). Su trayectoria profesional ha estado dedicada a la defensa de los derechos humanos. En Colombia ha trabajado como investigador de la Comisión Colombiana de Juristas. Antes de integrar el equipo de DeJuSticia se desempeñó como Especialista en Derechos Humanos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Profesor de cátedra del programa de justicia global y derechos humanos de la Universidad de los Andes.

SIN UNA APUESTA FUERTE DE RECONOCIMIENTO Y EXIGENCIA DE LOS DERECHOS DE LAS VÍCTIMAS NO VA A HABER POSIBILIDADES DE RECONCILIACIÓN

Corporación De Justicia en conjunto con la CNAI y el ICTJ desarrollaron una labor conjunta en los departamentos Nariño, Atlántico, Santander y Antioquia, en la realización del Diplomado sobre Justicia Transicional y derechos de las víctimas. Sobre la experiencia relata Camilo Sánchez asesor de la Corporación DeJusticia: ¿Cómo se dio el intercambio de las víctimas con las organizaciones que acompañaron el proceso? Camilo Sánchez (CS): la idea era tender puentes de comunicación entre diversos sectores de la sociedad con el ánimo de promover la defensa de los derechos de las víctimas. ¿Cuáles fueron los logros de ese trabajo? (CS): En el diplomado convocamos a personas de distintos sectores de la sociedad víctimas, periodistas, funcionarios públicos y académicos. Todos reunidos en un salón estudiando temas de justicia transicional permitía un intercambio de conocimientos desde las victimas, se tendieron puentes para dialogar. ¿Cómo trabajar en la construcción de un tejido social en zonas que aún persiste el conflicto? (CS): Es fundamental profundizar en la importancia

de los derechos de las víctimas, y eso es de lo que partimos en DeJusticia, porque sin una apuesta fuerte de reconocimiento y exigencia de los derechos de las víctimas no va a haber posibilidades de reconciliación Cuando se habla de derechos ¿a qué derechos se refiere específicamente? (CS): A todo tipo de derechos relacionados con la idea de ciudadanía plena, y los específicos que están en cabeza de las víctimas como el derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación Pero también a esos derechos básicos que le permiten a una persona desarrollarse en condiciones de ciudadanía plena, por ejemplo, el acceso a los servicios básicos del Estado, como la educación, la salud, el reconocimiento jurídico que es un derecho negado en Colombia y que impide el ejercicio de ciudadanía, y por supuesto a la posibilidad de participación ciudadana y al ejercicio de derecho políticos. ¿Con que elementos se jugó para capacitar a las víctimas en los temas jurídicos? (CS): Con ejemplos sencillos se les hacía entender cómo funciona el Estado, como a partir de experiencias cotidianas en el hogar y en el trabajo se generan obligaciones de ambos lados y que derechos se adquieren.

Página 10


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas Fortalecimiento organizativo por movilización y participación política

Eriberto Delgado Morales, asesinado por exigir los derechos de los trabajadores, su crimen... en la impunidad.

Marcha de Víctimas, promovida por el Movice, 6 de marzo de 2008.

En el marco del Programa de Asistencia a Víctimas se diseñó e implementó la propuesta de formación de promotores de verdad, justicia y reparación, que logró la participación de alrededor de 1622 líderes promotores, de 207 organizaciones sociales y de víctimas. Hoy cuentan con la capacidad y compromiso de orientar sobre la exigencia y el ejercicio de los derechos de las víctimas, se encargan de transmitir información, capacitar y acompañar otras víctimas y comunidades afectadas por la violencia. Como resultado, aumentaron y se consolidaron los procesos organizativos a manera de Capítulos Regionales en los departamentos de Atlántico, Chocó, Cundinamarca, Meta, Putumayo, Santander, Sucre y Valle del Cauca. Actualmente, el MOVICE cuenta con 15 capítulos regionales y 3 internacionales en Canadá, España y Argentina con una participación aproximada de 207

organizaciones sociales. El Movice, lideró la creación de la Comisión Ética Internacional y la realización de Audiencias Ciudadanas por la Verdad. La Comisión fue conformada por personalidades representantes de movimientos y organizaciones de gran trayectoria internacional por los derechos humanos con experiencia en acompañamientos a procesos de reconstrucción de memoria. La

