Issuu on Google+

SISTEMA METODOLÓGICO CÍCLICO PARA EL ESTUDIO DE PROBLEMAS SOCIALES Este sistema metodológico va más allá de la simple aplicación de técnicas participativas o motivadoras. Se refiere al proceso mismo del conocimiento. Implica describir una situación cultural, interpretarla, teorizar sobre ella, y transformarla. Constituye un aporte al estudio de los fenómenos sociales. Esta metodología cuenta con cinco etapas que a continuación se describen: REALIDAD El tema central de estudio en la propia realidad, es decir, la muestra espacial y humana que se ha definido para la investigación. La selección de la muestra debe considerar la inclusión de los sujetos que pueden beneficiarse de un resultado positivo. Es necesario buscar alternativas confiables para garantizar que las personas aceptan la participación en la investigación porque esta es compatible con sus valores, intereses y preferencias; y que lo hacen voluntariamente, con el conocimiento necesario y suficiente para decidir con responsabilidad sobre sí mismos. Para adquirir el consentimiento de los sujetos, ellos deben ser informados sobre la finalidad, los riesgos, los beneficios y las alternativas de la investigación. Una debida comprensión por parte del sujeto, de esta información y de su propia situación, y la toma de una decisión libre, no forzada sobre si participar o no, es vital. Este consentimiento se justifica por la necesidad del respeto a las personas y a sus decisiones autónomas. Cada persona tiene un valor intrínseco debido a su capacidad de elegir, modificar y proseguir su propio plan de vida.

DIAGNÓSTICO ¿Cómo es? Esta etapa es la explicación de nuestra realidad. Aquí se describe la práctica social; esta descripción, de por sí es explicatoria. Se debe conocer la manera en que la gente comparte los hechos, procesos y acontecimientos sociales. Desde esta etapa la implicación del investigador debe ser exhaustiva. Él debe estar involucrado, debe relatar lo que vive. No está separado de los objetos y de las situaciones de las que habla; está dentro de las situaciones; para él, todos los escenarios y personas son dignos de estudio. Ningún aspecto de la vida social es demasiado frívolo o trivial como para no ser estudiado. En la etapa de DIÁGNOSTICO lo fundamental es definir cómo la gente le da sentido a sus actividades de manera que el comportamiento siga formas socialmente aceptables.

Recursos para el diagnóstico


Durante la observación se debe tener en cuenta algunas interrogantes, por ejemplo: ¿cómo es el espacio?, ¿de qué manera se distribuye?, ¿quiénes son los actores?, ¿qué hace cada uno?, ¿cómo se relacionan entre ellos?, ¿qué es lo que más resalta del lugar o de los actores? Al actuar como observador, sin embargo, no hay que ceñirse estrictamente a las preguntas que se haya planteado previamente. Pueden surgir otras. Las técnicas más usadas para recoger información son la observación participante y las entrevistas en profundidad con informantes seleccionados de manera intencional. La Observación Ésta debe ser participante. Para ello es necesario involucrarse de alguna manera a la cotidianeidad de la realidad observada. Los detalles de esta observación se pueden registrar en una libreta. El investigador observa y no sólo anota lo que ve, sino que también se va planteando preguntas, dudas, posibles conclusiones, elementos a relacionar y otros. La Entrevista Es reflexiva. Esto significa que no se decide de antemano lo que se va a preguntar, aunque sí se tiene que seleccionar un conjunto de temas. Es más que una encuesta, es “una serie de conversaciones amistosas entre el entrevistado y el entrevistador”. Las preguntas pueden ser indirectas, de tal manera que motiven a hablar sobre un tema determinado. No se debe hacer preguntas que definan de manera rígida un determinado tema, tienen que ir más a la situación subjetiva del entrevistado. Es obvio que no todos los informantes son iguales. Unos tienen mucha más disposición que otros. Pero también depende mucho de la actitud afectiva del investigador. Los datos obtenidos a través de estas técnicas no son los únicos válidos. También pueden ser útiles, fotografías, notas periodísticas, documentos de diversa naturaleza. En fin, todo lo que puede aportar a los fines de la investigación. Esta orientación metodológica no pretende abordar necesariamente las realidades humanas o sociales desde cero, sino que usa, con prudencia, los recursos que la sociedad en cuestión le ofrece.

CONCEPTUALIZACIÓN ¿Por qué es como es? Es un momento de profundización del DIAGNÓSTICO, pues no se trata de describir únicamente. La CONCEPTUALIZACIÓN consiste en buscar explicaciones de las prácticas sociales, aquí, éstas son interpretadas. Las ideas teóricas surgen en esta etapa, después de la observación participante, luego de las entrevistas reflexivas y de la revisión de otras aportaciones. El investigador analiza y comprende a los sujetos y fenómenos desde la perspectiva de los dos últimos, eliminando o apartando sus prejuicios y creencias. La CONCEPTUALIZACIÓN permite responder algunas preguntas que tienen que ver con el sentido de lo humano. Es, en todo caso, interpretar el sentido.


Recursos para la CONCEPTUALIZACIÓN El carácter interpretativo de este sistema metodológico debe ser entendido como construcciones de sentido (cuando uno se pregunta por lo cultural está apuntando a la construcción de sentido), que involucra diversos niveles de elaboración conceptual: Nivel interno, desde la mirada de sus protagonistas. Nivel de contexto y ubicación histórica. Conceptualización teórica, orientada a la producción de conocimiento.

PRÁCTICA TRANSFORMADORA ¿Qué hacer? Es un momento fundamental. No se trata de conocer por conocer la realidad, ni se trata sólo de explicarla e interpretarla; es propósito es transformarla. Esta etapa es una vuelta a la práctica social, la que le proporciona carácter ético al estudio. Para que una investigación sea ética debe tener valor, lo que representa un juicio sobre la importancia social de la investigación. Esta debe plantear una intervención que conduzca a mejoras en las condiciones de vida o el bienestar de la población, o a producir conocimiento que contribuya a la solución de problemas, aunque no sea en forma inmediata. El valor social debe ser un requisito ético, entre otras razones, por el uso responsable de recursos limitados (esfuerzo, dinero, espacio, tiempo). Esto asegura que las personas no sean expuestas a riesgos o agresiones sin la posibilidad de algún beneficio personal o social.

NUEVOS PROBLEMAS Caminando en el proceso del conocimiento, y cuando el investigador piensa que ha resuelto una situación problemática, surgen nuevos problemas, que comprometen los actuares y prácticas sociales. Encuentra entonces otros problemas, pero también hay nuevos conocimientos. El investigador se ubica otra vez en la REALIDAD inicial, trabajará otro DIAGNÓSTICO, CONCEPTUALIZARÁ, hará PRÁCTICA TRANSFORMADORA, y se dará cuenta que tiene NUEVOS PROBLEMAS. Así es el estudio de procesos sociales. Así es la investigación.

Este sistema aparece con la motivación de generar PRÁCTICAS TRANSFORMADORAS una y otra vez, es decir, cíclicamente.


Metodologia para el estudio de problemas sociales