Al constarse la cooptación del estado colombiano por intereses privados en regiones del país, se propuso la Comisión Etica de la Verdad salvaguardar la memoria: proteger los medios probatorios y las pruebas que expliquen en el futuro los hechos. En rigor, la Comisión es un acompañamiento internacional a los procesos de resistencia al olvido. A través de equipos que tratan de establecer cómo eran las víctimas en su parte humana y política, así como el contexto en el que se dieron los hechos, obtienen pistas sobre los eventuales responsables, con lo cual dejan constancia histórica que contribuirá en el futuro a

Comisión visitó los departamentos de Sucre, Chocó, Antioquia, Putumayo y Nariño para la recepción de testimonios, documentación de casos y la expedición de constancias y censuras éticas sobre las violaciones a los derechos humanos allí cometidas, y la denuncia y generación de

Con la participación de 25 personalidades y organizaciones de la Academia y defensoras de derechos humanos originarias de Francia, Bélgica, España, Estados Unidos, Méjico, Brasil, Chile y Argentina, la Comisión Etica de la Verdad allana el camino para una eventual Comisión de la Verdad en Colombia. Resultado del Encuentro Nacional de Víctimas de Organizaciones Sociales realizado en Bogotá en julio de 2007, la Comisión Etica de la Verdad se constituye en un esfuerzo promovido por las víctimas de la violencia en Colombia convocando a personas y organizaciones de reconocida legitimidad y ética pública en sus países y a nivel internacional, como el Nobel de Paz Adolfo Pérez Esquivel, las Madres de la Plaza de Mayo y el Movimiento Sin Tierra del Brasil, entre otros ilustres académicos, periodistas y líderes sociales, quienes han visitado zonas del país constatando los graves crímenes de lessa humanidad promovidos por agentes estatales y sus estrategias para encubrir la violación de los principios constitucionales y legales de

Página 11


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas

Las actividades de fortalecimiento enfatizaron en la importancia de la toma de conciencia por parte de las víctimas como sujetos de derecho, específicamente de la condición de víctimas de crímenes de Estado, así como en la necesidad de ejercer el derecho de la participación pública directa en la toma de decisiones, profundizando la interlocución con el Estado y manteniendo como eje central la lucha contra la impunidad. Desde este enfoque cobró relevancia el derecho a participar en la construcción de escenarios de tipo social, jurídico y político adecuados para la exigibilidad y ejercicio de los derechos de las víctimas, como una tarea histórica, que debe articular procesos organizativos de carácter local, regional, nacional e internacional.

Mesa Nacional de Fortalecimiento a Organizaciones de Población Desplazada

Se diseño e implementó conjuntamente con las mesas regionales y la mesa nacional de desplazados, una estrategia específica de formación que logró reunir 864 delegados de los departamentos de Cundinamarca, Huila, Santander, Bolívar, Putumayo, Cauca y Valle del Cauca. La estrategia posibilitó espacios de encuentro, discusión política y acción democrática entre los participantes, y aumentó en ellos el nivel de información y

capacidades para adelantar procesos de exigibilidad de los derechos, además de su representación e interlocución frente las instituciones del Sistema Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada (SNAIDP). Se construyeron propuestas de acciones para el reconocimiento y exigibilidad de derechos especialmente frente al despojo de tierras, a partir de ejercicios diagnósticos sobre la situación de la propiedad de la tierra. Se elaboraron herramientas de apoyo pedagógico y una ruta de atención a la población desplazada

LA ESTRATEGIA POSIBILITÓ ESPACIOS DE ENCUENTRO, DISCUSIÓN POLÍTICA Y ACCIÓN DEMOCRÁTICA Y AUMENTÓ LAS CAPACIDADES PARA ADELANTAR PROCESOS DE EXIGIBILIDAD DE LOS DERECHOS

Página 12


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas Las actividades de fortalecimiento priorizaron las voces y experiencias de las mujeres teniendo en cuenta la diversidad y complejidad de sus condiciones étnicas y socioeconómicas. Promovieron la comprensión de la situación en que viven las mujeres desde una dimensión estructural, individual y colectiva, que trasciende su connotación de víctimas del conflicto armado y se relaciona con las múltiples formas de violencias en los ámbitos público y privado. En las metodologías propuestas se incluyeron procesos de recuperación corporal, de juego, de creatividad, de diálogo de saberes, de examen crítico de las experiencias, de rescate de las vivencias cotidianas, de afectividad, de autonomía y de sentido común. Se incluyeron además, acciones de sensibilización a organizaciones e instituciones acerca de la situación de las mujeres víctimas de los actores armados y la necesidad de buscar una salida política y negociada al conflicto.

Formación y acompañamiento integral a las mujeres

La Casa de la Mujer

Bogotá este 25 de noviembre de 2009, Día Internacional de la No violencia Contra la Mujer. Alrededor de 7000 mujeres de Valle, Chocó, Risaralda, Putumayo, Bolívar, Santander, Antioquia, Cauca, Nariño y Bogotá recorrieron las calles de la capital para manifestarse en contra de todas las formas de violencia de que son objeto las mujeres en Colombia: abuso sexual, violencia intrafamiliar, ablación, desplazamiento, discriminación salarial. Algunas de sus consignas fueron: “Las mujeres no parimos hijos e hijas

para la guerra”, “Qué vergüenza la guerra” y “El cuerpo de la mujer no es botín de guerra”.

y la Ruta Pacífica de las Mujeres diseñaron e implementaron dos programas de formación y acompañamiento a mujeres víctimas, mujeres indígenas, campesinas, afrodescendientes, y del movimiento social de mujeres contra la guerra. Estas iniciativas contaron con la participación de 472 mujeres víctimas de 78 organizaciones de mujeres en los Departamentos de Putumayo, Antioquia, Chocó, Cauca y Cundinamarca. En cada una de las actividades, las mujeres y sus organizaciones buscaron reafirmar su condición como sujetas políticas y de derecho con disponibilidad y capacidad para tener presencia y planear acciones y prácticas políticas hacia la construcción

de propuestas de verdad, justicia y reparación desde y para las mujeres. Como resultado, las mujeres participantes identificaron e hicieron visible la situación de violencias contra las mujeres y construyeron alternativas y acuerdos Así por ejemplo, frente a la Corte Constitucional, para el seguimiento de la sentencia T-025 sobre los derechos de las personas en situación de desplazamiento. Como resultado, la Corte expide el auto 092 de 2008, para la protección especial de las mujeres desplazadas y obliga a las instituciones responsables a la coordinación con las organizaciones de mujeres para la implementación de programas de prevención, atención y reparación a las mujeres víctimas

Página 13


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas Fortalecimiento organizativo desde la construcción de región LA COMISIÓN INTERECLESIAL DE JUSTICIA Y PAZ ESTÁ INTEGRADA POR 47 PERSONAS ENTRE RELIGIOSAS Y RELIGIOSOS DE LA IGLESIA CATÓLICA, PASTORES DE LA IGLESIA PRESBITERIANA Y LAICOS, PROFESIONALES EN ÁREAS SOCIALES

Partieron del reconocimiento de las violaciones a los derechos humanos, como acciones que vulneran las posibilidades de vida de manera individual y colectiva, generando una ruptura de la historia construida en un territorio. Se reconoce el territorio como el espacio y sentido desde el cual sus habitantes se convierten en testigos y sobrevivientes de la guerra. Desde este enfoque, se tuvo una preocupación particular por el contexto actual y la necesidad de transformar las condiciones locales y regionales como garantía de no repetición de las acciones violentas. Las actividades se dirigieron al acompañamiento integral en terreno (fortalecimiento organizativo, acompañamiento jurídico-psicosocial y para la protección) y al reconocimiento de lo destruido en el territorio en una dinámica de supervivencia, afirmación y transformación. A partir de la formación se promovieron nuevas formas de vivir en los territorios, de interpelar y construir región desde la acción colectiva; de reparar las rupturas en la historia como un proceso de acercamiento a la reconciliación y la construcción de paz. Se destacan las experiencias de creación y/o consolidación de zonas humanitarias, zonas de biodiversidad y el fortalecimiento de procesos organizativos. El conjunto de actividades propició la formación y la construcción de propuestas conjuntas de incidencia política y fortalecimiento interno, y reflexiones consensuadas sobre la reconciliación en la región. Las organizaciones de víctimas emprendieron alianzas con instituciones públicas y religiosas a nivel local, especialmente personerías municipales y parroquias, y consolidaron alianzas en el nivel nacional con organizaciones no gubernamentales de derechos humanos y de cooperación internacional.

La retoma territorial de las víctimas del Alto Naya

Para la protección de las comunidades del Bajo Naya en el Cauca la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz impulsó la creación de espacios de refugio y auto-protección, a través de peregrinaciones sobre los territorios, rituales de la memoria y talleres de formación. En estos últimos se trabajó en la recolección de testimonios, relatos sobre la identidad, ancestralidad y sentido de pertenencia al territorio. Metodológicamente se retomó la oralidad, la danza, la música, las prácticas productivas y curativas como un medio para afirmar el derecho legítimo y ancestral que tienen estas comunidades a permanecer en el territorio. Frente a los efectos generados por las violaciones a los derechos humanos perpetradas en el territorio, se avanzó en la comprensión de quiénes fueron los responsables y cuáles fueron sus intenciones. Se construyeron propuestas de reparación colectivas por parte de las comunidades, teniendo en cuenta que toda la cuenca del río fue afectada con los hechos del 2001 y que cualquier reparación pasa por la garantía de la permanencia de la comunidad en el territorio.

Alexander Quintero, uno de los líderes del proceso de , justicia, verdad y reparación de las víctimas de la masacre del río Naya, ocurrida en abril de 2001 y que causó la muerte a por lo menos 110 campesinos entre mestizos, mulatos e indígenas que vivían en las selvas del noroccidente caucano. Alexander fue baleado por sicarios en la noche del domingo 23 de mayo del 2010, Hay quienes afirman que él era parte de la memoria histórica criminal de la región, gracias a que padeció y recibió testimonios importantes sobre la manera como ocurrieron los hechos. (Tomado de Semana.com)

Página 14


Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas

Con respecto a la alternativa de atención psicosocial desarrollada a través del arte la Corporación Reiniciar señala que mediante el teatro las víctimas se afirman en sus propios cuerpos, sus voces se templan y su ilusión de alcanzar justicia se fortalece. A lo largo de este proceso apoyado por el Instrumento de Estabilidad de la UE, el equipo de Reiniciar destaca que, “son muchas las gratificaciones vividas al mantener un contacto con las víctimas, ofrecer una voz esperanza y una alternativa de exigencia.” A través de la danza, el canto y el teatro, las mismas víctimas sobrevivientes del genocidio cuentan y presentan lo que han vivido, elaborando estéticamente su memoria del horror. Adicionalmente, a través de la presentación pública de sus cuadros teatrales, los grupos contribuyen a la sensibilización de una sociedad que desconoce, o conoce de manera distorsionada, lo que ha ocurrido con las víctimas, sus familiares y con todo el movimiento de la Unión Patriótica. Los talleres psicosociales que se desarrollaron en el marco del proceso han servido para facilitar el acercamiento de diversas víctimas, esclareciendo dudas, venciendo temores y permitiendo el reencuentro con personas que han vivido situaciones semejantes (hijos, hijas, madres, esposas, líderes, en distintos lugares del país). La generación de vínculos de apoyo y amistad, así como el conoci-

miento del proceso, ha permitido que distintos miembros de cada familia asuman y participen en el trabajo de exigencia, “distribuyendo las cargas” que muchas veces agotaban la capacidad de resistencia, que por lo regular era asumida por una sola persona de la familia (generalmente las madres de las víctimas directas). Mediante la atención en consulta de Reiniciar, realizada especialmente en Bogotá, las víctimas en condición de desplazamiento lograron reconocer las características y condiciones de la ciudad, lo cual permitió su desenvolvimiento y organización en este nuevo territorio. Así mismo, se logró la construcción de sentidos más comprensivos y menos culpabilizantes con respecto a las situaciones de violencia que han vivido, contribuyendo de esta forma a mitigar su dolor, además de posibilitar la elaboración de situaciones de crisis. Dada la naturaleza de los impactos sufridos por las víctimas así como la cantidad de personas, familias y comunidades afectadas por el genocidio, es indudable la necesidad de continuar desarrollando un acompañamiento psicosocial, tanto con las personas ya vinculadas al proceso, como acercándose a quienes por temor o dispersión no han podido acceder al acompañamiento.

Boletín Iniciativa colectiva y propositiva por las víctimas (Julio de 2010)  

Programa Asistencia orientada a las víctimas como contribución a la paz y la reconciliación en Colombia de la Unión Europea. Autores: progra...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you